“Amantes redimidos”, parte 4 del capítulo 4, “Roto, apaleado y marcado”

¡Sip, lo conseguí! Aquí está. Siento haber estado desaparecida estos días, con todos esos fantásticos comentarios destripando “Lover mine” *le gotean los colmillos* Primero fue el finde monopolizada por la familia y luego que me he concentrado en acabar el capi. Mañana me pongo a contestar, con puntualidad británica, todas esas geniales tesis doctorales sobre LM y lo que queráis decirme de este capi ^^; Al meollo:

OK, acabamos el capi 4. Esta parte tiene un fallo enorme. Como de 46 páginas de enorme ^^; Tenía que “cerrar” todos los frentes abiertos con los heridos de la parte anterior, una especie “reagrupémonos/recuperémos después de la batalla” y eso implicaba muchas escenas con muchos personajes, además de que la escena troncal con V y Butch ya era larga de por sí. Intenté resumir, pero entonces los personajes perdían su carácter. Así que acepto críticas por fundir retinas (y por todo lo que queráis, claro).

Dicho esto, una advertencia: este es un fic “M” slash. Lo que traducido significa que contiene escenas de sexo entre dos hombres descritas de manera explícita. Teniendo en cuenta que son Hermanos, además con lenguaje malsonante. Y, si a eso le sumas que uno de ellos es V, ya la tenemos liada. De hecho, se ha ganado a pulso la imagen de la izquierda *tose* Es decir, NO lo leáis si tenéis menos de 17 o 18 años (lo que aplique en vuestros países), no os va este rollo o podáis sentiros ofendidas. Ahora que ya he hablado como si fuera mi madre, si esto es de vuestro gusto, ¡disfrutad! (espero). Y decidme lo que pensáis, por favor.

El siguiente capi tengo que escribirlo desde cero. Además de cerrar la parte de Phury y sus heridas, aparecerán dos damas a quien sé que muchas odiáis *risa sádica*  y vamos a ver a los chicos pasar por muchas emociones distintas. Especialmente Butch va a sentirse con el cerebro partidopor la mitad.

Peeeeero: primero voy a plantar el culo en el sofá y leerme “Lover mine”, antes de escribir ni una línea ¡Así que dadme un par de semanas para la siguiente parte, por favor! Mañana nos leemos en los comments, que ahora estoy muerta.

Para leer el capi en: Fanfiction.net

Para leerlo aquí:

CAPÍTULO 4. ROTO, APALEADO Y MARCADO. PARTE 4

Qhuinn dio tres cortas boqueadas de aire y chirrió los dientes cuando el dolor del costado se propagó en ondas al ponerse en cuclillas. Delante de él, hecho un ovillo en el suelo, John seguía con espasmos, los ojos en blanco, la boca abierta, sudando a mares. Qhuinn le había puesto su chaqueta doblada bajo la cabeza para intentar que no se abriera una brecha en alguna sacudida contra el asfalto, pero no podía hacer mucho más. Ni siquiera se atrevía a dar un grito y llamar a Phury a ver si el hermano seguía consciente, por miedo a que el francotirador les localizara.

Joder, qué mierda de noche. Y Blay parecía que también había tenido su baile particular. Al menos estaba ileso. Qhuinn no estaba preparado para el pánico que se había apoderado de él cuando el pelirrojo le había contado que había tenido combate. Él podía soportar una herida en las costillas, pero no ver a Blay desangrándose. Y no iba a ponerse a pensar en ello ahora, ¿vale?

Volvió a encogerse tras el coche al oír el rugido de un motor aproximándose. Algo enorme. Asomó la cabeza. El Escalade. Gracias a la Virgen… El enorme jeep quemó ruedas y frenó medio atravesado en la calzada, haciendo de barricada para cualquiera que estuviera apuntándoles desde las alturas. Cuando la puerta del conductor se abrió y apareció Rhage arma en mano, Qhuinn pensó que el hermano era un ángel. Si los ángeles podían tener esa mirada de ir a arrancarle las tripas a alguien, claro.

-¿Estás bien?- ladró Hollywood dándole un rápido vistazo para luego escrutar el entorno. Contempló la alta fachada trasera del Caldwell Holyday Inn con dos dianas en los ojos.

Qhuinn asintió.

-Herido, pero puedo moverme.

Rhage no se deshizo en “pobrecito, ¿te duele, cariño?” Sólo asintió mientras echaba un rápido vistazo a John, a la calle y al hotel. Había algo alrededor del hermano, como si el aire serpenteara con su ira.

-Carga a tu amigo en el coche. En el suelo ¿Y Phury?

Qhuinn tragó saliva e inspiró antes de volver a acuclillarse, afianzando los pies para poder pasar los brazos bajo las axilas de John.

-En la otra acera. Portal.- gruñó, forcejeando con su amigo-. Le… destrozaron… hombro.

Rhage abrió la puerta trasera del jeep mientras corría agazapado hacia la otra acera. Se agachó entre dos coches, mirando a derecha y a izquierda ¿Dónde…? Oh, coño… Su olfato le dio la respuesta. A juzgar por el olor de la sangre, Phury se estaba dirigiendo hacia la luz blanca por una autopista de ocho carriles. Distinguió un bulto oscuro en un portal en sombras y la suela de su bota. Se metió el arma en la cartuchera, decidiendo que necesitaría los dos brazos, y corrió hacia el hermano, intentando que al menos su tórax cupiera en el portal para que el francotirador no tuviera acceso a puntos vitales si disparaba.

Mierda santa…

-¡Phury! ¡Mierda, Phury, aguanta hermano! ¡Voy a llevarte a Havers! ¿Me oyes? Te vas a poner bien…

A juzgar por el estado del lado derecho de su cuerpo, a lo mejor Rhage estaba siendo demasiado optimista, pero no se permitió pensar en eso ¿Con qué coño le habían disparado, con un bazooka? Le habían volado el hombro entero. La gabardina de cuero estaba destrozada y empapada en sangre. Phury tenía los ojos cerrados, la piel del color de la cera seca y los labios blancos, entreabiertos. Las puntas del pelo estaban manchadas de sangre. Casi podía oír el maldito líquido resbalando del agujero. Plic-Plic-Plic…

Rhage le enlazó la cintura y dio las gracias por su fuerza descomunal cuando se cargó a Phury sobre el hombro como un saco de patatas y cruzó la acera de un salto, hasta ponerse tras el Escalade. Qhuinn había conseguido meter a John en la parte trasera y se había derrumbado en el suelo a su lado, con la mano derecha sobre sus costillas. Rhage vio sangre en los dedos del chico, pero no demasiada. Con suerte sólo sería un arañazo y una costilla magullada. Con mala suerte… bien, ya pensarían en eso más tarde.

-¡Ayúdame a meter a Phury!

Qhuinn abrió mucho los ojos, como si hubiera creído que ya había hecho bastante heroicidad con arrastrar a John, herido como estaba, pero se movió al punto. Apretó los dientes mientras ayudaba a Rhage a tumbar a Phury sobre el otro asiento trasero. Buen chico, pensó Hollywood. Aquel recluta era un buen chico. Salió disparado un instante a recoger las dagas negras de Phury antes de volver a precipitarse a la relativa seguridad del Escalade. Dejar el arma y la cartera del restrictor muerto era una putada, pero con un francotirador y dos heridos ni siguiera a Rhage se le ocurría ponerse a caminar por la calzada como si recogiera flores.

-Escúchame bien. Vamos directos a la clínica de Havers. Phury está peor que John. Le dejaremos allí y tú te quedarás también.- bombardeó mientras metía la mano bajo un asiento y sacaba una caja metálica-. Yo me llevaré a John a casa.

-¡Y una mierda, iré con John!- la afirmación le salió sola pero, cuando los ojos azul eléctrico de Rhage relampaguearon en blanco y su enorme mano se detuvo sobre la tapa de la caja de primeros auxilios, el hermano no tuvo que decir ni una palabra para que Qhuinn cambiara de opinión-. Vale…

-Buen chico. Ahora haz que Phury aguante. No hiciste campana durante las clases de primeros auxilios, ¿verdad?

Rhage cerró la puerta trasera con tanta fuerza que el jeep entero se bamboleó y se dejó caer en el asiento del conductor. Arrancó el Escalade sin ponerse el cinturón de seguridad mientras Qhuinn ataba un torniquete en el brazo de Phury, rogando a los dioses porque el hermano viviera. A ver quién le decía a su gemelo…

-Wrath, llama a otra Elegida. Necesitamos otro cocktail ya-. Rhage vociferaba por el manos libres del móvil.

-¿Qué coño pasa? ¿Es Phury?

-Crítico. Lo llevo a Havers. También a Qhuinn.- Hollywood se saltó el semáforo en rojo cuando se incorporó al tráfico general.

-Mierda ¿Cómo está el chico?

Rhage miró por el retrovisor. Qhuinn se afanaba en contener la hemorragia de Phury con el ceño fruncido, las mandíbulas apretadas.

-Aguantará. Es fuerte.- los ojos dispares de Qhuinn se cruzaron con los de Rhage a través del retrovisor y el hermano asintió, reafirmando el halago-. Llama a Z, Wrath. No sé si Phury saldrá de ésta.

-Joder…

Rhage no querría estar en la piel del rey cuando tuviera que darle las noticias a Zsadist. Por mucho dragón que tuviera dentro, no querría estar en su piel.

OOO

-¿Qué cojones ha pasado, M? Los cazadores no contestan al walkie.

La voz del señor D tenía aquel peculiar tono seco tejano que a M le recordaba a los crujidos de un leño partiéndose. El marine frunció las cejas desteñidas mientras observaba el jeep dar media vuelta y salir disparado del callejón. Odiaba cuando alguien le jodía el trabajo. Lo odiaba. Era de las pocas cosas que realmente le ponían paranoico, totalmente psycho-killer. Que él fallara un disparo podía asumirlo. Que la aparición de unos mocosos le hubiera hecho fallar, no.

Y aquellos dos críos, uno de los cuales parecía humano a juzgar por su tamaño, ni siquiera habían tenido la decencia de presentar un blanco aceptable para poder reventarles la tapa del cráneo en compensación por la pérdida de la pieza de caza mayor. No, los muy hijos de Satanás habían estado siempre en movimiento, enzarzados en combate cuerpo a cuerpo o tras alguna cobertura. Estaba claro que les habían adiestrado para aquello. M no había movido el ojo de la mirilla del TAC, como el buen cazador paciente que era, hasta que había aparecido el puto jeep y se había atravesado en la calle.

Cierto, su rifle podía atravesar la chapa de aquel cacharro, aunque llevara algún blindaje ligero. Pero para acertar a alguien tenía que verlo. Y el tipo que había llegado como refuerzo se movía demasiado rápido y demasiado bien como para hacer blanco. El chaval arrastrando a su amigo siempre se había movido agachado, por lo que M tampoco podía verle con el jeep por delante. Y, una vez dentro del vehículo, los cristales tintados impedían situarlos con precisión. Probablemente, se habrían tirado en el suelo. Vale, bien, si llevara una Vulkan o un M-60 podría haber tiroteado su nombre en el puto jeep, como en las pelis de Elliot Ness, y seguro que les habría acertado con algún disparo. Pero no llevaba una ametralladora de repetición de 6.000 disparos por minuto, sino un rifle de alta precisión con tres balas. Cada trabajo necesita de su herramienta adecuada. Pulsó el botón del walkie con las venas marcadas en el cuello grueso.

-No se han dado las condiciones para el trabajo.- resumió.

-¿Qué quieres…?

-Quiero decir que han aparecido dos sujetos armados que se han interpuesto en mi línea de tiro. Acerté al hermano, pero no puedo garantizar que esté muerto.- casi se mordió la lengua al apretar las mandíbulas-. Llegó un refuerzo con transporte y evacuó a los dos sujetos y al hermano.

-¿Y Cebo 2?- por la distorsión del walkie, parecía que D lo estaba estrujando como para exprimir zumo. En lugar de eso, salieron más malas noticias.

-Muerto. Lo mataron los chicos desconocidos.- M empezó a desmontar el TAC con una sola mano.

Silencio en la línea durante un par de segundos.

-Vuelve a la granja.

-Sí, jefe.

M hizo bailar el cañón del rifle entre sus dedos como un bastón de majorette y luego pensó en el vampiro que tenían en el sótano. Le caía mal. Normalmente, aquellos chupasangres se la sudaban. Los mataba porque le daban la posibilidad de seguir con su pasión después de que el Ejército le hubiera dado la patada, pero no los odiaba. Aquel crío pijo ya era otra cosa. M se había criado en un pueblucho de mierda del Medio Oeste donde la mayoría de los adultos estaban en paro y el poco dinero que tenían lo dedicaban al alcohol, no a criar a sus hijos. Los gilipollas forrados de pasta como aquel vampiro le sacaban de quicio.

Y, mira por dónde, era ideal para desfogarse. Sería cuestión de llegar a la granja antes que D, no fuera a joderle la diversión.

OOO

– N-no… no le encuentro el pulso.- Blay no sabía por qué seguía presionando el corazón de Butch. Parecía que le hubieran grabado una orden en el cerebro y su cuerpo era incapaz de cambiarla.

-Sigue con eso. No pares.- la voz de Vishous sonó fría, seca. Colocó dos dedos en la base del cuello de Butch y el aire silbó entre sus dientes al suspirar cuando percibió un débil latido-. Vive, de momento…

Gracias a Dios. Blay siguió con la rutina de aprieta-aprieta-aprieta-inspira mientras V se rasgaba la camisa negra que llevaba, quedándose con medio abdomen al aire libre, y taponaba la herida de bala del hombro de Butch. Al menos, había sido un tiro limpio, con orificio de entrada y de salida. Retiró el cartucho de su otro hombro y se lo guardó en el abrigo. Un puto dardo tranquilizante, maldita sea. Los vampiros toleraban mal la anestesia. Por alguna razón, hacía que sus constantes vitales, paradójicamente más rápidas que las de un humano, se desplomaran, lo que siempre complicaba la cirugía. Dependiendo de la dosis, sólo aquel dardo podía matar a un vampiro. Y si le sumabas un balazo que no podía regenerar por aquella mierda y una buena ración de proteínas de restrictor…

-¿Cuántos ha inhalado?

-Tres.- Blay habló entre las mandíbulas apretadas. Dios, ese pestazo estaba a punto de hacerle vomitar, pero V estaba tan impertérrito como si oliera colonia de lavanda. Así que él no iba a ser menos.

-Escúchame bien.- Vishous se quitó el guante de cuero de la mano derecha, luciendo tatuajes. Si su cuerpo emitía resplandor, la mano ya parecía un Apocalipsis nuclear-. Cuando cuente tres vas a soltarle y a apartarte. Vas a salir corriendo y traer tu coche hasta aquí. Recoges la ropa y las armas de los restrictores, las guardas en el coche, me ayudas a meter a Butch y pones a prueba la velocidad de tu cacharro volando a la mansión ¿Lo has entendido?- el chico asintió y los dos se miraron-. Un, dos…¡tres!

Blay saltó hacia atrás y la mano tatuada del hermano aterrizó sobre el corazón de Butch. Una descarga blanca, como una culebrilla, brotó de la palma de V y el cuerpo del poli se sacudió como una muñeca rota. El poder de Vishous golpeó el corazón de Butch, forzándolo a seguir latiendo como el impacto de un ariete mientras empezaba a disipar las partículas de oscuridad que había inhalado. A Butch siempre le bajaban las constantes cuando engullía a uno de aquellos demonios. Nunca había probado qué pasaría con tres. Y menos herido de bala. Con un narcótico en el cuerpo que, probablemente, tumbaría a un oso.

Si V no conseguía forzar a su corazón para que siguiera latiendo hasta que se le pasara la anestesia, o hasta que le limpiara por completo, Butch moriría. Y si V se vaciaba de su poder durante demasiado tiempo, él también acabaría bajo tierra.

Vamos, vamos, irlandés hijo de perra chupador de whisky. Pelea. Eres un guerrero. Lucha.

Blay vio que V se le marcaban las venas del cuello pero no se quedó a mirar, se dio la vuelta a trompicones y corrió como un gamo hasta el primer piso del aparcamiento. Jadeó y pulsó el botón del mando para que las luces le orientaran hasta el BMW X3 plateado. Abrió la puerta, se sentó y encendió el contacto pulverizando los récords Guiness de velocidad. El chirrido de las ruedas rompió la quietud del aparcamiento cuando el deportivo bajó la rampa a toda velocidad. Cuando Blay paró al lado de la escena del tiroteo, chirriando el freno de mano, Vishous aún tenía la mano sobre el corazón de Butch. Seguía brillando igual y tenía los ojos cerrados.

Saltó del coche y recogió las ropas manchadas de sangre negra de los restrictores. Era como en aquellos cómics donde un desastre borra a la humanidad del mapa y sólo deja prendas ensangrentadas enganchadas en un columpio que se balancea. Sólo que, en la realidad, no parecía un detalle poético. Blay se obligó a no vomitar. Si Vishous no perdía la compostura aunque estuviera literalmente sosteniendo la vida del poli  en sus manos, él tampoco. Tiró las ropas en el maletero y luego recogió las armas de los no-muertos, echándolas sin ceremonia sobre las prendas. Por el rabillo del ojo vio una gorra de los Red Sox junto a la rueda de un coche y la cogió de un manotazo.

-Buen chico.- Vishous seguía con aquella voz baja y grave. Abrió los ojos, sin desviarlos de Butch-. Ahora ayúdame a levantarlo y meterlo en el coche. Tienes que hacerlo sin tocar mi mano, ¿lo pillas? Si la tocas, estás muerto.

Me cago en la puta… Blay no sabía qué le acojonaba más, si el tiroteo o ver a un vampiro brillando. Pasó un brazo por la nuca de Butch, incorporándolo hasta que quedó sentado en el suelo, inconsciente. Tenía el mismo aspecto que si alguien le hubiera inyectado el virus del Ébola, el SIDA y la malaria. A la  vez. Entre V y él lo cargaron hasta el jeep, forcejeando para que Vishous no tuviera que retirar la mano de su corazón en ningún momento. El pelirrojo los ayudó a acomodarse lo mejor que pudo, con la cabeza de Butch sobre el hombro de V, y corrió al asiento del conducto.

-Casa, Blaylock. Ya.

El chico frunció el ceño mientras metía la primera.

-¿Y la barrera del aparcamiento?- joder, con las prisas no había pagado el tícket en la máquina automática. Putos detalles insignificantes.

-Corre de mi cuenta.

A fe que lo hizo. En cuanto el BMW se puso en marcha a Blay se le erizaron los pelos de la nuca, como si el aire en el interior del jeep estuviera cargado de estática. La barrera de seguridad voló por los aires, arrancada de cuajo de su brazo metálico como si un gigante invisible hubiera decidido llevársela a casa. Virgen santa. Vishous no era alguien a quien quisieras cabrear. Cuando se incorporó a la calle principal, Blay echó un vistazo por el retrovisor, entrecerrando los ojos para que el resplandor de V no lo deslumbrara.

El hermano tenía al poli contra su cuerpo, un enorme brazo rodeándole y la palma derecha sobre el corazón. La cara de Butch estaba enterrada contra el pecho de V y la barbilla del moreno apoyada sobre la cabeza castaña mientras emitía pulsaciones de aquel fulgor, como si luchara por controlarlo. Por algún motivo, a Blay aquella postura íntima le hizo pensar en Qhuinn. En que uno de los dos, o ambos, podrían haberse ido al otro barrio aquella noche, sin comerlo ni beberlo. En que cualquiera de los dos podría haber sido quien sostuviera el cuerpo ensangrentado del otro.

Aquella noche, Blay envejeció unos cuantos años cuando la creencia más firme de los adolescentes se fue a la mierda: no eran inmortales. No eran eternos. No tenían todo el tiempo del mundo. Había cosas que no podían dejarse para mañana porque era posible que el mañana no existiera.

Blaylock envidió el autocontrol de Vishous. Porque no sabía si él tendría el mismo cuando tuviera a Qhuinn delante.

OOO

Las manos de Zsadist, ocupadas en secar suavemente el largo pelo caoba de Bella, se detuvieron de golpe cuando algo pareció atravesar su corazón. Al segundo siguiente, empezaron a temblarle. Al otro, sus pulmones se contrajeron, dejándole sin aliento.

-¿Zsadist?- Bella se giró a mirarle por encima del hombro.

Después de lo que les había costado que Z aceptara el contacto físico, le encantaban aquellas veces en que le cepillaba la melena, cantando en voz baja, o cuando se empeñaba en secarla con tanto esmero como si fuera una muñeca de porcelana. O un milagro. Pero la expresión de su hellren le borró la alegría de la cara. Sus ojos se habían vuelto negros y todo su enorme cuerpo temblaba. Bella se giró en el taburete, cogiéndole de las muñecas.

-¿Zsadist? ¿Qué ocurre, es…?

-Phury. Es Phury. Oh, joder, está… -Z se llevó una mano al corazón, frotándoselo, y luego se golpeó con un puño. Parpadeó, mirando la habitación sin verla-. Tengo que… llegar… a dónde… Tengo que…

-Espera, antes de pensar en lo peor deberíamos…

Los golpes en la puerta sonaron urgentes pero suaves. Y la voz de Wrath que le siguió también.

-¿Zsadist, puedo pasar?

-Pasa, Wrath.- Bella contestó por su hellren, que seguía frotándose el pecho con la palma.

Oh, Dios, es cierto. La hembra se llevó una mano en la boca cuando Wrath entró seguido de Beth, la compasión en los ojos azules de la reina, los labios del rey apretados en una línea tensa.

-Dime cómo… qué ha… -Z no parecía capaz de hablar a través de las mandíbulas rígidas.

-No lo sé, pero está herido. Grave. Rhage le llevaba a Havers.- Wrath cogió la mano de Beth-. Creo que será mejor que vayas con él. He llamado a una Elegida, irá directamente allí. No le va a faltar ni sangre ni atención.

Z asintió y se pasó la mano por el cráneo. Dos veces. Tres, con la misma mirada perdida. Bella decidió que era el momento de tomar las riendas. Afortunadamente, se había vestido al salir de la bañera. Se levantó y se abrazó a Z.

-Vámonos.

Aquello hizo que los ojos negros se volvieran hacia ella. Z frunció el ceño.

-No, tú no puedes…

-Sí puedo. Havers no me prohibió desmaterializarme hasta que el embarazo estuviera más avanzado. Y no voy a estar de pie. Me sentaré todo el rato.- Bella le acarició el pecho en círculos lentos-. Pero quiero ir. Es… es Phury. Y si… si puedo ser de alguna ayuda…

Por un momento, pensó que Z se opondría rotundamente. Pero luego asintió, tragando saliva.

-Nosotros no podemos ir. John ha empezado su transición y Layla está a punto de llegar para ayudarle. Tenemos que quedarnos.- el tono de Wrath sugería que donaría alegremente fondos para apoyar las investigaciones de clonación y poder repartirse en más frentes-. Qhuinn también está en la clínica.

-Lo entendemos.

Bella intercambió una mirada con Beth y supo que la reina comprendía su decisión de ir. Lo que Phury sentía por ella era un secreto tan a voces como lo que Vishous sentía por Butch. Y si cabía la más mínima y remota posibilidad de que la presencia de Bella diera fuerzas a Phury, ella estaría allí. Tanto por Phury como por su gemelo.

Zsadist y ella se desmaterializaron con las manos entrelazadas.

OOO

Butch flotaba en algún lugar extraño, una especie de mierda nublada y gris. Supuso que en “Twilight zone” lo llamarían limbo. O “estás a punto de espichar”. De algún modo, se giró para examinar su situación. A un lado, oscuridad e, intuitivamente, supo que también dolor. A otro, detrás de aquella niebla informe, parecía adivinarse una luz, como si el sol se proyectara desde detrás de una espesa capa de nubes. Y él en medio, hay que joderse.

Aquel era el momento en que, según todo lo que le habían enseñado, aparecería un ángel para guiarle hasta las puertas del cielo para ser juzgado por Dios, porque estaba a punto de morir. Sólo que había algo… algo que le impedía traspasar la niebla hasta llegar a la luz, por mucho que prometiera descanso y alivio del sufrimiento. Pero no sabía qué…

-Tu resistencia te honra, pero es estúpida.

Butch descubrió justo entonces que, muerto o no, podía sentir miedo. Recordaba aquella voz, aquel susurro que parecía producido por las voces de todos los asesinos, violadores y maltratadores que había detenido como policía. Era el Mal, el Final de todo. El Omega. Se encogió metafóricamente cuando una parte de él reconoció la afinidad forzada al girarse hacia la figura encapuchada que se había materializado en su limbo sin ser invitado a la fiesta.

La figura extendió un brazo cubierto con aquella túnica blanca y algo respondió en Butch, como si tuviera un parásito durmiendo en sus tripas que hubiera empezado a moverse al reconocer la llamada de mamá Alien. Si hubiera podido vomitar, lo habría hecho.

-¿Qué quieres de mí?- conjuró mentalmente la imagen de sí mismo con las mandíbulas apretadas.

La cabeza cubierta con capucha se inclinó a un lado y Butch supo que el Omega sonreía.

-Nada. He venido a despedirte.

-¿A despedirme? -como si necesitara ese comité de festejos.

La túnica asintió.

-Llevas una parte de mí en tu interior, vampiro, así que supongo que puedo llamarte hijo.- más de aquella sonrisa intuida-. Tu cuerpo se muere y tienes que escoger.- gesticuló con una manga de la túnica hacia la neblina soleada-. Despedirte del cansancio, de tu vida sin propósito, de tus fracasos y de mí caminando hacia la luz.- abrió el otro brazo-. O… volver a la vida, a arrastrarte por tus noches vacías y volver a mí.- la sonrisa escondida se ensanchó-. Porque, si vuelves a tu cuerpo, serás mío, Dhestroyer. Tarde o temprano, siempre recupero lo que es mío. Y lo sientes, ¿verdad? Sientes mi pequeña semilla en tu interior, agitándose.- cruzó las manos por delante, como un monje-. Así que dime, hijo mío, ¿qué escoges?

Butch sintió ganas de abrirse en canal con sus propias uñas y arrancarse las tripas hasta sacar aquella semilla de maldad en su interior, aquella cosa negra y viscosa que el Omega había metido en él, violándole. La elección era simple. Fácil. Vive y ese parásito se irá haciendo grande hasta que el Omega pueda reclamarte como uno de los suyos. O muere y disfruta de la paz.

Entonces, ¿por qué seguía donde estaba, con un pie en la luz y otro en las tinieblas?

Algo bueno debía tener aquella mierda de viaje astral o lo que fuera: Butch no estaba sujeto a las condiciones de su cuerpo. Así que no podía mearse de miedo teniendo al Omega enfrente. Le dejaba espacio para examinar su situación.

La luz resultaba tentadora, pero algo lo retenía allí, en la frontera ¿Quizás su cuerpo aún no había muerto del todo? No supo cómo, quizás era una de esas reglas del espacio astral, pero Butch se giró hacia la oscuridad, proyectándose hacia su carcasa física.

Alguien le estaba manteniendo con vida.

También había luz en el mundo físico, una luz blanca, radiante, que alguien proyectaba en pulsaciones para mantener su maltrecho cuerpo drogado y herido con vida, como el bombeo de la sangre a través de un cordón umbilical. Y, a través de esa conexión, bebió del miedo, el dolor, la desesperación y el anhelo de quien tenía su vida en sus manos.

Vishous. El Salvador. La otra mitad de él.

Aquel hijo de perra cabezota no iba a dejarle ir.

Butch distinguió algo que se enroscaba en torno a él y que le unía con su cuerpo. Si hubiera podido usar el vocabulario normal para definir toda aquella paranoia de la cuarta dimensión, lo habría descrito como un hilo de luz. Vishous le mantenía literalmente atado a la vida y no dejaría de pelear por traerle de vuelta. Porque eso era lo que hacían los guerreros. Luchaban.

Cuando Butch se giró hacia el Omega, le hubiera gustado que el hijoputa pudiera verle la cara. Porque había empezado a sonreír.

OOO

-M, estoy en el aparcamiento. Malas noticias.

-No me jodas…

Cebo 1 recorrió rápidamente con la mirada la planta baja del aparcamiento mientras oía las sirenas de la policía aullando cada vez más cerca. La barrera de seguridad arrancada de cuajo. Coches con agujeros de bala. Casquillos por el suelo. Sangre negra y sangre roja. Ni rastro del ex humano ni tampoco de las ropas o las armas de sus compañeros restrictores. Marcas de neumáticos en el suelo hacia la salida. La poli iba a estar entretenida durante mucho rato procesando aquel escenario.

-No queda nadie. Diría que el ex humano tuvo refuerzos. Hubo un tiroteo y al menos resultó herido, pero no hay cuerpos. Alguien tuvo que venir después, evacuarlo y limpiar la zona.- informó por el walkie mientras salía del aparcamiento-. La poli está de camino.

Yep, tenía que tomar nota del juramento que soltó D. Sonaba realmente sádico.

-Lárgate de ahí. Coge el Buick, está aparcado a dos manzanas a la derecha. Vuelve a la base.

-Oído alto y claro.

OOO

Dolía. Todo su cuerpo parecía haberse convertido en una telaraña de dolor con el centro donde antes estaba su hombro. A pesar de haber perdido la conciencia, había una parte de la mente de Phury que se regocijaba en el dolor, que se aferraba a él como la demostración de que, a las puertas de la muerte, seguía vivo.

Aquella parte suspendida en su propia dimensión entendió por qué Zsadist a veces rogaba por una paliza. O por qué tantos niñatos estúpidos jugaban a casi ahogarse con un pañuelo sólo por experimentar lo que se siente estando a punto de morir. O por qué en medio planeta se celebraban carreras ilegales con el riesgo de partirte la crisma.

Porque cuando uno está a punto de morir es cuando más valora la vida.

En aquel instante de lucidez previo a que la luz de su alma se apagara para siempre, Phury entendió que no quería morir. No todavía. Se había acostumbrado tanto a la sensación de embotamiento que le dejaban los rojos que fumaba que había creído que no podía sentir nada, además de frustración. No era cierto. Ahora sentía el dolor en cada una de sus fibras, revelándole que seguía teniendo capacidad de vivir, de sentir.

Si sólo tuviera un propósito…

-¡Apártense! ¡Va a entrar a quirófano! ¡Tienen que…!

Phury no oyó el resto de la frase. Flotaba por encima de su cuerpo, con un pie en la vida y otro en la muerte, filtrando los estímulos que le llegaban del mundo físico, anhelando tener algo por lo que volver…

-Vas a salir de ésta, hijo de perra.- aquel siseo furioso se proyectó directamente desde su cuerpo hasta la dimensión neblinosa en que se encontraba-. Vas a pelear por vivir porque Bella está aquí y no debería. Porque si le das un disgusto así te mato con mis propias manos, ¿me has oído?

-¡Señor, tiene que apartarse!

-¡¿ME HAS ENTENDIDO?! ¡VAS A PELEAR!

-Zsadist.- aquel murmullo, como seda suave, llegó hasta la conciencia de Phury con la potencia de un gong. Una mano le retiró el pelo ensangrentado de la cara-. Lucha, Phury… -una voz femenina, quebrada-. Lucha, por favor…

-¡No tenemos más tiempo!- Havers se subió las gafas sobre la nariz e hizo aspavientos para que Bella y Zsadist se alejaran de la camilla sin tener que empujarles-. Por favor, si le quieren tienen que dejar que nos ocupemos de él.

Zsadist aferró la baranda metálica de la camilla hasta que los nudillos se le pusieron blancos. No supo si era su imaginación, pero creyó que Phury, aquella especie de muñeco de cera ensangrentado, movía la cabeza. Habían aparecido justo cuando dos enfermeros, escoltados por Havers, empujaban la camilla por el pasillo de ingresos hacia quirófanos, seguidos de un Qhuinn que se empeñaba en caminar a pesar de la silla de ruedas que le había traído una enfermera.

Z soltó la camilla y contempló cómo su gemelo desaparecía por las dobles puertas de la zona de operaciones.

Nallum…- Bella extendió la mano, sin llegar a tocarlo.

Inspiró, se pasó la mano por el cráneo y luego se giró, estrellando el puño contra la pared del pasillo y haciendo volar esquirlas de yeso sin importarle si le daba un susto de muerte a todo el puto hospital. Contempló sus nudillos empotrados en la pared mientras notaba el cuerpo empapado en sudor. Tenía que vivir, Phury tenía que vivir. Era él el que siempre estaba al borde, el que caminaba por el filo de navaja, no su gemelo.

Oyó las inhalaciones a su alrededor y levantó la cabeza para ver a una Elegida de pelo castaño mirando a uno y otro lado del pasillo de la clínica, totalmente fuera de lugar con su túnica blanca y su aire etéreo. Z caminó hasta ella en dos zancadas y la agarró del brazo, arrancándole un gemido.

-Será mejor que le salves, ¿me oyes?

-¡Z! ¡Ella no tiene la culpa!- Bella apoyó las manos en sus hombros. Estaba tenso como una piedra-. Está aquí para ayudar, no tiene la culpa.

En otra vida, los ojos dilatados de terror de la hembra le habrían pintado una sonrisa amarga en la cara. Ahora Z encogió el labio partido y le soltó el brazo. Dejó que Bella le enlazara la cintura y apoyara la cabeza en su hombro mientras un auxiliar acompañaba a la Elegida al quirófano.

-¿Quiere que le traiga algo de beber? ¿Una infusión, quizás?

Bella se giró hacia una enfermera con una hermosa cabellera rubio fresa y amables ojos castaños, que se fijaron en su vientre redondeado.

-No, gracias, estoy bien.- Bella suspiró.

-Perfecto. Entonces voy a ocuparme del joven.- la enfermera condujo a Qhuinn a uno de los boxes de Urgencias- ¿Por qué no se esperan en las sillas? En cuanto tengamos la más mínima noticia se lo haré saber, lo que sea.

Aquello atrajo la atención de Z, que se había quedado rígido como una tabla, sudando con la vista perdida en la puerta batiente del final del pasillo, con el letrerito de “Quirófanos. No pasar” justo encima. Perdió parte de su agresividad al mirar a su shellan.

-Siéntate, leelan. No tienes que cansarte.

Bella se acomodó en una de aquellas horribles sillas de plástico marrón pegadas a la pared del pasillo de Urgencias.

-Vivirá, Zsadist. Sé que lo hará.- murmuró.

-¿Cómo estás tan segura?- la voz rasposa del hermano parecía un ruego.

-Confío en él.

OOO

Vishous apretó los dientes, notando que le chirriaban, mientras contenía el impulso de liberar todo su poder de golpe, de arrasar toda la maldad del Omega del cuerpo de Butch, de canalizar aquella maldita luz blanca en forma de rayo directamente a su corazón. Si lo hacía, le mataría. No había manera de que el poli pudiera soportarlo, así que se forzó a liberar la luz en pulsaciones, sincronizándolo con su propio corazón, contando los latidos necesarios por minuto, sosteniendo la vida de Butch.

PUM-PUM. Pulso de energía. PUM-PUM. Pulso de energía. PUM-PUM.

La necesidad de mantener aquel control férreo, constante, era lo que le evitaba sucumbir al pánico.

A pesar de ello, los negros tentáculos del miedo se colaron por una grieta en su coraza ¿Y si hoy era aquella noche? ¿Y si hoy era cuando se cumpliría lo que había visto? ¿Y si Butch moría?

Estuvo a punto de perder la cuenta y reconstruyó las defensas de su cordura, con los ojos cerrados. El tiempo era una noción relativa, insignificante, mientras su mente se enroscaba en torno a la de Butch, sacando fuerzas de sentir que él seguía allí, que no se había ido del todo.

Cuando el BMW se detuvo, Vishous abrió los ojos, sorprendido. Blay estaba aparcando el coche en el patio de la mansión, justo delante de las puertas exteriores de la Guarida.

… Cuarenta, cuarenta y una… PUM-PUM… cuarenta y dos, cuarenta y tres…

-Ayúdame.- musitó lo más rápido que pudo.

…Cuarenta y cinco, cuarenta y seis…

-¡Vishous!- la voz de Wrath sonó como un trueno divino en cuanto Blay abrió la puerta del coche. El rey cruzaba el patio a zancadas, las cejas en uve sobre la nariz- ¿Qué mierda haces aquí? ¡Tendrías que llevarle a la clínica!

-Cuidado con mi mano.- Vishous sostuvo la cintura de Butch con el brazo izquierdo mientras su palma seguía sobre su corazón, ignorando a Wrath como si fuera el susurro del viento.

… cuarenta y ocho, cuarenta y nueve. PUM-PUM…

Blay miró hacia el rey, luego hacia V y se sintió como en medio de dos planchas trituradoras. Se pasó el otro brazo de Butch sobre los hombros y le cogió de la cintura, ayudando a Vishous a arrastrarlo hacia la Guarida. El rey se plantó delante de ellos, enseñando los colmillos.

-¡V, tendrías que haberle llevado con Havers, maldita sea! ¡Esto te supera! ¡Butch necesita un médico!

…cincuenta y cinco, cincuenta y seis. PUM-PUM. El aura de V pulsó. Cincuenta y siete…

-Abre la puerta y apártate, Wrath.- los ojos de diamante refulgieron y la luz que desprendía Vishous se volvió más acerada. Letal. Alguien se estaba interponiendo entre su compañero herido y su refugio.

-Ni se te ocurra darme órdenes, hermano.- los colmillos de Wrath asomaron entre los labios-. No puedes curarle tú solo. Esta vez no.

-Soy un jodido buen médico. Apártate.- los caninos de V crecieron un par de milímetros.

Su aura volvió a pulsar.

PUM-PUM. Sesenta y uno, sesenta y dos…

El rey siguió sin moverse.

-V, sé muy bien lo que sientes…

Aquello envió el control de Vishous directamente a tomar por culo. Sus propios colmillos parecieron los de un jabalí cuando habló, inclinándose hasta acercar la nariz a un palmo de la del rey.

-No tienes ni puta idea de lo que siento, ¿me oyes? Me importa una mierda si eres mi rey o mi hermano. Vas a apartarte. Ahora. Y voy a curar a Butch, ¿entendido?- su voz salió muy baja, muy suave-. No va a morirse. No mientras yo esté aquí. Y no voy a dejar que Havers le ponga una jodida mano encima, ¿está claro? Luego puedes desollarme, pero ahora vas a apartarte.

El rey pareció crecer un metro más. O proyectar una sombra inmensa.

…Setenta, setenta y uno. PUM-PUM…

-¡Wrath!-la voz angustiada de Beth les llegó por detrás, acompañada del sonido de sus pasos corriendo sobre la grava.

El rey inspiró en un esfuerzo titánico por controlarse, haciendo crujir los nudillos con los puños apretados. Pero cometió un error.

Alargó la mano hacia Butch.

-Esto no va de ti, V, es su vida la que…

-¡NO LE TOCAS! ¡BUTCH ES ASUNTO MÍO! ¡NI DE TI NI DE ESE PEDAZO DE MIERDA DE HAVERS! ¡ES MÍO!

Allí estaba. La palabra del Puto Millón de Dólares gritada a la cara del rey.

Blay miró a Vishous con los ojos como pelotas cuando el rugido del hermano pareció el de un dragón, su mano desprendió más calor y los colmillos alcanzaron su máximo tamaño. Que eran más o menos los de un mamut. Pero aquello no fue lo que le dejó con la boca abierta. Ni lo que hizo que Beth se detuviera en seco. Ni lo que consiguió que Wrath bajara la mano con los labios fruncidos.

Fue el olor de marcaje que se desprendió de V como una bomba aromática a plena potencia, bañándolos en su perfume de especias oscuras. ¡Pam! Directos a “Las Mil y Una Noches”.

Wrath inhaló y luego juró en el Idioma Antiguo. Vishous acababa de vincularse con el poli. La madre que lo parió… Si él, rey o no, o cualquier ser viviente, se interponía entre un vampiro vinculado y quien consideraba su compañero, da igual que éste fuera macho o hembra, correría la sangre. Y Butch no se podía permitir que V y él se sacaran los hígados mientras estaba a un paso de entrar en el Fade.

-Wrath, déjalo.- la mano de Beth se posó en su brazo, acariciándole suavemente arriba y abajo-. Confía en Vishous. Jamás arriesgaría la vida de Butch en vano.

Cierto, muy cierto. Los ojos de Wrath taladraron al hermano un segundo más y luego dio un paso atrás.

-Ya hablaremos de esto.

-Lo que sea.- V masculló entre los dientes apretados-. Y el chico viene conmigo.

Blay dio un respingo y envidió la capacidad de los camaleones de mimetizarse con el entorno cuando los ojos medio ciegos del rey se posaron en él un momento. Luego Wrath asintió, cogió a su shellan de la cintura y comenzó a alejarse hacia la puerta principal de la mansión justo cuando el Escalade conducido por Rhage entraba rugiendo en el patio. El pelirrojo se giró un momento.

-John y Qhuinn…

Wrath se giró hacia él, ignorando cuidadosamente a Vishous.

-John viene en ese coche, dentro le espera una Elegida. Qhuinn está en la clínica. Es leve.

V se giró hacia Blay siseando.

-Luego.

El hermano se recolocó el peso de Butch con el mismo mimo con que trataría un jarrón de porcelana china y le hizo una seña con la cabeza a Blay hacia la Guarida.

OOO

Rhage apoyó las manos a ambos lados de la puerta cerrada de la habitación de John Matthew, rezando en silencio por que el chico saliera de aquella. Mierda, ya que estaba rezó por que Phury saliera de aquella. Y Butch. Parecía ser la maldita noche de las oraciones. Oyó la voz grave de Wrath al otro lado de la hoja y los tonos suaves de las dos hembras, Beth y Layla. Si no oía gritar a John era sólo porque el chico no podía.

A Rhage le gustaba la Elegida, por eso siempre pedía alimentarse de ella. Tenía la comprensión y la dulzura necesarias para calmar a luchadores con cicatrices de guerra en el interior. Si alguien podía ayudar a John, era ella. Tenía que creerlo. Se enderezó y sacó el móvil mientras caminaba hacia su habitación. V no contestó. Esperaba que fuera porque estaba dedicándole a Butch su espectáculo de luces, no porque… Se apartó el pelo de la cara y llamó a Z. Los tonos de llamada se sucedieron sin resultado. Cuando estaba a punto de colgar, respondió su shellan.

-¿Sí?- parecía cansada.

-¿Bella? Soy Rhage ¿Estáis en la clínica? ¿Está Z contigo?- una pregunta estúpida, porque el hermano no se separaría de ella ni mediando un incendio.

-Sí, está…- su voz se difuminó, como si moviera la cabeza hacia su hellren-. Está conmigo.

-¿Phury?- por favor, por favor, por favor…

-En el quirófano. Le están operando. La Elegida Amalya está con él.- Bella suspiró-. Nos han dicho que la intervención va a ser muy larga. Horas. Y luego tienen que reanimarle. Os llamaremos en cuanto tengamos noticias.

-¿Y Qhuinn?- Rhage se detuvo sólo cuando estuvo a punto de estamparse contra la puerta de su habitación, más pendiente del teléfono que de su entorno.

-Mejor. La bala sólo le rozó, estará bien enseguida. Pero tiene una costilla magullada y le han recomendado reposo unas horas.- un sonido de sorbo, como si Bella estuviera bebiendo algo-. No quiere quedarse si no sabe cómo están Blaylock y John.

-Blay está bien. Le he visto con V cuando entraba en la Guarida. Y John está en buenas manos, con Layla, el rey y Beth. Ahora todo depende de él. Dile al chico que deje su culo en la camilla.

Mary abrió la puerta de la habitación, atraída por el sonido de la voz de Rhage, y no dijo una palabra al ver su expresión mientras hablaba por el móvil.

-Qhuinn nos ha dicho que Butch está herido, ¿sabes algo?- más de aquellos pequeños sorbitos.

Hollywood meneó la cabeza mientras alargaba una mano para coger la de su shellan, con la mirada en sus solemnes ojos grises.

-No sé nada, sólo que está con V.- y el hijo de perra no contesta a mis llamadas-. Él cuidará del poli. Seguro. Siempre lo hace.- también tenía que creerlo. Demasiados amigos heridos la misma noche-. Oye, Bella, intentaré estar allí, ¿de acuerdo? Por si Z… por si se me necesita ¿Crees que es buena idea?

En caso de que Phury muera y Z pierda el control.

-Yo… sí, creo que es buena idea. Gracias, Rhage.

Lo primero que hizo Hollywood al colgar el móvil fue besar a Mary en la boca. Un beso extrañamente casto que duró más que un simple saludo en los labios. Como si el guerrero quisiera asegurarse de que, al menos, aquella noche no corría peligro de perder también a su shellan. Mary lo atrajo al interior de la habitación y cerró la puerta.

-¿Quieres que me quede?- murmuró, apretándole la mano-. Iba a ver a Marissa, pero no es algo que tenga que hacerse hoy. Podemos ir a la clínica.

Rhage asintió.

-Por favor.

Había noches en que un guerrero necesitaba saber que no estaba solo.

OOO

-Trae esa caja de metal. Tiene material médico.- murmuró V, como si gran parte de su mente estuviera en otra parte, mientras Blay y él recostaban al poli en las sábanas negras. Ni siquiera se había planteado llevar a Butch a su propia habitación. Con todos sus instintos protectores a mil revoluciones, su poli estaría en su cuarto. Y no instalaba un campo de minas alrededor porque no tenía tiempo-. Tienes que hacerle un torniquete en el hombro.

Blaylock no perdió el tiempo, gracias a los dioses por aquel chico. Vishous acomodó a Butch y se acostó a su lado, con la palma tatuada sobre su pecho. A Blay le temblaban las manos cuando rajó la gabardina de cuero y la camiseta de Butch con un bisturí, pero apretó los labios e hizo lo que se le pedía. V pensó que no sólo tenía que agradecer que el pelirrojo estuviera ayudándole con su poli. Tener a otra persona delante evitaba que se derrumbara, que cediera al miedo. Aunque sólo fuera por orgullo.

El chico cambió con cuidado los restos de la camisa Versace con que V había taponado las heridas de bala por gasas limpias después de desinfectar la herida y anudar una goma alrededor del hombro de Butch. El poli no se movió en todo el proceso. Ni gimió. Parecía muerto. Blay arriesgó una mirada a Vishous. El hermano estaba tumbado de lado en la cama, los ojos cerrados, la cara cerca de la de Butch, la palma sobre su corazón, brillando como un dios. Ojalá supiera lo que se hacía…

-Sé lo que me hago.- los labios casi no se movieron entre la perilla. Y no soy un dios.

Mierda, era cierto. Leía el pensamiento. Blay enrojeció hasta la raíz del pelo y se dio prisa en recoger todo el material, guardarlo en la caja y dejarla en el lado de la cama en que estaba tumbado V, por si lo necesitaba.

-¿Hay algo más…?- carraspeó, sintiéndose como un voyeur.

-Largo.- a pesar de lo seco de la despedida, el tono de V era amable. Abrió los ojos y perforó al chico con la mirada-. Ve a ver a Qhuinn. Lo necesitas.

Los ojos blancos de V lo miraron un momento más antes de cerrarse y acercar más a Butch contra su cuerpo. Lo sabía. El hermano había adivinado lo que Blay sentía por Qhuinn y aquella despedida era su manera de darle las gracias por ayudarle con su poli. Porque sabía que Blay se desmaterializaría a la velocidad del rayo para estar con quien consideraba suyo igual que hacía él con Butch.

Y eso fue exactamente lo que hizo Blay en cuanto puso un pie fuera de la Guarida.

OOO

Voluntad. Butch apeló a todas las reservas de fuerza de voluntad de su alma para hacer algo heroico: darle la espalda al oasis de paz que se adivinaba más allá de la frontera brumosa. Más tarde, mucho más tarde, pensaría que, si tuviera que traducir aquella experiencia extrasensorial a vocabulario normal, podría decir que se había aferrado a aquel cordón de luz para avanzar, palmo a palmo, de vuelta a la vida.

-Escoges el camino de la derrota y del sufrimiento, vampiro.- la figura encapuchada del Omega lo contempló emanando odio pero sin moverse.

Al parecer, había ciertas reglas que regían para él también. Por muy hijoputa todopoderoso que fuera, no podía empujarle a la muerte. Porque rendirse o luchar era elección de cada alma libre. Y la de Butch lo era. La corrupción del Omega era sólo física, no podía reclamarle. Tal como había dicho la Virgen Escribana, su alma no era de aquel enorme pedazo de mierda. Era suya y Butch podía elegir.

-¿Sabes qué?- aferró el cordón de luz con ambas manos, sintiendo la desesperación de V como una sacudida eléctrica-. Al final va a resultar que soy un guerrero.- no sabía si su forma astral podía sonreír, pero en su mente lo hizo-. Porque no creo que vayas a ganar. Y elijo pelear.

Llévame a casa, V. Muéstrame el camino.

En el mundo físico, Vishous dio una sacudida en la cama cuando algo pareció tirar de su misma alma, aspirando su luz. Gimió y abrazó a Butch contra él, apoyando su frente contra la del irlandés, dando más de él, iluminándole el sendero. Su poder salió de su cuerpo dejándole exhausto, seco como un torrente bajo el sol.

Vuelve conmigo, poli. No puedo hacer esto solo. No puedo pelear más tiempo solo. Ya no.

El hilo de luz que Butch aferraba entre sus manos etéreas se volvió más ancho, más fuerte, más claro. Una línea recta hacia el mundo físico, hacia el dolor, el esfuerzo y la lucha. Una línea directa a Vishous. Que le jodieran al Omega… pero iba a volver.

En la habitación de V en la Guarida, el cuerpo de Butch sufrió un espasmo que lo dejó rígido y Vishous se incorporó de un salto. No, no, no… Butch pelea, pelea maldita sea.

Los ojos castaños se abrieron de golpe.

BUM.

El corazón de Butch latió por sí solo bajo la palma de Vishous.

BUM BUM.

Aquellos ojos vidriosos se giraron muy despacio hacia los de diamante, enfocando con dificultad.

BUM BUM BUM.

Y luego el milagro. Butch sonrió. Más bien elevó una comisura, pero a Vishous le pareció la Sonrisa del Milenio. Duró sólo un segundo, después cerró los ojos y su cuerpo volvió a relajarse.

BUM-BUM, BUM-BUM.

Fuerte. Constante. El corazón de Butch latía como la máquina de precisión que era bajo su mano y Vishous dejó escapar un gemido. Poco a poco, milímetro a milímetro, retiró su palma del pecho del poli. Aquel tórax enorme subió y bajó por sí mismo. Rítmicamente. Butch suspiró y sus cejas se fruncieron en un gesto inconsciente, como si se estuviera aplicando en darle una patada a todos sus órganos para que volvieran a funcionar de una santa vez.

En aquel momento V habría podido llorar de no ser porque estaba demasiado ocupado sonriendo.

OOO

-¿No te importa que nos veamos mañana, entonces?- Mary acabó de calzarse un zapato con la mano derecha mientras sostenía el móvil contra su oído con la izquierda. Rhage estaba sentado en una butaca de su habitación, con la vista en la ventana, muy quieto.

La voz de Marissa sonó tan dulce como siempre al otro lado de la línea, la encarnación de las buenas maneras.

-No, por supuesto. Mañana tengo que llevarle unos informes a Wrath a la mansión.- se oyó el ruido de una cucharilla contra una taza, probablemente de porcelana- ¿Por qué no vienes al Refugio a la hora que te venga bien y vas trabajando con mi ayudante? En cuanto yo acabe la reunión nos podemos encontrar allí.

-Me parece bien. Espero… -Mary dio un último tirón de su zapato y se incorporó, cerrando el bolso que tenía sobre la cama-. Espero que las cosas se hayan estabilizado mañana.

La cucharilla dejó de tintinear al otro lado del teléfono. Marissa no era tonta.

-¿Ha ocurrido algo malo? ¿Hay algún… hermano herido?- ¿Butch está…?

-Los hermanos son guerreros.- la voz de Mary era suave. Aquel peculiar tono como la brisa de verano que podía calmar incluso a un dragón-. El riesgo existe todas las noches. Y, a veces, les golpea. Pero ninguno ha ido al Fade.

Aún. La última palabra no se pronunció, pero se trasmitió a través del satélite entre los dos móviles.

Marissa dejó la taza de té de porcelana encima de la mesa de su despacho cuando la mano le empezó a temblar. Mary no le iba a contar más. No tenía por qué hacerlo. Ella no era la shellan de ningún hermano, ya no. Marissa no formaba parte del pequeño núcleo, duro y unido, que formaban las familias de la Hermandad. O aceptabas que tu hellren podía volver cualquier noche con las tripas enrolladas en los tobillos o estabas fuera.

La voz de Mary no mostraba juicios de valor. La humana no creía que Marissa fuera mejor o peor por no querer pasar por eso. Mary era una persona que sabía encontrar la valía de los demás, fueran nobles, guerreros o civiles. Simplemente, las dos formaban parte de mundos distintos. Le informaría si Butch hubiera muerto como deferencia entre amigas, pero no le explicaría cada vez que resultara herido, cada noche en vela, cada Última Comida en la mansión con el corazón en vilo. Aquello, aquel sufrimiento continuo que era lo que hacía de la Hermandad y sus shellans una familia unida, estaba reservado para los miembros del círculo interior.

¿De verdad Marissa quería formar parte de él?

OOO

Sed…

Joder, habría dado lo que fuera por un vaso de agua. Butch intentó tragar saliva sin conseguirlo. Gimió y se pasó la lengua por los labios resecos.

-Aquí, poli. Va a ser mejor que te olvides de los Lags durante un tiempo. El agua del grifo es tu amiga.

Aquella voz grave, masculina, en su oído le hizo entreabrir los ojos. Gracias, Dios. La visión se fue aclarando hasta ver a Vishous dejando un vaso en la mesita de noche. Tuvo la misma sensación que cuando le vio entrar por la puerta de su habitación en la clínica al despertar tras su abducción. Estaba en casa. Ver a V era como estar donde debía. Le habría abrazado si hubiera podido moverse, pero sólo sonrió. Los ojos de Vishous brillaron.

-Bienvenido, poli.- murmuró.

-Es bueno estar en casa… -mierda, el nudo en la garganta no tenía nada que ver con los labios resecos.

Vishous y bajó un momento la mirada mientras sonreía con reserva, arrodillado en la cama.

-Vamos a sentarte, chico grande, ¿sí?

Cogió a Butch por la cintura y le ayudó a incorporarse en la cama.

-¿Cómo te notas?

Butch cerró los ojos un momento y luego volvió a abrirlos.

-Mareado.- joder, qué voz de cuervo. Miró alrededor. Estaba en la cama de V en la Guarida, tapado hasta la cintura con sus sábanas negras.

-Ten, bebe.

V cogió el vaso de agua y lo sostuvo contra sus labios mientras Butch bebía.

-Oh, Dios, eso ha estado bien.- suspiró al acabar. Intentó moverse y notó una punzada en el hombro y una oleada de mareo. Tan cansado…

-Yo no intentaría bailar el rock tan pronto.- Vishous lo contempló de pie al lado de la cama, los brazos cruzados sobre el pecho.

Butch examinó su cuerpo, intentando situarse. Estaba desnudo de cintura para arriba, aunque notaba los pantalones de cuero puestos. Llevaba un pulcro vendaje en el hombro izquierdo, que aún emitía alguna pulsación de dolor. Notaba el cuerpo tan pesado como cuando se había despertado de su primer coma, cosa que parecía haberse convertido en costumbre desde que había empezado a inhalar…

Oh, joder.

Bajó la vista hacia sus abdominales. Aquella maldita mancha gris en su piel era grande. Muy grande. Lo recordó todo. El combate, el dardo, los tres restrictores, el capítulo de “Expediente X” en el limbo, la aparición del Omega, la suciedad en su interior… y la luz de Vishous como una pista de aterrizaje en el Más Acá. Echó la cabeza hacia atrás sobre las almohadas.

-Mierda… ¿Cuánto tiempo llevo durmiendo?- murmuró con voz pastosa.

Vishous vio su mirada y supo que había recordado, lo cual no sabía si era bueno o malo. Se sentó a su lado.

-Siete horas. Son las diez de la mañana.

Butch lo miró entre las pestañas, la cabeza hacia atrás.

-¿Qué me ha pasado?

-Esperaba que tú me dieras los detalles. Te dispararon un dardo tranquilizante, supongo que con la dosis para dormir un oso negro. Es lo que se utiliza cuando disparas a un humano. Pero los sedantes y los vampiros hacemos mala combinación, nos pueden provocar una arritmia.- V hablaba en voz baja-. Te hirieron de bala en el otro hombro, pero fue un “bang” limpio… y te pasaste con las calorías de restrictores, amigo. Tu corazón casi no lo resiste. Aún no he acabado de limpiarte.

Bastante faena había tenido con sostener su corazón. En cuanto había vuelto a latir por sí solo, Vishous le había cosido la herida del hombro, se la había vendado y le había sacado toda la porquería de restrictor que había podido. Después de mandas varios SMS – “Btch stable. N mlstar”- y de cambiar la contraseña de la puerta de la Guarida para que nadie pudiera entrar, se había desplomado en la butaca de su habitación sin molestarse en apartar los libros. Se sentía como si parte de la sangre de sus venas se hubiera convertido en arena después de meter su propia vida en el cuerpo del poli. Seco. Ni siquiera se había quitado aquellos pantalones de mierda, sólo la camisa destrozada.

-Espera… el chico, Blaylock…- los ojos de Butch se abrieron más-. No sé qué hacía allí, pero creo…

-Te salvó el culo. Si no llega a ser por él, no estarías aquí.- V seguía murmurando.

-Tengo que darle las gracias…- Dios, cómo había podido meterse en aquella encerrona-. Eh, ¿y Phury? Nos separamos, él vio a un restrictor y yo fui a por otro. Era una trampa… No los sentí hasta que estuvieron detrás de mí…

Vishous alzó una mano y movió el dedo índice.

-No vas a esforzarte tanto, amigo. Deja los detalles para luego. El titular es que Phury está grave.- el hermano asceta y él eran como el polo norte y el polo sur, pero seguía siendo parte de la familia. Esperaba que saliera de aquello. De verdad-. Havers lo ha operado. Bella y Z están a la espera de noticias. Qhuinn y John le salvaron la vida.

Butch enarcó una ceja, luchando por disipar los restos de alelamiento de su cerebro.

-¿No jodas?

La perilla negra se elevó por una comisura.

-Parece que esta noche los Pitufos han rescatado a los Gigantes de Nueva York.

-Ya… en realidad, esos tipos siempre fueron unos nenazas.

-Eso parece…- Vishous sonrió, sin poder apartar la vista de Butch. Oírle hablar y verle moverse era un milagro. Carraspeó, sintiéndose como un imbécil.

Butch dejó caer el brazo sano sobre la cara y gruñó.

-Estoy cansado.

-Tardamos más que los humanos en eliminar los sedantes de nuestro cuerpo. Tendrías que dormir otro par de horas.- Vishous empezó a quitarse el guante-. Ahora deja que te quite lo que queda de esa mierda dulzona, ¿sí?

-Primero ducha.- Butch se apoyó sobre las manos y se sentó en la cama, temblando como una niña. Disimuló una gañota cuando el hombro herido cantó un aria.

V puso las manos en las caderas.

-Ni hablar, hermano. No puedes levantarte. Te partirás la cabeza en el baño.

Butch se tomó unos segundos para reconciliarse con su centro de gravedad y luego apartó las sábanas, sacando las piernas de la cama.

-Pues tendrás que ayudarme. Si no me arrastraré.- oh, joder, tenía ganas de vomitar-. Pero necesito sentirme… limpio.

Notó que Vishous lo perforaba con la mirada un momento y luego le oyó suspirar.

-Muy bien, pero en mi baño. No creo que llegues al tuyo.- el poli asintió, con la cabeza gacha-. Y vamos a quitar ese vendaje del hombro primero.

Butch se dejó hacer, manso como un corderito, mientras V se sentaba a su lado, se colocaba unos guantes de látex y cortaba las vendas con unas tijeras. Había que dar las gracias por que el cabrón fuera un buen médico. De hecho, Butch tenía que dar las gracias por que V fuera muchas cosas. Resopló cuando el hermano le quitó las gasas sobre la herida y luego torció la cabeza para ver cómo estaba la cosa. Su cara quedó a centímetros de la del hermano.

-¿Qué aspecto tiene?

-De foto. Algunos puntos ya han empezado a caer. Estará cerrada en unas horas. Curas rápido, poli, es bueno tener sangre real corriendo por las venas, pero necesitarás alimentarte pronto.- Vishous levantó la vista de la herida para tropezarse con los ojos de Butch.

En cuanto dijo “alimentarte”, Butch desvió la mirada a su vena. Sólo durante milésimas de segundo, más un gesto reflejo que un pensamiento, pero bastó para ponerle como un bate de béisbol. Notó una oleada de calor que empezaba a calentarle la piel y se esforzó por refrigerarse antes de que sus glándulas volvieran con el nuevo perfume de la temporada. Lo último que necesitaba Butch era oler aquella sorpresita inesperada de su cuerpo. Pero, coño, la perspectiva de los colmillos del poli en su cuello… No es que fuera a alimentarle y V tampoco sabía si podría soportar que alguien le perforara la vena. Era una virgen vascular, como una vez le había dicho al poli. Pero la imagen que le vino a la mente era excitante como el demonio y, por un momento, pensó que, quizás en eso, también Butch era diferente.

-Lo que sea.- Butch desvió la mirada y se levantó de la cama… para desplomarse al paso siguiente-. Mierda…

-Jodido imbécil.- Vishous lo sostuvo contra su cuerpo-. Te he dicho que no era el momento.

-Limpio… necesito… estar… limpio.- Butch murmuró con voz ahogada contra el hombro de V-. Luego… descanso. Ahora… limpio.

-Está bien…

Vishous maldijo por lo bajo, pero le ayudó a llegar al baño, sentándole sobre la tapa del inodoro mientras abría el agua de la ducha, regulándola hasta que salió templada. A Rhage le pasaba lo mismo después de cada episodio Godzilla. Daba igual lo jodido que estuviera, lo primero que pedía era una ducha. V preparó una toalla negra limpia, se aseguró de que hubiera jabón y luego se giró hacia Butch, con el corazón latiendo más rápido ¿Y ahora…? ¿Tenía que ayudarle a desvestirse? ¿Ducharle? Mierda, no es que no hubiera visto al poli desnudo antes pero, de algún modo, ahora la cosa era… diferente.

Butch parecía estar siguiendo el mismo hilo mental porque, cuando levantó la cabeza, sus ojos tenían una expresión distinta, más oscura. Se apoyó en el mármol del lavabo y probó a levantarse él solo. OK, conseguido. Ups, no del todo. Tuvo que agarrarse con las dos manos para evitar tener una perspectiva muy cercana de las baldosas del suelo.

-¿Quieres que te… ayude?- Vishous parecía necesitar un buen trago de agua.

El poli jadeó, mareado, y lo miró por encima del hombro.

-¿Cómo se te da hacer de enfermera dando baños?

Vishous se frotó el pelo de la nuca. Cristo…

-Supongo que, si Rhage ha sobrevivido, tú también. Pero no controlo lo del suavizante del pelo y el aceite perfumado.

-Con jabón bastará.

Butch esperó unos segundos a que el mundo dejara de chispear en colores, apoyó la espalda contra el mármol y se llevó la mano al cinturón de los pantalones, desabrochándolo. Le siguió el botón. Luego la cremallera. Supo que V le estaba mirando fijamente y tragó saliva. Sí, V ya le había visto desnudo. Sí, antes de que los restrictores le jodieran la fiesta le había dicho que le dejaría tocarle. No, no había cambiado de idea, sólo había tenido, digamos, un pequeño contratiempo con la muerte. Pero…

Vamos, admítelo… Le daba vergüenza desnudarse delante de él. Vale, sí, parezco una niña, ¿y qué? Tomó aire y se bajó los pantalones y los bóxers. En algún momento, V había intentado ponerle cómodo y le había quitado las botas y los calcetines, así que pateó para sacarse las prendas de los tobillos, quedándose tal como vino al mundo. Era como estar delante de un jurado del concurso Mister Hombre en Pelotas de Caldwell.

Cuando levantó los ojos muy despacio, tuvo que forzarse a respirar.

Los ojos de V brillaban entre unas pestañas bajas. El hermano no se había movido, pero algo había cambiado en el aire del lavabo. O, más bien, parecía que todo el aire hubiera desaparecido. Butch notó que el calor que corría por sus venas se reunía en su pene. No necesitó mirarse para saber que la cosa había crecido unos cuantos milímetros. La cabeza le dio vueltas y estuvo a punto de irse al suelo, prueba de que una parte de su sangre había abandonado su cerebro para emigrar hacia el sur. Vishous salió del éxtasis temporal para cogerle un brazo, cuidando de no acercarse demasiado.

-Vamos a bañarte, ¿sí?

V se sacó la camiseta, tirándola al suelo, y se descalzó, pero se dejó los pantalones puestos, igual que el guante. Primero porque era incapaz de vencer su reticencia a que alguien le viera desnudo y, segundo, porque poner barreras entre su polla y Butch en pelotas parecía la mejor idea del mundo.

Cogió a Butch de la cintura desnuda y el poli pensó que su mano había aprovechado para acariciarle las caderas. No era una sensación desagradable. Se metió en la espaciosa ducha con el cuerpo temblando de agotamiento. La voz de V sonó desde detrás, directamente al lado de su oído.

-Cógete a la barra de la ducha. Yo me encargo.

Butch obedeció, dando las gracias en silencio por poder darle la espalda a V. Así no vería que, drogado o no, su parte delantera estaba haciéndose notar. Gimió al notar el agua tibia resbalando por su pelo y sobre su hombro herido, pero levantó la cabeza, bebiendo de la sensación de limpieza. Era una necesidad física. Cada vez que inhalaba aquellos demonios se sentía como un vertedero, incapaz de acercarse a nadie hasta tener la piel reluciente, como si fuera un apestado que podía contagiar a los demás.

Las palabras del Omega resonaron en su oído, como el susurrar de un nido de serpientes, y a Butch se le aflojó el cuerpo con un escalofrío. Los brazos de V rodearon su cintura y notó el calor del hermano contra su espalda.

-¿Estás bien?- tenía la voz ronca.

El poli asintió, con el agua resbalándole por la cara. Unos segundos después, los brazos se retiraron de su cintura y Butch lo lamentó al instante. La verdad es que agradecía el calor, el abrazo ¿De cualquiera?, preguntó la perra de su conciencia.

No, sólo del que me ha traído de vuelta de entre los muertos más veces de las que puedo contar.

Olió el jabón de Vishous y le pareció jodidamente adecuado tener aquel perfume sobre su piel. El hermano le lavó el pelo, con tanto cuidado como si Butch fuera la Bella Durmiente. Al acercarse, las caderas de V rozaron sus nalgas. Bajo los pantalones Versace mojados, el poli tuvo el tiempo justo de notar algo duro antes de que el moreno pusiera distancia entre sus cuerpos. Mierda. Butch pasó directamente de estar excitado a cachondo. Mala cosa, porque cuanta más sangre se reunía en su entrepierna, más mareado estaba.

-Cierra los ojos.- más de aquel murmullo contra su oído.

Vishous le aclaró el pelo, cuidando de no acercarse demasiado para que su erección no fuera a parar justo donde quería estar, entre las nalgas de Butch. Cada vez que tenía que ver aquella palidez gris de pescado muerto del poli era como si le clavaran una lanza en el costado, pero aquella noche había estado muy, muy cerca de despedirse de él. Tan cerca que había perdido por completo el control de su cuerpo, que había proclamado su propia independencia del disimulo y había gritado a los cuatro vientos que consideraba a Butch como su compañero.

¿Aquello suponía alguna revelación épica, que cambiaría el destino del mundo? No. El resto de la Hermandad ya se lo imaginaba hacía tiempo. Tampoco cambiaba lo que ya sentía por Butch, sólo lo amplificaba. Pero, en un sentido biológico, para él sí que había supuesto una revelación.

Siempre había creído que había nacido sin los instintos de posesión y las glándulas de marcaje que tenía el resto de la raza. Claro que nunca había conocido a nadie a quien quisiera poseer, proteger, cuidar y marcar como suyo. Y esos instintos habían aparecido justo cuando sentía el mordisco del miedo en las tripas después de haber estado a punto de perder a Butch.

Y ahora allí estaba, dándole un baño con jabón –muy buen lubricante, por cierto- e intentando contener todos sus impulsos de calmar el susto que le había dado empotrándole contra la pared y hundiéndose en él. Una y otra vez. Dejando su semilla en su interior y las marcas de sus manos en su piel y su olor en todo el cuerpo del poli y las marcas de sus colmillos en su cuello hasta hacerlo tan suyo que nadie se lo pudiera quitar.

Que nadie dijera que los vampiros no eran una raza evolucionada. Tanto como los Picapiedra.

Cristo, estaba asustado, por mucho que lo disimulara. De lo que había estado a punto de pasar, de su pérdida de control sobre su biología y de la propia fuerza con que su cuerpo le pedía fundirse con el de Butch. Todo lo que había leído y visto en los demás hermanos, ahora lo vivía en carne propia. Bienvenidos a la nueva era del 3-D.

V se obligó a concentrarse en los gestos para evitar hacer algo de lo que luego se arrepentiría. Jabón. Frota. Piel. Aclara. Jabón. Frota. Sus manos recorrieron toda la espalda de Butch despacio, como si sus dedos pudieran tatuar “mío, mío, mío” en cada centímetro de piel mojada. Cuando llegó a sus caderas, se obligó a parar. Y a no jadear. Maldita sea, lo deseaba. Tanto que le dolía la piel.

Un olor peculiar hizo que Vishous frunciera el ceño… sexo. Estaba despidiendo el inconfundible y penetrante olor oscuro del sexo ¿Butch se habría dado cuenta? Levantó la cabeza y su temperatura corporal se disparó. Butch le estaba mirando por encima del hombro, con los mechones castaños chorreando agua. Las manos de V se tensaron sobre las caderas del poli. Butch empezó a girarse hacia él, con los ojos fijos en los suyos.

… y perdió el equilibrio cuando las rodillas le dejaron en la estacada, convirtiéndose en gelatina.

-¡Butch!

Vishous lo abrazó para evitar que se partiera los dientes en la bañera, clavándole la polla justo entre las nalgas. Mierda. Butch se aferró a la barra de la ducha y luego volvió la cabeza hacia atrás lentamente, desviando la mirada hacia las partes inferiores de sus cuerpos. Por un momento, V sopesó la idea de hacerse un nudo en la polla. Y de golpearse la cabeza contra la pared. En lugar de eso, alargó la mano para cerrar el agua y se sacudió el pelo.

-Fin de la ducha. Necesitas tumbarte.

Abrió los paneles de cristal ahumado de la ducha, cogió la toalla negra y secó el pelo y el torso de Butch a tanta velocidad que el poli pensó que se había teleportado a un túnel de lavado. Luego le tendió la toalla, carraspeando.

-Ten… sécate… –entre las piernas-… el resto. Te estaré esperando aquí, por si necesitas ayuda.

V cerró las puertas de la ducha, se quitó los pantalones empapados de espaldas a Butch y se secó con otra toalla a la misma velocidad exprés. Por un momento había creído que irían a por ello, tal como le había dicho Butch por teléfono. Pero, claro, uno no vuelve del Más Allá con ganas de sexo. Tenía que volver a recuperar el control de sí mismo. Ya. Salió del baño y rebuscó en su armario hasta dar con unos pantalones de chándal negros. Butch necesita que le limpies. Céntrate en eso. Jurando en voz baja, se encendió un cigarro, atento por si oía un terremoto en el lavabo. Cuando se hubo fumado la mitad se acercó a la puerta del baño y picó con los nudillos.

-¿Todo bien?

-De fábula.- la voz de Butch sonaba cansada, como un suspiro- Oye, ¿te importa traerme mi cepillo de dientes?

-Sin problemas.

Aquella era otra parte del ritual post dieta de restrictores. Butch siempre se lavaba los dientes, varias veces. Y a veces también se enjuagaba la boca con elixir. Formaba parte de su necesidad de eliminar cualquier rastro de lo que se metía en el cuerpo. Cuando V volvió de la habitación de Butch a su baño, el poli estaba sentado sobre el inodoro con una toalla alrededor de las caderas, mirándose el abdomen.

-Voy a limpiarte eso.- aseguró mientras le tendía el cepillo.

La mirada de Butch fue tan cálida que le dejó sin aliento.

-Sé que lo harás.

V se frotó el pelo y se giró.

-Te espero en… mi habitación.

OOO

Blaylock apuró su tercera taza de chocolate desecho de máquina y tiró el vaso de plástico a la papelera, caminando despacio hacia donde Zsadist seguía exactamente en la misma postura, con los brazos cruzados sobre el pecho y la vista clavada en la pared de enfrente. Tío, era como si estuviera excavando con rayos láser hasta Australia. Bella y Mary conferenciaban en voz baja, sentadas en las sillas, y Rhage recorría los cien metros lisos arriba y abajo del pasillo.

Llevaban más de siete horas allí. Siete horas sin saber si Phury vivía o moría, sin saber si John había salido del cambio y sin poder ver a Qhuinn. Al menos, sabían que lo de su amigo no era nada grave, sólo que habían decretado reposo y reposo es lo que iba a hacer hasta que le autorizaran a largarse. Sin visitas, para evitar el riesgo de fuga. Blay se frotó la cara, con la sensación de que los nervios le iban a perforar la piel en cualquier momento. Joder, si sólo…

-Ya pueden pasar a verle, pero sólo uno. Está listo para irse.-Ehlena, la enfermera que había atendido a Qhuinn, salió del box con una sonrisa. Parecía que se alegraba de poder darles al menos aquella buena noticia.

Blay se separó de la pared y estuvo en el umbral de la puerta de Qhuinn antes de que Rhage o ninguna de las hembras hubiera movido un músculo. Cerró la puerta al entrar. Su amigo estaba exactamente igual que antes del caos. El mismo pelo negro de punta, los mismos piercings en las orejas y en las cejas, el mismo gesto gruñón… y los mismos ojos dispares que se clavaron en Blay mientras se ponía en pie, vestido con una bata de hospital. Exactamente igual de vivo y de una pieza.

El pelirrojo sonrió de oreja a oreja, como si se le hubiera aparecido un ángel.

-¿Estás bien?

Joder, Blay siempre era tan cálido. Qhuinn supo que, si hacía el menor gesto de invitación, se echaría en sus brazos. Metafórica y literalmente. Tenía que poner espacio de por medio.

-A tope. Hasta los cojones de estar tumbado mirando el puto techo. Se me ha dormido el culo.

Blay se acercó a él mirándole a los ojos. Los del pelirrojo eran preciosos, pensó Qhuinn. Tan claros, tan inocentes. Ambos se quedaron mirando a palmos de distancia, el aire entre ellos cargado de palabras y de gestos que se quedaron allí, suspendidos sin cobrar forma. Blay alargó una mano y Qhuinn se alejó al momento, rodeando la camilla.

-Voy a cambiarme. Si sigo aquí un segundo más, gritaré.

Blaylock encogió los dedos y apretó la mano en un puño. Qhuinn no le dejaría acercarse. Nunca lo hacía. El moreno le dio la espalda y Blay lo agradeció. Así no vería el rojo en sus mejillas cuando vio su trasero a través de la bata a medio cerrar. Ni el bulto en sus pantalones cuando Qhuinn se quitó aquella mierda, regalándole una detallada panorámica de su enorme espalda, las caderas estrechas y las nalgas apretadas. Blay se moría por saber cómo se contraerían cuando Qhuinn empujara, se retirara, empujara…

El pelirrojo se dio la vuelta, con la vista fija en la puerta del box, el corazón en la garganta y la polla dura contra la bragueta. Qhuinn forcejeó un rato con la ropa y sus botas pesadas resonaron cuando se puso a su lado.

-Vamos a preguntar por Phury y nos largamos a ver a John, ¿vale?- su voz era muy suave.

Blay lo miró de reojo un momento, con todo lo que quería decir escrito en los ojos.

Lo sé. Siempre lo he sabido. Era lo que parecían decir los dispares de Qhuinn. Y la respuesta es no.

OOO

-No hace falta que camines hasta tu habitación. Puedo limpiarte en mi cama. Si quieres, luego descansas aquí.- Vishous ayudó a Butch a tumbarse sobre sus sábanas, intentando no quedarse con los ojos pegados a su pecho ni seguir los movimientos de la toalla.

-No… rechazaré la oferta.- el poli se dejó caer en el colchón, cerrando los ojos. Todavía notaba aquel maldito olor dulzón pegado a su piel.

-Relájate.- Vishous se sentó en la cama, a su lado, y se quitó el guante.

Butch asintió pero, cuando V posó la palma sobre su abdomen, abrió los ojos y le cogió la muñeca con la mano.

-Túmbate a mi lado, V… por favor.- pidió con un susurro ronco-. No quiero… -suspiró, como si estuviera aceptando alguna gran revelación filosófica-. Necesito sentirte a mi lado.

Los ojos perlados volaron hacia los suyos y V vaciló un momento. Qué coño, Butch acababa de volver de la muerte. Por segunda vez. Era un walkher, alguien que había ido y vuelto. Debía necesitar el consuelo de sentir un cuerpo vivo y caliente contra el suyo. Y, para ser sinceros, V lo necesitaba también. Todavía se sentía como si tuviera las entrañas expuestas al sol.

Asintió y se tumbó al lado de Butch, torpemente. Al momento, el irlandés se giró hacia él, enterrando la cabeza en su pecho y acercando el cuerpo al suyo. V inhaló hondo. A la mierda. Pasó el brazo izquierdo bajo la cabeza de Butch y apoyó la mano derecha justo sobre la cicatriz en el abdomen, en el foco de la maldad. En cuanto su maldita mano empezó a brillar, el poli tembló y se apretó contra él, enlazando las piernas con las suyas. Oh, Dios. La pequeña muralla que había conseguido reconstruir entorno a sus emociones se derritió como barro bajo la lluvia.

-Estás conmigo.- V apretó los ojos con fuerza-.Vas a estar bien, poli.- sus dedos empezaron a moverse, acariciando el cabello de Butch.- Voy a limpiarte del todo.

Murmuró incoherencias en el Idioma Antiguo durante un rato mientras el brillo de su mano se extendía por todo su cuerpo y los acunaba a ambos ¿Cuántas veces había fantaseado con aquello, con lo que se sentiría al tumbarse en la cama abrazado a Butch? ¿Podría tolerarlo? ¿Sería demasiado?

Sí, lo era. Demasiado bueno. Cerró los ojos, dejándose llevar por la quietud, el calor y el ritmo de sus respiraciones. Bendición, aquello era una bendición. No sólo porque era Butch, sino porque hacia que V se sintiera… normal.

Al cabo, Dios sabía cuánto rato después, el poli movió el brazo izquierdo como si le pesara una tonelada y dejó caer la mano sobre la que Vishous apoyaba en su abdomen. La mano tatuada. Aquella condenada monstruosidad. V abrió los ojos e intentó retirarla con una punzada de alerta, llevado de la costumbre, cuando cayó en la cuenta de que Butch era el único que podía tocarla sin morir achicharrado ¿Y era o no una bonita metáfora de lo que el poli hacía con él? Butch era el único que podía tocar no sólo su cuerpo sino a él, al núcleo llamado Vishous que había dentro del grueso hielo de tres siglos de aislamiento, por cursi de la muerte que sonara.

Era el único con quien podría haberse vinculado.

Los dedos de Butch se entrelazaron con los suyos y el poli le apretó la mano. V le devolvió el gesto con tanta fuerza que temió haberle roto los huesos, pero el otro no se quejó. Butch le cogió la mano y le movió el brazo hasta apoyárselo sobre su propia espalda, pegándolos desde la cabeza hasta los pies. Le provocó escalofríos cuando habló con la boca contra su pecho.

-Gracias por traerme a casa… otra vez.

V no movió la mano de donde Butch se la había colocado, sobre la parte baja de su espalda, justo sobre los tatuajes que marcaban los años de la muerte de Jeanie. Mierda, V no se movió ni para respirar cuando Butch le pasó el brazo izquierdo por encima del cuerpo, abrazándolo.

Virgen Santa. Vishous volvió a cerrar los ojos mientras empezaba a acariciar la espalda de Butch con su mano tatuada, sintiendo cómo el macho se estremecía contra él. Butch pasó un muslo entre los suyos y V tuvo que recordarse cómo respirar, temiendo un ataque de claustrofobia… que no llegó. Después de pasarse toda la vida negando que deseara aquello, diciéndose a sí mismo que él no estaba hecho para los abrazos y el piel a piel, descubrió que era mentira. Que todo dependía de con quién estuvieras. El olor a talco de bebé había desaparecido, pero V suspiró contra el pelo de su compañero, todavía brillando.

-Las veces que haga falta. Siempre que pueda.- apretó los ojos, recordando su última visión. Llegaría un momento en que le fallaría a Butch. Un momento en que no podría traerle de nuevo al mundo de los vivos. Le llevó un par de minutos volver a hablar-. Al menos esta mierda –flexionó un momento la mano derecha, antes de volver a posarla en aquella espalda sedosa- sirve para algo bueno.

Su poder le había convertido en un paria entre los vampiros, en una aberración, pero cuando conseguía que Butch volviera de aquella mierda gris casi le hacía sentir un auténtico salvador. Alguien de valía. A veces no sabía quién curaba a quién. En realidad sí que lo sabía. Curar a Butch, en cierta manera, le curaba a él. Fundía su hielo, dejándole asquerosamente vulnerable.  El poli separó la cabeza de su pecho y lo miró a corta distancia.

-No ha sido tu luz la que me ha traído. Has sido tú.- cuando V frunció el ceño, Butch tomó aliento-. Vi al Omega. Mientras estaba al borde. Me dijo que, si escogía vivir, acabaría por tenerme. O podía morir y descansar.

El resplandor blanco de V aumentó y sus ojos se entrecerraron. Por un momento, Butch pensó que flotaba un olor distinto en la habitación, como si el perfume de Vishous que retenían las sábanas hubiera aumentado, pero luego se disipó. Las mandíbulas de V crujieron.

-No es cierto, tu alma no es suya. Te mintió. Ese cabrón tiene miedo de ti. De lo que le puedes hacer. Quería que te esfumaras.

-Lo sé, lo entendí.- la palma de Butch seguía acariciando en círculos la espalda tostada de V-. Pero volví no sólo por tu luz, también porque vi cómo peleabas por mantenerme. Recordé que tú eras un guerrero y yo también. Y los guerreros luchan. Mi vida tiene un propósito, V. Tu luz hizo que mi corazón latiera, pero fuiste tú quien me dio fuerzas.- se separó un poco más para poder mirarle a los ojos-. Sentí tu miedo. Tu… -estuvo a punto de decir “amor”, pero se mordió la lengua- Lo que tú sientes me trajo de vuelta. Lo sé, te voy a provocar caries con tanta azúcar, pero es verdad.

Los ojos de Vishous mostraron aquella peculiar expresión de “tocado” que tenían cada vez que Butch acertaba de pleno en sus sentimientos. El hermano lo atrajo de nuevo contra su pecho y apoyó la barbilla encima del pelo húmedo, sin decir nada. A pesar de que Butch ya no olía a talco, V seguía emitiendo aquel resplandor. Era como estar abrazado a un estrella. Para V debía representar todo lo malo que le había pasado en la vida, pero para Butch era totalmente distinto. Y quería que V lo supiera.

Estar a punto de morir tenía sus ventajas, pensó. Te hace más libre para decir lo que sientes. Te das cuenta de que la vida, simplemente, es demasiado corta para perder el tiempo con malentendidos. Que te puedes ir a la tumba dejando cosas sin decir que pueden matar de dolor a otras personas cuando te hayas ido.

-Esa visión tuya. Donde yo moría en tus brazos.- murmuró Butch, contemplando los tatuajes en la sien de su compañero.

-Sí… -los ojos de V no se apartaban de los del poli. Tenía todo el cuerpo rígido. No habían hablado de la maldita visión desde aquella noche.

-No sabes cuánto tiempo falta, ¿verdad? Cuando tienes una visión, no sabes si pasará en un año o en trescientos.

-Nop.- gracias a los dioses.

-Es una buena forma de morir.- Butch apoyó la frente contra el pecho de V, escuchando la bomba hidráulica en la que se había convertido su corazón-. Tú y yo juntos. Peleando. Si todos nos tenemos que ir al Fade algún día, esa es una buena forma para mí. Lo único que siento es palmarla yo primero. Odio pensar que morirás creyendo que no has podido salvarme. Desde que esto empezó, siempre he sabido que acabaría así. No se te ocurra culparte por ello.

Maldito poli, siempre diciendo lo oportuno para tocarle la fibra sensible. Tragó saliva sabiendo que Butch lo oiría.

-Has vuelto hablador, ¿eh?

-Casi morirse tiene algo positivo. Hace que hablar sea menos difícil.

Vishous estrechó su abrazo. Permanecieron un momento así, con los brazos que les enlazaban la imagen física del vínculo que les unía. Al cabo, Butch movió el brazo izquierdo y volvió a enlazar su mano con la tatuada de V, levantándolas para contemplar el resplandor que ahora bañaba a ambas palmas. Había comprendido varias cosas aquella noche. Y le debía una explicación a V.

-¿Sabes qué pensé cuando… te vi brillando?- por el ronco murmullo, parecía que Butch no hubiera bebido en una semana-. Aquella vez, cuando intentaste suicidarte. Cuando apareciste con todo el cuerpo en blanco.

V tragó saliva. Odiaba que le recordaran su debilidad.

-Que era un puto gusiluz.

Buct dejó ir una risa seca, como un ladrido.

-No.- negó con la cabeza, acariciando sin querer el pecho de Vishous-. Que eras hermoso. Mierda, ¿puedes creerlo?- más risitas nerviosas-. He dicho esa palabra en voz alta…

V contempló la pared por encima de la cabeza de Butch. Dios, menos mal que estaban de lado. Si estuvieran frente a frente no habría podido sostenerle la mirada. Pero aquella posición tenía un problema. Notaba el corazón de Butch latiendo contra el suyo, sus pezones le acariciaban el pecho, su muslo grueso rozaba su entrepierna. Lo cual le provocó una sonrisa amarga.

-No soy hermoso. Sólo un jodido freak tatuado. Alguien que no está… entero.

El tono cortante sugería que V acababa de apuñalarse verbalmente. Butch separó la cabeza de su pecho y los rostros de ambos casi se rozaron. Le asaltó una imagen mental de las tres únicas ocasiones en que había visto a su compañero totalmente desnudo: aquella vez en la terraza, durante su ceremonia de iniciación y la otra noche al despertar de la pesadilla. Y recordaba que en las tres ocasiones había pensado lo mismo. El simple recuerdo del sexo de V bastó para que, a pesar de su agotamiento, la sangre empezara a reunirse en su ingle de nuevo.

-¿Puedo decirte algo?- murmuró Butch, recorriendo la espina dorsal de V con la mano. Dios, era suave. Sedoso sobre músculos duros. Notó que el otro cogía aire y luego asintió-. Prepárate porque he vuelto con ganas de sinceridad. No me gustan los hombres.- cuando V alzó una ceja con un “cielos, titular de portada”, siguió hablando sin dudar-. Pero me gustas tú.

V se quedó muy quieto.

-¿Y qué coño crees que soy yo?

-Vishous.

-¿Es otra de tus Conclusiones?

-Bingo. La tercera. Calentita de esta misma noche. Ante mortem.

V contempló el rostro mortalmente serio de Butch, ahora con buen color, diciéndose que el hermano no había dicho lo que creía haber oído. Pero no había duda en sus ojos. Aquella vez, Vishous no esperó permiso. Atrajo a Butch hacia su boca con la mano en la nuca, probando el sabor de la pasta de dientes mentolada. Fue lento. Muy lento. Húmedo. Mirándose a los ojos cada vez que sus lenguas jugueteaban fuera de sus bocas, cerrando los párpados con abandono después, cuando sus labios encajaban. No había agresividad ni frustración. Sólo alivio y deseo. V lamió la punta de los colmillos de Butch, retirándose y volviendo a tentarle, haciendo que se le alargaran, y el poli le devolvió el juego enrollando la lengua en torno a la suya, succionando, retirándose cuando el otro iba a buscarle, provocando. Totalmente a gusto en el papel.

Vishous rodó suavemente hasta ponerse encima de Butch, sosteniéndose sobre los brazos. Un sonido vibrante brotó de su garganta, parecido a un ronroneo, y el poli apretó las caderas del hermano contra las suyas. Los ojos de diamante se abrieron como si acabara de ver a Papá Noel y se separó para mirar a Butch. Empezaba a estar duro. Como él.

-¿Ves lo que me haces?- el poli lo miró serio. Solemne.- ¿Y sabes qué?

-¿Qué?- la pregunta salió como un jadeo.

-No es la primera vez que me pasa.- murmuró- ¿Otros machos? Antes muerto ¿Tú? Ya ves.- las manos de Butch subieron por la espalda de V y recorrieron el pelo negro, brillante-. Lo deseaba. En la ducha.- bajó la voz hasta un rasgueo grave-. Quiero… esto.- volvió a alzar las caderas, frotando un lado de la erección de V con la suya. La toalla se abrió hasta casi dejarle la entrepierna al aire libre.

Dios, aquello fue como un inyección de acero en el pene de V. Zas, duro. No había manera de que el maldito chándal fino que llevaba disimulara. Jadeó, apoyando la frente contra la de Butch.

-¿Sabes qué hice la noche que te fuiste de mi apartamento?- la voz se le puso ronca mientras lamía los labios del irlandés. Su mano tatuada bajó despacio por el costado de Butch, hasta su muslo.

-¿Qué?- Butch se arqueó, subiendo la pierna hasta rozar el escroto de V, acariciándolo inconscientemente. O quizás no de forma tan inconsciente.

El hermano pegó la boca a la suya, jadeando.

-Me metí en la ducha y me corrí en cuanto me puse la mano encima.

Dios, ¿por qué aquello sonaba tan asquerosamente erótico? Las manos de Butch provocaron terremotos sobre la piel de V y su muslo inició un suave movimiento, presionando la entrepierna de Vishous, retirándose y volviendo a presionar. El hermano le aferró el pelo de la nuca en un puño, susurrando contra su boca.

-¿Sabes cuántas veces me corrí, poli?- la mano tatuada de V trepó bajo la toalla y apretó una de las nalgas duras de Butch, acoplándolo contra su ingle. Las caderas de Vishous iniciaron un movimiento rítmico, frotando su erección contra la de su compañero y sonrió salvajemente al oírlo gemir.- Cuatro.- la longitud de Butch se hinchó algo más y la lengua de V salió para lamer su cuello- ¿Sabes cuántas veces me corrí con la hembra a la que dominé?- metió la lengua en la boca de Butch con rapidez, una vez, dejándolo gimiendo por más-. Lo adivinaste muy bien. Ninguna.

Butch atrajo la cara de V y lo besó con brutalidad mientras el moreno seguía con el baile de sus caderas. El hijo de perra era lujuria hecha carne y, súbitamente, la chispa de la agresividad del macho prendió en el poli. Supo exactamente hasta dónde quería llevar aquello y no se le ocurrió ninguna objeción. Hasta entonces no había estado del todo seguro de lo que habría visto V al entrar en su mente, pero en aquel momento lo tuvo claro. Sin pararse a pensar, movió las caderas hacia arriba, apretándose contra el pene de Vishous. El tipo era enorme. Tuvo la satisfacción de ver que los ojos del hermano adquirían un brillo peligroso, completamente sexuado, antes de obligarle a bajar la cabeza para susurrar con los labios contra su oído.

-¿Sabes qué hice yo, maldito bastardo?- Butch aprisionó las caderas de V, manteniéndolo apretado contra él hasta que ambos notaron cómo sus penes latían. La cabeza estaba empezando a darle vueltas después de toda la mierda restrictora, pero le importó un carajo-. No quise tocarme. No, el buen chico irlandés no hace eso ¿Y sabes qué pasó?- rozó el lóbulo de la oreja de V con los labios y lo oyó jurar-. Que me corrí en los calzoncillos en cuanto me metí en la cama ¿Quieres saber cuántas veces? Dos. Luego me bebí media botella. No está mal para un hetero, ¿no?

Vishous echó la cabeza hacia atrás de golpe, liberándose de la presa de Butch, y plantó los brazos a los lados, sobre el colchón. Dios, así es cómo quería tenerle.

-Tienes un problema.

-Sí: tú, grandísimo hijo de perra.- Butch vio que V se encogía, como si hubiera dado en el clavo. Lo miró a los ojos, sin dudar-. No sé cómo vamos a manejar esto ni hasta dónde soy capaz de llegar. Pero sí sé dos cosas. Quiero estar contigo.- volvió a mover las caderas y V agachó la cabeza al punto, como si el roce le doliera-. Y, si no le pones remedio, me voy a volver a ir encima. Así que ya puedes empezar a hacer lo me dijiste en el callejón.

OOO

-Todavía no sabemos nada.- informó Mary en voz baja, con su segunda infusión de la noche, cuando Qhuinn salió de la habitación seguido de Blay.

El moreno se puso el pelo aún más de punta cuando se pasó la mano por encima.

-Eso tiene que ser una buena señal. Quiere decir que están ocupados arreglándolo, ¿no? Si hubiera mue…

Tres cosas consiguieron que cerrara la bocaza a tiempo para no decir la palabra prohibida en cualquier sala de espera de urgencias. El codazo de Blay en sus costillas. La mirada asesina de Z. Y el móvil vibrándole en el bolsillo. El pelirrojo y Rhage casi saltaron cuando sus móviles zumbaron. Zsadist siguió convirtiendo a Qhuinn en comida para gatos con la mirada.

El moreno abrió la tapa del móvil con el ceño fruncido, sopesando si es que su signo del zodíaco se la tenía jurada con la puta inteligencia emocional. Siempre decía lo menos apropiado en…

-¡Joder!- una enorme sonrisa se le pintó en la cara y, cuando levantó los ojos, Blay y Rhage entrechocaban los nudillos. Se giró hacia las dos hembras-. John ha pasado la transición. Está… bien. Joder, está bien.

-Butch también. Al menos, está estable.- anunció Hollywood-. V me ha enviado un mensaje.

Qhuinn apoyó las manos en los muslos, meneando la cabeza con alivio. Dos de tres. Al menos, dos de tres cosas potencialmente desastrosas estaban bajo control. Por el rabillo del ojo vio que Z había clavado la mirada en la puerta de quirófanos.

Ojalá pudieran hacer un pleno.

OOO

Así que aquel era el aspecto que tenían dos soles vistos de cerca, pensó Butch cuando los ojos de V se iluminaron en blanco. Le asaltó otra oleada de mareo post-empacho-de-restrictores, pero luchó por ignorarla. Al contrario de lo que esperaba, Vishous no se abalanzó sobre él. Más bien se dejó caer encima de su cuerpo con rendición fatalista. Su cara quedó contra su hombro izquierdo herido y la perilla le provocó cosquillas.

-No quiero hacerte daño.- murmuró V, luego sacó la lengua y lamió la herida-. No soy… normal.

Más bien, era la primera vez que estaba con alguien a quien quería tocar y abrazar por el simple placer de dar. Era lo que pasaba con los machos vinculados; cuidar de su compañero iba primero. Y Vishous no había hecho nunca algo parecido.

Butch siseó mientras se retorcía bajo sus labios, diciendo que V no se conocía a sí mismo una maldita mierda ¿Hacerle daño? Antes se castraría con unas tijeras de costura. Subió las manos por sus caderas y toda la longitud de su espalda ¿Era el mareo lo que le hacía ser tan atrevido?

-No vas a hacerme daño. Soñabas con esto, ¿no? Con tocarme así.- Dios, el pelo de V era seda contra su hombro. Y aquella lengua…- Pues hazlo. No voy a arrancarte la cabeza, no puedo moverme. Y confío en ti.

-Vas a matarme… -V se incorporó lo suficiente como para recuperar su guante de cuero y ponérselo en la mano tatuada. Era eso o incendiar las sábanas.

Luego volvió a inclinarse y abrió los labios sobre la herida a medio cicatrizar con la misma delicadeza de un beso de amante. Succionó levemente, arrancando a Butch una punzada de dolor y de placer, y alternó los besos con la lengua para cicatrizar la herida. Para cuando acabó, el poli había vuelto a alzar las caderas, apretándolas contra las de V. El hermano dejó ir una suave risa grave y empezó a recorrer con la lengua el camino hasta el cuello de Butch, mordiéndole suavemente en la base.

Las manos del poli se apretaron en su espalda y Vishous dio un respingo involuntario. Levantó la cabeza del cuello, reprimiendo el impulso de sujetarle los brazos por encima de la cabeza, y lamió el lóbulo de su oreja, castigándolo con un mordisco. Antes de que Butch pudiera quejarse, bajó con la lengua por su cuello, sin tocarlo con los labios, arañando el trazo de su vena con un colmillo. Todo el cuerpo del poli se tensó como la cuerda de un violín.

-Joder, V…

-No tengo ni idea de lo que hago. Quiero lamerte todo.- V apretó el colmillo contra la piel, arañando lo suficiente como para hacer brotar sangre-. Quiero probarte…- su lengua recogió el diminuto hilillo de sangre, chupando la piel mientras Butch se retorcía bajo él-. Quiero darte placer. Nunca lo he querido antes… Eres mi pyrocant

La mano izquierda de V empezó a bajar por el pecho de Butch con lenta sensualidad mientras su boca obraba maravillas en su cuello, cortando en seco cualquier respuesta coherente. V tampoco parecía esperar ninguna. Estaba completamente perdido en los sentidos.

Vishous inhaló con fuerza el olor de su piel, como si fuera un perfume exótico que hubiera soñado con descubrir. Con los ojos cerrados, besó su cuello, lamiendo y chupando con delicadeza un momento. Mordiendo la piel húmeda después. Rompió la piel con los colmillos sólo un milímetro, haciendo que Butch gimiera como un condenado, clavándole los dedos en las nalgas. Trazó un recorrido de saliva y puntas de colmillo por el cuello de Butch, alternando el dolor con el placer hasta que todas las terminaciones nerviosas del poli parecieron cantar a la vez.

El contraste era chocante y endemoniadamente erótico: el enorme peso del macho sobre él, los músculos de acero, el roce de la perilla… y la delicadeza de su mano, la suavidad del pelo y la sensualidad de sus labios. Jesús, todo era extraño.

Vishous empezó a resbalar hacia abajo y Butch gimió cuando su pene se frotó contra el pecho del hermano por la abertura de la toalla. Empezó a gotear, atrapado contra los pectorales de V, su piel retrocediendo y dejando el glande al descubierto.

La lengua de Vishous encontró uno de sus pezones y el cuerpo de Butch se separó de la cama. V levantó la cara, le obligó a soltarle el pelo y aprisionó sus muñecas, apretándole los brazos contra las sábanas.

-Quieto…- susurró mirándole entre mechones negros mientras ondulaba el cuerpo, acariciando el pene de Butch atrapado entre los dos.

-Hijo de…

V alternó la lengua con los colmillos sobre sus pezones y Butch perdió la capacidad de hablar de forma racional. Se limitó a jadear y a retorcerse bajo el enorme cuerpo de Vishous, clavándole la polla en el pecho. V dejó un rastro de sangre al lamer el recorrido hacia su pectoral izquierdo. Chupó su pezón, cosquilleándole con la perilla, tirando suavemente… y luego mordió con los dientes delanteros.

-Maldita…- Butch apretó las mandíbulas, retorciéndose entre las sábanas de seda. Empezó a sudar, incapaz de predecir si V iba a darle placer o dolor. O las dos cosas a la vez.

El guante de cuero rozó la cicatriz en forma de estrella sobre el corazón de Butch, las marcas del guante espinado con que todos los hermanos le habían golpeado durante su iniciación. Una de las marcas era más profunda.

-Te di fuerte…

La voz de Vishous era ronca, triste, y Butch se apoyó sobre los antebrazos para poder mirarle, con el pecho jadeando. Daba igual lo caliente que estuviera. Una sola insinuación de dolor en la voz de V era suficiente para devolverle parte de la cordura.

-Te estabas despidiendo… ¿verdad? De mí.- su pecho subió y bajó y los ojos de V volvieron a fijarse en su pezón-. De la posibilidad de… tenerme. Creías que no volvería a pasar.- Vishous alzó la mirada hacia él. En la penumbra del cuarto, sus ojos parecían plateados. Pozos plateados. Butch levantó una mano y le apartó el pelo de la cara. Suavemente-. Escoció. Mucho.

Los dos conectaron un instante, en silencio. Vishous lo entendió. Butch no se refería sólo al nivel físico. Sólo habían estado conectados un instante, allí en la Tumba, con los colmillos de V enterrados en el cuello del poli y sus cuerpos apretados. Pero la separación les había dolido a ambos como si les hubieran cortado con un cuchillo.

-Me alegro de haberme equivocado. Por una vez…- ¿se podía decir “gracias” con la mirada? V esperaba que sí.

-Yo también…- la mano de Butch se hundió en su pelo, empujándole suavemente hacia su cuerpo.

Porque voy a dejar que me tengas.

Mensaje recibido.

V sonrió contra su pecho y empezó a bajar por su abdomen, dejando un rastro húmedo de piel de gallina. Butch vio la punta rosácea de su pene acariciar el pecho de V y los ojos se le pusieron en blanco. Dios, estaba pasando… Para cuando la boca de Vishous llegó a su cicatriz, los abdominales de Butch estaban tensos como piedras.

-V, no…

-No puede hacerme daño. Ojalá pudiera sacártelo todo.

La boca de Vishous se abrió sobre su cicatriz, sin llegar a tocarla, con el pene de Butch rozándole la base de la garganta. El ligero resplandor que lo bañaba se acrecentó. Estaba volcando la luz blanca en el cuerpo de Butch directamente encima de la maldita cicatriz y era como un baño delicado de agua refrescante. El contraste con el fuego entre sus piernas le arrancó un escalofrío. El poli suspiró, acariciando el pelo negro.

-Das vida, V…

Mientras, la mano derecha de V había trepado por el muslo de Butch, escurriéndose bajo la toalla. Cuando el cuero del guante se cerró alrededor de sus testículos, Butch gimió, se arqueó doblando las rodillas y golpeó la cabeza contra la almohada. Pero no se alejó. Al contrario, se aferró a los enormes hombros como si le fuera la vida. Vishous se sacudió el pelo de los ojos para poder mirarle.

-¿Te gusta esto?- le acarició por debajo de la toalla. Apretando un poco y resiguiendo los contornos redondeados con los dedos después. Butch se limitó a gemir, con la cabeza hacia atrás. V apretó más fuerte-. Contesta, poli ¿Te gusta?

-Sí…

-Bien, quiero que hagas algo por mí, Butch.- Vishous apretó entre las piernas del irlandés, ciñendo su escroto sin soltarle. Un gemido largo. Rió por lo bajo. Adoraba aquellas reacciones-. Quiero que te apoyes sobre los brazos… Ahora, Butch.

-Maldito seas…- su pene chorreaba de tal forma que empezaba a mojar la toalla.

Ahora.- V le soltó, calmándole con otra caricia suave, moviendo delicadamente los orbes en su bolsa. Butch obedeció, incorporándose a medias, apoyado sobre los antebrazos. Respiraba por la boca como un percherón-. Buen chico. Ahora quiero que abras las piernas.- Butch dilató tanto los ojos que parecieron a punto de salir despedidos. Vishous volvió a apretar sus pelotas. Otro jadeo estrangulado. V se inclinó sobre él, lamiéndole los labios un momento-. Entré en tu cabeza, ¿recuerdas? Vi lo que querías. Y me diste tu permiso, así que ahora voy a recoger lo que me prometiste. Abre. Las. Piernas.

Que Dios le perdonara, pero Butch lo hizo. Hipnotizaba. Vishous hipnotizaba con aquellos ojos, con el brillo que despedía, con el calor y con aquella voz ronca. Y, mierda, Butch lo deseaba. Confiaba en él. No importaba el jueguecito que se trajera, V pararía si él musitaba un “no”. Así que abrió los muslos, dejándole espacio.

-Más…

Butch abrió las piernas hasta que V pudo arrodillarse en medio. La toalla sólo le tapaba la polla. Todo lo demás estaba a disposición de su compañero. Le recorrió un temblor que se expandió por su abdomen como una contracción de calor. V sonrió, mostrando los caninos.

-Bien hecho, poli… bien hecho. Ahora quiero que mires lo que voy a hacer.

Vishous llevó las manos al nudo de la toalla. Lo deshizo lentamente, sin apartar los ojos de los de Butch, como si abriera un regalo. Cuando apartó la tela negra, el grueso pene se bamboleó, libre, totalmente expuesto para V. El poli seguía con los ojos abiertos casi hasta transgredir las leyes físicas, con la boca entreabierta y una película de sudor cubriéndole el torso. Era incapaz de desviar la vista de su propia polla y del rostro de V, como si lo estuviera viendo todo desde fuera de su cuerpo. Sólo que sentía cada músculo y cada tendón como cuerdas de lava. Su pene dio una punzada y V lo vio.

-Me gusta, Butch. Eres justo como imaginaba.- colocó las manos a ambos lados de sus caderas y se agachó, hablando tan cerca de la polla del poli que su aliento era como niebla sobre la piel, pero sin desviar la mirada de los ojos castaños-. Grande y ancho, sí. Sonrosado. Con venas gruesas.- Butch gimió y una gota resbaló de la punta esponjosa. Vishous desvió un momento la vista para seguir el recorrido-. Podría lamerte entero, pero ahora sólo quiero probarte…- alargó la mano enguantada y resiguió con el dedo índice la gota que resbalaba por la longitud de Butch, recogiéndola. El poli empezó a temblar, latió y más humedad brotó de la elegante hendidura de la punta. Vishous se llevó el cuero del dedo índice a los labios y se lo chupó sin desviar la mirada de Butch-. Me gusta tu sabor, poli, eres cremoso. Salado…

El irlandés llegó al orgasmo con los ojos clavados en los de V. Sin que el hermano hubiera tenido prácticamente que tocarle. Las venas de su pene se marcaron en relieve, igual que las de su abdomen, y sus nalgas se separaron de las sábanas. Luchó un instante por no irse delante de Vishous.

-No lo pares, Butch. Córrete para mí. Me gusta verte…- V cerró la mano alrededor del pene rosado, acariciando la punta con el pulgar mientras el otro gemía, derramándose-. Eso es, Butch. Mójame…

Al final, Butch cerró los ojos y echó la cabeza hacia atrás, rugiendo mientras hacía exactamente lo que V le decía. Correrse sobre su mano, ante sus ojos, retorciendo las sábanas entre los puños. Su cuerpo todavía temblaba en espasmos cuando notó un roce sobre su estómago. Abrió los ojos para ver a V untándose los dedos del guante en la semilla caliente que había derramado sobre su propio abdomen.

-¿Qué…? ¿Qué… estás…?

Lentamente, Vishous levantó el guante mojado hasta su boca. Sacó la lengua, lamiendo poco a poco con una sonrisa torcida.

-Lo que te dije. Probar a qué sabes…

-Oh, joder…

Duro. Otra vez. Al momento. No había manera de que Vishous lo pasara por alto. Aquello era una locura. El hermano se acomodó entre sus piernas.

-Mírame. Mírame mientras te toco. Quiero que sepas que es real.

Butch gimió cuando el cuero se cerró alrededor de su erección recién recuperada. El gemido se convirtió en un grito cuando V apretó la mano hasta el punto del dolor, moviéndole la piel suave sobre la dureza acerada arriba y abajo. El cuerpo del poli se convirtió en nudos de músculos y tendones contrayéndose de forma espasmódica, aferrando las sábanas, empapado en sudor, con los ojos fijos en lo que hacía la mano de Vishous entre sus piernas. La punta hinchada de su pene aparecía y desaparecía entre los dedos cuando V subía y bajaba la mano, con el cuero húmedo por su semen.

Cada uno de los músculos del torso de Butch parecía esculpido, silueteado en sudor, mientras V le conducía hacia donde quería tenerle, al ritmo que él marcaba. El pene de Vishous estaba casi tan mojado como el de Butch bajo los pantalones, latiendo a cada segundo, clamando por el mismo alivio salvaje que el poli estaba a punto de experimentar, pero lo ignoró por completo. Aquello era para Butch, aquello iba sobre dar placer. Sólo placer, por primera vez en mucho tiempo. Hacía que V se sintiera un amante, no un degenerado. Y quería dar más…

Apretó la vena en la base del pene, cortando en seco la carrera hacia el orgasmo, y Butch gimió, mirándole con los ojos desorbitados.

-Maldito hijo de…

-Todavía no.- mierda, aquella no era su voz, era un rugido animal-. Te quiero en mi boca. No te vas a correr hasta que te tenga en mi garganta.- la cabeza morena se movió hacia abajo…

-No.- Butch forcejeó, incorporándose. Vishous alzó la cabeza con una mirada ígnea y él boqueó, intentando dar explicaciones-. No quiero… Mierda, sí quiero… -¿por qué era tan difícil de explicar? Vale, la falta de oxígeno no ayudaba-. Oye, siempre… siempre he tenido sexo anónimo, ¿vale? Justo así. Y no quiero…

V lo miró un momento sin pestañear y luego se impulsó hacia arriba para lamerle los labios. Butch probó su sabor en ellos.

-Dime quién soy.

Butch frunció el ceño, intentando que sus dos neuronas borrachas de placer volvieran a conectar.

-¿De qué va…?

Dime quién soy.– Vishous volvió a acariciarle, terroristamente despacio, presionando su vena, hablando con la boca contra la del irlandés.

-Ahh…- Butch se aferró a los hombros desnudos-. Vishous. Y voy… a… matarte… en cuanto…

-Vuelve a decir mi nombre.- el ritmo se volvió a cámara lenta, con la mano de V rodeando la polla de Butch y bajando milímetro a milímetro.

-Vi-shous…-el poli se arqueó, pegándose al hermano, buscando aliviar aquel dolor entre sus piernas.

-¿Dejarías que otro macho te hiciera esto, Butch? ¿Le dejarías?- siseó en su oreja. Su mano dejó el pene de Butch y se cerró en torno a su escroto, aprendiendo su tamaño.

-No… Maldito… no…

-Entonces no soy sexo anónimo.- Vishous empezó a bajar, lamiendo el cuello, un pezón, su abdomen-. Y voy a ser el único al que vas a dejar que te haga esto…

V se arrodilló firmemente entre las rodillas de Butch, sujetándole las caderas desnudas con una mano. Apresó la punta hinchada con los labios y chupó. Fuerte. Butch separó toda la parte superior del cuerpo de la cama y gritó. Tanto como para que le oyeran hasta en la mansión. Vishous mantuvo su pelvis contra la cama mientras su boca lamía su punta, subía y bajaba por su longitud, rascaba con los colmillos, chupaba, besaba y volvía a lamer, empotrándolo contra el colchón con cada embate. Tomando todo lo que había estado deseando durante demasiado tiempo. Su mano izquierda tironeó bajo el pene del poli, apretando y acariciando en sincronía con lo que hacía su boca.

Butch no pensó si era sucio. No pensó si eran dos machos. Sólo supo que tenía a V entre sus piernas y que era la mamada más salvaje de toda su vida. Se tensó al borde del orgasmo, luchando contra la presa de V en sus caderas. Vishous retiró la boca de su erección al punto y Butch jadeó y maldijo mientras V reía como el hijo de perra dominante que era. El moreno apretó su polla hacia arriba, contra su estómago, y bajó los labios hacia sus testículos. Butch abrió la boca en un grito que no llegó a brotar cuando V se los introdujo en la boca, lamiendo y chupando por turnos mientras apretaba su polla y no le dejaba, no le dejaba correrse el muy…

Entonces lo hizo. Butch gritó de verdad cuando Vishous clavó los colmillos. En sus pelotas. Hasta las encías.

Corcoveó sobre la cama, aferrado a la cabeza de V, con los músculos a punto de reventar, sudando y contorsionándose como si estuviera sufriendo las más atroz de las muertes y el más exquisito de los placeres todo junto y multiplicado exponencialmente. Cuando los colmillos se retiraron, se desplomó en la cama… y volvió a sacudirse cuando los labios de V empezaron a chupar. A tirones, mientras sus manos le mantenían los muslos abiertos, a su merced.

Cristo santo que estás en los cielos…

Butch podría haber muerto en aquel momento con la seguridad de que no había experimentado nada, absolutamente nada, tan animal en toda su vida.

Se habría equivocado.

Vishous soltó su escroto y cerró la boca alrededor de su polla mientras Butch se corría, mirándole con los ojos muy abiertos, como si necesitara verlo porque no pudiera creer lo que sentía. V notaba el olor de marcaje reptando bajo su piel, a punto de explotar, y su propia erección chorreando. Todos sus instintos dormidos aullaron a la vez, gritándole por marcar a Butch de alguna forma, por darle la experiencia más bestia de sus años para que nadie, jamás, le sobrepasara a él en sus recuerdos.

Tragó la semilla cálida del poli mientras su boca subía y bajaba por su longitud, arañándole con los colmillos extendidos en cada caricia, mezclando la saliva, el semen y la sangre mientras sus manos mantenían a Butch anclado al colchón con tanta fuerza como quería tenerlo anclado a su vida.

Butch peleó como si estuviera librando la batalla del fin del mundo, luchó por reducir la experiencia sexual más alucinante de toda su vida a algo más normal, más abarcable. Y perdió de forma miserable. Cuando uno de los colmillos de V se hundió en su glande, perforando la carne delicada, Butch se sacudió, gritó y gimió sin reparos mientras V chupaba a la vez sangre y su semilla. El poli se entregó por completo al único al que le iba a dejar hacer aquello en todos los siglos que viviera. Al único a quien confiaría su vida y al único macho al que dejaría destrozarle la definición de lo que era el dolor y el placer.

Cuando se desmayó, desplomado encima de la cama después de que su cuerpo maltratado de toda la noche dijera “basta”, aún se estaba corriendo.

No olió el olor de marcaje de Vishous llenando toda la habitación como un ambientador especiado. No vio que V lamía todo lo que había salido de su cuerpo. No vio que V se desplomaba en la cama, a su lado, se bajaba los pantalones y liberaba su propio pene hinchado, húmedo. No vio cómo Vishous refulgía como una galaxia caída mientras se arrancaba los orgasmos más desesperados de sus tres siglos de existencia. Ni tampoco oyó mucho, mucho rato después, cuando la respiración de V se hubo calmado, el murmullo del hermano en su oído mientras le tapaba con las sábanas después de limpiarle.

-Duerme, tahlly.

Anuncios

28 comentarios to ““Amantes redimidos”, parte 4 del capítulo 4, “Roto, apaleado y marcado””

  1. *corriendo a cámara lenta por la playa… pero sin bañador rojo* Q_Q Vaaaaaaaaaaaaneeeeeeeeee… *llega donde Vane y la tumba de un abrazo de oso* TE QUIERO! t’estimo molt, molt, molt! Ay, bonica meua! *V tira de ella y la sujeta por el cinturón en lo alto* ^o^ que sepas que esta noche voy a soñar con aaaaaaaaalguien!

    ¿Sabes de qué me estoy dando cuenta? De que le has tenido que pillar el truco totalmente a los personajes porque son lo más parecido a lo que la Ward ha diseñado. Sobre todo con Qhuinn, de verdad. Y Rhage mola. Mucho. Eso teniendo en cuenta que hasta Amante Revelado me caía como una soberana patada en el culo.

    Y no quiero sonar rara, pero eso de leer descripciones tan detalladas sobre las armas… como que me llama aún más la atención. Y premio por el detalle de Elliot Ness XD ¿Quién de nosotros no ha emulado las pelis de gangsters con el ta-ta-ta-ta de la ametralladora? XDD

    Y creo que no hace falta decirlo, pero V es mi ídolo. Admiro su talante, su saber estar, su caracter, su cul… *la sombra de V amenaza con tomar forma definitiva* U^_^ digoooo… su constancia…

    Ahora en serio: buen detalle ese de los chicos de “si los mayores aguantan, yo no voy a ser menos porque cuando sea grande quiero ser como ellos”.

    “el tono de Wrath sugería que donaría alegremente fondos para apoyar las investigaciones de clonación y poder repartirse en más frentes”, sí señora. Eso que jamás ha conseguido explicar la Ward con sus palabras, lo has explicado tú la mar de bien. Por cierto, si Wrath encuentra el laboratorio ese para hacer clones… dile que se lleve a V a rastras, si no te importa. *la sombra de V amenaza con hundirle el puño en la cabeza a la que escribe*

    Estás a punto de espichar. Ahí le has dado. Yo alabándote en la linea de arriba por lo acertado del comentario y me sales ahora con esto *Nela llora de risa hasta que se cae de la silla*

    Phury… bueno, el caso es que se parece mucho a la historia original, pero personalmente creo que no podría haber sido de otra manera. Es una de las partes más hermosas del libro precisamente porque por primera vez se ponen uno en lugar del otro y se llegan a entender como nunca lo han hecho.

    *pegada a la pantalla cuando llega a la parte de MÍO* … *el teclado echa chispas al cortocircuitar con las babas* lo has… *más babas* lo has dicho abiertamente!! WAAAAA!!! V SE VINCULÓ CON EL POLI!! *Nela corre desquiciada por la habitación presa de un ataque de histeria… V la noquea y la vuelve a sentar en la silla*

    los pitufos? vale, sólo por eso me río durante dos segundos antes de volver a ponerme seria. Y otro muuuuuuucho más tarde por lo de los Picapiedra. ¿Me perdí algo? ¿Pedro y Pablo tenían algo? O.o

    *Nela resopla cuando la acción cambia* jo-der… si no llegas a hacer una pausa, te juro que tengo una taquicardia *lee lo que lleva de comentario* ahí vaaaaa… creo que voy a tener que dejar de hacer apuntes para luego redactar. Me lío demasiado XD

    Vale… a la mierda… me ha dado un infarto… *se derrumba y cae de la silla*

    • *aparece corriendo a cámara lenta por la playa, en sentido contrario al de Nela, con música épica de “CArros de fuego”* Neeeeeelaaaaaaaa… *a continuación, saca palas de´reanimación de detrás del bañador. “Carguen a 30o ¡Aparténse!”*

      ¿Mejor? ¿Ya recuperada del infarto? *sostiene las palas en las manos por si acaso hay que aplicar segunda dosis* :DDDD Espero que hayas tenido dulces sueños *sonríe con carita inocente* Ciertamente, Butch soñará con “alguien” y no será el Omega, no. ¿Que le he pillado el truco a los personajes? Yo creo que es cosa de la obsesión. Sip, verás *baja la voz a un susurro*… en ocasiones, oigo voces en mi cabeza *Butch y V aparecen sacudiéndola al unísono para que deje de decir chorradas*

      Ups, lo siento. 4 horas de sueño+ estrés total en el curro+ niña con asma= Vane paranoide.

      Lo de las armas… A ver, juego a rol, no hay más que decir ^^ Primero, la Ward siempre describe qué armas llevan los hermanos (aunque de la SIG y la GLOCK no la mueves), así que no podía decir sólo “pistola 1 y pistola 2”. Y luego, cuando jugamos a Vampiro pues cada arma hace su daño, así que te acostumbras a visitar páginas de armas en Internet. Un día me arrestan por terrorista…

      OSti tú, yo también quiero un clon de V *baaaaaaaaabas*

      *da una palmada en la mesa* ¡Efectivamente! Phury y V, que son como el día y la noche, acaban entendiéndose un poquito más gracias a la mierda esa del Gran Padre. Es realmente hermoso, estoy contigo. Veremos más de Phury en la siguiente parte. Pero creo que su sustitución de V como GRan Padre es de esos puntos vitales que hay que mantener en un fic, como el de V siendo el primer candidato, para entender al personaje.

      *peleando con V para que deje en paz a Nela. ¡Suétltala ya, pedazo de trozo de cacho de abusaenanos inflado a esteroides anabolizantes!* Pues sí, V se ha vincualdo a Butch ¿Cómo no? Emocionalmente ya lo estaba pero creo que si frío raciocionio mandaba sobre su cuerpo… hasta que el susto de ver que el poli se moría rompió ese control y sus glándulas presentaron el nuevo CKOne. Aunque no creo que V esté preparado para que Butch se dé cuenta todavía.

      Ajajajjaja… Siempre he sospechado que Pedro y Pablo Picapiedra tenían un rollito, pero el comentario iba porque los vampiros de la Ward son los bicharrcos más primitivos que conozco después del T-Rex^^

      *recoge amablemente a Nela de la silla y vuelve a aplicarle reanimación* ¡Mierda, no te desmayes, que tengo que contestarte tus comentarios sobre LM! ¡Vuelve, tía, vuelve! ¡No mires a la luuuuuzzz!!!!! XDDDDD

      • *Nela muriéndose de risa y dando puñetazos sobre la mesa* V es un pedazo de trozo de cacho de abusaenanos inflado a esteroides anabolizantes!!! XDDD *V la mira con la vena del cuello hinchada… Nela le señala y sigue riendo* ¡y te va a tocar morder almohada! XDDD *Nela deja de reír… y al instante sonríe como tonta mientras le sale sangre de la nariz* woooooo… @¬@ mola

        Bueno, al final no seguí la luz y eso que al otro lado veía Hermanos saludando y haciéndome señas para ir con ellos, vale? ¬¬U

        *buscando anuncios de laboratorios con técnicas experimentales de clonación* Vale, dicen que se pueda hacer mientras haya una célula de la que extraer la información genética… ahora, ¿vas tú a pedírsela a V o me toca a mí? XD *Nela se parapeta con armadura medieval y claymore de dos metros*

        Ah, por cierto… *Butch se gana una colleja [B: ò.ó oye!] eso por darle sacudirle las neuronas a la que tiene que decirme cómo va a acabar esto! *V mira a Nela de reojo* U^.^ tú me sigues dando miedo, gracias…

        ya terminaste el libro? ya terminaste el libro? ya terminaste el libro? *_* QUIERO DESTRIPARLO YAAAAAAA!!! aún más, si cabe XD

      • Osti, no sé por dónde estoy respondiéndote, Nela, el blog ordena los comments como le da la gana, ¡grrrrrr! No, aún no he terminado el libro, voy por la página 200 y con dos paquetes de kleenex gastados con Xhex *se suena la nariz*

        Esta noche seguiré, después de verme un capi de “The vampire diaries” ¿Conoces la serie de TV o los libros? Los libros son bastante infantiles para mi gusto pero la serie de TV me da la ración de colmillos semanal, así que…

        *se pertrecha con armadura completa de mithril escamas de dragón, +5 contra álito de hijos de dioses. Se ajusta el cinturón de fuerza de gigante de las tormentas. Aferra con ambas manos su mandoble Vengador Sagrado “Furia de las Elegidas”* ¿Qué, te apuntas a robarle unas epiteliales a V, a ver si lo clonamos?

        *insertar aquí música épica,preferiblemente Carmina Burana, mientras Nela y Vane se lanzan al ataque, escudos por delante para parar el fuego del Chico de la Mano Blanca*

  2. Black Says:

    Vane una pregunta simple….TU ME QUIERES MATAR???????
    Chica voy a comprar acciones en klennex y scotex,como puedes hacernos esto?
    Mierda estoy deseando saber que pasará.
    Me a gustado la forma de recuperación de Butch nada mejor que un par de orgasmos después de estar casi muerto para sentirte vivo ¿no?

    V sigue siendo dominante en la cama y me a gustado,nada de DOM extremo como en su apartamento pero manteniendo su punto,aunque claro Butch ¿será siempre la parte pasiva en esa relación? Porque yo creo que el poli también querrá dar su placer a su ¨compañero¨ ¿no?

    El poli me a gustado cuando a mandado a la mierda al Omega.Y cuando a dicho que a regresado porque V le dio fuerzas….ooohhhhh y también lo de ¨no me gustan los hombre pero me gustas tu….¨nene así se dice.Me gusta que tenga claro lo que quiere.No sabe como va acabar la relación que tienen en esos momentos pero sigue adelante .

    Qhuinn ese imbécil me dan ganas de pegarle un revés en toda la cara haber si espabila de una puñetera vez y deje de joderle la vida a Blay.Lo juro la relación que tienen estos dos,tanto aquí como con la Ward,de los puñeteros nervios así es como me tienen.Casi todo por culpa de Qhuinn claro,por ser tan imbécil – eso ya lo e dicho no? -yo lo veo claro te gusta,tu le gustas,le deseas,él te desea, mas claro el agua chico ti-ra-te a por el que te recibirá con los brazos abiertos.

    Marissa otra que también.Deja a Butch porque no puede soportar que esté en la hermandad y ahora duda de si quiere formar parte.Ahora que te den chica glymera. (Queda claro mi punto no?)

    La parte de Phury….no se que decir me pasa igual que con su libro,se esta auto-destruyendo poco a poco y no hace nada para arreglarlo y aún no se han dado cuenta en la mansión ( aparte de lo que siente por Bella claro esta)

    Adoro haber visto a Rhage me gusta la relación que tiene con su Mary.Ya esta así lo dejo me gusta su relación y la que el tiene con sus hermanos.

    No voy a soportar la espera para el siguiente capitulo te lo digo ahora,voy a estar toda la semana al acecho espero como una maniática.
    Aunque tampoco te lo reprocho yo también estaría fuera de combate hasta que me terminara a LM suerte la tuya que te lo puedes leer ya ( aquí una que no sabe nada de ingles ) me tendré que esperar a que este disponible en castellano T_T.

    Bueno un petonas Vane fins la próxima.

    • *risita ahogada* ¡No, mujer, no quiero matarte, sólo divertirte un rato! *se agacha tras la mesa cuando Black empieza a arrojarle cajas de kleenex y rollos de scottex* ¡¡Piensa que te perderías más escenas V-B si te muereeeeeeeeees!!!!

      Yup, la verdad es que Butch NO DEBERÍA haber puesto a prueba su cuerpo de esas formas tras despertarse, pero, en fin, las cosas se calentaron…. y en realidad fueron tres orgasmos^^;

      La actitud de V me hizo sudar tinta. Porque, por un lado, primero tenía que empezar indeciso. Nunca ha estado con un macho a quien quisiera sentir y dar placer, así que aquello era “terreno virgen” para él. Por otra, tiene experiencia en relaciones gays, así que sabe muy bien qué hacer. Y, además, tiene esa faceta dominante, sólo que nada de cadenas con Butch precisamente porque es distinto a todos *gota de sudor* Así que fue una batalla, sí.

      *carcajada* Veo que el tema de si Butch va a ser siempre pasivo aparece en varios comments. La respuesta es: ROTUNDAMENTE NO. No va con su carácter pero, cuando alguien se siente “virgen” en algo (y Butch definitivamente lo es en cuanto a irse a la cama con otro tío), siempre está “a la expectativa” las primeras veces, se deja guiar un poco. Pero obviamente va a querer llevar las riendas también… lo cual va a llevar a roces entre ellos cuando las cosas lleguen a mayores ^^

      Lo de Qhuinn nos ha dejado a todas con el bate de beisbol en la mano, el muy pedazo de imbécil. De no ser porque en realidad sabemos que está sufriendo y tiene sus grandes traumas, creo que le habríamos partido la cabeza, ¡grrrrr!

      Respecto a MArissa, prepárate porque entra en escena en la siguiente parte^^ Y también veremos más a Phury.

      Sip, tengo la nariz entre las páginas de LM tanto rato como puedo arañar cada día. Y estoy disfrutaaaaaaaaaando horrores XD Espero acabarlo esta semana, así el lunes que viene me pongo ya a escribir el siguiente capi de AR, ¿OK?

      ¡¡¡¡¡Muchas grcias y besotes!!!

  3. La desesperación me pudo ayer, ya que en medio de la lectura se me fue la luz!!!!!
    Mi desesperación fue tanta que busque hasta que pude poner la pagina en mi iPod *llora por el mal trago que paso*
    Ahora he de decir que me dejaste como una hora con una letania de : Joder!Joder!Joder!Joder! La reostia!!
    De verdad que eres una profesional, ademas hasta has conseguido que odie más a Marissa y que Phury me caiga un poco mejor, pero eso si, lo de clonar a Wrath estoy integra y completamente de acuerdo. Y si vendiera las copias… pues mucho mejor!!!
    Va a sonar raro pero lo que más me gustó de este trozo, fue la vision de Rhage. Es uno de los personajes que hecho mucho de menos en la historias oficiales, ademas la Ward solo lo cita con un comentario idiota en la boca , dejandolo como tal. Me gustó que lo expusieras a un situación en la que pudieramos ver su lado mucho más serio, ese lado que quiere mucho a sus hermanos.
    Y lo más importante… UN ENORME GRACIAS!!!! Por mostrarnos a V en acción *babea incontrolablemente* esa escena se me merece un premio.

    • ¡¡¡Oh, no, qué mal trago!!! Que se te vaya la luz es una putada, al menos tienes iPod. Yo soy tan antigualla que lo máximo que tengo es un mp3 de pilas porque tenía uno que se recargaba en el ordenador y siempre se me olvidaba ^^;

      *risita* Um, siento que odies más a Marissa, espero que al final de la historia te reconcilies un poco con ella pero ya te aviso que la veremos bastante en el siguiente capi :DDDDD Con todo lo que eso comportará pra nuestros chicos… Phury… ¿Sabes? Nunca lo entendí. En serio. Cuando leía los libros pensé que hacía una montaña de un grano de arena y que, comparando con otros hermanos (mierda, con su propio gemelo) se quejaba por gusto. Pero a medida que me he ido metiendo en su cabeza para “moverlo” creo que lo he ido entendiendo un poco mejor. Nunca será de mis favoritos, pero ahora me suscita un poquitín más de simpatía.

      Te entiendo con lo de Rhage. En los libros no es a quien hecho más de menos *cosVishouscof* Pero puedo entender que cada una hecha de menos a su hermano favorito porque van desapareciendo de lahistoria, o diciendo sólo una línea, reducidos a un estereotipo, a medida que entran nuevos personajes. Y, sí, Rhage parece encajonado en su papel de payasete cuando, a ver, si es un hermano se supone que, al menos en las calles, es un tío listo y que sabe manejar las situaciones.

      Oh, de nada por lo de mostrar a V en acción… Es un verdadero, auténtico y gigantesco placer. Todo el mérito es suyo. Habrá que cuando entre BUTCH en acción cómo se nos comporta el muchacho… XDDD ¡¡¡¡¡Muchas gracias a ti por hacerme saber tu opinión!!!!!

  4. stiletto Says:

    Oooommmmmmm, Por dios mujer….me has dejado con la bocota abierta durante un bien rato…..que manera de regresar del mas ayaaaa…..V exelente!!! y el poli….humano totalmente y esa frase..ME GUSTAS TU, dios de mi vidaaa, con razon el otro se puso a mil, eso en mi lenguaje significa: te quiero comeeer….*aqui tengo problemas para controlar la baba…pues si regresando * con dos o tres grados mas de temperatura corporal, me encanto asi de simple y básico… y Rhage no debia de haberme reido tanto (debido a la situacion) pero verlo dando ordenes y haciendose cargo del problema fue muy divertido!!! y Blay…ese nene se merece un abrazo* me presento como voluntaria, se dio cuenta de la conexion entre V y B y luego luego piensa en su “amigo” ainss mi vidaaa, casi me meto a la maquina para golpear ese ingrato con las cotillas mallugadas…que manera de lanzarlo como pelota de cuadrangular….* aqui enseño toooda la dentadura, de verdad vane que los personajes y su personalidad los tienes muy bien retratados *te mando un ramo de flores bien grandote, ahora solo me queda una pregunta, cuando dices que te esperemos un par de semanas, te refieres a de verdad un par de semanas? o a varias semnas(osea mas de dos), * se agarra la cabeza con una manno y se muerde las uñas de la otra…porque mujer me dejaste picadaaaa….Que hara B despues?? digo porque se tiene que poner a tono con la situacion * risa malisiosa, V le dio la bienvenida de la mejor manera posible y el poli no siempre es tan blandito jeje….en fin solo terminare diciendo GRACIAS!!!!!…

    • ¡Hola! Pues sí, Butch es así: sencillo y directo. Lo que piensa lo dice. Pam, como una pedrada. Vishous tiende a ser más reservado, cada palabra que dice sobre sí mismo o lo que siente le cuesta una tortura (y a mí escribirla). De hecho, Butch es mucho más hablador (en todas las situaciones) que V.

      Bueno, Rhage ES un hermano, así que se supone que es un tío capaz en el campo de batalla, al margen de que en casa haga el tonto. Supongo que no puede confiar sólo en su dragón y en su fuerza bruta ¡Quiero pensarlo, al menos!

      *te extiende tarjetita con una lista de firmas* Aqui, aquí, firma aquí y únete a las que le vamos a dar una paliza de muerte a Qhuinn por hacer sufrir a Blay, Nos va a matar a todas.

      *recibe el ramo de flores con cara de flipe y las huele, sonriendo* ¡Muchas gracias! Pues a ver, espero acabarme Lover Mine esta semana (algunas cosas simplemetne son una prioridad) y ponerme a escribir la siguiente parte de AR el lunes. Si no me encallo con ninguna escena, me gustaría poder actualizar el viernes 14 de mayo, pero es pronto para decirlo. ¡Lo intentaré, lo prometo!

      ¿Qué hará Butch después? *sonrisa de diablillo* Bueno, no va a dejar que V diga la última palabra… ¿no te parece?^^ Estoy contigo, Butch no es un blando, nunca estaría de acuerdo en el papel de pasivo o de dejarse hacer. Tal como he dicho más arriba, simplemente es que, cuando eres virgen (y en esto, con otro tío, Butch lo es) tiendes a “dejarte hacer” y dejarte guiar al principio, hasta que sabes qué terreno pisas. Así que no sufras, Butch se pondrá las pilas… y bastante pronto.

      ¡De nada, cielo, es un placer! Gracias a ti por enviarme tus opiniones.

  5. Daggher Says:

    Diossssssssssssssssssssssssssss, estoy triste, muy triste, porque he escrito un cacho comentario que ha desaparecido *llora a mares* Estoy maldita. Ahora es imposibe ponerte exactamanete lo mismo que te había puestooooo T_T

    Intentaré recordar todo lo que escribí *snif*

    A ver, empezaba diciendo que me ha encontado el protagonismo que ha tenido la troika peque en esta parte *les acaricia la cabecita a John, Blay y Qhuinn* La templanza de Blay y Qhuinn, su saber estar (el de John también, pero antes de caer fulminado por lod e transición).

    Me encanta el momento Blay, V y Butch. Ya podía ver a Blay mirando con ojos brillantes, casi anhelantes, a V y deseando tener algún día lo que V y Butch tienen *se vuelve hacia Blay y le guiña un ojo* Paciencia, hijo, lo bueno siempre llega.

    Oooooh, Rhage y Mary increibles. Rhage es todo un T-Rex con un corazón de osito gominola y Mary es taaan mona. He sentío deseos homicidas con Marissa *mira a la hembra y alza un dedo amenazante* ¡Ahora no vengas, guapita, a revolverlo todo! Ahora que Butch está dando pasitos…

    ¡Y QUÉ PASITOS! *se quita la baba que le chorrea por la barbilla* Como decían por aquí arriba, nada mejor que volver a la vida y conseguir tus dos JODIDOS MEJORES ORGASMOS de tu vida *más babas* No puedo esperar a leer el momento en el que Butch desarme a V -¡que lo hará”- y tome las riendecitas *basbas babas* Y V… Dios mío con V. Este macho siempre me deja sin palabras y me pone la piel de gallina -dios, ese “ES MÍO” me dejó muerta.

    Los diálogos fantásticos, especialmente los de Butch y V, son tan… ellos. Increibles. Estoy segura de que si Ward descubriese tu existencia, acabaría contigo para que no le hicieses competencia XDDD

    Bueno, ahora disfruta cómodamente de LOVER MINE. Estamos dispuestas a esperar… peeeero, no nos hagas esperar muchooooo XDDD

    Un besote enorme!! Voy a releer de nuevo esta última parte

    • ¡Muy buenas! OHM, DIOS, MIERDA. Siento lo de tu comment borrado, a mí me ha pasado muchas veces en Fanfiction. ¡Y con reviews larguísimas en inglés que me habían costado horas escribir! *se suma al llanto* Chiqui, lo único que puedo hacer es recomendarte mi método: si preveo que un comentario va a ser largo, lo redacto en Word y luego hago cortar-pegar.

      Um, yo también disfruto con la minitroika. No sabía muy bien qué papel iban a tener en este fic pero vienen pegando fuerte. Hay taaaaanto potencial de escenas entre ellos y con los hermanos, como Blay-V. Efectivamente, Blay, hijo, lo bueno siempre llega. Y, si Ward te hace esperar mucho, pues ya pariremos un fic donde lo tengas antes.

      “Rhage es todo un T-Rex con un corazón de osito gominola ” *dando golpes sobre la mesa con lagrimitas en los ojos* ¡Ahí le has dado, sí señora! La definición exacta.

      ¿Así que no venga Marissa a revolverlo todo? Pues lo siento, pero vendrá… como en la siguiente parte ^^; Ups, y sí, Butch tuvo los mejores orgasmos de su vida… que, en realidad, fueron tres, no sé si quedó bien explicado. Y claro que tomará las riendas… lo verás en breve. El siguiente capi será Butch quien marque el paso.

      Bueno, me alegro de que Ward no me haya descubierto… ¡porque primero me chaparía el blog! Haré lo posible por actualizar el 14 de mayo, pero no lo prometo. Hasta que no vea si las escenas “fluyen” a medida que las escriba prefiero no dar fecha exacta.

      ¡¡¡¡Un besote para ti también!!!!!!

  6. Hooolaa Vanee!
    Que linda sorpresa poder entrar (¡AL FIN!) en internet y encontrarme con posts tuyos sobre Lover Mine …y lo mejor EL CAPITULO! *salta y corre de felicidad*.
    Lo cierto es que el estudio me tiene que me arranco los pelos, es mas, ahora tendria que estar pasando en la computadora un par de preguntas pero… No me resisti a pasarme y a leerme el capitulo… bueno si y a comentarte tampoco.. pero es que *sigh* cualquier cosa por huir de esto ¡La histora Argentina es TAN aburrida! .__. mi vida seria mas feliz (y facil) si estudiara sobres los griegos o los romanos..pero bueno, lo cierto es que.. muy en el fondo (MUUUUY) esta bueno aprender estas cosas…
    OK, dejando de lado esa explicacion larga e inexesaria pasemos a lo importante…

    Primero Lover Mine:
    A decir verdad hice un poquito de trampa x) es que como no tengo tiempo de leerme todo el libro ahora solo lei (GRACIAS Adobe reader por tener buscador!) las partes de Qhuinn – Blay – Sax ♥

    Ahhhhhhh *sarandea a Qhuinn de un lado a otro (?)* Este chico lo que me hizo sufrir ¡por amor a cristo! Al final no se si abrazarlo a molerlo a trompadas por todo D: es como que…lo voy a seguir amando pase lo que pase pero D: HOMBREE, hasta la escencia de emparejamiento te salio! Y la escena del balcon..creo que me consumi una caja completa de Kleenex, ¡seguro!.

    Y Blay! pff, otro que me ha hecho moquear como nunca, es que este pelirrojito me RE puede, cuando se ve todo el AMOR que tiene por su (si..porque es SUYO obvio) Qhuinn te juro que se me encogio el corazon. Cuando le dice “I love you” tuve que parar, cerrar el libro y calmarme xD, lo se, es patetico, pero me llego tanto que hasta si me acuerdo me dan ganas de llorar *donde deje los malditos pañuelos <.<*.

    Saxtoooooon *babea* yo lo adoro! El imaginarmelo y su voz, asi, toda seductora, me desarmoo completamente ya con el "Well, hello" que se manda cuando lo ve a Blay me tenia conquistadisima. ¡PURA sensualidad el muchacho! Aunque seguire siendo Qhuay forever ♥ Me gusta la intervencion que tiene Sax en todo esto, por que se ve otra faceta de Qhuinn y SE (bien..,mejor dicho ESPERO) que Ward no me va a defraudar y me va a dejar a Qhuinn y Blay juntitos y bien contentos… y Layla puede irse a freir esparragos ¬¬ me cayo como patada al higado la elegida en este libro.

    Ahora si, pasemos al fic:
    ¡MUJER! *se abanica, abre la ventana, prende el ventilador, se vacia un balde de agua fria en la cabeza* Si no he muerto de taquicardia es por que un angel me estaba vigilando o algo asi (haay Cass ♥, ups disculpa SPN delirioos). Butch y V me tuvieron al borde de la silla durante TODO EL TIEMPO.

    Por favor como ame a V dominante mode: on, aunque presiento que lo veremos disfrutar a él tambien de la mano de Butch cierto? *cruza los dedos*, y tambien lo conversadores que estaban, ¡los dos! xD

    Qhuinn y Blay ahhh *sigh* que decir de estos dos?!?! avanzaras un poco mas la relacion de ellos en este fic?

    Me encanta como se desarrolla la dinamica entre todos los personajes, me gusta que los agreges por que ya se los extraña en un punto! Eso es un poco lo que me decepcion de LM (bien, se que no he leido todo, pero me han contado), de que dejo a los hermanos un poco (BASTANTE) olvidados en este libro D:

    Las partes de Z todo preocupado por su gemelo ♥ y Rhage con Mary han sido increibles…aunque hmmnn ¬¬ Marissa, no hay ninguna posibilidad que esta mujer vaya a caerme bien…NUNCA XD.

    Bueno..como que me exedi un poquito en el largo del comentario xD, ¡Es que tenia muchas cosas para decir!
    Suerte con tu niña y con JM! Aca esperamos el prox capii (:
    Un beso!

  7. ¡Holaaaaa! Ups, no sé si la historia de Argentina es aburrida o no, la estudié muy poquitín, pero a mí la Historia Universal y Europea me CHIFLA ^^ *sale su friki interior de historia* Soy una frustrada que hubiera querido hacer Historia de segunda carrera *llora por falta de tiempo* En fin….

    Ajajajjaa, otra que hizo como yo: leerse todas las escenas QHAY de Lover Mine porque ya no aguantaba más la intriga. Ahora me estoy poniendo a leérmelo como es debido y voy por la página 200. Síiiiiii, gastamos kleenex en las mismas escenas. Lo del “I love you” de Blay con Qhuinn sin enterarse de nada en la ducha fue como “ME CAGO EN TU P*** MADRE, HAZ EL FAVOR DE DARTE LA VUELTA Y ESCUCHAR LO QUE TE ESTÁ DICIENDO ESTE CHICO ABSOLUTAMENTE ADORABLE, PEDAZO DE -PIIIIIIP- Y DE -PIIIIIIIP PIIIIP-…”

    Lo del balcón ya fue para romper el corazón de cualquiera, por Dios *alcanza su propia caja de kleenex vacía. ¡Y lo peor es que nos van a tener así DOS LIBROS más! Porque el libro de QHuinn y BLay supongo que irá desués del de Payne y el de Muhrder. Pues a mí Saxton se me atragantó desde Lover Avenged y en este sigue igual de atragantado. No porque se lie con Blay, porque creo que el chico se lo merece y Qhuinn también, que le den, es por el personaje en sí que no me cuadra.

    En cuanto al fic… ¡me alegro de que no hayas muerto de taquicardia! Por cierto, ya me dirás quién es ese Cas porque hay otra chica que también lo nombra mucho, ¿Es de alguna saga de libros?

    Sip, por supuesto, V disfrutará de la mano de Butch… y de su boca… y de su…. *resto de la frase cortado por contener un montón de imágenes mentales con muchísimos rombos*

    En cuanto a Q y B en el fic, no creo que avance mucho en su relación. Más que nada porque Lover Mines me está dejando en tal estado de nervios por ellos dos que lo más probable es que venga otro fic suyo cuando acabe AR ^^;

    *choca nudillos* otra que echa de menos a los hermanos en LM. Y en todos los libros anteriores. Demasiados personajes que mover a la vez, supongo, es inevitable que, si pones el foco en unos, los otros se desenfoquen *suspiro*

    *enarca una ceja* ¿No hay ninguna posibilidad de que Marissa te caiga bien? Bueno, a ver si al final del fic al menos no la odias tanto. Aparecerá en la siguiente parte y, claro, las cosas se liarán^^

    ¡¡No te has excedido en el comentario!!!! Si yo me enrollo como una puta persiana durante 46 páginas tú puedes expresar tus opiniones en el espacio que quieras :DD ¡¡¡¡¡Muchas gracias y me vuelvo a LM!!!!

  8. Dafnelita Says:

    Ole tú….

    *Lloooorrrooooo* Pense que mi comentario habia salido (lo hice despues del de Neela) y veo que nooo estaaa!!! *golpes contra el teclado* Snif, snif… M***AAAAAAAAAAAAA!!!….Tocara hacer uno cortico… 😦

    Bueno Vane… que te puedo decir que ya no hayan dicho ya, solo que…
    TE HA QUEDADO JODIDAMENTE EXCELENTE MUJER!!!!!!! *aplausos* Me has hecho alucinar al 100% con mi V y Butch… los amo!!! *sonrisa pervertida de oreja a oreja* Que gran escena te echaste… que primera vez tan caliente *babas sobre babas* Y que pareja mas perfecta *ojitos soñadores* Y… QUIEROOOOO MASSSSSS!!! *se abalanza contra Vane y le da un abrazo enorme y fuerte* Y ni que decir sobre mi otra pareja favorita… *suspiros* Blay un amor como siempre y Qhuinn el cabronazo que mas adoro en el mundo, junto a mi V claro… jajaja…. XDDDD…

    Pregunta: dos hembras? Una es Marissosa *vomitiva* me uno rotundamente a la campaña “NO QUEREMOS A MARISSOSA!!!”* y la otra es la Doc Jane??? *aaaaaaaaaa* Nooooooo me hagas sufrir de nuevo mujer, que suficiente lo hice en el libro de V viendolos juntos *llora al recordar* buahhhhhhh! NO LO TIENTES CON ELLA!!!! Ella es el diablo!!! jajaja… aunque este personaje si me gusta, pero no para mi V, de LEJITOS!!!….He dicho!

    Besos,

    Dafne 😀

    • ¡Hola! Oh, mierda, otra que está teniendo problemas con el blog. No sé qué paso con tu comentario anterior, yo no lo llegué a recibir, sólo éste que me has vuelto a escribir. A veces también da problemas para re-responder a un comentario *fríe al PC con la mirada* Seguro que hay alguna configuración mística por ahí para solucionarlo, ya le echaré un vistazo a ver si me aclaro *el ordenador se pone a temblar sólo de pensar que Vane va a meter sus manazas por ahí*

      *recibe el abrazote enorme y fuerte con las vértebras temblando* Yup, gracias, yo me lo pasé pipa escribiendo esa escena *cofcof* ¿Primera vez? No, mujer, esto no es una primera vez… sólo unos preliminares *sonrisa torcida con cuernecillos y rabo rojo*

      Ahhh, totalmente contigo: “Qhuinn, el cabronazo que más adoro”. Sí señora, la definición perfecta, creo que Blay estaría de acuerdo también.

      *risita* Sí, Marissosa *mueeeeerta de la risa con el apodo* es una de las que tendrá un papel importante en el siguiente capi. Y la otra no será Jane, que no aparecerá ni un momento en este fic. Más bien cierto personajillo resplandeciente a quien teníamos muy olvidada… ^^

      ¿He dicho que los chicos van a sufrir? ¿Sí? Pues eso…

      PD: sigo avanzando en LM. Se me han acabado los kleenex. Seguí con el papel del WC y también lo he acabado. Ahora me seco las lágrimas con papel de periódico arrugado. :p

      ¡Besotes!

      • Dafnelita Says:

        Si Vane… si por ahi *silbando* la Marissosa tiene algun accidente y le cae encima el techo del “Lugar Seguro” nos harias un gran favor…*risita malvada* Ñaca, Ñaca! A TODASSSS!!!

        Y que buenooooo que no es Doc. Jane *fiuuu*… pero peor porque traes al diablo mayor a la Virgen-Perra-Scriba *a lo lejos suenan truenos, rayos y centellas* que me cae al c**o y me vale que tenga su depre menopausica… Por mi, la emparejaria con Hhram *risa malefica* para vengar a mi V y a la cuñis *risitas* porque definitivamente son el uno para el otro y son igual de mala leche… Jum!

        ^^ Si Vane entendi que no fue la primera vez de *cofdandolebombacof* pero si su primera vez *cofcorrersecof*…. oye que calor! XD

        *Dafne ve a Vane con el papel periodico y le trae unos nuevos Kleenex* Vale Vane… tranquila… todo ira bien!… Todos tienen su HEA o en futuro proximo *Vane se suena la nariz* *asiente con la cabeza*… XDDDD

        Besos,

        Dafne 😀

  9. uy, qué lío. A ver, estoy intentando responder el último comment de DAfnelita, pero el blog no me da la opción “repsonder”, sólo dejar un nuevo comentario. *le arrea una patada a la dichosa maquinita y jura que las palomas mensajeras eran más fiables, demonios*

    ¡Gracias por los kleenex, DAfne! A fe que los necesito. ¡AYER ACABÉ DE LEERME LOVER MINE! *corre en círculos* Esta noche o durante el finde intentaré ediatr el post sobre el libro para acabar de completar las tramas ahora que ya las conozco, y pondré otro post con algunas escenas traducidas al castellano, para quién aúno haya podido leerse el libro por barreras de idiomas.

    Vale, soy una lectora muy dura. Eso quiere decir que es difícil conseguir alguna reacción de mí. Me trago los libros como los pavos, me gustan o no, la calidad de la redacción me deja asombrada o no… pero es difícil conseguir que me cambie la expresión. Normalmente estoy sentada con el ceño fruncido leyendo muy concentrada y ni siquiera suspiro hasta acabar… La reacción más fácil de provocarme es la risa. Me meo de risa leyendo escenas divertidas y se me caen hasta las lagrimillas.

    Pero es altamente complicado conseguir ponerme: nerviosa, triste, asustada, conmovida o cualquier otra emoción. El único que se puede marcar una crucecita en su expediente es Stephen King, que consiguió que mi gato me aterrorizara después de leerme “Cementerio de Animales”.

    Bueno, pues la Ward ha conseguido provocarme varias emociones con sus libros: mala hostia del demonio cuando V acabo con Jane y no con Butch; ganas de coger un bate de bésbol y partirle el cráneo repetidamente a Qhuinn en LM; consecuentemente, ganas de abrazar a Blay y decirle “¡ay, mi niño!”; ojillos húmedos con esa escena tremenda de Thor volviendo a su casa para coger el vestido rojo de Wellsie; asentimientos compulsivos y sonrisa estúpida cuanto más se aproximaba la ceremonia de emparejamiento de Xhex y John… y un estado de nervios histéricos por saber cómo siguen las cosas entre Qhuinn y Blay y, especialmente, entre Payne y Vishous. ^^

    Así que he disfrutado como una imbéeeeeeecil.

    Esta mañana ya he empezado a escribir la siguente parte de AR, y parece que tendré que volver a pelearme porque los personajes están decididos a hacer lo que les salga de las pelotas. Especialmente V y B. Son intratables. Y, sip, bueno la primera vez que *cofcof* se corrieron *cofcof*, pero sólo uno obtuvo placer del otro… y eso no es justo, ¿verdad? *guiña el ojo*

    ¡¡¡¡Eh, deja de menear el techo del REfugio para que Marissa la palme, que me tiene que durar al menos hasta el final del fic!!!!! *apuntala el techo* Luego, si quieres, la asesinamos entre todas :DDDD

    • Daggher Says:

      ¡Ya te advertimos que LM era una PASADA! La verdad es que Ward se ha lucido con este libro, como se nota lo mucho que quiere a John *ñiñiñiñi*

      Me alegro muchisimo de que hayas podido terminar de leer el libro -entre otras cosas porque vas a meterte de lleno con AR *da saltitos en la silla del PC* Estoy impaciente por ver entrar en acción a Butch y ver a V perder los papeles *muuuchas babas* y bueeeeeno… quiero ver qué hace la Marissosa por ahí -¡Dafnelita, patenta el nombre!- y quiero ver a la pequetroika en acción.

      Un besote enorrrrrrrrme!

  10. Sissi Says:

    Merde, que bien escribis…. Hace solo un par de dias encontré tu fic, hoy me lo lei todo de un saque…. para cuando la próxima parte? 🙂
    Idolo Vishous…

    Gracias por dejar que sean los personajes quienes decidan su historia, cosa que Ward no hizo…

    • ¡¡Hola y bienvenida por aquí!!!!! Menudo empacho de fic si te lo has leído de una tirada ^^ ¡¡Me alegro de que te haya gustado!! Bueno, la parte siguiente a ésta donde me has dejado el comentario ya está publicada, es la parte 1 del capítulo 5, titulado “Contacto humano”. Si te refieres a la parte 2 de ese capi 5, la estoy escribiendo, con la sana intención de actualizar este viernes, aunque no puedo prometerlo ^^;

      *risita* mujer, me has llegado al alma con esa frase: “Gracias por dejar que sean los personajes quienes decidan su historia, cosa que Ward no hizo”. Veo que a ti también te pareció forzado que V se “olvidara” de Butch de una página a la siguiente. Yo aún tengo un trauma. En cuanto al fic, pues es que es así. A veces yo tengo una idea de cómo quiero que sea una escena pero, simplemente, no sale porque a uno de los personajes (o a los dos) parece que no les cuadre y… no sale. No hasta que no dejo que ellos se muevan como quieran.

      *se pregunta por un momento si estará desarrollando algún trastorno de la personalidad que hace que oiga voces* XD

      ¡¡¡¡Muchas gracias de nuevo y actualizaré lo antes posible!!!!!

      ¡Un besote!!

      Vane

  11. Alixiana Says:

    Ooooohhhhh Vane! Me va a dar algo,ja,ja,ja… Este capítulo 4 me ha dejado seca: sin babas,sin palabras,sin sangre en las venas…la escena en el callejón ,la escena final…GUAUUUUU! Tradúcelo al inglés y mándaselo a la Ward para que aprenda!
    Espero no estar dándote la lata apareciendo por aquí porque me doy cuenta de que estoy totalmente descolgada del resto de comentarios;quiero decir que veo que llevo un año de retraso,j,ja,ja pero es que es ahora cuando te encontré y no me canso de dar las gracias a la amiga que me envió a tu blog.Mi ventaja respecto a quienes lo leyeron cuando lo escribías es que no tengo que esperar (y no es poca cosa: si tengo que esperar las partes de este capítulo creo que acabo en urgencias con arritmia y deshidratación,je,je)
    Y además me estoy haciendo fan de Metallica gracias a ti, ya me gustaban antes (me encanta Until it sleeps) pero ahora cada vez que termino un capítulo vengo a ver la canción con sus letras y a escucharla.Y a disfrutar con las fotitos,también.
    Y por si todo esto no bastara, en el capítulo 3 me regalaste un inesperado viaje a un recuerdo borrado de mi infancia: pegué un salto en el tiempo que me dejó nostálgica perdida cuando mencionasta a … Banner y Flappy! Ja,ja,ja,ja…eran adorables!
    En una de las entradas de las partes del capítulo comentabas que como jugadora de rol consideras que hay que acotar las capacidades y alcances de un personaje: Olé por eso! Me da mucho coraje cuando un autor se saca habilidades de la manga que antes no estaban ahí porque ahora les conviene, en plan Macgiver
    Bueno,no te canso más que acabo de leer que andas malusquilla; mis mejores deseos para que te mejores y sigo por aquí disfrutando de Butch/V gracias a ti. Muchos besos y muchas gracias!

    • AAAAAAAAAAAAAAAAAAAH, por favor, que alguien me ordene la bandeja de correooooooooooooooooooooooooo…. *se tira de los pelos* Siento mucho el retraso por contestar, pero es que tengo un CAOS enorme en mi mail y tengo la sensación de que tengo un mazo de comentarios atrasados por responder…

      *risita* A mí me pasa igual: odio esperar hasta el siguiente capi de una serie, de un libro o de un fic ¡¡Es que me como las uñas!! Y Metallica es uno de esos grupos que HAY que conocer. No todas sus canciones son igual de buenas, pero son de esas bandas que han creado himnos^^

      *carcajada* ¡¡¡Banner y Flappy, sí señora!!! Yo tenía 3 años cuando vi la serie por primera vez 🙂

      Uf, sí, no soporto lo de “ahora me invento un poder nuevo porque me conviene” ¡¡Es una estafa, joder!!! Hay que hacer “fichas” de los personajes con poderes y la gracia es que, como autora o como máster, has de saber salirte de las situaciones manejando las limitaciones de esos poderes^^

      ¡¡¡Muchas gracias y perdona el despiste!!

      • Alixiana Says:

        No te preocupes Vane! Demasiao que te tomas la molestia de contestar uno por uno a todo el mundo,así sí que es un gusto venir por aquí. Va a ser que tenemos la misma edad porque yo debía andar también por los tres o cuatro años cuando Banner y Flappy, la gente no se acuerda de esa serie ,pero yo de ésa y de Ulises 31 no me olvido (mmmm, qué guapo era el Ulises ése!,je,je) Bueno,nada, ya verás por ahí otro comentario mío donde me muerdo las uñas para no caer en la tentación de leerme tu crítica de LU, intentaré resistir hasta que lea el libro, pero que sepas que me está costando mucho,mucho Besos!

  12. Melanie Says:

    Oh dios e estado aqui a dos frentes todo el tiempo O_O Por un lado me estaba muriendo de angustia por Phurry y por el otro estaba muriendome pero de un calenton con Butch y V fueron tan tiernos y sexys a la vez que casi me da algo. Ahora seguro que me da un espamo ya sabes que dicen que si te metes en agua bien fria para despues meterte en agua bien caliente te da un espasmo muscular, pues a mi me va a dar un espasmo por que lo de Phurry me tenia fria de preocupasion y lo de V/Butch calietne del calento (valga la rebundancia) XD

    • ^^ ¿Ves como sí que había lemon en este capi? ¿Ya no soy tan malvada? 😀 A Butch y V sólo tienes que encerrarlos solos en una habitación. El resto se escribe por sí mismo^^ Suben el termómetro ellos solitos.

      Mejor un bañito con agua templada, Melanie, no vayas a tener una remontada muscular que duele mucho *guiño* ¡¡¡Besotesss!!

  13. I’ve combed through a lot of sites on this same topic, but you possess the most useful take on it by far. Thanks for your fantastic post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: