“Lover mine”: escenas traducidas al castellano

¡Hola! Lo prometido es deuda. Ya me he acabado de leer “Lover mine”, así que he reeditado el post que había hecho anteriormente con algunas tramas explicadas y ahora contiene el resumen completo del libro (ver aquí).

Recordemos que quien domine inglés ya tiene el libro disponible, o bien comprándolo religiosamente por Internet o bien listo para descargar en el blog de JAM (en este link).

Para las que el inglés les traiga por el camino de la amargura, en el mismo (maravilloso) blog hay colgadas varias traducciones, como por ejemplo la del prólogo de “Lover mine” (en este link). Veréis también la dirección de varios blogs que ya tienen traducciones en marcha del libro que se pueden leer capítulo a capítulo.

Por otra parte, la Ward ha hecho pública la respuesta a una lectora de su foro, muy enfadada porque no había descrito la escena en la que Blay tiene sexo con Saxton, e interpretaba esta omisión como que la autora no se atreve a escribir en detalle sobre relaciones gays. Aquí encontraréis la respuesta textual de la Ward a esa chica, escrita en castellano. Viene a decir que tiene como filosofía no dar detalles de las relaciones que los héroes mantienen con personas que no van a ser sus “felices para siempre” (es cierto, la ha aplicado en todos los libros).

También viene a decir que, cuando explique la historia de Qhuinn y Blay en su novela, hará un termino medio entre lo que vea en su cabeza y el nivel de detalles gráficos que su editorial crea que puede asumir la media de las lectoras. En fin, ya discutiremos el tema, si queréis, en los comentarios, para no extenderme.

En fin, como pequeña (pequeñita) aportación a la celebración por “Lover mine”, aquí os dejo unas cuantas escenas del libro traducidas al castellano. Son de la mayoría de los personajes y, claro, mi selección particular ^^; Es decir, las que más me han gustado/indignado/conmovido por algún motivo ¡Espero que haga la espera un poco más llevadera hasta que salgan las traducciones completas!

En cuanto a “Amantes redimidos”, estoy trabajando a dos manos en la primera parte del capi 5, aunque aún no puedo jurar cuándo actualizaré ^^;

Ahora sí, aquí van las escenas:

JOHN/XHEX

Ésta es, para mí, una de las escenas más conmovedoras. Qhuinn, John, Rhage y Vishous han irrumpido en la casa donde Lash mantiene prisionera a Xhex. Johnn incluso entra en la habitación donde está ella, aspirando su olor en las almohadas y viendo la sangre que salpica las paredes. La da por muerta, creyendo que ha llegado tarde. En realidad, Xhex está todavía en esa misma habitación, invisible por el escudo de Lash. Así, ella puede ver a John, pero él a ella no:

“El tono de voz de Qhuinn siguió siendo amable cuando entró en la habitación y se acercó a la cama.

-John, llevamos media hora aquí. Si vamos a interrogar a ese restrictor sobre ella, tenemos que llevárnoslo rápido. No queremos hacerlo aquí y sé que te quieres ocupar tú de él.

Oh, Dios…no…

-Llévame contigo.- murmuró Xhex desesperadamente-. Por favor… no me dejes aquí.

John levantó la vista hacia ella de golpe, como si hubiera oído su ruego.

Pero no, sólo estaba mirando a su amigo a través de ella.

Mientras él asentía, Xhexh memorizó su rostro, sabiendo que era la última vez que le vería. Cuando Lash se enterara de la incursión o bien la mataría directamente o la trasladaría a otro lugar y era muy probable que no sobreviviera durante el tiempo necesario para que la encontraran.

Levantó la mano y, aunque sabía que no serviría de nada, la apoyó en un lado de la cara de John y movió el pulgar sobre los rastros de sus lágrimas. Imaginó que podía notar el calor de su piel y la humedad en sus mejillas.

Habría dado cualquier cosa por estrecharle entre sus brazos, contra ella. Y todavía más por irse con él.

-John…-gimió-. Oh, Dios… ¿por qué te estás haciendo esto a ti mismo?

Él frunció el ceño, sin duda por algo que decía Qhuinn. Pero entonces levantó la palma y se la llevó a donde ella le estaba tocando.

Pero sólo era para secarse las lágrimas.

Cuando se levantó, cogió la almohada y caminó a través de ella.

Xhex observó su espalda mientras se alejaba, con la sangre latiéndole en los oídos. Aquel era, en cierta forma, un eco del proceso de su muerte, pensó. Poco a poco, milímetro a milímetro, lo que la ataba a la vida la abandonaba, difuminándose, alejándose. Con cada paso que John daba hacia la puerta, el aire dejaba sus pulmones. Su corazón se estaba parando. Su piel se enfriaba.

Su única oportunidad de ser rescatada desaparecía. Su posibilidad de…

Fue entonces cuando entendió qué había estado intentado evitar todo el tiempo y, por una vez, no intentó ocultar sus emociones. No tenía por qué. Aunque él estaba allí, ella estaba totalmente sola y aislada pero, más bien, su propia mortalidad aclaró sus prioridades.

-John.- dijo suavemente. Él se detuvo y miró hacia la cama por encima del hombro-. Te quiero.

El atractivo rostro de él se encogió de dolor y se frotó el pecho, como si alguien estuviera estrujándole el corazón hasta matarle.

Y luego se dio la vuelta.”

Esta escena tiene lugar en casa de Thorment y Wellsie, cuando John lleva a Xhex a todos los lugares en los que ha transcurrido su vida. Intentan tener sexo pero todo lo que Lash le ha hecho durante casi un mes hace que Xhex acabe apartándolo, evitando su contacto. Ella siente la necesidad de darle una explicación de su comportamientos para que él no se culpe:

“-John…

Él giró la cabeza y su mirada ardía de arrepentimiento cuando sus ojos se encontraron en el cristal del espejo.

Mientras esperaba que ella hablara, se suponía que tenía que decirle que era mejor para ambos que ella se fuera. Se suponía que tenía que ofrecer otra estúpida disculpa y luego desmaterializarse fuera de la habitación… fuera de su vida.

Pero sólo fue capaz de decir su nombre.

Él se dio la vuelta y habló con los labios.

“Lo siento. Vete. No pasa nada. Vete.”

No pudo moverse. Y luego su boca se abrió. Cuando se dio cuenta de lo que estaba a punto de brotar de su garganta no podía creer que fuera a decirlo en voz alta. Aquella revelación iba en contra de todo lo que sabía de sí misma. Por Dios, ¿realmente iba a hacerlo?

-John… Me… Él me…- desvió la mirada a su reflejo en el cristal. Las mejillas hundidas y la palidez eran el resultado de mucho más que la falta de sueño y de alimento. Lo dejó ir con una explosión de ira-. Lash no era impotente, ¿vale? No era… impotente…

La temperatura en la habitación se desplomó tan rápido y tan fuerte que le salió vaho de la boca.

Y lo que vio en el espejo hizo que se diera la vuelta y se alejara un paso de John. Sus ojos azules tenían una luz impía y su labio superior se había retraído, mostrando unos colmillos tan largos y tan afilados que parecían dagas.

Todos los objetos de la habitación empezaron a vibrar: las lámparas en las mesitas, las ropas en las perchas, el espejo en la pared. El tintineo creció hasta convertirse en un rugido sordo y tuvo que agarrarse a la cómoda para no caerse sobre su propio culo.

El aire tenía vida propia. Supercargado. Eléctrico.

Peligroso.

John era el centro de aquella energía rabiosa, con las manos apretadas en puños con tanta fuerza que los antebrazos le temblaban, con los muslos resaltando de los huesos mientras se agachaba en posición de combate.

La boca de John se abrió de tal manera que su cabeza pareció a punto de salirse de su columna… soltó un grito de guerra.

El sonido explotó alrededor de ella, tan agudo que tuvo que taparse los oídos, tan poderoso que notó el estallido en su cara.

Por un momento, pensó que había recuperado la voz, pero no eran sus cuerdas vocales las que producían aquel bramido.

El cristal de la puerta corredera estalló y las sábanas se rompieron en miles de pedazos que salieron despedidos de la casa, con los fragmentos reflejando la luz como gotas de lluvia…

O como lágrimas”.

QHUINN Y BLAYLOCK

Qhuinn pica en la habitación de Blay para pedirle que acompañen a Xhex y John. En se momento, Blay acaba de salir de la ducha, vestido con albornoz, y está arreglándose para su primera cita con Saxton, con el traje preparado encima de su cama.

“Los ojos dispares de Qhuinn le recorrieron de arriba abajo y luego se inclinó hacia un lado, mirando por encima del hombro de Blay.

-¿Qué pasa aquí?

Blay se cerró un poco más el albornoz.

-Nada.

-Tu colonia es diferente ¿Qué te has hecho en el pelo?

-Nada ¿Qué decías de John?

Se hizo un momento de silencio.

-Sí… vale. Bueno, va a salir y nos vamos con él. Tendremos que ser discretos. Van a necesitar algo de intimidad. Pero podemos…

-Esta noche tengo rotación.

Aquella ceja con el piercing bajó un poco.

-¿Y?

-Y… estoy fuera.

-Eso nunca había importado.

-Ahora sí.

Qhuinn volvió a inclinarse hacia un lado y miró más allá de la cabeza de Blay.

-¿Te vas a poner ese traje sólo para impresionar al equipo local?

-No.

Hubo un largo silencio y luego una sola palabra.

-¿Quién?

Blay abrió la puerta de par en par y entró en su habitación. Si la iban a liar no tenía sentido que fuera en el pasillo para que todos les vieran o les oyeran.

-Como si eso importara.- respondió con un ramalazo de ira.

La puerta se cerró. Con fuerza.

-Sí. Importa.

Como un “que-te-jodan” a Qhuinn, Blay se desató el cinturón del albornoz y dejó que cayera al suelo de su cuerpo desnudo. Y se puso los pantalones… sin nada debajo.

-Sólo es un amigo.

-¿Macho o hembra?

-Tal como he dicho, como si eso importara.

Otra larga pausa, durante la cual Blay se puso la camisa y se la abrochó.

-Mi primo.- rugió Qhuinn-. Vas a salir con Saxton.

-Puede.- fue hacia su cómoda y abrió el joyero. Dentro brillaban todo tipo de gemelos. Escogió un par con rubíes.

-¿Esto es una venganza por lo de Layla la otra noche?

Blay se quedó de piedra con la mano en los puños de su camisa.

-Jesucritsto.

-Lo es, ¿verdad? Por eso…

Blay se giró hacia él.

-¿Alguna vez se te ha ocurrido que no tiene nada que ver contigo? ¿Que un tío me ha pedido que salga con él y quiero ir? ¿Que esto es normal? O más bien eres tan egocéntrico que todo y todo el mundo tiene que pasar por el filtro de tu narcisismo.

Qhuinn retrocedió un poco.

-Saxton es una puta.

-Bueno, supongo que tú sabes distinguir una.

-Es una puta, una muy elegante y distinguida.

-A lo mejor sólo quiero algo de sexo-. Blay enarcó una ceja-. Ha pasado cierto tiempo y esas hembras que me tiraba en los bares para seguirte el ritmo tampoco eran nada del otro mundo. Creo que es hora de que disfrute de algo sexo adecuado para mí.

El muy bastardo tuvo la osadía de palidecer. De verdad. Y seguro como la mierda que se bamboleó y acabó apoyado en la puerta.

-¿Dónde vais a ir?- preguntó con voz ronca.

-Me a llevar a Sal. Y luego iremos a un bar de fumadores.- Blay se colocó el otro gemelo y se acercó a la cómoda para coger unos calcetines de seda-. Después… quién sabe.

Una oleada de especias oscuras atravesó la habitación, dejándole totalmente sin palabras. De entre todas las posibles formas en que había pensado que podía transcurrir aquella conversación… la única que no había previsto era disparar el olor de marcaje de Qhuinn.

Blay giró sobre sus talones.

Después de un largo momento de silencio tenso, se acercó a su mejor amigo, atraído por la fragancia. Mientras se acercaba, los ojos ardientes de Qhuinn siguieron cada uno de sus pasos y el vínculo entre ambos, que los dos habían sepultado, explotó en la habitación.

Cuando estuvieron nariz con nariz, Blay se detuvo, con el pecho tocando el de Qhuinn.

-Dilo.- murmuró con voz rasposa-. Dilo y no iré.

Las duras manos de Qhuinn se cerraron a ambos lados de la garganta de Blay, obligándole a inclinar la cabeza hacia atrás y a abrir la boca para respirar. Los fuertes pulgares presionaron sus mandíbulas.

Momento eléctrico.

Potencialmente incendiario.

Iban a acabar en la cama, pensó Blay mientras cerraba las manos alrededor de las gruesas muñecas de Qhuinn.

-Dilo, Qhuinn. Hazlo y pasaré la noche contigo. Iremos con Xhex y John y, cuando acabemos, volveremos aquí. Dilo.

Aquellos ojos verde y azul que Blay se había pasado toda la vida mirando se desviaron a su boca y los pectorales de Qhuinn se movieron abajo y arriba, como si estuviera corriendo.

-Mejor aún.- Blay arrastró las palabras- ¿Por qué no me besas…?

Qhuinn le dio la vuelta y lo empotró con fuerza contra la cómoda, estrellando el mueble contra la pared como un trueno. Mientras las botellas de colonia y un cepillo caían al suelo, Qhuinn apretó los labios con violencia contra los de Blay, con los dedos clavándose en su cuello.

No importaba. Duro y desesperado era justo como quería que fuera. Y Qhuinn estaba claramente de acuerdo, con su lengua saliendo, tomándole… poseyéndole.

Blay se sacó la camisa de los pantalones con manos temblorosas y luego fue a por el cinturón. Había esperado aquello tanto tiempo…

Pero se acabó antes de empezar.

En cuanto los pantalones de Blay cayeron al suelo, Qhuinn se alejó, arrojándose a la puerta. Con la mano en el pomo, se golpeó la cabeza contra la madera. Dos veces. Cuando habló, su tono era átono.

-Ve. Diviértete. Sólo ten cuidado, por favor, e intenta no enamorarte de él. Te romperá el corazón.

En un parpadeo, Qhuinn salió de la habitación, cerrando la puerta sin hacer ni un ruido.

Blay se quedó justo donde estaba, con los pantalones alrededor de los tobillos y totalmente avergonzado de su erección medio desinflada aunque estaba solo. Cuando el mundo se bamboleó y el pecho se le encogió en un puño, parpadeó rápidamente e intentó que las lágrimas no corrieran por sus mejillas”.

Qhuinn, borracho como una cuba, va en busca de Blay. Se asoma a su habitación pero ve que no está allí y empieza a sospechar dónde puede estar. Justo en ese momento, Blay está perdiendo su virginidad con Saxton en la habitación que éste ocupa temporalmente en la mansión:

“Su cuerpo se quedó entumecido cuando volvió al pasillo y siguió caminando.

Se detuvo justo ante la puerta de la habitación que le habían asignado a Saxton, contemplando la madera. Excelente trabajo de carpintería, con los paneles perfectamente encajados. La pintura también era perfecta, sin que ningún brochazo estropeara la pulida superficie. Bonito pomo de bronce también, tan brillante como una moneda de oro recién acuñada…

Su agudo oído captó un suave sonido y frunció el ceño, hasta que se dio cuenta de lo que estaba escuchando. Sólo una cosa producía aquel rítmico…

Qhuinn se bamboleó hacia atrás, empotrando el culo contra una estatua griega.

Caminó a ciegas hacia algún lado, dando traspiés, a donde fuera. Al llegar a la puerta del estudio del rey, miró por encima del hombro y comprobó la alfombra sobre la que había caminado.

No había rastros de sangre. Lo que, considerando el dolor que notaba en el pecho, era una sorpresa.

Porque mierda si no se sentía como si le hubieran disparado en el corazón”.

Esta escena ocurre unas horas después de que Blay y Saxton se hayan acostado en una de las habitaciones de la mansión de la Hermandad. Qhuinn está tomando el aire en una terraza,  la puerta de la habitación de Saxton se abre y sale Blay:

“Blay salió a la terraza desde una habitación que no era la suya. Llevaba puesta una bata de seda negra, iba descalzo y tenía el pelo húmedo de la ducha.

Tenía marcas de mordiscos en el cuello.

Se detuvo en cuanto Qhuinn se enderezó de la balaustrada.

-Oh… eh.- Blay se giró hacia atrás, como si se estuviera asegurando que la puerta por la cual había salido estuviera cerrada.

Saxton estaba ahí, pensó Qhuinn. Durmiendo entre las sábanas que habían arrugado majestuosamente.

-Estaba a punto de volver a dentro.- dijo Qhuinn, señalando con el pulgar por encima del hombro-. Hace demasiado frío como para estar fuera mucho rato.

Blay cruzó los brazos por encima del pecho y contempló las vistas.

-Sí, el aire es helado.

Un momento después, se acercó a la balaustrada y el olor de su jabón llegó hasta el olfato de Qhuinn.

Ninguno de los dos se movió.

Antes de irse, Qhuinn carraspeó y decidió tirarse a la piscina.

-¿Ha estado bien? ¿Te ha tratado bien?

Dios, tenía la voz ronca.

Blay inspiró con fuerza. Luego asintió.

-Sí. Ha estado bien. Ha sido… correcto.

Los ojos de Qhuinn se desviaron de su colega… para medir la distancia que había hasta el patio de piedra. Mmmm… hacer el salto del ángel hasta el patio quizás le sacaría las imágenes de aquellos dos de la cabeza. Claro que también le convertiría el cerebro en tortilla pero, en realidad, ¿era tan mala idea?

Saxton y Blay… Blay y Saxton…

Mierda, llevaba un rato inmóvil.

-Me alegro. Quiero que seas… feliz.

(…)

Antes de que perdiera los nervios y acabara con un desorden múltiple de personalidad, Qhuinn se separó de la balaustrada y apartó sus pensamientos homicidas.

-Bueno, será mejor que me vaya. Voy a salir con John y Xhex.

-Bajaré en diez minutos. Sólo tengo que vestirme.

Mientras Qhuinn contemplaba el atractivo rostro de su mejor amigo, se sintió como si nunca hubiera conocido aquel pelo rojo, aquellos ojos azules, aquellos labios, aquella mandíbula. Por todos los años que hacía que se conocían, buscó algo que decir, algo que les devolviera a cómo habían sido.

Lo único que se le ocurrió fue… Te echo de menos. Te echo tanto podidamente de menos que me duele, pero no sé cómo llegar hasta ti aunque te tengo delante.

-Vale.- dijo Qhuinn-. Nos vemos en la Primera Comida.

-Vale.

Qhuinn puso el culo en marcha y caminó hasta la puerta de su habitación. Al poner la mano encima del frío pomo de bronce, su voz salió de su garganta alta y clara:

-Blay.

-¿Sí?

-Cuídate.

Aquella vez fue la voz de Blay la que sonó ronca, casi rota.

-Sí. Tú también.

Porque, por supuesto, “cuídate” era lo que siempre decía Qhuinn cuando se estaba despidiendo de alguien”.

JOHN/ZSADIST

Xhex se despierta con una pesadilla, gritando. Zsadis lo oye y pica a la habitación de John y ella para preguntar si todo va bien. Poco después, Z y John se encuentran en el túnel subterráneo que comunica la mansión con las instalaciones del sótano y Z acaba compartiendo su oscuro pasado con John:

“Qué pasa, preguntó John con signos cuando el Hermano se detuvo delante de él.

Cuando no hubo respuesta, John se preparó para lo peor, pensando “oh… joder, y a hora qué”.

“¿Qué?”, gesticuló.

Zsadist exhaló una maldición y empezó a caminar arriba y abajo con las manos en las caderas, los ojos fijos en el suelo.

-Ni siquiera sé por dónde mierda empezar.

John frunció el ceño y se apoyó contra la pared del túnel, preparado para más malas noticias. Aunque no tenía ni puta idea de lo que podía ser, estaba claro que la vida podía ser podidamente creativa.

Al final, Z se detuvo y, cuando alzó la cabeza, sus ojos no eran del amarillo dorado que acostumbraban cuando estaba en casa. Eran negros. Cruelmente negros. Y la cara del macho tenía el mismo color que la nieve. John se enderezó.

“Jesús, ¿qué ha pasado?”

-¿Recuerdas esos paseos que solíamos dar por los bosques? Justo antes de tu transición… después de que la liaras con Lash la primera vez.- cuando John asintió, el hermano continuó- ¿Alguna vez te preguntaste por qué Wrath nos juntó?

John asintió despacio.

“Sí…”

-No fue un error.- los ojos del hermano eran tan negros y fríos como el sótano de una casa encantada, con sombras no sólo en el color de los iris sino en lo que había detrás de aquella mirada-. Tú y yo tenemos algo en común ¿Entiendes lo que digo? Tú y yo… tenemos algo en común.

Al principio, John frunció el ceño, sin entender…

De repente, un escalofrío gélido recorrió todo su cuerpo, llegándole hasta la médula ¿Z…? Espera, ¿había oído mal? ¿Lo estaba interpretando mal?

Excepto que entonces, claro como el día, se acordó de ambos cara a cara, justo después de que el hermano hubiera leído lo que el psicólogo había escrito en su informe médico.

Tienes que escoger cómo ocuparte de ello, había dicho Z. Si no quieres volver a decir ni una jodida palabra del tema, no moveré los labios.

En aquel momento, John se había asombrado de la inesperada comprensión del hermano. Y también de que Z no parecía ni juzgarle ni verle como alguien débil.

Ahora ya sabía por qué.

Dios… ¿Z?”.

VISHOUS/BUTCH/XHEX

Rhage, V, Butch, John, Qhuinn y Xhex están a punto de hacer una incursión en una granja llena de restrictores y V y Xhex casi llegan a las manos:

“V habló en voz baja.

-Asumiendo que Lash no se ha haya inventado lo de la inducción y que Xhex esté en lo cierto…

-No asumimos nada.- cortó ella-. Lo estoy.

-…entonces quien sea que haya convertido a los pobres bastardos tiene que volver aquí.

-Gracias, Sherlock.

V la fulminó con la mirada.

-¿Quieres repensar tu actitud, cariño?

John se enderezó, pensando que, por mucho que quisiera al Hermano, no apreciaba ese tono en lo más mínimo. Evidentemente, Xhex estaba de acuerdo con él.

-Llámame cariño una vez más y será lo último que digas…

-No me amenaces, cari…

Butch se puso detrás de V y le tapó la bocaza con la mano mientras John cogía a Xhex por el brazo, urgiéndola a calmarse mientras miraba a Vishous. Nunca había entendido aquella enemistad entre ellos, aunque había sido así desde que podía recordar…

Frunció el ceño. Después de aquel calentón, Butch miraba el suelo. Xhex tenía la vista fija en un árbol por encima del hombro de V. Vishous gruñía mientras se mirada las uñas.

Algo pasaba ahí, pensó John.

Oh… Jesús…

V no tenía ningún motivo para que Xhex le desagradara, de hecho, era precisamente el tipo de hembra que respetaría. A menos, por supuesto, que ella hubiera estado con Butch…

Todo el mundo sabía que V era posesivo con su mejor amigo con todos menos la shellan del tipo”.

Justo después de la incursión en la granja, Butch ha inhalado un montón de restrictores y V se apresta a limpiarle en el mismo salón destartalado donde ha tenido lugar la masacre. Esto lo narra Xhex después de discutir con John:

“Una luz brillante interrumpió su discusión e hizo que se girara para mirar por encima del hombro. Lo que vio explicaba muchas cosas y no sólo lo que había ocurrido durante el combate: en el sofá andrajoso, V tenía a Butch entre sus brazos y sus cabezas estaban juntas; los dos estaban tan cerca que no había ningún espacio entre ellos. Y, en su abrazo, todo el cuerpo de Vishous brillaba mientras Butch parecía tomar fuerzas y curarse.

La obvia simpatía y cariño de V por el tipo hacía que le cayera menos mal, especialmente cuando él se giró y la miró. Por una vez, abandonó su máscara helada y la desesperación que mostraron sus ojos probaba que no era un completo gilipollas. Al contrario, parecía sentir el dolor del sacrificio que hacía su hermano por la raza. De hecho, se lo comía por dentro.

Oh, y… aparentemente, Butch era suyo. Lo que explicaba por qué V tenía aquello con ella. Estaba celoso por que ella hubiera tenido algo de lo que él había deseado y, por muy racional que fuera, no podía evitar guardarle rencor.

“Pero sólo fue una vez”, le transmitió ella con el pensamiento. “Y nunca más”.

Un momento después, V asintió, como si apreciara aquella confirmación, y ella le devolvió el gesto de respeto”.

JOHN/TOHRMENT

Ambos tienen varias escenas de progresivo acercamiento, a medida que John, gracias al secuestro de Xhex, va entendiendo lo que Tohrment ha sufrido y sufre por la muerte de Wellsie. Con el entendimiento, John va poco a poco perdonando al hermano por haberse alejado de él. Tohrment se está recuperando a marchas forzadas para volver a salir a pelear. Esta escena tiene lugar justo antes de que todos los hermanos y Xhex salgan en busca de Lash, está narrada desde el punto de vista de John y muy relacionada con la historia pasada de Darius y Tohr:

“La verdad esencial de la vida, según estaba empezando a entender, no era romántica y se podía etiquetar con tres palabras: La. Mierda. Ocurría.

Pero, en realidad, seguías adelante. Mantenías a tus amigos, a tu familia y a tu pareja tan a salvo como eras capaz. Y seguías peleando incluso después de que te hubieran derribado.

Maldita sea, levantabas el culo del suelo y seguías peleando.

“Me he portado fatal contigo”, gesticuló John. “Lo siento”.

Tohr sacudió la cabeza.

-Como si yo me hubiera portado mejor. No te disculpes. Como mi mejor amigo, tu padre, siempre me decía, no mires atrás. Sólo hacia delante.

Así que de ahí venía, pensó John. Llevaba esa creencia en la sangre.

“Te quiero conmigo, a mi lado”, gesticuló. “Esta noche. Mañana por la noche. Durante todo el tiempo que tardemos en matar a Lash. Haz esto conmigo. Encuentra a ese bastardo conmigo, con nosotros”.

La perspectiva de los dos trabajando juntos parecía tan adecuada. Después de todo, cada uno por sus propias razones, los dos estaban unidos en aquel juego mortal de ajedrez: John necesitaba vengara Xhex por motivos obvios. Y, en cuanto a Tohr… bueno, el Omega se había llevado a su hijo cuando aquel restrictor había matado a Wellsie. Ahora el hermano tenía la oportunidad de devolver el jodido favor.

“Ven conmigo. Haz esto… conmigo”

Tohr tuvo que aclararse la garganta.

-Creí que nunca me lo pedirías.

Nada de chocar los nudillos aquella vez.

Los dos se abrazaron, pecho con pecho. Y, cuando se separaron, John esperó a que Tohr se pusiera una camiseta, cogiera su chaqueta de cuero y se armara.

Luego bajaron las escaleras uno al lado del otro.

Como si nunca se hubieran separado. Como si siempre hubiera sido así”.

PAYNE/JANE- PAYNE/VISHOUS

Payne resulta gravemente herida en una pelea con Wrath en el Otro Lado. Más bien, su desesperación por escapar de esa vida sin sentido la hace ser suicida en el combate y acaba partiéndose la columna vertebral al chocar contra la fuente de mármol. Decidida a dejarse morir antes que aceptar la ayuda de su madre, Wrath consigue que la Virgen Escribana la deje ir. El rey se lleva a Payne a la mansión, a la zona de quirófanos, y llama a la doctora Jane para que la atienda. Wrath acaba de enterarse, por boca de Payne, que es hija de la Virgen. No se había dado cuenta antes porque no ve, pero Payne es idéntica a su gemelo, Vishous, con el pelo negro y los ojos de diamante. Esta escena ocurre cuando Jane llega apresuradamente para atenderla:

“No era Wrath quien tenía delante, sino una hembra… o, al menos, parecía ser una hembra. El rostro tenía rasgos femeninos, excepto por que la cara y el pelo eran traslúcidos, fantasmagóricos. Y, cuando sus miradas se encontraron, la expresión de la hembra cambió de preocupada a estupefacta. Tuvo que apoyarse en el brazo de Wrath para no caerse.

-Oh… Dios mío.- su voz era ronca.

-¿Es tan obvio, doctora?- dijo el rey.

La médica luchó por responder, una reacción que nadie esperaría provocar en un doctor. En verdad, Payne creía saber lo gravemente herida que estaba. Sin embargo, cabía la posibilidad de que no hubiera alcanzado a reconocer la auténtica gravedad de su condición.

-Ciertamente, estoy…

Vishous.

Aquel nombre le heló el corazón.

Porque no lo había oído en más de dos siglos.

-¿Cómo es que hablas de mis muertos?- susurró.

El rostro fantasmal de la médica tomó forma tangible y sus ojos verde bosque revelaron una profunda confusión mientras su piel lucía la palidez de alguien que lucha contra sus emociones.

-¿Tus muertos?

-Mi gemelo… hace tiempo que fue al Fade.

La médica meneó la cabeza, con las cejas bajas sobre aquella inteligente mirada.

-Vishous está vivo. Es mi pareja. Está aquí mismo, vivo y bien.

-No… no puede ser.- Payne deseó poder levantar el brazo y coger a la doctora por el brazo-. Mientes, está muerto. Hace tiempo…

-No. Está perfectamente vivo.

Payne no podía entender aquellas palabras. Le habían dicho que él se había ido, perdido en el tierno abrazo del Fade…

Lo había dicho su madre. Por supuesto.

¿En verdad la hembra le había impedido conocer a su propio hermano? ¿Cómo alguien podía ser tan cruel?

Payne desnudó los colmillos súbitamente y gruñó, con el fuego de la ira reemplazando a su agonía.

-La mataré por esto. Juro que haré con Ella lo mismo que hice con nuestro maldito padre.

Esta es la escena de cuando Vishous aparece en el quirófano como una tromba, la primera vez que ve a su gemela. Payne está en una camilla con parte de la Hermandad y de las shellans rodeándola.

“La puerta de la esquina se abrió con una explosión y un macho vestido de cuero negro y desprendiendo el olor enfermizo de la muerte entró como una tromba. Justo tras él iba la médica y, cuando él se detuvo en seco, la hembra puso una mano en su hombro para calmarle.

Los ojos de diamante del macho se quedaron fijos en los de Payne y, aunque nunca le había visto, supo quién era. Tan seguro como si estuviera mirando su propio reflejo. Las lágrimas corrieron libremente por sus mejillas porque, hasta donde ella sabía, hacía tiempo que él ya no respiraba.

-Vishous.- murmuró con desesperación-. Oh, hermano mío…

Él apareció a su lado en un parpadeo, tomando forma junto a ella. Su increíblemente inteligente mirada recorrió sus rasgos y ella tuvo la impresión de que sus expresiones eran tan idénticas como sus colores: su sorpresa e incomprensión también se reflejaba en los duros y atractivos rasgos de él.

Sus ojos… oh, sus ojos de diamante. Eran los suyos; los había visto en incontables espejos.

-¿Quién eres?- dijo con voz ronca.

Aquello hizo que su cuerpo entumecido sintiera algo, y el enorme peso provenía no de un daño físico sino de una calamidad interior. Que él no supiera quién era ella, que hubieran estado separados por una mentira… era tragedia que a penas podía soportar.

Su voz salió con más fuerza.

-Soy… de tu misma sangre.

-Jesucristo… -levantó una mano que llevaba un guante negro- ¿Mi hermana…?

-Tengo que irme.- dijo la doctora en tono urgente-. Su columna rota está más allá de mi experiencia. Necesito traer a…

-Encuentra a ese maldito cirujano.- rugió Vishous, con los ojos todavía fijos en los de Payne-. Encuéntralo y tráele aquí… Cueste lo que cueste.

-No volveré sin él. Tienes mi palabra.

Vishous se giró hacia la mujer y capturó su boca en beso duro, rápido.

-Dios… te quiero.

El rostro fantasmal de la médica se volvió sólido mientras se miraban el uno al otro.

-Vamos a salvarla, confía en mí. Volveré en el momento que pueda, Wrath ha dado su permiso y Fritz me va a ayudar a traer a Manny aquí.

-Jodido sol. Va a salir demasiado pronto.

-Voy a querer que te quedes aquí con ella de todas formas. Ehlena y tú tenéis que vigilar sus constantes y Xhex todavía está en situación crítica. Quiero que cuides de ellas.

Cuando él asintió, la doctora desapareció en el aire y al segundo siguiente Payne tonó una palma cálida cerrarse alrededor de la suya. Era la mano de Vishous, sin guante, contra la suya y la conexión entre ambos la calmó de formas que era incapaz de explicar.

Ciertamente, había perdido a su madre… pero si sobrevivía a esto todavía le quedaba familia. En este lado.

-Hermana.- murmuró él, no como una pregunta sino como una afirmación.

-Hermano mío.- gimió… antes de perder la conciencia.

Pero volvería a él. De una forma u otra, nunca volvería a alejarse de su gemelo”.

TOHRMENT

Tohr vuelve, por fin, a la casa donde había vivido con Wellsie y que no había vuelto a pisar desde su muerte. En cada habitación hay un recuerdo, y sus reflexiones son de las que conmueven mientras contempla la puerta del garaje tras la cual Wellsie solía aparcar el coche en que la dispararon:

“Meneó la cabeza mientras contemplaba la puerta cerrada. Nunca sabías cuándo estabas viendo a alguien por última vez. No sabías que aquélla sería la última discusión, o la última vez que tendríais sexo, o la última vez que la mirarías a los ojos y le darías gracias a Dios por tenerla en tu vida.

¿Después de que se hubiera ido? Eso era todo en lo que podías pensar.

Día y noche”.

Tras haberse decidido a recoger el vestido de ceremonia de Wellsie para dejárselo a Xhex, Tohr parece haber encontrado la resolución para seguir viviendo:

“Mientras volvía a la mansión de la Hermandad, tuvo la sensación de que había pasado una prueba mortal. Y, aún así, no sentía triunfo alguno.

Pero estaba decidido. Y, como Darius siempre había dicho, preparado para mirar hacia delante.

Al menos, en lo que respectaba a matar a su enemigo.

Sí, estaba deseando eso para aquella noche. Empezando desde aquella noche, iba a ser su motivo para vivir y estaba totalmente preparado para cumplir con sus obligaciones”.

DARIUS Y LA PEQUEÑA XHEX:

Darius y Tohrment se dirigen a la casa de unos civiles a quienes van a dar en adopción a la bebé que ha tenido la hembra noble violada por un sympath. La mujer se suicidó tras el parto. Darius ha escogido a los civiles para la adopción porque la hembra de la pareja, justamente, acababa de perder a su bebé en el parto. Esa pareja serán los padres adoptivos de Xhex. Esta escena muestra el profundo vínculo entre Darius y la recién nacida Xhex, que luego se reproducirá en John (el nuevo receptáculo de su alma) y la Xhex adulta:

“Darius miró por encima del hombro del civil hacia la puerta de la granja, cerrada para aislar el interior del frío. Dentro, en algún lugar, había una hembra en duelo, alguien que había perdido a su criatura en la cama de partos.

En verdad, esa vasta sombra de vacío le era conocida, mientras se preparaba para entregar a otro lo que reposaba en sus brazos. Siempre echaría de menos una parte de su corazón en cuanto se alejara de aquel valle arbolado, de aquella familia rota que ahora volvería a estar completa… pero la pequeña merecía la felicidad que le aguardaba allí.

La voz de Darius resonó.

-Será llamada Xhexania.

El caballero asintió al punto.

-“La bendecida”. Sí, es perfecto para ella.

Hubo una larga pausa durante la cual Darius volvió a contemplar aquel rostro angelical. No sabía cuándo la volvería a ver. Aquella familia ahora era la de ella, no necesitaba a dos guerreros vigilándola y era mejor que no se entrometieran.

(…)

Mientras los sementales resoplaban y corcoveaban, Darius se giró, mirando a través del vidrio ondulado, esperando ver…

Cerca de una chimenea, en una cama de limpias sábanas de lino, descansaba una hembra con el rostro vuelto hacia el llameante calor. Estaba tan pálida como las ropas que la cubrían y sus ojos vacíos le recordaron la malhadada hembra que había ido al Fade ante su propia chimenea.

La shellan del caballero no se incorporó ni desvió la mirada cuando su hellren entró en la habitación y, durante un instante, Darius pensó que había cometido un error.

Pero la pequeña debía haber hecho algún sonido, porque la hembra giró abruptamente la cabeza.

Al ver el pequeño fardo que le fue presentado, abrió la boca, con la confusión y luego la maravilla en sus adorables rasgos. Retiró la manta que cubría sus brazos con rapidez y extendió los brazos hacia el bebé. Las manos le temblaban de tal forma que su hellren tuvo que apoyar a la criatura contra su corazón… pero pudo sostener a su hija recién nacida sin ayuda.

El viento fue lo que hizo que los ojos de Darius se humedecieran. Sólo el viento.

(…)

El viento contra el rostro de Darius fue lo que se llevó sus lágrimas, pero no hizo nada para aliviar el dolor de su corazón.

Mientras cabalgaba de vuelta a la guerra, se preguntó si volvería a ver al bebé algún día, pero conocía la respuesta. No había modo alguno de que sus caminos se cruzaran ¿Cómo podrían? ¿De qué forma los giros que daba la vida podían hacer que se reunieran de nuevo?

En verdad desafiaba al destino.

Oh, aquella pequeña. Engendrada en la tragedia. Nunca sería olvidada.

Siempre tendría un pedazo de su corazón”.

Anuncios

16 comentarios to ““Lover mine”: escenas traducidas al castellano”

  1. Daggher Says:

    *aplaude* ¡Excelente selección de escenas, yo hubiese seleccionado las mismas!

    *babea recordando el libro* Resistiré los deseos de releermelo de nuevo porque estoy en plena… ¡época de exámenes! Pero nada más pase, leeré nuevamente el libro. Nunca me canso de releerlos…

    Un besote

    • *rebusca rápidamente en su armario. Ah, sí, aquí… se enfunda faldita rosa con volantes, calcetines hasta la rodilla y dos pompones rosa fosforito y empieza a ejecutar danza de cheerleader*

      ¡¡¡Dame una D, dame una A, dame unas G…. Daaaaaaagher!!!!
      ¡¡¡Arriba esos ánimos para los exámenes!!! Yup, ya no me acordaba de que se acercan los finales del cuarto trimestre, cierto. Ya sé que no es maldito el consuelo, pero yo tengo el examen final del cursillo de repaso de catalán que estoy haciendo este viernes

      *corre arriba y abajo*

      Ummmm… yo creo que la Ward sabe muy bien las escenas que nos gustan^^

      ¡Besotes y muchos ánimos!

  2. Black Says:

    Oh Dios Gracias Vane !!!!!!!! Yo aún me tengo que esperar para poder leerlo en castellano y estas escenas que as puesto¿? Chica me han dejado O.O una puñetera pasada.El libro tiene que ser brutal de leer,eso de cogerlo y no soltarlo aunque te bombardeen a diestro y siniestro.
    Chica un besazo enorme.

    • ¡¡¡De nada, pichurri!! Sí, la verdad es que el libro le ha quedado muy currado (se nota que le tiene cariño a John, eeeeeeeeeh) y con las diversas tramas muy bien estructuradas para picarte el gusanillo y que sigas leyendo para ver qué pasa en cada una. La única trama que se me hizo pesada fue la de los “cazafantasmas”. No sé, está como muy centrada en los periodistas y su relación amorosa (?).

      Ya sabes,hay blogs que están con la tradu (en uno ya hay cuatro capis colgados), así que puedes ir leyendo a medida que vayan actualizando capis.

      ¡¡Besazo enorme de vuelta!!!!

  3. Paoly Says:

    huulaaaax!! oyee fenomenal las escenas.. yo tambien estoy esperando a poder leermeloo pero es que en mi pais nu llegan los libros.. asi que morire lento.. pero muchisimas gracias por estos pedaziitos.. evitaron que me volviera locaaa… al mneos ya tengo una idea de las cosas que van a pasar.. graxiass de verdd.. eres un encanto =D

    • ¡¡De nada, un placer!!! Ups, veo que tú estás abonada a las traducciones que puedan colgar esas maravillosas almas solidarias que rondan por Internet^^ Verás como tienes todo el libro en poco tiempo.

      *risita* Bueno, estas escenas no sé si evitaron que te volvieras loca. Las de Qhuinn/Blay que he puesto son, efectivamente, casi todas las de ellos dos a solas… ¡¡¡Y A MÍ ME PONEN PSICÓTICA CADA VEZ QUE LAS LEOOOOOOOOOO!!!!! Por Dios, que le alguien le dé una buena bofetada…

      ¡¡Un besote!!!

  4. Dafnelita Says:

    Hola Vane… pasandome por aqui para saludarte *abrazote* y felicitarte por el post… está muy buena la elección de escenas… muy buen bocadito para aquellas que no se lo han leido… ^^

    Por ahi cuando tengo tiempo releeo mis partes favoritas… en especial las de mis niños preciosos Qhuinn y Blay *ojitos soñadores* … y en las poquitas *lloro* donde aparece mi hermoso V *babas*

    Y me alegro un montón Vane que ya te pudiste acabar Lover Mine *ra, ra, ra* definitivamente estuvo genial el libro… o no?… Por lo tanto, eso quiere decir que *silbando* que falta poco para capi nuevo de AR… Yeah! *silbando* 😛 jajaja.

    Cuidate nena…

    Besos,

    Dafne 😀

    • Ajajajaja, tú haces lo mismo que yo: releerte las QHUAY y V. Mira que nos vamos a dejar la salud haciendo eso, ¿eh? Porque a mí Qhuinn me pone el hígado verde de rabia (por idiota) y ver tan poco a V me sume en la depre…^^

      Síiiiiii, el libro estuvo genial. Ahora sólo nos queda nuestra imaginación para soportar la larga espera hasta el siguiente…

      *silbando* ¿AR? ¿Capi? ¿Cómo? *silbando* 😀 Estoy en ello, estoy. Va fluyendo^^ Espero no me encalle en ninguna escena y no tarde mucho en colgarlo. Además de redactar unas cuantas escenas que han de pasar en esta parte, tengo que dedicar cierto tiempo a planificar la trama de los restrictores a partir de aquí.

      ¡¡¡¡Besooooooooos!!!!!

  5. stiletto Says:

    Ainsss gracias por las escenas* corre y le da un abrazote a vane*….asi si lo tradusco….ya me pique jajajaja….en cuanto AR, mujerrrrrr me kieres matar???….no te creas…esperare…* aqui mordiendome las uñas*…muchas gracias…y sigue inspirada..* le manda una chela fria( cerveza) a vane para el calor*….

    • ¡De nada! *se cae de culo al suelo tras el abrazote* Uy, sí, tendrás que esperar un poco por AR porque pasó lo que me temía: ¡¡¡me encallé en la escena V/B!!! Es que no colaboran estos chicos… Ayer me estuve peleando hasta medianoche y no hubo manera de que saliera *hunde la nariz en el asqueroso café de máquina que se ha preparado en cuanto ha llegado al trabajo* Creo que el capi no podrá ir para el viernes.

      ¡¡GRacias por la chela *toma nota de otra palabra nueva*!!!!! Aunque aquí está lloviendo y nunca bebo alcohol ^^: Ni champagne en las celebraciones, oiga. Hace un montón de años me pusieron ginebra en una sangría. Estuve dos días enferma con hipotermia y, desde entonces, ni una gota de alcohol O.O Ahora me doy a la Coca-Cola light =.=

      ¡¡Besoteeeeeeeees!!!!

  6. Oyukkykame Says:

    Hola !!Vanecaos!! De verdad que estoy suuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuper emocionada con con los capitulos nuevos en verdad hasta se me olvido que tenia que terminar un ensayo de la escuela que terminando ahi me fui a la escuela pero no me podia perder el nuevo capitulo en verdad eres genial muchas gracias ,cabe mencionar que los anteriores me los heche en 27 horas ajjajajajajajaja no podia quitarme de la compu en verdad, me gusta mucho tu trabajo y de nuevo aqui estoy para lo que se te ofresca amiga, genial genial hasta luego y saludos a todas las chicas que te seguimos que me uno a ellas como una hermandad ADIOS xxxoxx

    • ¡¡¡Holaaaaaaaa!!!!! Llámame Vane, porfa, que no deja de ser mi nombre^^ Lo de “Caos” es un pequeño homenaje a mi personaje de ficción favorito de todos los tiempos (y no es V). Yo ya llega un punto que me hago un lío con tanto nick ^^;

      Me alegro de que te hayan gustado los capis, pero, por Dios, no te olvides de los trabajos del cole, que me sentiría culpable *dice esto mientras espía lo que tiene que estudiar para el examen final de mañana de un curso de idiomas sopesando si, con echarles una ojeada en el tren, ya tendría bastante*

      Gracias por tus palabras, compensan mucho el desgaste neuronal de escribir esta historia. Hoy he estado organizando los próximos capítulos, distribuyendo la trama…. Urg, creo que necesito cafeína para compensar el dolor de tarro… 😀

      ¡¡¡Un abrazo muy grande para ti!!!!!!

  7. quisiera mas del libro lover mine traducidas al castellano o cuando se va a poder leer ya traducida completamente estoy impaciente esperando

    • ¡Hola! A ver, en este blog no va a encontrar más escenas traducidas de “Lover mine” porque no es su propósito, yo sólo escribo fics ^^; Hay varios blogs que, de manera totalmente altruista, están traduciendo el libro capi a capi. Aquí te dejo en enlace a uno de ellos, donde ya van por el capítulo 6:

      http://irisblanco.blogspot.com/search/label/8-%20Amante%20mio

      Por otra parte, en el blog de JAM (http://jamsworld-librosymusica.blogspot.com/) encontrarás chats con la autora traducidos al castellano, descarga de varios extractos del libro en castellano y la dirección de varios otros blogs que también se han puesto a traducir. Sólo ves bajando la columna de la derecha hasta llegar a “Lover Mine”, ya verás que pone (11) al lado: tiene 11 entradas. Allí encontrarás direcciones de blogs que traducen, extractos y esas cosas.

      ¡¡¡Seguro que un mensaje de agradecimiento animaría mucho a las chicas que están traduciendo por amor al arte!! 😀

  8. n@¡¡y Says:

    maravilloso amo esta saga.
    REalmente es lo mejor que he leido y ya quiero tener el libro en mis manos.
    Gracias por traducirnos estas escenas….simplemente jr ward es una magnifica escritora.
    Bueno Grasias, mil gracias.
    Bsos vampiricos jajaja….

    • ¡¡De nada, fue un placer!! Siento no poder contribuir con más^^; Espero que la traducción esté lista lo antes posible para que todo el mundo pueda disfrutar a conciencia del libro.

      ummmmm…. ¡¡gracias por los besos vampíricos!!! *guiña un ojo*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: