“Amantes redimidos”, parte 2 del capítulo 5, “Contacto humano”

Dios, esta parte ha sido una tortura. A pesar de ser más corta que otras (tiene 30 páginas), lleva Esencia de Sentimientos en cada frase de muchas escenas, lo cual ha supuesto analizar cada palabra hasta estar lo más segura posible de que decían lo que quería transmitir con ellas. Es una parte “puente”, tanto en la trama de los restrictores (que estallará en acción más adelante) como en el aspecto emocional (que alcanzará un primer cénit en la siguiente parte). Más que pasar muchas cosas, aquí hay interacción entre personajes para entender las cosas que pasarán luego.

En especial, he puesto mucha, mucha reflexión en los pensamientos de Butch y de Marissa, porque en esta parte ambos llegan a conclusiones –cada uno la suya- que serán de importancia vital más adelante. Sé que muchas odiáis a Marissa. Yo tampoco le tengo simpatía pero he intentado meterme en la piel de una mujer con su historia, entenderla y comprender qué podría sentir en una situación como la que he planteado, en que ella se sintió incapaz de aceptar el ingreso de Butch en la Hermandad. Espero que también podáis, sino cogerle simpatía, sí entenderla más.

Respecto a Butch *suspiro* Juro que hace lo que le da la gana. La parte de sus reflexiones me llevó también varios días para dejarla en el punto justo y necesario para este capítulo. Pero su reacción al final de esta parte la decidió 100% el personaje. Yo no la tenía prevista a estas alturas, pero el capítulo, simplemente, no salía si no le dejaba hacer, lo cual imagino que es una señal de que tenía que ocurrir ahora. Ya es la segunda vez que Butch se independiza de mí =.=

Esta parte también me ha costado porque, emocionalmente, las escenas de Vishous me han hecho daño. Personalmente. Me ha costado disciplina ponerme a escribirlas, aún sabiendo que si no lo hacía no podría actualizar, porque me pongo en su lugar y me mata. Así de simple. No he descrito la escena de la presentación de su Primera Compañera porque ya está en los libros, basta con recordarla de forma literal.

Respecto a la siguiente parte, empezaré a escribirla hoy mismo, si me quedan neuronas después de esto, y ya avanzo que me siento muy, muy responsable por ella porque es muy posible que contenga ESA escena que todas queremos leer^^. O no, según decidan los chicos conforme vaya escribiendo. La decisión la tienen los personajes, lo prometo. Las cosas tampoco van a ser Felices para Siempre en la siguiente parte, eso sí que lo advierto.

Siento el rollo, pero esta parte me tiene nerviosa. Sólo dejo una cita de Franklin D. Roosevelt que he usado en un momento del texto y que resume de forma muy nítida los sentimientos de Butch por Marissa y por Vishous: “El amor inmaduro dice: ‘te quiero porque te necesito’. El amor maduro dice: ‘te necesito porque te quiero’” ¡Os agradecería mucho un comentario!

Para leer el capítulo en Fanfiction.net: por aquí

Para leerlo aquí, en el blog:

CAPÍTULO 5. CONTACTO HUMANO. PARTE 2

-Menuda mierda.- el señor D escupió un trozo de regaliz a los pies del cadáver de Rahg y se reajustó el sombrero-. Esto ya no nos sirve para nada.- señaló a dos de los restrictores recién enrolados en su Equipo de Operaciones Especiales-. Vosotros dos, sacadle de aquí y enterradle en el maizal. Apesta. Los demás arriba, tenemos que repartirnos.

M siguió a D por las escaleras del sótano de vuelta al comedor de la granja como la encarnación del buen soldado: calladito y con la vista al frente. La herida del punzón en los huevos había sido demasiado pequeña como para que D pudiera verla, así que el jefe sólo podía suponer que el chaval había muerto por sobredosis de Ketamina. A fin de cuentas, aún no habían podido experimentar lo suficiente con vampiros como para conocer el umbral exacto entre drogados y muertos.

D tiró el sombrero encima de un mueble apolillado del salón y esperó hasta que los restrictores se acomodaron en silencio, disfrutando de la sensación de superioridad que da estar al mando. O lo más parecido a estar al mando teniendo en cuenta que, oficialmente, la Sociedad no tenía un Primer Restrictor. Cuando el arrastrar de sillas hubo acabado, D cruzó los brazos, repasando a su audiencia.

-R, ¿qué hay de la Ketamina? ¿Tenemos lo suficiente como para seguir suministrando durante una semana más?

Un restrictor más blanco que la mortaja de un cadáver, con el pelo largo recogido en una coleta, negó con la cabeza.

-Nop, pero ya tenemos un objetivo fácil que podemos asaltar esta misma noche para renovar la despensa: una clínica veterinaria en el extraradio. Tendrán que operar a los caniches a pelo.

-Bien.- D tamborileó con los dedos sobre la madera de la cómoda contra la que se apoyaba-. Los Hermanos aún no tienen motivos para sospechar que la desaparición del chico esté relacionada con nosotros. Seguro que alguno de los cachorros de la nobleza acaba por ponerse en contacto con el encargado de esa disco y él con nosotros para pedir más mierda. Si pillamos a otro chupasangres con ese sistema tendremos otra fuente de información.- se sacó otro tronquito de regaliz del bolsillo trasero de los tejanos y empezó a quitarle hilillos-. De momento, conocemos la ubicación de cuatro casas de la aristocracia. Dos tendréis que ocuparos de esa clínica veterinaria, así que quedáis otros dos más para empezar a vigilar una de esas mansiones esta misma noche.

-Creí que éramos asesinos, no Colombo.

D se giró muy despacio hacia el restrictor que había hablado, A, uno de los que había atraído a su pequeño comité aquel día, después de entrevistarse con varios tipejos que operaban por libre desde la caída del anterior Primer Restrictor. Sólo era un ex yonki de mierda, deseando pagar con el mundo todo el daño que se había hecho a sí mismo.

-Supongo que querrás poder matar sin correr riesgos innecesarios, hijo ¿O no? ¿Debo sacrificarte como un pedazo de carne haciéndote entrar en una mansión llena de sanguijuelas sin saber cuántos enemigos habrá dentro, si tienen guardaespaldas o si están conectados directamente con la Hermandad? Si es así… -se metió el nuevo regaliz en la boca, sujetándolo en una comisura-… sólo tienes que decirlo.

El chaval apretó los labios con piercings y miró hacia otro lado, moviendo rítmicamente un pie, con impaciencia. El señor D pensó que era una lástima que el 80% de la Sociedad Restrictora se compusiera de escoria incapaz de hacer planes más allá de los tres segundos siguientes. Si no fuera así, ya haría tiempo que habrían exterminado a los vampiros.

-Chico listo.- alabó D, arrastrando las palabras-. Empezáis esta misma noche. Quiero que memoricéis la casa, que anotéis las matrículas de los coches que entran y salen, las habitaciones donde hay luz, los sistemas de seguridad que veáis y, sobre todo… las manos lejos de las armas.- sus ojos pálidos recorrieron los dos cadáveres andantes que iban a iniciar la rutina de guardias-. Mañana veremos qué habéis conseguido de esa primera mansión y decidiremos si tenemos suficiente y podemos seguir con otra o prolongamos la vigilancia en la misma. Cuando tengamos todos los datos, atacaremos todas las mansiones que podamos a la vez. Esperemos que para entonces ya tengamos a otro chaval en nuestras manos y podamos conseguir datos de otras familias. Oh y, cuando ataquemos, A será uno de los que entrará por la puerta principal.- sonrió- ¿Alguien más quiere hacerle compañía?

Le dio la vuelta a la ramita de regaliz con los dedos, chupando, mientras los demás restrictores apretaban los labios. El único que no pareció especialmente impresionado fue M, que seguía con la misma expresión rocosa que habría lucido en el portaaviones JFK ante un discurso del Presidente. Impertérrito. D tendría que vigilar su espalda, decidió. Tipos como M eran peligrosos si decidían que querían dejar de obedecer para pensar por sí mismos. Acababan por organizar golpes de estado.

Pero le había dado una buena idea. D no se había tragado ni por un momento que el chaval vampiro hubiera muerto de sobredosis. No a menos que una sobredosis pudiera retorcer el cuerpo de un chupasangre como si un ciego borracho con tembleque hubiera cogido a Frankenstein y lo hubiera vuelto a coser. Del revés. No, D sabía muy bien lo que había usado M con el crío: sangre de restrictor.

Ya iba siendo hora de recuperar las antiguas tradiciones en la batalla. Dios no quisiera que se perdieran los valores…

OOO

-¿Podemos empezar de una puñetera vez?

Las manos entrelazadas de Wrath cayeron sobre el escritorio de su estudio en la mansión como la maza de un juez, llamando al orden a una asamblea de Hermanos más dispersa de lo habitual. Rhage se había dejado caer en el horrible sillón tapizado en azul y dorado comiendo caramelos como si llevaran cafeína concentrada. No en vano llevaba prácticamente sin dormir -excepto alguna siesta en las sillas del pasillo de urgencias- todo un día. Los ojos de Zsadist habían vuelto a su color amarillo habitual, lo cual era el único signo positivo en él. La casi muerte de su gemelo junto con las horas en vela le habían dejado un humor tan afilado como un cuchillo de doble hoja envenenado.

Qhuinn y Blay estaban de pie, hombro con hombro, nerviosos como un flan por haber recibido aquella invitación a la reunión de la Hermandad. Y John estaba sentado en el mismo sofá que Rhage con idéntico aspecto que si hubiera caído de una nave espacial y se hubiera aplastado los huesos contra el suelo. Era lo que tenía la transición, te dejaba el cuerpo molido.

Y, en cuanto a Butch…

El rey lo contempló con el ceño fruncido. Su vista era pobre, pero sus otros sentidos eran los de un perro de presa y, en aquel momento, Butch exudaba confusión por todos los poros de su cuerpo. La aparición de Marissa debía haberle vuelto las entrañas del revés. Y aún no sabía lo de…

-¿Dónde está Vishous?- los ojos castaños del poli se clavaron en el rey.

Sip, vale. Wrath suspiró.

-V estará fuera de rotación hoy. Tiene trabajos que hacer para mí. Entre ellos, empezar a cablear las casas de Rahg y de los tres amigotes cuya dirección conocía el chico. Lo cual nos lleva, si me prestáis algo de vuestra miserable atención, a lo que nos trae aquí.- Wrath miró a cada uno de los presentes con las cejas negras enarcadas hasta que el último de ellos estuvo recto como un palo-. Bien, mucho mejor. Como decía, sólo una de esas familias ha aceptado pasar unos días fuera de Caldwell. El resto son cabezotas como mulas y se han negado a abandonar sus mansiones, al menos durante la noche…

-Lo que prueba que nobleza e inteligencia no siempre van juntas.- masculló Rhage.

-Gracias por el apunte sociológico, Hollywood ¿Podemos seguir?- cuando el rubio se encogió de hombros, Wrath reanudó la charla-. Como decía, V va a estar ocupado y no podrá empezar a instalar cámaras en alguna de las casas hasta el final de esta noche. Mañana seguirá con las demás. Necesitamos controlar desde aquí si los restrictores asaltan esas mansiones para poder trasladarnos allí y protegerles…

-Entonces asumimos que esos hijos de perra se han llevado realmente a Rahg y el chico ha cantado.- Z tenía los brazos cruzados sobre el pecho y la cabeza gacha.

-Hay que ponerse en lo peor.- Wrath asintió, el pelo negro resbalando por sus hombros-. Bien. No somos muchos, y esta noche aún menos. Z, quiero que tú vigiles la casa de Rahg. Butch, te asignaré otra de las mansiones. Descontando la que está vacía porque sus propietarios, oh, milagro, me han hecho caso, nos queda otra por cubrir hasta que V pueda cablearla…

-Yo me encargo.- Rhage levantó una mano, como si estuviera en el cole.

El rey negó.

-Nop, tú tienes algo más que hacer.- cuando el hermano fue a abrir la boca, Wrath siguió-. Hablaré con los nobles de esa casa que nos queda por cubrir para que se vayan a la ópera o a donde coño quieran hoy, así los tendremos fuera. Si los restrictores atacan esta noche, al menos no los encontrarán. Rhage, a ti te quiero con Qhuinn y Blay.

-Coño.- Hollywood saltó en el sofá, mirándose a los dos jóvenes-. No es por ofender, chicos, pero, ¿qué os hace tan valiosos como para necesitarme a de guardaespaldas?

-Ellos dos van a volver a Passion y a pedirle al encargado una cita con el traficante de Ketamina que, como todos sabemos gracias a las grabaciones que conseguisteis V y tú, es un restrictor. Probablemente, el que nos está organizando toda esta mierda.- sumarizó el rey haciendo crujir los nudillos.

Aquello consiguió que todos los ojos de los presentes cayeran en los dos chavales.

-Wrath, no me parece buena idea usarles de cebo.- tenía que ser el poli quien lo dijera, claro.

-El encargado de la disco me conoce, trató conmigo.- apuntó Blaylock-. Ya nos dijo que no sería problema arreglarnos una cita con el camello.

-Eso no será demasiado peligroso.- interrumpió el rey-. Dudo que os pase algo en Passion pero nunca se sabe, no podemos correr riesgos. Por eso Rhage os acompañará cuidándose de que el encargado no le vea ¿Estamos, hermano?

-A ver qué remedio… Estrenaré mis tejanos ceñidos.- una ceja rubia se elevó y los dientes blanquísimos relampaguearon.

Wrath vio que Butch seguía con la misma mirada poco convencida.

-He hablado con sus familias, para ellos es un honor que sus hijos colaboren con nosotros.- en realidad, eso sólo se aplicaba a Blay. El padre de Qhuinn había escuchado las explicaciones del rey como si oyera llover y luego le había preguntado por la próxima reunión del Consejo-. John no irá, aún se está recuperando.

El chico empezó a hacer gestos con las manos.

-Dice que querrá ir a la reunión con ese restrictor cuando la tengamos concertada.- tradujo Qhuinn y luego añadió algo de cosecha propia-. La idea de que nosotros fuéramos el cebo para poder atrapar a ese malnacido fue suya. Es justo que participe.

-Discutiremos los detalles del encuentro cuando tengamos fecha.- Wrath zanjó el tema sin opción a “peros”-. De momento, vosotros dos vais con Rhage ahora mismo. Butch y Z, ya sabéis dónde vais a pasar la noche.

El labio arruinado de Zsadist se curvó ligeramente, como si le hubiera llegado un mal olor.

-Nosotros podemos proteger esas casas durante la noche. Cuando V las haya cableado, podremos vigilar desde aquí por si son atacadas. Pero si los restrictores entran de día, sólo podremos ver la masacre por los monitores.- susurró y, por su tono, no estaba claro si la perspectiva le parecía bien o mal.

-Eso no será problema. Si me escucharais con algo más de vuestra jodida atención, recordaríais que he dicho que tres de las familias se han negado a abandonar sus casas durante las noches. Sí que pasaran los días fuera, en hoteles seguros, pero volverán a sus mansiones por las noches para que nadie ande esparciendo habladurías sobre problemas de seguridad.- Wrath se pellizcó la nariz. Apariencias, con la glymera, todo eran apariencias-. Al menos, hasta que atrapemos a ese restrictor aprendiz de John Wayne sólo tendremos que preocuparnos por los nobles durante las noches. Así que andando.- les despidió-. John, a ti te quiero descansando hoy.

Wrath observó mientras su despacho se vaciaba de cuerpos demasiado grandes para el espacio limitado, hasta que sólo Butch remoloneó.

-¿Hay algo más, poli?

Butch puso las manos en las caderas.

-¿Dónde está V?- repitió.

Wrath se debatió entre cabrearse con Vishous por haberle hecho prometer que no diría una palabra y cabrearse con Butch por no aceptar sus explicaciones. Decidió que prefería lo último.

-Te lo he dicho. Trabajando para mí.- lo cual no era mentira. Después de la ceremonia de presentación iba a estar trabajando en el Refugio por su orden directa.

El rey sostuvo la mirada a Butch un largo rato, con la facilidad de la práctica, pero supo que el poli no se lo había tragado. Era demasiado bueno sabiendo cuando alguien no decía toda la verdad.

-Lo que sea.- murmuró al final el irlandés. Hizo ademán de largarse pero luego volvió a girarse hacia el rey-. Wrath, ¿te puedo hacer una pregunta del Idioma Antiguo?

La cabeza morena se inclinó a un lado.

-Hazla.

Butch se acercó a su mesa, cogió un papel en blanco, una pluma y dibujó un símbolo cuidadosamente, luchando contra su falta de práctica.

-¿Qué significa esta palabra?- giró la hoja hacia él.

Wrath cogió su lupa y acercó la cara al papel. Los trazos de Butch no eran del todo correctos, pero el símbolo en sí era bastante claro y simple, así que resultaba legible.

-Aberración. Monstruo.- levantó la vista hacia un Butch que se había quedado muy blanco y apretaba los puños- ¿Dónde lo has visto?

-En algún sitio.- murmuró Butch mirándole directamente a los ojos.

Quid pro quo. Tú no me cuentas toda la historia y yo tampoco.

El mensaje estaba claro y, mientras observaba al poli salir de su despacho, Wrath tuvo la impresión de que aquel signo, igual que lo que él le había ocultado a Butch, tenía que ver con Vishous.

OOO

-Los privilegios que te ha firmado Wrath nos ayudarán mucho. Estoy segura de que podremos encontrar civiles que acepten contratar a mujeres que han sufrido maltrato a cambio de una rebaja en sus aportaciones financieras a la Hermandad.- Mary ordenó los informes de todas las hembras acogidas en el Refugio, agrupándolos pulcramente con clips-. Al menos, ahora sabemos qué nivel de formación tienen las acogidas. Tendrás mucho trabajo entrevistándote con pequeños empresarios para… -parpadeó, mirando el perfil ausente de su amiga- ¿Marissa?

La noble tardó un par de segundos en reaccionar a su nombre y, cuando lo hizo, se giró lentamente hacia la humana. Pareció darse cuenta de que había estado ausente por completo los últimos minutos y sacudió la cabeza.

-Lo siento, Mary. Estaba distraída ¿Qué me decías?

La shellan de Rhage suspiró y cruzó las manos encima del montón de expedientes. Llevaban un rato en el despacho caoba de Marissa en el Refugio, con la nariz hundida en los papeles que abarrotaban la mesa de reuniones, intentando sistematizar las necesidades de las hembras acogidas y diseñar el circuito para reinsertarlas en el mercado laboral vampírico, gracias al sello real de Wrath. Aunque, la verdad, en ese rato quien más había trabajado era Mary. Desde que había vuelto de la mansión, Marissa sólo estaba de cuerpo presente y no hacía falta ser psicólogo para adivinar el motivo.

-Es Butch, ¿verdad?- Mary vio que Marissa se encogía y desviaba la vista- ¿Quieres hablar de ello? Aprovecharemos más el tiempo cuando estés realmente centrada. Ahora tienes cosas en la cabeza que te preocupan más que el trabajo.

Marissa exhaló un largo suspiro y jugueteó con la pluma de plata, la cabeza agachada. Al cabo, asintió.

-Es sólo que… cuando le he visto…- hizo un gesto con la mano, señalándose el estómago-. Es como si el cuerpo entero me hubiera dado un vuelco. Y… y sé que fui tan cobarde. Me marché en cuanto la Hermandad vino a llevarse a Butch a la Tumba para su iniciación. Ya habíamos hablado de ello, de que yo no…. no podía, no quería eso, pero me fui sin darle ninguna explicación.- se apoyó una mano en la frente-. A veces pienso que fui tan egoísta… Y luego me enfado y me digo que ya he desperdiciado la mitad de mi vida por la guerra y que tengo derecho a… -aspiró una gran boqueada de aire y se arriesgó a mirar a Mary a los ojos-. Soy horrible, ¿verdad? Y lo que digo no tiene ningún sentido.

Mary contempló el rostro angustiado que tenía delante y pensó en todas las llamadas de crisis matrimoniales que había atendido en la Línea de Prevención de Suicidios. La gente solía pensar que quien cortaba una relación no sufría, que salía del mal trago con una sonrisa en la cara. La realidad es que ambas partes acababan tocadas. Especialmente, si aún había amor en la pareja y habían sido las circunstancias de la vida, las que fueran, las que habían empujado a la ruptura. Y, en este caso, la situación era aún más delicada, porque había una tercera persona en la ecuación, sin que Marissa lo supiera.

La única manera de abordar aquel tema era sin prejuzgar y con toneladas de sinceridad.

Mary apoyó una mano encima de las de Marissa para parar el frenético jugueteo con la pluma y clavó sus ojos en los azules de la hembra.

-Escúchame bien, Marissa: no tienes la culpa. No fuiste infiel a Butch, no estuviste con él fingiendo que le amabas cuando no era así, no jugaste con él… Al margen de estas situaciones, cuando una pareja se rompe, nadie tiene la culpa. Las dos partes tienen razón. Siempre. Y las dos partes sufren, tienes derecho a que también se reconozca tu dolor, no sólo el de Butch.- habló muy lentamente, vocalizando cada palabra- ¿Me crees?

Los ojos de Marissa empezaron a volverse acuosos.

-Ojalá. Es fácil creer cuando alguien te dice lo que necesitas oír para no sentirte como una bruja.

Mary le apretó la mano.

-No eres una bruja, Marissa. Eres una mujer maltratada. Cierto, nadie te ha puesto la mano encima.- aclaró cuando la hembra fue a abrir la boca-. Pero la vida que te han obligado a llevar ha roto tu autoestima, tu seguridad y ha anulado tu personalidad. A eso se le llama maltrato psicológico, en el mundo vampírico o en el humano. Es muy normal que rechazaras que el hombre de quien te habías enamorado siguiera el mismo camino que aquel que, junto con otros, te hizo tanto daño.- le apretó un poco los dedos-. He visto muchas veces a mujeres que intentan rehacer su vida con otra pareja. Todas rechazan a cualquier hombre que les recuerde el que les hizo daño. Si su primer marido era ejecutivo y siempre estaba fuera de casa, jamás aceptan un nuevo compañero de la misma profesión. Si era demasiado controlador, escogen a alguien que sepa respetar su espacio personal. Simple contraste. Es pura supervivencia.

Las lágrimas cayeron de los ojos de Marissa en silencio, sin aspavientos, con elegancia. Mary sospechó que la hembra había hecho lo mismo, llorar lo más calladamente posible para ni siquiera molestar con su “debilidad”, durante siglos. Cogió el bolso y sacó un paquete de pañuelos de papel desechables, tendiéndole uno.

-Ten. No son de lino con bordados, pero sirven igual.

Marissa sonrió un instante, parpadeando rápido.

-No me importa. Ya he tenido bastante de lino y bordados.

Permanecieron en silencio durante un rato, mientras Marissa hacía lo posible por recomponerse y Mary le daba vueltas a todo lo que sabía de la relación de la hembra con Butch. Al cabo, Marissa se echó el pelo hacia atrás y se secó la nariz, mirando a Mary con el corazón en los ojos.

-Ayúdame. Por favor, Mary, no sé… no sé lo que tengo que hacer.- meneó la cabeza-. Sé que tengo que explicarle a Butch los motivos que tenía para irme, eso es seguro, no puedo dejar las cosas así. Aunque tampoco creo que pueda añadir mucho a lo que ya habíamos discutido muchas veces. Pero sé que tengo que aclarárselo.

-Pero ese no es el motivo de que me pidas ayuda, ¿verdad? Hay algo más.- Mary se levantó hacia el carrito con termos y teteras. Empezó a preparar una tila para su amiga y un té para ella, mientras le hablaba por encima de hombro.

-Tienes razón. Eso ya lo tengo claro. Lo que no sé es si… -Marissa cambió dos veces de posición en la silla-. He estado pensando en pedirle a Butch… pedirle que volvamos a intentarlo.

De espaldas a ella, Mary fijó la vista un momento en las tazas que tenía entre manos. No era una sorpresa, desde luego. Cogió aire y llevó las infusiones a la mesa.

-¿Y por qué no lo haces?- preguntó con voz suave mientras disponía el servicio-. Si me lo planteas como un problema, como algo en lo que necesitas ayuda, es que no estás segura.

Marissa esbozó una pequeña sonrisa.

-Por eso todo el mundo te quiere, Mary, porque haces las preguntas oportunas.- Marissa se sirvió una bolsita de tila y observó cómo teñía el agua de su taza-. No lo he hecho porque no sé si él… querría volver conmigo después de lo que le hice. Y porque no sé si yo… si yo…

-¿Si aún le quieres?

-¡No!- Marissa levantó la mirada-. Le quiero. No le dejé por que no le quisiera. Pero, ¿y si no puedo aceptar su vida, Mary? Imagina que volviéramos a intentarlo y yo le hiciera daño otra vez.

En aquel momento, Mary vio perfectamente claro lo que pasaba allí. Diametralmente claro. Y era de una crudeza tan salvaje que Marissa sangraría por dentro en el momento en que se diera cuenta de ello. Pero, si no lo reconocía, toda su vida podía basarse en un gigantesco error que quizás no se le volvería en contra hasta pasados unos años. Pero lo acabaría haciendo.

Por favor, Dios, ayúdame a encontrar la manera de ayudarles.

OOO

Butch casi lamentó haber dejado de fumar. Porque al menos tendría algo con lo que distraerse más allá de salir de vez en cuando al encantador porche victoriano de la mansión que vigilaba para helarse los huevos. Había olvidado lo jodidamente desquiciantes que eran las vigilancias.

Y las vueltas que podía darle a la cabeza.

Cuando era un crío había leído en un cómic una tortura medieval en que se desmembraba a un prisionero con cuatro percherones tirando uno de cada miembro en diferentes direcciones. Él se sentía igual pero siendo desmembrado en sólo dos direcciones: Marissa y Vishous.

Suspiró por enésima vez en lo que llevaba de asquerosa guardia. Ya había hecho la ronda por la mansión tantas veces para mantenerse distraído que tenía con los nervios de punta incluso a los doggens, así que había decidido recorrer el jardín hasta detenerse en el porche, pero el aire gélido no le hacía ningún bien a la hora de centrarse. Parecía que alguien hubiera cogido las piezas de estabilidad mental que había conseguido reunir en los últimos días y les hubiera dado una patada, enviándolas a los cuatro vientos.

Marissa…  ¿Realmente no había pensado en ella durante 24 horas? ¿Lo que había empezado con V le había atraído tanto como para olvidarse de ella? Sí, así había sido. Y, aunque técnicamente era Marissa quien le había dejado a él, Butch se sentía como si la estuviera traicionando. Como si estuviera diciendo que lo que habían tenido era de tan poca importancia que podía olvidarlo con sólo unos cuántos días intimando con V.

Y, claro, aquel pensamiento equivalía a traicionar a Vishous. A decir que lo que habían tenido era sólo una distracción para superar lo de Marissa.

Ninguna de las dos cosas era cierta.

El aire giró de golpe y azotó a Butch con látigos de hielo. Muy apropiado, pensó mientras se acurrucaba en su gabardina de cuero en el porche a oscuras. A ver si así aclaraba las ideas.

¿Amaba a Marissa? Grandísima pregunta. Hacía pocos días habría dicho: “demonios, sí, ¿cómo coño te atreves a preguntar eso?”. Ahora diría que la había amado con el alma, pero no sabría decir si seguía haciéndolo con la misma intensidad. Ahora que se había recompuesto un poco del shock de volver a tenerla delante sin aviso previo, se había dado cuenta de su comportamiento reflejo: se había sentido avergonzado de su ropa, de no llevar calzoncillos, de su acento… De él, en suma. Se había vuelto a sentir esa especie de copia barata de lo que creía que ella merecía, siempre haciendo esfuerzos por subir un peldaño hacia el original. Siempre creyendo que cada día que consiguiera estar a su lado era un escalón más que subía.

A Marissa la había amado, en parte, porque la necesitaba. Necesitaba que su blanca lejía lavara lo que consideraba sucio y de baja estofa en él. Estar con ella porque le daba la ilusoria paz de dejarse atrás a sí mismo, a un Butch que no quería volver a ser. Cada uno de sus gestos, de sus miradas límpidas, de su inocencia, le recordaba el prototipo que debía aspirar a ser, según las enseñanzas del clan O’Neil.

En cambio, V le quería, en parte,  precisamente por lo que había sido, por lo que había vivido. Porque todas sus experiencias habían ayudado a Butch a ser como era. Y le hacía ver cada día que lo que era tampoco era tan malo. Un guerrero, tal como le había dicho al Omega en sus mismísimas narices. Y un buen guerrero no sale directamente de entre unas sábanas bordadas daga en mano; no, se forja en las calles, a través de una vida dura como la suya. Con V se sentía lo suficientemente libre, aceptado, como para no querer borrar todo lo que había sido. Como para asumir que él era el Butch O’Neil niño maltratado, el delincuente juvenil, el drogata, el poli, el que hacía lo posible por proteger a los demás, el Hermano. Y a quien no le gustara como era, que le dieran por culo.

Cada uno de los gestos de V, de sus miradas de tipo pateado por la vida que aspiraba simplemente a poder disfrutar de algo de contacto humano con alguien en quien confiar… Cada una de las facetas de V le recordaba a lo que ya era Butch O’Neil.

Vishous le hacía sentir entero porque le aceptaba sin más y Butch necesitaba estar con él porque… porque…

Suspiró, con la mirada perdida en las recargadas farolas de hierro forjado más allá de la alta verja. Eso era.

Amaba a Marissa porque la necesitaba. Pero necesitaba a Vishous porque… le amaba.

Bomba nuclear.

Torpedo en la línea de flotación.

Butch se quedó sin aire en los pulmones y tuvo que dejarse caer en el banco del porche.

Eso es lo que había estado a punto de pensar cuando ella había aparecido en el recibidor de la mansión, ¿verdad? Que se estaba enamorando de V ¿Toda aquella mierda de que somos dos machos, de que yo no soy gay, de que no sé si podría? Eso, pura mierda. Tal como le había dicho a V, nunca tendría sexo con él sin sentimientos detrás, y ya habían tenido varias sesiones de sábanas arrugadas.

Aquellos eran exactamente esos sentimientos: quería a Vishous. Por eso había intimado con él. Lo demás eran excusas para no admitir ese punto clave. Nunca le habría usado para sustituir a Marissa, tal como había temido, porque Marissa era insustituible. Única, como cada persona del mundo. Si se había ido –más o menos- a la cama con V había sido, simple y llanamente, porque eso es lo que hace una persona cuando se enamora de otra.

Apoyó los codos en las rodillas y la cabeza entre sus manos, tirándose del pelo y ahogando un gemido de frustración.

¿Podría partirse por la mitad y vivir dos vidas?

No, eso no sería justo. Aunque en la sociedad vampírica era normal que un macho tuviera dos compañeros, Butch no era de ese tipo. Bien porque aún era muy humano o porque la poligamia no iba con él, daba igual. No podría vivir toda la vida queriendo a dos personas. No podía compartirse con Marissa y con Vishous, no podía hacerles eso. Y menos a Vishous, que ya iba a tener que compartirse él mismo con…

Levantó la cabeza de golpe, con los ojos muy abiertos.

Se había olvidado. Mierda santa, se había olvidado. El Gran Padre, toda aquella enorme y apestosa mierda. Aquellos últimos días, entre su viaje al Más Allá y la montaña rusa emocional con Vishous se… había… olvidado.

¿Qué le había explicado V al respecto? Que tendría que acostarse con cuarenta hembras, lo quisiera o no, hasta dejarlas preñadas. De aquí a la eternidad. Amén. A Butch empezó a picarle la piel cuando una onda de rabia lo sacudió por entero. La última vez que había hablado de ello con Vishous, el hermano le había dicho que la ceremonia de presentación de su Primera Compañera tendría lugar “en unos días”.

Bien, habían pasado unos días.

Butch empezó a sacudir rítmicamente la pierna derecha cuando un presentimiento se negó a desaparecer. Wrath le había dicho que V estaría trabajando para él esa noche y, en principio, el rey no tenía por qué mentirle… ¿no?

Aún así…

Sacó el móvil del bolsillo y marcó el número de V. Sinceramente, no tenía ni puta idea de qué iba a decirle. Quizás algo así como “eh, V, ya sé que te he jodido cuando me he alejado de ti al ver a Marissa, justo cuando habíamos estado hablando de lo nuestro y tal. Cosas de macho vinculado. O ex vinculado. O algo. Ah, y ¿no habrás estado conociendo a tus futuros coñitos, por casualidad? Porque resulta que justo ahora he tenido una revelación sobre lo que siento por ti, pero aún no me he decidido entre Marissa y tú. Claro que, si me quedara contigo, tendría que compartirte ¿Cómo lo ves?”.

Sip, claro. Podría decirle algo así.

El “móvil apagado o fuera de cobertura” le ahorró el debate. Butch se levantó del banco, cada vez con los nervios más parecidos a hilos de cobre al rojo. Vishous nunca apagaba el móvil, jamás. Ya era bastante con que el GPS de su teléfono no sirviera en caso de necesitar localizarle, no se podía permitir tener la Blackberry apagada.

Butch juró entre dientes, más seguro con cada segundo que pasaba de que Vishous había sido reclamado por la Virgen Escribana. Mierda, mierda, mierda. V se sentiría como un monstruo con todas aquellas mujeres, lo sabía.

Y ya tenía bastante con llevar la palabra tatuada en su piel.

Había sido el único signo lo bastante simple de entre los que V llevaba grabados en su bajo vientre como para poder memorizarlo. “Aberración”. Tatuado justo encima de su pene, junto con vete tú a saber qué más insultos rodeando su sexo.

El sentido estaba bastante claro, aún sin conocer toda la historia: era una clara advertencia para cualquiera que se acercara íntimamente a Vishous de que aquel ser no debía reproducirse. Alguien se había tomado tantas molestias para asegurarse de su mensaje que V había acabado parcialmente castrado.

Y ahora V iba a ser forzado a reproducirse.

Oh, Dios.

Butch empezó a respirar por la boca cuando le pareció que por la nariz no le entraba el suficiente oxígeno.

No quería que nadie, nadie, volviera a forzar a V.

No quería tener que compartir a Vishous con las Elegidas.

Maldita sea, no quería tener que elegir entre Marissa y él.

OOO

A seis manzanas de aquella mansión, en el despacho del Refugio, Mary guardó silencio unos momentos. Al final, se decidió por dónde empezar.

-Marissa, ¿puedo hacerte una pregunta? No lo hago con ánimo de hacerte daño ni de curiosear, ¿de acuerdo?

-Puedes preguntarme lo que quieras. Sé que lo haces con buen corazón. Lo que sea.

-¿Qué es lo primero que te atrajo de Butch?

Marissa la miró en silencio unos momentos. Podía contestar lo primero que se le pasara por la mente, lo más políticamente correcto, pero entonces Mary no podría ayudarla. Tenía que ser sincera. Recordó aquel encuentro con Butch en la mansión, justo después de enterarse de que Wrath, todavía su hellren, tenía una historia con una mestiza.

-Que me veía a mí. Y que no se parecía en nada a Wrath.- respondió muy deprisa y en voz muy baja.- Sé que esto va a sonar horrible y entendería que me despreciaras. Cuando le vi por primera vez yo estaba tan… enfadada. Y dolida. Después de tres siglos esperando algo de Wrath, algún… gesto hacia mí.- soltó una pequeña risa amarga-. Dios, escúchame, parezco el perro que espera una caricia de su amo.- jugueteó con un mechón de pelo-. Bueno, Wrath se alimentó de mí y por fin, por fin, percibí que sentía algo, que algo se… despertaba en él. Me atreví a soñar… pero no era por mí. Era por una mestiza.- Marissa no levantó los ojos de su tila-. Quiero a Beth, lo hago. Pero, en aquel momento, saber eso me destrozó. Wrath ni siquiera me había tocado una vez en trescientos años, a pesar de que yo era una noble ¿Y había encontrado la pasión en una mestiza? A pesar de la pureza de mi sangre, de mi cuna, yo no era suficiente para él. Yo era tan poco, tan… inservible, que hasta una mestiza podía provocar su pasión en vez de yo.- agarró la cucharilla tan fuerte que casi la dobló-. Ahora sé que el linaje no tiene nada que ver con el corazón, pero entonces era lo que la glymera me había enseñado. Me sentía humillada, engañada, usada sin haber llegado a ser usada… menos que una prostituta.- miró a Mary totalmente seria-. Y entonces apareció Butch.

La humana le devolvió la mirada solemne y Marissa supo que estaba entendiendo por dónde iba su pensamiento. Esperó que no le hiciera hablar más, pero Mary era buena en lo suyo. Insistió.

-¿Y qué te atrajo de él?

-La diferencia.- murmuró-. Con él, yo era la protagonista, también la más fuerte, incluso físicamente. Después de todo el tiempo pensando que yo tenía un defecto que me hacía indigna de que los machos miraran, apareció Butch y me colocó en un pedestal. Incluso el que fuera humano y no vampiro era un punto más a su favor. Como tú has dicho, era opuesto a mi primera pareja.- guardó silencio largo rato-. Luego le amé por cómo era. Por su nobleza, su delicadeza, por su afán de hacer el bien, por haber sobrevivido a una vida dura. Lo admiré y lo amé con todo mi corazón.

-¿Y cuando se convirtió en vampiro…?- Mary tomó un sorbito de té y alargó las manos para acabar de prepararle la tila a Marissa, que la tenía sin tocar delante de ella.

La noble rió con amargura.

-Casi no pude soportarlo. Entré en pánico. Era como si Butch dejara de ser un poquito él, el hombre totalmente opuesto a todo lo que yo había conocido, para acercarse un poco más a Wrath.- se mordió los labios-. Sólo que, en realidad, Butch siempre había sido un vampiro y veía en su conversión la oportunidad de pertenecer a algún sitio ¿Cómo no iba a entenderlo yo, que siempre he querido tener una familia de verdad? No podía negárselo y no lo hice. Pero con su realización personal se alejaba más de lo que yo necesitaba de él.

Mary empujó la taza hacia ella. Ahora Marissa hablaba con más libertad, las palabras fluían sin filtros entre su corazón y sus labios.

-Y cuando lo propusieron para unirse a la Hermandad fue como si sellara esa conversión en lo que tú no querías volver a repetir, ¿es eso?

-Es eso, totalmente. Pero sé que está en su naturaleza ser un guerrero. Si yo le obligara a renunciar a ello estaría destruyendo su personalidad como hicieron conmigo. Así que aceptar a Butch es aceptar la guerra.- Marissa alargó una mano temblorosa y dio un pequeño sorbo de su taza. Al final, se arriesgó a mirar a Mary-. Le he usado, ¿verdad? Dios, casi enfermé cuando Havers me acusó de haberlo hecho, pero es cierto. Le usé para curarme, para sentirme amada y deseada y, cuando resultó no ser lo que yo necesitaba, le dejé.- las lágrimas volvieron a aparecer-. Soy un monstruo.

-Marissa, no. Escucha.- Mary meneó la cabeza, clavándole la mirada-. Si tú has usado a Butch entonces todas las personas de este mundo usan a sus parejas: para ser felices, para sentirse acompañadas, para compartir su vida, para ser amadas… Eso no es usar a alguien, eso es el amor. Pero, a veces, por mucho que quieras a una persona, puede que no sea la adecuada para ti. O que sí lo sea pero no en un determinado momento de tu vida. No le usaste. Fuisteis felices mientras lo que los dos queríais fue coincidente. Dejasteis de serlo cuando escogisteis dos trayectorias vitales distintas.- Mary sonrió un momento-. Ahora tú te estás planteando si te sientes lo bastante segura en tu nuevo proyecto como persona como para aceptar algo que se parece a lo que te hizo daño, salvando todas las diferencias entre Butch y Wrath.

-Eso si Butch aún me quiere…- susurró la noble.

Mary hizo un gesto con una mano.

-No estamos hablando de Butch ahora. Lo que necesitas primero es aclarar tu posición, con independencia de lo que pudiera decidir él.

-¿Y cuál es el veredicto, Mary, con todo lo que te he explicado?- Marissa enlazó las manos delicadas sobre la mesa, como si estuviera esperando sentencia.

-Por mi parte ninguno. Yo no te puedo dar la respuesta, tienes que encontrarla tú. Pero puedo hacerte una pregunta que quizás te ayude en ese proceso.

-Hazla, por favor.

Mary frunció el ceño un momento antes de mirarla a los ojos.

-Está bien. Ambos sois vampiros. Por lo que sé, tú vivirás al menos setecientos años más y puede que él también. En el caso de que Butch quisiera volver contigo, tendríais por delante siete siglos de vida en común. De noche tras noche de amor, sí, pero también de las vidas que ambos habéis elegido.- bajó la voz-. Intenta imaginar vuestra convivencia durante todo ese tiempo de forma realista, Marissa. Aparta todo el “yo desearía que fuera así”, cógete a ti y a él tal como sois e intenta construir mentalmente estos setecientos años juntos. ¿Seríais felices? Más allá de los primeros años, ¿crees que siempre pensarías que tu decisión de volver con él fue la correcta?

Marissa la contempló con los ojos muy abiertos un momento, dejando que el peso de cada una de sus palabras se asentara en su mente, como las piezas de un puzzle. Luego su mirada se volvió ausente, proyectándose en el futuro, en las noches y los días, los meses, los años y los siglos. Reproduciendo las emociones, las certezas y las inseguridades.

Respiró hondo, y lo primero que pensó es que tenía que dar gracias a la Virgen Escribana por haber permitido que Mary estuviera en sus vidas. Y que Rhage tenía mucha suerte. La humana no tenía ninguna de las cualidades que cultivaba la glymera para sus hembras: no era asombrosamente hermosa, no era un ideal de elegancia, no era depositaria de antiquísimas tradiciones.

Pero era humana. En la mejor acepción del término. Cálida, espontánea, natural y afectuosamente humana.

Marissa sonrió y Mary la contempló con una pizca de sorpresa.

-¿Por qué sonríes?

-Porque eres un ángel, Mary.

La humana parpadeó y luego se acabó su té meneando la cabeza con un leve fruncimiento de los labios.

-No tienes que tomar una decisión ahora mismo, Marissa. Pero creo de corazón que tendrías que hacerlo pronto. En cualquier sentido.

-Lo sé.- la noble rubia asintió-. Y ya tengo la respuesta.

Que iba a cambiar su vida y la de Butch.

Y, sin saberlo, también la de Vishous.

OOO

En la mansión de la Hermandad, Vishous apareció ante la puerta exterior de la Guarida procedente del Otro Lado, exactamente con el mismo aspecto que una estatua de sal: mandíbula apretada, ojos abiertos mirando al frente, cuerpo rígido. Lívido.

No pienses. Nada de pensar. Ab-so-lu-ta-men-te nada de pensar.

Entró en la Guarida intentando contener tanto el frenético baile de sus neuronas como su olfato, porque todo allí olía a la persona en quien no debía pensar en aquel momento. Empezó a quitarse aquella estúpida ropa de seda negra en la salita y cuando alcanzó su habitación estaba completamente desnudo. Su mirada se desvió hacia su cama y la asociación de ideas que le provocó hizo añicos el delgado cristal de su entereza.

Se dejó caer en el borde de la cama, junto a la mesita de noche, con la cabeza entre las manos. Hasta entonces, había creído que, en aquella situación, él iba a ser la única víctima porque todas las Elegidas, de acuerdo con sus tradiciones, iban a estar más que dispuestas a abrirse de piernas ante él. De algún modo, le quedaba el consuelo de que el único jodido allí iba a ser él. Pero no. Ni siquiera la designada como su Primera Compañera quería aquel destino de mierda.

Un monstruo. Eso es lo que era para aquella pálida Elegida que le habían preparado como un trozo de carne, quien ni siquiera había visto un macho en su vida ¿Y ahora él iba a tener que forzarla encima de un altar? El hijoputa de su padre había tenido razón, aunque de una manera retorcida: el Sanguinario había creído que una aberración como V como debía reproducir se. En realidad, iba a convertirse en una aberración en el proceso de intentar reproducirse, porque iba a hacer lo que a su padre le hubiera gustado que hiciera: forzar a su compañera. Por orden no de su padre, sino de su madre.

Ladró una risotada no del todo cuerda.

Apostaba un par de décadas de vida que Phury había vuelto directamente a su habitación para calmarse antes de irrumpir en el despacho de Wrath: “¡Es su madre! ¿Lo sabías, mi rey? ¡Vishous es hijo de la Virgen Escribana!”. Se imaginaba a la perfección la cara del hermano.

Sí, ya ¿Se podía devolver el certificado de maternidad? ¿Tenía garantía? ¿”Si no queda satisfecho de su madre en 303 años se la cambiamos por otra”?

Sin levantar la cabeza, alargó la mano y cogió una botella medio llena de Goose de la mesita. Bebió a grandes tragos, directamente del vidrio, con la amarga esperanza de que el alcohol quemara su ira y su frustración igual que iba a hacer con su garganta, pero sólo contribuyó a avivar las llamas.

Cuando hubo acabado la botella y sus manos seguían temblando de rabia, la arrojó contra el armario con todas sus fuerzas. Contempló con una mirada torva el cristal resquebrajándose en fragmentos como una improvisada metáfora de su propio ser.

No podía quedarse allí. No podía seguir ahogándose en emociones porque se desharía por completo en jirones de impotencia. Debía seguir moviéndose, peleando, trabajando, lo que fuera para mantenerse activo durante la noche ¿Qué le había dicho Wrath? Ah, sí, el Refugio de Marissa y su mierda de sistema informático. Genial. El mejor plan para aquella noche.

Después debía cuidar de emborracharse lo suficiente durante los días para que su mente empapada en alcohol no pensara.

Y así un día. Y otro. Y otro más. Durante toda su maldita, inútil y prescindible vida.

OOO

Chumba-chumba-chumba-chumba…

Las paredes negras y las luces de neón de Passion rebotaban con los graves que escupían los altavoces, dando la sensación de una “Enterprise” perpetuamente a punto de despegar, una especie de cápsula congelada en el tiempo de cuerpos estremecidos por la música buscando otros cuerpos, recortándose noche tras noche contra los láser.

-No me gusta hacer esto. Para nada.- Blaylock murmuró para el cuello de su camisa, con la mirada fija en el encargado, que controlaba el atiborrado local desde su puesto habitual, en un extremo de la gran barra negra de metacrilato reluciente.

Rhage podía estar montando guardia en una esquina no vigilada por cámaras en el callejón de atrás del local, pero no era la inseguridad lo que tenía al pelirrojo fuera de su piel. Era la sensación de suciedad que se le estaba metiendo por los poros ante la perspectiva de ir a arreglar una presunta cita para comprarle presuntas drogas a un presunto camello.

Siempre había pensado que la guerra contra los restrictores se libraba en las calles, cara a cara. Tú me acuchillas, yo te acuchillo. El primero que alcance un punto vital, gana. Más o menos honorable. La imagen ya se había empezado a resquebrajar con el tiroteo en el aparcamiento de la otra noche, pero nunca habría imaginado que también sería necesario hacerse pasar por drogata. Desde luego, era cierto que en la guerra valía todo.

Un brazo enorme le enlazó por el cuello y se vio atraído contra el cuerpo duro y caliente de Qhuinn. Los labios de su amigo hablaron contra su oído, provocándole flojera.

-¿Preocupado?

Blay meneó la cabeza, intentando ignorar el calor que le recorrió de pies a cabeza.

-No. Es que acabo de perder la inocencia.

Mierda, no había pretendido que la cosa sonara tan… sexual, pero a Qhuinn debió parecérselo. El moreno se inclinó hacia él hasta que Blay se encontró mirando de frente los ojos dispares. Mala idea. Muy mala idea. Una sola mirada directa de Qhuinn bastaba con hacerle pensar en cosas que involucraban un rincón oscuro y nada de ropa.

-Que yo sepa, ya la has perdido. Y, si no recuerdo mal, yo estuve allí aquella noche. En los lavabos del ZeroSum. Con aquellas dos…

-Por amor de Cristo, Qhuinn.- Blay puso los ojos en blanco, disimulando su incomodidad y sacudiéndose a su amigo de encima, mientras hacían un alto en su periplo por detrás de las columnas que rodeaban la pista de baile-. No hablaba de sexo, sino de mi idea de cómo creía que sería la guerra, ¿vale?- no supo si fue el nerviosismo de tener tan cerca a Qhuinn o por su misión aquella noche, pero la lengua se le aflojó más de la cuenta-. Y aún me queda una virginidad por perder…

No esperaba que Qhuinn le oyera. De hecho, esperaba que no lo hubiera hecho, gracias al rítmico thump-thump ambiental perforador de tímpanos. Mala suerte la suya. Qhuinn abrió mucho los ojos, apoyó la mano derecha contra una columna, deteniendo su marcha, y empujó a Blay hacia el mármol, con el pecho rozando el suyo. Maldita sea, era sexo en cada uno de sus movimientos. Qhuinn gritaba “polvo guarro” cada vez que levantaba una ceja y miraba entre pestañas bajas. Como ahora.

-¿Aún no has encontrado un macho para eso, Blay?

Algo en la forma grave y baja en que pronunció su nombre hizo que el pelirrojo se pusiera duro al momento. Como si Qhuinn se estuviera ofreciendo para el trabajo. Bajó la mirada, incapaz de sostener la de su amigo. Ups, otro error. Porque fue a parar a aquellos labios llenos y a la anilla que rodeaba el inferior. Por un momento se preguntó qué se sentiría lamiendo aquel piercing.

No es que sus gustos sexuales fueran un secreto para Qhuinn. Blay y él habían follado con tías en grupo básicamente porque a Qhuinn le importaba una mierda tener público y porque, para él, era la única manera de estar cerca de su amigo teniendo sexo. Al menos, así podía imaginar que… Sacudió la cabeza.

Qhuinn sabía que las tías no le ponían. Blay estaba seguro de que su amigo lo había intuido cuando él había dejado de participar en aquellas orgías en grupo. Desde hacía algún tiempo, ni siquiera el aliciente de ver a Qhuinn desnudo teniendo sexo conseguía que su mitad inferior despertara. Simplemente, las mujeres no eran lo suyo, pero nunca lo habían discutido de forma abierta. Blay ya tenía bastante con hacerse a la idea de que Qhuinn nunca se enamoraría de él, no hacía falta añadir desprecio por sus propias tendencias sexuales. Pero el moreno no había parecido impresionado ni una pizca ante su desliz.

-¿No te repele?- preguntó Blay, tragando saliva.

-¿El qué?- Qhuinn frunció el ceño y sus ojos recorrieron el rostro pecoso… parándose un momento en sus labios antes de volver a mirarle- ¿Que te gusten los tíos? ¿Por qué iba a repelerme? Yo también he estado con machos.

Ahora sí que los ojos de Blay se abrieron de par en par, junto con su boca. En la escasa distancia que les separaba, recorrió a Qhuinn de pies a cabeza, deteniéndose en sus tejanos ajustados, los abdominales marcados bajo la camiseta de los Sex Pistols, los músculos de sus brazos, sus labios.

-¿Tú… has…?- mierda, sus ojos se negaban a abandonar los labios de Qhuinn.

El moreno los frunció un momento. Luego empezó a desprender calor. Mucho… calor.

-Me follo a tíos, sí.

Blay consiguió por fin mirarle a los ojos. Ardían. El pelirrojo rememoró todas las ocasiones en que habían estado en la misma habitación teniendo sexo con hembras, editó las imágenes suprimiendo a las tías y juntó a ambos. El uno dentro del otro. Sudó. Y ahora sabía que a Qhuinn le gustaba aquello. Oh, Dios… Se inclinó hacia él sin darse cuenta. Mierda, Qhuinn era un ambientador de testosterona esparciendo fragancia a sexo como un ventilador a plena potencia. Permanecieron con los ojos clavados los unos en los del otro, con los labios separados por milímetros…

-Pero prefiero las hembras.

Blaylock no registró las palabras de Qhuinn hasta pasados unos segundos, en diferido. Entendió la patada en el culo que significaban justo cuando Qhuinn ya había dado dos pasos lejos de él, se pasaba la mano por el pelo de punta y señalaba al encargado con un pulgar.

-¿Vamos? Tenemos una cita que conseguir.- el moreno tenía una mirada oscura.

El pelirrojo parpadeó cuando el rechazo le devolvió de vuelta a la realidad como un portazo en las narices. Dolía. Aquello dolía mucho, muchísimo más que todas las veces que Qhuinn no le había dejado acercarse. Porque antes podía pensar que era porque no le iban los tíos.

Ahora sabía que el problema era él. Qhuinn seguramente tendría sexo indiscriminado con los machos igual que hacía con las hembras.

Pero nunca con él.

Blaylock era la única excepción en la regla universal de que Qhuinn se tiraría a cualquier cosa con agujero.

OOO

-¿Hablarás tú con Wrath acerca de todo el circuito que hemos diseñado?- Marissa sostuvo la puerta principal del Refugio, despidiendo a Mary.

-Claro, no te preocupes por eso.- la humana se recolocó el asa del bolso, oteando para descubrir a Fritz esperándola ante la casa, al lado del Mercedes. Se acercó a Marissa para darle dos besos en las mejillas-. Estaremos en contacto, ¿de acuerdo?

-Te llamaré en cuanto me haya reunido con algunos vampiros con negocios propios.- la noble asintió-. Mary… gracias.

La humana asintió con una sonrisa antes de girarse y entrar en el coche que la esperaba. Marissa cerró la puerta y conectó de nuevo la alarma, caminando por los pasillos con los brazos cruzados sobre el pecho, perdida en sus reflexiones. Estuvo a punto de tropezar con una pelota que salió disparada del salón común y de llevarse por delante a dos niños que salieron corriendo justo después.

-¡Nada de jugar a la pelota dentro de la casa, por favor!- la encargada del Refugio salió detrás, llamando al orden con tono firme pero suave. Dios sabía que aquellas criaturas ya habían tenido bastante de gritos y palizas.

Marissa volvió a su despacho con una peculiar sensación, como si alguien la hubiera hinchado y ahora pesara algo menos. Estaba segura, total y completamente segura, de que la decisión que había tomado era la correcta. Lo que no sabía es cómo reaccionaría Butch. Ojalá…

Entró en su despacho sumida en sus pensamientos y, al abrir la puerta, levantó la cabeza de golpe, con el corazón a ritmo frenético.

En la estancia olía a macho. A tabaco y a cuero.

Hacía frío, como si alguien hubiera apagado la calefacción y conectado el aire acondicionado. Un frío gélido, que traspasaba los huesos.

Y había alguien sentado en la silla tras su escritorio. Volutas de humo se elevaban por detrás de la pantalla de su ordenador.

Quien estaba allí sentado ni siquiera se molestó en mirarla antes de seguir tecleando, pero su voz tuvo el mismo efecto que si alguien le hubiera pasado un cubito de hielo por la columna vertebral.

-Tu sistema de seguridad es una puta mierda.

Vishous.

OOO

Butch decidió llamar directamente a Wrath después de que el móvil de V le hubiera informado de que seguía apagado o fuera de cobertura en cinco ocasiones a lo largo de otras tantas horas. La guardia estaba siendo una puta mierda. Ni un restrictor localizable. O bien se estaban equivocando y los no-muertos realmente no tenían a Rahg o no habían conseguido información de él, o bien tenían otro plan en mente y los Hermanos estaban perdiendo el tiempo.

Y la cordura, porque, en el estado de nervios post revelación del siglo de Butch, lo último que necesitaba era estar cruzado de brazos.

Además, sólo quedaba algo más de una hora para que saliera el sol. V ya debería haberse puesto en contacto con ellos para darles su posición, algo que hacían todos regularmente. Pero no. Así que Wrath iba a tener que darle la respuesta.

El teléfono aquella vez sí le dio línea.

-¿Qué?- el rey, tan amable como siempre.

-Vishous no contesta al móvil. Y nunca, nunca lo apaga.- Butch perdió la vista en la calle a oscuras con el ceño fruncido-. Así que te lo preguntaré otra vez, Wrath ¿Dónde está?

El poli oyó al rey exhalar muy despacio al otro lado de la línea.

-Ya te lo he dicho…

-Te lo voy a preguntar de otra forma ¿Lo han reclamado para la ceremonia esa de mierda en el Otro Lado?

Silencio.

Lo cual, claro, era una respuesta tan buena como otra cualquiera.

Aquello cabreó a Butch. De verdad. Ya estaba bastante alterado entre lo de Marissa y lo de haberse dado cuenta de lo que sentía por V, más lo de saber que le había hecho daño al hermano sin pretenderlo, junto con toda la noche rascándose los huevos, como para ahora saber que le acababan de quitar a Vishous sin informarle primero.

-¿Por qué cojones no me lo dijiste cuando te lo pregunté en tu despacho?- Butch bajó a zancadas las escaleras de la mansión y empezó a cruzar el jardín con el mismo paso.

-Poli… -el tono de Wrath sugería que aquella situación le tenía hasta las mismísimas pelotas.

-Mira, déjalo correr. Voy para allá.- Butch ignoró totalmente al doggen de la familia que le abrió la puerta del jardín y se dirigió al Escalade con el  mando ya en la mano-. Voy para tu despacho y espero que me digas por qué coño me lo has ocultado.

Cerró el móvil sin importarle el juramento absolutamente impío que empezó a mascullar Wrath.

Rey o no, iba a decirle dónde estaba Vishous.

OOO

V no levantó la vista del teclado cuando Marissa entró en el despacho del Refugio y cerró la puerta tras ella con suavidad. Frunció el ceño más de lo que ya lo tenía y forzó a sus dedos a estarse quietos mientras fulminaba con la mirada la barrita de progresión de la instalación y aspiraba el cigarro. Cuanto antes acabara, antes podría salir de allí.

Antes perdería de vista a Marissa.

Y antes podría ahogarse en vodka y desconectarse del puto mundo. Cerebro apagado o fuera de cobertura en este momento, muchas gracias.

Oyó que la hembra inspiraba, probablemente molesta por el humo, pero no dijo nada. Joder, era correcta y suave hasta cuando la habían asustado, como era el caso. Perfecta para Butch. Jodidamente perfecta. Reprimió las ganas de darle una patada a la CPU para sacar el CD. Puso el siguiente y siguió tecleando.

-¿Por dónde has entrado, Vishous?

Esa voz dulce… ¿Le hablaría así a Butch cuando se la estuviera follando? Ya podía oír al poli: “Te quiero, nena ¿Te lo estoy haciendo bien, dulzura?”.

Puto ordenador. Le ampliaría la memoria para que fuera más rápido si no tuviera tanta prisa por pirar de allí.

-Por la jodida puerta de atrás.- masculló. Wrath le había dado permiso para no abrir el pico, pero también tenía que reforzar la seguridad de aquel sitio. ¿Recuerdas tus propósitos? Trabajar, trabajar, trabajar-. Voy a instalar sensores de vigilancia conectados a mi ordenador. Y vuestra base de datos estará conectada con Havers y también con nosotros. Quiero saber si algún ex marido agresivo intenta entrar en el sistema.

Siguió sin desviar los ojos del teclado y la pantalla. Oyó los pasos suaves de Marissa acercándose al escritorio y percibió su sombra cuando estuvo delante de él. La hembra tenía aquel olor limpio que tanto le gustaría a Butch. Sip, nada de cuero y tabaco. Todo océano y frescura. En realidad, toda Marissa desprendía aquella aura de inocencia y limpieza que él no desprendería ni aunque se metiera en un barreño con lejía hasta que la piel se le cayera a tiras, porque procedía más del interior que del exterior. Butch no necesitaba a Marissa para ser alguien honorable, ya se lo había dicho. Pero Butch quería tenerla.

-Gracias por haber venido.- murmuró la hembra-. Sé que tú y yo… no….

V pensó que si seguía hablando volcaría la mesa, estrellaría el ordenador contra la pared y reduciría el puto despacho de los cojones a cenizas. La temperatura bajó un poco más y el brillo de su mano empezó a trepar por el resto de su brazo. La muy maldita cosa.

-Ya tienes instalados los programas necesarios para compartir información con Havers. Dejaré que tú pongas las claves.- masticó las palabras. Como si necesitara conocerlas para hackear el sistema…- Te he instalado el sistema de control de los sensores de movimiento. Ahora voy a colocar las cámaras en el exterior.

Vishous apagó el cigarro en un vaso de cristal de Bohemia y se agachó para coger la bolsa con el material que había dejado en la alfombra, a los pies de la silla del escritorio, cuando la voz de Marissa lo detuvo en aquella postura.

-Me odias, ¿verdad? Por lo que le he hecho a Butch… me odias.

V cogió el asa del macuto, se enderezó en la silla y luego se levantó muy despacio. Como si estuviera controlando todos sus movimientos para que sus miembros no decidieran moverse por voluntad propia. Y estrangular a Marissa. Cuando estuvo de pie alzó la mirada centímetro a centímetro hasta encontrarse con la de ella. Por el paso atrás que dio la hembra, con aquellos ojazos taaaaan azules abiertos como una niña asustada, estaba claro que sus propios ojos le habían dado la respuesta.

Lo que estaba bien, porque si abría la boca todos acabarían lamentándolo.

Rodeó el escritorio con pasos que sonaban como una sentencia de muerte a pesar de la alfombra mullida, con toda la intención de no decir una palabra más. Cuando estaba a un metro de la puerta, Marissa, la muy pedazo de imbécil sin ápice de instinto de supervivencia, corrió para interceptarlo. Paró delante de él, con la espalda contra la madera labrada y los ojos suplicantes.

-¡Vishous! Por favor, si me dejaras explicarme… Sé que me dijiste que si le hacía daño a Butch sería tu enemiga, pero si dejas que te explique… -se mordió un momento el labio-. Yo le quiero

¡¡PAM!!

Vishous estrelló la palma derecha contra la puerta, justo al lado del oído de Marissa, con la fuerza de un trueno. La madera se agrietó y la hembra ahogó un grito. Demasiado tarde. Estrelló la otra palma al otro lado y todo su cuerpo brilló en blanco de furia cuando acercó la cara hasta tocar la nariz de ella, agachando la cabeza y enseñando unos colmillos como dagas envenenadas.

-No le quieres. Nunca lo has hecho. No cuando dejabas que se disfrazara para intentar parecer lo que no es para estar a tu altura…- V la recorrió con la mirada, como si su “altura” fuera inexistente-. No cuando no quisiste que lo convirtiera en vampiro porque entonces dejarías de ser la más fuerte.- el olor corporal de Vishous empezó a intensificarse-. No le quisiste cuando no estuviste para recibirle en el momento en que empezó su nueva vida. La que él había escogido.- rugió, retrayendo el labio superior- ¿Le quieres?- casi escupió la palabra-. No me jodas, Marissa. Tú quieres un puto muñequito que te adore y te diga palabras tiernas mientras te folla y espere a que vuelvas de tu fantástica nueva vida para desquitarte de todos los años que has estado jodida ¿Pues sabes qué?- golpeó la puerta con ambas manos, haciendo vibrar la hoja mientras el labio de Marissa empezaba a temblar-. La vida no es así, princesa ¿Quieres a alguien? Le aceptas como es. Somos guerreros. Matamos y asesinamos y torturamos para que gente como pueda seguir viviendo ¿Puedes digerir eso? Bien ¿No puedes? Lárgate.- le enseñó los colmillos-. Pero NO JODAS A BUTCH. Nunca. Estoy aquí porque Wrath me lo ha ordenado. Y porque tus hembras necesitan un sitio donde vivir. No por ti. Se te acabó el tiempo, Marissa. Decídete de una puta vez.- bajó la cabeza hasta el oído de ella- ¿Vas a aceptar a Butch o no? Última oportunidad.

La hembra tembló. Hasta tal punto que Vishous pensó que las piernas le fallarían y resbalaría hasta el suelo. Pero no lo hizo. Al parecer había cultivado el valor en los últimos tiempos. Tampoco intentó empujarle para separarle ni gritó pidiendo ayuda. Mantuvo la vista al frente por encima de su hombro.

-Le quieres para ti, ¿verdad?- murmuró Marissa con voz temblorosa-. Siempre le has querido para ti. Vi cómo le mirabas. Y puedo olerte…

Malditos fueran sus antepasados desde el primero hasta su propia estampa. V inspiró con la nariz, llenándose el olor de marcaje que desprendía su piel. Genial. Agachó la cabeza, casi hasta apoyarla en el hombro de Marissa.

-Butch no es para mí. Nunca lo ha sido.- y nunca lo será-. Pero sigues evitando responderme ¿Vas a aceptarle sí o no?

Porque cuando yo no pueda tocarle, necesitaré saber que, al menos, está con alguien que le quiere.

Marissa cogió aire varias veces y V notó cómo los pulmones le temblaban. Oyó su respuesta sólo porque estaba prácticamente pegado a ella.

-Hablaré con él. Yo… voy a hablar con él. Y a aclarar las cosas.

Vishous cerró los ojos cuando una lanza pareció atravesarle de punta a punta, con su corazón ensartado en un extremo goteando sangre.

-Bien… -su voz salió rasgada-. Eso estará bien… Marissa.- inspiró, llenándose el olfato del olor de la hembra y se lo imaginó combinado con el perfume de Butch-. Ahora apártate de la puta puerta.

No se miraron en ningún momento. V bajó los brazos y se hizo a un lado mientras Marissa se apartaba para dejarle salir. En el último momento, sin embargo, ella volvió a hablar y, esta vez, la voz no le temblaba tanto. La escuchó dándole la espalda, con la mano en el pomo de la puerta.

-Una cosa, Vishous. Me da igual que seas un guerrero o un Hermano. Si vuelves a mostrarte agresivo en este Refugio, conmigo o con cualquier otra persona, pediré avhenge a Wrath.- Marissa no levantó el tono de voz-. Todas las que estamos en esta casa ya hemos tenido más que suficiente de machos violentos.

V esperó a que acabara de hablar y cerró la puerta del despacho con absoluta suavidad.

Simplemente, no le quedaban más energías.

OOO

El señor D sonrió como un auténtico hijo de perra cuando su móvil sonó a las tantas de la madrugada. Ser un restrictor y no pegar ojo tenía sus ventajas: podías ocuparte de los negocios a turno completo.

-Esperaba tu llamada ¿Tienes buenas noticias para mí?- escupió un trozo de regaliz sobre la tierra pisada de la entrada de la granja.

El otro lado de la línea le devolvió un eco amortiguado y supo que el encargado de Passion le estaba llamando desde su despacho.

-Tengo unos posibles clientes. Uno de ellos,  un chaval pelirrojo, ya me compró K ayer mismo. Están interesados en tu… digamos, abanico de ofertas.

D hizo serios esfuerzos por evitar que la sonrisa se filtrara en su voz. Según las detalladas confesiones que le habían arrancado a Rahg, entre los chavales que entrenaba la Hermandad había un pelirrojo. Otro vampiro se estaba acercando a su enganchosa tela de araña.

-Has dicho “clientes” ¿Cuántos son?

-Dos.- se oyó sonido de líquido vertiéndose en un vaso, probablemente bourbon-. Yo sólo hago de intermediario, tal como quedamos, si no quieres concertar una cita, allá tú.

-Por supuesto que me interesa. Diles…. ¿pongamos mañana? Sobre las… ¿dos de la madrugada? Vamos a ver… bajo el puente del Hudson.

-Buena elección de zona.- el encargado le dio un trago largo al bourbon-. He cumplido mi parte, ahora te toca, tejano. La K está gustando mucho a mis clientes, supongo con que podré contar con un… suministro regular.

-Por supuesto.- contando con que sus chicos pudieran atracar esa clínica veterinaria-. Déjalo en mis manos. Un placer hacer negocios.

El tipo tosió una risilla al otro lado del auricular.

-Lo mismo digo, tejano… Un brindis por nuestro pequeño acuerdo.

D colgó con una mueca enorme cruzándole la cara que, en su particular lenguaje corporal, sería el equivalente a una sonrisa de satisfacción. El fracaso de la otra noche con aquel ex humano sería más llevadero si conseguía sumir en el caos a aquellos estirados de mierda de nobleza vampírica.

Como todos los tipos de clase alta, su ego provenía de creerse intocables. Pronto iban a darse cuenta de que no era así.

OOO

Vishous supo que había llegado el momento de cambiar el vodka por algo más fuerte. Algo como alcohol de 96 grados del de desinfectar heridas. Porque el maldito Goose ya no le hacía ningún efecto, a pesar de que se había bebido, él solito, botella y media.

Derrumbado en el sofá de la Guarida, levantó la cabeza cuando percibió que Butch volvía al complejo de la mansión. Hora de cambiar de agujero. Porque lo que no quería, bajo ningún concepto, era coincidir con él durante esos dos días de libertad que le quedaban ¿Para qué? Había creído que, ya que le iban a joder la vida, podía aprovechar todos los instantes que tuviera con el poli porque serían tal bendición en sí mismos que podría consolarse reviviéndolos durante el resto de sus siglos de tortura.

Aquel pensamiento probaba que no era en absoluto un genio sino un maldito, estúpido y gigantesco gilipollas.

Nada podría consolarle durante esos siglos. Nada. Excepto, quizás, saber que Butch era feliz con Marissa, aunque esas imágenes fueran como vinagre sobre herida.

Se levantó del sofá trastabillando, cogió otra botella de la cocina y echó a andar por el túnel subterráneo ¿Hacia dónde? No lo sabía. Sólo que no quería encontrarse con Butch. Había conseguido no pensar demasiado desde que había vuelto del Otro Lado a fuerza de mantenerse ocupado y bebido pero ahora, en los minutos previos al alba que anunciaban un larguísimo día por delante, perdió el combate.

Contempló sus pies desnudos mientras caminaban por el frío suelo del túnel, recordando el olor a pánico de la Elegida y su expresión al verle de cerca.

“…porque ante vuestros ojos tenéis a una aberración.”

Sí, eso llevaba grabado en la piel. Y para la Elegida lo era.

Qué curioso. El Otro Lado y el campamento de guerra de su padre no se parecían, aparentemente, en nada. El Partenón regido por una diosa luminiscente y una cueva infecta dirigida por un sádico de mierda no tenían mucho en común. En la superficie.

Porque Vishous iba a sufrir allí lo mismo que le habría esperado en el campamento de su padre: violación. Las Elegidas tendrían que desnudarle, untarle la polla con ungüentos para conseguir una erección y drogarle con incienso para obligarle a correrse dentro de cada una de ellas. La diferencia es que las hembras no podían violarle directamente, como los guerreros del campamento, pero lo harían indirectamente.

Y él forzaría a su Primera Compañera, igual que había hecho con aquel macho. Oh, sí, ella se sometería porque aquellas eran las reglas que imponía su líder, como había hecho el soldado. Pero seguiría siendo violación. Como con todas sus compañeras.

Por el bien de la raza. Igual que decía su padre: el Sanguinario castigaba, torturaba y maltrataba para producir los mejores guerreros por el bien supremo de la raza.

Vaya, al final resultaría que la Virgen Escribana había escogido a su pareja ideal. Porque su padre y ella eran clavados como dos gotas de agua.

Vishous se detuvo, bamboleándose, ante la doble puerta que conducía al gimnasio y a las salas médicas subterráneas. Eran una opción para pasar el día, pero no fiable. Cualquier hermano podía aparecer por allí. Su ático tampoco: el cristal no evitaba los rayos del sol. Y, ya que su mami no le iba a dejar suicidarse, ¿qué sentido tenía achicharrarse agónicamente hasta que ella interviniera para retirarlo del sol?

Giró la cabeza hacia la izquierda y parpadeó, luchando por enfocar la vista. Había otra puerta en la pared, una de acero. Conducía al otro único lugar que consideraba suyo: la fragua. Allá donde daba forma a las dagas negras que usaban en la Hermandad, o donde fabricaba los cinturones de cuero para las hojas.

Sí, aquel era un buen lugar.

Tecleó el código acercando la nariz, con los ojos entrecerrados, y empujó la puerta. Le llevó dos intentos dar con el interruptor de la luz así que, después de todo, puede que sí estuviera borracho. La única pena es que aún estaba consciente.

Yeah, vale, hablando del pasado… Entrar allí era como un viaje en el túnel del tiempo a la fragua del campamento. Un enorme horno –ahora alimentado a gas en vez de a carbón- ocupaba parte de la pared, con una gigantesca salida de humos hacia el techo. Al lado descansaba un yunque ennegrecido, el suelo era de cemento y las paredes estaban decoradas con martillos de diferentes cabezas, pinzas y moldes. En un carro de metal descansaban sus gruesos guantes de cuero reforzados y sus tenazas favoritas.

Tenazas

OOO

Butch no hizo ninguna pausa desde que aparcó el Escalade en el patio de la mansión hasta que abrió la puerta del despacho de Wrath, todos sus movimientos convertidos en una única ola, llevado de la intuición de que tenía que encontrar a Vishous ya. Y de ira consigo mismo por haberle hecho daño apartándose de él cuando, hay que joderse, hacía sólo ¿una noche? le había dicho que prefería cortarse una mano antes que herir sus sentimientos.

El rey tenía los antebrazos apoyados en el escritorio y las manos enlazadas, esperándole. Por algún motivo, aquella calma pasmosa acabó de sacar a Butch de quicio. En dos zancadas se detuvo ante la enorme mesa y plantó las manos sobre la madera, inclinándose hacia el rey.

-¿Por qué cojones…?

-V me hizo prometer que no te lo diría.- interrumpió Wrath.

Aquello hizo parpadear a Butch.

-¿Qué? ¿Por qué no iba a querer que me lo dijeras? Joder, somos…- dejó la frase en el aire, sin saber muy bien qué palabra del diccionario escoger. En cualquier caso, todas implicaban un grado de confianza que hacía esperar que V le hubiera avisado, o incluso…- Podría haberle acompañado, maldita sea. Dijo que se necesitaba un padrino o algo así para la ceremonia ¿Por qué coño no me lo había dicho?

El rey inspiró tan fuerte que sus hombros parecieron ocupar media habitación y Butch se dio cuenta de que, en vez de desahogar su ira con él, como había pretendido inconscientemente, le estaba pidiendo respuestas.

-A riesgo de meterme donde no me llaman, y sólo porque me lo has preguntado, diré que creo que V se sintió… herido.- la voz de Wrath era suave. Inusualmente suave-. Justamente, creo que tú eras la última persona que querría tener a su lado en el momento de conocer a las compañeras que le han impuesto por decreto. Se llevó a Phury.

-¿A… Phury?

Butch contempló las gafas oscuras un momento. Mierda, sabía que a V le había dolido su reacción al ver a Marissa pero, ¿tanto como para no querer ni siquiera avisarle de aquel momento clave en su vida? ¿Tanto como para no querer que él estuviera apoyándole en aquella mierda, llevándose a un hermano con quien no tenía nada en común?

El poli se dejó caer en una de las ornamentadas sillas delante del escritorio, haciéndola crujir, y se pasó una mano por el pelo.

-¿Por qué no me quiso a su lado?- murmuró, más como una pregunta dirigida a sí mismo que porque esperara respuesta.

Wrath guardó silencio largo rato. Largo, largo rato. Se mantuvo completamente inmóvil, hasta que al final se sacó las gafas, frotándose los ojos con un suspiro. Al parecer, había estado luchando por decidir si debía hablar o no.

-Porque Vishous se ha vinculado contigo. Y tenerte a su lado cuando le van a separar de ti le habría matado.

Butch levantó la cabeza tan rápido que le crujieron las vértebras.

-¿Qué?- la palabra casi no le salió de los labios. Primero sintió frío. Luego calor- ¿Cuándo?

Aquello parecía la Colección de Preguntas Policíacas. Qué, cómo, cuándo, dónde, por qué… Vale, el por qué Butch ya se lo imaginaba.

Wrath lo miró con aquellos pálidos faros verdes.

-Por tu expresión veo que no lo sabías. Creí que V te lo habría dicho. O que te habrías… dado cuenta.- el rey frunció el ceño, incómodo.

Bien, después del frío y el calor, a Butch le recorrió la ira. Y aquella emoción vino para quedarse, tatuada en todas y cada una de sus células. Apretó los reposabrazos de la silla.

-¿Por qué todo el jodido mundo sabe más que yo sobre Vishous y yo?- preguntó pronunciando muy, muy despacio cada palabra.

Wrath volvió a ponerse las gafas e hizo crujir los músculos del cuello.

-Créeme, V tampoco me hizo un informe por triplicado. Me enteré de su vínculo contigo anoche, cuando te trajo inconsciente. Se me ocurrió ponerme entre él y la puerta de la Guarida.- torció el gesto-. Su olor de marcaje fue una respuesta bastante elocuente sobre quién iba a hacerse cargo de ti.

Ayer por la noche… Butch resolló. Y cuando él había despertado le había dicho a V que había vuelto de la muerte por él y luego se habían tocado y Vishous le había llamado pyrocant… y, por la tarde, él había tocado a V y habían estado hablando de lo que sentían como si pudieran hacer planes de futuro, todo risas y color de rosa… y luego había aparecido Marissa… y V, que estaba vinculado con él, tenía que haberse sentido como si le arrancaran el corazón del pecho… y luego se había ido a la ceremonia y….

La lista de las banderillas que había recibido Vishous después de la ilusión de aquellas horas donde sólo habían importado ellos dos tenía que haberle hecho desangrarse por dentro.

Y él sin enterarse de la auténtica dimensión del tema.

Vinculado

Dios, sentía ganas de arrancarse la piel y vomitar culpabilidad.

-¿Hay algo más que alguien sepa y yo no? Porque, francamente, empiezo a estar hasta los c…

Los pasos ligeramente desiguales dirigiéndose hacia el estudio fueron la única advertencia que recibieron antes de que la puerta se abriera de par en par. Un Phury con la misma cara que si hubiera visto un fantasma apareció en el umbral. Sus ojos amarillos recorrieron a Wrath y a Butch y no perdió tiempo en hacer su anuncio en cuanto cerró la puerta tras él.

-Es su madre. Wrath, la Virgen Escribana es la madre de Vishous. Su madre biológica.

Esto tiene que ser una broma. Uno de esos programas de mierda grabados con cámara oculta donde luego te ríes de la cara que has puesto cuando te han pillado en bragas creyéndote cualquier estupidez.

Butch resopló, a punto de enviar a Phury a la puta mierda porque tenía cosas más importantes que discutir, gracias, cuando vio la cara de Wrath. El rey no rió, se limitó a quedarse mirando al Hermano con la expresión congelada de cuando el invitado inoportuno se presenta en un funeral.

-Lo sé.

-¿Lo… sabías?- Phury parecía igual de alucinado que Butch.

-Vishous me lo dijo cuando la Virgen Escribana le… requirió como Gran Padre. Hasta entonces yo no tenía ni idea. Él mismo se enteró justo en ese momento.

-¿Estás… hablando… en serio?- Butch empezó a levantarse muy poco a poco, sin confiar en su propio cuerpo.

Wrath fue alzando la cabeza para seguir los ojos del poli.

-Totalmente. Y no vuelvas a preguntarme por qué V no te lo ha contado. No soy su jodido psicólogo.

-Oh, coño. No tienes ni idea…- Butch se tiró del pelo de la nuca con una mano mientras apoyaba la otra en la cadera. Para que dejara de temblarle. Infló el pecho-. No tienes ni puta, jodida idea de lo que su madre le hizo…

Las palabras de V en el Escalade rebotaron en el cráneo de Butch. Lo poco que Vishous le había contado de lo que había vivido en el campamento de su padre. Lo que había estado a punto de pasarle. Lo que había tenido que hacer. La mierda que llevaba encima desde que había salido de aquel agujero infernal.

“Mi madre fue quien me dejó en el campamento”.

“¿Cuántos años tenías?”

“Tres”.

Oh, JODER.

Aquella zorra, aquella hija de mil perros que había abandonado a su hijo pequeño en manos de aquellos sádicos sabiendo muy bien lo que le esperaba… era la Virgen Escribana. La creadora de la raza. Aquella hermosa mujer resplandeciente que le había deseado que superara su transformación cuando habían solicitado su permiso. La que reía con aquel sonido de cascabeles plateados. La bondadosa deidad a la que los hermanos rezaban. “Dulce Virgen en el Fade”, decían.

Dulce…

Hija de la Gran Puta, más bien. Y ahora… Butch se quedó completamente inmóvil en mitad del despacho del rey, temblando de pies a cabeza, con el aire despidiendo ácido a su alrededor. Y ahora aquella maldita cabrona quería usar a su hijo como si fuera una puta polla enganchada a una marioneta, sin tener en cuenta sus sentimientos, esclavizando su voluntad.

Butch se giró hacia el escritorio de Wrath tan rápido que ni el rey ni Phury pudieron preveer el movimiento. Golpeó la madera con los dos puños, inclinándose hasta estar a dos palmos de la cara del rey.

-¡PÁRALO! ¡MALDITA SEA, WRATH, ERES EL JODIDO REY! ¡PARA ESTA PUTA LOCURA!

Bien, Butch tampoco pudo prever cuando Wrath se levantó y le aferró la garganta con una mano de hierro, pegando la nariz a la suya y enseñando los colmillos.

-Esta va a ser la última insubordinación que tolero, de Vishous o de ti ¿Entendido? Por mucho que os comprenda a los dos, ésta es la última vez que me levantas la voz ¿He hablado claro?- apretó un poco más- ¿He hablado jodidamente claro, poli?

-Vamos, Butch… mi señor.- Phury se acercó a un lado del escritorio, mirando a uno y a otro como si fueran dos tigres rabiosos-. Vishous no necesita esto ahora.

Butch siguió sin desviar los ojos un milímetro de los de Wrath, luchando por respirar con la mano del rey apretándole el cuello como una argolla de esclavo. Imaginó cómo debía sentirse V y el pensamiento le pareció de lo más apropiado.

-Páralo.- repitió en voz baja, intentando que su nuez funcionara bajo aquellos dedos-. Habla con la Virgen Escribana. Detén esto.

-No. Puedo.- Wrath volvió a enseñar aquellos colmillos blancos, pero retiró la mano, meneando la cabeza- ¿No te das maldita cuenta, Butch? La Virgen Escribana es una diosa. Ella nos creó y puede disponer de nosotros, especialmente de la Hermandad, como y cuando crea necesario. Especialmente por el bien de la raza. Y sobre todo de Vishous. Es su hijo, poli. Su hijo.

La nariz de Butch se dilató y se encogió cuando intentó que el oxígeno pasara a través del tapón de furia en la garganta. Siguió con los nudillos apoyados en el escritorio y la mirada fija en el rey.

-Los hijos no son propiedad de los padres. Nunca. Y el respeto se gana, no se impone.- chirrió los dientes-. O se lo dices tú a la Virgen Escribana o se lo digo yo. No, espera, ya se lo digo yo. Dime cómo coño se hace para pedir audiencia.

Wrath dejó ir el aire con tanta fuerza que revolvió el pelo del poli.

-Te fulminará.

-No lo hará. Soy el Destructor y me necesita. No me matará a mí igual que no mataría a Vishous por desobedec…

-V intentó quitarse la vida.

La suave intervención de Phury hizo que las cabezas del rey y de Butch se giraran lentamente hacia él.

-¿Qué. Has. Dicho?- el cuerpo del poli volvió a temblar, algo distinto a la furia empezó a recorrer sus venas, sus tendones y todas y cada una de sus conexiones neuronales.

Phury inhaló, sosteniéndose el brazo herido con la otra mano cuando el gesto le arrancó una punzada de dolor.

-Vishous intentó… suicidarse. Dejando de respirar. Cuando la Virgen Escribana quiso… castigarle por su… falta de respeto.- se pasó la lengua por los labios lívidos-. Ella no le dejó. Le forzó a tomar aire.

-Cristo…- Wrath se enderezó despacio.

Lo que crepitaba bajo la piel de Butch detonó en mitad del despacho, llenando la habitación con ondas invisibles.

El especiado y exótico olor de marcaje de un macho vinculado.

Phury lo miró con los ojos muy abiertos, con el dolor del hombro a medio regenerar y el shock de la revelación compitiendo por hacerle perder la conciencia.

Wrath masculló un vicioso juramento entre dientes, llevándose los dedos de una mano a la sien mientras espiraba.

-Maldita sea, V y tú sois clavados hasta en esto. Los dos os tenéis que vincular delante de mí.

Butch se inclinó de nuevo hacia el rey, mirándole desde debajo de las cejas juntas. La plasmación, por fin, de todo lo que llevaba días bullendo en su alma en forma de declaración de marcaje le había dejado curiosamente lúcido. Centrado. Estable.

-Hablas con la Virgen Escribana. Ya. Y le dices que deje en paz a Vishous. Porque está conmigo.- pronunció la palabra sin rastro de acento cerrado, despacio y de forma perfectamente clara en todas sus sílabas. Una declaración de propiedad en todos los sentidos posibles-. Y más vale que V esté ya en la mansión de una pieza o, diosa o no, me las veré con ella ¿Me has entendido? Vishous no es suyo. Es mío. Y nadie le va a poner un dedo encima contra su voluntad.

Tuvo la satisfacción de salir del despacho pegando un portazo después de dejar tras él el más absoluto, sorprendido y sepulcral silencio.

OOO

Tres pisos por debajo del despacho real, en la fragua situada en el sótano de la mansión, Vishous se bebió media botella de golpe, limpiándose la boca con una mano que temblaba, y se acercó al carro de herramientas arrastrando los pies, con el pelo cayendo sobre los ojos vidriosos. Pasó los dedos enguantados por encima de las enormes tenazas de hierro que usaba para sujetar el metal al rojo vivo contra el yunque y así darle forma con el martillo. Un escalofrío desde la base de la columna le hizo bambolearse cuando el dolor, aquel infierno blanco de tortura, volvió a primera página de sus recuerdos.

Quizás si hubiera dejado que el herrero hubiera acabado de hacer su trabajo, hacía más de dos siglos, se habría ahorrado sufrimientos. Si estuviera totalmente castrado, su mamá no podría usarle como caballo inseminador.

Cierto, tampoco podría tener a Butch.

El pensamiento le sorprendió con los dedos en las tenazas y la botella de vodka resbaló de su mano, rodando por el suelo mientras dejaba un reguero húmedo en el suelo poroso. Se echó a reír y se tuvo que sujetar al carro para no caerse.

No iba a tener a Butch tuviera pelotas o no las tuviera.

No ahora que Marissa iba a volver con él.

La risa se le cortó en seco, dejándole mareado.

Sin pararse a pensar demasiado, abrió la espita del gas del horno y prendió la llama. Parte de su cerebro volvió a felicitarse por la decisión de instalar una fragua moderna. El hierro fundía a 1.200 grados centígrados de temperatura pero, para forjar las dagas de acero con las aleaciones que usaba la Hermandad, necesitaba alcanzar los 1.500 grados. Su mano ayudaba, pero el horno de gas aún más.

Vishous se puso los guantes de herrar, cogió las pesadas tenazas y metió el extremo de las pinzas directamente en el corazón de la hoguera, contemplando cómo las llamas lamían poco a poco el metal hasta hacerle coger el color del infierno.

La Virgen Escribana no le iba a permitir suicidarse, ya lo había intentado.

Así que su elección tenía que hacerla en vida y la tenía muy clara. No iba a violar a aquellas hembras y no iba a dejar que lo forzaran a él. Una vez había jurado que nadie volvería, nunca, a dominarle.

Los recuerdos del pasado en el campamento y del futuro que le esperaba en el Otro Lado se entremezclaron al calor de la frustración, el dolor, las llamas y el alcohol.

Siempre que siguieras vivo, existía el libre albedrío, la posibilidad de elegir. Eso no quería decir que pudieras escoger entre algo malo y un Felices Para Siempre. No, la vida era tan perra que a veces sólo podías escoger entre dos opciones igual de jodidamente malas, pero te quedaba el consuelo de que la decisión había sido tuya. El último hálito de libertad.

V retiró las tenazas del fuego y contempló cómo se elevaba el humo de las pinzas al rojo vivo. Las dejó sobre el yunque intentando controlar el temblor de brazos y piernas. Mientras se desabrochaba los pantalones se preguntó si alguna vez en la historia alguien habría intentado castrarse a sí mismo. Probablemente, era tan freak que también sería el primero en eso. Sólo tendría un intento antes de que el dolor le hiciera perder la conciencia, así que esperaba que el metal al rojo le ayudara si su fuerza o el ángulo extraño complicaban las cosas.

Contempló los movimientos inseguros de sus manos bajándose los pantalones de cuero y tirándolos a un rincón como si estuviera fuera de su cuerpo, totalmente ajeno. Una parte de él tuvo ganas de tener un vaso en la mano para poder alzarlo en un brindis al cielo, hacia su padre.

Al final, iba a ganar.

Iluminado por el fuego de la fragua, Vishous separó las piernas, plantando los pies con tanta estabilidad como fue capaz con casi tres litros de vodka en el cuerpo, y agarró las tenazas girándolas con las pinzas incandescentes señalando hacia su entrepierna.

Inspiró con fuerza, intentando aferrarse a la idea de que, aunque estuviera mutilado, al menos su vida sería suya.

Dobló un poco las rodillas.

Apretó la mandíbula.

Tensó los músculos de los brazos.

Y llevó las tenazas al rojo hacia su testículo.

Lo único que impidió que sus gritos de agonía llegaran a los cielos fue el hormigón armado de las paredes.

Anuncios

45 comentarios to ““Amantes redimidos”, parte 2 del capítulo 5, “Contacto humano””

  1. Nirvanah Says:

    Por favor, por favor, por favor!! Eso no puede estar pasando! Argggg, tiene que llegar Butch para impedirlo…. pero como me dejas así! no tienes compasión ninguna! buaaa buaaa buaaaa

    Bueno, y después de desahogar este histerismo totalmente incontrolable, me quito el sombrero… mira que siempre te quiero escribir algo, aunque me daba un poco de palo, pero hoy, hoy, hoy… ufff hoy! Hoy te cogería y te encerraría en una habitación de la cual no podrías salir hasta escribir el siguiente capítulo con un Felices Para Siempre más grande que un sol!!
    Tengo ansiendad desde la semana pasada esperando esta parte, hoy he entrado a tu blog dosmilochocientascincuentaycuatroveces, y he tenido palpitaciones cuando he visto que habías actualizado…. Ay Vane!! que tortura!!

    Ahora en serio. eres una campeona! me tienes enganchadísima, ole como escribes, ole como expresas los sentimientos de los personajes y ole que he llegado a olisquear las especias del perfume de vinculación de Butch… y no te digo nada de las escenas “especiales” mmmmmmmmm, con lo que me pone V…wowowow

    Nada, que me quedo esperando “en candeleta” la siguiente entrada! Besosos!!

    • ¡Hla y bienvenida por aquí! 😀 Me alegro de que te hayas animiado a escribirme un comentario. Sí, a todas nos da palo andar dejando comentarios en los blogs de la peña, pero la verdad es que animan muchísimo a quedarse hasta las tantas escurriéndote las neuronas en vez de chuparte el dedo durmiendo felizmente ^^; Y cualquier cosa que podáis decirme de aspectos que veais que no cuadran o lo que sea me ayuda a mejorar, así que ¡gracias por escribirme! ^^

      Dicho eso, y si te sirve de consuelo, escribir esa parte final de Vishous en la fragua también me mató a mí. Literalmente. Es la más corta, pero cada frase fue una tortura, joder. En cuanto a si Butch llega o no a tiempo, parafraseando a “Perdidos”: todas las preguntas serán reveladas en el próximo capítulo… *corre a esconderse del bate de beisbol que la persigue*

      ¡Eh, me mola tu plan! Si por mí fuera me encerraría yo misma en esa habitación para escribir, voy a proponerle a mi jefe que me de un par de días de fiesta^^ Lamento decir que la próxima parte no contendrá un FElices para Siempre en toda regla, es probable que sea agridulce, pero el punto exacto hasta dónde lleguen V y Butch lo decidirán… ellos mismos. Conforme vaya escribiendo.

      ¡¡Muchas gracias por tus piropos!!! *rojo amapola* Son toda una patada en el culo para seguir escribiendo 😀 Oh, y creo que podrías ahorrarte tener que comprobar si he actualizado entrando en el blog “dosmilochocientascincuentaycuatroveces” si te suscribes por RSS. Creo que entonces recibes un mail por cada nuevo post… o algo así, porque yo misma soy incapaz de averiguar cómo suscribirme a los blogs de los demás, ains….

      ¡¡Besooooooooooos!!!

  2. Lifheith Says:

    O_O!! *silencio sepulcral*. Oh, tía, me lo he leído en diagonal por falta de tiempo, y me encuentro conque Vishous se ha terminado de… Mierda, V ;_;… Ya más tarde te dejo un comentario en condiciones. Me has dejado sensible ¬¬.

    • *mira en derredor, sorprendida por el silencio sepulcral, y teclea intentando no hacer ruido* Yup, la falta de tiempo es una mierda, sobre todo cuando alguien se enrolla como una puta persiana con capis interminables, je ^^;

      En cuanto a V, espera que me hago un moño repollo, me pongo las gafas de sol tipo Ward y: KEEEEEEEEEP READINNNNNNGG!!!!!
      *se agacha bajo la mesa ante el misil tomahawk disparado por Lif*

  3. Argent Says:

    Joder, espero que fallara, que desperdicio.
    Sin lugar a dudas coincido con Nirvanah, no tienes corazón, dejarnos así hasta sabrá dios cuando tengas otro capitulo, eso, debería ser ilegal, pero que remedio, a esperar. No tardes, que estaremos al borde del infarto.
    Tengo que ser sincera, me gusta muchísimo más tu versión que la original, si te planteas escribir algo de cosecha propia avisa, que yo compro seguro. Besos.

    • ^^ Que sí, mujer, que tengo corazón. Sufrí un huevo -y nunca mejor dicho- escribiendo esas partes del final con V, lo juro. En la siguiente parte se verá el alcance del desastre.

      Hoy he empezado a escribirlo y Butch ya ha encontrado a V… pero no voy a decir en qué momento de su automutilación :p Escribiré, como siempre, lo máaaaaas rápido posible, aunque fijo que esta parte va a ser muy complicada emocionalmente *suda*

      Yep, gracias por el piropo. Creo que te gusta más esta versión que la original porque V y Butch son sus Felices para Siempre y la WArd nos dejó comiéndonos las tapas del libro, pero gracias igualmente *feliz como un anís*

      Bueno, si va todo bien en octubre me apuntaré a un curso profesional de Novela, a ver si me echan una manita con mis propias historias. Así que tendré que desaparecere del mundo fic para poder ponerme a investigar, preparar tramas y esas cosas. Pero eso será dentro de un par de meses^^^

      ¡¡¡Besoteeeees!!!

  4. pakea Says:

    Oooohhhhhh!!!!!!. Me has dejado sin palabras y con la boca abierta delante del ordenador.
    Hola, Vane, soy nueva en esto, y la verdad no pensaba escribir nada pero no he podido resistirlo. ¡Esto no se hace!!!!. No nos puedes dejar así, ya solo nos queda sufrir hasta el final. Snip, snip.
    Y ahora solo puedo decirte: GENIAL, de veras, gracias por escribirlo.
    Muxus

    • ¡¡¡¡Hola!!!!!! Muchísimas gracias por animarte a escribirme, de verdad. Bienvenida y, si te refieres a que eres nueva en el mundillo de los blogs, ¡ya somos dos! Hasta hace poquito me movía sólo por Fanfiction.net y ahora mira cómo me he liado ^^; Por favor, siéntete libre de comentar todo lo que quieras del fic, bueno o malo, ¿OK?

      ¡Aguanta un poquito! La siguente parte tendrá algo de consuelo, aunque no un Felices para Siempre. Eso tendrán que sudarlo un poco más^^ ¡¡¡Escribiré cual hormiguita, sin descanso, lo prometo!!!

      ¡¡Muchísimas gracias!!

  5. Parafraseando a Rhage (que emulaba a Bruce Willis en Jungla de Cristal)… YIPPEE-KAY-AY, CABRONES! No por ti, sino por los restrictores. A tí te quiero, a ellos también los quiero… pero tirar al río con una piedra atada al cuello *Nela va preparando una soga y una piedra tamaño familiar* Has conseguido meterte de lleno en la Sociedad y que me sigan dando ganas de pisarles el cuello a todos.

    “¿qué os hace tan valiosos como para necesitarme a mí de guardaespaldas?” Este Rhage es para comérselo a besos. Me lo estaba imaginando mirando a los chavales con cara de tener delante a un perro verde bailando ballet con un tutú amarillo pollito. Y ladeando la cabeza XD

    Y ahora a ponernos un poquito serias: Marissa. De acuerdo con que la mayoría que estamos a favor del V/Butch le tenemos ojeriza a la rubia perfecta, pero no deja de ser un personaje determinante en la historia. De hecho, siendo objetivas, creo que junto a Z es uno de los personajes que más evolucionó en su parte de la historia. De ser una hembra de la Glymera fiel a la tradición, pasó a ser una mujer independiente y con un caracter lo suficientemente fuerte como para salir adelante en un mundo “peligroso”.

    Personalmente creo que traerla de vuelta cuando V está fuera es algo así como un golpe bajo para Butch, pero el poli necesita un poco de espacio para pensar con objetividad. Si V estuviera cerca, se complicaría todo demasiado. De todas maneras, su soliloquio mental ha sido el paseo más retorcido y a la vez sencillo hacia la verdad. Retorcido porque ha hecho falta poner corazón y cabeza a trabajar a máxima potencia; sencillo porque la manera en has enlazado las ideas ha sido tan fluida que cuando me he querido dar cuenta, Butch ya estaba admitiendo que amaba a V.

    Luego es cuando viene la caída libre en picado cuando se da cuenta de dónde está el Chico Brillante.

    Volviendo con Marissa (y no Marissosa, que esta vez se está portando “bien”), la charla con Mary me ha abierto bastante los ojos. Tenía mi propia idea de la relación de Marissa y Butch basada en que ambos habían encontrado a quién les aceptara sin prejuicios, pero la verdad es que esto me hace pensar. Cuando llegue a una conclusión definitiva, te lo digo U^_^

    Por cierto, que sepas que me has causado un mini-infarto con lo de “tomaría una decisión que cambiaría sus vidas… y la de V” ¡CHAN, CHAN, CHAAAAAAN!

    Y la parte de V ha sido un poquito desgarradora. No es normal que yo acabe casi llorando cuando lo que tocaría sería ponerse en pie de guerra para eviscerar y desmembrar a todo el que ha hecho sufrir a V. Y ahora estoy al borde de la depresión.

    A pesar de que lo de que “Qhuinn gritaba “polvo guarro” cada vez que levantaba una ceja y miraba entre pestañas bajas”. Muy a pesar del vuelco que me ha dado la cabeza con esa idea, me has dejado triste por V.

    Ah, si. El encuentro en el despacho. Ahí la que me daba pena era Marissa. A ver, no es que me caiga bien, pero a la niña le falta ese último paso para sobrevivir íntegra a un enfrentamiento de ese calibre.

    Y un pensamiento personal: creo que da igual, esto… digamos… si te toca dar o recibir (eso es), si es algo que no consientes, es violación. ¿O no es eso lo que hacían con Zsadist? Nada de violación indirecta.

    Vale, quizá ha habido un momentito divertido: “Maldita sea, V y tú sois clavados hasta en esto. Los dos os tenéis que vincular delante de mí”. Entre que me estaba viendo a Phury mareando por el dolor del hombro y todas las revelaciones de la noche, y a Wrath con la venita del cuello a punto de reventar… eso ya me hizo soltar la carcajada. La verdad es que al pobre Wrath le toca comerse todos los marrones.

    Y hablando de lidiar con problemas, más te vale correr a esconderte bajo una piedra en la Fosa de las Marianas porque, como no me digas que V no va a seguir gritando de aquí al nuevo capítulo me parece a mí que le quito las mordazas con las que le tengo atado y le dejo que te persiga un rato sin el guante en la mano… capito, cara mia? *modo mafioso ON* y, si no respetas a la famiglia, la Madrina Nela se verá obligada a dejarte una cabeza de caballito en la tua casa, si?

    P.D.: sabes que te quiero, verdad?

    • “…con cara de tener delante a un perro verde bailando ballet con un tutú amarillo” *Vane revolcándose por el suelo con lagrimones como puños* Oh, tía, tú sí que vas a matarme a mí con esas poderosas imágenes mentales. Mierda, ahora me imagino a la peketroika con tutús amarillos *se ahoga en un ataque de risa compulsivo que acaba con un “jijijjii” incontrolable*

      Hey, me gusta que te gusten los restrictores. Son tan malos que hasta son monos…. *sonido de pajaritos piando* Vale, ¿he dicho yo eso? *se señala con un dedo mirando en derredor con carita inocente* Salió la vena de máster sádica. Bueno, ahora se están disponiendo las piezas del nuevo movimeinto, volverán a haber palos, promise!

      Me alegro de que la escena con Marissa te haya hecho pensar. No sé, siempre he creído que había algo muy, muy turbio en la relación de Butch y ella… por ambas partes. Será que cuando algo es como muy blanco, muy puro y muy bonito jamás me lo creo. Pero es cierto, Marissa es uno de los personajes que más evolucionan, de niña prisionera sin personalidad a mujer fuerte que lidera su vida… pero creo que la Ward se olvidó un poquito de sus “cicatrices emocionales” de 300 años.

      Las reflexiones de Butch fueron otro dolor de hígado, la verdad. La clave me la dio esa cita de Roosevelt, creo que ejemplifica perfectamente lo que representan V y Marissa para él, los diferentes tipos de amor que siente por cada uno puestos en relación con los diferentes estadios de su evolución psicológica. Alegrón que me das al decir que te parecieron fluidas… *se desinfla como un globito de puro alivio*

      Las partes de V me jodieron a mí y todo, ya lo puse en el comentario previo. En serio. Será que me quiero demasiado al personaje pero acabé deprimida incluso yo. Simplemente, era algo que tenía que pasar teniendo en cuenta los vericuetos mentales de V. Pero me mató.

      Y sí, estoy de acuerdo contigo, claro: no importa si das o recibes, si una relación sexual no es deseada por ambas partes, es violación. Lo que quería decir es que (perdón) como los tíos son los que la meten, se ve claro cuando ellos violan. Pero como las tías no podemos meterla y tenemos que confiar en que el “violado” tenga una erección de algún modo para poder usarlo, parece que no podamos violar. Pero sí que se puede, por ejemplo usando óleos para provocar erecciones forzadas, como fue el caso de Zsadist y como podría ser el de Vishous.

      *risita* Sí, esa frase de Wrath maldiciendo que tanto Butch como V se vinculan delante de sus morros estaba puesta para aligerar un poco el ambiente. Esto de ser rey equivale a comerse marrones cada dos por tres, pobre hombre.

      *ojos como platos cuando Nela aparece en plan El Padrino, “haz que parezca un accidente”* ¡¡YA VOY, JURO POR DIOS QUE ESCRIBO LO MÁS RÁPIDO POSIBLE, YA VOOOOOOOOOOOOYYYYYYYYY”!!!!!!!! *se encadena al teclado*

  6. Black Says:

    Oh J-O-D-E-R !!!!! Nena no nos puedes hacer esto como coño quieres que sobreviva a esta noche sin saber que le pasa a V.
    En este momento Vane te cogería de los hombros y te zarandeaba hasta el cansancio.Lo.Juro.
    Porfavor al menos dime que intentaras no tardar mucho con la continuación por favor con lo que te queremos….bueno dejo aquí mi locura por un momento (aunque te digo que me estoy tirando de los pelos).

    El capitulo sublime como siempre.Me a gustado tu forma de explicar los pensamientos de Marissa la entiendo pero ella tiene que haber entendido que quiere a Butch pero ya no lo ama porque si no lo aceptaría tal y como era y no porque el cambiara su forma de ser por ella porque eso no es amor por ninguna de las dos partes porque con Butch es igual.Se usaban mutuamente.

    Los lessers genial,como siempre,haces que no sea aburrida su parte y eso es muy importante.

    Q y Blay te lo juro le saco los ojos a Qhuinn tanto aquí como en los libros se los saco de cuajo si tengo la oportunidad.

    Butch…bueno el poli al menos a hecho algo bien,que es el reconocer que ama a Vishous. La frase que has usado de Franklin D. Roosevelt es perfecta porque es la realidad de los sentimientos del poli.Amó a Marissa porque representaba un estilo de vida diferente a la suya y que seria apoyada por la familia O´Niell y con V es él mismo sin cambiarse por nada ni nadie.La relación que tenia con ella no era una relación sana se usaban de muletas y eso no es bueno.Con él dios solo es él cuando están juntos no piensas en otra cosa que no sea el otro y se aman tal cual con defectos y todos. Joder eso es magia y punto.
    Lo de la vinculación me a matado,pero de lo encantada que estoy al fin dice que es S-U-Y-O y lo reclama como tal.

    E terminado ya el libro de Jhon. Me.A.Encantado. La parte Q/B me a dejado como e dicho antes,para sacarle los ojos.Lo de Payne,No´One…dios la Virgen Escriba es una perra tanto aquí como en los libros.E tardado día y medio en leermelo entero.Un gustazo y después mi dosis de AR así que perfecto ¿no? .

    Uff pedazo de post te voy a dejar…O.O cuando empiezo nadie me para.
    Un besado y hasta pronto(al menos eso espero).
    Otro beso enorme guapa.

    • ¡Me encantan tus pedazos de post! ^^ *castañetea los dientes mientras Black la sacude como a una muñeca pepona* ¡¡LO SIENTOOOOOOO!!!!! Tenía que cortar por algún sitio… er, hosti qué expresión más poco afortunada teniendo en cuenta las circunstancias ^^; Sí, sí, intentaré no tardar demasiado con la conti… si los chicos colaboran, claro, porque la próxima parte promete alto voltaje.

      Um, no creo que Butch y Marissa se usaran mutuamente “de forma consciente”. Cuando dos personas han sufrido y de repente aparece otra que les hace creer que pueden superar ese sufrimiento, creo que se quieren. La pregunta es si es sano y si es real. Exacto, “muletas”, has usado la palabra perfecta que yo no encontraba. Eso es.

      Confesión: la escena de Butch vinculándose con V y diciendo que era suyo no estaba prevista para esta parte sino para más adelante. Pero el personaje insistió. Vamos, de esas ocasiones en que tú esrcibes y reescribes la escena intentando que vaya por dónde tú quieres pero siempre acaba llegando al mismo punto porque al personaje le da la gana. Así que, al final, le dejas hacer. Espero que eso signifique que para el desarrollo de la hsitoria lo correcto era que pasara en este momento ^^;

      Hey, guay, ya te has leído Lover Mine. Sí, a Qhuinn dan ganas de agarrarlo por el pescuezo y darle de hostias hasta en el DNI, ¡¡grrrrrr!!!! Por eso el libro me dejó una sensación de agitación interna que ni el final feliz de John y Xhex consiguió borrar ¡¡Vale ya de hacer sufrir a Blay, grandísimo imbécil!! =.=

      Y la Virgen Escribana yo creo que el principal problema es que es… una diosa. Ve los acontecimientos en función de la globalidad, de lo que va mejor para su raza, no ve a los individuos ni siente de la misma forma que siente los mortales. Pero ha tenido la experiencia más mortal posible, que son dos hijos, así que no sabe cómo tratarlos y acaba por joderles.

      Un día y medio en leerte AR, qué envidia cochina me das. Con mi mísero tiempo libre yo tardé una semana, argh.

      ¡¡¡Hasta pronto, sí, lo intentaré!!!! *agita bandera blanca pidiendo conservar la cabeza al menos hasta la próxima parte* ¡Besazos de vueltaaaaaaaaa!!!!

  7. LA REMIERDA!!! O_O!!! Joder tendré que acampar aqui ;_;.
    Cada parrafo que leo mi opnión sobre tu manera de escribir se consolida más, me gusta que escribas la historia com si oyeras a los personajes susurartelo al oído (cosa que no estaria mal jo jo jo).

    Que la parte de Marissa me ha explicado muchas cosas, además me ha dado una visión tuya de ella, eso me gusta. Aunque siga sin caerme bien, al menos sabemos realmente sus pensamientos y ha sido sincera admitiendo que más que parecer sus intenciones relucen egoísmo. Además me ha dejado entrever que ella inconsientemente tuerce la situación y al final se acaba tratando de ella siempre.

    Qhuinn tengo ganas de repatearle desde que leí John, de verdad que ese tio se merece una buen baño de “su propia medicina”, sigo creyendo que no tuvo suficiente. En el fondo creo que se divierte haciendole eso a Blay y que realmente quiere seguir adelante pero su cortés de mente le hace echarse atrás.

    La escena del despacho de Wrath fue… TESTOSTERONICAMENTE GENIAL!!! Al leerla dije: Que no daria yo por estar en esa sala para calmarlos *pone cara de pevertida babeando*… Hubo un momento que pensé, ahora Wrath matará al poli y no quedaremos sin fic ;_;

    Para finalizar… esa ultima escena tengo que decir que te la has currao *.*, es una vuelta que no me esperaba para nada y me dejo gritando por el pequeño V ;_; y por Vishous en si mismo. Concluyendo asi en obligarme a acampar en tus tierras…* junta en un motoncito la madera para hacer un hoguera *

    PD.: Perdóóóóón por no haber comentado dignamente la ultima ver *juega con lo dedos indices mientras tiene la cabeza baja apenada* es que se me olvidó completamente, con tanto que leer y tantas paginas me hice un cesto de gatos como dice mi madre.

    • *aparece con un tupper humeante de macarrones de atún y helado de tiramisú que deposita al lado de tu hoguera para hacer más soportable la espera* ¡¡Hola!! Siento que tengas que acampar, chica, podemos recabar firmas para que mi jefe me dé un día extra de descanso a la semana y así poder darle a la tecla, pero me a mí que no llegaríamos a nada *sacude el grillete de presa*

      Efectivamente, los personajes hablan en mi cabeza y hacen lo que les sale de las narices (Ver Confesión en el post anterior). El más rebelde es Butch *le dedica una mala mirada mientras el poli brinda con whisky*

      En cuanto a Marissa y que, al final, siempre se acaba tratando de ella… bueno, en parte lo entiendo. Veamos, si ha sufrido anulación y maltrato psicológico durante tres siglos, es lógico (y sano, coño) que al final dé un “puñetazo sobre la mesa” y diga “a partir de ahora quiero vivir lo que me resta de vida en mis términos”. Las personas que han sufrido maltrato (por desgracia conozco a varias) no suelen empezar a reconstruir su vida hasta que llegan a ese punto de autoafirmación e independencia.

      Um, sí, a Qhuinn yo también le patearía, pero no creo que se divierta haciendo sufrir a Blay. En realidad, lo que quiere es EVITARLE sufrir. Confía tan poco en sí mismo que cree que, si cediera a sus deseos y se liara con él, acabaría jodiéndola. Por eso mismo, combinado con sus líos mentales de querer ser “normal” consiguiendo a una hembra, siempre se retira. Pero la atracción está ahí. ¡A VER SI EXPLOTA DE UNA P*** VEZ!!!!!

      O.O “el pequeño Vishous”… Qué gran eufemismo para referirse a ESA parte, ajajajajajaja…Siento el mal trago de la escena, pero con todas las circunstancias, estaba claro que V acabaría tocando fondo emocional y mentalmente y, con su historia personal, en fin… VEremos qué pasa con él en la siguente parte.

      Mujer, perdonadísima por no comentar “dignamente” (?????) la otra parte, ni que decirlo tienes. Se hace lo que se puede cuando se quiere/se tiene tiempo/lo que sea.

      PD: lo del “cesto de gatos” es la expresión más diver que he oído en mucho tiempo^^ Aaaah, esas frases castizas 😀

      ¡¡¡¡Muchas gracias y un besote bien fuerte!!!!!

  8. Sandy Says:

    Hola, es la primera vez que me atrevo a comentar pero leyendo esto hoy tenia ser la primera vez. Primero de todo… ME ENCANTA!! *se levanta de la silla haciendo la ola* Es impresionante la forma en la que enlazas las tramas de cada personaje, los haces reales tanto a ellos como lo que sienten en cada momento. Simplemente perfecto. No voy a comentar los anteriores capítulos pero ha sido verdaderamente una gozada leerlos y era imposible separarse de la pantalla *en la pantalla del ordenador un nuevo capítulo = Sandy sentada en su silla rumiandose las uñas desesperada por ver que sucede en el siguiente párrafo*

    Comentando este capítulo *me pongo de rodillas brazos estendidos alabando tu forma de escribir* Ha sido de mucha ayuda leer tu punto de vista sobre Marissa, eso me ha permitido ver que ese personaje piensa o siente algo ya que en el libro sus reacciones ante las decisiones de Butch me parecieron…egoístas. Y aunque en este capitulo parece más “sensible” más “receptiva” *destrozandome la cabeza para que se me entienda, estoy a punto de echar humo por las orejas* con lo que Butch piensa no termina de convencerme como una buena pareja para el poli.

    En el tema Vishous…bufff me duele el corazón de verlo sufrir tanto. Ese dolor que padece…madre mia se saltan las lágrimas solo de pensar como aunque sufre tanto exterior como internamete lo único que quiere es que Butch sea feliz. Mi pobre Vishous como me gustaría curarle las heridas pero eso mejor dejárselo al poli jijiji…

    En el tema Butch…como siempre sorprendiendome ese personaje o más bien sus meditaciones. La célebre frase de Roosevelt ha sido un recurso perfecto para describir lo que Butch tienen en la cabeza. Muy bien utilizada, perfectamente utilizada. Y en el tema vinculación…Vishous es mio….AHHHHHHHHHHH *dando saltitos por toda la habitación mientras lanza vítores y salmos* Tan bonito, tan…bufff imposible de expresar con palabras la felicidad.

    Después de este momento de climax por la vinculación del poli me voy despidiendo.

    Para ser mi primer comentario creo que es…aceptable jijiji, pero espero que pueda escribir uno más currado en tu próxima actualización la cual espero y deseo sea prontito * pone carita del gato con botas en la película de Shrek y lo acentua con estrellitas brillantes alrededor de su cabeza*

    Un beso muy grande.

    P.D: He dicho que me encanta tu forma de escribir!!!!

    • ¡¡¡Hola y bienvenida por aquí!!^^ ¿Aceptable? ¡Claro que tu comentario es aceptable, faltaría más! Me alegra que te hayas animado a dejarlo, son como pataditas para poner mis neuronas a trabajar ;p Ooooooh, el Gato con botas de Shrek, adoro a ese bichejo *se abraza al mixo* ¡¡Haré lo posible por escribir rápido, aunque siempre intento no apresurarme y colgar sólo cuando ya creo que no puedo mejorarlo más!!

      Entiendo muy bien lo que quieres decir sobre Marissa. Su evolkución en los libros era muy lineal, destinada a acabar con Butch: personita hecha polvo va evolucionando poco a poco gracias al amor de Butch hasta adquirir confianza en ´sí misma y se acaba quedando, mira qué casualidad, con el primer macho que la ha mirado con deseo. Para mí que le faltaba un pasito pero, en fin, para qué darle más vueltas a lo mismo.

      Con V yo también sufro como una idiota, supongo que porque es mi hermano favorito de muy lejos :C Pero sí, como buen macho vinculado, lo único que quiere es que Butch sea feliz, Ya lo hizo en los libros: él empuja a MArissa hacia Butch en varias ocasiones, por mucho que quiera al poli. Si es que en el fondo es un buenazo *V aparece con la mano en llamas dispuesto a freír a Vane por decir cosas tan horribles de él* Er, sí, un tipo duro y frío como una piedra *V apaga la mano*

      Encontré esa frase de Roosevelt cuando llevaba escrita media disgresión de Butch, peleándome con cada palabra y pensé “eso es. Exactamente explicado con las palabras justas”. ¡Me alegro de que encajara!^^

      ¡¡¡Muchísimas gracias por hacerme llegar tu opinión y gracias por los piropos!!!! 😀 ¡¡Un besote!!

  9. por dios!!! que agonia, no puedes dejarnos asi, pon el siguiente capitulo ya mismo, uffffffff… tengo un nudo en el pecho que me cuesta respirar, eres buenisima escribiendo… pero pon rapidito la continuacion, please, anda, se buena con nosotros… que me voy a poner a llorar, ains… en serio, lo de V me ha dejado echa polvo.

    • ¡¡Lo sé!! *gimotea* Yo estoy en la misma agonía con V, de verdad. Ya estoy escribiendo la siguiente parte y aún me estoy retorciendo. Mierda, no podré soportar torturar al personaje mucho más…

      Haré lo posible por escribir rápido pero, si en esta parte había emociones, en la que estoy trabajando ahora ya se desbordan, así que va a requerir muuuuucho curro ^^;

      ¡¡¡Muchas gracias!!!!!

  10. Vaaaaaaaaaaneeeeeeeeee! *Se para de un salto y saluda* E salido del agujero negro del estudio! (?) Al fin! *respira hondo* aah, que lindo es tener el cerebro fresco nuevamente!

    Lo cierto que es con el estudio termine hace unos dias, pero despues llego Lover Mine en español…y bueno, tuve que leerlo como dios manda esta vez si! (aunque las escenas de Blay y Qhuinn me volvieron a doler MUCHO! D: asdhbhas u.u)

    En fin, concentrandonos en el fic… …. O_O Madre santa de dios!, a ver, primero quiero decir algo con respecto a la parte anterior (que no comente u.u PERDON! u.u) Butch queriendo aprender uff…dios *se toma toda una botella de agua de un tiro* me has dejado con el corazon retumbando!…aunque bueno, luego pasamos a la llegada de Marissa y a este capituloo y ahi es cuando se me termino de romper D:

    Lo que he sufrido madre mia! entre la Ward que me tiene llorando por Qhuay [de nuevo] y vos con este pedazo de capitulo y todo el sufrimiento de V (que no puedo ni comentar para que te des una idea de lo que me afecto! Me gusta reeler tus capitulos por si la primera vez que lo hize se me paso algo, pero con este no creo ser posible, no podria soportarlo de nuevo u.u), creo que voy a necesitar una nariz nueva de lo lastimada que esta la pobre de todas las veces que tuve que recurrir a los pañuelitos descartables DDD: y ese final, ESE FINAL jabsjhsdjsafbaf u.u bien, bien, noo dire nada *se tapa la boca con ambas manos* se lo que es estar a mil por hora con las cosas de la vida, asi que tu tranquila que nosotras aqui esperamos (aunque seguramente [lo que queda de] mis uñas volveran a desaparecer de los ansiedad!)

    Me.Encanto toda la parte de la reflexion del poli! te digo, exelente! de este pedazo fue mi parte favorita, por todo lo que se llega a plantar y cuando [POR FIN] se admite que de verdad quiere a su V ❤ y xD por dios mujer, pobre Wrath, tiene a los dos machos vinculandose enfrente de él. Eso fue Epico! Lo ame! xD

    *sigh* juro que lo intente! enserio! pero no puedo u.u Marissa tiene algo que no me justa, osea, la parte de su conversacion con Mary fue muy reveladora y por un lado se entiende su punto de vista, de verdad que si! Pero viste u.u no lo puedo controlar! Lo feliz que estube de que nisiquiera se la nombrara en Lover Mine no te das una idea! (y cuando V 'le dice' a Xhex de que Butch es suyo? haaaaaaaaaaaaaaaay ❤ faltaba que se me pusieran los ojos como corazoncitos cual dibujo animado!)

    Y por ultimo, mis muchachos ❤ Qhuinn y Blay! me tuviste al borde de la silla durante toda la escena, y cuando Qhuinn se aleja tuve un [gran] impulso de golpear el monitor! D:

    Bueno, Vane sabe disculpar incoherencias y demas pero siempre que termino con tus capitulos mi cerebro queda reducido a una masa uniforme gelatinosa sin capacidad de armar un comentario coherente! xD

    Un besoo! 😀

    • ¡¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! Me alegro de que hayas salido del agujero negro de los estudios, yo aún estoy fraguando planes para salir del pozo negro del trabajo pero se me resisten, los malditos ^^;

      Aaaaah, todas acabamos con la sensación después de Lover Mine: sacudir a Qhuinn como un saco de arena, vive Dios. Oooh, y esa escena con V y Xhex transmitiéndose pensamientos sobre Butch y el poli, claro, inconsciente perdido sin enterarse de nada. Aiiiiiing!!!!!

      ^^Me alegro de que te gustara el capi anterior con Butch y sus “fuentes de información” y del ambiente alegrre… hasta que llegó Marissa y las cosas rodaron cuesta abajo hasta tocar fondo en esa parte. Estaba hecho a propósito, lo siento^^;;;

      Entiendo perfectamente que no puedas releer algo porque te duele. Ya dije en el post que este capi me costó escribirlo porque joder a V me jodía a mí, literalmente, y lo pasé mal para escribir su caída en la miseria más absoluta ¡¡Es que no se lo merece!!! *esa es mi fangirl interior* Vamos a ver si lo reflotamos un poquito -sólo un poquito- en la siguiente parte, ¿vale?

      *risita* Sí, lo de los dos esparciendo olor de marcaje por primera vez siempre delante de Wrath era un pequeño guiño para aligerar la atmósfera. Es un alivio que te gustaran las reflexiones de Butch porque, junto con las de Marissa, costaron varios dolores de cabeza para intentar poner las cosas en palabras *se deshace en gelatina neuronal*

      ¡¡Muchas gracias por tu piedad en entender mi falta de tiempo!!!! Escribo todos los días con disciplina militar, pero tan poquito tiempo que no siempre puedo actualizar tan a menudo como me gustaría.

      ¡¡Y tu comentario me parece muy coherente a pesar de tu cerebro reducido a una masa uniforme gelatinosa!!! ;-p

      ¡¡¡¡Muchas gracias y un besote!!!

  11. magola Says:

    DIOS MIO, ME HAS DEJADO SIN RESPIRACION, JOOODEEERR…., cómo puedes dejarnos asíiiii..,juro que vas acabar con nuestra cordura. porfavor , porfavor….., ten piedad y no tardes mucho en el próximo capi, me ha quedado una sensación de angustia , impotencia y frustración , que no voy a poder pegar ojo.

    Buenooooo, respiro hondo….bieenn.. parece que ya puedo empezar con el comentario.
    aún con el sufrimiento que me ha causado muchas escenas de este capi. vanneeeee… te has superado, ha merecido la pena cada segundo de espera y toda la agonia y sufrimiento que me imagino hayas podido pasar escribiendo, la situación de V. TODO HA TENIDO UNA COHERENCIA PERFECTA así como una sucesion de escenas muy bien redactadas, y unidas unas con otras. me ha hecho sentir cada cosa que decian, como cuando estas presente.

    por partes: sigo sin poder con marissa,porque aún ahora que gracias a tí la comprendo más, me sigue pareciendo una persona egoista. que como a ella le utilizaron, lo toma de excusa para hacer lo mismo con B en este caso.

    la cita de Roosevelt, es perfecta para esta situación. felicitaciones.
    y esta frase de V: y así un día.y otro.y otro más. durante toda su maldita ,inutil y prescindible vida. se puede estar más hundido en la mierda?,creo que no. y me da rabia porque V es generoso, y auténtica buena gente, bajo esa fachada de cabrón frío y despiadado( aprovecho a decir esto ahora que está incosciente).

    O cuando V le dice a marissa: no lo quieres, núnca lo has hecho. que gran verdad , al menos no sinceramente, ni con desinterés, bajo mi humilde opinión.

    También cuando B le dice al rey, que le diga a la virgen escribana, que V no es suyo, sino mío. que pasada muchas escenas y frases que me han noqueadooo…creeme.

    En fin este capi me ha encantado, fascinado y subyugado como no te lo puedas imaginar, y aunque a veces me entran ganas de matarte. no puedo por menos de alabar tu manera de escribir, que bajo mi parecer es estupenda y con mucho gancho. ojalá y tengas algo propio,, que segugo nos dejarás boquiabiertos. porfavor cuando sea así, admelo saber, te lo agradeceré. olee, oleeee y ooleee… un abrazo de oso. y hasta pronto. (pone cara de condenado suplicante).

    • ¡Hola! No pasa nada, entiendo que tengas ganas de matarme, lo entiendo… ¡¡pero déjame escribir primero la siguiente parte y reflotar un poco a V, que se nos va!!! Joder, también estoy sufriendo al escribir la parte que tengo entre manos, maldita sea. Todo lo que no sea ver a V con una gigantesca sonrisa en la cara y brillando como una bombilla de pura felicidad es como una patada en el hígado. Ay, mi niño…

      Muy cierto, sí señora, V es generoso y buena gente bajo esa fachada de frío y despiadado. Lo primero es su naturaleza, lo segundo es lo que ha tenido que desarrollar para sobrevivir tanto a la vida como a su propia historia personal. Aunque V no sería V sin una buena pizca de cinismo gélido y ganas de putear *aprovecha el psicoanálisis ahora que V está más para allá que para acá*

      *carcajada* Vale, me doy por vencida: a nadie que apoye V/Butch le va a caer bien jamás Marissa. Es curioso, porque Jane también está en medio de los dos pero todas más o menos la toleramos. La que nos repatea los hígados es MArissa ¡¡Me rindo!!! No conseguiré jamás que le tengáis aprecio.

      No me mates, ¿OK? Sigo dándole a la tecla… *sonido del teclado del PC echando humo* ¡¡¡¡Muchas gracias!!!

  12. Monika Says:

    primero que nada………. holaaa vaneee *salta de gusto* aaiiii estoy feliz por que ya actualizaste!!!!! ahora pasamos a lo importante *giño*

    Oh por dios que capitulo…….. me dejaste en el mugre suspenso *negando con la cabeza* porque me le haces eso a mi niñoo *empieza a llorar* nnnoooooo porquee…… que llegue butch para que lo rescate…… alguien….. quien sea!!!!!! si verdad que va a llegar alguien *ojitos brillantes*

    aaiisss odio a la tipa esaaa, si la odio…… esta idiota como se pone a interponerse en el camino de V yo ya le hubiera sonrajado una buena cachetada y hasta mas……. no se como la aguanto V es un santo mi ni vampi hermoso.

    mary es un amor, siempre queriendo ayudar a los demas……. cof cof yo quiero ver a mi nene rhage con esos paantalones *megasonrisa* por favor…….. porfavor………..porfavor……….. ssiiii di que ssiiii

    estare esperando la proxima actu, que porcierto ya me inscribie para recibir las alertas de aqui xD

    te mando muchos besos y abrazos, a ti, tu bebe y a toda tu familia
    cuidate mucho
    chaoo

    • ¡¡¡Holaaaaaaaaa!!!!! *salta también de gusto de oírte* ¡¡Siento hacerle eso a V, pero era, er… necesario para el guión y coherente -creo- con su estado mental y con su historia!!!! De todas formas, en la siguiente parte veremos exactamente la magnitud de la posible tragedia y la escena V/Butch será MUY larga. Prácticamente todo el capítulo.

      *se flagela un poquito* Vale, sip, renuncio, sé que a nadie le caerá bien MArissa, a pesar de que estoy empezando a entenderla y a compadecerla. Es curioso, me ha pasado como con Phury: no lo tragaba hasta que empecé a meterme en su cabeza para moverlo como un personaje. Marissa se interpuso en el camino de V para intentar que ese pedazo de animal la ESCUCHE y entienda sus motivos, algo a lo que tiene derecho cualquier persona. Pero V no estaba en un estado mental demasiado estable en ese momento y cualquier cosa relacionada con Butch… bueno, no es objetivo, digamos.

      ¡¡¡Muchísimas gracias por tus besos y abrazos para mi family!!! De vuelta te van para ti ¡¡¡Sigo escribiendooooooooooooooooo!!!!!

  13. magola Says:

    se me olvidó anoche(con mis neuronas en off) decir que mary, es un amor, un angel, y todo lo que digamos es poco.
    que a qhuim me da ganas de ponerlo en el regazo y darle una buena tunda que se la merece. y a blay un abrazo y mimitos, pobrete mio cuanto va a sufrir. que ganas tengo de ver a estos dos juntos.
    la parte de los restrictores , consigues que me lo lea y guste. algo que la ward en pocas ocasiones me ha apetecido leer sobre ellos, excepto con lash.
    las reflexiones de B… sin palabras, chapó, no me extraña que te costara tanto sacar el capi. es que había mucha miga emotiva. el próximo tiene que ser explosivo. suerte y al toro maestra. espero que no te sigan doliendo los tatus. perdón por enrrollarme tanto pero no lo puedo evitar. un besote inmenso….

    P.D. gracias mil a las musas que siempre están con vane. no la abandoneis nunca.

    • ¡Hola de nuevo! ^^ Bueno, firmo tus palabras: MAry como psicoterapeuta oficial de la Hermandad (le van a tener que pagar horas extras, porque como no tienen traumas estos hombres…) . A Qhuinn una buena zurra en el trasero y a Blay muchos mimos…

      Pues sí, esta parte costó por intentar dar coherencia a las evoluciones mentales de Butch y MArissa, por Dios. Y la siguiente parte pinta explosiva, sip, aunque aún no he llegado a ESE momento *sonrisa muuuuuuy inocente*

      No, ya no me duelen los tatus ni me pican. Ahora sólo se me está cayendo la piel a tiras como a los lagartos, pero en fin… es parte del proceso^^

      Las musas están conmigo de momento, sí, los que ya se resisten más son los personajes, la Madre que los P******* :DDDD

  14. Dafnelita Says:

    ^^ Vane me ha gustado mucho esta parte del capi… a pesar de que no hay las tan esperadas escenas entre nuestros machos preferidos…. has manejado muy bien las escenas…. eso si *aplausos* por las partes en que le tiraste *risita* a la Marissosa y al piiiiii de la VS *ra, ra, ra* se lo merecen… no sabes como adore cuando V la arrincona contra la puerta y le dice su poco Ja! o cuando Butch dice: “Dulce Virgen en el Fade”, decían. Dulce…Hija de la Gran Puta, más bien…” me mataste con esa… XD

    Ademas *salticos de felicidad* estas involucrando cada vez mas a mi otra pareja favorita *ojitos brillanates* a mis hermosos QHUAY…. ainsss como me has hecho emocionar mujer… te estan quedando geniales sus escenas juntos!… Y QUIERO MASSSSSSS PLISSSSS!

    Espero con ansias la proxima parte y ojala ocurra la tan esperada escenas *plis*… no siendo mas… Gracias Vane por tan maravillos Fic.

    Besos,
    Dafne 😀

    • ¡Holaaaaaaa!!!!! No, en esta parte no hay esa tan esperada escena… pero hay un 99% de posibilidades de que la haya en la siguiente^^ Aunque, de momento, me niego a revelar quién podría estar abajo *sonrisa malvada*

      *Carcajada* Oh, bueno, yo creo que esos misiles a MArissa y a la Virgen Escribana los produjo mi fangirl interior en un intento de desfogarse^^

      Y lo de Qhuinn y Blay es que es pura chispa… masoquista, eso sí, porque mira que se hacen sufrir…. La escena salió sola, la verdad es que no tenía planeado esa explícitamente, así que no puedo decir si habrá más de ellos dos a solas y qué pasará ^^;

      Estoy con la siguiente parte, pero va a llevar MUCHOS días de trabajo y va a ser muy larga. Er.. incluso para lo que es habitual en mí ^^;

      ¡¡Muchas gracias y un besote!!

  15. Daggher Says:

    *aparece arrastrándose y con la piel de los codos cayendo en tiras*
    No creo que pueda añadir nada más a lo que han dicho por aquí *señala con el dedo hacia arriba* Genia, ¡ya sabes que eres una genia! Y esta parte ha sido INCREIBLE, quizá el único pero es que… ¡te hayas quedado justo ahí! PObre V… ven que te doy un masajito *se frota las manos con una sonrisa perversa*

    En fin, siento no poder extenderme mucho, pero me falta tiempo por todas partes… ni siquiera tengo tiempo para depilarme ¡aprecia que he utilizado mi tiempo de depilación en leerte! XDDD

    ¡Un beset gegant!

    • ¡¡¡MIERDA!!!! Ahora me siento culpable de que vayas con trencitas en las piernas, mujer =.=; Gracias por enviarme tu comment a pesar de ir de puto culo, créeme que te entiendo y lo aprecio muchísimo.

      Lo sé, el final es una putada, pero habrá mucho V/Butch en la siguiente para resarciros, ¿sí? Incluidos masjitos varios… Más o menos *mueve las cejas misteriosamente*

      *envía SilkEpil por correo urgente* Ala, mujer, vete a depilar. Lo cual me recuerda que yo ayer me quedé enganchada en el PC documentándome para la siguiente parte en vez de depilarme yo misma. Ains… Entre ese y la Operación Bikini…

      Petonets gegants per a tu també!!!!!

  16. Sissi Says:

    a) Menos mal que tardé en leerlo (tenia la compu internada), ahora ya no tengo que esperar tanto para el otro… cuando va? 🙂

    b) Me encantó lo de: amo a Marissa porque la necesito, y necesito a V porque.. lo amo. Que cierto es eso en muchas relaciones….

    c) la escena final… sinceramente yo imaginaba que V en algún momento iba a tomer esa decisión..

    d) aun no lei el último libro, por suerte no me molestan los spoilers 😛

    • ¡Hola! Me ha molado esto de los puntos:

      A) Sorry por tu compu, espero que ya haya vuelto a casa y esté a pleno rendimiento^^ La siguiente capi está “en progreso”. De momento, lo que puedo decir es que será muy, muy larga (y hablamos de mi tipo de “larga”) y pinta muy, muy “Para mayores de 18 años”. Pero mucho. Estoy escribiendo todos los minutos de tiempo posibles, pero como es una parte muy delicada no me apresuraré a colgarla hasta que crea que no puedo hacer nada mejor ^^;

      B) Aaaah… me alegro de que gustara esa frase^^ Creo que es la mejor resume cómo se siente Butch *gracias Roosevelt* Um, sí, tienes razón, se puede aplicar a muchas relaciones, no siempre sanas.

      C)*sonrisa de oreja a oreja* ¡Menos mal! Que alguien se imaginara que V podría intentar algo así me tranquiliza, supongo que significa que no está salido de madre, sino que podría ser un cauce de acción del personaje 😀

      D) *se siente como una sabandija* Aing, siento lo de los spoilers. Menos mal que puse el post con el resumen y las escenas traducidas con avisos, pero supongo que no se puede evitar que en los comment se cuelen spoilers^^; Siento mucho si te hemos arruinado la sorpresa y espero que puedas leerlo pronto, porque realmente vale la pena :DDDD

      ¡¡¡Muchas gracias y un besote!!!!!

  17. stiletto Says:

    Vaneeeeeee!!!!*corre y le regala un abrazo de oso a vane, un par de besos en cada mejilla y un sonrisa radiante*…mujer muchas gracias por el el cap estuvo genial, debo de confesar que me gusto muchisimo , aun cuando no ha escenas picantes *risa malvada*…ahora te dire, me mato Raghe mi vida es tan divertido, realmente me encantan las escenas que pones de el y mary tooda una psicologa muy bien por ella, la verdad esqeu sin su perspectiva las cosas estuvieran un tanto mas complicadas, en cuanto a Q debo decir qeu esta semana he estado leyendo Lover Mine y casi aplasto el monitor por las escenas, que tal con el nene ,tan canijo*le enseña los dientes a Q y no de manera amable* y luego leo tu fic y me enfade mas, menos mal que Daf estaba tranquilizandome porque sino me daba un yuyu de aquellos….de verdad que en estos momentos no aprecio nadita a Q…pero bueno confio en que pronto se me baje el coraje (aunque lo dudo), ahora la parte del poli y el rey…simplemente GENIAL!!!* le pega una estrellita a vane en la freente por hacerme reir de esa manera despues de haber hecho corajes con Q*….y por ultimp V y B….diantres mujer, por lo que lei ya estas dando por sentado que algo se corta, solo espero que sea la uña del dedo chiquito del pie y naaada mas, no acepto que se mutile otra cosa…*mira de manera fija a vane…muuuy fija*…me encanto la conversacion V y marisosa, bueno me encanto mas bien como le grita V pero al final presiento que esta conver traera nuevos aires y un giro muy muy interesante, ahora solo me queda una cosa por decirte: POR FAVORRR LA SIGUIENTE PARTEEEEEEEE!!!!…eres genial vane cuidate y dale a la teccla….* se despide de Vaner con otro abrazo y le entrega su respectiva chela para eso de la inspiracion(confio que con el alcohol se vayan las innibiciones y escribas escenas muuuuy hot)….besosssss… y GRACIAS!!

    • *recolocándose las pobres vértebras cervicales tras abrazo de oso y sonrojada después de los dos besazos* ¡¡Holaaaaaaa!!!! Muchas gracias, me aelgro de que te gustara el capi y no te preocupes mucho por la falta de escenas picantes… vas a tener de sobras en la siguiente parte *sonrisa torcida*

      Aaaah, sí, cómo te entiendo *te entrega otro martillo de 500 toneladas para cuando Qhuinn asome el morro* Es para darle de hostias hasta en el DNI. Lo jodido es que no puede cabrearme del todo porque, en el fondo, sabes que él también está sufriendo *suspiro* Te lo juro, como la Ward no esccriba al final una novela dedicada a Qhuinn y BLay me tiraré de los pelos hasta dejarme calva.

      *bizquea intentando verse la estrellita pegada en la frente* ¡¡Eh, qué guay, a mi hija le va a encantar!!!^^ La verdad es que me lo pasé muy bien con esa escena WRath-Butch. Son como dos toros de rodeo sacando humo por la nariz y Phury en medio en plan “eh, chicos, sed buenos” XD

      *se hace pequeñita, pequeñita ante esa mirada fija* Uh, eh, er… ¿si te digo que en la siguiente parte ser verá detalladamente lo que se ha hecho, o no, V, me matarás? *sonrisilla ovejuna*

      Bueno, la parte de V a Marissosa fue muy fácil de escribir. Como que muy fácil *tose, disimulando que su fangirl interior estaba completamente desatada al escribir esa parte* Sí, tanto la conversación de Mary con Marissa como la aparición de Vishous en el Refugio o las reflexiones de
      Butch en el porche llevarán a nuevos giros un poco más adelante *asiente*

      Estoy en ello con la siguiente parte. Viento en pompa y a toda vela después de haberme peleado un poco al principio. Oh, y no te preocupes con las inhibiciones… no tengo ninguna a la hora de describir ciertas cosas *mueve las cejas*

      Para amenizar la espera (?), aquí tienes un par de extractos de avance. El primero es justo cuando Butch abre la puerta de la herrería:

      “Butch empujó la puerta y el estómago se le revolvió de pánico cuando la hoja se abrió obedientemente, revelando que estaba abierta.

      Oh, Dios. Por favor, por favor, porfavor…

      Aquello parecía el epicentro de un bombardeo aéreo.

      Las paredes de hormigón estaban calcinadas, como si hubiera detonado una explosión que las hubiera relamido, dejándolas teñidas de hollín.

      El horno estaba encendido a plena potencia, un infierno rugiente que elevaba la temperatura del cuarto al de la chimenea de un volcán.

      Y en el aire flotaba el sutilísimo olor, casi imperceptible, a carne quemada.

      En trance, Butch dio un paso hacia el interior de la herrería y su pie chocó contra algo que se alejó rodando. Una botella de Grey Goose.

      Sus tripas se encogieron en un nudo prieto. Vishous, Vishous, Vishous… Con la boca seca, se adentró en el cuarto con los puños apretados a ambos lados, dejando que los rastros de tizne en las paredes le llevaran al origen de la detonación.

      Estuvo a punto de vomitar de pánico allí mismo.

      En el suelo, al lado de un yunque ennegrecido, había unas enormes tenazas de herrero. Los extremos aún estaban rojos como brasas demoníacas.

      Un paso más allá, unas botas y unos pantalones de cuero.”

      Extracto dos, después de que Vishous haya escuchado de la mente de Butch cierto pensamiento muy revelador de lo que el poli siente por él:

      “-¿Es… cierto?- vale, había algún problema con sus ojos, decidió V. Seguían tan abiertos que debían parecer dos pelotas de béisbol.

      Butch se mordió los labios.

      -Tanto como que estoy aquí delante tuyo.

      -¿Y qué pasa con ella?

      El poli abrió la boca y luego la cerró. En lugar de responder, se acercó a la puerta de la habitación y la cerró suavemente. Un escalofrío subió por la espalda de V.

      -¿Podemos hacer un trato, V?- el poli le miró con la mano en el pomo-. Dejemos el mundo fuera, ¿vale? Mientras estemos aquí, no hay nadie más. Tú y yo. Nadie más.

      Butch volvió a acercarse a él, los ojos fijos en los suyos, el pecho desnudo subiendo y bajando.

      Vishous contempló a Butch como si estuviera bailando de puntillas al borde de un abismo al que se moría por saltar. Si ahora alargaba la mano y atraía a Butch hacia él, si le besaba como estaba deseando hacerlo, si los dos dejaban que lo que sentían tomara las riendas y enviaban la lógica a tomar por culo, acabarían en la cama.

      V lo sabía. Y el poli lo sabía, a juzgar por el calor que desprendía su cuerpo.

      Butch decidió por él.

      El irlandés se le acercó poco a poco, dejando que sus cuerpos se rozaran levemente primero para apretarse después. El modo en que le cogió la cara con las manos, en que capturó sus labios y los humedeció con la lengua para luego meterla muy dentro de su boca… envió a la mierda los “peros” de V.

      Dejó que Butch le empujara hacia atrás hasta hacerle caer en la cama sin que sus bocas se separaran. El colchón se hundió bajo su peso y Butch se acomodó entre sus piernas. En vez de dejarse caer sobre él, balanceó las caderas, acoplando sus ingles y empujando hacia arriba en una onda sensual…”

      ^^ ¡¡Espero que te hayan gustado!!!¡¡Muchas gracias y un besote!!!

      • esminge0521 Says:

        Por Diossss… ¡¡me has dejado el corazón tiritando!!!…..Estos adelantos son peores que los de la Ward.
        ¡¡Como escribes!!… Me dejas alucinada… ¡¡¡¡TU SI QUE VALES, NENA!!!..
        Bueno……ahora que ya estoy mas tranquila.****Me encanta tu forma de escribir y como te lo estas currando. Has captado el doble fondo de los personajes..y eres capaz de llevar las situaciones hasta el final. Nada de medias tintas..ni lo politicamente correcto, como a mi entender hace la Ward. Mucho liar la madeja para luego dar una pseudosalida convencional. ..
        Ahora… **de rodillas***… porfi… porfi….porfi… ¡¡actualiza prontito!!!!…BESAZOS

      • stiletto Says:

        Nenaaaaaaaaa….muchas gracias!!!!…sip me encanto, esta bien dejare de mirarte fijamente* le otorga una sonrisa radiante a vane*….con esto me calmo tantis la angustia…aunque olor a carne quemada????* le abanica porque empieza a hiperventilar y por otro lado ruega fervientemente a todos los santos pra que sea soloo un cachito de dedito lo que se quemo*…eres genial mujer, gracias y un beso!!!!….haaa y saludos a la nena* le deja una estrellita dorada en la mesita para la peque*…

  18. Jennyvamp Says:

    Hola Vane…
    Es la primera vez que te escribo, bueno que escribo a un blog… habia leido el primer capitulo de tu AR hace unas semanas llevada por buscar cosas de la hermandad 🙂
    Dios mujer me tienes aqui con los nervios de punta con todo esto… llevo años siguiendo a la hermandad, bueno con esto te dire todo, los comence a leer al mes que salio el primer libro AO (fue mi primer libro en ingles) me engancho tanto que desde ese momento me volvi loca con ello… y debo decirte que como Cellie no soy mucho de los fanfic, pero tu… tu me enganchaste.
    Yo la verdad deseaba que Butch y V fueran su HEA pero la Warden tuvo otra idea pero gracias a ti puedo tener esto…
    Este capitulo me hizo obligarme a escribirte para FELICITARTE ENORMEMENTE!!!
    He lagrimeado por tu culpa… y eso que ni siquiera sabia que tenia ductos lagrimales… estoy totalmente shockeada y te pido por favor, por favor que te encierres a escribir el prox. capitulo no doy mas con la histeria…
    Dios no se que mas decirte aparte *gritando como loca* ESCRIBE EL PROXIMO CAPITULO!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Eres genial mujer de verdad te dejo un beso enorme y un saludo desde Chile…
    Espero que luego subas el prox capitulo o te prometo que me tendran que encerrar en un manicomio con esta histeria que tengo…

    MUAH!!!!!!!!!!!!!!!

    • ¡¡¡Holaaaaaa desde Españaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!! *saluda con la mano* Vale, vale, vale *coloca alambradas de hierro en la puerta de la habitación, sensores antiestorbos y atraviesa varias sillas para que nadie pueda interrumpirla* ¡¡¡ESTOY ESCRIBIENDO, ESTOY ESCRIIENDO LO MÁS RÁPIDO QUE PUEDO!!! ^^

      Muchas gracias por animarte a escribir en un blog, que es algo que a todas nos da un palo tremendo ^^; Motiva mucho a seguir dándole a la tecla y al cerebro 😀 Bueno, yo sí que soy de fics, pero por mucho que he buscado de la Hermandad he encontrado poquitos en inglés (y la mayoría one-shots o de 2-3 capítulos, que a mí me dejan como a medias) y uno en castellano ¿Puedes creerlo?

      También me pasó com a ti con V y Butch ¡¡De hecho, supongo que a todas las que andamos por aquí nos pasó igual, sino no andaríamos leyendo/Escribiendo estas cosas!!!! Así que me siento muy honrada de que le hayas dado una oportunidad a AR.

      ¡¡No, no, mujer, que no te encierren en un manicomio que te perderás cosa jugosa en el siguiente capi!!!! He escrito mucho, pero pinta muy largo. Hoy tengo “fiesta” en el trabajo (en realidad estoy de huelga), así que pienso teclear durante muchas horas *feliiiiiiiiiiiz de la vida* ¡¡¡En cuanto esté presentable colgaré!!!!!

      ¡¡¡¡Muchas gracias de nuevo y un besote enorme!!!!!

      • Jennyvamp Says:

        *saltando en un pie por toda la habitacion gritando como loca* Eso escribe, escribe, escribe…
        Que ya vienen con la camisa de fuerza para encerrarme…
        No sabes cuanto me alegro que puedas seguir escribiendo que de verdad ya tengo temblores en las manos a causa de los nervios por saber que va a pasar con el macho de mi vida V…
        Y se me olvido decirte antes que me encanto la escena Marissa/V… dios por eso amo a ese macho porque no tiene pelos en la lengua y dice todo lo que piensa de una forma acida… en especial me alegro que se lo haya dicho a esa $%%&&/(/ *respirando profundo* OK estoy calmada…
        Espero con ansias el new capitulo y les he hablado algunas amigas (yo les presente a los hermanos) sobre tu AR y lo comenzaron a leer y estan fascinadas si que aca en Chile ya tienes un par de fans….
        Sigue asi endemoniada mujer…

        MUAH!!!!!!!!!!!!!!

  19. uisssss…. gracias por el adelanto, estaba comiendome las uñas por saber que habia pasado en la fragua… asi que ya se algo.

    besotes, y sigue asi

    tere

    • ¡De nada! El capi, para mañana jueves por la noche o para el viernes por la noche ^^ De momento van 46 páginas y me faltan algunas escenas ^^; Aún no sé si resumiré, cortaré en dos partes o lo colgaré todo a huevo… *se da cabezazos en la pared*

      • Lifheith Says:

        Yo voy a tener que pedir el favor egoísta de que me envies el capi por mail u.u (si es posible). Muero por la Academia (periodo de exámenes+retraso en trabajos=histeria total), sumado a que no tengo internet en casa, me ahorraría nervios y abstinencia si puedo guardarlo en mi pendrive y leerlo en mi casa de a pedacitos para desestresar (L).

        ¿Por qué justo me tengo que llenar de cosas cuando quiero analizar y justo cuando PASA LO MEJOR T_T?

  20. Nirvanah Says:

    Vane. Ya lo he leído.
    No podía aguantar y lo he hecho en el curro ¬¬’
    Esta noche desde casa te comento con más tranquilidad, ahora voy a refrescarme un poco…
    … a que da rabia quedarse con las ganas de saber que vendra después? ;P

  21. Melanie Says:

    Ahora voy a tener un momento de niña inmadura: no la quiero entender te odio marissa jodido estorbo V tiene razon. Ahora volviendo contigo. Te odio, te amor, te odio, te amo, Te odio, te amor, te odio, te amo, Te odio, te amor, te odio, te amo, Te odio, te amor, te odio, te amo… Tia por favor deja de jugar con mis emociones o voy a acabar en un manicomio este fic esta de puta madre voy a botar el libro de butch y el de V y voy a poner este en su lugar asiendo de cuenta que los otros dos no existen XD

    • ^^; Bueno, espero que ahora que ya has leído todo el fic me odies un poquito menos… ¿No quieres entender a Marissa? ¡¡¡Yo tampoco quería, pero tuve que hacer el esfuerzo de ponerme en su piel!!! La verdad es que ha sufrido mucho y creo que ahora la entiendo, PERO… ¡¡¡¡NO LA SOPORTO!!!! *bufa* Ah, ya me siento mejor. Lo siento, pero lo de Marissa es superior a mí *gruñe*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: