“Amantes redimidos”, capítulo 2, “Entra, Hombre de los Sueños”

Bien, segundo capi de “Amantes redimidos”, esta vez centrado en la tensión entre V y Butch y en el detonante de que las cosas exploten 😀 La idea es que Vishous es como una olla a presión a punto de estallar y justo en este capi su temperatura mental sube hasta ESE punto de ebullición.

En cuanto a Butch, ¿qué decir? ¿Sabéis aquello de que te das cuenta lo importante que era alguien para ti justo cuando te ignora (por el motivo que sea)? Pues eso.  Digamos que las cosas se harán más obvias a partir de ahora. Es muuuuuuy largo, maldita sea, lo sé. Sólo espero que a quienes os gustan estos dos no os resulte pesado ^^;

El título corresponde a la canción de Metallica “Enter Sandman”. En el folclore inglés, Sandman (literalmente, el hombre de arena) era un personaje que se colaba en las habitaciones de los niños y espolvoreaba arena en sus párpados para hacerles dormir, a veces soñando cosas horribles ^^; Ya veréis el por qué del título, que he traducido libremente como “Entra, hombre de los sueños”.

Hay dos escenas en que reconoceréis fragmentos originales de “Lover unbound”; eso es así para que la historia de este fic encaje lo más posible con la trama original porque hay cosas del estado mental de V que sólo se entienden con lo que le ocurrió en su libro.

Vocabulario en el Idioma Antiguo: Rahlman:salvador. Shellan: compañera de un macho vinculado. Trahyner: término de respeto y afecto entre dos machos que se puede traducir como “querido amigo”

Enter Sandman- Metallica

Say your prayers little one                    (reza tus oraciones, pequeño)
don’t forget, my son                                  (no olvides, hijo mío)
to include everyone                                 (de incluir a todo el mundo)
tuck you in, warm within                       (te arropan, dándote calor)
keep you free from sin                            (te mantienen libres del pecado)
till the sandman he comes                    (hasta que llega el Hombre de los Sueños)
Sleep with one eye open                        (duerme con un ojo abierto)
gripping your pillow tight                    (agarrando con fuerza tu almohada)

exit light                                                      (luz: sal)
enter night                                                  (noche: entra)
take my hand                                             (coge mi mano)
off to never never land                          (nos vamos a Nunca Jamás)

something’s wrong, shut the light      (algo va mal, abre la luz)
heavy thoughts tonight                      (tus pensamientos son oscuros esta noche)
and they aren’t of snow white            (y no son de Blancanieves)
dreams of war, dreams of liars          (sueños de guerras, sueños de mentiras)
dreams of dragon’s fire                        (sueños de aliento de dragón)
and of things that will bite                  (y de cosas que muerden)

now I lay me down to sleep                       (ahora me voy a dormir)
pray the lord my soul to keep                   (ruego al Señor que vele por mi alma)
if I die before I wake                                     (si muero antes de despertarme)
pray the lord my soul to take                    (ruego al Señor que se lleve mi alma)

hush little baby, don’t say a word                       (shh, bebé, no digas una palabra)
and never mind that noise you heard              (y no hagas caso de ese ruido )
it’s just the beast under your bed,  (es sólo el monstruo de debajo de tu cama)
in your closet, in your head                                   (de tu armario, de tu cabeza)

Lee aquí el capítulo 1, “Fundido en negro”

También podéis leer el fic en Fanfiction.net

Clica en “Leer más” para acceder al capítulo 2

Capítulo 2. Entra, Hombre de los Sueños

-¿Seguro que sabes lo que haces?

Vishous alzó una ceja morena mientras abría una funda de plástico, sacaba una aguja hipodérmica y la encajaba con cuidado en una especie de enorme jeringa salida de una peli futurista. Miró de reojo a Butch, plantado al lado de su cama con las manos en las caderas. Por su expresión, parecía que creyera que estaba preparando una mezcla radiactiva.

-Tengo cierta experiencia con tatuajes, poli.- V habló manteniendo el cigarro en la comisura de los labios. Destapó un potecito transparente con tinta negra-. La única diferencia es que he mezclado sal con la tinta para que sea permanente.

-Ya… claro.- Butch se mantuvo exactamente a dos metros de V. Por algún motivo, verle jugar con una aguja, sabiendo que iba a acabar clavándosela, le provocaba sudores.

El hermano dejó la máquina ya preparada encima de la cómoda, donde había improvisado un pequeño estudio de tatuador, y se puso un guante de látex encima del que cubría su mano derecha. Lo ajustó con un “chas” de plástico que hizo que Butch respingara, luego se sacó el cigarro de la boca con la mano doblemente enguantada, le dio una calada honda y lo apagó en el cenicero que había dejado junto al resto del material. Espiró.

-¿Y bien? ¿Crees que puedo tatuarte a distancia, por ondas cerebrales?

-No me sorprendería.- murmuró Butch. Se pasó una mano por el pelo y echó un vistazo a su habitación-tienda-Pretty-Woman con el ceño fruncido- ¿Dónde me pongo? Aquí no tenemos camilla ¿Me siento en una silla?

-Nop. El tatuaje va en la parte baja de tu espalda. Si tengo que hacértelo sentado en el suelo y doblándome me joderé los huesos.- V recorrió el cuarto sabiendo que sólo había una opción. Mierda. No había pensado en la logística cuando se ofreció para la faena-. Quítate la camiseta y túmbate boca abajo en la cama.

Por algún motivo, el cerebro de Butch reinterpretó aquellas órdenes imaginándose a V con un látigo en la mano ¡Plas, plas! Vale ya, imbécil. Es sólo una raya, no va a tardar nada. Tomó aire, se cogió el dobladillo de la camiseta y se la sacó por la cabeza, tirándola sobre la cama. Cuando le pareció que alguien estaba abriendo dos agujeros en su pecho con rayos láser, levantó la mirada para encontrarse con los ojos fantasmales de V fijos en él. Uh…

Butch reprimió las ganas de levantar las manos y taparse como las niñas mientras el termómetro parecía haber subido dos grados.

La noche había ido relativamente bien. Siguiendo una intuición de V, habían patrullado por los alrededores de la zona pija de la ciudad, en busca de los restrictores que el hermano había visto la noche anterior. Tenían que seguirles y averiguar a qué venía aquella predilección por los bares de neón. Pero querer y poder no siempre iban de la mano. La cosa había acabado cuando habían encontrado un grupito de restrictores novatos y el guionista había dicho “palos”. La única putada es que la cosa había sido tan rápida que Butch no había podido aspirarlos, sólo apuñalarlos. Así que tendrían que volver otra noche a hacer de Holmes y Watson.

La acción había servido para distraerles, al menos. Butch había alejado la mente de sus habituales círculos concéntricos y V había desfogado tanta mala hostia que el aire a su alrededor parecía despedir ácido sulfúrico. Habían intercambiado pullas de machos, golpecitos en los hombros con los demás hermanos al volver a la mansión y el ambiente entre ellos había vuelto a ser el que era antes de… Bien, antes de que algo que no había pasado lo cambiara.

Ahora, sin embargo…

-Eh… voy a tumbarme.- Butch señaló la cama como un robot teledirigido mientras V desviaba aquellos ojos perforantes de él y empapaba una gasa estéril con alcohol.

Gateó por la enorme cama hasta tumbarse boca abajo justo en el centro, con los brazos doblados, apoyando la cara encima, ladeada, para poder ver a Vishous acercándose con la gasa en la mano y el resto del instrumental en la otra. Al ver dónde se había tumbado el poli, V frunció el ceño. Si se hubiera echado cerca del borde de la cama, habría podido sentarse de lado en el colchón y alcanzar su espalda. Tal como estaba, en el jodido centro de esa monstruosidad “king size”, iba a tener que sentarse a horcajadas sobre su trasero para tatuarle. Y eso no era buena idea. Pero decirle que cambiara de posición todavía dejaría más claro que V tenía… ciertos problemillas consigo mismo. Así que apretó las mandíbulas y gateó por la cama hasta sentarse a su lado. Al menos, podía desinfectarle sin sentarse encima. De momento.

Contempló toda aquella superficie musculosa sin poder evitar grabarse los detalles en el córtex cerebral. Cintura estrecha –para un gigante de dos metros- que se iba ensanchando, adornada de músculos que se abrían en abanico hasta unos hombros de piedra. Se aclaró la garganta, obligándose a concentrarse en las bandas de rayas que Butch tenía tatuadas. Las más antiguas comenzaban en la parte más baja de la espalda, grupos de cuatro líneas verticales cruzadas por una quinta en diagonal. La que tenía que hacerle inauguraba un nuevo conjunto, así que había que escoger un fragmento nuevo de piel.

-¿Por qué lado te lo hago?

-¿El qué?- Butch torció la cara todo lo que pudo para mirarle de reojo.

-El tatuaje.- alargó la mano con los guantes, dándole un golpecito en la parte derecha de la espalda y otro en la izquierda-. Elige.

-Ah. Lo que sea. Izquierda.- Butch se aclaró la garganta y apoyó la cabeza boca abajo sobre los brazos cruzados. Los músculos de la espalda ondearon.

Capicci.

V se inclinó sobre él, apoyando la palma de su mano buena en su costado y Butch pensó que estaba tibia. Agradable. Mierda, ¿había pensado eso? El contraste con la gasa fría y húmeda que vino acto seguido le arrancó una mueca. El colchón dio un saltito cuando V se levantó y al cabo Butch oyó el ruido de la jeringa de tatuar. Bzzzzz, como una maquinilla. Era un sonido que tenía asociado a su peculiar aniversario tétrico. El pinchazo de la aguja en su piel era como clavar una velita en un pastel.

La cama volvió a hundirse con los más de cien kilos de vampiro. Butch levantó la cabeza de los brazos y la giró de perfil hacia su amigo. V estaba de rodillas sobre la cama, descalzo, y acomodando un muslo a cada lado de su cuerpo, prácticamente sentándose a horcajadas sobre él. La piel de Butch pareció erizarse y no habría apostado si era porque le parecía amenazante o… Bien, seguro que era porque le parecía amenazante. V se encogió de hombros.

-Tengo que inclinarme sobre ti.- informó en voz baja, sin moverse.

Butch asintió en silencio y sólo entonces V acabó de situarse, apretándole los muslos con los suyos. El poli pensó que estaría más cómodo con la cabeza entre los brazos, sin ver nada, así a lo mejor la histérica de su mente dejaba de imaginarse cosas.

V apoyó la mano izquierda, desnuda, sobre los riñones de Butch, intentando ignorar el calor que transmitía el cuerpo del irlandés, la piel suave, la forma de las caderas resaltada por el pantalón de cuero y el ángulo que hacía que su propia entrepierna quedara apretaba justo contra las nalgas del poli… Intentó ignorar a Butch, pero no lo consiguió. Su mirada se hizo un poco borrosa y parpadeó, tratando de disipar aquel agotamiento mortal. Mierda, esperaba que no le temblara la mano.

-¿Todo bien?- la voz de Butch sonaba amortiguada contra las sábanas.

De puuuuuuuuuta madre.

-Notarás un pinchazo.-V apretó los ojos varias veces, volvió a poner en marcha la jeringa y se inclinó sobre Butch, empezando a trazar los pinchazos que marcarían una nueva línea vertical. El poli se tensó un momento-. Maricona…

-Capullo…

Butch cerró los ojos con fuerza, intentando concentrarse en el pequeño dolor de aquellas picadas de avispa. Era como una terapia de expiación, supuso. Cada vez que se tatuaba una nueva línea se obligaba a pensar en Janie, en cómo la recordaba antes de que la arrancaran de su vida. Era su pequeña misa de recuerdo. Reproducía en su mente sus risas, sus juegos y también su genio… pero siempre acababa recordando su última sonrisa, girándose desde la ventana trasera de aquel puto coche… y las lágrimas de su madre… y la acusación en los ojos de su padre… y los silencios… y las palizas… y las rayas de coca… y toda la mierda de su vida. Para que la cosa no se volviera repetitiva, aquella vez tenía algo más que echarle a la mezcla. Los ojos azules de Marissa… y su melena platino… y su inocencia… y su luz… y su deseo de un macho mejor a su lado que no fuera un maldito camorrista… y…

La mano izquierda de V se movió lentamente sobre su baja espalda y le provocó un escalofrío que lo devolvió al presente. La aguja dejó de morderle la piel y notó que Vishous la dejaba sobre la cama. Algo suave rozó su piel, allí donde le estaba tatuando, con toques delicados.

-Sangras.- explicó el hermano con un susurro ronco-. Es normal. La piel de un vampiro es más sensible.

-Haz lo que tengas que hacer.- se aclaró la garganta.

V se inclinó sobre su cuerpo y sopló suavemente sobre los puntitos de sangre que acababa de secar con una gasa, reprimiendo el impulso de acercarse más, de rozar la piel con los labios. Luego volvió a poner la jeringa en acción.

Butch apretó las mandíbulas para evitar que se le pusiera la piel de gallina con aquel suave soplido y su terapia de Fracasados Anónimos se fue al garete. Por mucho que intentaba concentrarse en el motivo de aquel tatuaje, todo lo que podía notar era a Vishous haciéndoselo. El calor de su mano izquierda cuando la movía sobre su piel, suave, tenía el contrapunto perfecto en los pequeños pinchazos de dolor. Era muy… Vishous. El hermano intentaba no sentarse sobre su trasero ni sobre sus muslos, pero de vez en cuando lo hacía y Butch podía notar el roce de su, eh, eso que hace que un hombre sea hombre, contra él. Mierda, si se concentraba lo suficiente podría sentir la respiración de V sobre su piel y aspirar su olor. Su sentido del combate innato lo tenía en modo “alerta, nunca dejes a alguien sobre tu espalda” y ese estado de hiperconsciencia hacía que percibiera todavía más cada pequeño gesto. Curiosamente, le provocaba cierto estado de languidez sensual.

Vishous volvió a pasarle una gasa para secarle las gotitas de sangre y Butch lo sintió como si le hubiera recorrido la columna vertebral de arriba a abajo con el dedo. Rebulló un poco.

-Si no te estás quieto saldrá torcida.- le regañó su compañero-. La línea ya está dibujaba, voy a hacerla igual de gruesa que las demás.

-Bien.

Butch apoyó la cabeza de lado sobre sus brazos cruzados y, por algún motivo, todas aquellas sensaciones le recordaron que hacía un mes que prácticamente ignoraba a Vishous, nadando en su mierda. Con la presencia enorme del hermano sobre él y sus manos en su cuerpo, un rayo de sol pareció entrar en el pozo negro en que chapoteaba desde hacía cuatro semanas.

-¿V?

-¿Mmm?

La jeringuilla estaba ampliando la línea negra, destacándola sobre la piel.

-Es una gilipollez, pero… -Butch frunció el ceño- Nunca te he dado las gracias por proponerme para la Hermandad. Ya sabes, en la ceremonia. Por ser mi esponsor.-la aguja dejó de tatuar por un momento y él prosiguió con una mueca-. Eres como mi comadrona, ¿sabes?- oyó que V emitía un pequeño sonido, mezcla de bufido y gruñido-. En serio. Tú me trajiste a este mundo, cuando me despertaste como vampiro. Y tú me metiste en la Hermandad. Eso y tú sois todo lo que tengo.- emitió una risa seca-. Joder, cómo me cuesta el Idioma Antiguo ¿Cuál es la maldita palabra? Sí, eres mi rahlman, ¿verdad? Mi salvador.

Un par de segundos de silencio.

-¿Sentimental, amigo?- V destapó un tubo de vaselina, puso una pequeña cantidad en su dedo y untó las diminutas heridas de la nueva línea negra. Luego colocó un apósito adhesivo encima. Se mantuvo en silencio un segundo más-. Ya está.

Butch se encogió de hombros, pero no se movió. Vishous tampoco. A saber por qué, el poli pensó que hacía mucho que los dos no tenían uno de esos momentos intimistas suyos. Que lo echaba de menos. Que le hacía sentirse acompañado en el mundo. Que aquel rato había durado muy poco. Y que la forma en que V le tocaba, con cuidado…

La mano izquierda de Vishous acarició toda la parte baja de su espalda como un roce de seda y el escalofrío de Butch aquella vez fue bien visible.

-Las líneas más antiguas están difuminadas.- la voz de Vishous era un susurro- ¿Quieres que te las repase?

-Sí.- qué poco había tardado en decirlo.

V alcanzó el paquete de gasas limpias que había tirado encima de la gama, sacó una, la empapó de alcohol y la pasó con cuidado sobre la piel que tenía tatuadas las líneas más antiguas. Ups

-Tendrás que bajarte un poco la cintura del pantalón.- V se pasó el dorso de la mano por la frente. Le dolía la cabeza como el demonio. Ahora que lo pensaba, le dolía todo el cuerpo. Era como si cada vez que tocaba la piel de Butch todos sus nervios se concentraran en la punta de sus dedos para poder sentirlo, para poder aprovechar aquel momento único antes que tener que retraerse de nuevo y disimular. Le estaba dejando el cuerpo descompuesto.

-Claro.

Hubo un momento de confusión mientras V se levantaba un poco y Butch forcejaba para desabrocharse el cinturón y poder bajarse algo los pantalones de cuero. Vishous volvió a acomodarse, con los muslos a los dos lados de las caderas del poli, sentado sobre él. Tal como estaba, podía ver los dos pequeños huecos al final de su rabadilla y casi el principio de sus nalgas. En las décimas de segundo que su voluntad flaqueó, la zorra de su imaginación volatilizó las ropas y le puso movimiento a la escena. Hacia atrás y hacia delante. Mier-da. Volvió a frotarse los ojos, pero la estampa siguió acechándole. Cuando se inclinó para acabar de desinfectar la piel, su mano resbaló con suavidad por la espalda de Butch, en una caricia inconsciente.

Vishous se inclinó con la jeringa en la mano, concentrándose en los tatuajes, sin darse cuenta de que Butch se había girado a mirarle de reojo.

-De nada.- murmuró V al cabo de un momento.

-¿Qué?- Butch lo ojeó por encima del hombro, reparando en que Vishous estaba sentado encima de sus muslos como si el cuerpo le pesara toneladas.

-Lo que has dicho antes. Por meterte en el mundo de los colmillos y eso. De nada.- V seguía con la mirada baja. Bzzzz.

Butch cerró los ojos, rindiéndose a sentir la mano de V sobre su piel, los mordiscos de la aguja y el peso de su cuerpo contra sus muslos y su culo. A cualquier otro macho ya lo habría enviado rodando contra la pared. A Vishous… Suspiró. Al cabo de un rato de silencio roto por el bzzzz de la jeringa de tatuar parte de la mierda de su cerebro encontró el camino hacia su boca.

-¿Alguna vez te has preguntado si habrías sido una persona distinta?- murmuró con los ojos cerrados, pensando en Janie, en las palizas y en el vacío- Ya sabes. Si tu infancia hubiera sido diferente, llena de amor y toda esa mierda de psicólogo ¿Habrías sido una persona mejor, más capaz?

La aguja paró en seco. La voz de Vishous pareció el filo de una navaja.

-¿Quieres decir si no habría sido un sádico pervertido?

El poli dejó ir un suspiro. Con fuerza. En condiciones normales, V habría entendido que, en realidad, estaba hablando de sí mismo y no habría interpretado aquello como un ataque a su forma de vida. Así que algo iba muy mal. Se apoyó sobre los antebrazos y retorció el cuerpo hasta poder mirarle por encima del hombro.

-Punto A: hablaba en general o, mejor dicho, de . Punto B: no te estaba atacando porque no te juzgo, cosa que ya deberías saber a estas alturas. Y punto C: ¿qué coño te pasa para que andes saltando de esa forma?- las cejas de Butch formaron una ominosa barrera sobre sus ojos.

V lo miró unos segundos con los ojos entrecerrados y los labios entreabiertos, como si estuviera a punto de decir algo jodidamente difícil. Luego se frotó la cara con el dorso de la mano enguantada mientras dejaba que la otra remoloneara sobre la espalda de Butch. Necesitaba dormir. Y necesitaba dejar de desear cosas que no podía tener antes de que le saliera una úlcera de estómago. Si sólo supiera cómo… Con los ojos cerrados, el mundo se bamboleó un momento y rogó porque su amigo no lo hubiera notado.

-Punto A: eres una buena persona, poli.- murmuró, sintiendo que se evaporaba por todos sus poros, convirtiéndose en neblina de puro agotamiento-. Supongo que, si no hubieras comido mierda de joven, lo único que habría cambiado es que no te habrías hecho puré a ti mismo metiéndote de todo en el cuerpo y jodiendo con cualquier puta, cosa que siempre dices que te hacía sentir como una colilla.- abrió los ojos y los enfocó lo suficiente para intentar acabar con la línea que estaba repasando. A pesar del pinchazo, Butch ni se movió-. Pero habrías seguido siendo poli. Y habrías seguido intentando ayudar a la gente, porque así es como eres. La Madre Teresa de Calcuta con placa.- torció la perilla, mientras la vista se le nublaba. Último punto de la línea-. Y quizás no lo habrías hecho tan bien de no haber experimentado el lado oscuro de la fuerza. Sabías perfectamente de qué estabas protegiendo a todas esas víctimas. Puede que tu historia personal te haya jodido el cerebro, pero saliste de ella con el corazón en plena forma.

Mejor que el mío…

El silencio que invadió la habitación era tan denso que se podría haber modelado en un ladrillo. V dejó la jeringa a un lado, cogió otra gasa y empezó a limpiar las gotitas de sangre que salpicaban los riñones de Butch siendo muy consciente de que el poli seguía girado hacia él y probablemente con los ojos a punto de salirse de sus órbitas. Perfecto. Genial. Magnífico ¿Debía tatuarse la lengua también como advertencia para no volver a abrir la boca?

-Vishous…

El hermano dejó la gasa ensangrentada a un lado, cogió el pote de vaselina y se untó los dedos enguantados. La repartió con cuidado sobre cada una de las líneas que había repasado, acariciando la piel a través de los dos guantes mientras mantenía la mano izquierda sobre el costado de Butch. Ojalá se le pegara algo de la luz del poli, como decía él de sus neuronas. Así no se sentiría tentado de poner los brazos a ambos lados de su cuerpo, besar la piel que acababa de tatuar, subir lentamente por su espalda mientras presionaba su entrepierna contra su culo, lamer cada centímetro de músculo sedoso hasta llegar a su cuello y hundir…

-V…

Enarcó las cejas negras y alzó la vista con esfuerzo. Mierda. Dos veces mierda. Butch tenía aquella mirada de conocimiento, aquella jodida mirada que amenazaba con poner en palabras lo que flotaba entre ellos. Y eso sería un desastre. Ya era bastante con saber que Butch sabía perfectamente lo que él sentía, como una corriente subterránea flotando entre ellos, como para volverlo más real diciéndolo con palabras. Con las corrientes subterráneas se podía fingir que no existían y hacer que las cosas fueran como siempre. En cuanto lo decías en voz alta se convertía en un problema.

Vishous cerró el pote de vaselina, cogió la jeringa, el potito con la tinta, la caja de gasas limpias, la botella de alcohol y desmontó de Butch dedicándose en silencio todos los insultos que conocía en unos cuantos idiomas. En cuanto bajó de la cama, el poli se sentó.

-Todavía no me has contestado a los demás puntos.

V apretó los labios en una fina línea mientras se acercaba a la cómoda, desmontando la jeringa y la aguja.

-¿Qué es lo que va mal, V?

Joder, el poli era insistente.

-¿Te crees que aún estás en un interrogatorio de Homicidios?- tiró la aguja a la papelera, acertando dentro de milagro.

-No, estoy hablando contigo, señor La Isla.- Butch se levantó de la cama, plantándose en mitad de la habitación con las piernas separadas, como si tuviera que parar la carga de un toro furioso-. Deja de ignorarme, me molesta.

-Estoy bien.- tiró el potecito de tinta a la papelera, sin girarse hacia él.

-Que me mientas no me molesta. Me cabrea como el puto demonio ¿Qué. Va. Mal?- el tono de Butch empezaba a ser bajo y grave, como siempre que la sangre empezaba a hervirle-. Sé que no pegas ojo. Vivimos juntos, ¿recuerdas? Oigo tu despertador durante el día ¿Es por tus… visiones?

-Dé-ja-lo. –metió la máquina de tatuar en su caja y cerró la tapa con fuerza. Cuando se dio la vuelta para marcharse, Butch estaba entre él y la puerta, cortándole la retirada. Y nadie podía desmaterializarse dentro de la mansión.

El poli dio dos pasos hacia él, acercándose tanto que sus pechos casi se tocaron. Las cejas castañas estaban tan apretadas que formaban un huecograbado en medio.

-V, eres mi mejor amigo. Me preocupas. Me importa una puta mierda que tengas visiones o no, siempre y cuando estés bien. Lo que sea normal para ti, está bien para mí. Lo malo es cuando algo no va como es normal y no me lo dices ¿Cómo cojones voy a cuidar de t…?

-Ni se te ocurra hacerlo.- Vishous retrajo el labio superior, mostrando los colmillos. Si Butch volvía a decir que era su mejor amigo por Dios que haría algo inapropiado. Muy inapropiado. Sus caras estaban a centímetros. Tenía que salir de allí- ¿Punto B? Una vez violé a un macho. En el campamento.- Butch lo miró sin parpadear.- Juzga eso, si quieres.

Pasó al lado del poli empujándolo con el hombro y desapareció hacia su cuarto estampando las botas contra el suelo. Cuando Butch oyó el estruendo de su puerta cerrándose, respingó como si hubiera recibido un puñetazo.

OOO

-Un placer patrullar contigo, Butch. Me alegro de que… bueno, de que estés con nosotros.

… a pesar de lo de Marissa.

La sonrisa de Phury era auténtica, así como su mano sobre su hombro. El poli asintió, agradeciéndole el cumplido, y el hermano cruzó el recibidor multicolor de la mansión con su ligera cojera, quitándose la chaqueta de cuero de camino a las escaleras de mármol. A medio camino se encontró con Zsadist y los dos gemelos se agarraron de las muñecas, saludando que los dos hubieran vuelto de una pieza una noche más. Cuando Z llegó al recibidor, se encaminó a la cocina –a juzgar por la caja de Haagen Dazs vacía que llevaba en las manos- y Butch se adelantó hacia él.

-Eh, Z ¿Ha vuelto V?

El hermano se encogió de hombros y se chupó un dedo con restos de helado.

-No lo sé, yo hace rato que estoy en la habitación. Debe seguir fuera con Rhage.- Zsadist adelantó el pie, a punto de retomar su camino, cuando se fijó en el ceño del irlandés- ¿Todo bien?

… mierda, a pesar de lo de Marissa.

-De perlas. Voy a la Guarida.- Butch le saludó con la mano mientras se giraba.

De maravilla iba todo. Como un cuento de hadas. Vishous hacía cuatro días que no le hablaba y había insistido a Wrath que Butch tenía que salir a patrullar con cualquiera menos con él. Porque ellos dos ya conocían el estilo del otro bastante y tenía que aprender a pelear con todos los hermanos. Lo cual encajaba perfectamente con la definición de “patada en el culo”.

Salió al patio de la mansión y levantó la cara al cielo, suspirando ¿Era algo que había dicho… o que había hecho? ¿Había vuelto a cagarla con la única persona en el mundo que le importaba, con su…? ¿Con su qué? A veces el lenguaje es seriamente limitado para definir la realidad.

Echó a andar hacia la Guarida con cuidado sobre la gravilla helada. Llevaba cuatro días dándole vueltas a aquella extraña pelota invisible que se había acomodado entre los dos, amenazando con explotar cada vez que se acercaban –física o emocionalmente- y seguía sin llegar a ninguna conclusión. Lo que V le había tirado a la cara como una bofetada, el asunto de la violación de un macho, se empeñaba en combinarse con la imagen que tenía fijada de su amigo dominando a aquella hembra atada y amordazada. Tanta… rabia. Ese era el perfume que flotaba normalmente alrededor de V, rabia fría. Pero cuando tenía las defensas por los suelos, como la otra noche, parecía… solo. Muy solo y muy jodido.

La combinación despertaba en Butch una chispeante mezcla de agresividad, de ganas de arrasar hasta los cimientos cualquier cosa que hubiera hecho daño a Vishous, junto con un aún más inquietante impulso de… protegerle. De abrazarle y…

Dejémoslo. Por ahora, se conformaría con que V volviera a hablarle. Siempre había sabido lo importante que era Vishous en su vida, pero hasta este momento no se había dado cuenta de que podía volverle absolutamente loco si se mantenía al margen de ella.

Atravesó la puerta de la Guarida con la cabeza gacha cuando un olor y un sonido hicieron que la levantara de golpe. Tabaco turco. Y la sintonía de “CSI Las Vegas”. Entró en la salita suspirando de puro alivio mentalmente para encontrarse a Vishous de pie ante la tele de plasma, subiendo el volumen con el mando en la mano derecha, una manzana en la izquierda y aún en pantalones y camisa de combate. No levantó la mirada cuando Butch entró.

-Hey.- los labios casi no se movieron bajo la perilla y V se dejó caer en el sofá, poniendo los pies encima de una pila de “Sports Illustrated” sobre la mesita de centro.

Butch reprimió las ganas de agarrarlo por el cuello y estamparle la cabeza contra la pared. Se quitó la chaqueta, la tiró sobre una butaca y empezó a quitarse las armas. V seguía con la gorra roja calada hasta las cejas y sólo distinguía su perfil, siniestro con aquella perilla, pero le pareció adivinar un bonito par de ojeras. Vishous apoyó la cabeza sobre la palma derecha, con el codo encima del reposabrazos del sofá, se puso el mando sobre las piernas estiradas y le dio un mordisco a la manzana. Crumpf.

-¿Nueva temporada?- Butch cabeceó hacia la tele. Aquella especie de Colombo armado con polvitos en busca de epiteliales era lo único de ficción que veía V.

-Yup.

Vishous siguió mordisqueando la manzana, intentando que su maldita vista aguda no le permitiera distinguir a Butch por el rabillo del ojo. Había llegado a tal estado de presión cerebral que si el poli le miraba fijamente durante más de dos segundos, saltaría. Y ni siquiera él mismo era capaz de predecir qué haría. Suspiro de puro alivio cuando el poli desapareció en la cocina. V se hundió un poco más en el sofá, diciéndose que podría intentar relajarse viendo a Grissom destripar fiambres un rato y luego intentar dormir a intervalos de diez minutos. Súper relajante de la muerte.

Butch reapareció de la cocina con dos Coronas en la mano y le tendió una a V con un encogimiento de hombros.

-CSI no me encaja con el Lag ni el Goose, amigo, tendrá que ser cerveza.

Vishous miró la mano ancha de Butch, subió por el antebrazo fibrado, recorrió el bíceps como una pelota de rugby marcándose contra la camiseta y acabó el tour turístico en unos ojos avellana muy serios. Limpios, como siempre. Volvió a aplastar la vocecita que le hacía preguntarse cómo sería sentirse abrazado por él diciéndose que tenía que poner distancia de por medio antes de perder los papeles.

El poli volvió a joderle las intenciones sentándose en el sofá, justo en la otra punta, como si sospechara que acercarse a él podía iniciar una reacción de fisión nuclear. Muy acertado. V le dio otro mordisco a la manzana mientras sus colmillos se alargaban, como siempre que tenía a Butch a menos de cinco metros de distancia. Se sentía como un volcán contenido por una capa de hielo que cada vez se iba volviendo más fina. Intentó concentrarse en el muerto que Grissom acababa de encontrar al lado de una piscina, pero el agotamiento hizo que la cabeza le diera vueltas. Mierda.

Butch contempló de reojo a V mientras le daba un trago a la Corona. El hermano no andaba despotricando de la forense, como era habitual, ni jodiéndole la serie diciéndole, a los cinco minutos del capítulo, quién era el asesino. Se limitaba a hundirse en el sofá ocultando la cara y a mordisquear la manzana. Crompf. El poli tuvo una visión momentánea de la punta de unos colmillos blancos y, en un gesto reflejo, se lamió los suyos, más retraídos ¿En qué coño estaría pensando V para tenerlos así?

La visión le provocó un curioso escalofrío de… ¿anticipación? Alguna neurona oculta entre sus recovecos cerebrales le trajo al presente la sensación de aquellos colmillos afilados hundiéndose lentamente en su propio cuello. La punzada de dolor, los brazos de V alrededor de su espalda, los labios contra su cuello y el pelo contra su mejilla.

Cambió de posición en el sofá, diciéndose que era porque no le cabían bien las piernas.

Vishous cerró los ojos por un momento, después de pensar con ironía que, a veces, parecía que una puerta blindada de cristal separara a las personas, aunque estuvieran a un metro de distancia. Parecía que el espacio entre ellos crepitara. Sus párpados se negaron a levantarse y sintió una primera punzada de pánico cuando el sueño se lo llevó con un latigazo al País de Nunca Jamás.

No, no, no, nononono…

Sí.

Sintió un familiar agotamiento que no tenía nada que ver con no haber pegado ojo en semanas y supo que la visión había empezado. En ella, le dolía todo el cuerpo, los huesos, los músculos, como si llevara horas peleando. Luego empezó aquella sensación de evaporarse, de quemarse, de su propia fuerza desapareciendo, convirtiéndose en ceniza en sus venas. Intentó despertar pero el sueño lo atrapó por los huevos y empezó aquella agonía. Él se estaba muriendo, lo sabía, pero había algo peor, mucho peor que eso, algo que no quería ver, algo que no soportaría ver, que le haría pedazos, que le arrancaría el corazón del pecho, que…

Gimió en voz alta sin darse cuenta y algo lo zarandeó como a un saco de patatas. Gracias, querida Virgen en el Fade… Abrió los ojos de golpe, cogiendo aquel billete exprés de vuelta a la realidad que resultó ser Butch, inclinado sobre él y sacudiéndole por los hombros.

-V, despierta amigo.- el poli examinó a Vishous con el ceño fruncido. Mierda. Estaba pálido como un muerto y, a pesar de la gorra, vio que la piel bajo los tatuajes de la sien brillaba débilmente-. V, vuelve conmigo. Te has quedado frito, tenías una… pesadilla ¿Vishous?

El hermano tragó una boqueada de aire y se limitó a mirarle sin parpadear, quemándole con aquellos ojos suyos. Al cabo, levantó las manos, haciendo el gesto de apoyarlas en los brazos de Butch sobre sus hombros. En aquellos ojos transparentes había algo que al poli no le gustó. No le gustó nada. Miedo. Y algo que hizo subir extrañas emociones a la superficie. Tristeza. Y… anhelo. Era algo que llamaba a su alma, atrayéndole hacia V como si su amigo hubiera cogido un megáfono y estuviera gritándole “socorro” en el oído. Despertaba cosas raras en Butch, cosas agresivas y protectoras. Se inclinó hacia V, con toda la intención de abrazarle, pero el macho se sacudió sus manos de los hombros, le apartó y se enderezó.

Vishous comprobó que tenía la gorra bien ajustada, apagó el volumen de la tele y se levantó, recogiendo la manzana a medio comer del sofá.

-Me voy a tumbar. Estoy cansado. Esta noche hemos corrido como perros. Han matado a un civil y ha sido una puta carnicería.

La cara de Butch cuando pasó por su lado, ignorándole, fue la misma que si le hubiera dicho que su abuela había muerto.

Mierda, siento hacerte daño. Lo siento en el alma…

OOO

-¿Poli?- la enorme figura de Wrath, un mezcla de espectro siniestro y “Pressing catch”, apareció en el umbral de la biblioteca, empequeñeciéndolo- ¿Tienes un minuto para mí?

Butch levantó la vista de la bola blanca de billar, contemplando de reojo a su rey mientras mantenía el taco en posición.

-¿Hora de una audiencia?- se enderezó, apoyando el culo contra la mesa de billar y jugueteando con el taco entre las piernas. Jugar solo era una mierda, pero al menos le relajaba-. Tú dirás, jefe.

Wrath entró en la sala y cerró la puerta detrás. Uh-uh. Conversación seria a la vista. No me preguntes por Marissa, no se te ocurra preguntar si estoy bien.

-Es V.

Gracias, Dios. Aunque el tema tampoco es que fuera la alegría de la huerta.

-¿Qué pasa con él?-Butch alargó la mano, cogió el cuadradito de cera azul y empezó a untar la punta del taco reflexivamente.

-Dímelo tú. Eres su mejor amigo.- Wrath cruzó los brazos sobre el pecho, luciendo los tatuajes de su linaje y sus cejas oscuras cayeron tanto sobre su nariz que se alinearon con las gafas negras-. Parece salido de “La noche de los muertos vivientes”. Voy a retirarle de la calle hasta que vuelva a la normalidad. A su tipo normal de normalidad.

Butch levantó la vista del taco de golpe.

-Si haces eso le matarás. Mierda, Wrath. No sé qué coño le pasa a V. Está en modalidad isla, pero sí sé una cosa.- aferró el taco con más fuerza-. Si le prohíbes luchar, explotará.

El rey inspiró con fuerza y caminó por la biblioteca hasta apoyarse de espaldas contra una butaca con estampado Luis XV.

-¿No te ha explicado nada?

-Nop. No me habla.- eso es, Wrath, hurga en la herida, muchas gracias.

El rey levantó la cabeza hacia él y Butch tuvo la sensación de que, a pesar de sus ojos débiles, no sólo le veía la cara sino el alma.

-¿Ha pasado algo entre vosotros?- soltó con voz baja.

Buena pregunta ¿Había pasado algo? Técnicamente, no. El poli meneó la cabeza.

-No, pero no quiere que me acerque a él.- genial, sólo le faltaba gimotear, mover el culo y parecería un perrito tristón en busca de cariño ¿Debía colgarse un barrilito del cuello?

Wrath siguió mirándolo en silencio un par de segundos y Butch volteó la cera del taco en la mano mientras sus nervios se iban poniendo firmes uno tras otro. Mierda, por eso el tipo era rey, supuso.

-¿Puedo ponerme poético un momento, poli?

-Joder, intentaré superarlo.

Wrath torció la boca un momento, en un esbozo de sonrisa, y luego se pellizcó el puente de la nariz por debajo de las gafas.

-Mira, Vishous es como un diamante. Igual de duro, frío y brillante.    Da fuerza porque sabes que nunca se romperá, pero no calienta porque es distante. Nunca podrás alcanzarlo. Siempre ha sido así.- a pesar de sus pobres ojos, vio que la expresión de Butch se contraía, como si aquello hubiera sido un golpe en las tripas-. Con una única excepción: tú.

El poli lo miró directamente un segundo y luego bajó la vista.

-V nunca ha sido así conmigo, no funciona de esa forma entre nosotros. Siempre hemos estado… cerca.- masticó las palabras-. Pero hay algo… algo que se lo está comiendo por dentro. Y no sé cuánto de ese algo tiene que ver con sus visiones. O con haber dejado de tenerlas.

Y cuánto tiene que ver conmigo.

Wrath descruzó los brazos y se paseó en silencio por la sala, para acabar inclinado sobre la mesa de billar, los antebrazos apoyados en el borde de caoba. Al cabo, levantó la cabeza hacia Butch.

-¿Sabes cómo se puso V cuándo esos bastardos de restrictores se te llevaron?- la voz del rey era gutural, empapada de rabia sorda. No esperó a la respuesta de Butch-. Le importó una puta mierda que le amenazara con hacerle pedazos por haberte dado su sangre.

-¿Eso hiciste?- el poli enarcó las cejas.

Wrath se aclaró la garganta y jugueteó con la bola negra, descolocándola.

-Eras humano… y un macho.- añadió muy rápidamente-. Pero a V no le importó. No escuchaba. Sólo fumaba y estaba muy quieto, como un resorte a punto de saltar. Joder, todos estábamos furiosos. Todos habríamos levantado la ciudad entera para encontrarte.

-Lo sé.- mierda, le iba a poner sensible.

-Pero V parecía que hubiera perdido a su shellan.- se enderezó, pasándose la bola de una mano a la otra y levantó la vista hacia Butch-. Mira, Vishous siempre ha sido… poco convencional. Pero nunca le habíamos visto así por nadie. Ahora está exactamente como aquel día. A punto de estallar. Especialmente cuando tú estás cerca.- torció el gesto-. Estoy ciego pero no tanto. Entonces sólo se tranquilizó cuando te supo a salvo y ahora sólo volverá a la normalidad si se soluciona… lo que sea que pasa entre vosotros.- vio que el poli iba a abrir la boca, meneando la cabeza, y levantó una mano-. Ahórrate saliva, no me interesan los detalles. Pero ten claro una cosa: el único que ve lo que hay dentro del diamante eres tú. Si V te está manteniendo al margen, a pesar de ser la única persona que considera un… hermano o lo que coño sea, es porque cree que te está protegiendo de algo.- su ceño volvió a hacer acto de aparición-. Intenta estar a su lado a pesar de que te apetezca arrancarle la cabeza a mordiscos, no se dejará ayudar por nadie más y le necesitamos cuerdo.

Butch contempló la enorme espalda de Wrath y el pelo largo meneándose mientras se dirigía a la puerta, sin darse cuenta de que se le habían puesto los nudillos blancos.

-Wrath.

El rey se detuvo con la mano en el pomo y se giró por encima del hombro.

-¿Cómo fue su vida, la de V, en el campamento de su padre?- cambió el peso de pie-. Quiero decir, ¿sabes qué hizo?- ¿o qué le hicieron?

Wrath se giró un poco más hacia él para poder mirarle de frente.

-Lo que ocurriera allí es algo privado que V no cuenta a nadie. Pero ten clara una cosa: da igual lo que hiciera, fue para sobrevivir. Por mucho que sea un cabrón sabelotodo más duro que una pared de cemento y por mucho que escuches… cosas sobre sus gustos por ahí, Vishous no es tan malo como él mismo cree que es.

Butch se quedó mirando la puerta cerrada, con las dos caras que conocía de V apareciéndosele: una, la del tipo duro como el acero, igual de frío, fan de los nudos marineros con tiras de cuero y que confesaba haber violado a un macho. Otra, el hijo de perra capaz de darle la réplica más desternillante gracias a esa inteligencia suya, la luz personificada cada vez que le curaba, el abrazo fuerte y ese… ese peculiar anhelo que asomaba a veces a su mirada.

Butch tenía la impresión de que, si conseguía pasar del primer V, del cascarón exterior y tocar a ese segundo Vishous, algo iba a cambiar para siempre entre ellos. Y no sabía si estaba preparado.

OOO

Vishous se sentó en la cama impoluta de su ático del Commodore, encendiendo perezosamente un cigarro mientras miraba de reojo hacia su mesa. La sesión había sido dura y sucia, pero las buenas siempre lo eran ¿Entonces por qué se sentía completamente… vacío?

Levantó la cabeza hacia el techo, exhaló el humo y se dejó caer de espaldas sobre la cama. Dejar salir a su monstruo interior, a esa parte de él que exigía dominar y someter en contrapartida por todas las veces que él había sido dominado y sometido, tendría que haberle dejado más tranquilo. En realidad, le había dejado exhausto. Físicamente no porque ya lo estaba, más bien emocionalmente.

Apoyó el antebrazo sobre los ojos, aguantando el cigarro entre los dedos, y aquélla mil veces maldita escena volvió al programa de su cineclub particular. Tendría que haber desviado la mirada cuando vio a Butch y Marissa sobre la cama del hospital a través de los monitores, así se habría ahorrado aquellas fantasías sin sentido donde él ocupaba el sitio de ella.

Tomó una calada. Dios, realmente era un pervertido. Lo malo es que, con su cordura disolviéndose en nanofragmentos, su mente se empeñaba en preguntarse una y otra vez cómo sería tener a alguien que le envolviera así, cómo sería estar con alguien a quien… amara.

Yup, bien, genial. Lo has dicho ¡Lo has dicho, lo has dicho, lo has dicho! La encarnación de la toca cojones de su mente inició un fastidioso baile con aquella musiquilla.

Ahí estaba la raíz del problema. Si sólo se hubiera tratado de deseo sexual hacia Butch -el poli era atractivo, demonios-, V se habría podido ocupar de ello. Tenía aficiones la mar de creativas para desfogar deseos sexuales reprimidos. Pero no. Sus sesiones de BSM no funcionaban porque no se trataba de eso. Amaba a Butch. Tal cual. Podía no gustarle un pelo, no saber qué hacer con eso, podía sentir el impulso de darle una paliza de muerte a su corazón para que dejara de sentirlo, pero eso no cambiaría la realidad un ápice.

Cuando tenía a Butch cerca, no sólo tenía que controlar su cuerpo, también sus sentimientos. Los que había creído que no tenía. Vishous se había pasado casi 303 años manteniéndose lejos de la gente porque era incapaz de ver a las pesonas. Si algo había conseguido su padre había sido enseñarle que los demás eran enemigos o vencidos. Y los humanos no contaban en el escenario.

Hasta que había aparecido el poli en su vida y todo eso se había ido a la mierda. Por un momento se preguntó si había malinterpretado lo que sentía por Butch, si sólo le quería porque era la primera persona a la que se había acercado tanto, si estaba confundiendo amistad o hermandad con algo más profundo. Luego recordó lo que había sentido cuando se lo habían llevado los restrictores y negó con la cabeza para sí. Maldita suerte la suya, joder. Para una vez que amaba a alguien y tenía que ser otro tío con gustos que estaban en el Polo Sur de los suyos.

Cruzó los brazos sobre el pecho, contemplando las volutas de humo del cigarrillo mientras parecía que alguien le pegaba los párpados con cola. Si solo pudiera dormir y desconectarse de él mismo durante un rato…

Mierda. Oh, sí, mierda.

La pesadilla acudió puntual a su cita, como si la muy HDP fichara para entrar a trabajar. V rebulló sobre las sábanas negras y el cigarro cayó de su mano, por suerte hasta el suelo de mármol. Aquella sensación angustiosa de morir dio paso a la otra peor, a un horrible sentimiento de pérdida, a algo que le daba pánico

Se levantó de la cama como si alguien le hubiera dado una patada en la cabeza. En la jaula de las paredes negras y cristal ahumado del ático, su respiración parecía una motosierra cortando madera.  Mierda, el corazón le palpitaba tan rápido que intentó ponerse las manos sobre el pecho para que no se le saliera.

Necesitaba un trago…ahora.

V se dirigió hacia el bar con unas piernas que parecían de trapo, cogió un vaso limpio y se sirvió un triple de Grey Goose. Tenía el vaso casi en los labios cuando se dio cuenta de que no estaba solo. Se sacó una daga negra del cinturón y se dio la vuelta rápidamente.

-Sólo soy yo, guerrero.

¡Dios! La Virgen Escribana estaba frente a él, envuelta en un manto negro de la cabeza a los pies, con la cara cubierta y su figura diminuta dominando el ático. Por debajo de su manto, un resplandor se reflejaba en el suelo de mármol, tan brillante como el sol del mediodía.

Ah, éste era exactamente el público que V quería tener ahora. Vaya, vaya.

Hizo una reverencia y se quedó quieto, mientras trataba de encontrar la forma de darle un sorbo al vodka en esa posición.

-Me siento honrado.

-Mientes.- replicó ella secamente-. Levántate, guerrero. Quiero ver tu rostro.

Bien, bien, bien. Que le colgaran si la noche no se iba a poner aún más jodida.

OOO

El ZeroSum era el habitual agujero oscuro perfumado con alcohol, sexo y drogas mientras Phury y Butch contemplaban los cuerpos retorciéndose al ritmo del techno industrial desde la mesa VIP oficiosamente reservada a la Hermandad. No habían hablado demasiado en la media hora que llevaban allí, conformándose con la rutina de contemplar al rebaño humano. Butch le dio un pequeño sorbo al Lag.

Dos días más sin que V le hablara. Tío, empezaba a notar culebrillas corriéndole bajo la piel cada vez que el hermano pasaba a su lado en silencio.

Una camarera alargó el brazo entre ellos para dejar otro martín delante de Phury con una sonrisa apreciativa. Butch abrió la boca para meter el dedo en la llaga y decirle,por si se había descontado, que llevaba cinco entre pecho y espalda.

-Échate a un lado, poli.

Phury y Butch levantaron la cabeza al mismo tiempo. V acababa de aparecer frente a la mesa, con los ojos muy abiertos, la cara pálida y el aspecto de haber tenido un accidente pero sin ninguna herida. Se sentó y su chaqueta de cuero se infló, haciendo que los hombros parecieran inmensos. Emanaba una especie de luz suave, como si hubiera conectado el culo a un enchufe. En un gesto poco característico, empezó a repiquetear los dedos en la mesa. Butch frunció el ceño.

-Tienes un aspecto horrible ¿Qué pasa?

Vishous se agarró las manos.

-No quiero hablar aquí.

Paf, tan seco como la caída de una losa. Butch tuvo que emplearse a fondo para que el hijo de perra accediera a largar toda la mierda en la oficina de Revhenge, previa condición de que el maldito mamón estaría allí para enterarse de todo. Cuando V por fin soltó una bomba nuclear sobre algo de una misión encargada por la Virgen Escribana, pequeños Vishous y  Elegidas, después de tener que sacarle las palabras a tirones, Butch puso las manos en las caderas y se inclinó hacia él.

-¿Qué vas a ser el qué?

Vishous estuvo a punto de atragantarse con la palabra.

-El Gran Padre. De las Elegidas.

V intentó tragarse el pánico y las ganas de abrir un agujero en la pared mientras vomitaba las explicaciones, sus dos hermanos lo miraban como si le hubiera salido un cuerno en la frente y a Revhenge las cejas se le fruncían tanto que proyectaban sombras sobre sus ojos.

-¿Cuándo?

-Dentro de unos días.

-¿Wrath ya lo sabe?- preguntó Phury.

-Sí.

Mientras V pensaba en lo que acababa de aceptar, sintió que el corazón le latía como un pájaro batiendo las alas para intentar escapar de la jaula. Había aceptado porque no tenía más remedio, porque la Virgen Escribana había tenido jodida razón cuando había dicho que cinco hermanos no podían proteger a toda la raza. El civil degollado de hacía dos noche era una prueba tan buena como otra cualquiera. Pero el nuevo trabajo en ciernes le estaba matando. Y verle la cara a Butch le mataba más. Casi mejor se callaba lo de la revelación de “soy tu mamá”, no fuera a ser que le diera un aneurisma.

-Escuchad, ¿os molestaría disculparme durante un rato? Necesito… mierda, necesito salir de aquí.

-Iré contigo.- Butch saltó al instante, la sombra fiel.

-No.- V estaba tan fuera de sí que sabía que aquella sería la noche en que podía hacer algo escandalosamente inapropiado-. Necesito estar solo.

Guardó el medallón dorado en el bolsillo trasero de los pantalones y se marchó, en medio del tenso silencio de la oficina. Cuando se encontró a solas en el callejón detrás del ZeroSum, echó la cabeza hacia atrás deseando que el maldito aire de hielo le congelara los pulmones y todo lo que había en su pecho de una santa vez. Notaba el medallón clavándosele en el culo, el mundo le daba vueltas de puro agotamiento, su instinto le gritaba que fuera a buscar a Butch, lo sacudiera de los hombros y le vomitara todo lo que se había guardado antes de que aquella perra –mama– se lo llevara a su maldita recién adquirida nueva vida que no había pedido.

¿Y exactamente qué coño iba a cambiar eso? Nada. No iba a cambiar una mierda. Por eso se había largado él solo.

Rebuscó en el bolsillo de la chaqueta hasta dar con la pitillera y, cuando la sacó, vio que su mano izquierda tenía Parkinson y que brillaba suavemente. Genial. Ahora parecía una lámpara incandescente.

¿Exactamente cuánta presión podía aguantar un macho antes de explotar?

Ni idea, pero sí sabía que él estaba justo al borde y el pánico accionó la rabia ¿Qué le había dicho su querida mami? Ah, sí. Que no había perdido sus visiones, sólo estaban bloqueadas por su “torbellino emocional”. El miedo a ver lo que su don tenía que mostrarle hacía que él mismo las rechazara como a la peste. Según la psicóloga Luz Brillante, cuando aceptara sus emociones y fuera lo bastante valiente como para admitir cuál era su peor temor y dejara entrar a esa visión, su bendito don volvería. Estaba, según las palabras de Mamá Amor, en una encrucijada de su vida. Un punto donde todo su aprendido distanciamiento chocaba con las emociones recién descubiertas. Vishous no sabía gestionar las emociones, por eso estaba bloqueado.

Gracias, señora.

De nada, son trescientos pavos por la sesión de terapia.

Según la Virgen de los Cojones, tenía que enfrentarse a su miedo y superar de una santa vez aquello que había provocado semejante crisis emocional para centrarse en su futuro como Follador de Masas ante su augusta presencia. La imagen de un montón de miniVishous con chupete, tatuajes y brillando como bombillas alógenas mientras gateaban por el Fade casi le hizo doblarse para vomitar.

Muy bien. Perfecto. Lo haría. Volvería a la Guarida, no bebería una gota, se metería en la cama y se dormiría. Y, cuando llegara la maldita pesadilla, la cogería por las pelotas y se la tragaría de principio a fin sólo para demostrarle a Mamá que no tenía nada que ver con estúpidos miedos.

Le costó varios minutos y un pitillo recuperar la estabilidad necesaria como para desmaterializarse. En cuanto llegó a la Guarida comprobó que Butch aún estaba afuera y se dio una larga ducha caliente. Alcanzó la privacidad de su habitación justo cuando oyó al poli abriendo la puerta.

-¿Vishous? ¿Estás aquí, colega?

-Me voy a la cama.- gritó lo bastante fuerte como para que le oyera a través de la puerta de su habitación.

Cuando estuvo seguro de que Butch respetaría las distancias, se metió bajo las sábanas negras y dejó caer la cabeza en la almohada con un suspiro. Sólo rogaba -no sabía a qué Dios, pero las costumbres eran difíciles de perder- que nada de aquel sueño tuviera que ver con el poli.

OOO

Butch se quedó plantado con los puños apretados en medio del salón, mirando hacia el corto pasillo que conducía a la habitación de V. Las palabras de Wrath hacía unos días y su propio instinto le impulsaban a abrir la puerta e intentar hacer algo, lo que fuera, para sacar a V de aquel… aquel estado de histeria-pre-fusión en que estaba sumido, algo que sacudiera su dura cabezota e hiciera que los dos estuvieran… Bueno, más cerca, joder. Y que borrara aquella estúpida sensación de… ira. O de traición. O de lo que fuera que había prendido como una fogata en su pecho cuando V les había explicado los planes de la Virgen Escribana. Súbitamente, Butch no quería imaginarse a Vishous follándose a todas las Elegidas. Nop, no quería.

La conversación freak que habían tenido hacía unos días en el salón improvisado de tatuaje volvió al presente ¿Qué le había dicho a V? Que era su rahlman, su salvador. Los dos estaban vinculados y Butch empezó a entender que, quizás, de formas mucho más íntimas de lo que había creído ¿Por qué sino tenía ganas de destrozar la mesa de futbolín, de volcar el sofá a patadas, hacer añicos la tele y gritarle a la Virgen Escribana que dejara en paz a Vishous, que él era…?

Inspiró.

Lo único que le impidió entrar en su habitación y forzar un encontronazo fue la mirada totalmente desolada que había tenido V en el ZeroSum. A veces un hombre necesitaba estar a solas consigo mismo antes de poder compartir la mierda con alguien, si es que acababa haciéndolo. Se pasó la mano por el pelo castaño, suspiró y se dio la vuelta hacia su habitación. Si V no rompía aquella burbuja aislante en la que se había metido, por Dios que la rompería él mismo aunque fuera a patadas.

OOO

Butch se despertó con el primer grito, sentándose en la cama como si el colchón tuviera un muelle y con los ojos completamente abiertos ¿Qué había sido aquello? A veces los gemidos de V cuando soñaba acababan por sacarle del sueño. Pero el hermano no solía despertarse por aquellas pesadillas, así que, si la cosa no se salía de madre, Butch no se movía de su habitación. Pero aquello había sonado distinto, muy, muy distinto.

Un grito. Tan fuerte que pareció rebotar dentro de su cabeza. Como si a Vishous le estuvieran arrancando el corazón del pecho.

Butch apartó las sábanas de un tirón y se precipitó en bóxers fuera de su habitación con tal ímpetu que esquivó el marco de la puerta de puro milagro. Cruzó la salita de la Guarida a trompicones justo cuando los gritos empezaron a alternarse con jadeos, como si su colega se estuviera ahogando.

-¡V!

Irrumpió en la atestada habitación de su amigo con el corazón como un conejo loco, pero lo que vio hizo que casi le diera un paro. V se había encogido sobre sí mismo, abrazándose, y se convulsionaba como si intentara escapar de un dolor atroz, gritando con los ojos cerrados. Todo su cuerpo desnudo estaba empapado en sudor y aquella maldita mano brillaba como si fuera el faro del infierno, incluso bajo el guante, con el resplandor extendiéndose por toda la piel.

Oh, joder, V, no…

Butch corrió hacia la cama y se dejó caer de rodillas sobre el colchón, hundiéndolo, mientras sacudía a su amigo por los hombros enormes.

-¡V! ¡Despierta!- el hermano sólo gimió, un sonido bajo y sostenido de pura agonía. No, no, no. Volvió a sacudirle hasta que creyó que le había desnucado- ¡Es una pesadilla, despierta, maldita s…!

No llegó a acabar la frase porque Vishous abrió los ojos de golpe: dos pozos incandescentes que parecían despedir la luz del sol, con la pupila del derecho completamente dilatada hasta ocupar todo el iris. V acababa de recuperar sus visiones. Y no eran de Disneylandia.

-Hey, hermano… eh, V… ya pasó, ¿vale? Mírame, V, concéntrate en mí.- Butch apretó aún más sus hombros, manteniendo la mirada fija en aquellos abrasadores ojos desorbitados. Aquello iba a necesitar mucho vodka después.- Eso es, trahyner... vuelve en ti. Vamos, compañero.

La pupila derecha de V se encogió hasta ocupar el tamaño normal y el hermano emitió un jadeo que a Butch le recordó el de las viudas cuando ven el ataúd de su esposo descender hacia la tierra en un funeral. El pensamiento le dio escalofríos.

-¿B-Butch?

Dios, aquella voz rota y aquel temblor no eran de V. Ni siquiera cuando lo había encontrado en la maldita terraza había estado tan mal. Entonces se había odiado a sí mismo. Ahora tenía un ataque de pánico. Butch se sentó en la cama, soltando los hombros de V para pasarle el brazo por detrás de la espalda y atraerlo hacia él. Mierda, temblaba tanto que le oía castañetear los dientes.

-Calma, hermano. Ya pasó.- le apretó contra sí, sosteniéndolo por la nuca y acariciando aquella ancha espalda sudorosa con la mano derecha.

V se quedó rígido por un momento, como si alguien estuviera tirando de su cuerpo en diferentes direcciones, y luego se derrumbó. Los jadeos rotos se transformaron en sollozos, con latigazos en forma de temblores. So-llo-zos. V llorando. Enterró la cara en el cuello de Butch y le pasó los brazos por la espalda, estrechándole con tanta fuerza que al poli se le cortó la respiración.

-No… no se te ocurra… hacerlo, Butch.- las palabras salían en exhalaciones contra la piel del policía mientras V se convulsionaba- ¡No… se te ocurra morirte! No… ¡oh, joder!- tuvo otro espasmo y se apretó contra Butch, completamente desnudo.

Oh-jo-der. Vale. Bien. V había recuperado sus visiones. Que nunca fallaban. Y veía su muerte. Butch sintió un inicial ataque de pánico que no le dio tiempo a desarrollar porque el hermano dejó de abrazarle para cogerle de los brazos con la fuerza de una prensa hidráulica mientras los ojos brillaban como piedras preciosas mojadas.

-¡No puedes aspi-aspirar tantos! ¡NO PUEDES, JODER! ¡¿ME HAS OÍDO?!- V sacudió al poli hasta que el pelo castaño cayó sobre la frente- ¡NO PUEDES SACRIFICARTE PARA MATAR AL OMEGA!- gritó con todas sus fuerzas- ¡No lo permitiré! ¡No dejaré que te llenes de esa-esa mierda! ¡¿ME OYES, BUTCH?!- agachó el rostro un momento, con el pelo tapándole los tatuajes que brillaban en su sien, cuando otro sollozo pareció romperlo por la mitad-. No puedes dejarme.- el grito se convirtió en un murmullo roto-. Eres mi… mi…

Butch había sentido que alguien le abría el pecho en canal de verdad, a lo vivo, sólo dos veces en su vida: cuando había muerto su hermana y cuando Marissa le había dejado. Acababa de sumar una tercera a la lista. Sentados en la cama, apretó a V contra sí, enterrando la cara en su cuello mientras sus manos no se decidían por dónde abrazarlo porque quería tenerlo todo contra él. El rostro de V se apretó contra su cuello, mojándoselo de lágrimas mientras su cuerpo seguía con espasmos. Al final, Butch le cogió el cabello de la nuca en un puño, tirando de él.

-No voy a dejarte, maldito imbécil. No podría aunque quisiera.- la voz le salió como un siseo entre las mandíbulas apretadas-. Incluso cuando estaba con ella, estaba contigo. Joder… no voy a dejarte solo, V, no…

Vishous levantó la cabeza del cuello de su amigo como un resorte, sin deshacer su abrazo porque necesitaba notar su calor. “Incluso cuando estaba con ella, estaba contigo” ¿Eso había dicho? Los ojos avellana estaban entornados, el ceño fruncido, la preocupación y algo más, alguna emoción más… fiera pintada en el rostro duro de Butch. V parpadeó, completamente descolocado.

Butch moría en sus brazos… Butch intentaba inhalar tantos restrictores que su cuerpo no lo soportaba… su luz no era suficiente para limpiarle… él también moría… pero Butch lo hacía antes que él… en sus brazos. Cerró los ojos con tanta fuerza que los párpados le pincharon.

Entonces pasó.

Butch no supo por qué lo hizo. La conmoción al ver el pozo de desesperación en los ojos de V antes de que los cerrara, el impulso de hacerle notar que él seguía allí junto con algo… algo muy, muy extraño se combinó para que la sangre le hirviera y levantó los brazos para aferrar el rostro de Vishous con ambas manos.

Luego, sus labios se estrellaron contra los de su amigo como un ariete.

V abrió los ojos al momento, como si le hubieran dado un puñetazo, sólo para encontrarse con que no podía enfocar a Butch porque estaba tan cerca de él que le… estaba… besando. Los labios del poli se apretaron contra los suyos y Vishous perdió el mundo de vista.

Abrió la boca para él mientras lo atraía hacia sí. Rodaron por la cama, abrazados, cogiéndose el rostro, los hombros, la espalda como si estuvieran peleando. Gruñendo. Jadeando. Frenéticos. La lengua de V entró en la boca de Butch, buscándole, y, oh, milagro, Butch salió al encuentro. Sus bocas se acoplaron con la facilidad de antiguos amantes mientras se retorcían sobre las sábanas, apretándose el uno contra el otro.

Butch jadeó en su boca cuando sus salivas se mezclaron y las lenguas se volvieron salvajes. Las manos de V estaban en su pelo, tirándole, haciéndole daño, su boca devoraba la suya, su pecho musculoso resbalaba contra el suyo y era como si las piezas del puzzle emocional que los estaba destruyendo a ambos al fin encajaran.

Vishous lo montó, rompió el beso con brusquedad y hundió la cara en su cuello, lamiendo todo el recorrido de su vena mientras le arañaba con los caninos. Butch se arqueó como si le hubiera atravesado un rayo y su sexo se apretó contra los calzoncillos. Gimió, cogió el pelo negro en dos puños, obligó a V a separarse de su cuello y volvió a estrellarlo contra su boca mientras intentaba ponerse encima de él. Sus piernas se enredaron y quedaron tumbados de lado.

V pasó una pierna gruesa por encima de sus caderas, atrayendo a Butch hacia él mientras sus colmillos arrancaban sangre de la lengua del poli. El cuerpo de Butch empezó a entrar en fusión. Apretó las caderas de V contra las suyas mientras su sangre se mezclaba con la saliva… y la enorme erección de Vishous presionó su abdomen desnudo, humedeciéndolo con el líquido que brotaba de la punta suave.

Oh, Cristo…

Una ola de miedo, puro y duro, se abatió sobre él y empujó a V, pero el cabrón tenía la fuerza de la adrenalina y Butch sólo consiguió rodar hasta acabar encima del hermano. Justo en el momento en que sus más de 100 kilos de peso caían sobre Vishous, el hermano rompió el beso, maldijo y golpeó a Butch con los dos puños justo en el centro del pecho

¡Pam! Como el impacto de dos tráilers.

El poli rodó y se quedó sentado en la cama, respirando como un fuelle, con una erección dolorosa apretada en los bóxers y una confusión aún más dolorosa campando a sus anchas en su mente ¿Pero qué…?

Vishous se aplastó contra la pared, sentado sobre la almohada, con el pelo cayéndole sobre los ojos, el enorme pecho hiperventilando, la mano brillando como una bola de discoteca bajo el guante y su sexo hinchado luciendo hasta más arriba de su ombligo, sobresaliendo de entre esos tatuajes suyos de las ingles.

Sexo. Todo el tipo desprendía deseo y sexo duro por todos los poros. Del tipo sensual y bestial al mismo tiempo y Butch tembló de los pies a la cabeza. Luego, V bajó la mirada hacia su entrepierna, la alzó hacia él, gimió y forcejeó para cubrirse con las sábanas, manteniendo las rodillas alzadas para evitar que la cosa sobresaliera como una lanza de caballería.

-Oh, joder… -murmuró débilmente.

Palabra ganadora. Cien mil puntos.

Butch se levantó de la cama muy poco a poco, como si no confiara en que sus piernas le sostuvieran, y caminó hacia la puerta con la cabeza gacha, el cuerpo temblando y duro como una piedra bajo los calzoncillos.

Necesito un trago… Uno detrás de otro…

Anuncios

21 comentarios to ““Amantes redimidos”, capítulo 2, “Entra, Hombre de los Sueños””

  1. Lifheith Says:

    Te debo reviews en Rosa, pero sabes que esto me puede más.

    ¡Oh, Santa Madre de la Mierda! Estoy que me salgo por esa escena subidita entre los dos. Lo mejor, es que lograstre traducir la mitad de lo duro que me imagino el sexo entre los dos. Son tan… calientes y sensuales y… ¿Tal vez tendrá el aliciente del slash vampírico o sólo porque está metido V? Voy a ponerle un altar a Rice por hacerme fan del slash imaginando a Lestat con Louis, Marius o Armand xD.

    Joder, tendría que poder escribir algo más lado y apreciativo, pero te lo debo para la proxima donde la fangirl no me domine por culpa de esto y cierto video ^^;;. Así que…. ¡hasta luego xD!

    PD. Vas a tener que hacerte responsable de mis infartos xD.

  2. ¡Hola! *saluda con la mano* ¿Responsable de tus infartos? ¡Si la cosa no ha hecho más que empezar, válgame Rice! ^^ Deduzco que el capi te ha gustado, lo cual me encanta. El siguiente será un poco de “pero quien coño me ha hecho un transplante de cerebro”, avanzando algo más en la confusión, y a partir del otro las cosas se empezarán a poner… duras. ^^

    Mmmm… yo el sexo entre ellos me lo imagino a veces tierno y a veces muy duro, depende del momento emocional, así que habrá un poco de todo. A V lo veo entre muy vacilante (no le veo mucha práctica con lo de toquetear a alguien) y una locomotora cuesta abajo, en función de la situación. Y a Butch aplastantemente sincero y muy hablador *risita*

    Oh, sí, Rice es una mina, ya lo creo. Aunque, mira tú, yo siempre me imaginé un Louis-Claudia, Lestat-Louis, Lestat-Claudia o, básicamente, cualquier combinación de estos tres.

    Nada mujer, bienvenido el lado fangirl que de eso se trata, de pasar un buen rato XDDD

    PD: me alegro de que te gustara el vídeo 😀

    ¡Besoteeeeees!!!

  3. hola, ahora me paso por aca jejejeje ya te deje tu respectivo mensaje en el fiction
    me dejaste babeando con este capi, eso se me paso ponerlo en el otro jojojojo
    vas por muuuuy buen camino
    espero mas accion en el proximo ¬_O
    maaaas diras???? sseeepp quiero mas (risa perversa)
    me voi
    saludos

    • Mierda, no sé qué ha pasado en el blog que se me han fusionado varias pantallas =.= Monika, esto va para ti. Sé que tengo pendiente contestar tu review de FF y lo haré pero últimamente voy de PUTO CULO y no sé ni dónde tengo la mano derecha ^^;;;

      *pone balde para recoger baba* Me alegro de que te gustara el capi aunque, como muy bien dice Liftheith, creo que tengo que trabajar a fondo algunas cosas, sobre todo en lo que respecta a Butch. Según mis previsiones, en el siguiente capi habrá algo más de “acción” pero, en un principio, lo tenía concebido más como un “qué coño le pasa a mi cerebro” de Butch y de V, con otros personajes apareciendo y conversaciones embarazosas entre ellos, que no de sexo salvaje. Eso vendrá, seguro, aunque creo que tendré que trabajar más en el esquema de los capis.

      ¡¡¡¡Muchas gracias, cielo, y en cuanto pueda te respondo vía FF!!! *menudo lío ^^*

  4. Lifheith Says:

    «—Calma, hermano [«cariño»]. Ya pasó.—Le apretó contra sí, sosteniéndolo por la nuca y acariciando aquella ancha espalda sudorosa con la mano derecha».

    *Lif se queda fría ante su corrección, saliéndole espuma por la boca*.

    Bien, ahora sí estoy psicológicamente preparada para dar una opinión coherente ^^;;. Antes, vamos a un corte comercial pelota (?).

    A) Cuanto más largos los capis, mejor. Siempre que termino, quedo con una sensación de «¿eso es todo?», y me desespero porque necesito leer más xD.
    B) Tuve un sueño con la Hermandad a la mar de extraño. Encima era self-insert (descarta el horror que sufrí cuando me desperté por eso).

    Resulta que vaya a saber uno por qué (mis sueños suelen tener un mínimo de lógica), estaba en el Complejo yendo y viniendo como en mi casa. Para resumir lo que recuerdo, me llevo mal con Zsadist; con Wrath la llevamos bien si no lo hago cabrear. Lo más extraño, es que con Phury, que se supone que no soporto, tenemos una buena relación xD!!

    La cosa ya cambía con Rhage y compañía. Para Rhage soy como un hermano más por mi forma de hablar y como me desenvuelvo, por lo que se podría decir que somos mejores amigas xDDD!! A Buth me lo gané cuando dije algo así como que me iba a preparar café amargo para bajar el ambiente azucaroso que creaba Rhage cuando hablaba de Mary -____- (esto no lo recuerdo bien y no tiene sentido, pero se supone que a Butch le caí bien por el sarcasmo y metenarices xD).
    Al que le caí mal era a Vishous. Bah, no mal, pero lo único fijo que me acuerdo fue cuando comencé a decir que Butch y él me recordaban a una aspiradora y una alfombra llena de pelos. De ahí salté a decir que era una almeja de Restrictores xDDD!! Así que le pregunté si cagaba perlas negras para mandarle a hacerme un collar. Rhage se entró a reir y Butch me miró horrizado mientras V me gruñía. Dónde se entró a reir Butch, comencé una batallita verbal con V y acabó con él riéndose entre dientes y llamándome… listilla.

    Te juro que cuando me desperté estaba en la puta gloria xDDD.

    Bien, pasando al capi en sí.

    Te dije que me habías matado. Eso ES correcto, pero sigo quedándome a cuadros ^^;;.

    Empecemos con mi frase camionera inmortal: bendita puta madre…

    Estuve leyendo tu profile de ff.net, y te juro que me odio por esto, pero enserio pienso que esto parece algo apresurado y agarrado de los pelos. Me quedé un poco al aire con toda esa etapa en la que Vishous ignora a Butch y este se desespera por no tener su atención. Vale, se invirtieron los papeles y todo, pero con los quilombos que ya tenía Butch encima con toda la mierda de Marissa, se mantuvo bastante ocupado pensando más en la electricidad que hay entre él y su amigo y eso me supo agrio. No sé como decirtelo, pero salvo al principio cuando hizo su duelo de relaciones, no me gustó (o por ahí no lo supe captar), como pasó de estar deprimido a histérico y mil revoluciones por todo esto de V. Y desembocar en una situación tan íntima (fuera del gusto fangirl) cuando él no acepta en sus cinco sentidos que le gusta un macho.

    Resumiendo: mi jodido problema es Butch. Siento que está demasiado ciclotímico y oscila mucho entre una depresión profunda sin solucionar a un estado maníaco importante. No sé si me explico “no me gusta pensar en V follando con otras, pero yo todavía quiero a Marissa”. O algo así, ¿me explico?.

    Y bueno, es muy noble de su parte, pero por muy preocupado que esté, dudo mucho que pueda ayudar a Vishous con su estado mental si él apenas puede con el suyo.

    Ahora pasemos a V. Cariño… *ronroneo*

    Estoy totalmente dispuesta a usar mi cuerpo para consolarlo ^^. Lo amo, te juro que lo amo. Este personaje me ha enamorado a proporciones Kuran Kaname xD. Así como soy yo, me sensibilizo y odio verlo hecho pupa.

    Y aquí viene mi objeción (sé que te la veías venir): ¿histérico y llorando? Bien, ya me parecía que iba a estallar, pero no con tanta pasión y vehemencia. Ni que iba a reconocer tan rápido que amaba al poli.

    Me descoloqué, pero no voy a quejarme porque está jodidamente presionado y me pareció bueno que por algún lado desfogue (aunque la violencia del llanto sigue rayándome un poco).

    Y lo del Primale. Eso no me lo esperaba en el fic, te lo juro. Cuando lo leí, pensé que estaba metido por los pelos, pero ya sabrás tú qué hacer con eso. Confio en tí y en que Butch espabile con eso ^^ *Lif ya se imagina a Phury sacrificándose por el equipo*.

    En fin, si no me odias después de esto (que es más que probable. Prenderé una vela por estúpida y no saber conservar una bonita relación por mis comentarios estúpidos. Fue lindo mientras duró xD), déjame decirte que ME HAS TRAUMADO ;_____;. ¿Recuerdas mi mails con mis teorias sobre el Diablo? Mierda, ME OBSESIONASTE. Me enrollé TANTO que acabé por hacerme un contexto y acabé por comenzar a hacer un one/two-shot original xD, yuptapuesto con el ambiente del mundo que futurístico-decadente-apocalítico que me estoy montando para mi novela.

    Mi cabecita no dá más ;___;.

  5. ¡Hola! Aviso: mi cabeza no rige mucho después de un finde con pelis Disney y Carnaval infantil, así que sorry si no me explico demasiado bien ^^; Dicho esto:NO, MUJER, NO TE ODIO ¿Cómo iba a hacerlo? ADoro las opiniones sinceras y más si estoy parcialmente de acuerdo contigo.

    A ver, empecemos por uno de los puntos más fáciles (para mí), el tema de V llorando. Vaya por delante que NO volverá a llorar en lo que queda de fic. Dudé en si incluirlo o no bastante rato, pero no me pareció nada extraño al final teniendo en cuenta las circunstancias. En la saga, V aparece llorando dos veces, nada menos: la primera en el ático después de que casi se suicida, contra el hombro de Butch, y la segunda cuando Jane muere. Teniendo eso en cuenta, no me pareció raro,incluso siendo V, que llorara una sola vez cuando acaba de soñar (joder, sabiendo que NUNCA se equivoca) que Butch muere en sus brazos sin que él pueda evitarlo. Y justo después de tantas semanas bloqueándose él mismo la visión porque, muy en el fondo, intuía lo que iba a ver. Para él fue el equivalente a darse cuenta de que Jane había muerto. En cuanto a histérico, ¿no lo estaba al principio de Lover unbound e incluso desde antes? Yo creo que sí, aunque luego pasamos directamente a Jane y ya cambia el foco de su pensamiento a ella.

    Lo del Primale… A ver aquí van dos comentarios. El primero es que este fic no es “Rosa”, en el sentido de que nunca me lo planteé con una “trama novelada”, con conspiraciones, intervenciones de muchos personajes y tal. Más bien como una serie de escenas intimistas entre Butch y V que creo que podrían haber pasado si las shellans no hubieran estado por medio. No pretendo inventarme un nuevo argumento, ni nuevas revelaciones sobre la vida de los protas, sólo ponerles el foco encima variando lo mínimo del argumento de los libros, porque creo que no hace falta mucho cambio (al margen de sacarles las shellasn) para que estén juntos. V ES el hijo de la Virgen Escribana porque la Virgen selló un pacto con el SAnguinario para que Vishous fuera “suyo” al cumplir los 303, lo cual nos lleva al Primale irremediablemente, forma parte de quién es V, de su origen, de su “sentirse atrapado” y de su estado psicológico.

    En cuanto a V admitiendo para sí que quiere a Butch, tampoco me pareció precipitado porque, a ver, ¿a alguien le sorprende? Leyendo las novelas está claro que lo quiere con toda su alma -incluso la Ward lo dejó claro en un chat, ya después de estar emparejado con Jane-. La única diferencia es que aquí lo pone en palabras para sí mismo. Ya te digo que no habrá un “te quiero” en voz alta entre ellos, simplemente no pega con los personajes. Sinceramente creí que el hecho de que esa frase apareciera en el hilo mental de V no supondría una gran revelación, pero es muy posible que me equivocara.

    Respecto a Butch *suspiro* Tienes gran parte de razón. Él es mucho más difícil de “mover” que V. Si coges a Vishous justo antes de Jane, está claro como el agua lo que siente por Butch y lo que se odia a sí mismo por ello. Es “fácil” llevarlo. Pero Butch no. Por un lado está hecho polvo por lo de Marissa, en un estado mental inestable, y por otro está preocupado por V, con una preocupación teñida de algo más.

    El mismo Butch más o menos admite en Lover unbound (en la conversación en el gimnasio) que deseaba un poco a V, a pesar de que se considera hetero por naturaleza. También la Ward dice que, en cualquier caso, Butch nunca sería gay sino Vishoussexual, es decir, que sólo podría llegar a sentirse atraído por V porque, demonios, porque es V. Con la desaparición de Marissa, sólo puede aferrarse a V para seguir tirando en la vida, y eso hace que recupere aquella extraña cosa que tenían entre ellos, y que lleva aparejada esa atracción no admitida. Cuando V se rompe mentalmente, esa atracción, el deseo de protección y esa violencia protectora de los machos de la hermandad sale a la superficie, tomando el control. Por eso lo del beso. ¿Eso quiere decir que Butch vaya a aceptarlo fácilmente? No, claro.

    Peeeeeero, tienes mucha razón. Tengo que intentar trabajar más el proceso psicológico de Butch. ¿Sabes? En todos los libros de la Ward las parejas se crean “por un impulso de atracción”. Dos personas que no se han visto nunca se ven, cruzan miradas entre la multitud y ¡plaf! Algo prende entre ellos. Luego entran en juego los conflictos psicológicos de cada cual, vale, pero la “conexión” se hace de entrada. Es irracional, repentina y violenta, sin por qués.

    En mi mente veo claro ese proceso con Butch y V, salvando varios obstáculos: el desprecio que siente V hacia sí mismo, que creo que le llevaría a intentar evitar qe el poli se acercara a él (para no “arrastrarlo” a su lado oscuro); el hecho de que Butch está convencido de que es hetero; y sus sentimientos por Marissa.

    En el siguiente capi tenía pensado empezar a trabajar el “a veces te enamoras de la persona, sin que importe si tiene tetas o polla”, es decir, que Butch empiece a pensar que V es la excepción a su regla hetero a la vez que lo contrapone con los sentimientos que tiene por Marissa (que hará apariciones). Luego le tocaría explorar lo que siente él por MArissa, que para mí está claro que se acerca mucho a “es que con ella siento que me acerco a lo que quería ser”, o sea, una especie de “diploma” de “yupi, ya te acercas más a quien siempre has querido ser” más que al amor verdadero.

    Creo que tengo que trabajar mucho a Butch para que la cosa no quede apresurada. Aunque, joder, los “romances” de la Ward suele ser “nos vemos, nos gustamos y en dos días estoy desprendiendo olor de marcaje y se me dispara el pensamiento de que no quiero verte con otros aunque no sepa de dónde coño me ha venido esa idea y aunque dstruya mi mundo tal como lo tengo montado”.

    Fue así con V y Jane (tres días), con Revhenge y Elena (creo que conté tres citas), en cierto sentido con Xhex y John (“la veo y sé que es mi nena”)… y suma y sigue. O sea, que la Ward no desarrolla mucho el proceso de “enamoramiento” y, si coges un libro y quitas todas las escenas menos las de la pareja protagonista, te quedas con… ¿40 páginas? El “por qué” de que se forme una pareja suele ser “porque se vieron y se sintieron atraídos”, al margen de algunas consideraciones como que te haga sentir seguro, mejor persona…

    Yo quería hacer las escenas que mostraran cómo sería ese proceso entre V y Butch, sin más “complicaciones” que sus cerebros y el destino de Vishous pero, quizás porque ya se conocen y porque lo suyo es tan peculiar, siento que tengo que explicarlo más que la Ward.

    ¿Ves como no rijo mucho? Me estoy yendo por las ramas. He pensado en no actualizar el fic hasta tenerlo escrito entero, porque así puedo calibrar si el proceso de evolución queda más o menos bien explicado en su conjunto. Creo que es lo que haré al final *asiente, secándose el sudor*

    ¿Lo ves como no te odio, pichurri? XDDD ¡Al contrario! Críticas sanas como la tuya ayudan a romperte más la cabeza y a intentar -otra cosa es si lo consigo- que el fic mejore 😀 ¡¡Haré lo posible!!! Claro, que corro el riesgo de que el número de capis se me descontrole, que ya me conozco… En serio, gracias por la ayuda con tu review, ya ves que en muchos puntos coincide con mis dificultades y con lo que ya veía que pasaba mientras lo escribía *sonrisa de oreja a oreja por haberme convertido en tan transparente* ¡Fue bonito mientras duró y sigue durando, tonta! ^^ Viva la sinceridad 🙂

    En cuanto a tu sueño… ¡mierda, cómo te envidio! Un autoinsert en la Hermandad… *babea un rato* Yo las veces que los chicos se meten en mis sueños siempre son V y Butch… ¡y no me dejan participar! Lo del café amargo para contrarestar el azúcar de Rhage y Mary es genial para meterlo en un fic *100.000 puntos para ti* XDDDD

    REspecto a nuestras conversaciones sobre el demonio y tal… ¡¡¡o sí, a producir fics!! Yo sigo queriendo escribir una escena oneshot original con Gabrielle y Luzbel -ya la colgaría aquí, para poder destriparla a gusto-, pero me estoy obligando a no teclear una coma de nada qe no sea “Rosa” esta semana ¡A ver si consigo acabar el epílogo! Maldita sea, eso pasa por tener tantas ideas bullendo en la cabeza… ^^ Vi que colgaste un oneshot en FF, pero siento no poder aportar nada, ni siquiera sé en que manga está basado =.=

    ¡¡¡Muchos besotes, piruli, y muchas gracias!!!!!!!!!!!!

  6. uy… me parece que por aquí no había pasado… mira tú por donde que soy de las que piensa que, aunque digas lo mismo, si lo dices en dos sitios diferentes, no pasa nada XD

    lo dicho, Gran Escriba (lo de Virgen se lo dejamos a la mami de V XP), que una vez más me has tenido MUY pegadita a la pantalla.

    TATUAJES… vale

    BUTCH TUMBADO EN LA CAMA… vale

    V TREPANDO SOBRE ÉL… ya empezamos

    FANTASÍAS DESCARRILANDO COMO UN TREN… *Nela muere de hemorragia nasal*

    y vale con que el review sea más bien random y sin demasiada miga, pero es que como no hay lo que se dice fallos ortográficos ni gramáticos y ahora mismo no tengo yo las neuronas como para hacer un examen en profundidad sobre el estado anímico, emocional y psíquico de los personajes teniendo en cuenta los eventos acaecidos durante el fic… pues como vamos a dejar salir todas las cosas que me pasen por la cabeza y así por lo menos comparto con otros de tus fans la emoción del momentazo, estamos? XD

    La verdad es que entre Rosa y AR (ya vamos a hacer como en el foro oficial, que los llaman por siglas XD) me tienes más que servida en cuanto a buena narración y lemons de calidad. Debes ser una de esas pocas fanfickers reconocidas que dan a los lectores un poquito de cada cosa, y en tan justa medida, que en lugar de resultar monótona… soprendes frase a frase. A mí por lo menos me resulta curioso que, después de meterte en la cabeza de Kaname-sama (y eso se merece un premio) vengas ahora con los machos más machos de la historia de la novela vampírica.

    OLE, OLE Y OLE

    sin más ánimo de perturbar tu tranquilidad…

    ~Nela

    • ¡¡¡MIERDA!!!! Entre antes que no me acordaba de la contraseña para entrar en mi talero del blog y ahora que me ha borrado la respuesta que te estaba escribiendo, esto está maldito ¡¡Grrrrrr!!!

      Yep, el contenido fangirl de los comentarios siempre es un disfrute ^^;; Um… para qué negarlo, los tatuajes tienen un no sé qué sensual, desde mi punto de vista *y más si V está metido por en medio* Er, perdona, esa era mi musa desatada ^^

      Bueno, no creo que sea tan buena fanficker *¡menuda palabreja!* como dices porque yo a “Rosa” le veo fallos por todas partes y a AR (vivan las siglas) unos cuantos también. Pero lo intento, lo intento… AR va a tener más contenido fangirl que Rosa, eso es seguro. Supongo que porque después de 500 páginas, mi cerebro no da para más sesudas intrigas =.=

      Um, bueno el salto de Kaname a V/Butch no es tan bestia como pueda parecer, porque representan los dos arquetipos de vampiros que me gustan. Los primeros son más finos, aristocráticos y lánguidos, tipo Anne Rice, y los segundos son más macarras y peleones, tipo Mundo de Tinieblas. Así que me gusta saltar de uno a otro según mi estado de ánimo.

      El único problema es que tengo que separar bien qué cosas pueden decir o hacer unos u otros. Hay escenas (sobretodo hablando de lemon) que me hubiera gustado escribir en Rosa pero no pegaban con los personajes y, a la inversa, hay cosas que sé que V/Butch JAMÁS dirían o harían *o me despellejarían viva si osara obligarles*

      Lo demás supongo que es cosa de cambiar “Carambas” por “me cago en la puta” :DDDD

      ¡¡¡Besooooooooooos!!!! Y sorry por el retraso en contestarte, entre estudiar para el examen (por cierto, lo he hecho esta tarde) y escribir Rosa se me han pasado los días volando.

  7. Daggher Says:

    Nunca he sido buena haciendo críticas… yo considero algo bueno o malo, dependiendo de si me gusta o no. O me gusta o no me gusta. Punto.
    Y trás leer esto sólo puedo decir… ¡que me he quedado isin palabras!
    No puedo ofrecerte una crítica como la de Lifheith (ojalá yo tuviese una amiga asi para que analizase mis relatos!), pero puedo ofrecerte mi más sincera admiración *aplausos*
    Y ahora viene el momento de la petición… ¡por favor, no tardes mucho en seguir!… que con las esperas estoy a punto de morir XDDD

    ¡Bravo!

    • ¡Mierda para mí! Joder, soy un desasatre con esto del blog. Te tenía redactada la respuesta a tu primer comentario pero ¡¡el jodido sistema me la ha borrado!!! (habrás comprobado que soy tan malhablada como este par de chicarrones :D) Así que te respondo aquí los dos comentarios, ¿vale?

      Empezando por el final:a lo largo del día de hoy colgaré la primera parte del capi 3. Va a tener dos partes porque son como 40 páginas ^^; Así que lo he fraccionado para no freír las retinas de la gente. El título es “Unnamed feeling”, canción que seguro que te suena… ¡COMPAÑERAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! *saca la camiseta de “…and Justice for all” y la chupa de cuero* ¡¡Hay más fans de Metallica ahí afuera!! No sé de dónde eres, pero ahora me dices que estuviste en el concierto del Palau Sant Jordi de Barcelona hace como 12 años y te doy un besazo que te tumbo ^^; Bueno, no podía evitarlo, se me ocurrió el fic escuchando el “Black” y las letras de las canciones de Metallica son taaaaaaaan apropiadas para ellos ^^ Tengo que admitir que el rap a mí ni fú ni fá, pero me he puesto a escuchar por Youtube los grupos que se mencionan en los libros y ahora me gusta MIMS. Hay que joderse… POr no hablar de una versión de “Forever young” de Jay-Z.

      En fin… Muchas, muchas gracias por tus palabras. Cada uno deja los comentarios tal como le salen y aprecio cada uno de ellos porque a todos nos da palo dejar reviews y es un honor que alguien pierda algo de su tiempo enviándome sus pensamientos ^^ Aún así, no te cortes un pelo si encuentras algo que no te gusta o no ves coherente o lo que sea, ¿OK? Las críticas (razonadas, claro) no me ofenden parada nada y agradezco que me hagan pensar y sudar cada línea de lo que escribo. Creo que V me ha contagiado su lado masoquista…

      En cuanto a los libros, parece que a quien más a quien menos nos cae bien Jane como personaje (al margen del tema Cazafantasmas)… pero no con V. Nop, Vishous es de Butch y al revés, lo han sido desde el primer momento que se conocieron (mejor no hablo de Marissa que la grima me puede. Te juro que hay algo enfermizo en su relación con Butch). Supongo que la Ward ya estaba bastante acojonada con cómo iba a encajar el mercado un personaje bisexual y amigo de los látigos como para, además, hacer que dos héroes principales acabaran liados. Creo que el hecho de ver que la mitad de sus lectoras casi nos cortamos las venas a bocados porque NO acabaran juntos la ha animado a hacer posible un felices para siempre entre Qhuinn y Blay (que NO puedo esperar a leer YA). Eso sí, si las escenas entre los dos chicos no son tan explícitas como las hetero, me comeré “Lover Mine”… ¡y habrá fic de ellos dos con todo lujo de detalles, por supuesto! Yo también ando tachando días en el calendario, tengo hecha la preorder del libro en Amazon por velocidad exprés supersónica para que me llegue en un par de días ^^ Me van a costar más los portes que el jodido libro…

      En fin, encantada de conocerte, cielo, cuantas más seamos babeando por estos chicos, más nos reiremos. También publico “Amantes redimidos” en http://www.fanfiction.net, encontrarás en el enlace en el post. Lo digo por si te va mejor leer sobre fondo blanco, para no fundirte las retinas (aunque allí no hay fotos, jeje). El siguiente capi lo colgaré hoy en los dos sitios, aunque puede que esté antes en Fanfiction porque para colgarlo aquí antes tengo que buscar las fotos en el caos que es el PC de mi casa. Y sí, yo también me imagino a Colin Farrel como Butch, tienen el mismo aire macarra 😀 Pero para el siguiente capi probaré con un actor que creo que también le pega, Gale Harold *yum yum* Estoy contigo, amiga, hay que empezar una búsqueda interestelar a todos los niveles para dar con el tipo de la foto con perilla y flequillo largo. Ese ES V, como si le hubieran sacado la foto del DNI *se pierde en babeos compulsivos alelados*

      ¡¡¡Muchas, muchas gracias de nuevo!!! Un placer, espero que nos sigamos hablando. POr cierto, me ENCANTA tu nick :DDDD

      ¡Besotes!

      Vane

  8. Daggher Says:

    Buah, 40 páginas de V/Butch ininterrumpidas *saca el babero* Voy a pasarme el día pegada al PC y apretando F5 para actualizar página cada 5 minutos… ¿o 5 segundos?

    ¡¡¡Unnamed feeling!!! ¿¿cómo no va a sonarme??… “i’m frantic in your soothing arms”… Dios, con esta canción el capítulo es más que jodidamente prometedor! *se da de cabezazos contra el teclado* Ay, joder, moriré de un colapso… seguro!

    Ah, odio decir que no estuve en ese concierto, más que nada porque en esa época aún jugaba con muñecas ¬¬ No soy de Barcelona, soy de más al sur, concretamente de Valencia. El rap tampoco es lo mío, hasta hace un tiempo sólo me limitaba a escuchar jazz y metal (me considero una jazz-metalera), pero a raiz de leer a la Ward y escuchar cada una de las canciones que salen en los libros…. Debo decir que, en algunos casos, hasta le voy cogiendo el gustillo (debería flagelarme por estas palabras)

    A mí V me ha contagiado de todo… *babas y más babas* Como mencionabas en uno de los comentarios, son unos de los personajes más difíciles de llevar, sobre todo Butch, pero creo que lo estás haciendo maravillosamente bien (ah, y tranquila, no me cortaré si encuentro algo que me descoloca)

    *le choca la mano* Yeah, alabemos a Ward y su, por fin, valentía. Aunque la entiendo perfectamente, nadie se ha atrevido nunca a introducir semejantes protagonistas (que se alejan tanto de lo habitual) y es digno de alabar todo lo que ha hecho (y es comprensible el miedo inicial). ¡Pero se remediará! Al menos eso espero con Blay/Qhuinn. Ajá, yo también deseo que las escenas sean explícitas, está claro que un gran número de fans quiere esta historia así que si se contiene por las personas que no la quieren…. Bueno, si no lo quieren que no lo lean ¿no te parece? Pero que no nos dejé a medio gas a las que SÍ que lo queremos. Tristemente, yo ando taaaaaaaaan tan mal de dinero que no puedo pedírmelo (es lo que tiene ser estudiante universitaria, siempre falta de todo).

    Hoy quedan 46 días para que llegue el 27 de abril XDDDD

    Me apunto esa dire de fanfiction y la llevo de cabeza a mi lista de favoritos.

    Gale Harold no está mal, pero… ¡lo siento, amiga! Seguiré pensando en Farell cada vez que piense en Butch. Es ya una obsesión enfermiza.

    Entonces, a partir de YA empezamos con la búsqueda de la identidad del tipo-copia-identica de V *se une a los babeos*

    Por supuesto que nos mantendremos en contacto, ahora no hay que me mueva de tu casa virtual *se ata con un nudo doble marinero* Seeeh, el nick mola, un momento de inspiración sublime XDDD

    Un besete!

  9. Pufff! Me he leido los dos capitulos de corrido y me tendrias que haber escuchado con las indecencias que se me escaparon cada un parrafo (aproximadamente).
    Por si te lo preguntas, no, no me he quedado ciega! Te digo mas, terminado este capitulo me has dejado que me tiro de los pelos (gracias al cielo lei en tu competario que actualizas hoy *suspira* ahh)

    Primero que nada dejame decirte que, DIOS! te haria un monumento!, me he quemado la cabeza intentando encontrar fics de ellos dos ♥ y todo lo que pude encontrar fueron en ingles, y cortos u.u, osea, no es que no sepa ingles, por que me los lei todos (obsesiva me decian!), pero nada se compara con poder leer en mi idioma natal, Ni que decir con semejante redaccion, me has hecho, gritar, llorar, reirme, histeriquear, y cualquier otra emocion que se te ocurra (si, mi nivel de patetismo con ellos dos llega niveles inimaginables)

    No puedo hacerte ninguna ‘critica’ coherente por que la verdad es me has derretido el cerebro, sumandole a la alegria de haber encontrado un fic de ellos dos no me hago cargo de las incoherencias que puedan contener este comentario.
    Por que si, soy una de esas que maldijo cuando supo que al relacion err. sexual de ellos dos no iba a llegar mas lejos en los libros de Ward que lo que paso en el momento de la iniciacion de Butch a la hermandad.

    Me muerdo las uñas por el proximo capitulo! (te imaginas como me quede con esa ultima escena supongo, ahhhhhh! *gritito histerico*)
    Un saludo!, Nos leemos (:

    • ¡Hola! Disculpa por no haberte respondido ayer, pero acabé de colgar la primera parte del capi 3 a las tantas de la noche (em, a las tantas para mí) y ya no coordinaba. Bienvenida lo primero y luego muchas gracias por molestarte en enviarme tu opinión, que ya sé que suele dar un palo horrible pero, créeme, motiva lo indecible ^^

      ARgh, sí, yo también me he desesperado por no encontrar casi fics de la Hermandad y menos de V/Butch. Ya en inglés hay pocos, porque la Ward no permite fanfiction, pero es que en castellano sólo he sabido encontrar otro, en Fanfiction.net. ¡¡Y eso es frustrante de narices cuando BABEAS literalmente con estos dos y la autora te ha dejado en plan coitus interruptus!! Así que por eso me puse a escribir el mío *se encoge de hombros* Espero que con la coña de que está escrito en castellano y nadie nos hace ni puñetero caso (desde el mundo anglosajón) pues no me toquen las narices. Porque he llegado a ver entradas de blogs borradas por los administradores a petición de la Ward O.O

      Ah, me alegro de que los capis te hayan provocado todas esas emociones *asiente con una sonrisa*, A mí la mención de estos dos normalmente me provoca un colapso mental inmediato y un montón de imágenes XX después ^^;

      Bueno, no sé si habrás visto que ya actualicé la primera parte del capi 3, que es básicamente reflexiones de “OMG” de ellos dos junto con la introducción de otros personajes. La seguna parte la tengo íntegramente escrita, pero le voy a dar la enésima vuelta porque me tiene especialmente nerviosa (a saber por qué). La colgaré en pocos días.

      ¡¡¡Muchas, muchas gracias de nuevo y bienvenida a esta paranoia!!!

  10. […] Rosa de sangre Blog de VaneCaos « “Amantes redimidos”, capítulo 2, “Entra, Hombre de los Sueños” […]

  11. Hola! he empezado a leerme la historia hoy, me resisitía un poco porque cuando leo los fics si me engancho mucho, al final la línea que separa los libros de los fics se me hace difusa pero que demonios quería ver como sería si estos dos estuvieran juntos.
    No te he comentado en el primer capi porque no podía ni pararme a escribir quería más!!!! ajaja
    Y con este, despues de esta arggg escena, he podido parar, respirar un poco y comentartela. Me ha gustado muchísimo, odio ver a vishous mal, no lo soporto, me da tanta pena y angustia al mismo tiempo. Me encantan las escenas ¡Oh JÓDEME! jajaj son muy la hermandad
    Y en esta escena me ha gustado que hayan parado jijiji no queiro que se gasten a la primera de cambio!
    Bueno voy a seguir que quiero ver como se las apañan después de descubrir el fuego que pueden tener. Ahora como van a ser sólo amigos? venga por favorrr!! ajajajaj

    • ¡¡Hola!!! Gracias por darle una oportunidad al fic, la verdad es que me lo pasé genial escribiéndolo… algo así como quedarme con la conciencia tranquila de que en algún sitio estos dos estarían juntos 😛

      Oh, um, pues si odias ver a V mal…. agárrate que vienen curvas, pobre macho mío…^^ Bueno, en esta escena tenían que parar, las cosas están en su principio y hay muchos obstáculos que vencer peeeeero… sip, fuego. Creo que esa es la palabra que les irá definiendo^^

      ¡¡¡Besoteeeeeees!!!!

  12. Qué buen capítulo, me encantó! A ver….algunas frases que me gustaron:

    ” junto con un aún más inquietante impulso de… protegerle. De abrazarle y…” éso lo piensa el poli de V….y en quién no despierta V estos sentimientos? a mi me dan ganas de apachucharlo todo!!!!!

    ” Sus bocas se acoplaron con la facilidad de antiguos amantes mientras se retorcían sobre las sábanas, apretándose el uno contra el otro.” eso de los antiguos amantes me mató….te salió muy poético, muy ellos.

    Muy buen capi, te felicito.

    sigo leyendo!

    • Yeah, poniéndome al día con tus comentarios^

      Mmmm… no sé si a V le gustaría saber que va por ahí despertando sentimientos protectores. Creo que sólo los despierta en Butch, más que nada porque es el único que realmente puede ver a través del hielo a lo que hay debajo (al menos, en mi mundo feliz donde no existe Jane ;P)

      Y lo de antiguos amantes… es que es como si lo fueran. Incluso en los libros, excepto lo de dormir en la misma cama, se comportan con ese conocimiento el uno del otro que sólo tienen los antiguos matrimonios^^

      ¡¡¡Muchas graicas y un gran besoteeee!!!

  13. SAKURISSS Says:

    OSEAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…………ESTAMOS 2012 DONDE ESTABA ESTE FIC QUE NO LO SABIA .. RECIEN ME ENTERO..HASTA AHORA ME HA FASCINADO Y MAS ESTE SEGUNDO CAPITULO…ME HA DEJADO REHOT.. YO SIEMPRE QUISE UNA RELACION V CON BUTCH Y TU ME LO HAS CUMPLIDO.. ME HE REIDO EN ALGUNAS PARTES .. Y LA PARTE CALIENTE ..OMG.. MI IMAGINACION VOLO .. Y SENTI QUE ALGO PALPITABA Y NO ERA MI CORAZON… QUE PERVERTIDA .. PERO LEYENDO ESTE FIC SIENTO QUE MI SUEÑO DE V CON BUTCH SE ESTA HACIENDO REALIDAD …. QUIERO SEGUIR LEYENDO MAS .. PERO SON LAUNA Y MEDIA DE LA MAÑANA Y TENGO QUE DORMIR… PERO DE LEY QUE ESTOY SEGURA QUE ME ACOSTARE IMAGINANDOME ESTA ESCENA ..ME HAS DEJADO REMAL ES DECIR REBIEN…HAHAHAHAHAHA…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: