“Amantes redimidos”, parte 3 del capítulo 5, “Contacto humano”

Ahí vamos: esta parte contiene escenas de sexo completo entre dos hombres descritas de forma gráfica, así que SI PUEDE OFENDERTE O ERES MENOR, NO LO LEAS. Si lo haces, se te freirán las retinas, desatarás los cuatro jinetes del Apocalipsis y Papá Noel te negará los regalos en Navidad. Er… eso, a cada cual queda^^;

Varios comentarios: es excesivamente largo, lo sé (50 páginas). Mi intención era intentar hacer justicia a esa “primera vez” con un capi largo, mientras que creo que los lemons que vengan después podrán ser más cortos ¡Pero igualmente me he alargado demasiado! Sé que no es bueno ni correcto, asumo mi incapacidad para recortarlo y también que resulte aburrido.

En cuanto a la actitud de Butch y Vishous: siempre que me imagino a ellos dos juntos hay un componente de agresividad y de “juego” de dominación por ambas partes. Los veremos así en próximos lemons, pero esa actitud no pegaba en este.

Venimos de V intentando suicidarse y mutilarse, de Butch shockeado tanto por la aparición de Marissa como por su vinculación, el susto de muerte de encontrarse con lo que se ha hecho Vishous… Demasiadas emociones y situaciones serias como para que, esta primera vez, se anden con jueguecitos. También es una situación desconocida para los dos (Butch nunca ha estado con un hombre y V nunca ha tenido relaciones “”””normales”””””), así que ambos tenían que encontrar su propio lenguaje.

Más advertencias: “asistimos” al recordatorio de lo que le hicieron a V en el campamento. No está descrito de forma excesivamente gráfica, porque son hechos conocidos y su importancia en este fic era sólo para que Butch supiera, por fin, por lo que ha pasado Vishous. Pero la escena es dura y puede herir sensibilidades.

También sé positivamente que, al final, querréis asesinarme. A  mí o a V. Sólo intentad tener su posición en mente cuando lleguéis al final, ¿sí?, y que hace lo que cree que, en el fondo, será mejor para Butch… Probablemente se equivoca, pero en este fic intento que estos dos chicos parezcan personas reales, de carne y hueso, y eso quiere decir que no siempre hacen lo políticamente correcto, no siempre sonríen y son geniales y a veces hacen cosas muy desagradables por motivos que creen válidos.

¡Al final acabará bien y, de hecho, a lo largo del próximo capi, las cosas quedarán definitivamente aclaradas entre ellos! ^^;

Apenas hay otras escenas salteadas a parte de los chicos, las justas relacionadas con el tema, porque no quería desviar la atención de ellos dos en esta parte, la última del capi 5. En el siguiente capítulo habrá mucha acción, ¡pero necesito un par de días de descanso mental antes de escribirlo!

¡Vale, ESTOY MUY NERVIOSA, decidme qué pensáis, por favor!

Para leerlo en Fanfiction.net: aquí

Para lerlo en el blog:

CAPÍTULO 5. CONTACTO HUMANO. PARTE 3

Butch salió de la mansión y cruzó el patio de grava en dirección a la Guarida cuando el cielo empezaba a aclararse por el este, difuminando las estrellas. El descomunal pinchazo en los ojos hizo un conjunto perfecto con lo que sentía en el alma. Tenía que encontrar a V y hacerlo rápido. Era incapaz de sacudirse la sensación de que algo andaba mal. Muy mal.

Tecleó el código de seguridad de la puerta exterior de la Guarida a tiempo para oír el estruendo de las persianas metálicas de las ventanas bajando. Quisiera Dios que Vishous estuviera a cubierto del sol o iba a pagarlas directamente cierta diosa, aunque fuera lo último que hiciera sobre este mundo. Maldita sea, le dolía el corazón y empezaba a tener palpitaciones en las sienes.

Un rápido vistazo le confirmó que, al menos, V había estado en la Guarida hacía nada: el rastro de vasos de vodka y botellas vacías de Goose lo delataba como a un caracol. Tirado en el suelo, vio lo que parecían unos pantalones y una holgada camisa de seda negra. Inspiró, sabiendo bien lo que eso significaba. Cuando se asomó a la habitación de su amigo frunció el ceño hasta puntos ominosos: la cama hecha, más botellas vacías y cristales por el suelo.

Ni rastro de V.

La cabeza le dio una punzada absolutamente brutal. Jadeó y tuvo que agarrarse al marco de la puerta cuando la vista se le nubló. Su entorno se desenfocó, perdió nitidez y luego se mezcló con otras imágenes, otros olores y otros sonidos completamente extraños.

“-Traedme mi daga.

Estaba mirando desde el suelo el rostro del macho más enorme que hubiera visto jamás. Pelo negro. Barba negra. Ojos negros. Y, sin saber cómo lo supo, alma negra. Vestido con cuero remachado y  pieles. Con odio en la mirada.

Intentó moverse, pero algo ciñó con más fuerza sus brazos y piernas. Manos. Manos de soldados. Olor a cerveza, sudor y sangre. El hombre enorme se cortó la palma de la mano izquierda con la daga que le trajeron  y se untó los nudillos de la derecha. El puñetazo que siguió en su pecho, sobre el corazón, le dejó doblado, sin aliento. Supo que aquello significaba expulsión igual que supo que aquel guerrero era maligno.

Sentía el cuerpo tan débil como profundo era el pozo de la rabia en su alma. Tembloroso e indefenso, descoordinado. Acababa de hacer algo malo, algo a lo que le habían obligado, y todo su odio, la afilada punta de su furia, se dirigía hacia el hombre que le miraba con exactamente la misma emoción en los ojos.

-La muerte será el pago que recibirán quienes te ayuden.- el Guerrero Enorme escupió en el suelo, junto a sus pies.

Bajó la vista. Iba descalzo. Y desnudo. Aquellos brazos que le rodeaban por todas partes como en un nido de serpientes le soltaron y volvió la cabeza hacia un recuadro de luz de luna, enmarcado por una abertura oscura. La boca de una cueva. Expulsión… el pensamiento le hizo feliz.

Libertad…

Por fin…”

Butch permaneció en el umbral de la habitación, con las manos a los lados de la puerta y la cabeza gacha cuando las vívidas imágenes empezaron a volverse brumosas y a mezclarse con sus propios pensamientos hasta desaparecer. Gimió cuando la punzada en sus sienes se convirtió en un latido residual.

¿Qué cojones había sido eso? ¿Una… visión?

Había sido tan claro, tan diáfano, como si fuera él quien él mismo hubiera estado en aquella cueva, con todos esos cuerpos pestilentes contra el suyo. Aún notaba su propia debilidad y, por encima de todo, la rabia. Toda dirigida a aquel gigante embrutecido de pelo negro.

Pero él no tenía visiones, eso estaba reservado a…

Vishous.

Butch levantó la cabeza, con los ojos entrecerrados. Aquello no había venido de su cerebro, sino del de V, no podía ser otra cosa.  Recordó las ropas que llevaban las figuras de su visión: cuero y pieles. Aquello había tenido lugar hacía mucho, muchísimo tiempo. No tenía ni puta idea de cuántos años tenía Vishous, pero estaba claro que eran sus recuerdos. La cueva era el campamento. Y aquel hijo de perra a quien le sacaría los hígados alegremente sólo podía ser el Sanguinario. Su padre.

Vishous estaba cerca y estaba recordando el pasado.

Butch no tenía ni idea de por qué los recuerdos del hermano habían acabado en su propia cabeza, pero le importaba una mierda. Tenía que encontrarlo. Piensa, has sido poli, sabes psicoanalizar a alguien. Piensa. Butch se enderezó y se apretó las sienes doloridas.

Estaba claro que V había vuelto a la Guarida de donde fuera, se había metido alcohol suficiente entre pecho y espalda como para tumbar a un rinoceronte y había buscado otro lugar donde lamerse las heridas.

En el supuesto de que no quisiera hacer ninguna estupidez -y Butch tenía que aferrarse a esa esperanza, después de lo que Phury había dicho-, su ático quedaba descartado. Lo cual dejaba como opciones que V se hubiera buscado alguna habitación en un hotel de la ciudad o que estuviera en algún rincón de la casa de la Familia Adams que era la mansión. Lo primero lo rechazó al punto: después de todo aquel vodka, V no podría ni conducir ni desmaterializarse y creía que, si estuviera en la ciudad, la distancia sería demasiada como para poder compartir sus pensamientos.

Quedaba la mansión. Algo le hizo descartar la idea de que estuviera en algunas de las muchas habitaciones vacías. No, V buscaría algún sitio más personal ¿El gimnasio o las salas médicas? Era una opción.

Butch dejó la Guarida y trotó por el pasillo subterráneo, con cada paso que daba rebotando en sus sienes como el golpe de un clavo, dándole vueltas a la escena en el despacho de Wrath. La Virgen Escribana, ¿madre de V? Visto en perspectiva tenía sentido: explicaba lo del brillo blanco que era capaz de limpiarle, lo de la mano de fuego y la potencia mental de Vishous, que le hacía incluso ver el futuro ¿Cómo coño nadie había percibido la conexión? Pero dejaba las cosas en un punto muy complicado: ¿cómo podías hacer cambiar de opinión a una Diosa Madre?

De alguna manera, iba a conseguirlo. Se negaba a considerar otra posibilidad.

La muy perra hija de Satanás. Parecía que su mente no podía parar de fabricar insultos. Zorra. Como si V no tuviera bastante con el eslabón perdido entre el vampiro y el gorila que había tenido como padre. Maldito engendro de los cojones.

Perdido en darle nuevos usos al inglés, Butch pasó de largo de una anodina puerta metálica y corrió hasta las dobles puertas que daban acceso al principal recinto subterráneo.

-¿Vishous? ¿Estás aquí, hermano?

Butch inspeccionó las salas desiertas del gimnasio, vestuario y duchas incluidas, sin encontrar ni un alma. De alguna forma, sabía que V no estaría allí. Era algo más que el olfato o que la poca sangre que llevaba en el cuerpo de él y de todos los hermanos desde su iniciación lo que sustentaba aquella intuición. Lo sabía por algún cauce más profundo.

Su vínculo con él.

Mierda santa. Si ya se había quedado en blanco al saber que V se había vinculado con él, cuando sus propias glándulas habían actuado ya había entrado en shock directo. Ni siquiera sabía que un macho se podía vincular con otro, pero ahí estaba. Por una parte, no sabía qué coño tenía que hacer con ese nuevo estado de su cuerpo pero, por otra, era curiosamente liberador.

Confirmaba que las conclusiones a las que había llegado aquella noche en el porche de la mansión que vigilaba eran totalmente ciertas.

Butch se detuvo en mitad de un quirófano, en el mismo en que él había sido desangrado hasta la muerte y traído de vuelta con un bonito juego de colmillos. Su mirada se desvió al carrito metálico con su juego de Horribles Cosas Punzantes dispuesto en perfecto orden, bajo un paño verde. Vishous era el único que las tocaba, básicamente porque era el único capaz de manejarse con operaciones quirúrgicas.

Una aguja volvió a atravesar su córtex cerebral, haciendo que perdiera el mundo de vista. Se apoyó contra la pared del quirófano cuando dejó de sentir su propio cuerpo, resbalando hasta el suelo.

“-Todavía no. Llevadle al campamento. Debemos advertir a los demás de la naturaleza maligna de este macho.

Dios, odiaba aquella voz. Peleó por soltarse, pero tenía demasiados brazos musculosos sujetándole. Alguien le cogió de los tobillos. Fue arrastrado por el suelo colgando entre sus captores, sacudiéndose como un pollo vivo a punto de ser asado.

Pinturas… Una enorme pared con antiguas pinturas rupestres. Mamuts. Ciervos. Estilizadas figuras humanas con lanzas. Un enorme mosaico de los primeros tiempos de humanidad.

Le estiraron en el suelo, con los soldados montándole para mantenerle inmóvil, sujetándole la cabeza, los brazos, los tobillos, mientras todo lo que podía ver eran aquellas antiguas figuras corriendo en una eterna espiral pintadas en el techo de la cueva.

Alguien más entró en escena. El herrero. Llevaba un grueso mandil de cuero y una caja de herramientas.

-Márcale.- su padre ni siquiera se molestó en mirarle, como si fuera una res enlazada en el suelo a punto para herrar al rojo…

-¿Con qué signos, mi señor?

El Sanguinario torció la barba, sonriendo, mientras dictaba las obscenidades que serían tatuadas en su piel, las advertencias que le etiquetarían como un paria, indigno del contacto y de la ayuda de otros de su especie.

Luchó. Siguió luchando todos y cada uno de los minutos que duró la tortura, pero ocho soldados podían más que un macho recién pasado por la transición. Durante las casi tres horas en que el palo con las agujas hechas de asta de ciervo estuvo mordiendo su piel, inyectándole tinta mezclada con sal, su vista permaneció en las figuras del techo de la cueva, en los humanos armados con lanzas. En guerreros.

Él ya no era ni siquiera eso, había sido sometido. Le forzaron a girar la cabeza cuando el herrero tatuó su sien. Durante aquel rato, sólo vio las botas de su padre.

Vencido a los pies de su jodido padre.

El Sanguinario tuvo que amenazar al herrero para que le tatuara la mano brillante. Los soldados clavaron una argolla de hierro en el suelo, alrededor de su muñeca, para inmovilizársela mientras el herrero trabajaba.

Una argolla de esclavo sumiso…”

El cuerpo de Butch volvió al presente con una sacudida y su mano izquierda saltó a su muñeca derecha por acto reflejo, esperando notar el frío metal alrededor, como unas esposas.

Hijo de puta. Grandísimo hijo de puta.

Esperaba que el Sanguinario aún viviera. De verdad. Porque iba a sacarle las tripas del cuerpo y a sentarse a ver cómo se desangraba. Iba a vengar a V. Maldito hijo de mil zorras.

Butch llevó las manos a la pared, en busca de un punto de apoyo para levantarse. Vishous, VishousVishousVishous… Se levantó con un gemido. La cabeza le estaba matando y tenía la vista borrosa, pero debía encontrarle.

Dio vueltas en el quirófano como una fiera enjaulada, mientras pateaba a sus neuronas en el culo. Piensa, piensa, piensa… ¿Dónde estás, V? Suponiendo que estuviera en la mansión tenía pocas opciones a parte de los quirófanos ¿El garaje? Era posible, podía meterse en un coche y no era probable que alguien bajara en pleno día para una excursión.

Salió de los quirófanos corriendo como si le persiguiera el Infierno entero a pesar de que su sentido del equilibrio parecía haberse tomado unas vacaciones, levantando ecos con las botas en el túnel mientras volvía a pasar de largo de cierta puerta de acero.

Dos minutos después estaba abriendo la luz fluorescente del garaje, con el pecho subiendo y bajando y la sensación cada vez más apremiante de que llegaba tarde. Un Porsche, el Audi de Beth, el Mercedes sedán de Fritz, cajas de herramientas bien ordenadas…

No V.

Butch dio un puñetazo en la pared de hormigón, maldiciendo la escasa cantidad de neuronas de su cerebro en comparación con el de Vishous ¿Dónde COÑO se podía haber metido? Todos sus años de poli decían que cuando alguien se siente acosado o vulnerable se refugia en el sitio más escondido que considere suyo. Por eso al final se atrapaba a los criminales. Siempre volvían a los escenarios más personales para ellos.

Refugio íntimo, refugio íntimo…

Las últimas imágenes de su visión, o de los recuerdos de V, pulsaron el “replay” en sus retinas. Un herrero…

El poli salió corriendo del garaje sin cerrar la luz ni la puerta, resbalando con las botas de combate cuando volvió a entrar en el túnel, con la certeza de aquella vez había deducido bien.

El fogonazo de un nuevo recuerdo le contorsionó el cuerpo, haciendo que chocara contra las paredes.

“-Todavía hay una tarea que hacer, sin embargo.- el Sanguinario era como una torre sobre él, plantado con un pie a cada lado de su cuerpo. Escupió en su cara  y la saliva se mezcló con la sangre que resbalaba de los tatuajes en su sien-. Separadle bien las piernas, voy a hacerle un  favor a la raza asegurando que nunca pueda procrear.

Pánico. Puro y crudo pánico mientras luchaba contra los soldados y su padre reía. Una patada en las costillas con la fuerza de un mazazo le dejó inmóvil el tiempo suficiente como para que dos soldados le separaran los muslos a la fuerza. Con su sexo tierno expuesto ante su padre. Y ante el herrero.

Tembló, empapado en sudor y en la sangre de los tatuajes recientes, encogiéndose por dentro cuando el herrero sacó un cuchillo de caza oxidado.

-Con eso no.- el Sanguinario se apartó a un lado, cruzando los brazos sobre el pecho mientras cabeceaba hacia las herramientas de fragua-. Usa las tenazas…”

Butch gritó. Un grito roto de pura ira mientras se aguantaba con una mano en la pared del túnel. Las luces del techo más cercanas a él estallaron por la onda de su furia y las más lejanas titilaron.

El Sanguinario. Su propio padre había sido quien le había castrado.

Su PADRE.

La bombilla se le encendió de golpe en el cerebro.

Mierda. Tres veces mierda.

Conocía a Vishous, su alma era la de un guerrero. La de alguien que prefiere morir de pie, o elegir su propio camino, antes que vivir de rodillas. Había intentado quitarse la vida en toda la cara de la Virgen Escribana con tal de no aceptar que Ella le impusiera su destino. No lo había conseguido porque la Virgen se lo había impedido, según Phury, pero Butch apostaría su alma a que el hermano buscaría otro camino, cualquiera, por bestia que fuera, para no arrodillarse delante de su madre-pesadilla.

Como arrancarse aquello que le hacía utilizable por la Virgen Escribana para reproducirse.

Los ojos de Butch se abrieron de par en par y un sudor frío empezó a resbalar por su espalda. No sería capaz… ¿verdad? No sería capaz de… acabar de castrarse.

Joder que no.

Butch cogió aire, apretó los dientes y echó a correr. Empujó puertas con las manos extendidas por delante, pasó de largo de nuevo del gimnasio, los quirófanos y casi se precipitó contra una puerta metálica, medio escondida en un retrueque del pasillo.

La herrería.

El tercer lugar donde V pasaba más tiempo, después de la Guarida y del gimnasio. Lleno de cosas perforadoras, cortantes y golpeadoras. Un auténtico supermercado de pesadilla.

Sabía lo que el Hermano iba a hacer, lo sabía, pero esperaba que no lo hubiera conseguido ya. El Sanguinario lo había catalogado como un monstruo, lo había hecho tatuar en la piel de su propio hijo, aislándole y condenándole. Si ahora V acababa por castrarse le daría la razón.

Butch empujó la puerta y el estómago se le revolvió de miedo cuando la hoja se abrió obedientemente, revelando que estaba abierta.

Oh, Dios. Por favor, por favor, porfavor…

Aquello parecía el epicentro de un bombardeo aéreo.

Las paredes de hormigón estaban calcinadas, como si hubiera detonado una explosión que las hubiera lamido, dejándolas teñidas de hollín.

El horno estaba encendido a plena potencia, un infierno rugiente que elevaba la temperatura del cuarto al de la chimenea de un volcán.

Y en el aire flotaba el sutilísimo olor, casi imperceptible, a carne quemada.

En trance, Butch dio un paso hacia el interior de la herrería y su pie chocó contra algo que se alejó rodando. Una botella de Grey Goose.

Sus tripas se encogieron en un nudo prieto. Vishous, Vishous, Vishous… Con la boca seca, se adentró en el cuarto con los puños apretados a ambos lados, dejando que los rastros de tizne en las paredes le llevaran al origen de la detonación.

Estuvo a punto de vomitar de pánico allí mismo.

En el suelo, al lado de un yunque ennegrecido, había unas enormes tenazas de herrero. Los extremos aún estaban rojos como brasas demoníacas.

Un paso más allá, unas botas y unos pantalones de cuero.

Butch sintió arcadas mientras seguía los rastros en cámara lenta hasta la figura sentada contra la pared, cerca del horno.

Vishous estaba desnudo de cintura para abajo, con las piernas algo abiertas, las rodillas encogidas. Tenía la cabeza gacha, prácticamente desplomada, el pelo negro colgando sudoroso. Los brazos caían entre los muslos, con las manos tocando el suelo, tapando su entrepierna. Llevaba puestos los guantes de herrero.

Podía estar vivo. O muerto. O inconsciente. Porque no se movía un ápice.

-¡VISHOUS!- Butch salió de su inmovilidad como si le hubieran pinchado.

En el instante en que se arrodilló delante de él y apoyó las manos en sus rodillas, los pensamientos de V volvieron a estallar en su cabeza.

“Dolor…

Agonía…

Tortura…

Las tenazas del herrero apretando, retorciendo, tirando, rasgando. Su propia voz destrozándole la garganta en gritos hacia el techo de la caverna, hacia unos cielos y una diosa inconmovible, rogando una ayuda que no llegó.

Sangre…

Sangre por todas partes.

Los soldados sujetándole las piernas abiertas, el herrero dando un último tirón.

El sonido de la carne al desgarrarse.

Algo sujeto entre las tenazas…

Siempre consciente…”

La voz de V en sus recuerdos se mezcló con el alarido de Butch. Sus colmillos se alargaron de golpe, hiriéndole las encías, mientras gritaba de rodillas delante de Vishous, encogido como una fiera a punto de saltar a la yugular, los puños apoyados en el suelo, la cabeza gacha. Las pinzas, los hierros y los moldes sujetos en las paredes empezaron a temblar, poniendo su propia nota grave en el concierto de su ira. El fuego del horno onduló y se encogió, temeroso de la furia de Butch.

El olor de marcaje se desprendió de su piel junto con una onda psíquica.

Nunca dañes a la pareja de un macho vinculado. Ni siquiera en recuerdos.

La onda golpeó las paredes ya ennegrecidas por el poder de V, arrancando las herramientas de sus soportes, arrojándolas en todas direcciones, tumbando el pesado yunque, rompiendo la botella de vodka en pedazos.

Cuando todo acabó, Butch levantó la cabeza, jadeando, para toparse con los ojos de Vishous. Muertos. Apagados. Vidriosos.

-No pude. No pude… acabar. Lo intenté.- murmuró sin apenas mover los labios-. No pude… dejar… que él ganara. Pero Ella… ha ganado.

La cabeza de V cayó hacia delante y su enorme cuerpo tembló en agonía.

-¡V!

Butch se arrojó hacia él, acogiéndolo contra su pecho cuando el guerrero se derrumbó. Por un momento, se limitó a apretarlo con fuerza, a aferrarle el pelo, a ceñirle los hombros, mientras la rabia y la furia empapaban su mente, mezclándose con los deseos de proteger a V, de cuidarlo y de amarlo.

-No… pude.

Vishous siguió murmurando contra su pecho, cambiando al Idioma Antiguo cuando se acercó un poco más al linde de la inconsciencia, sin llegar a cruzarlo. Butch se obligó a reunir todos y cada uno de los vestigios de autocontrol y civilización para enfocarlos en la persona temblorosa que tenía entre sus brazos.

La furia luego. Ahora la ayuda. Primero la víctima. Luego el verdugo.

Butch repasó lo que podía ver de V en aquella posición. El hermano estaba encogido contra él, las piernas dobladas y apretadas. No había sangre en la herrería. En los recuerdos que había presenciado, había habido sangre por todas partes, ahora no. Así que Vishous, probablemente, no se habría mutilado… del todo. Pero seguía oliendo a carne quemada. Mierda, tenía que sacarle de allí y ver qué se había hecho. Y conseguir atención médica. Le quitó los guantes de herrar, tirándolos al suelo, y forcejeó para quitarse la larga gabardina de cuero sin mover a V contra su cuerpo. Luego se la pasó por los hombros y le abrazó, hablando contra su oído.

-V… V voy a sacarte de aquí, ¿me oyes, hermano? –mierda, tenía tal temblor de furia que le costaba hablar-. Vas a tener que ayudarme un poco, ¿sí? Apóyate en mí para caminar y enseguida estarás en tu cama.-Butch se pasó un brazo de Vishous por los hombros, le enlazó la cintura e intentó ponerse de pie. Fue como intentar mover una montaña-. V, por favor… Necesito que me ayudes.- más de aquel chirriar de dientes-. Estoy contigo. Voy a cuidar de ti, pero necesito que me ayudes a moverte. Estoy contigo… nallum.

Ya fuera porque al final V le oyó o por aquella palabra, la cabeza morena se levantó y los ojos entelados le miraron, enfocando a duras penas.

-¿Butch…?

-Contigo, V, siempre contigo.-forzando todos los músculos, Butch se incorporó, arrastrando a V con él. En el mismo momento en que las piernas del moreno se apoyaron en el suelo, Vishous ahogó un gemido y se dobló. No cayó al suelo gracias a los brazos del poli.- Dios bendito… Voy a cargar con tu peso tanto como pueda, hermano. Vamos a la Guarida, ¿sí? Los dos juntos.

-Yo… puedo… solo.- V intentó desembarazarse de Butch, pero las piernas volvieron a fallarle.

-No, no puedes. Y, aunque pudieras, yo no voy a dejarte. No vas a estar solo. Ya no.

Butch atrajo a V, abrazándole de pies a cabeza porque necesitaba, mierda, necesitaba sentirle. Vishous se estremeció como un potrillo, apoyó la cabeza sobre el hombro del poli e inhaló con un temblor.

Luego el poli notó que se quedaba rígido.

Podía estar borracho. Podía estar muerto de dolor. Pero aún conservaba el olfato.

-Hueles a… Tú hueles…

-Luego, V. Ahora cama. Conmigo. No estás solo, nallum.

Más tarde, Butch no habría podido decir por qué milagro había conseguido sacar a V de la herrería, cargándolo sobre su cuerpo, con el hermano arrastrando los pies y encogiéndose con cada paso, cubierto apenas con la larga gabardina de cuero negro. Adrenalina, supuso. O pura voluntad.

Hicieron un alto a mitad del túnel cuando a Butch se le acabó el resuello. Apoyó la espalda contra la pared y enlazó a V por la cintura, apoyándoselo sobre el cuerpo. No podían parar mucho rato. Tanto porque Vishous estaba a punto de irse al suelo como porque él necesitaba mantenerse ocupado. O acabaría saliendo a la calle a matar a alguien para desahogarse. Y había amanecido, así que se freiría.

Tan cruel ¿Cómo podía alguien haber tenido una vida tan cruel y haber seguido adelante? Joder, cómo coño V podía haber sobrevivido a aquella tortura. Esperaba que, al menos, alguien le hubiera ayudado después de…

Vishous gimió contra él y el cerebro de Butch volvió a ser perforado, llevándole de vuelta a una noche gélida de hacía más de dos siglos.

“Con su último aullido de dolor, el cuerpo de Vishous estalló en llamaradas de luz blanca. La descarga eléctrica pasó directamente a las tenazas y, de allí, al herrero. Luego fue el turno de los ocho soldados que le habían sujetado. Uno a uno, se contorsionaron y agonizaron hasta convertirse en cenizas, consumidos por su poder.

V se revolcó en el suelo en cuanto le soltaron, cubriéndose con su propia sangre, con los despojos de los soldados muertos y los desechos minerales del suelo de la caverna.

Aquello fue lo que le salvó la vida.

Las sales del polvo que recubría el suelo se pegaron al agujero que había dejado el herrero entre sus piernas, ayudándole a cicatrizar, taponando la herida por donde le habían arrancado su masculinidad y por donde ahora se le escapaba la vida. Quedó encogido en el suelo en posición fetal, mordiéndose la lengua, y, cuando abrió los ojos, vio las tenazas manchadas de sangre. Y algo amorfo, un amasijo sanguinolento y viscoso, al lado.

Vomitó sin levantar la cabeza del suelo, a punto de ahogarse.

Fueron las botas de su padre en su campo visual lo que le hizo intentar levantarse, largo rato después. Ya lo había convertido en un paria. Ya le había quitado su orgullo como macho. No iba a quitarse él la dignidad que le quedaba retorciéndose a sus pies durante más tiempo.

V se arrodilló sobre manos y rodillas, con el cuerpo estremecido y la vista desenfocada. La sangre corrió por su barbilla cuando volvió a morderse la lengua al reprimir un grito para levantarse. Contempló a su auditorio bamboleándose, con la sangre secándose en sus muslos.

Silencio. Todos le miraban en silencio, incluso su padre.

Le miró a los ojos cuando pasó por su lado, pero no estuvo muy seguro de lo que consiguió expresar con ellos. El Sanguinario tenía los labios apretados, lívido bajo la espesa barba. Tampoco pronunció palabra cuando su hijo salió del campamento desnudo, ensangrentado y tambaleándose.

Nadie dijo nada a sus espaldas cuando cayó al suelo, en el camino que bajaba de la cueva. Nadie se movió cuando se internó a trompicones en el bosque, desnudo.

Vishous siguió avanzando por la espesura sin rumbo, intentando alejarse lo más posible de aquel lugar. El viento del crudo invierno de Europa Central mordió su piel. La nieve congeló sus pies y al final, le venció. Cuando se derrumbó, aterido, cerca de una aldea de su especie, su voluntad de vivir seguía allí, pero la resistencia de su cuerpo no.

Los vampiros le acogieron durante el día, le dieron ropas, comida y le expulsaron al anochecer, entre signos contra el mal de ojo.

Aquel fue el primer y  único acto de generosidad que Vishous, hijo del Sanguinario, recibió en veinticinco años respirando sobre el mundo.

Y el último que recibiría, o que aceptaría, durante el siglo que estuvo vagando completamente solo repitiéndose la misma letanía.

Nadie volvería a someterle.

Nadie”.

Cuando la última sensación se desvaneció, Butch deseó poder llorar. No lo había hecho en su vida, al menos que recordara. No lo había hecho cuando Janie había muerto. Ni durante las palizas de su padre. Butch nunca lloraba, pero deseó poder hacerlo, tanto para aliviar aquel monstruoso nudo en la garganta como para ofrecer algún homenaje a V, para expresar de alguna forma el dolor que le había dejado compartir.

En lugar de eso, lo abrazó contra él, con la cara contra los cabellos negros y el ceño fruncido en una mueca feroz, hasta que Vishous dejó escapar un gemido dolorido.

-Vamos a casa, V….- murmuró.

Arrastró a Vishous por el túnel subterráneo hasta el panel de control de la Guarida a pura fuerza de brazos, sin despegarse de él en ningún momento. Cuando entraron en la salita, V seguía con el cuerpo flojo y la cabeza caída, apenas consciente. Butch recordó que la habitación del hermano estaba llena de cristales de una botella rota justo cuando ya habían alcanzado el umbral, y no le llegaron las energías para llevar a V a su cuarto. Cuidando de que no pisara ningún vidrio, lo tumbó en la cama.

Butch apoyó las manos sobre sus muslos, intentando recuperar el aliento después de haber arrastrado ciento quince kilos de vampiro a pulso. Para cuando pudo volver a respirar en condiciones, Vishous parecía haber perdido definitivamente la consciencia. Yacía en la cama como si hubiera caído de un ático, la cara girada hacia un lado, los ojos cerrados, los brazos flojos a ambos lados del cuerpo, las piernas algo abiertas, con la gabardina tapándole.

Tenía que saber qué coño se había hecho. Y mejor ahora que no estaba consciente o no se dejaría examinar. Inspiró profundamente y se sentó en la cama, a su lado, retirando la gabardina para poder ver su entrepierna.

Oh, por Dios.

Vale, V no había acabado de castrarse, pero debía haber llegado a aferrarse el testículo con aquellas tenazas al rojo. Butch se encogió por dentro al ver el alcance de la quemadura y resistió el impulso de llevarse las manos a su propio sexo. Santo…cielo ¿Quemadura de segundo grado? Posiblemente. La piel de su escroto estaba pálida, hinchada, y empezaba a formarse una gruesa costra. Los daños habían llegado al muslo derecho: rojas cicatrices supurantes lo cruzaban en la parte más interna.

Los ojos de Butch se desviaron al lado izquierdo de la ingle de V. La telaraña de antiguas cicatrices y la piel arrugada allá donde debía haber estado su testículo izquierdo enlazaron con las imágenes que Vishous le había transmitido de la tortura en vivo y Butch estuvo a punto de vomitar. Volvió a apretar los puños y se dio mentalmente un puñetazo. Ponte en marcha, capullo, necesita cuidados.

Havers quedaba descartado. Primero porque era de día y segundo porque Vishous le mataría cuando volviera en sí si Butch permitía que alguien viera lo que tenía entre las piernas. O lo que no tenía. Teniendo en cuenta que el propio V era el mejor médico de la mansión y estaba fuera de combate, sólo quedaba Butch como aprendiz de enfermero. Esperaba que las habilidades regeneradoras de V bastaran para curarse, a fin de cuentas, había sobrevivido a una castración a lo vivo…

No. Pienses. En. Eso.

Butch giró sobre sus talones, examinando la habitación, hasta dar con la caja metálica donde Vishous guardaba el material de primeros auxilios. La dejó a los pies de la cama y empezó a revolver el contenido. Si la quemadura era de segundo grado y conseguía que no se infectara, era bastante probable que el cuerpo del hermano regenerara solo. Y tratar una quemadura de ese estilo era bastante fácil.

Guantes de látex, suero estéril, gasas. Butch comprobó que V seguía en el limbo y le separó las piernas con cuidado. Incluso inconsciente, el moreno intentó cerrarlas pero, por suerte, no se despertó. Butch inhaló y lavó las quemaduras con una gasa empapada en suero, intentando ignorar el rugido que se empeñaba en trepar por su garganta.

Era un pensamiento retorcido teniendo en cuenta las circunstancias, pero tuvo que combatir el impulso de besar sus tatuajes, sus cicatrices y lamer cada maldito milímetro de su entrepierna hasta borrar toda herida y conseguir que su sexo volviera a despertar como lo había hecho la noche anterior. No quería ver a V así, no era él. Quería verlo sexual, duro, agresivo, sudoroso. Sobre todo, quería hacerle ver que, mutilado o no, le quería igual.

Butch apretó los dientes, llamándose de pervertido para arriba por estar pensando aquellas cosas en aquel jodido momento. Después del suero vino la pomada antibiótica y cicatrizante. Mierda, Butch nunca había sido tan cuidadoso con algo. Vishous gimió en algún momento e intentó encogerse de lado, pero pudo acabar de curarle. Cubrió sus heridas con gasas limpias, forcejeó para abrir la cama y tapó a V con las sábanas y la colcha, intentando evitar que se enfriara.

Cuando acabó de ordenar todo el material, barrió los cristales de la habitación. V, al fin, se había encogido, dormido o inconsciente, sobre su lado izquierdo y, a pesar de que era un gigante de dos metros, a Butch le pareció muy frágil. Sin quitarle ojo de encima, cogió el móvil para llamar a Wrath. Fijo que el rey no se habría ido a dormir todavía.

-¿Le has encontrado?- estaba claro que Wrath seguía a la espera de noticias.

-Estamos en la Guarida.- las mandíbulas de Butch parecían pegadas con cola.

-¿Está bien?

Un par de segundos de silencio.

-Se pondrá bien. Creo.

-Mierda, se ha hecho algo, ¿verdad? Lo sabía, ¿qué…?

-No es por faltar, Wrath, pero no te metas.- controla la rabia, controla la rabia-. Te vuelvo a repetir lo que te dije. Habla con la Virgen Escribana. Y dile que le deje en paz.

Una exhalación al otro lado del móvil.

-Acabo de pedirle cita. En cuanto sepa algo te llamo.

-Bien.

Butch colgó el móvil sin despedirse, sus ojos recorriendo el contorno del cuerpo de V, el pelo negro sobre la almohada, el cansancio mortal en su cara. El poli se quitó la camiseta de combate, las botas, los calcetines y se metió en la cama junto a Vishous. Maldita sea si iba a dejarle solo. Pasó el brazo izquierdo por debajo de su cuello y el derecho por encima de su cuerpo, abrazándose a él. Su cuerpo se acopló al de V como dos piezas talladas por un artesano y Butch suspiró contra el pelo negro.

No durmió ni un segundo. Permaneció todas las horas que Vishous estuvo en el Más Allá con los ojos abiertos, acariciando de vez en cuando la nuca del hermano con la nariz y los labios, oliendo su pelo, calmándole con caricias cuando rebullía, inquieto. Haciendo planes para encontrar al hijo de perra del Sanguinario, porque a ese sí, a ese sí que podía matarlo.

Y diciéndose que era una sabandija de la peor calaña porque, después de que parte de la culpa del estado en que se encontraba V la tenía él mismo, por su reacción ante Marissa, ahora lo que le pedía el cuerpo era hacerlo suyo de cualquier forma que supiera, envolverle y metérselo bajo la piel para que nadie pudiera tocarle.

OOO

Vishous volvió poco a poco a la conciencia con una sensación totalmente desconocida: tenía calor. Más bien, estaba cálido. Confortable. Él siempre despertaba solo en unas sábanas frías. Y, cuando no había tenido sábanas, lo hacía helado y tiritando sobre una piedra dura. Abrió los ojos de golpe y se sacudió con un espasmo, intentando alejarse de algo que tenía que ser peligroso.

-Eh, eh… shh… calma, hermano. Nadie va atacarte. Sólo soy yo, ¿vale? Sólo Butch.

Oyó el retumbar grave de aquella voz de acento irlandés justo en su nuca, acompañado de algo que no había percibido: un enorme cuerpo caliente pegado completamente a su espalda. Oh, Señor… V se espabiló de golpe. Tenía la cabeza sobre el bíceps de Butch, y el brazo derecho del irlandés le mantenía contra su cuerpo. Acurrucado. Pongan eso en un titular, por favor.

En cuanto el poli le notó tensarse volvió a hablar en el mismo tono bajo y grave.

-Si te sientes mal eres libre de moverte pero, ¿sabes qué? Yo estoy bien.

V cerró los ojos, atrapado entre su impulso de huir y uno de sus patéticos sueños hechos realidad. Al final, se quedó como estaba. Sólo hasta orientarse.

-¿Estoy en mi habitación?- casi percibió la sonrisa de Butch cuando no se movió.

Era como estar suspendido en una dimensión paralela donde la mierda no existía.

-Sip.- el brazo de Butch le ciñó con más fuerza-. Has dormido más de seis horas.

Seis horas… Cuando Vishous se removió, la punzada de dolor entre las piernas, mezclada con los restos de una resaca galopante, conectó con sus recuerdos. Se encogió por impulso.

-Calma, hermano. Estás aquí. Y espero que lo que te has hecho ya esté mejor.

Lo que te has hecho… V movió las piernas y aquel dolor apagado volvió a hacer aparición.

Cristo…

Rebobinó a toda velocidad hasta el momento en que había vuelto del despacho de Marissa. Había habido vodka, mucho vodka, hasta que su cerebro había sido pulpa. Mucha autocompasión miserable mezclada con la obsesión de no dejar que su madre se saliera con la suya. Y mucha rabia amarga al ver a Butch mirando a Marissa con esa cara de cordero degollado.

Y había acabado en la herrería…

Sólo que, como un auténtico cobarde, no había podido acabar lo que quería hacer. En el mismo momento en que las tenazas al rojo habían apresado su testículo, sumiéndole en una agonía de dolor, las había soltado, con su rabia blanca explotando en la fragua, carbonizando las paredes. Por mucho que odiara a su madre, todavía odiaba más a su padre. Una había sido cómplice pero el otro había sido verdugo directo. Y no podía darle la satisfacción de acabar él mismo lo que el Sanguinario había empezado.

Lo que hacía automáticamente ganadora a la Virgen Escribana.

Estaba tan atrapado en espirales sin salida como las figuras humanas pintadas en el techo de la cueva del campamento.

Separó tentativamente los muslos, notando algo pringoso adherido a su entrepierna.

-Te curé lo mejor que supe.- murmuró Butch, revolviéndole el pelo de la nuca con su aliento-. Lavé las quemaduras, te puse pomada antibiótica y gasas estériles. Espero que estén mejor, habría que echarles un vistazo.

Ni muerto. V se encogió por dentro, literalmente con náuseas. Si había alguien que no quería que hubiera visto lo que le habían hecho en el pasado, o lo que se había hecho él, era Butch. Hacía aún más real su defecto.

Vishous se deshizo del brazo de Butch y se impulsó para salir de la cama, sin mirarle, dándole la espalda.

-¿A dónde vas?- podía oír la confusión en la voz del poli.

Lejos de ti, antes de que pierda el control por completo.

-A la ducha. Apesto.- le dio la espalda al poli en todo momento, sabiendo que los ojos castaños estarían clavados en su desnudez. Abrió el armario y cogió unos pantalones de chándal y una camiseta sin mangas.

-V, espera, hay que quitarte las gasas…

-Sé hacerlo yo.- murmuró mientras abría la puerta del baño. Giró un poco la cabeza por encima del hombro sin llegar a mirar a Butch-. Hazme un favor y vete.

V cerró la puerta del baño y se apretó los ojos, tirando la ropa encima de un taburete. Necesitaba alejar al poli de él. Ya. Antes de que se rompiera por completo y se humillara más de lo que ya lo había hecho la noche anterior, hablando de lo que tenían entre ellos, sonriendo como un completo imbécil hasta que había aparecido Marissa y todo, absolutamente todo, había quedado muy claro.

La Virgen Escribana sólo había sellado una separación de Butch que se había iniciado cuando aquella hembra había vuelto a aparecer.

No había tenido el valor suficiente como para castrarse. Así que era probable que no lo tuviera tampoco para no seguir mendigando el afecto de Butch ahora que el poli había reencontrado su camino, para no ceder a la tentación de quedarse entre sus brazos como una niña e intentar conseguir algo más de calor antes de que Marissa lo reclamara y la Virgen a él.

Tenía que mentalizarse de que nada se haría realidad. Lo contrario sería prolongar la agonía.

Bajó la vista hacia su entrepierna. Sinceramente, se la sudaba si las quemaduras se habían curado o no, pero aquellas gasas enganchadas le estaban fastidiando. Empezó a retirarlas sin cuidado, importándole una mierda si se arrancaba la piel a tiras. Con sus genes, si las heridas no estaban curadas ya del todo pronto lo estarían. Efectivamente. Una mirada en el espejo le confirmó que la piel de su ingle y de su escroto estaba algo rojiza, sensible, pero nada más. Oh, y llena de pomada.

Volvió a sentir náuseas al imaginarse al poli entre sus muslos abiertos, con los dedos untados de crema frotando su testículo, viendo…

Ducha. Ya.

El agua tibia limpió su sudor, pero no hizo nada por llevarse la amargura. Era curioso, normalmente tenía unas reservas inacabables de rabia en todas las situaciones, es lo que le había mantenido en pie desde que había abandonado el campamento. Furia. Había transitado por la vida empujado por la mecha de su ira, pagándolo con todo aquel que se había cruzado en su camino, manteniendo a todo el mundo lejos de él… y ahora, por fin, se había consumido.

¿Había tocado fondo la noche anterior, en la fragua? Tenía la impresión de que no. Todo el mundo decía que, una vez que llegas al fondo del pozo, sólo puedes ir hacia arriba. Mentira: siempre podías pasarte la eternidad chapoteando a oscuras en el lodo.

¿Cómo coño le había encontrado Butch? Si le hubiera dejado en paz, al menos habría pasado casi todo el día inconsciente. Doce horas menos por las que preocuparse hasta la siguiente noche de trabajo. Pero no, de alguna manera había sabido dónde estaba y le había curado.

No podía pensar en Butch. No. Podía. Escocía más que la maldita quemadura. Salió de la ducha, se secó frotándose con fuerza con la toalla y el dolor se propagó desde su ingle en culebrillas eléctricas. Mientras se vestía pensó en qué podía hacer para pasar el resto de día ¿Quedaría más vodka en la casa?

Empujó la puerta del baño como un autómata y, al entrar de nuevo en su habitación y levantar la vista, se quedó quieto.

Butch seguía allí de pie, plantado como un pasmarote, de espaldas, con las manos en las caderas, descalzo y sin camiseta. Al oír la puerta se giró hacia él con una mirada que V, por una vez, no supo interpretar.

OOO

-¿Crees que te escuchará?

Beth se apoyó contra la puerta del baño de su habitación, los brazos cruzados sobre el pecho, mientras Wrath acababa de abrocharse la camisa ceremonial de seda negra. El rey no había dejado de fruncir el ceño desde que había vuelto de la reunión. Tampoco durante las horas que había estado dando vueltas por su habitación como un león esquizofrénico. Ni Wrath ni ella habían dormido todavía.

-Eso espero. O, al paso que vamos, perderé a Vishous. Y, consideraciones personales a parte, la raza no puede permitirse tener un guerrero menos. Espero que ese argumento la convenza si otros no lo hacen.- Wrath se abrochó el último botón y abrió la caja de nácar donde guardaba el collar de cuentas blancas.

Beth se acercó a él, pasándoselo por la cabeza.

-Nunca creí que Butch… ya sabes.- murmuró, mientras le ajustaba el cuello de la camisa-. Mary lo supo antes que nadie ¿Crees que si V no fuera el Gran Padre estarían juntos? ¿Que Butch no escogería a Marissa?

Wrath le retiró un mechón de pelo de la cara.

-Butch no bromea. Es testarudo como un jodido buey y, cuando toma una decisión, es como un tanque. No se mueve del camino.- se inclinó para besarla en la boca-. Si ha decidido que V es suyo, ni Marissa ni la Virgen Escribana le impedirán estar con él. Y, si cabrea a una diosa, entonces me puedo encontrar con dos guerreros menos.-inspiró fuerte, calmando su mente-. Deséame suerte, leelan.

Mientras Wrath se disolvía en éter hacia el Otro Lado, Beth lo hizo. Aunque no estaba muy segura de a qué dios rezar.

OOO

En la Guarida, Butch odió la mirada de Vishous en cuanto el hermano salió del cuarto de baño, completamente vestido y con el pelo goteando. Tenía aquella expresión de glaciar impenetrable que dedicaba a todo el mundo y el conocimiento de que le había herido tanto como para V lo relegara a ser “todo el mundo” en vez de dejarle entrar en su círculo interior, fue una puñalada en las entrañas.

-¿Qué haces aquí? He dicho que te vayas.- el tono de voz iba a juego con la mirada.

Vishous caminó hasta la mesita de noche opuesta al lado de la cama junto al que estaba Butch y cogió su paquete de tabaco, sin mirarle.

-¿Es por lo de Marissa? ¿Por eso no quieres que me quede? ¿Porque crees que me he olvidado de ti en cuanto la he visto?

La mano de V permaneció quieta un momento sobre el paquete de tabaco. Luego lo cogió, sacó un cigarrillo y lo encendió, aspirando una enorme boqueada.

-Lárgate, poli. Ya has hecho la buena acción del día, ¿satisfecho? Tienes tu Medalla al Honor en Acto de Servicio. Ahora largo de aquí.

Vishous aspiró el cigarro de espaldas a él y Butch sintió tentaciones de darle la vuelta y partirle la boca.

-No hagas eso. Lo odio.- masculló, apretando los puños.

-¿Aún sigues aquí?- V se giró un tanto por encima del hombro, con una ceja enarcada-. Largo, ésta no es tu habitación.

-Que yo recuerde, ayer estabas en la mía. Y no te quejaste demasiado del trato.- Butch dio dos pasos en dirección a V. El moreno seguía de espaldas, echando el aire hacia el techo, pero vio que su espalda se tensaba-. Sé dónde has ido esta noche. Sé lo de la presentación.

Ahora sí que Vishous se giró hacia él, con una mirada gélida.

-Wrath…- en vez de una palabra parecía una sentencia. De nada bueno.

Butch meneó una mano.

-No me lo dijo, lo adiviné yo solito. No soy un genio pero el cerebro aún me funciona.- frunció el ceño-. También sé lo de tu… madre.

Aquello consiguió que los ojos de Vishous empezaran a brillar como los de una aparición de ultratumba en la penumbra del cuarto.

-Hijo de puta.- masculló entre dientes.

-No fue Wrath. Phury entró en el despacho al borde de la lipotimia.- Butch permaneció un momento callado- ¿Por qué no me lo dijiste? ¿Y por qué no me escogiste para acompañarte?

El pecho de V subió y bajó.

-No es asunto tuyo.

Bien, Butch estaba empezando a cabrearse. Seriamente. Se acercó hasta quedar a un metro de V.

-Sí que es asunto mío. Ya lo creo. Por supuesto que lo es ¿Y sabes por qué?- otro paso más hacia el hermano-. Porque lo que te jode a ti me jode a mí. Porque quiero acompañarte. Porque quiero estar contigo y porque tengo todo el jodido derecho del mundo a saber cuándo una maldita diosa se va a llevar al macho que se ha vinculado conmigo. Por todo eso es mi jodido asunto. Y, ya que estamos, habría sido un bonito detalle que me pusieras al día de ese vínculo, ¿no te parece?

-Voy a matar a Wrath.

-El problema no es de Wrath. Es tuyo, por no decirme las cosas directamente.

Vishous cubrió la distancia que les separaba en una sola zancada, pegando la cara a la de Butch.

-Con quien me vincule es problema mío, no tuyo. A quien tenga que follarme también es asunto mío. Tu asunto se llama Marissa y ayer llevaba el “hazme tuya” escrito en la cara.- los colmillos asomaron entre la perilla-. Así que deja de fingir que seguimos donde lo dejamos ayer porque no es cierto. No lo es ¿Recuerdas lo que te dije en el coche? Que no tenías que darme explicaciones, que no estabas obligado a nada conmigo si seguías enamorado de ella. Mensaje recibido. Así que déjame. En. Paz.

-Me he vinculado contigo.

V detuvo la mano con el cigarrillo a medio camino de la boca. Transcurrieron diez largos segundos mientras el pitillo se consumía en ceniza, cayendo en el suelo.

-¿Qué?

Butch le cogió de la camiseta con un puño, acercándoselo al cuerpo, y habló tan cerca de su boca que rozó la perilla con los labios.

-He dicho que me he vinculado contigo, maldito estúpido. Que estoy exactamente donde quiero estar, que no he podido pensar en nada más que en arrastrar a tu maldita madre desde su bonito reino de luz por el puto barro hasta que te deje en paz. Y que en lo único que puedo pensar ahora es en tirarte encima de esa cama y demostrarle a todo el jodido mundo de quién eres dejando mi olor en tu piel y metiendo algo de mí dentro de ti.- Butch espiró y su aliento entró en la boca de V- ¿Me he explicado lo bastante claro? ¿Te parece propio de un macho vinculado? ¿Entra eso en tu maldita definición de asunto tuyo?

OOO

Phury despertó de un sueño inquieto cuando el hombro en regeneración le envió una cuchillada de dolor al tumbarse sobre el costado derecho. Abrió los ojos mascullando una maldición y, al ver la hora en el despertador, soltó un juramento más ácido. Tenía casi todo el maldito día por delante pero, ahora que se había despertado, era poco probable que consiguiera volver a dormirse.

Rodó hasta tumbarse de espaldas, intentando mantener el hombro inmóvil, y la escena que había presenciado la pasada madrugada en el despacho de Wrath, junto con Pesadilla en el Otro Lado, volvió a desfilar por su ojo mental.

Cristo… V, hijo de la diosa. En el transcurso de las primeras horas, tras volver del Otro Lado, el “cómo es posible” había sido su principal pensamiento. Mucho rato de reflexión le habían hecho virar hacia una extraña hermandad que nunca pensó que sentiría hacia Vishous: la de saber lo que se siente cuando estás atrapado en tu vida. V se estrellaba contra el muro de piedra inconmovible de la Virgen Escribana. Él, contra un amor imposible.

¿Quién iba a decir que podían parecerse en algo?

Excepto en una grandísima diferencia: V tenía a alguien que también le quería. Butch. Toma ya. El poli había parecido inseguro de lo suyo con el hermano de la mano de fuego cuando les había pillado in fraganti en aquel callejón. Pero en el despacho de Wrath había dejado muy claro que V era suyo.

Claro, por encima del cadáver de la Virgen Escribana.

Mierda, lo sentía por ellos. Sinceramente. Vishous tenía la posibilidad de ser feliz al alcance de la mano y no podría aferrarla porque su madre le quería como semental ¿Es que no podía escoger a otro? Los genes de V eran buenos porque era un guerrero, pero tenía que haber otra elección.

Ya, ¿cuál?

De la reducida Hermandad actual, sólo tres miembros estaban solteros y Butch quedaba eliminado. Su pasado humano no proporcionaba la pureza genética adecuada. Eso dejaba en el bombo de la lotería a Vishous… y a él.

Yeeeeeeaaaah…

Claro, como si la Virgen fuera a elegir a un asceta como él para inseminar a sus Elegidas, manteniéndole en aquella burbuja blanca inmutable… lejos de la mansión… lejos de Zsadist….

… lejos de Bella.

Phury se incorporó poco a poco en la cama. Era una locura, una absoluta paranoia sin pies ni cabeza… ¿verdad? Una huida hacia delante más de su mente drogada.

Pero el Otro Lado se parecía mucho a aquel lugar que había rogado por encontrar, donde estaría ciego.

Donde no sufriría cada maldito día viendo a Bella sonreír a su gemelo.

OOO

Vishous parpadeó como si acabara de encajar un puñetazo en la mandíbula y todas sus precarias barreras emocionales, su “mantén a Butch lejos”, su frialdad pretendida, se disolvieron como azúcar en el agua. Se dejó caer en el colchón, a los pies de la cama, y el gesto le arrancó una mueca cuando relámpagos de dolor botaron de su entrepierna.

Cristo Santísimo…

Entonces recordó. Pensaba que había sido una alucinación alcohólica cuando había creído olerlo en la fragua, pero no era así. Butch se había vinculado con él. Y le había escuchado decir algo…

-¿Tú…? ¿Tú me llamaste… nallum?- mierda, no le salía la voz.

Butch se encogió de hombros, muy serio.

-Es la única palabra que conozco en el Idioma Antiguo que se acerque a lo que… ah, a lo que quería decir.

Vishous lo contempló con el cigarro colgando de una mano y cara de “esto no es real”.

-¿Cuándo te vinculaste? ¿En la… herrería?- ¿por compasión?

Butch negó con la cabeza y bajó la vista a sus pies.

-En el despacho de Wrath. Cuando supe que habías intentado… eh, suicidarte.- Butch suspiró y luego se sentó en la cama, hundiendo el colchón al lado de V- ¿Por qué no quisiste decirme que la ceremonia era ayer?

Vishous se frotó los ojos con las palmas de las manos. Dios, estaba tan cansado y tan… joder, dividido. Debatiéndose entre empujar a Butch lo más lejos posible o acabar de tocar fondo y desnudarse ante él. Se sentía como el cemento sin fraguar, una masa sin consistencia, sin fortaleza. Al final, dio dos caladas en silencio y habló con la cabeza gacha.

-Porque eres real para mí. Lo más… sólido, lo más real que tengo. Lo que más…- carraspeó-. Ya sabes. Y si te llevaba al Otro Lado habría sido como si toda esa… esa mierda se hubiera hecho más real también. Me habría asfixiado.- soltó un amago de risa-. No es que sin ti todo vaya a desaparecer porque, tal como dijo la Virgen Zorra, sigo siendo su jodido hijo. Pero contigo allí… no podía.

Vio por el rabillo del ojo que Butch le miraba un momento con dos pozos de calor en la mirada y luego asentía, dando la explicación por válida. Antes de que el irlandés pudiera decir algo, V hizo la pregunta del premio gordo.

-¿Por qué te has vinculado conmigo?- susurró.

-¿Tú qué coño crees?

-No lo sé, tengo derecho a saberlo.

-¿Igual que yo tenía derecho a enterarme de que te habías vinculado conmigo y tuve que enterarme por otros?- contraatacó el poli con una ceja enarcada.

Touché. Aspiró una última calada.

-No te lo dije porque no cambia nada.- murmuró mientras se levantaba a apagar el cigarro. Habló mientras aplastaba la colilla en un cenicero de una mesita-. No cambia lo que… ah, lo que yo siento. Y no debería influir en lo que tú pienses de mí. No quería que me compadecieras por haberme vinculado sin que tú… eso, sintieras lo mismo.- de espaldas a Butch, clavó la mirada en la pared-. Tampoco cambia mi situación. A la Virgen Escribana le importa una mierda que yo esté vinculado o no.

Oyó que Butch se crujía los nudillos y elevó una comisura. El poli estaba intentando decir algo que le costaba mucho. Decidió ser un perverso samaritano y darle un empujoncito.

-Así que, ¿cuál es tu motivo, Butch? ¿Por qué te has vinculado conmigo?-preguntó, girándose un momento.

El poli seguía sentado en su cama. Butch le sostuvo un momento la mirada, luego la bajó y sus dedos juguetearon con las sábanas negras.

-Supongo que para hacer juego con lo que, eh… -se aclaró la garganta-. Con lo que siento y con lo que… pienso.

Vishous se dio la vuelta hacia él, con los brazos sobre el pecho.

-¿Y eso es…?

Butch abrió la boca, la cerró, masculló un “mierda” y se levantó, recorriendo la habitación a zancadas.

-Yo estuve… uh, pensando mucho sobre Marissa y sobre ti y me he dado cuenta de muchas cosas que cuando estaba con ella no veía.- empezó, parando un momento para mirarle un segundo antes de seguir con su rutina de oso en el zoo-. En estos días contigo he… he entendido cosas sobre ella y yo, y sobre tú y yo que no antes no entendía y… joder. Mierda, la oratoria, no es lo mío.- Butch prácticamente se tiró del pelo.

-Ciertamente no lo es.- V luchó contra el ahogo en pecho-. Pero lamento mucho haberte… hecho sentir… tan contaminado, o sucio, como para que tengas que plantearte lo que sientes por ella.

Butch se detuvo mirándole con las cejas enarcadas.

-¿Estás mal de la cabeza? No me has hecho sentir sucio.- soltó una risa incrédula-. Al contrario. Mierda, V, eso es lo que intento decir. Con ella me siento…. barato pero con posibilidades de llegar a ser alguien de valía.- gesticuló con los brazos- ¡Es como tú dijiste! Es como… como si necesitara una princesa para sentirme bien. Y no es que Marissa lo sea, pero es como si estuviera dentro de un cuento. Es… no sé, irreal. Supongo. No puedo decir que ya no la quiera, pero no es lo mismo. Aún estoy… ah, lidiando con esa parte, ¿vale? Pero he entendido algo.- Butch prácticamente araba surcos en el parquet-. Contigo es real.- paró para clavarle en el suelo con la mirada-. Contigo me siento libre. Me siento… Butch. No siento que estoy… a prueba. Y me da igual quién sea tu jodida madre, o que brilles, o que tengas visiones o que te hayan… eso. Me. Da. Igual ¿Me oyes? Dios, le he dado tantas vueltas estos días y al final es tan sencillo.- tomó aire y se acercó a un palmo de él-. Me he vinculado contigo porque… porque yo… Ah…

Vishous lo contempló sin respirar. En absoluto. Esperando un milagro. Porque no podía ser, ¿verdad? No podía ser que…

-Mierda, es más fácil así…

Butch le enlazó la nuca con la mano y le atrajo contra sus labios. V descruzó los brazos, pillado por sorpresa, y el poli pasó la otra mano por su cintura, pegándoselo al cuerpo. Le besó con fuerza pero despacio, la mano en su nuca acariciando su pelo, y V olvidó por completo sus propósitos anteriores. Volvió a sentirse como cada vez que estaba con Butch: entero. Vivo. En paz consigo mismo.

Los nudos de tensión que le impedían oír los pensamientos de los demás se aflojaron por ensalmo y su mente conectó con la que tenía más cerca: la de Butch.

Dos palabras. Butch estaba pensando simplemente en dos palabras. ESAS dos palabras.

Vishous se llevó tal impresión que rompió el beso de golpe.

Parpadeó, mirando a Butch con los ojos muy abiertos.

Al ver su expresión, la mirada del poli vaciló.

-¿Lo has oído? ¿Lo que estaba pensando?

-Sí…

-Bien, porque no pienso decirlo en voz alta.

-¿Es… cierto?- vale, había algún problema con sus ojos, decidió V. Seguían tan abiertos que debían parecer dos pelotas de béisbol.

Butch se mordió los labios.

-Tanto como que estoy delante de ti.

-¿Y qué pasa con ella?

El poli abrió la boca y luego la cerró. En lugar de responder, se acercó a la puerta de la habitación y la cerró suavemente. Un escalofrío subió por la espalda de V.

-¿Podemos hacer un trato?- el poli le miró con la mano en el pomo-. Dejemos el mundo fuera, ¿vale? Mientras estemos aquí, no hay nadie más. Tú y yo. Nadie más.

Butch volvió a acercarse a él, los ojos fijos en los suyos, el pecho desnudo subiendo y bajando.

Era tan tentador…

Vishous contempló a Butch como si estuviera bailando de puntillas al borde de un abismo al que se moría por saltar. Si ahora alargaba la mano y atraía a Butch hacia él, si le besaba como estaba deseando hacerlo, si los dos dejaban que lo que sentían tomara las riendas y enviaban la lógica a tomar por culo, acabarían en la cama.

V lo sabía. Y Butch lo sabía, a juzgar por el calor que desprendía su cuerpo.

Pero era un castillo de papel sin cimientos. Una efímera ilusión que se iría al traste en exactamente dos noches. Los dos serían machos vinculados sin sus parejas. No, peor. Serían dos machos vinculados que vivirían juntos pero que no podrían tocarse. Jamás. Los dos serían unos desgraciados. Bueno, bueno… Al parecer, Vishous tenía un caballero de brillante armadura oculto en algún rincón. Porque no iba a hacerle eso a Butch. Era mejor que…

Butch decidió por él.

El irlandés se le acercó poco a poco, dejando que sus cuerpos se rozaran levemente primero para apretarse después. El modo en que le cogió la cara con las manos, en que capturó sus labios y los humedeció con la lengua para luego meterla muy dentro de su boca… envió a la mierda los “peros” de V.

Dejó que Butch le empujara hacia atrás hasta hacerle caer en la cama sin que sus bocas se separaran. El colchón se hundió bajo su peso y Butch se acomodó entre sus piernas. En vez de dejarse caer sobre él, balanceó las caderas, acoplando sus ingles y empujando hacia arriba en una onda sensual…

… enviando tal punzada de dolor a su testículo medio abrasado que todo el cuerpo de V se levantó de las sábanas y gimió de agonía.

Bonito anticlímax…

OOO

-Wrath, hijo de Wrath.- la voz argéntea de la Virgen Escribana se combinaba con el murmullo cantarín de la fuente de mármol-. En verdad no ha transcurrido mucho tiempo desde la última vez que solicitaste verme ¿Debo sentirme halagada o más bien anticiparme a lo que vas a pedir de mí?

El rey tomó aire con fuerza, sin levantarse de la postura en que estaba: agachado, con el puño derecho apoyado en el suelo de mármol blanco del Otro Lado, la mano izquierda sobre el corazón, la cabeza gacha.

-Vengo con humildad ante la madre de la raza a pediros una gracia.

-¿Y cuál ha de ser?

-Que liberéis a Vishous, hijo del Sanguinario, de su promesa de aceptar la responsabilidad como Gran Padre de las Elegidas.

Silencio. Wrath intuyó que, debajo de sus ropajes negros, la Virgen Escribana no sonreía.

-Ah, sí, lo imaginaba.- la diminuta figura flotó desde el borde de la fuente hasta situarse bajo las ramas de su árbol de pájaros cantores-. Me temo que eso es imposible.

-Con todos los respetos…- el pecho de Wrath se infló, pero se obligó a mantener la posición implorante.

-No utilices esa expresión a la ligera, guerrero. Tu respeto hacia mí es más forzado que real.

-Igual que la aceptación de Vishous.- Wrath rechinó los dientes-. Aceptó porque no le dejasteis elección.

-Mi hijo nació con un destino claro.- la luz que emanaba la diosa se oscureció un tanto-. Con el tiempo, lo aceptará.

-Vishous y B… eh, Dhestroyer se han vinculado- mira las baldosas del suelo, mira las jodidas baldosas-. Seguro que una madre se alegrará por la felicidad de su hijo.

La voz de la Virgen Escribana adquirió un matiz peligroso, acerado, y los pájaros enmudecieron en sus ramas.

-Esa es una unión improductiva, estéril. No he de bendecirla. Di mi aprobación al emparejamiento de Dhestroyer con una hembra de valía a la que tú no diste el trato esperado. Mi hijo y él deben abandonar ese camino yermo y asumir que la raza necesita guerreros para pervivir.

Wrath se levantó. Despacio. Apretando los puños.

-El futuro de la raza se decidirá en los próximos años de guerra. La Hermandad lo sabe y la glymera y los restrictores también. Los hijos que pudiera engendrar Vishous no estarían en las calles hasta dentro de, al menos, veinticinco años.- abrió y cerró los enormes puños-. Sería una muestra de discernimiento reconocer que, si no liberáis a V de su promesa, en vez de ganar nuevos guerreros, acabaréis por perder dos… Vishous ya ha intentado quitarse la vida varias veces. Acabará por conseguirlo. Butch irá detrás de él. Y dos Hermanos menos decantará la balanza hacia los restrictores mucho antes de que esto se llene de niños… Su Alteza.

-¿Vienes a darme lecciones sobre el futuro, guerrero? ¿A mí, que os puse en este mundo?

-Vengo a pedir justicia a una madre.- aquella vez, Wrath la miró directamente-. Y a saber si podríais considerar la sustitución de Vishous por otro macho.

La Virgen cruzó las mangas de la túnica por delante, asumiendo la imagen de un monje diminuto.

-Sólo un Hermano puede ser el Gran Padre. Conoces tu rebaño, hijo de Wrath, y es reducido. Encuentra a otro, si puedes. Tienes hasta pasado mañana por la noche, según la forma en que contáis el tiempo en vuestro mundo.

Miserable.

Wrath no supo si la Virgen Escribana le había leído aquel último pensamiento pero, muy en el fondo, deseó que lo hubiera hecho.

OOO

En la cama de la habitación de Vishous, el gemido dolorido del hermano penetró la niebla en la mente de Butch como una sirena antiaérea, devolviéndole a la realidad de una patada en el trasero. Al momento, se apoyó sobre las manos y levantó el cuerpo del de V. El hermano hizo una mueca y jadeó, cruzando los brazos sobre la cara.

-¡Mierda, V! Lo siento… Joder, no me acordaba.- desmontó de él, ignorando completamente las protestas de su propio soldadito, y le ayudó a tumbarse con la cabeza en las almohadas.

-Estoy… bien.- el hermano boqueaba como un pez.

-Y una mierda. Tienes una quemadura en…

-Casi está curada. Sólo…- apretó los dientes-… un poco… sensible.

-Déjame echarle un vistazo.

-No.

Butch habría querido estrangularle.

-V, hay que ver cómo está, ¿vale? Y no es que… no es que no te haya visto de cerca ya. Te he curado, ¿recuerdas?

Vishous retiró los brazos de encima de la cara, lo miró directamente un instante con demasiadas emociones en los ojos y luego se tumbó de lado, dándole la espalda.

Genial. Simplemente cojonudo.

Butch soltó el aire y se recostó con la espalda contra las almohadas. No entendía a V. Creía que el hermano saltaría de alegría al saber que… bueno que las cosas estaban más o menos igual por ambos lados.  Muy bien, él todavía tenía que organizar una conferencia de paz entre las dos mitades en que tenía dividido su corazón y aún no había conseguido librar a V de su nueva carrera como gigoló forzado… Pero los dos compartían un sentimiento.

Y un deseo.

Porque la cosa había estado a punto de acabar sin ropa y con movimiento. Joder, Butch se había puesto duro con sólo pensarlo. Pero V parecía pasar del “lo quiero” al “no te acerques” con cada pestañeo ¿Era por su destino como Gran Padre? ¿Por no poder estar sólo con él y tener que atender también a aquellas hembras?

En el silencio incómodo de la habitación, Butch decidió que ya tenía bastante de preguntas sin respuestas. Todas aquellas cosas sin resolver eran como una pared de cristal entre ellos. No importa cuánto quisieran estar juntos; no lo conseguirían hasta derrumbarla por completo.

-Me diste un susto de muerte. En la herrería. Me alegro de que no consiguieras… castrarte.- miró hacia V, pero sólo le veía la espalda y la cabeza, no su expresión. A pesar de todo, vio que sus músculos se tensaban, resaltando bajo la camiseta.

-Lo intenté, créeme.- fue el murmullo que salió de V.

-Le habrías dado la razón a tu padre.- vale, la inteligencia emocional no era lo suyo. Siempre hablaba a pedradas, soltando las cosas sin filtrarlas un poco antes.

Vishous se dio la vuelta lentamente, mirándole por encima del hombro.

-¿Cómo sabes que fue él quién me… hizo eso?- tenía las mandíbulas apretadas.

-Porque vi tus pensamientos. O los compartí. Esta mierda de la Nueva Era de la telepatía no la domino, pero, mientras estabas en la herrería, recordabas lo que te hicieron en el campamento. Y yo lo vi. A lo mejor fue por el vínculo, no lo sé ni me importa.- la furia volvió a salir de la bolsita donde había conseguido encerrarla y a Butch le latió una vena del cuello.- Pero sé lo que ese hijo de perra pretendió hacerte.- cabeceó hacia el cuerpo de V con la barbilla-. Y lo que significan tus tatuajes.

V le miró sin mover un solo músculo y Butch entendió que estaba a un suspiro de volver a ponerse la coraza y enviarle a la mierda.

-Espero que tu padre siga con vida.

-¿Por qué?- V casi gruñía.

-Porque voy a rastrearle, a cortarle los huevos y a hacérselos tragar.

Mierda, sentía cada una de sus palabras. Cada jodida palabra.

-Gracias por la oferta, pero murió.- había una pizca más de calor en los ojos de V-. Alguien lo mató, sino lo habría hecho yo mismo. Predije su muerte. Murió quemado vivo.

-Maldita sea.- Butch dejó caer los puños sobre el colchón-. Joder, me voy a tener que conformar con ahorcar a tu madre ¿Decías que tiene un árbol con pájaros y esa mierda? ¿Las ramas son gruesas?

Vishous elevó una comisura y se giró un poco más hacia él.

-Vete a la mierda, te freiría.

-No lo haría.

-Sí lo haría.

-Vale, entonces freiré a sus pájaros.- Butch hizo un gesto con las manos, como si le diera vueltas a un pollo pinchado en un palo, y chasqueó la lengua-. Todos los putos canarios asándose a fuego lento ¿Qué me dices? ¿Crees que le jodería lo bastante?

-Estás majara.- V se tumbó boca arriba, con una comisura elevada.

-Ya, bueno. Soy casi irlandés.- Butch se encogió de hombros con una media sonrisa.

-Demasiado whisky.

-Habló el Bob Esponja de vodka.

Compartieron el silencio de la habitación durante varios minutos, esta vez más ligero, y Butch supo que la punzada de V les había parado en el momento correcto. Podía sentir la dolorida necesidad de Vishous de encontrar consuelo, sólo que el hermano no tenía ni puta idea de cómo expresarlo. A V había que sacarle las palabras con cuchara.

Al cabo, Butch se acercó más a él, estirando el brazo izquierdo con un ademán, ofreciéndoselo a V como almohada. Para su alivio, Vishous levantó la cabeza y la apoyó en su bíceps, con el cuerpo pegado al suyo.

-¿Cómo es posible? ¿Por qué la Virgen Escribana se lió con un macho?- utilizó un tono factual, de “¿y si comemos macarrones hoy?”, a propósito.

V forzó un poco el gesto para mirarle con una mueca irónica.

-Vaya, y yo que creí que te llevarías las manos a la cabeza y empezarías a gritar que te has dejado hacer una mamada por un freak hijo de una diosa que lleva una bombilla en la mano.

Butch lo miró sin ápice de risa.

-Por lo único por lo que me importa que seas hijo de una diosa es por lo que eso supone para ti. Por que Ella se crea con derecho a usarte. Y por lo que esa mano tuya y tus visiones te hayan jodido.- frunció el ceño en una mueca feroz-. Para mí sigues siendo Vishous. No pienso hacerme una estatua tuya y ponerte velitas mientras te rezo. Voy a seguir pateándote el culo, como a cualquiera.

Ambos se sostuvieron la mirada un momento y luego V suspiró. Su cuerpo estaba más relajado.

-Parece que su reloj biológico femenino se puso en marcha.- comentó con cinismo-. Quería un hijo, así que seleccionó el ADN.

-¿Y escogió al Sanguinario? Menudo ADN…- Butch enarcó las cejas, intentando imaginarse al primate brutal de la visión y a la delicada hembra que había visto sólo una vez sin capucha.

V se encogió de hombros.

-Ya sabes, las mujeres se pierden por los músculos. El único consuelo es que el Sanguinario casi la mató follándosela.- movió las piernas, comprobando si la punzada había pasado-. En realidad fue una transacción comercial. El Sanguinario la dejaba preñaba. Ella cuidaba del niño durante tres años. El niño pasaba a propiedad del Sanguinario durante tres siglos. Luego volvía con ella para engendrar más guerreros.

-¿Y en qué momento se preguntaron si el niño estaría de acuerdo?- Butch volvió a chirriar los dientes.

-Se les olvidó.- V miró el techo- ¿Sabes la mierda? Al final no le di la razón a mi padre, ah… mutilándome.- dobló una pierna-. Pero tampoco conseguí romper el contrato con mi madre.

-Le he dicho a Wrath que vaya a verla y le deje las cosas claritas.- Butch apretó los labios-. Iría yo si pudiera teletransportarme al Otro Lado, pero no puedo.

Vishous giró la cabeza para mirarle un momento, pasmado, y luego negó, haciéndole cosquillas con el pelo en el brazo.

-No servirá de nada. Le di mi palabra.

-Eso fue antes de estar conmigo.- Bum. La frasecita cayó como una lápida.

V se giró de lado hacia él, con la cara a un palmo de la suya. Butch nunca había visto tantas emociones en sus ojos, era como si el hielo se hubiera roto y debajo hubiera un auténtico remolino.

-¿Y qué pretendes que Wrath le diga para hacerle cambiar de opinión?- murmuró, con los ojos desviándose a sus labios.

Mierda, otra vez aquella ola de calor.

-Que estamos vinculados. Que eres mío.

Los ojos de V resplandecieron. Realmente lo hicieron. Como dos jodidas estrellas. Luego sonrió, uno de aquellos gestos sinceros que le hacían parecer la persona que podría haber sido, con las puntas de los colmillos apoyadas sensualmente en el labio inferior, y bajó la mirada, con las pestañas negras tapando los iris de diamante.

Dios, Butch podría hacerle el amor ahora mismo. En aquel mismo momento.

Sólo que no tenía ni idea de cómo.

El poli carraspeó, inseguro, y buscó algo más trivial, más seguro, en lo que concentrarse.

-Quítate los pantalones.- sí, claro. Más seguro. Ajá-. Quiero… ah, ver cómo están esas heridas.

Las pestañas de V se alzaron y Butch recibió la mirada de dos ojos completamente recelosos. El poli juró por lo bajo y envió todos sus prejuicios a la mierda. Se levantó, salió de la cama, se puso de pie de cara a V y empezó a desabrocharse el cinturón de los pantalones de cuero. Luego llevó las manos a la bragueta. Un botón, luego otro.

-¿Qué… estás… haciendo?- V lo contempló como una pantera al acecho, tumbado de lado entre las sábanas negras, con los ojos resiguiendo todo lo que iba quedando al descubierto.

Butch tomó aire y se bajó los pantalones. Se los sacó por los tobillos y los tiró en un rincón de la habitación, girándose de cara a V totalmente desnudo. Con el corazón a mil. Y más excitado de lo que sería deseable para un simple examen médico. A pesar de todo, se esforzó por ofrecer una expresión neutral y se encogió de hombros.

-No te gusta que te vean desnudo. Muy bien. Yo tampoco es que esté muy acostumbrado a estar en la cama en pelotas con otro tío. Así podemos morirnos de vergüenza los dos. Estamos en paz.

Sólo que, cuando V se llevó las manos a la cinturilla de los pantalones, la entrepierna de Butch pasó de “alerta” a “operativa”. Con el susto de muerte que le había dado V en la herrería y todos sus instintos de vinculación gritando a la vez, no tenía ni idea de cómo podía acabar aquello. O quizás sí, pero prefería no pensarlo demasiado.

Ya había pensado bastante.

OOO

Vishous metió los pulgares por la cintura de los pantalones mientras observaba a un gloriosamente desnudo Butch apoyar una rodilla en el colchón, con su sexo balanceándose al compás de los movimientos, cada vez más duro, y supo que aquella vez iban a tener algo más que caricias con o sin lengua.

Porque Butch lo quería y él también.

Cristo, quería toda aquella potencia masculina contra su cuerpo, quería notar sus penes resbalando uno contra el otro y quería saber, por una sola vez, lo que era poder abandonarse por completo a alguien a quien le confiaría su vida sin pestañear.

Su vida y su… sexo.

V levantó las caderas, bajándose los pantalones, y los tiró a los pies de la cama, quedándose desnudo de cintura para abajo mientras Butch se recostaba a su lado, con la mirada baja, fija en las sábanas, concediéndole intimidad.

¿De dónde coño había venido aquel pensamiento, el impulso de ofrecerle a Butch lo que nadie había tenido ni tendría jamás? ¿De la completa extenuación? ¿De la absoluta consunción de su rabia? ¿De la falta de reservas para seguir por la vida enseñando los dientes en solitario?

¿De la necesidad de sentirse una persona normal, amada?

¿O del hecho de estar completamente vulnerable, sin defensas, con las entrañas al descubierto, delante de la única persona que sabía que nunca lo usaría en su contra?

Tosió por lo bajo, intentando reunir algo de dignidad.

-¿No vas a… echarles un ojo?

-Sólo si tú me das permiso.- vale, Butch parecía tan afónico como él.

-Concedido.

El poli se acercó más a él, arrancando un crujido sensual a las sábanas, y V empezó a sudar, mezcla de aprensión y deseo. Las yemas de los dedos de Butch bajaron por su costado hasta su muslo derecho y tuvo que reprimir un escalofrío. Mierda, tenía una erección. Giró la cabeza en dirección contraria a Butch y se tapó la ingle izquierda con la mano, apretándose también el pene contra el abdomen.

Los dedos del poli rozaron primero su muslo, evitando los tatuajes, y luego resbalaron hacia el interior. V se obligó a no cerrar las piernas de golpe, apretando los dientes. Dio un respingo cuando Butch rozó las quemaduras que se había hecho con las tenazas en la sensible piel de la ingle. Su pene se hinchó algo más.

-Parece que están… casi curadas.- ¿esa era la voz de Butch?

-Lo están. Sólo… algo tiernas.- mejor que se callara, esa voz ronca no podía ser suya.

Apretó los ojos con fuerza cuando los dedos de Butch siguieron resbalando hacia abajo, pero no pudo evitar removerse en la cama cuando llegaron a su testículo. Su pene volvió a crecer, tapado por su mano. La de Butch recorrió con extrema suavidad su contorno redondeado, enviando escalofríos hasta al último rincón de su cuerpo. V abrió imperceptiblemente las piernas.

Butch paró al tocar la mano que V tenía en su ingle. Le cogió los dedos con delicadeza y le obligó a retirarla. Su pene totalmente erecto quedó entre ambos.

-V…- el murmullo del irlandés era tan suave como lo habían sido sus dedos-. Mírame, por favor.

¿Antes pensaba que se sentía expuesto? Ya, claro…

Inspiró, sabiendo que no podría ocultar del todo cómo se sentía por su expresión. Giró el rostro hacia Butch. Dios, estaba serio. Y desprendía calor. El poli se tumbó con el cuerpo contra él y, por un momento, la polla del irlandés rozó su muslo. V respiró fuerte. Butch le cogió la mano izquierda y la cerró en torno a su propio sexo.

Totalmente duro.

Vale, ahora los dos jadearon.

Los ojos de Butch parecían más oscuros.

-Esto es lo que me haces con sólo verte, herido o no…. No necesitas taparte. Me gustas como eres. Me gusta V… y V es así.

Especias… especias oscuras.

El olfato de Vishous se llenó del perfume que desprendió la piel de Butch y algo estalló en su pecho. Tumbado de lado, con el pecho casi rozando el del poli y la mano alrededor de su sexo, desvió la mirada hacia la puerta cerrada.

Cuando soltó la entrepierna de Butch y, en su lugar, lo rodeó con los brazos, echándoselo encima mientras le besaba, con sus penes conociéndose, acariciándose, V aceptó el trato.

Sólo por una vez, dejó al mundo fuera.

Butch no parecía tener prisa y, mierda, él, por una vez, tampoco. Quizás era la vulnerabilidad, quizás el sentirse como pez fuera del agua con tanto piel a piel, tanta caricia lenta, pero Vishous entró en aquel juego nuevo para él. Levantó los brazos cuando Butch le empujó la camiseta hacia arriba y se la pasó por la cabeza, quedándose totalmente desnudo. Fue él quien cogió la cara de Butch y se la acercó, fue él quién dejó que sus lenguas bailaran suaves, líquidas, mientras ambos rodaban despacio por la cama, con el poli atento a no dejarse caer sobre su ingle. Como resultado, sus duras longitudes rozaron sus estómagos, haciéndoles gemir en la boca del otro.

Vishous bajó las manos por la espalda de Butch hasta sus nalgas, aferrándolas con ambas manos para dirigir su vaivén, acariciándose lentamente contra él. El poli dejó caer la cabeza, con el pelo tapándole la cara, y gimió mientras los músculos de sus brazos se contraían.

-¿Te gusta esto?- V levantó un poco las caderas, apretando su sexo contra el del irlandés. Tenía que saber que aquello era el mundo real, que a Butch le gustaba de verdad, que no estaba imaginando cosas.

Bueno, por la forma en que el poli le empotró contra las sábanas con su boca, dedujo que la respuesta era afirmativa.

-Lo tomaré como un sí. Te gusta besar…- afirmó con una sonrisa de medio lado cuando se separaron para tomar aire.

-¿A ti no?

-Es nuevo para mí.- confesó, encogiéndose de hombros.

El poli se separó de él con el pecho jadeando y se tumbó de lado, con una pierna sobre las suyas, mirándole a la cara.

-¿Puedo tocarte?

-¿Dónde?- sip, bien, pregunta extraña. V sintió la necesidad de explicarse-. Nunca me tocan, sólo donde yo digo.

-Yo no funciono así.- Butch hundió la cara en su cuello, besando su vena con suavidad-. Quiero tocarte en todo el cuerpo, con mis manos y con mi boca.- la punta húmeda de su lengua trazó círculos en su piel y V se aferró a sus hombros-. Quiero tocar tus tatuajes. No puedo borrarlos, pero quiero hacerte sentir que lo que dicen no es cierto.

V le miró con la mano enguantada hundida en el pelo castaño.

-Nadie los ha tocado nunca.

-Lo sé. Si te sientes mal, pararé, lo juro.

Vishous tragó saliva y giró la cara, despacio, dejando su sien derecha tatuada al alcance de Butch. Al poco, los dedos del poli resiguieron los antiguos caracteres, con una ligera sensación de electricidad estática.

-¿Algún día me explicarás qué viste para conseguir que la Hermandad me dejara quedarme aquí, cuando nos conocimos?- el susurro de Butch en su oído y sus dedos en la piel eran lo más suave que había notado nunca.

Recordó la visión, ambos entrelazados subiendo hacia los cielos. Él desnudo, Butch vestido, cubriéndole con su cuerpo, abrazándole. El resplandor de su mano empezó a trepar por su piel.

-Algún día…- murmuró.

Butch lo atrajo contra él, besándole con aquella lenta sensualidad que parecía ser su marca de la casa mientras le quitaba el guante. V intentó apartar la mano, llevado de la costumbre, pero el poli sonrió y enlazó los dedos con los suyos tatuados, apretándoselos un momento. Luego el poli llevó sus manos a la boca y besó su palma. El brillo se extendió más, bañándole con suavidad.

-La luz aumenta con tus emociones, ¿no?

-¿Qué es esto? ¿CSI?- V intentó bromear pero parecía que alguien le estaba apretando la garganta con una soga.

Cuando Butch lo miró, V vio la misma emoción en los ojos avellana. Deseo, vacilación…

-Sí.- contestó con una exhalación.

-Está bien, V, está bien… Quiero verte brillar para mí.

Los labios de Butch se movieron por la palma de su mano, besando los tatuajes y deslizándose hacia la cara interior de su muñeca. Al notar su lengua y la punta de los colmillos sobre las venas, V se retorció entre las sábanas. Butch besó y lamió cada centímetro de aquella maldita cosa tatuada y, por un momento, consiguió que V pensara que era deseable, no una jodida tortura que tenía que mantener apartada de los demás. Mierda, parecía que alguien le estuviera clavando agujitas de vudú en el corazón. Por no hablar de lo que pasaba más allá de su ombligo.

Butch pareció notar que V estaba al borde del crack emocional, porque le guió la mano tatuada hasta apoyarla en su propia nuca, ofreciéndole un asidero mientras besaba su cuello, sus hombros, recorriéndole con la lengua y los labios mientras iniciaba un suave vaivén con las caderas, empujando y retrocediendo. Las manos de Vishous recorrieron los músculos de su espalda, disfrutando por fin al poder notar su ondulación. Los colmillos de Butch arañaron su piel y V hundió los dedos en su espalda, jadeando.

-Lo siento.- murmuró el poli.

¿Lo siento? Mierda, no, aquello había sido… V le empujó la cabeza contra su cuello.

-Hazlo.- siseó-. Hazme sangrar…

Cristo, quería que Butch le hiciera daño, que llevara su percepción al límite, que le hiciera sentir que era real… No sabía si al poli le iría aquello, pero…

Butch rompió su piel muy despacio, hundiendo sólo la punta de aguja de sus colmillos, y V se separó de la cama.

-Dios, sí…

El poli desgarró su piel, trazando dos largos surcos sangrientos a lo largo de su cuello, y V jadeó, inclinando la cabeza, ofreciéndose totalmente. Brotó líquido de su pene y Butch lo notó. Rió como un hijo de perra, metió las manos detrás de Vishous, cogiendo sus nalgas y alzándoselas, mientras se mecía entre sus muslos abiertos con la cadencia del sexo. La lengua del irlandés recogió la sangre que manaba por su cuello y Butch cerró los labios sobre las heridas, chupando con fuerza.

-Hijo de perra…- Vishous le tiró del pelo, adorando cada uno de aquellos gestos.

-Te gusta.- Butch empujó contra su sexo, dejando bien claro por qué lo sabía-. Quiero marcarte, quiero dejar mis huellas en ti…

Los labios de Butch llegaron a la base de su cuello, dejando un reguero manchado de sangre y, al llegar al principio de su hombro, desnudó los colmillos.

Vishous gritó cuando el poli los hundió en su carne como una cobra, revolviéndose en la cama mientras su pene chorreaba contra el de Butch, pulsando, temblando.

-Maldito…

La lengua del poli giró sobre las heridas, despacio, sensual, y siguió bajando por su pecho. Vishous arqueó la espalda, ofreciendo sus pezones, pero Butch paró a milímetros, poniéndole los nervios de punta. El poli rió y acercó la punta de la lengua, humedeciéndolo apenas para luego juguetear con su pulgar, frotándole lentamente.

-Voy a matarte…- V notaba el calor en su vientre.

-No antes de que llegue a tu polla.

Vale, sí. Por el latido que dio su pene y lo húmedo que se notaba, Butch ya podía darse prisa. Mucha prisa.

El poli apoyó las manos en sus costados, acariciándole mientras bajaba por su pecho con labios y lengua, asegurándose de acariciarle la polla mientras tanto y Vishous pensó que, si le tuviera totalmente a su merced, iba a darle la vuelta, a metérsela hasta el fondo y a correrse tantas veces que el poli no podría caminar en dos días.

En aquel momento, Butch le separó los muslos, haciéndose sitio, mientras sus labios llegaban a los tatuajes de su bajo vientre.

V se tensó como una roca. Rígido de pies a cabeza. Ni siquiera su deseo por Butch pudo alzar un escudo firme ante los recuerdos.

-¿Vishous?- la cabeza castaña de Butch lo miró a centímetros de su ingle- ¿Quieres saber lo que voy a hacerte?

Tragó saliva. Necesitaba saberlo, necesitaba que le explicaran de antemano lo que iba a pasar para convencerse de que aquello no tenía que ver con el pasado.

-¿Qué?

Las manos de Butch resbalaron por sus costados hasta sus muslos.

-Voy a acariciarte con mis manos. Voy a lamer tus tatuajes. Luego voy a dejar tanta saliva ahí abajo que vas a acabar de cicatrizar ahora mismo ¿Y sabes qué más voy a hacer?- agachó la cabeza, hasta que casi, casi, rozó la punta de su pene-. Luego voy a averiguar qué se siente exactamente teniéndote en mi boca.- Butch rió al oírle jadear- ¿Y sabes qué es lo mejor? Que va a gustarte. Y que pararé si tú me dices que pare, tú controlas.- arrodillado entre sus muslos, las manos anchas de Butch acariciaron sus caderas, sus muslos, resbalando hacia donde más las necesitaba, insinuando el placer sin dárselo- ¿Qué me dices, Vishous?

¿Era una pregunta trampa? Joder, las venas de su polla se marcaron como si tuviera la respuesta grabada. Vishous se incorporó, apoyándose sobre la mano izquierda, y aferró un puñado del pelo de Butch con la derecha brillante, enseñando los colmillos.

-Ya puedes empezar a trabajar, maldito irlandés. Quiero verlo.

OOO

Butch no sabría decir qué tipo de demonio de la lujuria le había poseído, pero le importaba una puta mierda. Tenía a Vishous desnudo bajo él, brillando como una maldita galaxia, totalmente erecto, absolutamente entregado y todo parecía estar como tenía que estar. El maldito orden cósmico encajando. Cuando V abrió las piernas, exponiéndose a sus manos y a su boca, Butch se sintió el ser más humilde del universo. Después de todo lo que le habían hecho, V se ofrecía a él.

Y Butch se iba a ocupar de recompensar la confianza.

Se acostó entre las piernas de Vishous, a un palmo de aquella monstruosa erección, sosteniéndole el muslo derecho con cuidado. Y cerró los ojos. A la mierda las etiquetas sexuales, los vídeos porno y a la mierda todo lo preconcebido.

Notó los músculos de piedra de V tensarse cuando empezó a lamer su recorrido por la sensible cara interna de su muslo, asegurándose de repasar cada uno de los símbolos de aquellos jodidos tatuajes. Su mano derecha viajó hacia arriba por la otra pierna, mientras V respiraba con fuerza, la mano en su pelo. Butch lamió las leves cicatrices rojizas de las quemaduras y supo que el moreno apreciaba la mezcla de dolor y placer por el olor a sexo crudo que despidió.

-Dios, me gusta ese olor en ti…- murmuró mientras V se agitaba en la cama-. Me gusta tenerte desnudo. Y duro. Es así como quiero verte.

Cuando su lengua llegó a la ingle de V, Butch cogió ambos muslos, separándoselos con suavidad al máximo. Y Vishous se dejó hacer. En el momento en que la lengua de Butch rozó su testículo, V separó las caderas de la cama, ondeando el cuerpo con la cabeza hacia atrás, los abdominales esculpidos, brillantes de sudor.

Dios, era sensualidad pura. Butch hizo una pausa, contemplando aquella visión. Si alguna vez se había parado a pensar en ello, había creído que Vishous sólo podía ser duro en el sexo, nunca habría creído que pudiera dejarse ir de aquella forma.

Quería ver cómo se corría.

Butch afianzó su posición entre los muslos de V, abrió la boca y tomó su testículo. Del todo. Lamió, chupó, besó y arañó con los dientes la piel sensible y las cicatrices antiguas, aspirando el olor de Vishous, queriendo hacerle entender que lo deseaba, joder lo deseaba tanto…

En realidad, cuando se trataba de amar a alguien, no había diferencia de sexos, ¿verdad? La piel seguía siendo piel. El placer seguía siendo placer. Y la necesidad de dar era la misma, daba igual que tu pareja fuera hombre o mujer.

Butch de dejó ir sin importarle un pimiento lo que estaba haciendo, concentrando en dar placer a su compañero, en cerrar sus heridas. Las físicas, seguro. Esperaba que también algunas de las emocionales. Su lengua, sus labios y sus manos adoraron todas las cicatrices, sin llegar a tocar el pene de V.

El hermano perdió totalmente el control. Se dejó caer en la cama, retorciéndose, arqueándose, las piernas abiertas, temblando, brillando. Jadeó mientras aferraba las sábanas entre los puños y luego empezó a gemir hasta quedarse totalmente rígido… en éxtasis…

Algo caliente mojó la mejilla de Butch.

El poli levantó la cabeza para encontrarse con un primer plano de Vishous corriéndose, la cabeza totalmente hacia atrás, exponiendo la curva elegante de su cuello, los pectorales contraídos, un gemido sostenido saliendo de su garganta…

Sonrió. Butch esbozó una sonrisa torcida de medio lado antes de volver a bajar la cabeza. Chupó el escroto de V con tanta fuerza que el hermano gritó, doblando las rodillas, cogiéndole la cabeza con las dos manos.

Para cuando V hubo acabado de correrse, Butch conocía muy de cerca la textura de su semilla. Muy, muy de cerca.

Vishous soltó un último jadeo y se quedó quieto, desparramado sobre la cama.

-Dios…

-Lámelo.

El hermano hizo un esfuerzo por incorporarse.

-¿Qué?

Butch se pasó una mano por la mejilla. Sus dedos estaban pringosos.

-Lo que me has dejado encima.- alargó una mano, cogiendo a Vishous del brazo para sentarle-. Lámelo…

Vio el brillo en los ojos de V y supo que aquel era completamente su juego. Butch nunca habría pensado que también pudiera ser el suyo pero, después de todo, no estaba en la cama con una mujer. No tenía que andarse con remilgos. Cuanto más duro, cuánto más sucio, más le gustaba a V.

Mierda, ¿quién iba a decir que a él también?

Vishous le cogió del cuello, enviándole pequeñas descargas con su mano tatuada, mientras su lengua recorría su mejilla, recogiendo todo lo que había quedado allí, y seguía hacia su boca, haciéndole probar su sabor. Jugaron con sus lenguas hasta que V metió la mano entre sus cuerpos, rodeando sus penes a la vez, y empezó a acariciarlos.

-Necesitas algo de alivio, hermano.- murmuró, sonriendo contra su boca.

Butch pensó que le iba a dar un infarto mientras la mano de V sacaba chispas de sus erecciones, frotándolas una contra la otra. Le cogió la muñeca, apartándosela de un manotazo.

-¿Te has olvidado del pequeño guión?- gruñó-. Aún tengo algo en agenda para ti.- lamió los labios de V, metiendo la lengua en su boca para acariciar sus colmillos-. Quiero meterte en mi boca.

Vishous le mordió el labio, castigándole.

-¿Y a qué coño esperas?

Butch sonrió, lamiéndose la sangre del labio.

-A que te tumbes otra vez, te cojas bien a las sábanas y no me toques. No. Me. Toques. O juro que te dejaré a medias. Eres capaz de ahogarme.

-¿Estás seguro que no has hecho esto antes, maldito cabrón?- V apretó las mandíbulas.

-Nop, me tendrás que ir diciendo cómo lo hago.

Butch no le empujó, esperó a que V se dejara caer de nuevo contra el colchón, gruñendo.  Confianza… aquella era la clave. Butch jamás habría dejado que otro macho le hiciera lo que Vishous le había hecho hacía dos noches. Y V ni muerto se abandonaría de aquella forma ante nadie en todo el jodido mundo que no fuera él.

Dios, eran como dos locomotoras cuesta abajo.

Y ninguno de los dos quería pararlo.

Intencionadamente, Butch empujó sus muslos, separándoselos por completo, y esperó. Cuando V empezó a jurar por lo bajo, tumbado de espaldas, se lo metió en la boca. Entero. Luego se lo sacó.

-Cristo…- Vishous convirtió las sábanas en bolitas arrugadas y brotó humo de su puño derecho.

-¿Cómo ha estado eso?

V levantó la cabeza, los ojos muy abiertos, respirando por la boca.

-Sigue. O te mato.

Butch sonrió. Dejó que sus manos vagabundearan por el pene de V, sin presionar, repasando la forma de su punta húmeda, jugueteando con su piel mientras su otra mano acariciaba su redondez, usando lo que había salido del cuerpo del hermano para volver el contacto resbaladizo.

Al cabo, le tomó en su boca, esta vez con más calma, tomándose tiempo para asimilar el hecho de que aquello le gustaba. Porque era V.  No era sucio, no era raro, porque era Vishous. Tan parte de él como sus labios o sus manos. Cerró los ojos, chupando despacio, aprendiendo y acariciando con cuidado toda la entrepierna de V, deleitándose en las sensaciones.

Mientras V se retorcía bajo sus labios y su lengua, jurando en el Idioma Antiguo, el amor y el sexo hicieron “clic” en la mente de Butch.

Definitiva e irreversiblemente.

Amaba a Vishous.

Así que quería sexo con él porque era la forma en que dos personas expresaban su amor.

Sexo completo, como dos adultos.

Ahora conocía su forma, su olor, el tacto de su piel. Gracias a la confianza que el hermano le tenía, sabía que podía tocarle como quisiera; Vishous le dejaría. A pesar de todo lo ocurrido, ahí le tenía, con las piernas abiertas. Porque V confiaba en él, sabía que Butch nunca le heriría a menos que fuera un juego aceptado por los dos.

Y Vishous nunca le haría daño a propósito.

Butch confiaba en él.

Lo sacó de su boca y sus dedos resbalaron más abajo del sexo de V, entre sus nalgas, vacilantes, sólo un instante. El hermano ladró tal juramento vicioso en cuanto soltó su pene que habría hecho encogerse a un asesino en serie, y se incorporó, apoyándose sobre los codos. El poli permaneció como estaba, arrodillado entre sus piernas, y levantó la mirada despacio.

-¿Duele?

-La madre que te parió, poli, ¿por qué coño…?- V parecía despedir rayos por los ojos.

Butch movió los dedos hasta donde los tenía antes, intentando explicarse sin palabras. V respingó y tomó aire con todas sus fuerzas, entendiendo.

-Cristo, ¿tú quieres eso?- V se pasó la lengua por los labios resecos-. Tú quieres… tener sexo conmigo.

Butch vio la punzada de miedo en los ojos claros antes de que Vishous pudiera ocultarla y supo, sin dudar, que su decisión era la correcta. V acababa de venir del infierno. Había conocido a su madre. Su madre le había puteado la vida. Él mismo le había hecho daño. Había intentado suicidarse. Luego castrarse. Después se había enterado de que el macho a quién quería se había, por fin, vinculado con él. Se había dejado hacer en el mismo centro de su dolor, después de haber estado sumido en los recuerdos…

Todo aquello –los besos, las caricias, el dejarse ver y hacer- había sido nuevo para él, le había obligado a abrirse a Butch justo cuando estaba lidiando con una auténtica película de terror emocional.

Muy bien. Los dos querían hacer el amor.

Pero a V no se le podía pedir más.

Mierda, no era justo pedirle más.

Y él sentía la necesidad de expresar de la forma más clara posible que también confiaba en Vishous porque, joder, el hermano era una persona, no un maldito monstruo a quien expulsar o a quien usar. Y sólo se le ocurría una forma de poder decirle todo aquello a V.

-¿Butch?- seguía mirándole como si su vida estuviera en suspenso.

El irlandés tuvo que carraspear tres veces antes de poder hablar y, cuando lo hizo, tuvo tal escalofrío que pensó que se desmayaría allí mismo.

-No. Quiero que tú… que tú… Oh, joder, me va a dar un infarto.- se pasó una mano por el pelo, hinchó el pecho como un globo y lo soltó de corrido-. Quiero que me hagas el amor a mí. Ahora.

OOO

Marissa se mordió el labio, sentada en su amplia cama en la habitación que tenía en el Refugio. La conversación con Mary la noche anterior, y la visita de Vishous después, habían trastocado su ánimo de tal forma que apenas había dormido unas horas.

Le dio vueltas al móvil en las manos, intentando encontrar la fuerza para hacer aquella llamada. Abrió la tapa, contemplando la luz de la pantalla, y buscó el número de Butch en la agenda. Dejó el dedo suspendido sobre la tecla de llamada.

¿Podría Butch entender lo que ella intentaría explicarle, los motivos que había tenido para actuar como lo había hecho?

Más aún, ¿aceptaría lo que ella iba a pedirle o estaba confiando demasiado en la nobleza de Butch?

Miró la hora en la pantalla encendida del móvil y cerró la tapa con un suspiro, pasándose la mano por la frente.

Por la noche… Por la noche le llamaría.

OOO

Vishous se quedó totalmente inmóvil tal como estaba: las piernas abiertas con Butch arrodillado entre ellas, una brutal erección a punto de descontrolarse, los codos sobre la cama y los ojos batiendo récords de desafío a la física, como platos.

Lo único que le convenció de que aquello iba en serio fue el sonrojo bestial del poli. Butch le sostuvo un momento la mirada con el ceño fruncido, desafiándole a llevarle la contraria, y luego la paseó por media habitación, sin saber dónde posarla. Al final, empezó a levantarse.

-Vale, lamento lo dicho. Si tú no…

V se levantó tan rápido que Butch dio un grito de sorpresa cuando lo abrazó, echándoselo encima, apretándolo con fuerza mientras enterraba la cara en su cuello.

-Ven aquí, maldito imbécil ¿Que si quiero?- lo sacudió con fuerza-. Joder, podría estar haciéndote el amor todo el maldito día.

Butch bufó contra su hombro.

-No creo que aguantara tanto.

V le cogió la cara, forzándole a mirarle.

-¿Estás seguro? ¿Completamente?

El poli asintió y luego resopló una risa seca.

-Mierda, te lo haría a ti, pero no tengo ni puta idea.- la mirada de Butch se volvió mortalmente seria-. Y confío en ti, ¿me oyes? Porque quiero que lo sepas: me pongo en tus manos porque confío en ti. Me quieres. Y no vas a hacerme más daño del inevitable.- apoyó la frente contra la suya.- Confío en ti…

-No tienes por qué demostrármelo así…

-Lo sé. Pero lo quiero. Quiero estar contigo del todo.

Vishous se quedó mirando el techo de la habitación con el poli entre los brazos, combatiendo la estúpida necesidad de gritar, llorar, reír y pegar al mismo tiempo sin decidirse por ninguna porque los nervios se le hicieron un puto nudo en las tripas y pensó que moriría sin aire allí mismo.

Butch frotó la cabeza contra su hombro.

-Mierda, tiene que doler seguro. No sé ni si cabrás. Eres… joder, grande. Tendríamos que tomar medidas primero, para asegurarnos. Dios, estoy nervioso y no puedo parar de hablar, maldita sea, soy un coñazo en la cama.

V rió. Una risa con un punto histérico mientras acariciaba la espalda del poli en círculos calmantes.

-Me gusta cuando no paras de hablar, aunque a veces te daría un buen azote.- notó la risa de Butch. El poli sabía que era una broma, a pesar de sus gustos. V perdió la sonrisa-. Duele, la primera vez siempre duele. Haré lo que pueda para que no sea demasiado, pero tendrás que dejar que te toque ahí, ¿sí? – Butch asintió contra su hombro, despacio-. Mírame.- el poli levantó la cabeza, vacilante, y Vishous le miró directamente a los ojos-. Me honras. Con tu confianza. Es… joder, no sé cómo lo haces, pero es lo que he estado… deseando tanto tiempo, supongo. Que alguien crea en mí, no en lo que pone en mi piel, con quien pueda… encontrar otra forma de… ya sabes, diferente a lo que he hecho hasta ahora.- rió con ironía-. Joder, mírame, hablando en la cama.- levantó la mano brillante para que Butch viera que sus dedos temblaban-. Esto es por ti. Todo es por ti ¿Puedo enviarte un pensamiento?

-Sí.

Volvió a atraer la frente del poli contra la suya, proyectando aquellas dos mismas palabras que Butch había pensado antes, con la fuerza suficiente como para grabárselas en relieve en las neuronas.

El poli sonrió de oreja a oreja.

-Eres un idiota sentimental.

-Eso que no salga de aquí.- Vishous le besó un largo rato, hasta que los músculos de Butch parecieron más relajados. Luego le empujó para poder levantarse de la cama.

-¿A dónde vas?

La forma en los ojos castaños se clavaron en su polla le convirtió las rodillas en gelatina. Sonrió y cogió la caja con los instrumentos de tatuar de encima de una estantería. La dejó en el suelo al lado de la cama y sacó un tarro de crema blanca.

-¿Qué es eso?

V reptó por las sábanas, pensando cómo podía hacer las cosas más fáciles para Butch. Al final, se tumbó a su lado, pegado a su cuerpo, y dejó el pote entre ellos.

-Ábrelo.

Esperó hasta que el poli desenroscó la tapa y metió tentativamente los dedos, untándoselos en crema aceitosa.

-Parece vaselina.- Butch le miró con el ceño fruncido y luego abrió los ojos-. Oh… Ya. Vale.

-¿Confías en mí?- Vishous se untó los dedos de la mano derecha, sin desviar los ojos de los de Butch. Cuando el poli asintió, los cerró alrededor de su pene, moviéndolos con suavidad arriba y abajo. Butch le pasó los brazos alrededor de la nuca, jadeando- ¿Te gusta?

-Sí…

-Es lo que vas a hacer luego con la mía.

Vishous no se separó de la boca del poli ni un momento mientras lo acariciaba poco a poco, dejándole que se acostumbrara al tacto del lubricante, pero pronto estuvo claro que Butch no iba a aguantar mucho más. El poli le tenía cogido como si fuera a ahogarse, moviendo las caderas en la presa resbalosa de su mano, buscando más fricción, y V vio el momento. Butch estaba borracho de deseo, desesperado por buscar alivio, y aceptaría cualquier cosa para conseguirlo sin pensar demasiado. V dejó de acariciarle.

-Shhh… vas a hacer algo por mí, Butch.- susurró mientras resbalaba algo más abajo, aún tumbado de lado, pasándose la pierna izquierda del poli sobre sus caderas-. Vas a seguir tocándote tú. Despacio.- ignoró su gemido de protesta mientras volvía a untarse los dedos-. Al mismo ritmo que mis dedos.

-Mierda…

-Hazlo.

Vishous resbaló la mano por las pelotas de Butch, acariciándolas, apretándolas poco a poco mientras le mantenía abrazado de lado a él, humedeciendo su piel. El poli se mordió el labio, obligándose a tocarse despacio. Cuando el dedo de V llegó justo a su entrada, demorándose en círculos, Butch se detuvo.

-Sigue…

V besó su pecho, lamiéndolo, mientras le mantenía abrazado, lubricándolo poco a poco, intentando quitarle el miedo a la sensación. Cuando el primer dedo entró en el interior del poli, los dos temblaron.

-Poco… a poco… Butch. Tócate despacio.

-Eso es… es… ¡Oh, joder!

La exclamación coincidió con el dedo de V empezando a moverse, con suavidad, probando. Dios, todo su cuerpo se moría por enviar la precaución a la mierda y empalar a Butch hasta que gritara pero se forzó, se forzó a ir despacio. O destrozaría algo más que el cuerpo del poli. Lo mantuvo apretado contra su cuerpo, notando los movimientos de la mano de Butch entre ellos, mientras metía un segundo dedo. Tan estrecho… tan, tan estrecho. Los músculos del cuerpo de Butch se cerraron a su alrededor.

-¿Cómo… te notas?- joder, estaba sudando.

-Es… mierda, es molesto, pero me… gusta. Es tan… Joder V, me… gusta.

Gracias, Dios.

El ritmo de sus dedos se hizo más profundo, abriéndose y cerrándose. Saliendo del todo para volver a entrar con más lubricante. Ensanchando, preparando.

-No voy… a durar… mucho… -Butch se puso rígido, mientras seguía acariciándose con su mano, los sonidos del sexo reproduciendo los de los dedos de V en el interior de su cuerpo.- Estoy a punto…

Era demasiado pronto, pero un tercer dedo se unió a los demás. La presión, y el ritmo que se estaba dando con la mano, enviaron a Butch de cabeza al orgasmo. Apretó el cuerpo contra el de V, gimiendo, mojándole el estómago, mientras los dedos del moreno acababan de dilatarle y Vishous apretaba los dientes para no irse con sólo aquello, Dios bendito.

-Oh, Cristo.- Butch se soltó, escondiendo la cabeza en el pecho de V. Entonces pareció notar exactamente qué había dentro de su cuerpo-. Madre de Dios…

Vishous sonrió, sacó los dedos y los volvió a meter, sin pausa. Butch se arqueó.

-¿Te gusta?- más de aquel movimiento suave, en círculos, en el interior estrecho.

-Joder, voy a morirme. Juro que voy a morirme aquí mismo.

-No, vas a disfrutarlo. Aunque yo me corra en las sábanas por aguantarme. Si vamos rápido te haré daño.

Sacó los dedos, cogió la mano de Butch, untándosela de vaselina, y se la llevó a su propia polla.

-Prepárame…

Los ojos del poli estaban abiertos como platos, pero lo hizo. Butch le acarició como había hecho antes, lentamente, cubriéndole con lubricante, sin apartar la mirada de su anchura, como si estuviera calculando sus medidas.

Al poco, Vishous le cogió la mano con suavidad, apartándosela, y bajó el muslo del poli. Rodó poco a poco hasta ponerse encima de su espalda mientras le besaba el hombro, acariciando sus nalgas con su erección lubricada.  Besó el recorrido de su columna vertebral mientras le separaba las piernas con las manos, temblando tanto como Butch.

-Sé que la postura no te gusta.- sólo imaginarse él mismo así, se revolvía por dentro-. Pero lo hará más fácil esta vez.

Butch giró la cabeza por encima del hombro y sus miradas conectaron, en silencio. V tuvo la impresión de que su compañero era perfectamente capaz de ver que estaba tan nervioso como él, esforzándose tanto como el poli por encontrar una nueva forma de tener sexo que fuera bueno para los dos. Butch asintió y se acomodó boca abajo, con los brazos cruzados bajo una almohada.

Vishous resbaló con los labios por la espalda del poli hasta sus nalgas haciéndole respingar y resistiendo el impulso de enseñarle qué se podía hacer con la lengua en aquellas regiones. Demasiado para una primera vez. Sus dedos volvieron a entrar y salir, asegurándose, joder, intentando asegurarse de que iba a hacer aquello bien, y oyó al poli inspirar con fuerza, callado por una vez en su vida.

Apoyó una mano en el colchón, a ambos lados de Butch. El olor de marcaje se desprendió de su piel mientras se guiaba a sí mismo, apoyando su punta contra la entrada del poli. Iba a ser diferente. Distinto a todo lo que había tenido. Los ojos le picaron como una maldita mariquita, pero a la mierda. Se apoyó contra la espalda de Butch mientras el poli recostaba la cabeza contra la almohada, marcando los hombros.

-Dame permiso.- joder, le temblaba la voz-. Tienes que darme permiso.

Silencio durante un latido de corazón.

-Hazlo… -la voz de su amigo sonó temblorosa, ahogada contra la almohada, pero perfectamente clara.

OOO

Butch estuvo a punto de detenerse. A un tris. La sensación de estar boca abajo, los dedos de Vishous, sus dedos, entrando y saliendo de ahí, ya le habían dado una arritmia y deseó haber ido más despacio, sin aquella sensación de que se les acababa el tiempo. El peso de V contra su espalda, aquella dureza redondeada presionando, probando… estuvo a punto de decir no.

Hasta que olió el marcaje de Vishous.

Aquel olor que no podía compararse con nada más, le envolvió, diciéndole sin palabras que era deseado y aceptado. Con toda la violencia y la ternura posesiva que podía desplegar V y sólo V.

Eso fue lo que le impulsó a darle permiso, a pesar de su estómago se había convertido en un nudo atravesado en su garganta.

El cuerpo de V se movió contra él, apretando, y Butch hundió la frente en el cojín. Las caderas de Vishous iniciaron un sutil baile, presionando contra su entrada, retirándose, presionando, hasta que Butch gimió, incapaz de soportar más la tensión de los nervios.

-¿Necesitas… una… invitación?

V empujó. Con fuerza, traspasando el tenso anillo de músculos sólo con su punta.

Joder.

JODER.

¡¡OH, JODER!!!

Los colmillos de Butch se alargaron, las venas de su cuello se hincharon y aprisionó la almohada entre los puños, con los nudillos blancos, gimiendo con la boca abierta contra el cojín.

Dolía.

Dolía como una perra.

Dol…

La mente de V conectó con la suya sin previo aviso, invadiéndole con la misma fuerza que su cuerpo. No le ocultó nada, todo estaba allí, tan expuesto como el cuerpo de Butch: amor, deseo, necesidad de contacto, frustración, esperanza, miedo, agonía, soledad… Todo lo que Vishous jamás había compartido con nadie, lo puso a su disposición, arriesgándose al rechazo, tal como Butch se estaba ofreciendo.

V apoyó la frente en su espalda, inmóvil, recorrido por temblores, y Butch sintió que el interior de su cuerpo se aflojaba.

¿Todo aquello… era por él?

Butch llevó una mano hacia atrás, cogiendo a V de la cadera, atrayéndole hacia sí, en una muda invitación.

Aquella vez, cuando Vishous volvió a empujar, su estrecho interior lubricado cedió un poco más.

Dios…

El dolor ardiente mezclado con la increíble sensación del cuerpo de V entrando en él… El hermano se retiró un poco, volvió a avanzar y Butch pudo notar, maldita sea, pudo notar cómo su cuerpo se movía, abriéndose y cerrándose para él. Jadeó al compás de los empujones de V, ocultando la cara en la almohada.

-Oh, Dios… Es increíble…- V gimió sobre su espalda y Butch notó los mechones sudorosos cosquilleándole la piel-. Me estás… aplastando. Tan… caliente… Estrecho…

Otro empujón más largo. Otro gemido sostenido. Otra sensación de una barra al rojo abriéndole, penetrándole. Butch apretó los párpados con fuerza mientras dos finos regueros de lágrimas bajaban por sus mejillas, concentrado en la sensación del avance del cuerpo de V dentro del suyo. Reclamándole como compañero con cada centímetro que entraba. Lento, insoportablemente lento, llenando cada espacio, robándole la respiración hasta que pensó que no podría más, que gritaría, que…

Las caderas de V tocaron las suyas.

Le tenía totalmente dentro, empalándole.

Y era lo más bestia, lo más animal de toda su jodida vida.

Butch no dijo ni una palabra. No podía.

Aspiró por la boca, gimiendo.

-Estoy dentro….- V exhaló contra su oído y besó su hombro, su espalda, acariciándole con los labios y la cara-. Estoy en ti…

Vishous le enlazó los dedos con los suyos, apretándoselos con fuerza, y empezó a retirarse con suavidad. La sensación de vacío le arrancó un quejido. De protesta. Luego, el retorno de toda aquella longitud envió descargas hasta el último rincón de su cuerpo. Butch no habría podido creerlo, nunca, pero V entró y salió de él con facilidad, resbalando, y el dolor disminuyó hasta dejarle respirar mientras su compañero probaba a moverse un par de veces, en una lenta tortura.

-¿Estás bien?- Vishous se detuvo.

Butch tragó saliva.

¿Bien?

¿Servía sintiéndose completamente poseído?

¿Totalmente parte de otra persona?

¿Conmovido y alucinado más allá de las palabras?

¿Agonizando por un dolor que no cambiaría en aquel momento por nada del mundo?

¿En puto shock?

-Hazme… Hazme…- mierda, no podía hablar, no podía decir nada.

V entendió.

Le levantó las caderas con suavidad y Butch separó los muslos al máximo, llevado de la intuición. Entonces Vishous hizo algo: cambió el ángulo. Aquella vez, entró hasta el fondo, de un solo embate, empujando su cabeza contra la almohada. Y tocó algo. Algún punto oculto muy dentro de su cuerpo que Butch no sabía ni que existía, algún rincón de nervios que envió un mensaje claro y directo a velocidad exprés: placer. La inconfundible sensación de placer mezclada con el dolor lacerante de la posesión.

-Oh, Dios… eso…

V rió a su espalda, aliviado, y movió las caderas en círculos, enterrado hasta la empuñadura.

-¿Te gusta?

-Vuelve a… ¡oh, joder!

Los labios de Vishous se movieron contra su oído mientras se movía de nuevo, saturando sus sentidos con su olor a macho posesivo.

-Voy a hacerte mío.- la última palabra fue un gruñido animal.

Vishous no le dio tregua. No después de haber agotado sus reservas de cautela durante la penetración. Butch no tuvo tiempo de pensar en ninguna de las jodidas sensaciones, en si estaba bien o mal, porque V pulverizó por completo sus neuronas. Se retiró hasta casi salir de él, le penetró con embates sin pausa, hasta el fondo, estrellándose contra aquel punto interno, friéndole el cerebro con aquellos malditos espasmos de placer y el dolor de su unión.

Rápido, cada vez más rápido, mareándole, dejándole sin aire contra la almohada. Con la fuerza bruta de un guerrero pero sabiendo bien, muy bien, cómo moverse para que todos los nervios de su cuerpo saltaran y…

La mano derecha de V le rodeó y se cerró alrededor de su polla con una descarga eléctrica.

Butch gritó, apretando los puños cuando toda la piel de su cuerpo pareció erizarse, todas sus terminaciones sensitivas controladas por el ritmo brutal que imponía V.

Sus caderas se movieron al ritmo de los embates de Vishous, de su palma arrancando fuego de su erección. Sus respiraciones se mezclaron, se sincronizaron, los gemidos brotaron al mismo tiempo y Butch pensó que su cuerpo estallaría en llamas, que su interior ardería con aquel pene enorme declarando posesión en cada entrada, con la mano de V exigiéndole que le rindiera su semilla.

-Dios, te deseo…

Vishous le pasó la otra mano por el abdomen y lo obligó a enderezarse hasta quedar de rodillas en la cama, con la espalda contra su pecho, sentado a peso sobre su polla. Los calambres le dejaron toda la espina dorsal rígida.

-Hijo de perra…

Butch gruñó, llevó las manos hacia atrás, enlazando la nuca de V, y se impulsó arriba y abajo al mismo ritmo animal que el moreno, arqueando la espalda. Vishous tenía la mano izquierda en su nalga, levantándole y encajándole contra él, la mano derecha acariciando su pene, sus pelotas, hasta que la fricción se volvió insoportable para ambos, bestial, y Butch notó el orgasmo trepando desde su atravesada parte posterior hasta su polla.

Vishous rugió contra su oído y sus labios resbalaron por la base de su cuello hasta el principio de su hombro.

Butch empezó a correrse en cuanto adivinó lo que vendría.

V le hundió los colmillos al mismo tiempo que lo clavaba sobre su pene y frotaba su erección, arráncale un alivio cremoso que brotó entre aullidos, a borbotones.

Butch se corrió en la mano de V mientras los colmillos del moreno le inmovilizaban el hombro y las caderas del hermano se mantenían soldadas a las suyas. Mientras se sacudía, oyó el rugido de Vishous y notó los temblores violentos del hermano en pleno orgasmo, llenando su cuerpo de fluido caliente.

Vishous soltó su hombro con un gruñido, derrumbándose sobre él con todo su peso, volviendo a estrellarle contra el colchón. Mantuvo sus caderas apretadas contra las de él, forzando su capacidad, mientras se derramaba en su interior como si le estuvieran arrancando la vida, en pulsaciones, entre gemidos.

Cuando ambos acabaron, la habitación se quedó en silencio, roto sólo por los jadeos.

V metió los brazos por debajo de su cuerpo, abrazándole, con la cara contra su espalda. Ambos respiraron al mismo ritmo, enfriándose poco a poco.

El cuerpo de Vishous era un peso enorme sobre su espalda y  Butch notaba su sexo aún latiendo en su interior. Unidos por algo más que por su pene.

Y supo, sin duda alguna, que así es como quería estar.

Que V era la persona correcta.

Que no necesitaba a nadie más.

Y que no quería compartirlo con nadie.

El mundo real entró de golpe en la burbuja en la que se habían mantenido aislados durante aquel momento precioso, invitado por su línea de pensamientos, y Butch gimió.

V levantó la cabeza de su hombro, intentando hablar sin jadear.

-¿En qué… piensas?

Butch soltó una risa ahogada y giró la cara de lado para no ahogarse con la almohada.

-Que esto ha sido… joder. Te va a parecer… egoísta pero… no quiero compartirte con nadie. Ni con… ella ni con las Elegidas. Te quiero… sólo para mí.

Vishous se quedó de piedra encima de él.

Luego salió de su cuerpo en un solo movimiento fluido, arrancándole una mueca de dolor y haciéndole muy consciente de que lo que había dejado dentro.

El hermano se sentó en la cama de espaldas a él, con las piernas en el suelo, y a Butch aquello le dolió. Mierda, acababan de hacer el amor. Justo había dejado que otro macho entrara en su cuerpo y acababa de tener la revelación del año sobre con quién quería pasar el resto del su vida, por jodido que fuera tener que compartirlo con cuarenta esposas obligadas.

¿No podrían quedarse un rato en la cama? No sé… ¿como abrazados? ¿O… algo? ¿Para afianzar un poquito su orgullo, al menos? ¿Para reafirmar que aquello había sido bueno?

-¿Vishous?

Frunció el ceño. Algo no iba bien. El moreno se inclinó hacia la mesita de noche, cogió el paquete de tabaco y se encendió un cigarro, aspirando con la cabeza hacia atrás. Butch se movió para sentarse en la cama y preguntar qué cojones pasaba ahí con aquella demostración de doctor Jekyll y Mister Hide cuando su parte posterior le envió una tarjetita de recordatorio de lo que acababa de pasar en forma de monstruosa punzada.

-Cristo…- volvió a tumbarse boca arriba, contemplando la ancha espalda sudada de V. Algo empezaba a resbalar de entre sus nalgas, acrecentando la sensación de angustia-. Me estás empezando a poner de los nervios ¿Qué demonios pasa?- un pensamiento, absolutamente humillante, tuvo los cojones de iluminarse en su mente- ¿No ha… estado bien?

Los hombros de Vishous se encogieron. Tomó otra calada.

-Como cualquier otro polvo.

La sangre se congeló en las venas de Butch. Al contrario de lo que V había dejado en su cuerpo, que siguió resbalando. Se movió, y aquello volvió a doler. Estaba pringoso.

-¿Qué?- casi se ahogó.

Vishous se levantó y dio la vuelta a la cama con el cigarro en la comisura de los labios, sin mirarle. Se agachó y cogió sus pantalones de cuero del suelo para luego tirárselos. Butch los cogió por acto reflejo.

-Vístete. Y vete. Quiero ducharme.- masculló mientras volvía a sentarse en su lado de la cama, dándole la espalda.

-¿De qué mierda va esto, V? ¿Eres bipolar o qué coño pasa? Haz el maldito favor de mirarme.

Silencio un instante.

Vishous le miró por encima del hombro, como a la puta a quien te encuentras por la mañana en tu cama justamente cuando no quieres recordar lo que hiciste anoche. Sus ojos eran tan fríos como si tuvieran delante a un extraño.

-¿Qué crees que pasa, poli? ¿Qué esperabas? ¿Un ramo de flores? ¿El desayuno en la cama? ¿Crees que joder una sola vez contigo ha sido tan especial?- había ira gélida en su mirada-. Muchas gracias por el regalito de tu culo virgen. Ya he tenido lo que quería y no ha sido para tanto. Ahora lárgate de aquí.

Volvió a girarse hacia la pared, fumando despacio.

Aquella vez la humillación pudo más que el dolor. Butch se sentó en la cama, ignorando las punzadas en su parte inferior, con la sensación de ser el retrasado mental de la clase al que los chulos de mierda del grupo dejan en pelotas delante de todos. No, espera, al que los chulos de mierda se follan delante de todos. Sumado a la sensación de la cría estúpida que se acuesta con su novio y él la deja y ella dice “creía que lo nuestro era especial”.

Usado. Como una puta.

Por su mejor amigo, por la persona a quien se había dado cuenta de que amaba.

La sensación de desgarramiento en su pecho fue tan animal que Butch ni siquiera pensó en el por qué de aquella actitud de Vishous.

No le entraba el aire. Ni le salía. Estaba tan conmocionado que tampoco podía reunir la rabia suficiente como para partirle la cara.

Butch se levantó de la cama con piernas inestables y el dolor subiendo por su columna vertebral. No se preocupó por vestirse. Caminó hacia la puerta encorvado.

-Una cosa más.- la voz fría de V le llegó como un latigazo y no se giró a mirarle-. Hablé con Marissa. Va a pedirte que vuelvas con ella. Esa hembra es todo amor. Pero no le cuentes lo nuestro, dudo que te aceptara a su lado si supiera que te has dejado follar de rodillas por otro tío.

Por un momento, Butch sólo miró la puerta.

Luego la abrió, salió al pasillo cojeando y la cerró con suavidad.

OOO

El “clic” de la puerta al cerrarse sonó a los oídos de V como el seguro de un arma al ser liberado.

También se sentía como si le hubieran atravesado el pecho con una bala.

Dejó que el cigarro se consumiera en su mano hasta que la ceniza formó un montoncito en el suelo, quemando el parquet. Apoyó los codos en sus muslos desnudos y la cabeza entre las manos, con los hombros encogidos, el cuerpo doblado hacia delante. Se mordió la lengua con tanta fuerza, intentando no gritar, que la sangre le llenó la boca.

No había podido hacer otra cosa. En conciencia, no había podido hacer otra maldita cosa.

Butch creía que iba a tener que compartirle. No tenía ni puta idea de que V tendría que guardar fidelidad a las Elegidas, de que jamás podría besarle, ni abrazarle, ni tocarle, ni hacerle el amor. No importaba que vivieran juntos, que estuvieran sentados en el sofá, que V tuviera que abrazarle para limpiarle.

En dos noches, Butch y él estarían separados a la fuerza aunque caminaran hombro con hombro.

Sin futuro. Aquella era la jodida realidad que V había mantenido fuera de su cabeza durante aquel rato. Había hecho el amor con Butch llevado por el puro egoísmo, por su necesidad de tener, ni que fuera una sola vez en toda la eternidad, a la persona que quería en sus brazos.

Le había engañado.

Porque Butch creía que tenían un futuro. Retorcido y raro, sí, pero creía que V podría volver a la Guarida después de cumplir sus deberes en el Otro Lado y estar con él, cuando no era así.

Al  final, resultaba que Vishous sí tenía un paladín de alma blanca en algún lugar, porque no iba a hacerle eso a la única persona a quien quería en el mundo. Por eso había alejado a Butch de él, aún al precio de ganarse su odio. Por eso le había empujado hacia Marissa.

Para que tuviera el futuro que ni él ni ellos dos juntos tendrían nunca.

V se tumbó en la cama muy despacio, boca abajo, con la cabeza sobre la misma almohada sobre la que se había apoyado Butch. Hundió la cara en ella, aferrándola con los puños hasta que sus antebrazos parecieron de roca, ahogando sus quejidos. Todavía tenía el olor de marcaje de Butch en la piel y las sábanas olían a ellos dos. Juntos. El efímero recuerdo de un único momento de felicidad verdadera en toda una vida.

Por eso ahora se sentía como si le hubieran empalado vivo.

Anuncios

42 comentarios to ““Amantes redimidos”, parte 3 del capítulo 5, “Contacto humano””

  1. Hola, Vane. Impactada, estaba esperando esto, pero me has dejado sin palabras, y ahora me voy a dormir a ver si puedo asimilar el final.
    Mañana, y con más calma volveré a leerlo y quizá pueda…, en fin, entiendo a V, pero…
    *Sacudiendo la cabeza**, mañana, mañana podré pensar en algo

    • ¡¡Hola!! Espero que ya hayas dormido y descansado las retinas ^^;;; *cruza los dedos* Espero que puedas asumir lo de V, porfavor, porfavor, porfavor… lo cual no quita que ha metido la pata hasta el cuello, claro…

      ¡¡Besoteeees!!

      • Dormir, dormir…, algo pero no podía dejar de darle vueltas, menos mal que mi maridito me ha hecho mimos, aunque despues de preguntar que me pasaba y contestarle que tengo a los chicos hechos polvo por lo que se hacen el uno al otro, simplemente ha sacudido la cabeza y me ha dicho: “tu y tus libros, aunque seguro que al final todo se arregla”. Vamos que en ese momento me he lanzado sobre él porque confiaba mas en el final feliz que yo. Pero una vez que ya has aclarado que todo va a salir bien me quedo mas tranquila.
        Asi que me quedaré calmadita *cruza los dedos* esperando a que continues, sigue así, porque mejor no creo que se pueda. Muxus

  2. Vane, Vane, Vane, Vane!
    Esto fue puuuuuuuuf, no tengo palabras!, te juro que no se como expresarme!! Asi que sere breve.

    Primero dejame decirte que me has tenido llorando como una canilla! u.u al principio cuando Butch mmm le aclara como son las cosas a V ❤ me desespere porque no encontraba mi caja usual de pañuelos! xD Me mato el hecho de que se transmitieran lo que sienten sin decirlo, osea con los pensamientos y eso! ❤

    Pero he aqui el final D': otra de las partes donde se me han caido las lagrimas como cataratas! xD pero me salio ese llanto mmm con dolor viste? nono u.u terrible, osea, si, veo el punto de vista de V, juro que lo hago, pero, de verdad? despues de Butch le entrego algo tan importante, por que él le dijo a V, que se veia a arriba!, decirle eso? no te imaginas lo que se me rompio el corazon! lo tuve que juntar con pala mas o menos D: bueno, digamos que el hecho de que el poli sea mi personaje favorito influye un poco xD.

    Nada, eso es lo unico que tengo para decirte, me has dejado, wow! ya lo dije, sin palabras! Exelente Vane! me muero por saber del proximo!
    Oh una pregunta, en las aclaraciones del principio has dicho que habra mas lemons (y ahi es cuando Packy chillo de alegria xD), veremos, mmm digamos a la inversa? osea, con Butch arriba? (si, creo que me hice entender, nose para que aclaro xD)

    Y repito, wow mujer, de verdad! te has pasado!
    Un besooo!

    • ¡¡Holaaaa!!^^ A ver, empiezo por el final que es más agradable: rotundamente sí, habrá más lemons. Y rotundamente también, Butch estará arriba. En la variedad está la diversión, ¿no?

      *se encoge hasta hacerse pequeñita* Aing, lo siento, no me imagine que acabaría haciendo llorar a alguien (¿de VERDAD? O.O)… aunque sí que me perseguiríais guadaña afilada en mano en busca de mi gaznate… o del de V, para el caso. Me alegro de que, a pesar de todo, entiendas el punto de vista de Vishous. En realidad, después de eso, los dos han quedado destrozados por completo y va a ser necesario mucho esfuerzo (y desahogo y explicaciones) para volver a juntar los trozos.

      ummm… ¿sabes que eres la primera que conozco que dice que Butch es su personaje favorito? En general, mirando a todos los hermanos, no suele serlo y, considerando est pareja en concreto, casi todo el mundo se decanta más por V. A mí Butch me gusta porque es el más normal de la hermandad: no es hiper guapo, ni súper listo ni súper poderoso… pero ahí está, echándole dos cojones a la vida^^ Es muy fácil quererle.

      ¡¡¡¡Muchas gracias por tu comentario, no sabes cómo me alivia saber que te ha gustado porque ayer le di a la tecla de “publicar” tapándome los ojos con las manos prácticamente!!!!!

  3. pues aqui otra que tambien ha llorado, y por momentos ni podia respirar del ahogo que tenia…

    eso si… como no arregles la estupidez de V en breve, lo corto en pedacitos… y ya veré que tortura te hago a ti… joooo… como le habeis hecho eso al pobre Butch….

    ains… te estaré vigilando, juas…

    y aunque en estos momentos no me caes muy bien, tu forma de expresar los sentimientos y plasmarlos en el papel es genial, como siempre…

    tere

    • *aparece con las orejas gachas, cual perrito que se ha comido una zapatilla y menea el rabo sabiendo que ha sido un mal chico* ¡Hola! Ups, sí, lo sé, puedo notar las ganas de asesinarme que corren por ahí… *se flagela ella misma*

      ¡¡Lo siento!!! Pero realmente, teniendo en cuenta la suma de todas las circunstancias, creo que es algo que V habría hecho, auqnue para él haya supuesto casi un harakiri (para Butch mucho más que eso, claro). ¡¡Arreglaremos esa estupidez, prometido!!!! Pero tendrás que darme algunas partes más… *huye cual polvorilla por si intentan estrangularla*

      ¿Otra que ha llorado? ¿Pero lo decís de verdad? O.O Vale, ahora no sé si sentirme bien por haber transmitido las emociones del momento o como una maldita sanguijuela…

      ¡Lo arreglaremos! ¡Prometido! 😀

      ¡¡Muchas gracias y un besote!!

  4. Nirvanah Says:

    Vane! ya estoy aquí!! duchada, cenada, relajada y tranquilizada, por que esta tarde cuando lo he leído ¡en horas de trabajo! (Dios me perdone.. no lo volveré a hacer… ¬¬) me he quedado tan acarajotada que no he podido reaccionar.
    Bien, vayamos al grano.
    Me ha encantado!!!!!! en serio, me he quedado :O, no he echado de menos al resto de los hermanos, ni a los lessers ni a Quay ni nah, de nah, de nah, me has tenido totalmente absorbida con la historia de este par de principio a fin…. y dices que puede resultar aburrida? ¿pero tú que concepto de la diversión tienes?
    Me ha gustado muchísimo, como has plasmado el asunto de forma tan natural, nada desagradable (chica, te has documentado bien!), aunque el final resulte un tanto duro para el poli, pero lo comprendo, perfectamente, hay que dar pie para el siguiente paso… que mejor manera para V de disculparse que, en justa compensación, ofrecerse él mismo?
    Tengo una curiosidad malsana por el siguiente encuentro Butch/Marissa, no por el poli, que lo veo implicadísimo con V a pesar de la patada que le ha pegado éste último, si no por lo que tengas guardado en la manga para Marissa, que será lo que queráis que sea, pero inoportuna, desde luego, no lo es…. ya llamará mañana xDDDD
    Y creo que ya está, como quienes nos hemos leído la saga, sabemos que al final la Virgen Escriba aceptará a Phury como Primale podemos respirar por ese lado, por que, chiquilla, por el otro a mi por lo menos me tienes con el alma en vilo.
    En fin, creo que ya está, aunque te aseguro que haré una 2ª y una 3ª y una 4ª lectura… hasta aburrirlo!, así que sí, creo que tendré suficiente mientras que descansas… pero te estaré esperando!!
    Besos Vane!… también para tu chiquitina y para tu marido (que debe ser un sol, teniendo en cuenta el tiempo que debes necesitar para escribir estas obras de arte!!)

    • Vale, sí, lo hiciste. Del todo. Conseguiste que probara mi propia jodida medicina =.= Colgué el capi encogida como una pasa arrugada porque, la verdad, no tenía ni puta idea ni de si estaría más o menos a la altura de las expectativas, de si tenía gancho o de si era coherente en absoluto, así que estaba mordiéndome las uñas con esmalte y todo a ver qué decíais… ¡¡Y TÚ VAS Y ME DEJAS ASÍ!!!! Aing, vale, joder, intentaré no volver a dejar los capis en un suspense mosntruoso para que luego no me tenga que comer la venganza XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

      No digas que no volverás a leer en el curro que todas sabemos que no es verdad. ¿A qué no sabes desde dónde estoy respondiendo los comments? *mueve las cejas, con sonrisa mofetilla*

      *suspira y vuela por toda la habitación como un globo desinflándose de puro alivio* Yup, vale, menos mal que te ha gustado. No sabía si sería demasiado “claustrofóbico” con sólo los chicos, si se echaría de menos más escenas… En fin. Abriremos el objetivo en el siguiente capítulo, eso sí.

      Em, sí, esto ha requerido documentáción *cofcofcof* Y, a fuerza de leer fics yaoi y verte “Queer as folk” enterita, pues algo aprendes^^; *pervertiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiidaaaaaaaaaaaaaaaaaa*

      Um, no me gusta la idea de V ofreciéndose a sí mismo para disculparse. Y creo que Butch tampoco lo aceptaría estrictametne en esos términos, es demasiado noble. Veremos cómo acaba saliendo ese tema. Lo que es seguro es que V estará abajo…. er, o al lado. O… bueno, ya me entiendes 😀

      *carcajada* ¡¡Si Marissa les interrumpía llamando por teléfono entonces sí que habría sido un anticlímax!!!! Su “aparición” era para dar el contraste con lo que estaba haciendo Butch y para seguir la “cronología” de los hechos. Habrá una escena larga de ella y Butch, no sé si en el siguiente capi o en el último.

      ¡¡Gracias por los besotes para la family!!! Bueno, a mi marido esto no le roba mucho tiempo, porque escribo en el tren o antes de que llegue él a casa y me robe el PC =.= ¡¡¡Pero hay que tener paciencia para jugar las escenas de acción como si fuera un juego de rol!! :p

  5. Vane te quiero.
    Me paso todos los días por el blog para ver si hay novedades o dejas un pequeño adelanto o algo,me estoy convirtiendo en una acosadora…(tssss…no se lo digas a nadie)

    Mi enhorabuena,podrías dedicarte a ello eres una escritora maravillosa.Los sentimientos que llegas a generar a través de tus tramas son brutales.

    Los recuerdos de V son tan tristes y te dan tantas ganas de cargarte otra vez a su ¨ padre ¨ lenta y dolorosamente y al mismo tiempo abrazarle y protegerle a nuestro macho.

    Dios me a encantado como Butch le a dicho que le a marcado como suyo y yo lo apoyo y le ayudo aunque yo usaría estiércol en eso de arrastrar a la virgen por tooooooodo el puto barro.

    Y el anticlímax pobrecitos ellos tan en lo suyo y se les olvida que V aún esta herido.Pero claro las escenas de sexo han sido muy pero que muy calientes y encima tenían el punto de amor que se necesitaba.Lo.E.Adorado. Sin mas palabras.

    Ahora Vane….mas vale que te escondas o almenos me digas que sabes como va a ser la continuación porque estoy a punto de ponerme a patear cabezas solo para desquitarme por dejarme así.

    Pobre poli en ese momento e odiado a Vishous te juro que le e odiado,como se vaya con la Marissosa, V aparecerá rajado a tiras.Se entienden los motivos de V pero igualmente duele e estado a punto de llorar como una magdalena no lo e hecho porque mi ira era mas grande en ese momento.Solo por eso.

    Un capitulo I.N.C.R.E.I.B.L.E
    Como siempre claro

    Un beso como una casa chica

    • *aparece sosteniendo saco de boxeo para evitarse patadas de rabia en el páncreas* Er… ¿hola? *saluda con la manita* Ay, siento el ataque de rabia.Si te consuela en algo puedo decir que sí, sé cómo seguirá la historia y todo quedará aclarado A LO LARGO del siguiente capi, que será el penúltimo. Digo “a lo largo” porque tendrá varias partes y justo la siguiente que toca habrá mucha ira y mucha mala leche en el ambiente ^^;

      De hecho, queda un capi (con varias partes cada uno) por noche: el 6 para la “penúltima” noche de libertad y el 7 para la noche al final de la cual V tendría que llevar a cabo su ceremonia de iniciación como Gran Padre. Si queréis, habrá un capi de “bonus”. He pensado que sería divertido abrir una especie de “concurso”: me comprometo a escribir uno o dos lemons de V y Butch, escogiendo entre las ideas que podáis enviarme al respecto. Ya lo iremos concretando, si os hace gracia la idea.

      ¡¡¡Muchísimas gracias por los piropos, por leerlo y por enviarme tu opinión!!!! ^^ ¡¡BEsotesssss!!!!

  6. Argent Says:

    Buff, que calor… *Mira fijamente a Vane que está acurrucada en su silla mirando fijamente la pantalla del ordenador a la espera del primer comentario mientras se muerde las uñas hasta convertir los dedos en muñones*
    Criatura ¿Pero que has hecho? *Vane se acojona y Argent se descojona* Amigo, a ver como se las arregla V para salir de esta, si yo fuera Butch habría vuelto a la fragua a por las tenazas.
    Y nada, sigo esperando a que algún día hagas que se despierten tranquilos y felices los dos juntitos en la cama… ¿Podré verlo alguna vez?
    P.D. Menuda sorpresa le espera a Marisosa.

    • *acurrucada en su silla mirando fijamente la pantalla y acojonándose ante los gritos de ira del personal y las partida de caza que se están formando para: A) darle una paliza de muerte a Vane B) DArle una paliza de muerte a v*

      ¡¡¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, me estáis acojonando viva, joer!!!!!! A Dios gracias que Butch es demasiado buenazo y estaba demasiado traumatizado por la patada en el culo de V como para caer en las tenazas de la herrería ^^;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;

      Que sí, que sí: un día dormirán acurrucados juntitos como dos Osos AMorosos y al despertar se lavarán los dientes juntos, se prepararán tostadas y acabarán lamiéndose la mantequilla de…. er, que serán FElices Para Siempre, vamos.

      PD: No sé a quien le espera más sorpresa, si a Marisosa o a Butch…

  7. Daggher Says:

    ¡Dios, que intensidad! *levanta la manita* Me uno al club de las que han llorado ¡Ha sido tan bonito! Dios, pedazo confesión y… *se abanica* Vane, nena, hablando en plata: me he puesto cachonda que no veas. Mucho más que en algunas de las escenas hetero que he leido en libros, relatos, etc…

    Tienes algo, Vane, algo especial. Un especie de don que va directo al alma.

    *levanta de nuevo la manita* Me apunto a eso de machacar a V si no soluciona pronto lo que ha hecho. Entiendo su postura, pero… ¡joder! hacerle eso a Butch después de lo que ha pasado, después de lo mucho que ha confiado Butch en él… *niega con la cabeza* Eso no se hace. Pobre Butch, ahora se siente como una puta =(

    Siento no poder extenderme, peeeeero sigo con los examenes. Mañana madrugo más que un tonto y mira que horas son ya. ¡Tengo tanto que hacer! Aun así, leer esta parte me ha dado un enorrrrrme respiro y seguro que ahora sueño con ange… con Butch y Vishous *sonrisita perversa*

    • ¡¡¡Holaaaaa!!! *mira el reloj del blog* *empieza a tocar botones para ver cómo cuernos ponerlo en hora* *la informática, por supuesto, la derrota, como siempre* Eing, creo que el reloj va a seguir estropeado…

      *empieza a pensar que es más sádica de lo que creía por hacer llorar a la peña* Uy, lo siento, de verdad, yo creí que iba aprovocar arranques de furia asesina *se mete a V detrás, intentando ocultarlo, obviando que le saca como, pongamos, 30 centímetros de estatura y varios cuerpos de ancho*

      *carcajada* Um, vale, tomaré lo de la cachondez como un piropo 😀 *ofrece muda de recambio con un estampado de daguitas negras* Para los siguentes lemons subiremos el botón de “agresividad” y “dominación”, no vaya a ser que nos ablandemos ^^

      ¡¡No machaques a V, mujer, verás como todo se soluciona, los pajaritos cantarán, todo el mundo será feliz y se alcanzará la paz en el mundo!!!

      Joder, todas estáis de exámenes, menuda putada. Los de junio son los peores, lo único bueno del tiempo de mierda que está haciendo es que, al menos, no ves el sol luciendo fuera mientrás de estás comiendo el boli estudiando ¡¡¡ÁNIMO Y A POR ELLOS!!!!! ¡¡¡Y no sueñes con estos dos que entonces no descansas una mierda!!! ;p

      ¡¡¡¡Muchas gracias y un besote!!!!!

  8. Daggher Says:

    Por cierto ¬¬ la hora del blog anda mal, ahora es la 1:30 XDDD

  9. Aruel Says:

    ¡UF! O__O
    Mira, tengo una hoja de texto del bloc de notas con un hiper-mega-comentario ASI de grande, de todas las veces que me he dicho que TENGO que escribirte un comment y al final me enrreaba, terminaba siendo una biblia en verso y cada vez que lo retomaba lo alargaba mas.

    Pero no puedo mas.
    Aún no he terminado el comment, de tantos lios mentales y cosas que quiero decirte (y tb influye el que me enrolle como una persiana, tb, tb), pero es que o te lo digo ahora o reviento:

    LO.MATO.

    ¡Grandisimo bastardo hijodesumadre!! (y aquí ese no-insulto cobra un nuevo significado, porque decir que eres el hijo de la Virgen Escriba ya es mucho insulto)

    ¡Te juro que en ese momento del final, lo cogía y lo molía a palos, por mucha justificación que tuviera!! ¡A sido la primera vez que he tenido más ganas de matar a alguien que a Quinn, y eso es decir mucho!!!
    ¡¡UFFF!!!!!

    ¡Es que me ha pasado como a muchas, me he puesto a llorar como una estupida madalena a mares!! ¡Estaba enfadada, rabiosa y llorando como una imbecil, que hasta me han llamado por telefono y he colgado porque no estaba para nadie!
    ¡Y para colmo de males, como aqui la menda es masoca (o lo parezco), me puse a leerlo otra vez y mas lloraba!

    ¡Nooo, por queeee!!?? Mierrrrdaa!!
    Me he pegado un berrinche impresionante, no sé si porque me ha pillado con la guardia absolutamente baja y ese giro no me lo esperaba para NADA, o yo que sé, pero llevaba sin llorar asi desde el libro de Zsadist, Zarek y Acheron.

    Y encima es peor, porque cuando estás leyendo un libro ya terminado, solo te queda hipar un poco y seguir leyendo hasta que se te quemen las pestañas, pero es que leer así (por fasciculos, como digo yo) te da la sensación de que todo ocurre en tiempo real, en el momento en el que estas leyendo. Nada de ponerse en plan torpedo y tirarte leyendo toda la noche como una maniaca aunque a la mañana siguiente tengas que levantarte temprano.

    Coincido con Black en que como no tenga cuidado V, le arrancamos la piel a tiras! *vena sádica de ‘¿¡pero tu eres imbecil o que te pasa?!!’*

    Y me parece que despues de esto, hay tanta sed de sangre en el ambiente que V no va a aparecer para amenazarnos a ninguna, ya que cuando vea a un grupo de locas asesinas chillando como arpías y arrastrando sus palas por el suelo y demás utensilios (creo que he creido ver un teclado de ordenador atravesado por clavos arrastrado por el cable y haciendo un escalofriante sonido), mientras escudriñan la oscuridad en busca de algo que brille, me parece que se va a poner ocho guantes uno encima de otro, unas gafas de sol envolventes de la coleccion de Wrath, y meterse dentro del primer agujero que encuentre.

    Y deja que te diga pequeño que, después de lo que has hecho, te has cargado tanto a Butch que lo tenemos en nuestra sede secreta, la cual llevará hasta que no hagas nada por enmendarlo, un cartel ASI de enorme que pone ‘Vishous es un GILIPOLLAS. Odiamos a V. Te mereces ser el Primale por IMBECIL’.

    El pobre poli está tan destrozado que ni habiendose bebido 3 botellas de Lag está borracho. Y no deja que nadie le toque. Se dedica a cogerse la cabeza entre las manos o mirar fijamente la pared con ojos vidriosos como si pudiera averiguar que ha hecho mal. Y para colmo nisiquiera podemos hablar mal de ti porque nos mira con ojos asesinos y enseñandonos los colmillos.
    Nuestro pobre poli! (¡Si, has oido bien, NUESTRO pobre poli! ¡Acercate si eres tan valiente, que te vas a enterar!! ¡Puede que no tengamos colmillos pero somos igual de mortiferas!!)

    Y tal vez raptemos a Phury durante unas cuantas semanitas nada mas que para que sufras y sepas lo que es creer pasar la eternidad sin Butch, porque no te lo mereces, despues de lo que has hecho no te lo mereces. ¿Y tu eres un macho vinculado? ¡Oh por favoooor! *se abanica con el teclado atravesado a clavos*
    Menos decirle a Marissossa que no joda a Butch y mas NO romperle el corazón a martillazos, so idiota!

    Pero la verdad es que no me sorprende, típico de ti pensar que cualquier cosa que tu hagas no va a ser TAN doloroso como lo que pueda pasar en el futuro. ¿¡Holaaaa???!! Erm, *se pone un dedo en la barbilla* ¿te perdiste la parte esa en la que se vincula a tí, practicamente se te declara y te pide que le hagas el amor TU a EL para no presionarte demasiado, después de haber visto y sentido en primera persona todo aquello tan horrible de tu pasado que tanto te esfuerzas en ocultar y olvidar??? ¿¿Eeeeehhh?? *con los ojos muy abiertos y acercandose a una esquina oscura en la que sospecha que se esconde*

    ¡Y yo que creia que Quinn era imbecil y que habia que quitarle la gilipollez a palazos!! (de las metalicas, eh! Nada de chorradas de plastico duro, nonono, de acero inoxidable a ser posible)
    ¿Esto que es? ¿El Club de los ‘Somos idiotas porque creemos que nuestros amados se merecen algo mejor y no nos damos cuenta de que le estamos jodiendo la vida con esa actitud’??? ¡Porque hijo mio, te estás ganando a pulso el master!

    *resopla*
    *bebe agua*
    *estruja la botella mirando a la oscuridad*

    Ahhh…Aspira, espira, aspira, espira….

    Vale, ya me he desahogado un poco, con el….ese.
    *suspiro*

    Bien, y ahora tú, Vane. *se gira a ella*
    *Vane temblando con los ojos muy abiertos. Se quedó sin uñas hace ya rato y se tapa la cara encogiendose*

    A ver, ¿qué es eso de ‘es excesivamente largo, lo sé (50 páginas)… me he alargado demasiado! Sé que no es bueno ni correcto, asumo mi incapacidad para recortarlo y también que resulte aburrido.’??!!!

    Veamos…*se levanta las gafas y se aprieta el puente de la nariz*
    ¿Como te explico? NUNCA es demasiado largo!
    Escribes de maravilla, como muchos profesionales que ganan una fortuna ya desearian escribir!!
    No es echarte flores porque sí, en serio, a mi me encanta leer y reconozco que es bastante complicado impresionarme.
    ¿Entretenerme? Si.
    ¿Divertirme? También.
    ¿Gustarme? Otra vez sí. Si los personajes tienen ese algo que me los hacen factibles, reales, encima una buena historia, y una forma de narrar …¿amena? No, no es esa palabra, pero es que ahora no me sale (mierda ¬¬) pues no es dificil que me termine leyendo todos los de ese autor.
    ¿Pero impresionarme? ¿Quedarme con la boca abierta y murmurar un ‘hija.de.su.madre…’?? (perdona mi lenguaje *sonrojo*) ¿pasar la pagina (o en este caso, bajar la pagina xDD) y desear que porfavorhayamás?????
    Lo siento pero no. Eso pasa muy pocas veces en la vida de un lector y normalmente esos autores pasan por la puerta lateral secreta para subir a los pedestales.

    Te lo digo más claro.
    En ocasiones (y conforme más escribes, más veces pasa) superas a la Ward.
    Y no me refiero por el tema de la historia, por atreverte a escribir sobre algo que ella en su momento no pudo o no tuvo narices por lo que blablablablaya hemos comentado miles de veces. No.
    Me refiero a la forma de escribir. La fluidez. (¡¡Esa era la palabra, leche!!)
    Describes a los hermanos como son. Y realmente los describes, son ellos, no alguien con su nombre y su descripcion fisica que hace tal o cual. O un mero nombre en la pantalla, ahi a palo seco, que, como ya conocemos a los personajes de los libros, parece que no hay que trabajarlos y nos los tenemos que imaginar (los lectores) nosotros solitos en tal o cual situacion.

    He visto muchos fics de ese estilo y me revientan (dios, que agresiva me siento xDD)

    No, simplemente coges unos personajes que ya estan creados, vale, si.
    Pero lo complicado no es eso, es hacer que sean ELLOS.
    Mierda…no sé como explicarlo.
    A mi modo de ver es mas dificil coger unos personajes que ha creado otra persona y ‘moverlos’, hacer que sigan siendo ellos y encima crear una historia alrededor que perfectamente pueda encajar en algun punto de la original, que si te pilla en un momento de despiste, ya no sepas muy bien que cosas son las ‘oficiales’ o no.

    A mi me pasa con esta historia.
    Tengo una amiga a la que estoy intentando llevar al lado oscuro con esta saga, y a veces hablando con ella, no soy capaz de distinguir qué situaciones han pasado en una u otra historia.

    Ella aún no ha leido tu historia, se quedó en el libro de Revh y mientras esperaba la tradu de Lover Mine empezó la saga de los Dark Hunters.
    Pero yo le doy la tabarra y a veces nos ponemos a hablar de B-V o de Quhay.
    El otro dia mismamente le solté un ‘¿Te acuerdas cuando Butch se largó y le dejó una nota de ‘No quiero niñera esta noche’ a V y este estaba que se subía por las paredes?? xDDD’ o ‘¿Y cuando Rahgue cogió una de las muñecas de Beth y la vistió a lo sadomaso?’ xDDDDDD
    Mi amiga me miró raro y me dí cuenta de que en el libro de John (el unico que le falta) no salen apenas los hermanos y menos aún en plan guasa, asi que le tuve que decir ‘Oh, perdona, eso es de Amantes Redimidos’ xDDD

    A eso es a lo que voy.
    Si no fuera porque Jane es insustituible en algunas partes (como cuando aparece a curar a Quinn en casa de Blay, cosa que no podría hacer otro) y encima es el hilo conductor para la aparición de otro personaje (Manny, no digo más para no spoilear, pero creo que todas sabeis a lo que me refiero), perfectamente podríamos eliminar de un soplido el libro de V de nuestras estanterias virtuales (y cruzar dedos para que a Marissossa le caiga una teja de el Refugio, por no decir algo mas bruto)

    Asi que, POR FAVOR, no te limites a ti misma con la extensión de la historia, NUNCA pienses que tal o cual capitulo es demasiado largo (en tal caso lo contrario, siempre dejan con ganas de mas *llora*)
    ¡Por el amor de dios!! ¡¡Pero si has conseguido que lea enteras las partes de los lessers!!! Porque en los libros de la Ward llegaba un punto que me exasperaban y me lo leia por encima por si decia algo importante de la trama. Pero contigo eso no pasa. ¡Por dios! ¡Si es que me caen hasta bien!! ¡Adoro a ese pequeño cabronazo del señor D!!
    Y las escenas de acción estan super curradas, consiguen que a una se le suba la adrenalina y abra los ojos como platos con la cara casi pegada a la pantalla!!! O____O

    Te lo repito otra vez: NUNCA creas que algo es demasiado largo o aburrido, yo aún no he leido a nadie decir eso y me parece que tengo detrás a muchas asintiendo con la cabeza.
    Escribes estupendamente y a pesar de que tengo unas ganas locas de leer la historia completa, por otra parte casi me da pena que termine.

    Pero me consuelo al pensar que….en fin….es posibleeee que hagas eso que una vez comentaaaste *tose*…ya sabes…unahistoriadeQuinnBlay
    Ya está, ya lo he dicho *sonrisa inocente de yo-no-he-roto-un-plato*

    Eeeehmmm…Lo cual me recuerda que…me uno con Dagger al club de ‘me he puesto cachonda que no veas. Mucho más que en algunas de las escenas hetero que he leido’
    *se abanica de nuevo con el teclado de clavos*
    *coge la botella de agua estrujada y se la echa por la cabeza*
    Decididamente dejo esa parte para comentarla otro dia.
    (¡Dioses! ¿No apagué el aire acondicionado hace un rato?)
    (piensa en otra cosa Aruel, piensa en otra cosaaa…)

    Y en fin *carraspeo*, me dije a mi misma que iba a escribirte un pequeño parrafito (me veo a algunas tosiendo por ahi al fondo *cofyayyomelocreocof* y a Vane atragantandose con la Cocacola) para decirte que el capi es perfecto, que me dan ganas de pegarte un abrazo rompevertebras, llorarte un poco y dejarte la camiseta echa un asco y dejarte claro lo anteriormente dicho con respecto a la extensión de los capis.

    Yyyyyy como sé que me enrollo como una persiana (algunas estan dando cabezazos sobre el teclado, Vane tiene la cabeza colgando hacia atras en la silla, con la boca abierta. Mañana vas a tener torticolis, te lo digo yo), pero lo dejo por ahora aqui, ya mañana o pasado dejo el Quijote ver.2, por si alguien se quedó con ganas de mas (Ey, ey!!! Que era ironía, no es para que me enseñeis los dientes de esa manera! *asustada se cubre con el teclado atravesado con clavos*)

    Ah, y una ultima cosa:
    Si ves que hay mas de una acampando enfrente de tu casa, avisada estás. Estamos planeando una receta ultrasupersecreta (mas bien es una tarta rellena de somniferos) para darsela a tus guardias de seguridad. Aún estamos perfeccionando el plan, ya que uno de ellos dice que es diabetico y que no puede comer tartas, pero encontraremos algo, ya veras *levanta las cejas* xDDDD

    *Vane se esconde tras las cortinas mientras vé con temor como en el jardín de su casa se ha congregado un grupo cada vez mayor.
    Mientras unas están organizando las tiendas de las que van llegando, otras van montando una hoguera con un…¿eso es un caldero?
    Un poco más alejada, Nykane está preguntando y tomando nota a los seguratas:
    – Ajá, diabético ¿no? Entonces nada de dulces ¿qué te parece una tarta de queso? ¿No serás también alérgico a la lactosa, no? Porque si no tenemos también una receta por ahí de tarta de regaliz, pero no sé si eso será demasiado asqueroso…

    Vane vé brillar algo que parecen…¿clavos atravesando un teclado de ordenador?, y se hecha a temblar.*

    • Black Says:

      Aruel cariño totalmente contigo!!!!!!!!! Estoy de acuerdo en todo lo que has dicho y me encantaría que me ayudaras a quitarle la piel a tiras a V si llega el momento.

      Aparte,que quieres que lleve a la hoguera…no se una patacabra ( tengo una enorme de mi padre muy mona de color rojo seguro que me la deja ) tu dime que yo te escucho.

      Ahora en serio estoy de acuerdo contigo de que Vane es una escritora muy buena y mejor de algunas que se dedican profesionalmente ya que hay alguna que te tiran para atrás cobrando una burrada cuando tenemos aquí a Vane que lo hace increíble.

      Un besoooooo

      • Dais miedo tías… *retrocede un par de pasos, señalándoos con el dedos y dedicándoos la mirada del tigre*

        Que lo sepáis, dais puto miedo…

        PD: ¿qué cuernos es una patacabra?

      • Vane una patacabra es una barra de hierro bastante larga ( la de mi papi es de medio metro ) se usa para la construcción en el google sale y creo que se escribe pata de cabra ¨herramineta¨ muy mona ella.

        ¿Damos miedo? ¿Doy miedo? * mirada de cachorrito apaleado en todo su esplendor * Pero pe..pero jop. * Black sale corriendo y llorando a su mami diciendole : ¡ Mami Vane dice que damos puto miedo Aruel y yo ! Todo mientras señala a Vane con su dedo y los ojitos de cachorrito *

        Un beso

    • Nirvanah Says:

      Sí, sí, sí, sí, sí!!!
      Yo creo que si hacemos elecciones ganas por mayoría absoluta como presidenta del “Club de fans de Vane”. Jamia! que labia, has escrito todo lo que nosotras tenemos en mente!, así que sí, me reafirmo, yo lo mismo que Black… menos lo de V… yo lo defiendo… es tan su estilo!, que queríais que hiciera? que le regalara flores? ya le hizo un sandwich en su día! que no os conformáis con nah! 😛

      • ¡AHÍ, SÍ SEÑORA! V ya le hizo un sándvich de pavo a Butch (por aquello de cuidar el colesterol), así que, coño, ¿qué más se puede pedir?

        *la horda furiosa saca los cuchillos jamoneros en un gesto perfectamente sincronizado*

        ¡¡VALEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE, LO SIENTO, ESO HA SIDO PROVOCAAAAAAAAAAAAAAAAR”!!!!

        Propongo a Aruel para el Premio Naranja a la Oradora del Año^^

    • *Vane versión chibi, pequeñita, pequeñita como un guisantito, con un pañuelo negro en la cabeza del que sólo sale el flequillo, gafas de sol y acojonada viva se asoma por un rinconcito de su casa*

      *ve el campamento de peña cabreada armada con Objetos Punzantes, Cortantes y Golpeadores envenenados con ponzoña Asesina de Tipejos Brillantes Absolutamente Imbécilas y Autoras Sádicas Sin Ni Pizca de Compasión*

      *y un caldero*

      *y, Oh, cielos, ¿un teclado atravesado por un clavo roñoso?*

      *se retira de puntillas, espiando a sus seguratas y maldiciéndolos en silencio por putos rastreros y vendidos a cambio de una JODIDA tarta de regaliz que, LA MADRE QUE LOS PARIÓ, cosa más asquerosa no se puede imaginar*

      *decide arrear un susto de muerte a sus dos gatos, algo así como, qué sé yo, detonarles un petardo en los hocicos, para que salgan con el pelo erizado y las uñas como dagas, bufando como las hordas infernales, para abrir un pasillo humanitario de evacuación por uno de los flancos sin vigilar del campamento amenazante*

      *abre el armario de la alacena, retira los tarros de mermelada y rebusca, linterna en mano, hasta dar con una cosilla diminuta, arrebujada también en un pañuelo, con la cara brillando como una bombilla con cortes de electridad y unas gafas de sol ENORMES*

      *lo agarra del pañuelo, lo arrastra rebotando contra los peldaños de la escalera tras sus Dos Gatos Furiosos y aprovecha la confusión causada por los michos para escurrirse en la más absoluta oscuridad -¿por dónde coño se le quitan las pilas a V?-, portátil en mano*

      *busca refugio en alguna cueva oscura y mohosa, le da un par de sopapos a miniV por haberla incitado a liarla parda de esas maneras, y se aplica silenciosamente a escribir el siguiente capi a ver si apacigua un poco a las Hordas Asesinas de la Estepa*

      ^^;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;,

      Er… ¿hola? *agita bandera blanca por detrás dela pantalla del PC que, automáticamente, recibe una ráfaga de metralleta cuyas balas forman la leyenda “MUERTE A LOS MACHOS IMBÉCILES”*

      Mujer, si tú lo has dicho tan, pero tan bien: “El Club de los ‘Somos idiotas porque creemos que nuestros amados se merecen algo mejor y no nos damos cuenta de que le estamos jodiendo la vida con esa actitud’??? ” EXACTAMENTE ES ESO. 😀

      Em, a ver, empecemos de nuevo: ¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! 🙂 Y bienvenida por aquí, mujer, iba a decirte que, oye, no te cortes, tú ahí exprésate cómo quieras y tal, que estás como en tu casa, pero veo que no hace falta y que tú misma te sirves estupendamente… ¡¡¡Lo cual me parece PERFECTO!!! Excepto por la parte de que os habéis montado una estrategia que ríete del memo de Toim CRuise en “Misión Imposible” para asesinar a V y a mí con él, que eso da un miedo que lo flipas 😀

      Te argumentaría por qué V ha reaccionado como lo ha hecho pero ni falta que hace que lo has pillado estupendamente y, sí, es el mismo caso de Qhuinn: “oh, no, no voy a liarme con Blay por SU bien, porque no tendrá futuro conmigo, y a veces me acerco y lo pongo a cien y luego me retiro porque, joder, en realidad lo hago POR ÉL”. Virgen, es para matarlos a hostias, ¿sí? ¿¿¿¿¿¿¿ALGUIEN LES HA PREGUNTADO A BUTCH/BLAY QUÉ COÑO PREFIEREN?????? ¡¡¡NOOOOOOOOOOOO, PARA QUÉ, CLARO!!!!!!!

      Así que entiendo el mosqueo. Muy bien. Pero, por Dios te lo pido, baja ese teclado atravesado por clavos que me da escalofríos… Lo arreglará, V lo arreglará… o a lo mejor lo arregla Butch mismo^^ Serán felices, comerán perdices y se sentarán juntitos en el sofá de cuero a hacer punto de cruz mientras ven “Memorias de África”. ¡DE VERDAD!

      El capi ES excesivamente largo, lo que puede salvarlo es el hecho de que esto es un fic y no un libro. En un libro no tendría admisión posible dedicar 50 páginas a una sola escena porque desequilibraría por completo el argumento. Pero, como un fic es, más que nada, para regodearnos con nuestros personajes favoritos… pues tiene más pase. ¡Pero sigo diciendo que tengo que perfeccionar la concisión! Yo creo que es un mecanismo de de defensa, porque en el trabajo siempre me están limitando el espacio que tengo para escribir, así que cuando veo una página en blanco… ¡zas! A por ella ^^; Pero me alegro de que no te pareciera aburrido, lo pensé porque se centra casi exclusivamente en una escena entre dos personajes en una habitación cerrada y digo, “esto va a ser clautrofóbico, y con tanto diálogo y tanto flashback y tal…”.

      O.O

      *carcajada* ¿No jodas que le dijiste eso a tu amiga, pensando que era parte de los libros? Me lo tomo como un piropo, aunque completamente inmerecido. Creo que tengo muchísimo por aprender a la hora de escribir ficción. Por mucho que escribir un fic dé mucho trabajo, sobre todo si quieres hacerlo “completo”, bien documentado y tal, juegas con las ventaja de no tener que crear unos personajes, ya te vienen dados (aunque comparto tu rabia por ver fics que usan los nombres y se cargan las personalidades). También tengo la ventaja de que me dedico a escribir (soy periodista), así que el tema de la ortografía y la sintaxis más o menos la llevo bien (más o menos ^^;) y que lo de encontrarme con un Word en blanco y tener que estructurar una historia no me da vértigo.

      ¡¡Pero tengo muchisimo que aprender!!!! Por eso siempre pido humildemente críticas sinceras y constructivas, porque me ayudan a aprender. En otoño me apuntaré en serio a un curso de Novela, porque tengo varias ideas originales que me gustaria arriesgarme a desarrollar, a ver si me dan la base adecuada y me ayudan a no cometer demasiados errores ¡Estoy deseando aprender!:DDD

      Sí, tengo por ahí unas pequeñas ideas para un QHAUY porque, simplemente, hay cosas que hay que arreglar, demonios =.= Aunque ese fic lo actualizaré, cuando me ponga a ello, más lento que éste, porque tendré que compatibilizarlo con esos proyectitos personales que te he comentado. Pero ya hablaremos del tema más adelante. También tendré que trabajarlo mucho porque, como muuuuuy bien has dicho, el problema de Qhuinn y el de V (al menos, el de V en “AR”) son muy parecidos y podría sonar repetitivo.

      *envía otro juego de bragutas de recambio para estados de cachondez post lemon, también con un lacito y estampado de dagas negras* ¡Viva el lemon, que es la salsa de la vida! Vale, entonces… ¿me considero autorizada para escribir lemons posteriores largos? ¿Sí? *le pilla las pilas a V, se las mete por la nariz y brilla la mar de contenta*

      Ah, y no tengo tortículis ^^ Me he reído como una auténtica gilipollas con tu comentario, hasta que se me ha visto la campanilla. ¡Prometo intentar compensar el ataque de rabia asesina de este capi en los siguientes, aunque en lasiguiente parte las cosas entre los chicos no van a ser de fiesta infantil, precisamente! 😀

      ¡¡¡¡Muchas, muchas gracias, cielo, por hacerme reír como una imbécil y por tus piropos, que me los tomo no para inflarme el ego sino para darme una patada en el culo y seguir quemándome los ojos delante del PC!!!!!

      ¡¡Besoteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeesss!!!!

  10. Sandy Says:

    :O esta ha sido mi cara desde ayer a eso de la una de la madrugada (para ser sincera sigue siendo la misma en estos momentos) OH MADRE MIA!!! Casi no he dormido en toda la noche porque en mis sueños aparecían ciertas person¡tas llevando a cabo la mejor escena de amor, sexo y desengaño que he leído en mi vida *Sandy ha ido aumentando de tono considerablemente y su compañera de piso está empezando a preocuparse* En una palabra…PERFECTO. Todo absolutamente todo, la búsqueda de B por toda la mansión, su encuentro con V, su confesión, todas las escenas encadenadas con la evolución de sus sentimientos, con miedo pero con confianza, el dolor para luego el placer…buff solo de pensarlo me dan ganas de leerlo de nuevo ahora mismo *se da un golpe mental, no Sandy no, tienes que estudiar que en el examen de la universidad no preguntan por estos temas*

    Por ponerle un pero…¡Voy a matar a V! *detras de ella la compañera de Sandy ha agarrado el tefefono y marca a un sanatorio mental* Entiendo su planteamiento, entiendo que lo hace por B lo entiendo todo pero la forma, le ha matado la forma!! Demasiado…cortante, demasiado…V jiji pero duele de todas formas.

    El tema sexo, lo has tratado de maravilla, como han dicho por ahí arriba, se ve que te has documentado, pero lo has hecho muy muy muy real y he de decir que no has perdido en ningún momento el caracter de ambos, con esos comentarios tan oportunos…repito buffff.

    Con lo de la confesión de que se quieren, me ha parecido muy bonito el hecho de compartir los pensamientos, es algo muy íntimo pero creo y pido que por favor se hagan la confesión en voz alta, me parece que esta conversación se merece eso y más estos dos perfectos machos.

    Esto se está alargando mucho y lo que tiene que ser largo son tus capitulos, que sean todos de esta extensión, no son aburridos, no son pesados son todo lo contrario y creo que a todas nos encanta encontrar capitulos largos, largos, largos, ¡¿Verdad chicas?!*se levanta y azuza a una multitud que grita el nombre de Vane*

    Y ahora voy a hacer una confesión, todo el capitulo ha sido perfecto pero este momento : “ahora lo que le pedía el cuerpo era hacerlo suyo de cualquier forma que supiera, envolverle y metérselo bajo la piel para que nadie pudiera tocarle”. HA SIDO MATADOR. Repito que todo perfecto pero yo me quedo con esta frase guardada en espera de tu próximo capitulo.

    Descansa que te lo mereces pero por favor no hagas la espera muy larga porque me he vuelto adicta a leerte y eres la válvula de escape en mis estudios.

    Un beso.

    P.D : Ole, ole y ole. Ahora me voy al examen!!!

    • ¡¡¡Lo de los exámenes amenaza con ser declarado epidemia tipo gripo A!!!! :O Ya sé que no es consuelo, pero en el curro los meses de junio y julio también son infernales ¿Qué pasa, que el puto mundo se acaba en vacaciones? ¿Eh? ¿EH? *se quita el pelo de la cara, resoplando*

      Bueno, a ver, dame el móvil de tu compañera de tu piso que nada de sanatorios. Me voy a tomar lo de “demasiado cortante, demasiado… V” como un piropo *un hacha de doble filo pasa zumbando a un tris de su cabeza, trasquilándola* Yep, vale, dejémoslo.

      Me alegro de que te gustara el capi, intenté que, ya que sólo salían (prácticamente) dos personajes, tuviera una “ondulación” de emociones, subiendo y bajando, para que tuviera ritmo.

      ¿Sabes? Respecto a lo del “te quiero” dicho en pensamientos: es que no acabo de ver a dos tipos de dos metros y enormes como armarios de cuatro cuerpos vestidos de cuero decírselo en voz alta. Nop. Creo que es más coherente con los personajes que se lo digan con el pensamiento o, sencillamente, que se lo demuestren. Veremos a ver qué acaba pasando…

      *risita* Vale, tomo nota: los lemons los queréis largos y la escenas con Marissa bien cortitas^^

      *asiente, muy seria* Esa frase que dices de Butch salió sola, me parece que es alo máximo que puede llegar las ansias de protección: a querer fundirte a alguien bajo la piel para resguardarlo de todo daño ¡Gracias por comentarla! 😀

      ¡Vale, me cojo un par de días de permiso y la semana que viene volvemos al ataque!! ¡¡¡Muchas gracias y suerte con esos exámenes!!!!!¡¡BEsoteeeeeeeeeeeeeeeeeees!!!

      • Por supuesto que lo de “demasiado…V” es un piropo, el es mi hermano favorito, al igual que el de muchas cosa que no entiendo * sus ojos se mueven en circulos simulando extrañeza*explicare esa frase, V no hace las cosas a medias, actua, y aunque eso sepa que va a hacer daño lo hace, punto y eso me encanta, no da rodeos. Y aunque se que vas a solucionar esto…las ganas de matar a mi amado V van a estar presentes hasta el próximo capitulo o…hasta que lo solucione!!!!

        Y lo de la confesión, si es muy dificil imaginarse a dos tipos enormes como dos armarios roperos confesandose su amor pero creo que una historia como la suya, una relación como la suya…pero como tú eres la artista y escribes que da gusto no voy a decir nada *se que me va a gustar lo que escribas y lo que crees porque como he dicho soy una fan acerrima* pero que sepas que también me voy a instalar en el famoso campamento que está apostado en tu jardín jijiji

  11. Nádia (Nykane) Says:

    T.T Ojalá mi enfermedad de mierda, me permitiera derramar las lágrimas para dar sentido a mi llanto seco.

    JOOODER!!!! *camina en circulos*

    Ahora mismo grito de frustración…¡¡¡V ES IDIOTAAAAAAAAAAA!!!… y cuando pienso que hay un universo literario paralelo en el que es mi hermano, me dan ganas de sacarle su miseria a patadas!!!!!

    Sabes cuando te hacen una broma de mal gusto al final acabas llorando y aporeando a quien te la hizo? Ese es el sentimiento…pero cuando se te acaban las fuerzas terminas sentada en el suelo con los ojos hinchados y solo puedes portarte como una niña mientras le llamas de tonto o bobo.

    He de decir que la veracidad de la escena es impecable, reitero lo dicho arriba…Has superado a la Ward! De verdad que si, creo que te pones más en la piel de tus lectoras de que lo hace ella, aunque no apruebe las comparaciones. He de decir que serias una buena competencia para la señora Ward.

    Como otaku que ve yaoi y lectora de historias homosexuales (aunque ninguna como esta) confirmo que te lo has currado pero a fondo. A sido como una perfecta escena de Queers as Folk!!! (Adoro esa serieeeeeee!!!) Pero con más cuero, colmillos y más testosterona que en un desfile de Mister Calvin Klein *su imaginacion que va por independiente de resto del cerebro crea una imagen de los hermanos haciendo de modelos**babea incontrolablemente*

    La pequeña parte en la que pasa Marissa con el telefono me puse en plan: Que no lo llame! Que no lo llame!

    Si tuviera que describir el capitulo en general diria que a sido sinuoso, pero esa ultima parte a sido INTENSA con letras grandes. No solo por la hipersuperjodidamente caliente escena de sexo si no tambien por los sentimientos expresados, que el poli y V son tiernos a su manera.

    Y me he dado cuenta de algo…siempre comento al revés ¿? Es decir empiezo hablando del final del trozo y vuelvo haciendo retrospectiva! Es igual la forma en la que leo las revistas empiezo por el final.

    *salta con la mano alzada* Yo! Yo! Yo! Me apunto al Club de Fan de Vane!!!!

    • “Ojalá mi enfermedad de mierda, me permitiera derramar las lágrimas para dar sentido a mi llanto seco. ”

      *se saca los kleenex, sonándose la nariz como un elefante constipado*
      Me has llegado, tía. Ahí me has llegado. Y me ha gusta como lo has descrito: como una broma de mal gusto que, cuando se te pasa la rabia, sólo puedes sentirte imbécil. Creo que así es como se siente Butch, pero elevado a la millonésima potencia, pobre hijo mío.

      ¿Un universo literario paralelo con V como tu tete? O.O Ya explicarás, porque ahí tiene pinta de haber una historia. Eso sí, si como compañero de pso o como pareja ya es un grano en el culo, como hermano ha de ser el coñazo máximo… ¡que se lo digan a Payne! Seguro que es hiperprotector, porque en el fondo es un buenazo y todas lo sabemos^^

      Muchas gracias por pensar que la escena quedó realista: es el primer lemon slash completo que escribo. Tenía algún fic con personajes míos con escenas lemony, pero no un polvo completo escrito. El yaoi-slash tiene algo que engancha, definitivamente. Yo empecé a leerlo en serio cuando me metí en el fandom de “VAmpire Knight”, aunque no lo apruebo por que sí, por coger a dos personajes a boleo y juntarlos en la cama, tengo que creer que tienen posibilidaes de verosimilitud.

      Si te gusta el manga yaoi, tengo una recomendación para ti de un manga con anime que también me recomendó una amiga: “La traición conoce mi nombre” o “Uragiri wa Boku no Namae o Shitteiru”. Demonios, sociedades secretas, amores reencarnados… El demonio prota está TREMENDO. Y el anime les está quedando muy bien. Te paso el link de un fansub que está traduciendo/escaneando el manga: http://www.unblessed.net/SiH/manga.php?t=150

      También lo tienen en mangafox.

      El anime lo puedes seguir por youtube:http://www.youtube.com/watch?v=wkIZecoyU6Y

      Es shonen-ai, o sea un yaoi ligerito (de momento, que vamos por el capi 9), pero tiene un punto, de verdad^^

      ¡¡¡¡Muchas gracias por tu comentario y ya somos dos que empezamos los libros por el final ^^;;;!!!!! ¡¡BesotesSssssssssssssssssssssss!!!!

  12. Dafnelita Says:

    *agitada por la emoción… y otras cosas*

    Vaneeeeeee…. *corre abrazarla* GUAUUUUUUUUUUUUUUUUUU *Daf y Vane dan salticos de felicidad*…. me encantó esta parte de fic, sobre todo por la tan esperada escena, te quedo fabulosa mujer… y que ESCENA TAN CALIENTEEEEEEE… Dios mio nena, has hecho mi fantasia realidad con estos dos machos *colmillos muy largos* te quedo hermosa, intensa y ademas de muy caliente (mmm creo que ya lo dije jaja)… *suspiro* mmm exquisita *sube y baja las cejitas*… y se que muchas quieren matar a V pero yo no ^^’ definitivamente el amor es ciego XD no puedo enogarme con mi niño, aunque me dolio muchisimo lo de mi Butchi Bo *ojitos llorosos* senti mucha pena por él… buuuuaahhh… pero se que al final todo estara bien y tendran su HEA *sonrisa de oreja a oreja*

    Espero con ansias el siguiente capi… y de nuevo te felicito Vane… lo haces genial! *la abrazo nuevamente*…. hasta la proxima…

    Besos,
    Dafne 😀

    • “Butchi Bo”

      O.O

      *.*

      *ataque de risa compulsivo* ¡¡¡QUÉ GRANDE!!!! Si te oye el poli te mata a capones :DDD

      Tendrán su HEA, desde luego, faltaría más. La Ward se lo quitó pero nosotras se lo daremos ^^ Bueno, piensa que ahora los dos están jodidos por completo, sólo que Butch, además, está humillado. V va a necesitar más que un “lo siento, tío” para arreglarlo.

      *sonrisa de oreja a oreja* Bueno, pues qué guay haber hecho realidad una fantasía. Habrá más lemons, claro, no vamos a dejarlo ahí *mueve las cejas y pone preventivamente en marcha el aire acondicionado*

      ¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas graaaaaaaaaaaaaaaaaciasssss!!!! ¡Besotes!!!!!!!!

  13. magola Says:

    vane, vane,vane… leí el capi anoche, acabé aprox. sobre las dos de la madrugada. y entre la hora que era y como me quede despues de leerlo, comprenderás mi incapacidad para hacer un comentario, como el que este capi se merece. ya que mis neuronas estaban en shock.
    mas terminarlo pensé mato a V, a la vane y a la maldita virgen de los coj…, todos a la misma hoguera.
    pobre B, dios mío que dolor , en verdad te digo que lo sentí como propio, así de bien escribes, no lo dudes núnca.(mira a vane fijamente , como diciendo: nena, eres buena, MUYYYY BUENA.).
    comprendo lo que hace V dado su forma de pensar, pero después de la entrega de B, en cuerpo y alma, se lo podía haber planteado de otra forma. leí y volví a releer esa escena porque no creía lo que mis ojos evidentemente veían, no después de la escena entregada, caliente , visceral,,,,que había ocurrido segundos antes.
    menos mal que lo arreglarás (lo has prometido), porque no tendrías sitio donde esconderte, enfin corramos un tupido velo porque eso no va a ocurrir, jeje..
    joder vane ,perdona le parezco a los mafiosos,pero habla el dolor y la fructración. sabes que te queremos y nos encanta tu forma de escribir, no el peloteo ni ganas de alegrarte el dia, simplemente es lo que pienso.
    escribes con una soltura , coherencia, enlazas unas escenas con otras con una naturalidad impresionante, transmites muy bien los pensamientos y las acciones de los personajes , que te calan hondo. aunque sean personajes de otra autora, tu los haces propios, y exprimes su yo interior hasta que brota por los poros. todo con una naturalidad que parece sencillo , pero no lo es en absoluto.
    que si es largo el capi?, bueno según las normas de novela sí, según el fic no tanto, de hecho no lo parece en absoluto. cautiva su lectura tanto, y es tan bueno, coherente y sugerente , que cuando termina quieres más…te da la sensación de que lo acabas de empezar.
    bueno vane , duerme tranquila , descansa , con la seguridad de que el capi es buenisimo, como todo el fic en general. y que estas haciendo un trabajo estupendo,y nos tienes a todas locas con esta historia tan fascinante.
    y si hay que hacer un clud de fans se hace porque te lo mereces.
    espero que te vaya muy bien con ese curso de novela, los vas a dejar a todos boquiabiertos, no me cabe duda. ojalá!!!,podamos leer pronto esas cositas de cosecha propia que tienes escritas. seguro que merecen la pena.
    aahhhh!, se me olvidaba, que escena cuando hacen el amor,,uuf. yo también he visto queer as folk enterito, y es una muy buena manera de documentarse-
    lo que quería decirte es que me pegó un calentón glorioso,,hija de mi vida sabes muy bien de lo que escribes no cabe duda, y como plasmarlo.
    bueno que me enrrollo como siempre: vane,, felicidades ,y ole ole olee.. y viva la madre que te p……,.un besazo enorme y abrazo de tornillo. hasta pronto.

    • ¡¡NO, POR DIOS, NO ME PONGAS EN LA MISMA HOGUERA QUE LA VIRGEN ESCRIBANA, QUE MUERO DE RABIA ANTES QUE ACHICHARRADA!! Con V a donde quieras pero con esa perra ni a tomar el café *le enseña los dientes* Con madres de la raza como esa, ¿quién necesita al Omega para joderte la vida?

      *se encoge* Lo sé, lo sé, lo de V ha dolido. ¿Se lo podría haber planteado de otra forma? Creo que no. Si, según su línea de pensamiento, debía alejar a Butch de él para que pudiera tener un futuro feliz, sólo podía conseguirlo si hacía que Butch le odiaba. De otra forma, las cosas ya habían dejado demasiado lejos como para que Butch lo aceptara si se lo pedía de buenas. Y ,para que Butch le odie, teniendo en cuenta loque acababan de hacer, lo más efectivo era humillarlo.

      ¡¡Todo se arreglará, claro que sí!!!! Prometido por Snoopy.

      *sube la potencia del ventilador para aliviar calentones, con una sonrisa de lado a lado* Yup, me alegro de que, ejem, disfrutaras leyéndolo. Es el primer lemon completo slash que escribo, así que no dejaba de ser un reto^^ *brinda con un Cosmo por Queer as folk, juntando por un momento en la misma persona a Brian y a Vishous* Viiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiirgen santa…………..

      ¡¡No, no creo que vaya a dejar boquiabierto a nadie cuando empiece ese curso!!! Afortundamente, hay mucha gente ahí fuera que escribe muy bien, con muchas ganas de hacer cosas y mucha creatividad ¡Para que luego digan que la juventud sólo saber ver la tele! En realidad de lo que tengo muchas ganas es de aprender, empezar por la base y conocer a un montón de gente para comentar las novelas 😀 ¡Como la vuelta al cole, vamos!

      *pide ayuda a los chicos para recolocarse las vértebras tras abrazo de tornillo. Suenan varios “cracs”* ¡¡¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuuuuchas gracias por tus palabras, que dan mucho ánimo!!!!! ¡¡Besoteeeeeeeeeeees!!!

  14. *luz baja, escenario vacío… una figura encapuchada sale y se retira la tela de la cabeza*
    Sé que este capítulo merecería, siguiendo mi estilo de comentarios, medio Quijote escrito en verso, pero…
    *Nela aplaude con lágrimas en los ojos hasta que, poco a poco, toda la sala se levanta y ovaciona a la Gran Escritora*
    No tengo más que decir, me has dejado SIN PALABRAS y con la sensación de que ESTO (subrayado siete veces y marcado con rotulador rojo) es lo que debería haberse leído en la novela de la Ward.
    *Nela se vuelve a subir la capucha y se retira del escenario llorando a mares*

    • *parpadea mirando un teatro con las luces bajas*

      Me has llegao…

      Me has llegado al alma, tía…

      *se seca las lágrimas*

      A veces, cuando estás acostumbrada a comentarios largos de alguien, que te escriba uno tan corto y lapidario te deja completamente conmovida.¡Te quiero, nena!

      *ofrece paquete de kleenex y se abraza a ti llorando a mares también*

      • *sentada en su sillón favorito con un cubo de helado de chocolate y secándose las lágrimas con la túnica de la Virgen Escribana (DEP después de que Nela leyera el capítulo del día)*
        Dímelo a mí, que poco a poco he ido aprendiendo a sorprenderme “menos” cuando encuentro un fic que me impacta y, de repente, me quedo totalmente en blanco con el corazón en un puño y la boca abierta… pero teniendo en cuenta que soy una gran admiradora (y examinadora) de la obra de JR Ward, leer ESTO me ha dejado en plan “Vale, ¿por qué la Ward no escribió una escena así? ¿Por qué han tenido que ser Blay y Qhuinn los que rompan las barreras?”

        El Poli y el Chico Brillante SE MERECÍAN un final así, y no me creo para nada que no se le pasara por la cabeza algo parecido.

        Lo siento, mi cabeza me dice que debería estar destripando el capítulo a base de bien analizando hasta la posición de las comas… pero sigo impactada.

  15. Jennyvamp Says:

    DIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Mujer que quieres volverme loca?? ya me estan siguiendo los del manicomio con la camisa de fuerza en manos mientras corro lo mas lejos posible de ellos…

    Te aviso gracias a este capitulo he encontrado que tengo ductos lagrimales… mierda mujer me hiciste llorar cuando Butch comenzo a tener los recuerdos de V en su cabeza *llorando a mares* Es que lo hicieron tanto sufrir yo opino lo mismo que Butch… como pudo seguir adelante con todo el sufrimiento que ha tenido??? *mirando de un lado a otro espero que no se note que amo a V*

    Bueno ahora si me he tranquilizado si que puedo opinar *gritando* ESTAS LOCA MUJER COMO TERMINAS AHI EL CAPITULO??? *respiro hondo, una vez, dos veces… bueno una tercera vez*

    Ya hora si puedo opinar… que graannnnnnnn capitulo, estupendo, magnifico, increible, sublime, etc, etc…

    De verdad que me dio pena lo que hizo V a Butch pero si te pones en sus zapatos sabes porque lo hace… No quiere dañarlo. Prefiere hacer que lo odie y que piense que es un maldito hijo de puta imbecil, sadico y mal nacido, en vez de hacerle daño sabiendo que ambos se aman y que no podran estar junto porque V tenga que ser el Primale… bueno asi lo vi yo, asi es como V me dio a entender el porque lo hizo.

    Ahora Butch por su parte debe dolerle como la mierda el corazon… y bueno otra parte tambien… pero mierda que me dolio al imaginar a Butch en esa habitacion recien desvirginizado y que le hayan dicho eso que “era solo un polvo”… de verdad me mato al imaginarme la desilucion, la consternacion, la confusion, el shock, el corazon pulverizado que debio sentir en su alma, en su corazon… maldicion pasenme un Kleneex… *sacando uno de una cajita y secandome las lagrimas* Gracias!!!

    Ahora espero que el capitulo que venga arregle todo esto… aunque no se como lo haras… porque aunque Butch tiene un alma caritativa lo que le hicieron es para matar al hermano!!!!

    Bueno Vane no me queda mas que felicitarte por el gran trabajo de volvernos locas y hacer que todamos querramos matarte por dejarnos asi…

    Realmente eres una escritora de tomo y lomo, ya que sabes hacer sentir con tus palabras y dejas que nos transportemos a donde tu nos llevas con cada palabra, frase y parrafo de estos capitulos… y con toda estas hermosas palabras hacia ti te digo… *gritando* NECESITO EL OTRO CAPITULO O ME VUELVO LOCA!!!!!!!!

    Bueno me despido con un gran beso desde Chile y espero comiendome las uñas hasta de los pies por el otro capitulo que viene…

    MUAH!!!!!!!

    • *tendiendo enésima caja de kleenex, te pone la mano en el hombro* ¿Mejor ya? ¿Si te digo que se arreglará duele menos? Vale, sí, en la próxima parte saltarán chispas de mala leche pero, a lo largo del capi 6, se arreglará. Butch tiene un alma noble, sí, y además no es imbécil. Pero V se va a tener que esforzar para arreglar las cosas. Tengo ganas de escribir una escena bien tensa entre ellosdos^^ *sale la vena de sádica emocional*

      Es eso. Es totalmente por esos motivos que dices por lo que V hizo lo que hizo. Prefiere que Butch le odie a que sea infeliz. No nos olvidemos que es un macho vinculado: lo primero es la felicidad de su pareja… el único problema es que, tal como V lo ve teniendo en cuenta las circunstancias, la felicidad de Butch no puede ser él y necesita ser empujado hacia MArissa con métodos drásticos. *suspiro*^El problema es que Butch también es un macho vinculado, al que su pareja le ha dado la peor parada imaginable. Así que las cosas están complicadas *dándose cabezazos por haberse metido ella solita en este lío*

      El lunes empezaré a estructurar las diferentes escenas del capi 6 y el martes a escribirlo *se cuadra y saluda*

      ¡¡¡¡¡Muchas gracias, un besote muy grande y a disfrutar del finde!!! Y gracias por hablarle del fic a tus amigas :DDDDDDDDD

  16. ains, vale… bien… aceptamos barco… *delante del ordenador asintiendo con la cabeza y muy cabizbaja*…

    lo he leido de nuevo, ahora ya mas tanquila y asumiendolo mejor. Y sí, vale, entiendo sus posiciones y lo que hacen… pero me crispa que la gente tome decisiones por los demas, que no sea clara ni diga lo que hay. Y V siempre a sido muy directo, por lo que es para darle de patadas al hacer esto… ains, es que le metia de cocotazos de aqui a China… *tere frustrada tirandose de los pelos*… pedazo de tonto… %$&ª\%& (entiendase por una serie de insultos dedicados a V)…

    bueno, aqui esperando a la proxima semana para seguir leyendote… ¿harias algun adelanto como la semana pasada? *tere con sonrisita tonta y pestañas aleteando y esperanzada*

    besotes
    tere

    • ¡Hola! ^^ Efectivamente, el hecho de que V tome la decisión por Butch va a ser uno de los grandes motivos de enfrentamiento entre ellos, cuando llegue el momento y se tiren las cosas a la cara. Sí, V, es directo pero, una vez que Butch ha asumido que le quiere y ha consnetido en tener sexo con él, ¿crees que habría funcionado si V simplemente le hubiera dicho “dejémoslo correr”? ¿Con lo cabezota que es el poli?

      Creo que no, por eso V recurrió a métodos drásticos, hirientes, estúpidos y que le hacen merecedor de la Paliza del Siglo.

      *risita* Pues aún no sé si haré un adelanto del siguiente capi, básicamente porque aún no he empezado a escribirlo. Comenzaré entre el lunes y el martes y, si veo que la cosa va a ir para largo, entonces intentaré colgar un adelanto, ¿vale? ;p

      ¡¡¡Besotesssssssssss!!!

  17. Melanie Says:

    Ahhhhhhhh….. V estupido voy a matarte el momento mas hot lo as converido en… Quiero llorar yo el poli te sacaba la mierda a ostia… Corre a pedirle perdon imbecil.

    • Aaaaaaaaaaaaaaah, mujer, entiende a V. Casi muere de dolor haciéndole eso a Butch, ¡¡¡pero lo ha hecho con su bienestar en mente!!! Y, como ya habrás visto, el poli le saca la mierda a hostias, sí señora 😀

  18. Noooooooooo! V HDP!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! lo odio! nunca hubiera creído que lo odiaría, pero hoy si.
    ¿Cómo le hizo eso al poli? grrrrrr………………. lo odio.

    Jajajajajaaj! excelente capi, voy a seguir leyendo, así dejo de odiar al Hermano.

    muy buen capi!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: