“Fundido en negro”, primer capítulo de “Amantes redimidos”, un fic V/Butch de La Hermandad de la Daga Negra

¡Hola! Por fin tengo el (laaargo) primer capítulo del fic centrado en Vishous y Butch, de la (fantástica) saga de romance paranormal “La Hermandad de la Daga Negra” (Black Dagger Brotherhood). En los libros, aunque siempre existió algún sentimiento más allá de la simple amistad o hermandad entre ellos (sobretodo por parte de V), las cosas no fueron a mayores y ambos encontraron a sus shellans.

¿Alguien más pensó que   tendrían que haber acabado juntos o sólo yo? 😀 Por si hay alguien más,  me he decidido a escribir un fic centrado en ellos dos. En las novelas, la historia de la pareja protagonista de turno siempre aparece salteada con otras subtramas. Mi única aspiración con este fic es “cortar” todas esas subtramas y centrarnos en V y Butch, más que nada para desahogar la frustración por un final que no era el que me habría gustado.

La acción se situaría justo un mes después de que Butch haya sido iniciado en la Hermandad, con el “pequeño” cambio de su situación con Marissa. En cuanto a V, ¿recordáis el estado mental en que se encontraba a principios de “Lover unbound”, al borde del colapso nervioso y emocionalmente trastocado? Así es cómo los vamos a encontrar al principio de esta historia, aunque las pesadillas de V serán… diferentes a las del libro. Tened en cuenta que este primer capítulo es de presentación, ¿OK? ^^;

Dadle al botón de “Lee más”, al final del post, para acceder al capítulo.

Rating/clasificación: esto es (o es muy probable que acabe siendo en próximos capítulos), un fic slash, yaoi, M/M, con lenguaje y escenas sexuales explícitas, así que al menos es un “M” (adultos) o, mejor, un “MA” (adultos maduros). Si sois menores, o si no os gustan este tipo de cosas, ¡simplemente no lo leáis! Si os decidís a leerlo, ¡por favor, decidme qué pensáis! XDDD

Descarga: mierda, no, los Hermanos y su mundo no son míos, sino de JR Ward. Esto es sólo por diversión y con cariño hacia su obra.

Títulos: sé que V escucha rap, pero la mayor parte de las escenas me vinieron a la mente con el “Black” de Metallica, así que los títulos de los capítulos son canciones de este enoooooorme grupo 😀 Os pongo la letra de la correspondiente al capi 1. Todas están relacionadas con el tema del capítulo.

Vale, soy una enferma por imaginarme a Butch como Colin Farrell, peeero… *se encoge de hombros* Intentaré colgar imágenes que podrían encajar con ellos en cada capítulo. Todas son bajadas de Internet, así que desconozco si estoy infringiendo algún derecho de alguien. Si es así, ¡lo siento, no lo sabía!

Fade To Black (“Fundido en negro”)- Metallica

Life it seems, will fade away            (parece que la vida vaya a disiparse)
Drifting further every day               (yendo a la deriva más lejos cada día)
Getting lost within myself              (perdiéndome en mí mismo)
Nothing matters no one else          (nada le importa a nadie)
I have lost the will to live              (he perdido la voluntad de vivir)
Simply nothing more to give         (simplemente, no tengo más para dar)
There is nothing more for me       (no hay nada más para mí)
Need the end to set me free        (necesito que el final me libere)

Things are not what they used to be   (las cosas no son como solían)
Missing one inside of me                         (hay una pieza que falta en mi interior)
Deathly lost, this can’t be real             (mortalmente perdido, esto no puede ser real)
Cannot stand this hell I feel              (no puedo soportar vivir en este infierno)
Emptiness is filing me                         (el vacío está llenando mi interior)
To the point of agony                         (hasta el punto de la agonía)
Growing darkness taking dawn        (la creciente oscuridad se lleva el amanecer)
I was me, but now He’s gone          (solía ser yo mismo, pero ahora mi Yo se ha ido)
No one but me can save myself, but it’s too late (sólo yo puedo salvarme, pero ya es tarde)
Now I can’t think, think why I should even try (ahora no puedo pensar, ni por qué debería intentarlo)
Yesterday seems as though it never existed (El ayer parece como si no hubiera existido)
Death Greets me warm, now I will just say good-bye (la muerte me acoge, cálida, ahora diré adiós)


CAPÍTULO 1. “FUNDIDO EN NEGRO”

La vida se había vuelto asquerosamente parecida a lo que ocurría cuando catabas por una vez whisky de malta envejecido 12 años y luego te veías obligado a volver al de supermercado. Un solo sorbo de whisky de verdad bastaba para que el vaso pareciera lleno, te bajaba fuerte y dulce a la vez por la garganta, dejando un rastro de calor, y seguías conservando su sabor profundo en el paladar mucho después de haberlo consumido. En cambio, con el puto whisky barato daba igual que llenaras el vaso hasta rebosar, siempre parecía más mierda pero no más buena, te bajaba hasta el estómago abrasándote la maldita garganta y detrás solo dejaba vacío.

Qué bonita analogía de lo que había vivido con Marissa.

Butch O’Neal acabó de un trago el líquido amarillento que le quedaba en el vaso y luego jugueteó con el borde. Ella había sido su Gran Reserva y ahora tenía que conformarse con garrafón. O, lo que era lo mismo, con interminables días vacíos. Oh, sí, tenía a la Hermandad, que era lo más cerca que había estado nunca de una familia de verdad y lo que le estaba salvando del más negro pozo de desesperación. Pero, que Dios le perdonara, aquello era como una vela comparada con el sol. Lo cual, teniendo en cuenta que ahora él era un vampiro, no dejaba de ser una comparación jodidamente divertida.

Y, si realmente quería revolcarse en mierda de años, sólo tenía que pensar en mañana por la noche. Momento en que, siguiendo su propia tradición, buscaría algún local de tatuajes para añadir otra raya a su macabra colección: 26 años sin Janie. Aquella nueva marca en la espalda sellaría su fracaso personal. Las luces de los lásers de la discoteca se difuminaron y mezclaron, formando un arcoiris borroso.

Estás borracho. Objetivo cumplido.

Ahora, si sólo pudiera derrumbarse inconsciente en algún sitio sin que nadie le molestara para poder pasar unas cuantas horas, sólo unas cuantas jodidas horas, sin pensar en ella, la noche sería un éxito. Alguien alargó la mano sobre su hombro para alcanzar la consumición que le tendía el camarero y Butch se apartó justo a tiempo para evitar que las salpicaduras le arruinaran el traje Armani. Lo cual demostraba que aún tenía reflejos y que no estaba borracho del todo. Y eso tenía que solucionarlo.

-Eh, amigo.- sacó un billete de la cartera de piel y lo meneó ante el camarero, elevando la voz sobre el machaqueo de la música disco. Thumba Thumba Thumba-. Lléname el vaso.

El marica del camarero con su camisa de seda brillante y sus pendientes en las orejas le dedicó una mirada compasiva-despreciativa mientras mascaba chicle, pero volvió a abrir la botella y vertió Lagavoulin hasta la mitad. Butch meneó otro billete ante sus narices como una zanahoria y consiguió un lleno ¡Yupi! Tras dar un largo trago, apoyó la espalda contra la barra y se giró a contemplar la pista con el vaso en la mano, notando cómo el acohol empezaba a convertirle el estómago y el cerebro en un colador. Joder, cómo le costaba emborracharse desde que tenía colmillos.

La música disco atronaba el local sin piedad, mientras los lásers barrían una pista saturada de niñatos con ropa que costaba casi tanto como la suya y ratitas teñidas de rubio con minivestidos. Definitivamente, aquello no era Screamer’s, ni ZeroSum. Allí nadie le conocía, ninguna jefa de seguridad metomentodo vendría a decirle que le patearía el culo si bebía demasiado ni a su puto jefe se le ocurriría regalarle un polvo de alquiler y, lo que era más importante, ninguno de sus hermanos vendría a rescatarle. Especialmente, uno de ellos. Así que podía ahogarse en alcohol y en su propia miseria a gusto, muchas gracias. A fin de cuentas, era su noche libre.

Mientras apuraba la mitad del vaso y las luces de discoteca reproducían sus giros enloquecidos en su cerebro, Butch era consciente de que se estaba revolcando en mierda autocompasiva. Pero, qué cojones, era un macho vinculado a quien su hembra le había dado una patada en el culo hacía sólo un mes. Vale, bien, sí. Marissa no habría pretendido que sonara tan bestia por su parte, en realidad todo había sido una de aquellas desgraciadas historias donde el amor no lo supera todo. Ella no había podido aceptar que la vida de Butch a partir de ahora sería jugarse el pellejo en las calles todas las noches y volver a la Guarida bien relleno de maldad restrictora… si es que volvía. Y él no había podido aceptar que, para estar con ella, debía recluirse en el Refugio que había puesto en marcha rellenando papeles.

No la culpaba. Después de haber desperdiciado la mitad de su vida como supuesta e intocada shellan de Wrath, un macho que no le había dedicado ni una mirada y que jamás estaba cuando ella lo había necesitado, Marissa había decidido que quería algo diferente. Un macho que no sintiera la guerra en las venas, alguien que estuviera a su lado en todo momento, que no la hiciera sufrir cada noche ¿Podía él renunciar al nuevo ser que era, a la nueva identidad que le hacía sentir que al fin tenía un propósito para haber venido al mundo? Podría haberlo intentado, claro, pero los dos sabían que no habría funcionado. Butch siempre había sido un guerrero.

Para estar juntos, alguno tendría que renunciar a sus aspiraciones. Así que la bonita historia de “La Bella y la Bestia” se había acabado la misma noche en que había sido aceptado en la Hermandad. Había salido de la Tumba con el corazón ocupándole todo el pecho para encontrarse con la mirada apenada de Marissa. Luego, ella se había dado la vuelta y se había ido.

The End.

Inclinó la cabeza hacia atrás y apuró el vaso de un trago. Cuando volvió a bajarla, todo le dio vueltas. Quizás… Quizás podría intentarlo. Cuando era detective de homicidios había llegado un punto en que había tragado tanta mierda que sólo soñaba con retirarse a una casita con jardín y ver pasar las nubes. Más o menos. Luego la Hermandad había entrado en su vida y sus perspectivas habían dado un giro de 360 grados. De repente, le apetecía lanzarse a la piscina de la vida otra vez, con un motivo nuevo y una familia nueva. Pero, desde el principio, Marissa había formado parte de aquel mundo resplandeciente. Él se había embarcado en su nueva existencia sin un Plan B, tirándose a fondo, e incluso se había vinculado con ella.

Motivo por el cual ahora sentía como si le hubieran quitado el corazón del pecho y lo hubieran sustituido por un saco de paja seca. Gracias a Dios que su ceremonia de emparejamiento no se habia llevado a cabo, sellando el vínculo para siempre, sino ahora estaría en paradero desconocido, como Tohr, o tirado en las vías esperando que le pasara un tren por encima y acabara con su sufrimiento. Muy bien, ¿dónde le dejaba todo aquello? Siguiendo con el pensamiento anterior, en vía muerta.

Un grupo de yuppies engominados con sus novias-muñecas-de-botox se acercó riendo a la barra, intentando encontrar espacio para poder apoyarse y pedir. El enorme corpachón de Butch estaba justo en medio. El poli los contempló de reojo, con una visión que empezaba a parecer la de un cristal empañado, y estuvo a punto de apartarse como un perfecto caballero cuando uno de los tipos, vestido con cazadora de piel negra y ropa sport de D&G lo miró por encima del hombro.

-Eh, tío.- el yuppie se frotó rápidamente la nariz, inhalando- ¿Qué tal si sacas tu culo de borracho de la barra y nos dejas pedir, amigo?

La rubia con labios de goma que tenía al lado soltó una risita y miró a Butch de arriba a abajo como si contemplara a un despojo humano caído en desgracia. Lo cual tuvo la maravillosa virtud de hacer que su agresividad pusiera directamente la quinta marcha sin pasar por la primera. Entrecerró los ojos y se repantingó, apoyando los antebrazos en la barra, hacia atrás, lo cual hizo que la americana del traje se abriera y la camisa destacara sus pectorales.

-Eh, tío.- señaló con la barbilla al tipo que le había hablado. A su favor había que decir que la voz no le sonó del todo pastosa- ¿Qué tal si sacas tu culo de esnifador de cristal de aquí y te largas a pedir a otro sitio… amigo? Y, de paso, llévate a tu coñito de aquí, antes de que le exploten los implantes.

Vale, se había pasado, lo admitía. El yuppie pareció pensar lo mismo porque se giró completamente hacia él, dedicándole la mirada del tigre. Butch se limitó a contemplarlo de hito en hito. Aquello sí que sería un fin de noche de puta madre: patear unos cuantos culos de cretinos. Los amigos del ejecutivo mascullaron lindezas por lo bajo y empujaron a su colega hacia Butch, instándole a poner las cosas en su sitio. La pena es que el tipo debía tener más cerebro del que Butch había creído, porque repasó sus casi dos metros de estatura, los músculos bajo el traje, la mirada vacía y pareció decidir que, borracho o no, él no estaba a la altura. Se inclinó hacia Butch, con los ojos inyetados en sangre y la nariz enrojecida.

-Vigila tu espalda… amigo.- siseó.

-Siempre lo hago.

El tío se ajustó la cazadora con dignidad ofendida, ignorando las quejas dramáticas de sus colegas y el mohín de su chati, y el grupo se alejó hacia la otra barra de la sala. Butch quitó los brazos del mármol y se giró para apoyarse de cara al camarero. Las luces de la discoteca se combinaron de golpe para crear un cuadro impresionista en su cerebro y agradeció estar apoyado. Mierda, conducir el Escalade de vuelta a la mansión iba a ser toda un experiencia. Estaba seguro de que Vishous le reñiría como una madre cabreada en cuanto le viera aparecer en el patio haciendo eses.

El pensamiento le arrancó una sonrisa torcida. V debía estar rondando por la Guarida jurando en arameo después de ver la nota que le había dejado encima del teclado de sus ordenadores.

El poli se enderezó y manoteó para abrocharse la americana, abotonando el primer botón con el segundo ojal, y dio traspiés hasta el guardarropía para recuperar su abrigo de lana. Le dio la impresión de ser una pelota de bolera, golpeando gente constantemente. Yup, sí, conducir iba a ser una experiencia mística. Siempre podía ser que se empotrara contra una farola, acabara en el hospital de Havers y Marissa volviera a aparecer en su habitación. Ah, no, espera: Havers probablemente le dejaría morir desangrado en la puerta de Urgencias antes de atenderle. Genial.

Bien, podía conducir solo. Podía hacerlo todo solo. Tal como le había dejado escrito a V, no necesitaba una niñera. Mientras salía de la discoteca parpadeando para aclararse la vista, sin ver que el grupo de pijos y sus amigos cruzaban la pista en su dirección, Butch no pensó que, a veces, rechazar a tu hermano equivale a una petición de socorro.

OOO

-Eh, V, ¿vas a hacer pesas conmigo o te vas a pasar la noche retocándote la gorra?

Vishous casi levitó del banco del gimnasio al oír la voz burlona de Rhage y tuvo que hacer esfuerzos para no hacer precisamente lo que el muy idiota le acababa de decir: retocarse la gorra roja para asegurarse de que no podía calársela más. Contempló las pesas de reojo y frunció el ceño. Nop, la verdad es que no estaba de humor para machacarse más en el gimnasio. Encogió las piernas y las cruzó como los indios sobre el banco para luego tamborilear con los dedos sobre ellas.

-Suéltalo.- el rubio lo miró de reojo, tumbado en su banco.

-Es el poli.

-¿Qué le pasa?- Hollywood impulsó las pesas hacia arriba sin esfuerzo y las colocó en el soporte, incorporándose. Alcanzó una botella de agua del suelo- Quiero decir, a parte de que su casi shellan le dejó tirado.- levantó la botella y bebió a grandes tragos-. Creo que, teniendo eso en cuenta, lo está llevando bastante bien, al menos no ha desaparecido como… bueno… –tapó la botella y la hizo girar entre las palmas, consciente de que su enorme bocaza había vuelto a hacer una aparición estelar.

-Como Tohr.- acabó V por él, con una mirada glacial de “trágate la lengua” por debajo de la visera-. La shellan de Tohr murió. La de Butch sólo escogió un camino diferente.-gracias a los cielos seguía viva, sino el poli estaría ya a dos metros bajo tierra.

-Bueno, tú eres su mejor amigo ¿Cómo está?- Rhage se retiró el pelo sudado de la frente.

Buena pregunta. Puede que ambos fueran compañeros de habitación y V no dudaba de que seguían siendo amigos, pero era como si Butch pululara por una dimensión a parte. Coincidían en el espacio que pisaban, pero el alma del poli estaba atrapada en una especie de zona crepuscular. Cuando tenía que limpiarlo de la mierda de los restrictores, V se limitaba a sentarse al lado de Butch y a dejar que su mano flotara sobre la cicatriz, con el poli girando la cara hacia otro lado. Ni siquiera hablaban. Sí, intercambiaban palabras sobre la caza y lo necesario para su convivencia en la Guarida pero, ¿hablar? ¿Como solían hacerlo ellos, tirándose a la cara un puñado de palabras como pedradas? No desde hacía un mes. Desde que Marissa no había estado allí para recibirle a su salida dela Tumba tras su ingreso en la Hermandad. Desde que V le había abrazado piel a piel y le había mordido y…

Inspiró, llenando la camiseta sin mangas.

-Supongo que “al margen” sería una buena definición.- masculló. Y duele como el infierno.- Esta noche ha salido. Me ha dejado una nota diciéndome que no vaya a hacer de niñera.

Las dos cejas rubias de Rhage salieron disparadas hacia arriba. Luego el Hermano se tumbó de nuevo en el banco y volvió a echar mano a las pesas.

-No soy psicólogo, pero ¿no crees que Butch puede estar pidiendo ayuda?- los enormes brazos de Rhage parecieron bombear-. Quiero decir…-jadeó un rato mientras contaba una serie de cinco-… como cuando éramos pretrans, saltábamos por cualquier cosa y enviábamos a nuestros padres a la mierda justamente porque… -cinco levantamientos más-… necesitábamos… que nos echaran… una manita… pero el orgullo… nos cerraba el pico… -colocó las pesas en el apoyo de golpe- Vale, creo que ya me he desfogado un poco. Ahora podré… darme una ducha… y buscar a mi Mary.

Vishous permaneció sentado en su banco con el ceño fruncido bajo la gorra roja mientras Hollywood se levantaba, le palmeaba el hombro y caminaba hacia la ducha. Como si él supiera cómo se comportaba un adolescente normal con sus padres. Levantó la cabeza hacia el reloj: las cuatro de la mañana. En dos horas saldría el sol. Maldito poli, ¿qué coño andas haciendo? Metió la mano en el bosillo de los pantalones de deporte y volvió a sacar la nota que había garabateado su compañero: “noche libre. Voy a dar una vuelta. No hagas de niñera”.

Blub, blub, blub. El cabreo volvió a hacer burbujear su sangre. Niñera ¿Era hacer de niñera intentar que tu amigo, quien estaba en estado de shock después de haber cortado con su compañera, no saliera sólo por ahí en una ciudad llena de restrictores? ¿Era eso hacer de niñera o de jodido mejor amigo?

Su recién adquirido tic nervioso en el ojo derecho volvió a iniciar la rutina de “Señales” y V se apretó las palmas contra la cara con fuerza. Estaba de los nervios, eso era lo que pasaba. Hacía una semana que prácticamente no dormía y se sentía como náufrago a la deriva sin sus visiones. Menuda mierda, media vida rogando poder librarse de ellas, poder dormir tranquilo sin que lo abduciera alguna película de terror diurno y, ahora que lo había conseguido, no sabía qué hacer.

Se levantó, rogando por no tambalearse, y se caló la gorra de los Red Sox que se había acostumbrado a llevar para camuflar aquel estúpido tembleque. Bien, sí, técnicamente seguía teniendo parte de una visión. Sólo que se negaba a verla entera. Cada vez que iba a caer dormido empezaba aquella sensación. La de estar vaciándose de poder, de luz, de todo lo que tenía. Consumiéndose como una vela hasta notar ceniza en las venas en vez de sangre y, aun así, con todo lo malo y agónico de eso, no era nada, nada, comparado con lo que, en algún nivel subconsciente, temía que vería si no cortaba la visión antes de que empezara realmente. Lo que intuía que vería si abría sus compuertas cerebrales a aquel sueño le daba pánico. Lo cual era jodido de narices porque, V tenía fama, además de rarito, de ser el único de la Hermandad que parecía haber nacido sin la parte del cerebro que desarrollaba el miedo.

Una sensación en la parte más oscura de su consciencia, una especie de premonición, le erizó el vello de la nuca. Maldijo por lo bajo y se frotó el pelo hasta ponérselo de punta. A la mierda. No parecía haber nada que pudiera hacer para quitarse de encima aquel estado preapocalíptico, pero sí podía hacer algo para desfogar su otro dolor de cabeza. Resolvió que no había nada de malo en volver a la Guarida y echar un ojo a los monitores para ver dónde estaba el Escalade. Por si a Butch se le había ocurrido aparcar cerca del río, atarse una piedra al cuello y… Corta. el. rollo.

-¡Rhage, me vuelvo a la Guarida!- V asomó la cabeza por la puerta de las duchas, gritando como una verdulera para hacerse oír.

-¡VALEEEEEEEEEE!

Hablando de verduleras.

En cuanto se abrió la puerta corredera de la Guarida, los ojos transparentes recorrieron el salón y su olfato se agudizó, intentando captar el olor de su compañero. Nop, el cabrón todavía estaba ahí fuera. V decidió darse una ducha rápida mientras el ojo derecho volvía a parpadearle. Le había dicho mil veces a Wrath que lo mejor para Butch era salir de caza todas las noches, mantenerse ocupado. Pero no, su rey estaba convencido de que todo guerrero necesitaba un descanso y había insistido en que tanto Butch como él tenían que tener una noche libre cada tantos días, como todos.

Como si el poli o él necesitaran toda una noche en blanco para rebozarse en su mierda. Todos los guerreros llevaban mal la inactividad o las noches de patrulla sin ponerle las manos encima a nadie, como le había pasado a Rhage. Pero para ellos dos era vital no tener que estar a solas con sus pensamientos. Butch porque aún se hundiría más en su miseria despechada y él porque sus nervios parecían enrollarse formando nudos marineros.

Salió de la ducha con una muda limpia de pantalones de cuero y camiseta, vestido inconscientemente para salir, en vez de con el chándal negro que solía usar cuando estaba en la mansión. Mientras se frotaba el pelo con la toalla con una mano, conectó con el GPS del Escalade. Sólo por comprobar. Podía haber usado la sangre que le había dado a Butch para encontrarle pero aquello le pareció peligrosamente íntimo. No necesitaba que nada más le recordara lo unido que estaba al poli.

Ahí estaba. Un puntito rojo parpadeó sobre el callejero de Caldwell y V se dejó caer la toalla sobre los hombros, estrechando los ojos. La zona pija de la ciudad. Butch había huido deliberadamente de Screamer’s, ZeroSum y los garitos habituales que frecuentaba la Hermandad y se había ido a emborrachar a algún bar pijo de la zona de negocios. Solo. Vishous cogió el encendedor de oro de la mesa y jugueteó con la tapa. Clic-clac ¿Debía ir a buscarle? Butch había dejado claro que no necesitaba niñera pero, ¿y si se encontraba con restrictores? Clic-clac. El poli no podía desmaterializarse, si se topaba con aquellos cabrones desteñidos, por mucho que fuera en una proporción de 50 a 1, sólo tenía la opción de luchar y, probablemente, de morir. Clic-clac. A lo mejor eso era precisamente lo que Butch andaba buscando.

Hijo de perra. V no quería ir a buscarle, realmente no quería. Su amistad, o aquella cosa indefinida y pegajosa que les unía a ambos, era tan especial, en parte, porque los dos respetaban los límites. E ir en su busca supondría quebrantar un límite que Butch había puesto por escrito. Por otra parte… Clic. El poli no tenía por qué verle, ¿no?

Clac. Vishous recogió el arnés con las dagas negras, se lo ciñó al pecho, ajustó su arma,  se puso la chaqueta de cuero, embutiendo el encendedor, la cartera, una pitillera y completó el conjunto con la gorra roja y unas gafas de sol. La mayoría de los humanos que veían sus ojos pensaban que había salido de “El ejército de las tinieblas”.

Segundos más tarde, sus botas pesadas aterrizaron en un callejón a oscuras de la zona alta de Caldwell. Con la música disco brotando a borbotones cada vez que alguien abría la puerta de alguna discoteca cercana, echó a andar fuera del callejón, hacia una de las calles iluminadas con neón. Varios grupos de humanos se lo quedaron mirando por encima del hombro y V torcio el gesto bajo la perilla. Supuso que su presencia en aquella zona era como si Rambo hubiera entrado en “Sexo en Nueva York”. Que os jodan.

Escudriñó la calle, con los bares de copas a reventar y las reuniones a las puertas de las discotecas, sabiendo por instinto que Butch no podía andar lejos. Su visión periférica detectó a su colega saliendo de una discoteca. A juzgar por el temblequeo de bailarina borracha, Butch iba hasta arriba de Lags. Justo tras él, un grupo de humanos engominados en apretada formación cuadraron los hombros y se le pegaron a los talones. Lo segundo más que verlo lo sintió: alguien le vigilaba, y ese alguien no era amigo.

Genial, tenemos la fiesta completa.

Vishous masculló un juramento en la Lengua Antigua y apretó el paso, apartando con los hombros a los grupos de humanos charlando en la acera.  Su alarma mental silenciosa empezó a pulsar y supo, sin girarse, que tenía a más de un restrictor en cola. Mientras se mantuvieran en calles iluminadas no habría problema, pero si Butch se metía en algún callejón y había pelea con los humanos, luego los restrictores se le echarían encima como buitres sobre carnaza. Si el poli aún no había localizado a aquellos hijos de perra quería decir que su mente flotaba entre nubes de alcohol. Así que tenía que sacarlo de allí cagando leches. La madre que te parió, Butch.

La figura del poli desapareció tras una esquina, con su grupito de fans detrás, y V echó a trotar. Justo cuando estaba a punto de doblar la misma esquina, las puertas de una discoteca se abrieron de par en par y un grupo de humanos se precipitó al exterior, riendo, saltando y colapsando la acera. V rugió, bajó la cabeza y embistió al grupo como si estuviera abriendo las aguas del océano.

-¡Eh, colega! ¿Qué coño te pasa? ¡Somos gente, no bolos! ¿Lo pillas?

Vishous no se molestó en contestarles, sólo aprovechó para mirar por encima del hombro. Tres destellos de pelo blanco entre la multitud. Mierda para él ¿Y qué cojones hacían los restrictores en aquella parte de la ciudad? Allí casi no había vampiros. Sólo algunos miembros de la glimera, los que más pasta tenían ¿Los restrictores le buscaban a ellos o a tipos de su ralea para engrosar sus filas de muertos vivientes?

Su oído captó ruidos sordos en la esquina y V cortó en seco el rumbo de sus pensamientos, echando a correr como si las botas tuvieran alas. Por Dios que si al poli no le habían roto aún las costillas se las iba a romper él. Una a una. Desembocó en un callejón justo a tiempo de ver cómo Butch se revolvía convirtiendo la mandíbula de un humano en un puzzle pero sin poder evitar que otro tipo le estrellara el puño en los riñones por la espalda. El Escalade estaba aparcado a pocos metros de él. Muy bien, llegó el momento de la niñera. V no supo si corrió o si se desmaterializó. Lo que sí sintió con placer morboso fue cómo retorció el brazo de aquel aprendiz de Rocky Balboa hasta oír un precioso “crac”. Esperaba que los humanos tuvieran buenos fisioterapeutas, o aquel individuo se haría pajas con el brazo izquierdo el resto de su vida.

Tal como esperaba, la visión de uno de los suyos gritando como una niña en el suelo fue suficiente para que el grupo de yuppies se distrajera. Momento que Butch, borracho como estaba, aprovechó para cargar como un toro hacia delante, con la cabeza baja, estrellando a otro humano contra una pared.

-¡Poli! Deja de jugar con muñecas y sube al Escalade de una puta vez.- V cogió a otro ejecutivo rayado a coca por la nuca y le estrelló la cara contra la pared, manteniéndolo allí mientras el otro gallito que quedaba del grupo decidía que su amistad no llegaba hasta aquel extremo y salía por piernas, resbalando sobre el asfalto.

Butch no pareció oírle. Echó el puño derecho atrás, a punto de estrellarlo contra el humano que tenía acorralado, cuando se quedó inmóvil, como si hubieran aparecido dos dianas en sus ojos. Mierda divina. V pateó la parte de atrás de las rodillas de su humano, dejando que resbalara al suelo entre gritos, y se precipitó sobre la espalda del poli, cruzando los brazos sobre su pecho como si fueran cadenas.

-Vamos al coche ¡He dicho vamos al coche!

Butch se giró de perfil, gruñó y V pudo ver sus colmillos extendidos.

-¡Restrictores! ¡No pienso largarme!

Pillando a Vishous completamente por sorpresa, echó la cabeza hacia atrás con todas sus fuerzas, golpeando al hermano en la nariz ¡PAM! El mundo estalló en lucecitas de colores para V el tiempo suficiente para hacer que aflojara su presa y Butch se girara hacia el principio de callejón.

Hasta aquí hemos llegado. V apretó las mandíbulas, puso las manazas en los hombros del poli, le hizo girar como una peonza y le estrelló el enorme puño en la cara. Sin medir sus fuerzas. Castigando a Butch por la estupidez que acababa de hacer, por exponer su pellejo de aquellas formas, por arriesgarse a que le mataran y dejarle solo, por haberle ignorado durante cuatro semanas, por…

El poli parpadeó y se tambaleó, con un hilillo de sangre resbalándole por la nariz. Los ojos avellana, teñidos de rojo borrachera, parecieron enfocar por un momento, como si realmente viera a V después de todo aquel tiempo.

-Oh, mierda… -masculló con voz pastosa.

Cuando estuvo a punto de irse al suelo, V le rodeó con los brazos, sosteniendo el enorme peso. Oteó a su alrededor hasta localizar el Escalade a tres metros de ellos, apretó las mandíbulas y forzó a sus músculos a correr con aquel oso Grizzle derrumbado encima. Apoyó a Butch en la puerta del jeep, hurgó en los bolsillos de sus pantalones hasta dar con el mando y musitó una plegaria cuando los intermitentes les saludaron con un “pip pip”. El aire helado de diciembre sopló por el callejón y el estómago de V sufrió una arcada. Talco. El aire olía a talco. Tenían que salir de allí ya. Abrió la puerta del conductor y empujó a Butch dentro sin ninguna ceremonia. Al cerrarla, vio a los tres restrictores al principio del callejón, preparándose para echar a correr hacia ellos.

V se desmaterializó directamente al asiento del conductor, echó el cierre centralizado de las puertas y forcejeó con la llave en el contacto, maldiciendo a su compañero también por hacerle huir de aquellos malnacidos en vez de estar los dos pateando culos a fuera. En aquel momento, un grupo de humanos apareció en el callejón, uno de ellos haciéndole señas a los restrictores con un cigarrillo en una mano, pidiendo fuego.

Vishous exhaló mientras encendía el contacto, ponía la primera y las ruedas del Escalade derrapaban sobre el asfalto, echando humo. Sólo había una regla que siguieran tanto los restrictores como ellos en aquella bendita guerra: ningún testigo humano.

¿Quién decía que el tabaco no era un buen vicio?

OOO

V gruñó mientras aguantaba el peso muerto de Butch con el brazo izquierdo y tecleaba los códigos para abrir las puertas de seguridad de la Guarida con la derecha. Siguió gruñendo cuando lo arrastró por el vestíbulo, esquivando bolsas de gimnasio.

-Pesas como el jodido plomo.- masculló entre dientes, pensando que, para cuando llegara a su habitación y consiguiera tumbar al gigante en la cama, le temblaría hasta el dedo meñique. Butch era tan enorme como él y la borrachera le dejaba el cuerpo flojo.

-So…fá.-murmuró Butch, desplomado encima de V con los ojos cerrados.

Oh, Dios, era como si un nido de serpientes estuviera haciendo carreras por sus tripas. El whisky había convertido su estómago en una especie de pantano y los puñetazos y el meneo lo habían transformado en una turbina nauseabunda. Si Vishous le obligaba a seguir en pie hasta alcanzar su habitación, le echaría encima hasta la primera papilla.

-Oído cocina.

V reunió las fuerzas necesarias para acercar a Butch a uno de los sofás de cuero negro y dejar que el poli se desplomara en una esquina. Hablando de desplomarse… Se quitó la chaqueta de cuero, dejándola caer en el suelo, y luego desabrochó las bandas de las dagas que le ceñían el pecho, que se fueron a reunir con la prenda con un sonido amortiguado. Luego dejó caer su enorme cuerpo justo al lado del de su compañero de habitación. Después de tres respiraciones para llevar oxígeno a los pulmones, se giró para examinar a Butch con ojo crítico.

Joder, parecía “La cosa del pantano”. Su rostro duro tenía el color de la leche cuajada, junto con unas ojeras negras que provocarían la envidia del Conde Drácula. El irlandés se había quedado muy quieto tal como había caído: en una esquina, con los brazos desplomados, las piernas abiertas y la cabeza apoyada contra el respaldo del sofá, respirando muy poco a poco. La viva imagen del “estoy hecho una mierda”.  V se retiró el pelo de la cara, sintiendo que su irritación se desvanecía. No quería decir que mañana no le partiera la cara por haberle dado una jodida taquicardia, pero ahora mismo Butch parecía una de aquellas bombas de las pelis de acción, que detonan con el más mínimo movimiento. Sólo que, en vez de armas biológicas, lo que saldría de su boca sería la trallada de su vida.

A pesar de todo, los labios de su amigo se abrieron para emitir un murmullo.

-Duele… Casi… me partes la cara.- Butch inspiró y V oyó el gorgoteo de la sangre en su nariz-. Me lo… merecía… por imbécil.

-Puedes apostarlo.- el hermano apoyó los antebrazos en los muslos y contempló a su compañero de reojo.

Una risa seca, sin humor, sacudió el cuerpo de Butch, que siguió mascullando con los ojos cerrados y la cabeza echada hacia atrás.

-Creo… que puedo perdonarte… que hayas hecho de niñera.- torció la boca-. Te lo compensaré la próxima pelea… tragándome un montón de esos… hijos de perra.

Algo se reunió en la parte de la mente de V donde solía encerrar sus pesadillas, algo como una visión borrosa que le revolvió el estómago como si también él se hubiera ahogado en alcohol. Le hizo desear sacudir a Butch como un saco de arena y abrazarlo al mismo tiempo. En su lugar, alargó la mano hacia la chaqueta de cuero y hurgó hasta encontrar el mechero y la pitillera.

-Ni se te ocurra hacerte el valiente, poli. Ya cuesta bastante limpiarte cada vez que te tragas a dos.

Butch hizo un “tsk” con la lengua y se llevó una mano a la cara, frotándosela.

-No he sido una compañía muy… animada últimamente, ¿no?- se pasó la lengua por los labios. Es lo que tenía el whisky, te los dejaba como el cuero seco.

-Al menos sigues aquí.- en el momento en que aquello salió de su boca, V sintió tentaciones de hacerse un nudo en la lengua ¿Qué coño le pasaba últimamente?

El poli abrió los ojos como si los párpados le pesaran toneladas. Tenía los iris vidriosos.

-Prometí cuidarte.- trató de enfocar a V-. Aquella noche en tu ático. Cuando brillabas. Prometí que me… ocuparía de ti. Y no lo he hecho. Soy un mierda protegiendo a los demás, ¿eh?- volvió a frotarse los ojos-. No lo hice como hermano, ni como poli ni como amigo… -murmuró.

V inspiró y fue a abrir la boca cuando Butch apoyó los brazos como troncos temblorosos en el sofá e hizo intentos por levantarse.

-Creo que… voy a mi hab…

El mundo tuvo que escoger aquel jodido momento para dar una vuelta sobre su eje, haciendo que todo pareciera una peli psicótica mientras las olas de alcohol golpeaban contra sus paredes estomacales.

-¡Butch!

El poli se tambaleó hacia delante con la vista en negro y sus sentidos ni siquiera registraron el cuerpo de Vishous intentando interceptarle. Los dos trastabillaron y acabaron desplomados de nuevo en el sofá, V abajo y Butch encima, con la cara contra sus pectorales. Vishous se mantuvo totalmente rígido unos segundos, con las manos en alto, mientras luchaba contra la urgencia de sacarse de encima aquel peso que lo inmovilizaba diciéndose que era Butch, por todos los demonios. Y un Butch borracho como una cuba.

-Jo-der… qué pa-patético.

Las palabras de Butch murieron en su garganta cuando una arcada le hizo doblarse y el estómago le dio una coz de mula. Acabó acurrucado completamente contra V, respirando aquel olor a tabaco turco y cuero que siempre le hacía pensar que estaba donde debía. Era como cuando entraba en la Guarida. Sabía que era su casa, en parte, porque olía a él. Butch no se dio cuenta de la tensión del hermano y aflojó completamente el cuerpo, aspirando como los peces fuera del agua.

-¿Podemos… quedarnos así… un rato?- murmuró. Sólo hasta que el estómago se le aposentara, no porque necesitara tener a V cerca.

Notó que el otro vampiro se aclaraba la garganta.

-Si me potas encima te arranco la piel a tiras.

-Trato… hecho… –cerró los ojos, dejando que el calor y el olor de su compañero entraran en su alma. Cierto, no tenía a Marissa. Tampoco a Janie. Pero…- eres como estar… en casa.

Notó que los músculos del pecho bajo su cara bombeaban aire y, al cabo de un momento, los enormes brazos de V le rodearon los hombros con torpeza. Vishous se acomodó con la cabeza sobre uno de los brazos del sofá, con  la pierna derecha doblada y la otra apoyada en el suelo, para dejar espacio a Butch entre los muslos. Bonita posición, sí señor. Tenía al poli totalmente apretado contra él hasta las caderas. Levantó la mirada hacia el techo para intentar no pensar en los recuerdos que despertaba el peso que tenía sobre él y en aquella cosa que parecía clavársele justo en el centro del pecho, como una espina envenenada.

Al final, cerró los ojos y cedió a la tentación de acariciar la ancha espalda de su compañero con la mano izquierda. Sólo por darle consuelo. La derecha acabó enterrada en el suave cabello de la nuca de Butch. Sólo porque no sabía dónde más ponerla.

Sí, claro. Mentiroso de mierda.

Al cabo, el poli emitió un largo suspiro de alivio y se acurrucó más contra él, rozándole la entrepierna con su abdomen. V abrió los ojos al punto, mirando hacia el techo. Estáte quietecito, traidor hijo de puta, susurró a la cosa agazapada bajo los pantalones de cuero. Era demasiado. V había creído que no tenía emociones, pero Butch le había demostrado que no era así. Casi desde el primer momento que había entrado en su vida, había venido acompañado de dos cestas de picnic bien llenitas de emociones. Unas, aceptables, como aquella sensación de, por una vez, no estar solo en el mundo, de tener alguien capaz de darle réplica con la misma lengua viperina y de acabar las frases por él. Tal como Butch decía, era como estar en casa. Lo malo era lo que había en la otra cestita. V rebulló, intentando encontrar una posición donde Butch no rozara lo que no debía.

Cuando el poli había estado en su ático, aquella noche que había hecho el salto del ángel desde la terraza, le había dicho que le gustaba. Mucho. Y Butch no parecía haberse llevado el susto de su vida. Pero una cosa era oír una estúpida confesión justo cuando tu mejor amigo intentaba suicidarse y otra que lo aceptara. Aún cuando no estuviera muriéndose por dentro por Marissa, el poli era hetero por naturaleza, aquello no podía tener un buen fin y lo mejor que podía hacer V era tragarse lo que sentía.

El problema era que, con Butch así, sobre él, su cuerpo decidía independizarse de su cabeza. Primero, la posición le hacía sentir jodidamente vulnerable. Luego le recordaba lo cerca que podía estar de perderle. Todos habían visto en Tohr qué pasaba cuándo un macho perdía a su compañera. Aunque este caso era distinto, Butch igualmente había perdido a quien consideraba su shellan. Vishous había creído que él no tenía capacidad emocional para entender cómo se sentiría alguien en esa situación. Pero sólo tenía que pensar en qué pasaría si perdiera al poli.

-Me estás dejando… sordo… con el latido de tu corazón.- murmuró Butch contra su pecho-. Parece un… puto martillo neumático.

V se aclaró la garganta.

-Eso es porque esta noche me has dado un susto de muerte, hijo de puta.- lo cual era cierto-. Vuelve a largarte sin avisar y te patearé el culo lo que te queda de vida. Y, si te matan los restrictores porque yo no estoy ahí, arrasaré el Fade para poder seguir pateándote.

Una risa seca hizo que el cuerpo pesado de Butch se sacudiera encima del suyo. La vibración pareció traspasar la carne hasta el corazón de V.

-¿Sabes qué?- el poli inspiró profundamente, frotándose la cara contra el hombro de su compañero-. Me alegro de tenerte. Ya sabes… al menos soy bueno para alguien.

Aquello era un despreciable puntazo autocompasivo indigno de un macho de valía pero, hey, cuando tienes la cabeza a punto de partirse como un melón y te has derrumbado encima de tu mejor amigo, ¿a quién coño le importaba?

Butch abrió los ojos de golpe cuando la mano que sujetaba su nuca le aferró el cabello, dándole un fuerte tirón que le obligó a alzar la cabeza del hombro de V. No tenía energías para levantar el cuerpo y apoyarse en los brazos para mirarle, así que sólo pudo levantar el cuello. Tal como estaban, se quedó con la cara a milímetros de la de su compañero, con la nariz tocando la de V ¿Qué coño…? Casi no podía enfocar la vista lo suficiente como para verlo con claridad, pero el brillo febril en los ojos de diamante sí lo vio bien claro. V le dio otro tirón del pelo y, cuando habló, la perilla rozó los labios de Butch.

Eres bueno, estúpido cabrón sin autoestima.- siseó-. Sólo porque esa hembra no supo apreciar lo que tenía delante no quiere decir que no seas de valía.- la mano de V decidió moverse por sí sola, soltando la presa en el pelo oscuro de Butch y hundiéndose en él con algo parecido a una caricia. El poli parpadeó, exhaló y V inhaló el aliento de whisky en su propia boca. Cuando volvió a hablar, creyó que sus labios habían rozado los de Butch a pesar de la perilla-. Eres bueno para mí, poli. Eres… bueno.

-V…

Fue un simple movimiento, un gesto instintivo de los labios de Butch para pronunciar aquella inicial, pero su boca rozó la de V y el guerrero tembló de pies a cabeza, apretado contra el poli. Como un maldito potrillo. Butch echó la cabeza más atrás, poniendo unos centímetros de distancia entre sus rostros. Por el martilleo de su cabeza, parecía que estuvieran construyendo una línea de tren en su cerebro y contempló a V sin acabar de entender nada ¿Se habían…? No es que su relación fuera convencional, y Dios sabía que habían cruzado varias líneas rojas de lo que se consideraba una amistad normal entre machos, pero…

Ambos se quedaron mirando en silencio, aspirando la respiración del otro a través de sus bocas, los cuerpos pesados apretados. Los ojos diamantinos de V brillaban como si tuviera fiebre. El cabello de cuervo, largo por delante, caía desordenado sobre su frente y tenía los labios entreabiertos.

Es hermoso…

Justo en el momento en que el pensamiento apareció en su mente, como si alguien hubiera alzado un cartelito en medio de su cerebro inundado de alcohol, Butch sintió deseos de golpearse la cabeza contra la esquina de la mesita de centro. Repetidas veces. Hermoso, hay que joderse. No era la primera vez que pensaba, objetivamente, que un hermano lo era. Habría que estar cegato como para no definir así a Hollywood o a Phury. El problema era que nada de lo que tenía que ver con V era objetivo para él.

No era la primera vez que había pensado eso de V, ya que estábamos en momento de confesiones, ¿verdad? Por primera vez en cuatro semanas, recordó aquel instante en la Tumba, durante su ceremonia de iniciación a la Hermandad. Lo que había pasado justo después, el enorme vacío de saber que Marissa y el caminaban por senderos distintos, había tapado aquel recuerdo y todas las implicaciones, pero ahora volvió a primera página.

Con todos los machos desnudos mordiéndole y convirtiéndole el pecho en pulpa sanguinolenta, sólo uno le había formado un nudo en la garganta. El mismo sobre el que estaba tumbado. Cuando Vishous había avanzado hacia él, cauteloso como un felino y completamente desnudo, Butch había pensado que era hermoso como un dios. Y, cuando sus dos cuerpos desnudos, calientes, se habían apretado desde la cabeza a los pies, los dos habían temblado. Qué casualidad…

Igual que V acababa de temblar ahora.

Butch parpadeó poco a poco, intentando entender algo que se escurría entre sus alcoholizados pliegues cerebrales, y se lamió los labios, preparándose para hablar. Los ojos de diamante siguieron su gesto como un depredador a su presa. El brazo musculoso que enlazaba su espalda le apretó con más fuerza y la mano en su nuca lo atrajo hacia abajo, hacia…

La puerta de seguridad interior de la Guarida se abrió con un siseo y una voz retumbó en la salita como si los dos estuvieran encerrados dentro una campana de bronce. V y Butch respingaron al mismo tiempo, igual que si les hubieran pillado con las manos en el pote de las galletas. Vishous intentó sentarse instintivamente, desequilibrando a Butch, y los dos dieron con sus huesos en el suelo, esquivando por pelos el borde de la mesita de centro. Más de 200 kilos de vampiro con cara de bobos en el suelo.

-¡Eh, poli! ¿Estás bien, herm…?- la enorme figura de Rhage, todavía vestido con chándal, ocupó todo el umbral de la salita. Puso las manazas en las caderas, como si acabara de encontrarse a dos extraterrestres- O sea, ¿qué coño hacíais? ¿Jugando a “Enredos” en el suelo? Y yo que he dejado a mi Mary para si ver habías vuelto…

V gruñó por lo bajo, intentando ayudar a Butch a sentarse mientras el otro hacía aspavientos con las manos, sacándoselo de encima. Los dos se miraron, luego desviaron la mirada hacia un Rhage cada vez con más cara de pasmo, volvieron a mirarse y bajaron la vista. Al segundo, Butch emitió un sonido ahogado y se llevó la mano al estómago. Rhage se acercó a zancadas.

-Butch, ¿eso es la mierda de los restrictores? Creí que…

-Está limpio. Tú te ocupas de llevarlo al baño.

Vishous se levantó de un solo movimiento brusco, dándose la vuelta, y prácticamente se desmaterializó hacia su habitación. Hollywood le dedicó una mirada de “eres-un-puto-traidor” y se arrodilló al lado del poli, poniéndole una mano en el hombro.

-¿Estás bien, hermano? ¿Puedo hacer algo por ti?

Butch intentó apoyarse en la mesita de centro para levantarse y volvió a caer en el suelo cuando su estómago empezó a contraerse, intentando vaciarse de toda la mierda que le había metido en aquellas horas. Se dobló con una arcada.

-La-va-bo. Ya.

-¿Qué? ¡Oh, mierda…!

Lo último que oyó V antes de ajustarse unos auriculares acolchados en los oídos con rap duro a volumen suficiente como para romperse los tímpanos y destapar una botella de Grey Goose en su habitación, fueron los penosos esfuerzos del poli por vomitar en el lavabo. Qué jodido, él se sentía justo igual. A punto de reventar de cosas estúpidas que estaban corroyendo su corazón peor que todo el alcohol que Butch pudiera haberse metido aquella noche.

Lo malo es que, si algún día todo aquello salía de donde lo tenía encerrado, Butch saldría huyendo como de la peste. Y eso era algo que el Vishous el Megagenio no sabía si podría soportar.

OOO

Cuando Butch abrió los ojos, se quedó quieto como un muerto, sin tener ni puta idea de lo que se encontraría cuando lo hiciera. La buena noticia es que ya no le dolía la cabeza y notaba el estómago más o menos bajo control. Aleluya, gloria a Dios y a sus ángeles… La mala noticia es que faltaba algo. Un olor a océano. Su mano izquierda se crispó sobre las sábanas de seda de su cama. Un mes. Un jodido mes y, aún así, en lo primero que pensaba al despertar era en ella. En su olor.

Respiró profundamente con los ojos cerrados, intentando captar alguna leve partícula de aquel aroma que pudiera quedar suspendida en la habitación mientras parecía que alguien estuviera excavando un agujero en su pecho a mordiscos. En su lugar, un profundo olor masculino permanecía pegado en su piel.

V

Butch abrió los ojos de golpe, esperando encontrar a su compañero en su cama. Giró la cabeza y se encontró solo en su habitación. Suspiró y dejó caer un brazo como un leño encima de la cara mientras los recuerdos borrosos de la noche anterior empezaban a volver. Primero, rodando poco a poco: la sensación de vacío, la necesidad de atontarse hasta no poder sentir más, las copas –muchas-, un grupo de cretinos… y V apareciendo de la nada justo a tiempo, más furioso que el guardián del infierno.

Intentó menear las piernas bajo las sábanas. Bien. Las cosas funcionaban. Se sacó el brazo de encima de la cara y se sentó en la cama como si esperara que, de repente, el estómago le explotara y saliera un Alien. Nop, parecía que ser vampiro ayudaba a que las resacas pasaran antes. Lo cual explicaba por qué V vivía amorrado a una botella de vodka sin emborracharse jamás.

V otra vez. Butch se quedó sentado en la cama, frotándose el pecho desnudo mientras fruncía el ceño. Tío, había pasado algo raro con Vishous, ¿verdad? Si sólo pudiera recordar… Oh ¿Oh? ¡OH! Los recuerdos acudieron en fila y ordenados, como soldaditos. Había acabado encima de V… ¿no? Apoyado en su pecho… lo cual explicaba por qué tenía su olor pegado a la piel.

Y luego sus caras habían quedado muy juntas, sus alientos se habían mezclado, V había hablado contra su boca y él contra la de su compañero. Luego habría jurado por las estampitas de los santos que V había estado a punto de… ¿besarle? Muy fraternal. La ostia de fraternal. La reostia. Suerte que Rhage -¿era Rhage?- había entrado en el momento oportuno. O no.

Butch se pasó la mano por el pelo oscuro hasta ponérselo casi de punta. Jo-der. Que le caía en gracia a V no era ningún secreto: él mismo se lo había dicho en aquella maldita azotea. Pero Butch había creído que era algo irreal. Que V pensaba que le gustaba porque él era la primera persona con quien había intimado y a quien veía de verdad. Punto. Que la cosa se le pasaría porque no había nada sólido para sustentar una atracción –piénsalo, gallina– sexual hacia él. Vaaaaaale, hora de revisar las impresiones. Porque, a menos que los Lags le hubieran provocado alucinaciones, Vishous había estado a punto de besarle.

La Virgen…

Sintió un primer ataque de pánico cuando sumó la mirada febril de V, un montón de cadenas y él mismo. Cálmate, tío. Has sido poli de Homicidios durante más de una década, no se te va a remangar el vestido ahora por que tu mejor amigo se sienta atraído por ti. Nadie puede evitar lo que se siente. La cosa era que V no era sólo su mejor amigo. Ahí estaba parte del problema: no había ninguna etiqueta que sirviera para definir lo que había entre ellos. Nop. Butch sólo sabía que no eran sólo amigos, ni hermanos, eran algo más. Había un vínculo entre ellos más allá de la rutina aspiradora-limpieza. Por el lado de V, las cosas eran más turbias. Ahora la pregunta del millón: ¿y por el suyo?

Suspiró. A veces le gustaría que las cosas fueran más simples, con los bordes mejor definidos, pero no lo eran. Él se había vinculado con una hembra a la que había considerado –y seguía considerando- como el amor de su vida. Pero, incluso cuando las cosas con Marissa habían ido bien, sabía que no habría podido vivir sin V ¿Por qué? ¿Y por qué siempre parecía haber aquella… aquella electricidad en el ambiente entre ellos?

Lo que fuera. Una cosa estaba clara: él había estado haciendo largos en su propia piscina de “que me jodan” durante un mes sin darse cuenta de que Vishous nadaba en la piscina olímpica justo al lado. Ya que los dos compartían la carrera hacia el podium, ya era hora de que volvieran a hacerlo en el mismo carril. Lo único que tenían era el uno al otro. Viva el patetismo.

Todavía podía oler el whisky en su piel y el reloj de la mesita de noche marcaba media hora para la Primera Comida. Si algo tenía Butch eran cojones, por mucho que su mente guardara un sospechoso silencio. Y sabía tan bien como si el hermano hubiera dejado una confesión escrita que Vishous se estaría sintiendo como una puta lagartija inmunda.

Supo que V no estaba en la Guarida en cuanto salió por la puerta de su cuarto. Aún así, comprobó que la habitación-ratonera-de-libros estaba vacía, igual que la cocina y la salita. Aquella noche tenían que volver a la caza, así que Vishous estaría ya vestido perdiendo el tiempo con algo antes de la Primera Comida.

Media hora después, Butch cruzaba el túnel subterráneo hacia la mansión vestido de cuero, armado hasta los dientes y con paso decidido. Cuando entró en el comedor, con su vajilla de porcelana y tipos enormes comiendo con tenedores de plata, frunció el ceño. V no estaba.

-¿Dónde está Vishous?

Z levantó la vista del plato de Bella, donde estaba cortando fruta en pedacitos todos iguales.

-En el gimnasio. Lleva un par de horas machacándose.

¡Tui-tui-tui! La alarma mental de Butch empezó a pitar como loca. V solía dormir más que él, siempre había sido así, excepto -ahora lo recordaba- desde hacía una temporada, cuando los gemidos que salían de su habitación se habían hecho más frecuentes. V decía que había perdido sus visiones, y estaba tan tratable como un vaso con nitroglicerina encima de una lavadora centrifugando. Pero, ¿y si las había recuperado? ¿Y si algo horrible pasaba por su cabeza y a eso se le sumaba… lo de anoche? Joder. Él había estado tan ocupado con su asunto de pajarito enamorado-bobo despreciado que no se había dado ni cuenta.

Se acercó a las bandejas de encima de la mesa y agarró un par de sándviches con bizcochos, mascullando y asintiendo cuando Rhage le recordó que tenía que salir de patrulla porque aquella noche estaba particularmente inspirado. Mordisqueó su propio sándvich mientras recorría el pasillo hacia el gimnasio. Oyó la respiración trabajosa de V en cuanto se acercó a la puerta. El hermano estaba tumbado en el banco con una camiseta sin mangas y los pantalones de cuero, levantando más pesas de las que le había visto hacer en la vida con unos bíceps que parecían de piedra a punto de estallar.

-¿Piensas reventarte los brazos antes de salir de casa, hermano?

V casi saltó del banco al oírle, aunque tuvo los reflejos suficientes como para colocar las pesas en los soportes antes de girarse hacia su compañero. Tenía el pelo algo pegado a la frente y el enorme torso subía y bajaba como un fuelle bajo la camiseta.

-Me has dado otro puto susto de muerte, poli.

Butch entró en el gimnasio y dejó la comida sobre una mesa al lado de la puerta.

-Ya, será que últimamente tienes una chincheta en el culo. Saltas por nada.

V se sentó en el banco de pesas, cogió una botella de agua que había dejado en el suelo y echó la cabeza hacia atrás, bebiendo a grandes sorbos. Cuando acabó,  se quedó con los antebrazos apoyados en las piernas jugando con la botella durante un momento, sin levantar la cabeza.

-Te he traído el desayuno, princesa, no te quejarás.

V torció la boca bajo la perilla.

-Encantador, poli.- pero no se levantó. Hacerlo habría significado que le sería más difícil esquivar la mirada de Butch. Y si veía ira o compasión en su cara por Dios que perdería los nervios. Le dio un tic en el ojo y se levantó del banco, echando la cabeza hacia atrás bruscamente-. Me voy a dar una ducha rápida.

Lo cual sumaría dos en dos horas ¿Lo convertía eso en el tipo más limpio del mundo? No por dentro, estaba claro. Dios… La escena de la noche anterior volvió ante su ojo mental. Había estado a punto de besar a Butch. A su mejor amigo. A un tío complemente normal, recto, de costumbres sanas. A una buena persona. Había estado a punto de enviar al carajo aquello tan especial que tenían porque su maldita perversión había asomado la cabeza, susurrándole “eh, el tío que te pone está borracho como una cuba y lleno de mierda hasta arriba ¿Qué mejor momento para aprovecharte de él?”. Tiró la botella a la papelera con tanta fuerza que la cosa se balanceó. Cuando dio dos pasos hacia el baño, el poli volvió a hablar.

-Vishous… -Butch vio que todos los músculos de la espalda de V se endurecían y se quedaba rígido en el acto-. Mírame, V.- caminó hacia él hasta detenerse a distancia suficiente como para oler el sudor de su camiseta. La cabeza morena se giró lo justo como para mirarle de reojo por encima del hombro con una expresión congelada-. Tú y yo seguimos igual. Lo nuestro… es… -Butch frunció el ceño, intentando encontrar la palabra adecuada-. Eres mi trahyner.

-Cierra la boca.- V frunció el ceño y sus ojos parecieron congelarse con alguna furia fría-. Voy a la ducha, apesto. Espérame en el patio.

El enorme corpachón de Butch pareció aumentar aún más de tamaño con un cabreo en ciernes. Maldita costumbre de tragárselo todo.

-V…

-Hoy no, poli. Hoy, no.

Cuando V cerró la puerta de los vestuarios con un portazo, el estruendo resonó en la mente de Butch como si el hermano hubiera decidido recluirse él mismo en alguna celda oscura y echar la llave. Vishous trataba de poner distancia entre los dos porque sabía que a Butch no le iban los tíos, que acababa de pasar por una catástrofe sentimental y porque se daba asco a sí mismo. Ya se lo había dicho aquella vez en la azotea. El muy hijo de Satanás… Cierto, a Butch no le iban los tíos. Sólo imaginarse tocando a alguno le daban arcadas.

Se apoyó contra la mesita donde había dejado el desayuno mientras oía correr el agua de la ducha de los vestuarios. La cosa es que siempre había dado por sentado que nunca podría sentirse atraído por un hombre. Aquellas mariconadas del desfile del Día del Orgullo Gay, con tíos untados de aceite bailoteando encima de camiones con globitos rosas no eran lo suyo. Pero tampoco eran lo de V. Estaba casi seguro de que su amigo no se consideraba gay, sólo le… -tragó saliva-… gustaba él. Y había habido ocasiones en que Butch casi… casi… Cambió el peso de pie y se bebió una botella entera de agua mientras el sonido de la ducha se extinguía.

La botella de agua vacía fue a reunirse con la anterior en la misma papelera, que volvió al twist&shout en el mismo segundo en que la puerta del vestuario se abría y aparecía V. Estaba desnudo de cintura para arriba, con la camiseta sudada en una mano, el pelo negro húmedo. Había una extraña mezcla de bestia y de halo ultraterreno en él. Era el tipo de macho que llevaba un letrero de “cuidado, muerdo” colgado al pecho de forma perenne, pero siempre que tenía que curarle era… tierno. Cálido.

Al verle, los ojos de diamante se estrecharon.

-¿Se te ha pegado el culo a la mesa, poli?- la voz era ronca. Busca tu maldita bolsa y ponte una camiseta. Porque si sentía la mirada de Butch encima sin capas de ropa la piel le empezaría a arder. Más de lo que ya la notaba-. Creí que teníamos que pelear.

La jodida bolsa estaba junto a la mesa, a los pies del poli. Tendría que acercarse. Eres un maldito gallina. Debería haberle dicho algo, alguna frase estúpida que negara lo que había pasado anoche. Pero no había manera de que su mente de genio produjera alguna. Cualquier cosa sería una mentira. Y V tenía los nervios demasiado de punta después de toda una noche poniéndose el despertador cada media hora para no soñar como para mentir de nuevo. Así que mejor pelear. Se suponía que algo de acción tendría que calmarle.

-¿Conoces algún local discreto donde hagan tatuajes?- el tono de Butch era ligero, del tipo “qué frío hace hoy”.

Vishous enarcó una ceja, descolocado.

-Varios, ¿por qué?

Los hombros de Butch se encogieron, haciendo crujir la chaqueta de cuero.

-Tengo que añadir una línea más a mi colección.- no hacía falta dar más detalles de dónde-. En el local a donde iba antes me conocen y no tengo ninguna guía turística de garitos de tatuajes de Caldwell.

V se agachó a recoger su bolsa y metió la mano, sacando una camiseta de combate limpia mientras evaluaba al poli de reojo.

-Puedo hacértelo yo… si quieres.

Los ojos avellana se desviaron a la sien derecha de V y éste aprovechó para meterse la camiseta por la cabeza, sacudiendo el pelo hasta que los mechones volvieron a taparle los dibujos ¿Dónde había dejado la maldita gorra? Ah, justo al lado de la mano de Butch.

-No sabía que supieras tatuar.

-Se me dan bien las agujas.

La risita del poli aligeró el ambiente.

-No sé cómo no me lo había imaginado.- recogió la gorra y se la tiró a V- ¿Cuál es tu especialidad, los dibujos tribales o las sirenas y las anclas de marinero?

-Los corazones con “Amor de madre”, en realidad. Pensaba en hacerme uno en el culo.- Vishous torció el gesto en su mueca-sonrisa habitual mientras se calaba la gorra y se cruzaba las dagas sobre el pecho-. El otro día estuve hablando del tema con John. El chico también quiere un tatuaje.

-¿Estuviste hablando con John?- Butch desencajó la mandíbula mientras su compañero se colocaba las armas- ¿Ya dominas la cosa esa de las manos?

Él no había pasado del “hola, soy Butch”. Vishous encogió los hombros.

-El chico se comunica así, ¿no? Decidí empollar lengua de signos.- alargó el brazo para coger los sándwiches que le había traído el otro.

-¿Cuánto tardaste en aprenderla?- el tono de Butch se volvió más agudo.

-Una noche.- V se subió la cremallera de la chaqueta y casi dio un salto cuando el poli se movió a su lado y apoyó la cabeza contra la suya- ¿Qué coño haces?

Butch gesticuló con la mano.

-Intento que me salten algunas de tus neuronas.

-¿Qué crees que son, pulgas?- los labios de V se curvaron hacia arriba.

-¡Ey, buena idea!- Butch separó la cabeza de la morena y se frotó los dedos como si llamara a un gato-. Eh, bonitas, pssss, pssss… Venid con tito Butch, vamos, nenas, venid conmi… ¡ouch!- la chaqueta amortiguó el puñetazo de V contra su brazo.

-Gilipollas toca narices…

-Lo sé, es mi misión en la vida.

La puerta del gimnasio se cerró con estrépito, aislando el sonido de las risas masculinas.

Anuncios

33 comentarios to ““Fundido en negro”, primer capítulo de “Amantes redimidos”, un fic V/Butch de La Hermandad de la Daga Negra”

  1. Lo primero: curioso que hayas hecho desaparecer a Marissa. Vale, eso da la oportunidad de que Butch y V se acerquen más por el estado psicótico y desquiciado que parecen compartir, pero jamás lo habría imaginado así. Me gusta esa idea de una Marissa canalla. Aunque supongo que ya nos dirás por qué se va.

    Y eso de Rhage haciendo de psicólogo levantando pesas no me lo esperaba. Agradable, sin embargo, ver que alguien se sale (dentro del escaso mundo del fanfiction que hay de esta Saga) del topicazo del Rhage cabeza-hueca.

    Una preguntita: ¿piensas incluir a Jane? Porque eso trastocaría totalmente todo el esquema del mundo, ¿no? Pero, de todas maneras, si V hubiera aterrizado realmente en “Sexo en NY”, Carrie ya se lo estaría beneficiando XDDD

    Vale, mejor que no aparezca, así disfrutaremos de más escenas como las de el sofá. Ay, mami. AY, MAMi. ¡AAAAAAAAAAAAAAAY! que calores, por favor. (de rodillas y suplicando) ¡YO QUIERO UN V RECIÉN SALIDO DE LA DUCHA PARA MÍ! porfa…

    El puntazo de las neuronas-pulgas me ha gustado… De hecho, creo que voy a ponerla en práctica a ver si se pueden pasar de cabeza en cabeza XD

    ¿Sabes por qué me gusta tanto la Hermandad? Porque te da la oportunidad tanto de plasmar sentimientos tiernos como agresivos y salvajes. Y con malas palabras, que son divertidas XD

    Tu segueix així, nena, que fas gran tot el que toques!!

    ~Nela

    • ¡Holaaaaaaaa! Se me hace raro hablarnos por aquí ^^ A ver, barajé dos posibilidades para el fic: Butch y V los dos con sus shellan intentando lidiar con lo que hay entre ellos. O ambos sin pareja. O todos o ninguno, vamos. El problema era que si les metía a MArissa y Jane tendría que lidiar con más personajes y eso se apartaba del fic lleno de escenas intimistas-incómodas entre V y Butch que tenía en mente desde el principio. Así que por eso no hay shellans (lo siento, Jane, me caes de puta madre, pero no con Vishous^^). En cuanto a Marissa, no es que sea canalla ¿Recuerdas cuánto le costó aceptar simplemente que Butch se conviertiera en vampiro? A pesar de que eso les acercaría más, se negaba a aceptar que la tendencia natural de Butch sería meterse en peleas. Y estuvieron a punto de cortar. De hecho, sólo salvó la situación la intervención de Beth, convenciendo a Marissa de que la naturaleza de Butch era ser un Hermano y de recordarle que las shellans son muy valientes porque aguantan el tipo mientras sus mariditos se juegan los hígados ahí fuera ¿Y si Beth no hubiera hecho de psicóloga? No creo que MArissa fuera cruel, ni Butch tampoco, dejándose. Más bien creo que Marissa tenía todo el derecho a aspirar a un hellren que estuviera siempre con ella, después de ser ignorada por Wrath durante media cochina vida. Y Butch tenía derecho a ocupar por fin un lugar en el mundo, sintiéndose que está donde debe. Realmente, si no fuera por esa intervención comeollas de las otras shellans, creo que podría haber sido una historia de amor que acabara mal. Además, así dejo a nuestros dos muchachotes para lidiar directamente el uno con el otro, sin paños calientes *sonrisa sádica*

      Ay, Rhage *le acaricia la melenita* Es tan perceptivo como un pedrusco, pero creo que a veces tiene destellos de genialidad precisamente porque su pensamiento no es elevado ni retorcido, comprende muy bien cómo se siente una persona llana.

      ¿Te gustó el sofá? Bueno, como tengo 75 páginas escritas ya te puedo asegurar que las cosas se van a poner… um, más calentitas. Muuuuucho más calentitas 🙂 En este capi sólo quería introducir sus estados mentales. ¡¡¡SÍ, AHÍ LE HAS DADO, 100.000 PUNTOS!!!! A mí también me gusta tanto la Hermandad -además de por los hermanos-, porque combina testosterona por un tubo con una curiosa… ¿fragilidad? ¿Ternura rocosa? Además de que te permite escribir como hablas, er… como un camionero ^^

      Gràcies, peque, molt agraïda, espero penjar el segon capi en pocs dies, depèn del que trigui amb “Rosa” o del que digui la meva musa, que, per cert, s’assembla molt a Xhex *POR!!!*

  2. Monika Says:

    escribo mientras leeo el fic, esta empezando muy bueno me gusta la actitud de butch, la foto que pusisete queda bien pero io me lo imaginaba mas parecido a, el que sale con bones el detective boot (creo que asi se escribe) o en bufy la cazavampiros jajajjajaja, bueno eso lo dejo a tu criterio, buena eleccion xD, V… por dios (babeando) quiero uno asi!!!!!

    la actitud que escribes de butch le va como anillo al dedo, se esta portando como cuando recien va a la mansion de daruis y se quiere poner con todos, bien pelionero 🙂

    aaahhhh estoi indignada, como que me le dices verdulero a mi Raghe, no hagas eso! jajajajjaja el no es asi, no tiene una gran bocota y para nada sincero y suelta lo primero que se le viene a la mente, el es mi preferido ssiii lo amooo… ame su historia con mary… el es tan lindo y no solo su fisico eso creo que es lo de menos

    la pelea entre V y B, me sono a la que tienen en la azotea cuando V se quiere suicidar, apoco no?? o ia alucine y me equivoque de escena jejejejjeje, espero que no que sino tendre que leer de nuevo los libros (uuuh que sacrificio :)), mmmm esto es despues de leer que lo mencionaste jajajajaja… amor apache xD

    a mi no me molestraia tener una niñera como V, es un amorsote lo cuida hasta de el mismo cosas!!! en que aprietos lo pone butch, pobrecito (naaaa como si no le gustara ¬_O)

    creme que me rio hasta llorar con algunas cosas, ai mi raghe como se puso a interrumir asi, aaahhh ia me estaba emocionando

    en defnitiva si que butch tiene talento para decir las cosas cuando se debe, se tenia que terminar ese enojo entre ellos no se ven tan lindos enojados

    sabes creo que voi a hacer lo de B haber su se pasan las neuronas jajajaja
    me voi chika, aqui andare escribiendote, creo que soi la primera seeeep
    fanfarrias para mi jejejje
    besos para ti y tu nene
    espero el siguiente con ansisa xD

    saludos!!

    • ¡¡¡Hola!!!! Yup, sí, ya sé quién dices como Butch: David Boraneaz, creo que se escribe algo así. A mí no me acaba de encajar. Colin Farrel tampoco al 100%, pero es lo que más se le aproxima, sobretodo por ese aire camorrista-macarra que parece que les va al pelo a los Hermanos ^^

      Um, sí, ninguno de los dos está muy estable emocionalmente, ni Butch ni V, y ya se sabe que cuando los hermanos se desestabilizan ¿qué pasa? ¡¡Palos!!

      *risita* No, mujer, si a mi Rhage también me cae de puta madre. No es el hermano que más me gusta porque lo encuentro demasiado… ¿luminoso? ¿Plano? Pero para irse de marcha con él es el amo. Y creo que puede tener puntazos de realidad muy buenos para compensar que V es un genio y no siempre entiende cómo se siente la gente de a pie. ¡Lo siento! Pero a Rhage me lo imagino gritando como una verdulera, la etiqueta no es lo suyo, nop *menea la cabeza, riéndose*

      Estoy de acuerdo, Butch tiene ese talento especial para soltar el comentario gracioso que hace que las cosas no se vuelvan demasiado serias, para que V no se sienta “atacado”. Es parte de la razón de su… er, ¿amistad? ¿hermandad? bueno, eso entre ellos.

      *acerca la cabeza a la de V, a ver si también le saltan unas cuantas neuronas y se le amplía la capacidad cerebral* ¡¡Comparte un poco de tu materia gris, jodido egoísta!! XDDDDD

      No creo que tarde demasiados días en actualizar, porque tengo parte del segundo capi escrito, pero depende de cuánto tarde con “Rosa”, de mi musa…

      ¡¡Besoooooos y gracias por leer!!!! *te entrega la medallita de la Primera Review*

  3. Lifheith Says:

    Ya me estaba tardando, lo sé.

    Resulta que ayer a la noche no tenía ganas de escribir, así que lo aplacé, lo aplacé, lo aplacé y… aquí estoy, haciéndole el honor al subtítulo del primer libro de Aquasilva (?), ya que… leí el capitulo ayer ni bien vi que salía humo de la chimenea.

    Oh, J-O-D-E-R. ¡Cómo te amo! Sacaste del mapa a la MOLESTA de Marissa. Encima no es nada forzado, MUY bien por tí. Algo que me hubiera gustado que pasara y me hizo putear cuando leía «Amante Revelado». Al final no me dieron el gusto; Beth metió la cuchara y la tipa se quedó. GRAN cosa.

    Con esto me convierto en una cotilla, pero, you know, ambas sabemos que si están Marissa y Jane (todo bien con ella, me agrada, pero con V… ¡NO!) están en el mapa, Butch y Vishous no se sacuden ni borrachos, por mucho que esa intimidad siga tan fuerte como siempre.

    En fin, pasando al prólogo.

    ¡Bien! Nada mal para ser el primero.

    Me gustó el manejo de los personajes, las situaciones bien planteadas; aunque me descolocó la bipolaridad de Butch: una noche que se estaba poniendo como una cuba por la depresión y al otro día estaba gastándole bromas a Vishous O_O. Entiendo que diga que no puede seguir siendo un jodido trapo de piso, que la situación lo ayudó y que no está «totalmente recuperado» sino «el primer paso a».

    Lo siento, pero verlo tan hecho mierda al principio y riéndose al final me dió margen al «ahhhh, síp. Vale… ».

    Luego, ah… mátame, pero creo que vi algunos ¿párrafos mal separados? Bah, había algunas cosas que yo hubiera puesto más con un punto aparte que con punto seguido (espero entiendas que me caígo de sueño y no recuerdo dónde exactamente. Esto amerita una relectura : D… ).

    Bueno, bueno, ¡me mataste con lo de la transmisión de neuronas! Butch siempre hace que me parta TANTO como Rhage xD (sé que no viene a cuento, pero lo de la transmisión de neuronas LO pensé. Me autospoileé (?). Los adoro a esos tres juntos, que lo sepas.

    Los comencé a amar al margen de Vishous por culpa de la Guía y sigo sin recuperarme xD.

    Joder, te dejo antes de comenzar a desvariar.

    PS. La única razón por la que por un nanosegundo vislumbré a V con niños, es por un chiste que hicieron en el foro de Cazadoras de Romance dónde, de coña, decían de un bebé con perilla negra (a todo esto, el bebé es transparaente xD) haciendo de lampara de noche, pidiendo velas negras para el primer cumpleaños xDDDD.

    Ni por asomo quiero a V con niños. Bastante difícil se me hace verlo «casado» y en fase «gatito mimoso» con Jane.

    Menos mal que sigue siendo todo lo anti-concepción y anti-sensiblerias como siempre, sino, pedía pericia psicológica y le enviaba una carta bomba a Ward por el sólo hecho de ser abogada (?) (tengo un trauma con los abogados: mi madre lo es *cara de asco y pánico*).

    • ¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Pues sí, no hay shellans aquí, aunque MArissa aparecerá, claro que sí *asiente, disimulando los cuernecillos y el rabo*. Es que si ponía a una shellan, tenía que poner a las dos, para que no quedara desequilibrado, y eso trastocaba mucho los planes de cómo quería este fic, creo que ya se lo he explicado a Nella más arriba. Quería muchas escenas entre V y Butch. Donde salieran los demás hermanos, sí, pero básicamente escenas intimistas suyas. Com si cogieras una novela y quitaras la subtramas. Además, pues eso, que si Beth no hubiera metido mano -en mala hora, demonios-, pues puede que Butch y MArissa no hubieran acabado juntos. Una desgraciada historia más, bla, bla, bla…

      Así que… *choca esos cinco* Nop, nada de shellans por aquí

      Mmmm…. ya veo tu punto con lo de Butch hecho polvo al principio y bromeando al final. La cosa es que la broma va más dirigida a aligerar el ambiente para que V no se sienta mal que porque él mismo se sienta con ánimos de bromear, pero a lo mejor no quedó bien explicado *se rasca la cabeza* No, Butch NO está bien, tengo que trabajar más ese aspecto en el siguiente capi *saluda a lo militar, mano a la sien* Pero, ahora que Marissa no está, volverá a darse cuenta de todas esas cosas raras que flotaban en el aire entre él y V y que se le olvidó cuando MArissa entró en su vida.

      ¿Párrafos mal distribuidos? ¡Seguro! Tengo que releérmelo, porque lo acabé colgando después de pelearme hora y media con el ordenador para crear este blog y ya tenía los ojos que veía triple. Seguro que hay palabras repetidas e historias así. De todas formas, medito colgarlo en FF, con dos cojones, así que también le daré una releída. Total, también me pueden borrar la cuenta por “Rosa de sangre”, por contener escenas sexuales explícitas que requerirían un rating de MA, que no está admitido *qué bonita me ha quedado la explicación* Así que, echados al río, igual lo cuelgo allí. Ya que le echo horas escribiéndolo, al menos que lo pueda leer más gente si les interesa. Estoy indecisa, ¿qué opinas?

      O.O ¿¿¿Bebé florescente con perilla pidiendo velas negras para el pastel de cumple???? *ataque de risa agudo, prolongado e histérico* Ay, Jesús, vale, casi merece la pena imaginárselo. Podemos ponerle un pincho en el sonajero para que vaya atizándole en el culo a Nalla, por ejemplo, por aquello de seguir el ejemplo de papá ^^

      Por cierto, ayer empecé a leerme “Codicia”, el primero de Fallen Angels. No está nada mal, me gusta la forma en que describe la “partida” entre ángeles y demonios. Los dos personajes masculinos principales aún están un poco por definir, pero bueno, estoy al principio del libro ¿Tú te lo has leído?

      *esperando fic V/Lassiter para YA*

      ¡Besotes!

  4. […] Rosa de sangre Blog de VaneCaos « “Fundido en negro”, primer capítulo de “Amantes redimidos”, un fic V/Butch … […]

  5. hola xiquilla!!
    Ya ves, te he descubierto el últimosecretillo jejej (último porque no sé si tienes más XDD). Me llegó el aviso de que habias colgado el capi en FF y me pasé por allí a probar una ración de vampiros con altas concentraciones de testosterona y atractivo masculino.
    Y el veredicto es que está divino. Si ya me relamía de anticipación con la escena de la llegada a casa y el “dejame por aqui que mi estómago no llega sano a mi cuarto” al ver las fotos que tienes por aqui ya me han dejado con cara de lechuza: toda ojos jajajajaja.
    No tengo ni idea de quién es el pavo con el flequillo largo y negro, pero está para verlo y remirarlo durante toda la noche (mejor con un paquete de servilletas de esas superabsorventes, para limpiar los excesos salivares claro) pero sólo le faltan los tatuajes y es V: chica, ¿de dónde lo sacaste? me encantaría un regalo así para el 14 jejeje.
    Creo que me voy directa a por el segundo capi y sin pasar por la casilla de salida, de la prisa que llevo por saber qué más ha tramado esa mente traviesa que tienes.
    Besos
    P.D. Te he dejado el comentario aquí porque imagino que te hará más ilusión que te visiten el blog, jejeje.
    Por cierto, buen trabajo !!

  6. ¡Hola nena! Lo primero, recibí tu primer mail y el segundo con tu fic y por dios que en cuanto mi vida deje de parecer una centrifugadora girando como loca planto el culo de verdad en el PC a disfrutarlo *añora dosis de vampiros medievales bien oscuritos*

    *risita* ¡No, este fic no es un secretillo, qué va! Avisé a algunas chicas a las que les gustaba la serie por si les apetecía leerlo y… *empieza a flagelarse* me olvidé de que tú también te la habías leído *se flagela más ^^;;* Además, me siento un poco idiota en plan “eh, chicas, tengo un fic nuevo” porque parece que obligues a la gente a leérselo cuando no es así y cada uno lee y le gusta lo que le viene en gana.

    ¡¡¡SÍ!!!!!! *grito orgásmico* Estoy contigo compañera, el tipo con la perilla y el flequillo largo ES V. Ahora ponle tatuajes, los ojos de diamante y ya puedes morirte ahí mismo entre babas. No sé quién es (sino ya tendría su book completo), encontré la foto una vez que puse “Vishous” en el buscador de imágenes de Google ^^ Me parece que alguien tiene esa misma imagen, con una leyenda escrita, como su avatar en algún foro, pero no estoy segura. Pero bueno, está tremendísimo.

    Espero que disfrutes del segundo capi, que está más calentito :DDD Y las cosa subirán de temperatura aunque, entre estos dos… ¡¡¡es fácil!!! Son dos volcanes con colmillos ^^ Si te apetece dejarme comentarios, cosa que me pone una sonrisa idiota de oreja a oreja, puedes hacerlo donde te vaya mejor XDDDD

    PD: TEngo que comentar esos libros que me has dicho que te has leído porque tengo un ataque de nostalgia de mi drow favorito de todos los tiempos. Mmmm… ojos lavanda…. XDDDD

    ¡Besotes y gracias mil, querida, te respondo a tu fic en cuanto tenga sólo un maldito segundito libre más!

  7. Daggher Says:

    ¡Me ha parecido simplemente fascinante! Nunca antes había leido nada de ti (y no sabes cuánto me alegro de haber encontrado tu blog) *baila la macarena* Escribes realmente bien. ¡Increiblemente bien, diría yo!

    Soy una de las tantas que deseó a V/B juntos (aún así tampoco me desagrada cómo terminó todo finalmente) Ahora espero ansiosa Lover Mine, tanto por JM como por la trama Blay/Qhuinn (¡por fin se atreve!)
    Me alegro tanto de haber encontrado el blog, ayuda a hacer boca mientras soportamos la espera por Lover Mine.

    ¡Estoy contigo! También soy una enferma e imagino a Butch como Colin Farrell (desde siempre lo he imaginado como él… casi cuando veo fotos de él pienso inmediatamente en Butch en vez de en Colin Farrel lololololol)
    ¡Joder, tenemos que averiguar quién es el tipo ese de la perilla! Es completamente V.

    Ahora me voy de cabeza a leer el capítulo 2, que no puedo esperar!!

    Ah, adoro a Metallica, así que ya puedes imaginar cuánto me ha gustado que ‘inspires’ los capítulos en sus canciones… ¡ostia! empieza a darme miedo comprobar todas las cosas en las que nos parecemos *escalofrio*

    Un beso enorme!

  8. Hola!!
    Bueno, no me conoces ni nada…y llegue aca por recomendacion de un blog de la hermandad. Como fans de la saga debo decirte que te ha quedado genial esta historia. V y Butch son espectaculares en todo los sentidos y la tan esperada historia entre ellos…bueno, que de seguro saca más de un suspiro. Muchas gracias por crearla desde tu punto de vista. ^^

    Me tendras de lectora segura.

    Saludos.

    ps: Yo tambien me imagino a Buch como Collin Farrel xD

    • ¡Hola!!! *saluda con la mano* Bueno, así es como nos vamos conociendo, así que bienvenida por aquí y te agradezco que te hayas apsado a dejar tu opinión, porque todas sabemos que a veces ir dejando comments en blogs da palo ^^;

      Sí, V y Butch, por separado, son personajes fascinantes. Complejos, complicados y difíciles de llevar. ASí que juntos ya son la bomba 😀 ¡De nada! Escribir esta historia es algo así como un desahogo (vale, también un dolor de cabeza): al menos, ¡¡en mi cerebro los dos habrán acabado juntos, así que ya podré dormir más tranquila!! ;D

      Ummm… sí, creo que Colin Farrell tiene ese aire macarra que le pega tanto a Butch^^ ¡¡Más votos para Colin!!!

      ¡¡Muchas gracias otra vez y ya sabes, cualquier cosa que quieras comentar, buena o mala, me ayudará mucho a mejorar!!!! ¡Besotes!

  9. Alixiana Says:

    Hola Vanecaos! Yo también soy nueva por aquí;llegué por recomendación de una amiga y aunque casi nunca me lanzo a escribir comentarios en los blogs que sigo, esta vez no podía dejar de entrar para darte la enhorabuena. Para empezar a mí tampoco me gustó cómo acaban estos dos chicos en los libros de la Ward (tenían que haber acabado juntos,no sé si la Ward no se atrevió y lo siento, pero a Jane no la trago) y ha sido fantástico encontrar que alguien escribe la historia alternativa,especialmente si lo hace con la calidad con la que escribes tú,¿te has planteado dedicarte a esto profesionalmente? He llegado al final del segundo capítulo taquicárdica perdida pero tenía que entrar aquí antes de seguir para darte las gracias por este Amantes redimidos; aquí tienes ya una fan total Besos!
    P.D.: No se me había ocurrido imaginarme a Butch como Colin Farrell pero lo cierto es que ese actor me encaaaanta…

    • ¡¡Hola guapa!! Bienvenida por aquí, muchas gracias por animarte a dejar un comentario (que todas sabemos que eso da una pereeeeeeeeeeeeeeeza tremenda) y llámame Vane, que es mi nombre^^

      Ups, creo que somos tantas a las que no les gustó lo que la Ward hizo con V y con Butch como las que sí están de acuerdo. Personalmente, Marissa me parece un personaje más plano que una compresa que no le llega a la chispa que tiene Butch y el libro de V, enterito, me suena a que me quieran convencer de algo pasándose al personaje por el forro (aunque Jane me cae bien en sí misma, sin ser la shellan de V).

      ^^; Gracias por los piropos, aunque creo que me queda un laaaaaargo camino por aprender. Sí que tengo proyectos de historias originales mías para cuando acabe con “Amatnes liberados” (el fic QhuinnxBlay que tengo en marcha). No sé si llegarán algo, ¡¡¡pero al menos no me quedaré con la espinita de que no lo haya intentado!!!

      ¡¡Espero que disfrutes del resto del fic!!! Y Colin es mi Butch favorito, a corta distancia de Hugh Jackman.

  10. Silreal Yollinkayawitl Says:

    Hola Vane… Creerás que me sé de memoria esta historia, la tengo en mi celular, en la laptop, la pase a TextAloud (aunque eso finalmente fue un fracaso por escaso tiempo que tengo) y nunca habia entrado a tu blog? Esta vez entre para sacar el link, por que te he recomendado. y ya aqui, no quise desaprovechar la oportunidad de dejarte unas palabras (bueno, muchas palabras)

    Bueno, muchas veces te he dicho lo que opino de tu historia, de tus historias. Me encantan, me inspiras y eres la mejor escritora novel que existe para mi… No soy un critico literario, no opino sobre estilos ni sobre técnicas. Pero nadie mejor que tu, para transmitir emociones. Transmitirlas brutalmente. Nunca antes al leer, sentí lo que me hiciste sentir y no estoy hablando de calentura ni de sexo sino de emociones brutas y salvajes como elefantes encabronados o como mil gaviotas disparadas en mi dirección. Ademas, contigo aprendí a disfrutar de las lecturas sexuales, antes, me parecieron hasta cierto punto obscenas. Tu no, eres capaz de decir con elegancia ‘mierda puta’ y seguir siendo una dama. ¡Cielos! ¡No sabes como te admiro!

    De verdad, espero que escribas tus propios personajes, que los publiques y que me digas donde venden tu libro para comprar muchos y regalárselos a mis amigas.

    Besos Vane, nos vemos en el alterno.

    • ¡¡Hola guapa!!! Mira,me pillas en un momento de depresión absoluta mezclada con furia de aquellas de arde Troya. Voy por la página 200 de Lover Unleashed y creo que va a ser el útimo libro de la Hermandad que lea. No soporto lo que la Ward ha hecho con los personajes.

      Así que te agradezco muchísimo que te hayas pasado a dejar un comentario porque, aunque AR tiene tantos fallos que habría que volver a reescribir al menos la primera mitad, al menos me dejas con el pequeño consuelo de que te gustó. Quizás, alguien más que le gustaba el VUTCH es un poquito más feliz de leerlos juntos^^;

      Intento hacer sentir las emociones de los personajes, sí. No sé si lo consigo siempre y seguro que se puede hacer mejor, pero lo intento. ¡¡No sabes lo que me he reído con lo de “eres capaz de decir con elegancia ‘mierda puta’ y seguir siendo una dama”!!! Dudo que tengas razón, pero me he reído como una imbécil.

      Bueno, estoy en proyecto para escribir mis propias historias cuando acabe con AL, el fic QHUAY. No sé si lo haré bien, mal o si alguna podré publicar algo porque tengo mucho camino que recorrer y muchas cosas que aprender. Pero me gustaría intentarlo porque escribir y dar vida a personajes es lo que más me llena^^

      ¡¡Muchas, muchas gracias por tus palabras!!!! Me encantaría saber dónde me has recomendado y te lo agradezco como el honor que es^^ ¡¡¡Nos vemos, un besote!!!!

  11. Melanie Says:

    Oh dios mio que bellesa, que joya a ver encontrado este fic, me encanta esta de puta madre mi sueño echo realidad como una fanatica del yaoi siempre quise que V y Butch quedaran juntos (jane me callo bien pero Butch me callo mejorXD) su relacion es tan caliente, me encanta y como vas manejando sus actitudes tambien. Me voy a leer el segundo capitulo ^^

    • ¡¡Hola guapa!! Muchas graicas por comentar^^ Yo no soy fanática del yaoi porque sí, o sea la afición esa de coger cualquier par de cualqiuer libro/manga/serie y ponerte a escribir cochinadas porque sí. Simplemente, me obsesiono con algunas historias o parejas o lo que crea que tendrían que haber acabado distintos o que tienen otra historia por contar, sean heteros y homos.

      Eso fue lo que me pasó con V y Butch, creo que los personajes pedían otro tratamiento. Especialmente V pero creo que Butch también se habría enriquecido como personaje si no hubiera acabado con Marissosa =.=

      ¡¡¡Espero que te guste el resto del fic!!! Un besote y muchas gracias^^

  12. ¡Hoola!
    Bueno, no nos conocemos pero es que llegué aquí de casualidad, buscando fanfics sobre V y Butch y debo decir que me encanta. *–*
    De verdad, a mí también me hubiese gustado que en los libros hubiera existido una historia de amor entre V y el poli *pucheritos*
    La escena del sofá me encanta, tan tiernos T_T
    Quería felicitarte por el gran trabajo y decir que seguiré leyendo, ya que me encanta.
    ¡Saludos y gracias por escribir esta maravillosa historia!

    • ¡¡Hola guapa!! Me alegro de que le des una oportunidad al fic, espero que disfrutes con él^^ A mi también me habría gustado que se explorara esa relación pero no, tenían que escribirles un final políticamente correcto :S

      ¡¡Muchas gracias y bienvenida por aquí para todo lo que quieras comentar!!

  13. Comencé a leerlo nuevamente porque lo dejé abandonado y cuando quise retomar, no entendía nada!!!!
    Qué genial que está! me encanta!!!
    Me mata la parte en que llega Rhage a cortar la onda entre ellos, y V le deja al poli para que se haga cargo, qué manera de reirme!

    Después, esto :”Sintió un primer ataque de pánico cuando sumó la mirada febril de V, un montón de cadenas y él mismo” Ésa frase es genial!!!! lo que piensa el poli…pobre! está re perdido.

    Y bueno, el final es lo mejor, Butch siempre tan rompe bolas….jajajjajaja!!!

    muy bueno el comienzo, sigo leyendo!

    • Hey holaaaa!!! Mátame por el retraso en contestar, estoy hasta las cejas escribiendo el fic QHUAY ^^;

      Yup, me alegro que lo hayas retomado, ¡¡¡espero que te guste!!! Sip, ese es Butch, de los pocos capaces de desarmar a V con alguna de sus salidas rompebolas ;P ¡¡Están hechos el uno para el otro!!!

      ¡¡Besotessss!!!

  14. Hola! Vanessa al habla 😀 Veo que no tienes tu correo electrónico por ninguna parte así que te escribo aquí.

    Primero que nada, gracias por haber traducido aquellos 19 caps de “The Other Half…”. Fue el primer fic que leí de KxZ y ahora estoy totalmente enganchada 🙂 Estaba pensando si te interesaría que acabara los capítulos que quedan. No tengo cuenta en FF, pero podría mandarte las traducciones por email. Creo que es una pena que quedara incompleto. Además, después de saber que no ibas a continuarlo, me puse manos a la obra a leerlo en inglés (llegué hasta el 21). Fue un proceso arduo, pero al final me sirvió de algo porque ahora leo la mayoría de libros/fics en inglés. A lo que voy, me defiendo en inglés bastante bien.

    Justo ahora estaba hablando con una amiga y me preguntó si estaba siguiendo las actualizaciones de Lovers Redeemed. Me dije “ese nombre me suena” y fui a un link que me pasaron. ¿Sabías que tienes tu propio hilo en un grupo de Goodreads? (http://www.goodreads.com/topic/show/713449-vishous-butch-fanfic-lovers-redeemed) ¡Tienes a los angloparlantes revolucionados! No soy muy fan de V/Butch (siempre preferí a Rhage, pero eso queda entre nosotras :P), pero me gustaría leerlo simplemente porque no querría dejar pasar una buena historia. A lo que voy (me voy por las ramas): ¿hay alguna forma de descargar los caps en español? Está terminada, ¿cierto? ¿O tendré que copiar y pegar? Me la querían pasar en pdf en inglés, pero como la lengua madre ninguna.

    Muchos saludos desde Galicia y ¡enhorabuena!

    • Hola guapa, perdona sé que debe haber alguna manera de incluir en el blog el clásico botón de “contacta conmigo” donde te sale ya preparado para enviar un mail, pero no tengo ni maldita idea de cómo conseguirlo¬¬

      A ver, respecto al fic de YenGirl. Tuve que dejarlo por falta de tiempo. No podía trabajar, cuidar de una hija, de una casa, escribir mis fics y además traducir los de otros, ¡¡aunque fueran así de buenos!!! Como mucho, soy capaz de editar alguno traducido que me pasan, pero no de encontrar el tiempo para hacer yo toda la labor. A la segunda chica que lo cogió para seguir traduciéndolo le pasó igual, por eso tuvimos que dejarlo.

      Ahora mismo voy pero hasta arriba de cosas para hacer (al margen de las de la vida cotidiana, se entiende). Estoy acabando de escribir un fic, editando uno que una chica traduce del inglés al castellano, editando los que están traduciendo míos al inglés…. en fin, que sinceramente no me queda ni un segundo y medio de tiempo para nada más.

      Si quieres seguir con la traducción, yo no tendría ningún problema en que cogieras los capis que ya traduje yo, te crearas una cuenta y siguieras desde ahí (habla primero con YenGirl, eso sí, es muy posesiva con quién traduce sus fics y yo hace tiempo que perdí el contacto con ella). ¡¡Pero yo no tendría tiempo para releerme lo que me enviaras y colgarlo en mi cuenta de FF!! Prefiero ser realista y decirte las cosas como son antes que meterme en otro berenjenal y que luego vea que no puedo.

      En cuanto a lo de Goodreadings, sip, lo sé ^^ Una chica se ofreció a traducir Amantes Redimidos al inglés. Lo voy colgando aquí y ella pone un link a ese grupo ;P Respecto al fic en castellano, acabo de hacer un post donde está el pdf completo listo para descargar ^^ ¡¡Espero que te guste!!!!

      ¡¡Muchas gracias y un besotee!!!!

  15. Wow that was unusual. I just wrote an extremely long
    comment but after I clicked submit my comment didn’t show up. Grrrr… well I’m not
    writing all that over again. Anyhow, just wanted to say excellent
    blog!

  16. Simply desire to say your article is as astonishing.

    The clearness for your publish is just great and
    i could suppose you are an expert on this subject.
    Well with your permission allow me to snatch your feed to stay up to date with forthcoming post.
    Thanks a million and please keep up the gratifying work.

  17. What’s up colleagues, its impressive piece of writing
    regarding cultureand fully defined, keep it up all the time.

  18. System kontroli wycieku wody Posejdon służy do wczesnego
    wykrywania i lokalizacji nieszczelności w systemie domów,
    mieszkań i instalacji przemysłowych. System blokuje przepływ wody,
    aby wyeliminować przyczyny nieszczelności i informuje o tym wypadku.

  19. Hi, yes this article is truly good and I have learned lot of things
    from it regarding blogging. thanks.

  20. dimdim webinar Says:

    You actually make it appear really easy together with your presentation however I in finding this topic to
    be actually something that I feel I might never understand.
    It kind of feels too complex and extremely wide for me.

    I am looking forward to your next post, I’ll attempt to get the hold of it!

  21. garcinia atroviridis

    “Fundido en negro”, primer capítulo de “Amantes redimidos”, un fic V/Butch de La Hermandad de la Daga Negra | Rosa de sangre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: