“Amantes redimidos”, parte 2 del capítulo 6, “Esto no puede ser el final”

¡¡Holaaaa!!! Ups, quise colgar el lunes por la noche pero no me dio tiempo y luego me he pasado dos días con las pupilas dilatadas como las panteras por la noche (O.O) por culpa de unas pruebas oftalmológicas, así que no veía la pantalla ni podía escribir =.= Sorry por el retraso.

Esta parte es más cortita de lo que os tengo acostumbradas (me salen unas 31 páginas, según la tipografía) pero es toda acción. Podría haberla alargado más, pero quería que acabara en el punto en que lo hace *corre a esconderse de futuras pedradas*

La acción es complicada, con dos escenarios: uno, el encuentro con los restrictores bajo el puente del río Hudson; y dos, en las mansiones de la glymera en las que V está instalando cámaras de vigilancia mientras Phury vigila otras. Y, en cada uno de estos escenarios, intervienen muchos personajes y, por tanto, cambio muchas veces de punto de vista. Quería haber colgado aquí un mapa con la situación del campo de batalla y los movimientos de los personajes, pero no he tenido tiempo de hacerlo ¡Espero que la acción se pueda seguir sin perderse demasiado!

Tampoco tengo tiempo de colgar el par de fotitos habitual de nuestros chicos porque son las taaaaaaaaaaantas de la noche y tengo que irme a la cama pero YA (además de que no encuentro fotos sexys de Colin Farrel ¿Qué tiene este hombre en contra de desnudarse?) A ver si mañana puedo buscar un par.

Para la siguiente parte, la última del capi 6 (que es el penúltimo del fic) voy a tardar un poco. Va a ser muuuuuy larga (larga según mi propia concepción ya de por sí exagerada de las cosas, además ^^;) y muy complicada. Con mucha emoción, conversaciones en “flahback” y mucha rabia. Así que voy a sudar tinta.

¡¡¡¡Decidme lo que pensáis, por favor, tanto si os gusta como si no!!! XDD Y, por cierto: Daggher, cariño, eres un sol^^ Gracias por enlazar este fic en el blog en castellano sobre La Hermandad (ver columna de la derecha de mi blog para enlace). No sé si me lo merezco, pero ¡te lo agradezco! *reverencia* Mañana me paso por ahí a dar las gracias 😀

Para leer esta parte en Fanfiction.net, pulsa aquí

Para leerlo en el blog:

CAPÍTULO 6. ESTO NO PUEDE SER EL FINAL. PARTE 2

El barrio victoriano de Caldwell era como una jodida excursión a una peli de época rodada en blanco y negro y coloreada con ordenador; todo mansiones con porches, parterres cuidados y gente que decía “por supuesto” y “es un honor”. La doggen que acudió bajo la nevada a abrir la puerta del jardín delantero a Vishous parecía sacada directamente de “Lo que el viento se llevó”, cofia y delantal incluido. He allí otro grupo para el que el concepto “adaptarse al correr de los tiempos” no se había incluido en su diccionario. La mujer prácticamente se encogió al tamaño de una pulga al encontrarse con sus ojos, pero le condujo dentro con los modales exquisitos de los suyos.

-¿Hay algo en lo que os podamos ayudar, mi señor?- preguntó arrebujándose en el chal de lana mientras apretaba el paso por el caminito principal hacia el porche. A Vishous le pareció que movía los pequeños pies como los dibujos animados, a cien por hora.

-Una escalera. Y que dejéis la puerta abierta. Tendré que ir entrando y saliendo.- V disimuló un temblor dentro de la gabardina de cuero, maldiciendo su suerte.

-Por supuesto, yo…

-¿Tus señores han salido?- masculló mientras hacía retumbar las botas en los delicados escalones de madera de la entrada.

-Sí, señor, igual que hicieron ayer noche. Tal como lo sugirió el rey.

La doncella espió de reojo la enorme bolsa llena de cámaras y dispositivos que V acababa de dejar sobre el banco de madera del porche, mientras las puerta principal se abría y la luz del interior enmarcaba a un hombrecillo sospechosamente parecido a Fritz ¿Los hacían con moldes o qué?

-¿Os apetecería algo caliente, señor?- joder, el doggen se retorcía las manos igual que Fritz. O V le pedía que hiciera algo para complacerle o le estaría tocando las narices todo el rato.

-Lo que sea que tengáis por ahí.

-Claro, señor. Será un placer.

Vishous suspiró cuando los dos doggens levitaron sobre las puntas de sus pies, corriendo a cumplir sus deseos, y se quedó solo en el porche mientras los copos empezaban a acunar con suave frialdad los setos y los parterres del jardín. Empezó a disponer las cámaras, los cables y las herramientas sobre la mesita, ojeando el murete bajo que rodeaba la casa.

En cuanto acabara de cablear aquella maldita mansión iba a volver a la Guarida, darse una ducha caliente y meterse bajo las mantas. Ya lo creo.

OOO

Butch deseó haber parado a comprar un café con leche en vaso de poliexpán y una caja de donuts. Así al menos tendría algo con lo que mantenerse ocupado y caliente mientras montaba guardia. Consultó el reloj por enésima vez. Faltaba un cuarto de hora para las dos de la madrugada, la hora convenida para la presunta compra de droga, y Butch aún no había percibido ni a un restrictor. Claro, era posible que los hijos de perra estuvieran esperando el momento igual que él, a cubierto de la nevada dentro de un coche y, por tanto, indetectables. Estaban muertos pero nadie decía que les gustara calarse hasta los huesos.

Accionó el limpiaparabrisas con aire ausente, observando cómo esparcían los dos dedos de nieve que se habían ido depositando sobre el cristal. Menuda nochecita. Desde donde estaba aparcado, a tres manzanas del puente y con aquella nevada, sólo podría confiar en su radar extrasensorial para localizar a aquellos diablos, porque no iba a ver una mierda ni siquiera con prismáticos.

El emisor-receptor de radio que tenía en el asiento del copiloto crujió, la primera señal de vida en dos horas.

-¿Poli, me copias? Aquí Hollywood.-la voz del rubio salía perfectamente clara. V había hecho una buena compra con aquel equipo.

Sácalo de tu mente. Estás trabajando.

-Aquí Butch. Te copio alto y claro. Estacionado a tres manzanas al sur del puente. Ningún restrictor en radio de percepción ¿Dónde estáis?

-Llegando. A unas seis calles de la zona. John pregunta dónde aparca el Escalade.

-Dile que busque un callejón que hay entre un almacén abandonado, Caldwell’s Electric, y una casa okupa con la bandera anarquista. Es lo bastante ancho para el Escalade y está en línea recta enfrente del puente.

-OK, recibido. Cambio y corto.

Butch se quedó con el emisor en la mano y el ceño fruncido. Iba a odiar perderse la acción. Eso de hacer del cerebro de la operación estaba muy bien para los polis con barriga cervecera que odiaban ensuciarse las manos, no para él. Empezaba a tamborilear con los dedos en el volante cuando algo empezó a pitar en su cerebro.

Restrictores.

Dos. Y le pareció detectar la presencia de un tercero por un breve instante antes de desaparecer de su pantalla mental. Se quedó rígido en el asiento, con los nudillos blancos sobre el volante, mientras se concentraba en seguir los movimientos de los dos enemigos que brillaban ante sus sentidos. Tuvo que emplearse a fondo para no abrir la puerta de la furgo y cargar contra ellos, forzándose a permanecer quieto, con una vena latiéndole en el cuello.

Las dos presencias enemigas caminaron un poco hacia la izquierda, hacia el río, así que lo más probable es que estuvieran bajando por el terraplén. Se movieron un momento, indecisas, hasta que se quedaron quietas.

Localizados.

Butch echó mano del emisor.

-¿Rhage? Tengo algo para ti.

-Hazme feliz.- la voz del rubio tenía una sonrisa.

-Hay dos en el terraplén, a unos veinte metros del puente, creo. Deben haberse mezclado entre los humanos. He percibido un momento a un tercero y luego ha desparecido.- a Butch casi le chirriaron los dientes-. Debe ser el conductor del coche, de la furgoneta o de lo que lleven. Seguro que se ha quedado dentro del vehículo.

-Oído cocina. Z pregunta si alguno puede ser su francotirador.

-No lo creo. Nadie se mezclaría con los yonquis y las putas llevando un rifle en la mano y el que esté dentro del vehículo tampoco tendría ángulo de tiro. De momento, nada. Cambio y corto.- Butch cambió la frecuencia y volvió a llevarse el micrófono a los labios-. Qhuinn, Blay, ¿me copiais?

-Muy nítido.- la voz de Blaylock salió sin distorsión por el altavoz-. Estamos en el Hummer, a dos manzanas.

-Bien, oídme, chicos. Aparcad justo al lado del puente, así John, Rhage y Z tendrán una línea de visión recta de vosotros desde donde están apostados. Y escuchad: tenéis a dos restrictores camuflados entre los mendigos, los tendréis a la espalda cuando os metáis bajo el puente. Al menos otro está dentro de un vehículo. Tened mucho cuidado, ¿me oís?

-Recibido. No haremos locuras.- suerte que Blay era un chico serio- ¿Han llegado el jefe de los restrictores o el francotirador?

-De momento, no.- Butch casi se hizo un nudo con el ceño-. En cuanto bajéis del Hummer y dejéis el equipo emisor allí, sólo recibiréis mis instrucciones por los pinganillos ¿Alguna duda?

Le pareció que Blay suspiraba, pero no estaba seguro.

-Ninguna, señor. Cambio y corto.

Butch se dio golpecitos en los labios con el micro. El jefe de los no-muertos, de momento, no le preocupaba; tarde o temprano tendría que llegar y, en cuanto bajara del coche, lo detectaría.

Lo que le preocupaba era el francotirador ¿Dónde cojones se había metido?

OOO

A unas calles de distancia del puente, un Ford que parecía sacado de un museo de Elvis Presley se deslizaba por las calles desiertas cumpliendo escrupulosamente las normas de circulación.

-¿P, me recibes? ¿Dónde estáis?

El señor D condujo con una sola mano hacia el puente del Hudson mientras sostenía el walkie-talkie con la otra. Sabía que el grupo de tres que iba en furgoneta ya estaba en su puesto. Ahora tenía que localizar a su francotirador y a su guardaespaldas. La voz retumbante de P brotó del walkie acompañada de crujidos.

-Disfrutando de un crucero por el Hudson. M y yo bajamos en la barcaza, esto apesta como una mierda.

D sonrió de medio lado. Sabía que robar una barcaza de basura no sería problema para P.

-¿A qué distancia estáis del puente?

-Necesitaremos diez minutos para llegar al punto de tiro.

-Está bien. Esperaré para dejarme ver. E intentaremos entretener a los chavales. Avisadme cuando estéis a punto de entrar en rango.

-Estaré pendiente de M.

D cambió el canal del walkie mientras dejaba cruzar la calle a una ancianita que bajaba la basura.

-¿G, H? ¿Estáis ya en el terraplén?

-Estamos en posición. R está dentro de la furgo, preparado para salir pitando con los vampiros.- la voz de H sonaba susurrada, como si hablara intentando camuflar el walkie. Era una pena que el presupuesto de la Sociedad no llegara para equiparles a todos con pinganillos.

-Mandadle entretenimiento a los chicos cuando lleguen. M y P necesitan tiempo para acercarse en la barcaza.

-Joder, ¿entretenimiento de qué tipo?

-Improvisa.

El señor D oyó el juramento justo antes de cerrar el transmisor del walkie.

OOO

-Menudo sitio…

Blaylock se subió la cremallera de la chaqueta de cuero, ocultando el chaleco antibalas, mientras Qhuinn echaba el freno de mano del Hummer. Habían aparcado casi al lado del puente y el pelirrojo ojeaba el panorama desolador.

Algunos yonkis a quienes el subidón les había vencido estaban sentados alrededor de hogueras en el terraplén que bajaba hacia el río, con la cabeza colgando sobre el pecho. Algunos tipos, que debían de ser camellos de poca monta para estar fuera con la noche que hacía, se encogían en anoraks roñosos, deambulado de corrillo en corrillo intentando encontrar algún posible cliente que aún estuviera consciente.

Un par de mendigos arrastraron sus carritos de supermercado cargados de mierda y sus cartones bajo el puente y Qhuinn chasqueó la lengua.

-Entre la humedad de la nieve, la peste del río, lo que deben estar quemando en esos bidones y la peña que no se ha lavado en una semana, no oleremos a un restrictor hasta que nos esté arrancando los pelos de la nariz.

-No me gusta nada saber que tengo a dos restrictores por la espalda y otro esperándome en una furgo.- los ojos azules de Blay escudriñaron el panorama entre los copos de nieve del parabrisas.

Blay casi saltó del asiento cuando Qhuinn dejó caer la palma sobre su hombro, inclinándose hacia él con una sonrisa guarra de medio lado.

-Cuidaré de tu culo, Blay, no problem.

El pelirrojo tragó saliva.

-¿Te importa centrarte? Podrían estar a punto de cosernos a tiros.

-¿Qué pasa? eres quien tiene la mente sucia y piensa en marranadas.- Qhuinn le dio una palmada en el hombro, luego se subió la cremallera de su chaqueta y se llevó una mano a la parte baja de la espalda, encajándose la S&W en la cintura de los tejanos- ¿Vamos a hacer nuevos amigos?

Blay abrió la puerta del Hummer con los ojos en blanco. La actitud de Qhuinn le sacaba de quicio en la misma medida en que le aliviaba. De alguna forma, le quitaba hierro a la posibilidad de que aquéllos fueran sus últimos minutos sobre la Tierra. Que en paz descansen. Respiró la humedad gélida de la noche, mezclada con el efluvio sucio del río y de las maderas que quemaban en los bidones. Qhuinn tenía razón. Oler a los restrictores a distancia iba a ser complicado.

Hombro con hombro, los dos cruzaron la acera y empezaron a bajar por el terraplén, haciendo crujir la tierra con la nieve recién caída bajo sus suelas. Blay resistió la tentación de llevarse la mano a la oreja para comprobar, irracionalmente, que el pinganillo seguía en su sitio. Aquella era su primera misión real en el campo y, como en los escarceos anteriores, le sorprendió la sensación de soledad. Nada de peleas cuerpo a cuerpo donde un macho era capaz de todo al calor del momento. Sólo una noche fría, un ambiente de miseria y mucha improvisación.

-¿Todo bien dentro de esa cabeza tuya?- Qhuinn le miró de reojo.

-Deseando que acabe. O que empiece, no sé.

Como si hubiera percibido su inseguridad, la voz de Butch resonó en sus orejas, tan nítida como si el Hermano estuviera hablando contra sus oídos.

-Imagino que ya estáis cerca del puente, chicos. No puedo veros desde donde estoy, pero tenéis que perder un poco el tiempo. Aún no he detectado al jefe y, cuando llegue, John necesitará al menos un par de minutos para colocar el localizador en su coche. Así que daros una vuelta.

Los dos se miraron con las cejas enarcadas para luego ojear el entorno.

-Ya, claro, podríamos pedirle un trago a algún mendigo y organizar una partida de póker…- masculló Qhuinn. Justo en ese momento, el aire cambió y el moreno se quedo rígido- ¿Hueles eso?- murmuró.

Blay espió disimuladamente los grupitos dispersos de alrededor.

– Podrían ser restrictores, pero el olor no es nítido. Y tampoco los distingo.

-Se habrán mezclado con los yonkis. La compañía ideal.

-Vale, y ahora, ¿cómo perdemos el tiem…?

-¿Buscando algo de calor… chicos?

La voz femenina que oyeron a su espalda, a un par de metros, les hizo girar despacio sobre sus talones. Una humana, de no más de 16 años, con una minifalda tejana que tapaba tanto como un kleenex y una minicazadora plateada, húmeda por la nieve, les miraba de medio lado. Podría haber sido una pose seductora de no ser por el rímmel corrido que manchaba sus párpados, los ojos enrojecidos y los labios pintados de carmín con tantas capas como una puerta de garaje. Las medias negras que llevaba tenían tantos agujeros como una ratonera y su pelo rubio parecía haberse congelado en los encrespados de los ochenta, con unas raíces negras que llegaban hasta mitad de la melena.

Blay la miró de arriba a abajo, sopesando si estaba anoréxica, drogada, borracha , enferma de SIDA o las cuatro cosas a la vez.

-Gracias, cielo, pero tenemos el calor justo y necesario.- Qhuinn le dedicó una de sus sonrisas de “lárgate-aquí-sobras”.

Yup, parecía que la chica no captaba las indirectas. Se bajó la cremallera de la chaqueta plateada hasta el ombligo.

No llevaba jersey, sólo un sujetador barato de encaje negro.

-Bueno, yo puedo hacer que estéis aún más calientes…- caminó hacia ellos lamiéndose los labios y jugueteando con la cremallera.

-Oye, de verdad, no queremos…- Blay empezó a menear la cabeza, dudando entre la compasión por aquella criatura esquelética y su incomodidad.

La chica podría estar drogada, pero tenía olfato para detectar a posibles clientes dudosos. Se acercó tanto a Blay que el vampiro olió el alcohol de su aliento. Puso una mano de desconchadas uñas rojas sobre su hombro y, antes de que Blay cayera en la cuenta de lo que estaba haciendo, le cogió la mano y se la apoyó sobre su pecho, haciéndole probar la mercancía.

Oh, joder.

-Puedo chupártela por seis dólares, soy buena en eso.- la chica le movió la mano, magreándose ella misma-. Y puedes metérmela por treinta.- dedicó una mirada esperanzada a Qhuinn-. Tu amigo puede mirar o, si quiere, se puede unir a la fiesta. Os haría un precio dos por uno… ¿qué me dices?

OOO

Butch seguía tamborileando con los dedos en el volante, con el cerebro repartido entre los dos chicos exponiendo el pellejo a tres manzanas delante de él, las ansias asesinas que le despertaba la presencia del enemigo y el gilipollas de Vishous. En cuanto aquello acabara, iba a plantarse donde quiera que estuviera el hermano y aclarar las cosas. Como fuera. Ahora que había reunido las ganas necesarias para abrirse camino hasta la Verdad, estar allí plantado sin poder hacer nada estaba creando un microclima muy negativo en sus chakras..

Resopló y se removió en el asiento, clavándose algún muelle flojo en el trasero. Teniendo en cuenta las vueltas de su cerebro, la espera no le hacía ningún bien. La rabia volvía a hacer “chup-chup” a fuego lento, sostenido, y sin poder desahogarse en nada. Justo entonces, la cabeza le dio vueltas con un mareo repentino.

Juró por lo bajo.

Volvió a jurar cuando le pareció que la maldición no había sonado lo bastante fuerte.

¿Pero qué mierda le pasaba, exactamente? Se pellizcó el puente de la nariz, parpadeando rápido. Tenía la impresión de tener la cabeza metida en un remolino y lo peor es que aquellos vahídos cada vez le daban más seguidos. ‘Dita sea. Por si fuera poco, cada vez estaba de más mala leche.

Y tener restrictores cerca sin poder rebanarles la garganta no ayudaba a pintarle una sonrisa en la cara.

Entonces, otro puntito empezó a parpadear en su cerebro, junto con los enemigos que ya tenía detectados. Entró en su radio de percepción de golpe, justo al norte del puente. Un solo restrictor. El jefe, aquel jodido tejano, no podía ser otro. El tipo se quedó quieto un momento y luego empezó a desplazarse poco a poco hacia el puente, probablemente caminando.

Te tengo, cabrón.

Butch se enderezó de golpe en el asiento de la furgoneta, echando mano al emisor e ignorando el modo en que el mundo se bamboleaba ligeramente ante sus ojos.

-John, ha llegado el jefe. Debe tener el coche aparcado justo al norte del puente, reconocerás cuál es cuando estés cerca por el olor. Ya puedes colocarle el dispositivo. En cuanto esté hecho, mándame un mensaje.- era una pena que el chico no pudiera contestar, pero Butch sabía que lo haría bien.

Al cabo, la voz seca de Zsadist brotó por el altavoz del equipo.

-¿Y mi francotirador?

La puñetera pregunta del millón.

-No lo percibo, Z. O está en algún edificio detrás de alguna puerta metálica o no está. A lo mejor el jefe quiere ocuparse él mismo de los chicos, para eso ha traído a los refuerzos.

-No me gusta.- la voz de Z tenía un gruñido.

-Ni a mí, pero hasta que John se haya asegurado de colocar el puto GPS no podemos aparecer o todo se irá a la mierda.

Maldita noche de los huevos.

OOO

Nada. Blaylock no dijo nada porque la lengua se le había pegado al paladar y tenía la sangre en las mejillas y deseaba estar en cualquier otro sitio que no fuera allí. La puta seguía mirándole con el simbolito de “dólar” pintado en los ojos y a Blay le vino a la mente la imagen del Tío Gilito.

Qhuinn soltó una carcajada desenvuelta a su lado y espantó la mano del pelirrojo sobre el pecho de la chica, pasando el brazo izquierdo sobre los hombros de su amigo.

-No te ofendas, dulzura, pero no nos van las tías, si sabes a lo que me refiero…- Qhuinn acercó la boca a la oreja de Blay mientras hablaba, hasta que al pelirrojo se le puso la carne de gallina de pies a cabeza.

La humana hizo un mohín desilusionado, pero enseguida recuperó la pose profesional.

-Bueno, puedo meneársela a él – señaló a Blay- mientras tú se la chupas. Sólo os cobraría cinco dólares…

Trágame, tierra

Blay no sabía qué era peor, si lo embarazoso de tema, las imágenes mentales que la tía le estaba metiendo en la cabeza o los labios de Qhuinn contra su oído.

Su amigo sacó la mano de sus hombros para agarrarle del culo de sopetón. Blay saltó de tal forma que estuvo a punto de tropezar con sus propios pies.

-Es una oferta tentadora, pero preferimos meneárnosla el uno al otro.- Qhuinn atrajo a Blay contra su cuerpo, sin soltar la presa en su nalga, inclinándose un poco hacia su cuello- ¿Para qué crees que hemos venido al puente?

La puta levantó las manos en señal de derrota y su expresión pasó de morritos profesionales a mosqueo.

-Vale, que os jodan.

-Esa es la idea, muñeca.- ahora Blay estaba tan aplastado contra el pecho de Qhuinn como permitían los chalecos y Qhuinn le estaba cogiendo el culo con las dos manos y aquello era más de lo que podía soportar y…

La voz de Butch resonó directamente en sus tímpanos.

-Chicos, el jefe ha llegado. Ha aparcado justo al norte del puente, así que entrará por el lado contrario a vosotros. John va a colocar el GPS. Id tirando hacia allí pero despacio y con mil ojos. No he localizado al francotirador. Repito: no he localizado al francotirador.

Blaylock se apartó de Qhuinn prácticamente siseando, dispuesto a freírlo con la mirada… hasta que vio la expresión de sus ojos. Oscuros. Penetrantes. Qhuinn seguía con las manos en sus nalgas y Blay habría podido matar por estar en su habitación y no a punto de vérselas con restrictores.

-¿Qué se supone que estás haciendo, Qhuinn?

-Ganando tiempo. Y salvándote.- retiró las manos mientras le miraba entre las pestañas negras- ¿O es que querías tirártela?

-¡Claro que no!- Blay apretó los puños, completamente indignado… y cabreado con Qhuinn por sus jueguecitos… y cachondo perdido.

El moreno se encogió de hombros y señaló hacia el arco del puente con un pulgar.

-¿Vamos?- caminó un par de pasos y se giró hacia él de nuevo con la sonrisa más brutalmente lujuriosa que Blay hubiera soñado jamás-. Por cierto, me gusta tu culo.

Cuando todo aquello acabara, Blaylock iba a matarlo. Y luego a hacerse dos pajas en la ducha. O tres.

OOO

Lejos de la miseria de la orilla del Hudson, en pleno barrio victoriano de Caldwell, un coche destartalado que no tendrían ni los criados de aquellas casonas daba vueltas despacio bajo la nevada.

-Menuda mierda de noche.- el señor A condujo lentamente, con el ceño fruncido, alrededor de la mansión que D les había ordenado vigilar.

-La luz del porche está encendida y la puerta delantera está entreabierta, creo, eso quiere decir que habrá alguien dentro. Al menos, no habremos venido para nada.- C pegó los ojos a los prismáticos mientras su compañero rodeaba la casa, rodando poco a poco-. La verja es fácil de saltar, llegado el caso, y no hay cámaras en los muros.

-Lo cual no quiere decir que no las haya en las dos entradas.- murmuró A-. Vamos a echar una ojeada a la puerta de servicio.

El restrictor aparcó el coche en uno de los limpios callejones que, en aquel barrio, separaba una mansión de otra. Nada de mendigos durmiendo en cartones por allí, sólo hileras de cubos de basura bien dispuestos para que no se vieran desde las avenidas principales y vaciados periódicamente por el servicio de limpieza. El callejón era mucho mejor que la mayoría de casas en las que habían vivido ellos dos. Desde allí, tenían una buena panorámica de la entrada trasera de la mansión.

-¿Salimos a patrullar?- C llevó la mano hacia la puerta del coche, dispuesto a hacer de Buen Restrictor.

-¿Quieres helarte el culo? Está nevando, por si no te habías dado cuenta.- A señaló hacia las ventanas iluminadas de la fachada trasera-. Además, desde aquí podemos ver quién anda en las habitaciones. Delante sólo estarán el comedor y el salón y el muro nos taparía las vistas. Mejor quedarnos aquí un rato, a ver qué sacamos.

C se acomodó en el asiento delantero, con la ballesta entre las piernas. No iba a ser él quien presionara para ir dando vueltas alrededor de una mansión bajo la nieve, desde luego. Y, si se les pasaba algo por alto, siempre podía echarle las culpas a A por escaquearse.

La lealtad no era un concepto muy de moda en la Sociedad Restrictora.

OOO

John Matthew salió del Escalade, aparcado en el apestoso callejón a oscuras que le había indicado Butch, y deseó poder desmaterializarse, pero 48 horas después de haber pasado la transición no era aconsejable. Inspiró para darse ánimos, con Rhage levantándole los pulgares dentro del jeep, cerró mano alrededor del Colt que llevaba en el bolsillo derecho de la chaqueta y apretó el GPS, ya activado, en la izquierda. Salió caminando del callejón con la cabeza gacha, contra la nieve, arrastrando los pies, como uno más de los miserables que poblaban el vecindario, intentando no hacerse notar.

Como si eso fuera un problema….

Tenía veintitantos años de práctica en pasar desapercibido y los pocos yonquis que se habían arriesgado a salir en busca de mierda bajo la nevada no le dedicaron ni una mirada. Apretó a correr en cuanto cruzó la calle y se agazapó en el lado norte del puente, pegado al cemento, a tiempo de ver a un tipo con sombrero tejano desapareciendo en la oscuridad bajo él.

Los colmillos se le alargaron de golpe y tuvo que sofocar el rugido que le subió por la garganta.

Soy un guerrero, soy un guerrerosoyunguerrero…

Mierda, ¿de dónde había venido aquel impulso de correr, de cazar a aquel mamón por espalda, de hundirle una daga negra que no tenía en el corazón, de regodearse con la caza de un enemigo más? Ni siquiera podía hacerse el nudo de las zapatillas sin liarse con sus nuevos dedos enormes, joder, cómo cuernos iba a cazar uno de aquellos demonios.

Inspiró varias veces y echó a correr, agachado, por entre las filas de coches -y restos de coches- aparcados en un descampado que en otra época debía haber sido un aparcamiento bien asfaltado al aire libre. Furgonetas robadas, piezas de motos, neumáticos pinchados…

John siguió el rastro de la peste que había dejado el restrictor hacía sólo segundos como el olor de un pastel en los dibujos animados, sólo que aguantándose las arcadas.

Más de aquel impulso de correr hacia el tejano y hundirle un cuchillo entre las costillas.

Rápido, rápido… Qhuinn, Blay y los Hermanos estaban esperando que él acabara con su mísera parte en aquella obra de teatro para salir a escena, así que tenía que encontrar el jodido coche y…

Ahí estaba. El olor era más fuerte alrededor de un Ford negro que parecía extraído de una peli de los años 60  pero que, a pesar de ser una reliquia, estaba limpio y bien conservado. Había que joderse, ahora tendría grabada en las retinas la imagen de un restrictor con una manguera y una esponja limpiando su jodido coche hasta que brillara.

John no se entretuvo. Se agachó con rapidez, aliviado al comprobar que el dispositivo de seguimiento se enganchaba magnéticamente a los bajos del coche. Bien, joder, bien. Sacó el móvil y mandó un “hecho” a Butch.

En cuanto caminó rápidamente de vuelta al lado del Escalade y se metió dentro del jeep, tuvo que disimular una sonrisita. Vale, sí, su participación había sido no secundaria sino terciaria pero lo había hecho bien.

Por una vez. Al menos, sabía que podría ganarse la vida como enganchador de GPS.

-¿Colocado?- en el asiento del copiloto, Rhage se había crujido los nudillos tantas veces que a John le sorprendió que aún siguieran en su sitio. Asintió-. Bien.- la sonrisa de Hollywood dejó ver sus colmillos en toda su extensión-. Que empiecen los fuegos artificiales.

En el asiento de atrás, sin embargo, el hermano Zsadist seguía con los brazos cruzados y los ojos negros, sin ninguna satisfacción en ellos.

OOO

En una barcaza basurero que bajaba lentamente por el Hudson, el señor P sostuvo el walkie con la mano derecha mientras mantenía la línea recta de navegación con la izquierda.

-¿D? Ya estamos en rango de tiro.

La voz de su “jefe” brotó satisfecha al otro lado.

-Perfecto. Estoy entrando bajo el puente. Que M abra fuego en cuanto vea a los chicos.

Era la primera vez que P participaba en una operación tan coordinada como aquella con la Sociedad Restrictora pero, qué demonios, tenía su encanto. Te daba la sensación que tú controlabas la jodida guerra.

Empezó a silbar mientras dejaba que la barcaza se deslizara con pereza por las aguas.

OOO

Vishous decidió que se fumaría el cigarro en el recibidor de la mansión, en vez de helarse los huevos en el maldito porche. Había instalado las cámaras en la puerta exterior principal, en la entrada delantera de la casa y también los sensores de movimiento en las dos esquinas delanteras del murete. Le quedaban las cámaras de la entrada trasera y dos esquinas más del bajo muro.

Lo cual hacía predecir hora y media más calándose bajo la jodida nevada.

Sacudió el pelo, esparciendo gotitas, y un reguero helado le bajó por la nuca, metiéndose por debajo de la camiseta. Mierda para él. Dejó la bolsa con los trastos en el porche y entró en el recibidor de la mansión cerrando la puerta. El calor le envolvió como un agradable capullo. Suspiró, apoyado en una columna, mientras se encendía un pitillo.

Dudaba de que los doggens se pusieran hechos unas furias si olían a tabaco -los criados raramente tenían esa capacidad- y los amos debían estar en la ópera o levantando el meñique mientras tomaban el té con los amigos. Así que les jodieran a todos si no se merecía fumar con un techo sobre su cabeza.

De ahora en adelante, tendía que aprender a encontrar satisfacción de pequeñas cosas triviales como aquélla.

OOO

Qhuinn frunció el ceño en cuanto llegó a las profundas sombras bajo el arco del puente, donde no llegaba la mísera luz de las farolas rotas de la calle. La vista de los vampiros no era tan aguda como los de las pelis, pero sí suficiente como para que la oscuridad de tinta china fuera penumbra a sus ojos. Una decena de mendigos dormían tapados con cartones y periódicos en el rincón más recóndito y una puta se la chupaba de rodillas a un tío.

Si había tiros, morirían humanos inocentes. Bien, quizás no todos los que pululaban por allí fuesen inocentes, pero no se merecían morir por una bala perdida de una guerra que no iba con ellos.

-No me gusta que haya tantos humanos.- susurró a Blay, con la mano cerrándose alrededor del arma que llevaba en el cinturón del tejano.

-A mí tampoco.- parecía que ahora el pelirrojo tenía otras cosas en qué concentrarse a parte de su cabreo con él.

Y no es que Qhuinn lamentara en lo más mínimo haberle metido mano.

Una figura solitaria se adentró bajo el puente desde el otro lado. Era bajita, enclenque e, incluso en la penumbra, los dos vampiros distinguieron un sombrero tejano.

-Mierda, ya está aquí.- Qhuinn apretó los dientes- ¿Y ahora qué cojones hacemos?

-No sé, quizás…

La Voz de Dios, o sea, Butch O’Neil, volvió a susurrar en sus oídos a través de los pinganillos.

-John ya ha colocado el GPS. Aguantad un minuto y Rhage se encargará de los dos que tenéis por detrás. En cuanto le oigáis entrar en acción, desmaterializaos de ahí.

-Como si no fuera largo un minuto.- murmuró Blay.

Los dos se plantaron donde estaban, hacia la mitad del túnel bajo el puente, con las piernas algo separadas como si fueran a parar una carga de caballería en vez de a un tipejo escuálido que apestaría a ciervo muerto. Las farolas que iluminaban el otro extremo del puente proyectaron la sombra del tejano hacia ellos. El restrictor se detuvo a unos cinco metros.

-Vaya, vaya…- joder, el tipejo arrastraba las sílabas como si hubiera salido de “Gigante”-. No parecéis muy sorprendidos de verme… vampiros.

Las manos del restrictor estaban metidas en su chaqueta y Qhuinn maldijo. Si Butch no había localizado al francotirador, entonces es que a lo mejor no iba a venir. Lo más probable es que el tejano fuera quien intentara dispararles, contando con que tenía a otros dos cortándoles la retirada. Su mano derecha le quitó el seguro a la S&W.

-¿No nos creerías tan estúpidos como para caer en tu trampa, verdad?- Qhuinn inclinó la cabeza a un lado y lo miró con la barbilla levantada-. Vosotros os llevasteis a Rahg.- gruñó. No es que aquel imbécil le cayera bien, pero los restrictores no secuestraban a los de su raza y seguían vivos.

-Premio para ti.- a pesar de la distancia, intuyeron que el no-muerto sonreía.

-¿Qué has hecho con él?- Blay ahogó el sonido del seguro de su Beretta con aquella pregunta.

-Enterrarlo después de una sobredosis de sangre de restrictor. Lo que, por otra parte, será lo que haré con vosotros en cuanto haya acabado de sacaros toda la información que tenéis en esas cabezas…

Vale, hasta aquí hemos llegado.

Qhuinn sacó le S&W del cinturón de los tejanos, apuntándola a las piernas de aquel malnacido. El francotirador no aparecía. Rhage debía estar desmaterializándose a decenas de metros detrás de ellos. Nadie les decía qué más tenían que hacer y aquel hijo de mil perros acababa de confesar que había matado a uno de los suyos y que les iba a hacer lo mismo a ellos.

Lo cual quería decir que había amenazado de muerte a Blaylock.

Delante de sus narices.

Fin de la discusión.

Qhuinn apuntó directamente al muslo del tejano.

Pero nunca llegó a disparar.

OOO

Vamos, vamos, vamos, hijo de Satanás, ¿dónde coño estás?

En la furgoneta llena de chinches, tres manzanas al sur del puente, Butch golpeó el volante con un puño, ahogándose con su rabia al no localizar al francotirador, sabiendo que los dos chicos estaban a solas con un jodido restrictor y que él, malditos fueran todos los dioses, estaba obligado a permanecer anclado allí cuando se moría, por Dios, se moría por salir ahí fuera y abrirles el pecho en canal a aquellos malnacidos.

¡Ding!

Su radar mental se activó de nuevo.

Dos restrictores más.

En algún punto situado… ¿a cientos de metros delante y a su izquierda? Eso suponía estar… ¿en el puto río Hudson?

-¡Joder!

OOO

A bordo de la barcaza basurera que se deslizaba por el Hudson a paso de caracol, el señor M se mantuvo totalmente inmóvil, con el ojo pegado a la mirilla del rifle, apoyado sobre unas cajas junto a la borda. Vale, aquel trasto no era su TAC-50. Lo había cambiado por un Barrett del 33. En vez de volarles la rodilla entera a los chavales y amputarles la pierna sólo les haría un boquete por el que pasaría un autobús. Que D no dijera que cumplía órdenes.

El visor nocturno del rifle le daba una panorámica verdosa perfecta de todo lo que acontecía en la orilla. Distinguió varias figuras bajo el puente, pero sólo tres de pie: una bajita y otras dos, enormes, a unos cinco metros, en pose desafiante.

Ahí estaban los blancos.

Frunció el ceño cuando distinguió al vampiro situado más cerca de la orilla: pelo de punta, seguramente moreno, y aire chulesco. Aquel cabrito era el que le había jodido el disparo con el TAC-50. Aquel crío de mierda era quien había impedido que matara al Hermano del pelo multicolor.

Por un momento, M sopesó pasarse las órdenes por el forro de los cojones y disparar a la cabeza, pero controló disciplinadamente el impulso… de momento.

Desvió el cañón del arma unos milímetros, lo suficiente para apuntar a la rodilla del crío. Y disparó.

OOO

Butch se abalanzó sobre el emisor cuando sus neuronas de poli procesaron la disposición táctica del enemigo. Sólo había una explicación a por qué dos restrictores bajaban por el jodido río, seguramente en alguna barcaza: el francotirador iba a bordo.

Con el intercambio acordado bajo el puente, no podía apostarse en ningún edificio. No tendría línea de tiro. Pero desde el río tendía una diana perfecta de los dos chavales.

-¡¡Z, el francotirador está en el río!!- Butch cambió al canal que le permitía dar instrucciones a todos a la vez- Repito: el francotirador está en el río ¡Qhuinn, Blay, salid de ahí AHORA! ¡¡YA!!

Mierda santa.

OOO

Bajo el arco del puente, Blaylock se giró un instante hacia Qhuinn con los ojos muy abiertos cuando su amigo encañonó al tejano, intentando discernir si había entendido mal la orden de Butch o si se le habían cruzado los cables.

Blay se sacó la Beretta de los tejanos en el mismo instante en que, inexplicablemente, Qhuinn abrió la boca para gritar.

Oyó un zumbido, como de un dardo impactando en una diana.

De alguna parte del cuerpo de Qhuinn brotó una explosión de sangre.

El enorme cuerpo de su amigo cayó hacia delante como un leño partido.

Y Blaylock perdió por completo la amabilidad, la educación y la civilización.

No tenía ni idea de dónde había venido el disparo, pero le importaba una mierda. Alguien había herido a Qhuinn, a Qhuinn, entre todas las personas, y a cinco metros tenía un restrictor.

El pelirrojo apuntó al tejano con una mueca de odio en el mismo momento en que el restrictor hacía el gesto de sacar la mano derecha de la chaqueta. El puto demonio no llegó a conseguirlo.

Blay le disparó dos balas a la pierna derecha mientras rugía con los colmillos extendidos.

El aullido que soltó aquel cabronazo fue el sonido más dulce que Blay hubiera oído en su vida. E iba a extraerle más. En cuanto le vaciara el cargador. Los gritos de los humanos de alrededor eran sólo el coro perfecto a la sinfonía de la guerra.

Con el brazo del arma extendido, se agachó para propulsarse hacia delante y eso fue lo que le salvó de que el segundo disparo de M le destrozara la rodilla. En su lugar, la bala impactó en sus costillas.

Blay jadeó y cayó hacia delante, con las manos en el suelo, cuando le pareció que alguien le había dado un golpe con un bate en el costado izquierdo.

El francotirador.

Bendito chaleco antibalas.

Aquello disipó de golpe las ansias de sangre.

Tenía que sacar a Qhuinn de allí. Y ya no podrían desmaterializarse.

OOO

Rhage tomó forma junto a un bidón encendido como el mismo espectro de la muerte, con dos dagas en vez de guadaña, justo cuando dos restrictores armados con pequeñas recortadas se ponían de pie, con toda la intención de dirigirse hacia el puente.

El Hermano volteó las dagas en las manos con una sonrisa que ofreció una hermosa panorámica de sus caninos.

-¿Cómo? ¿Os marchabais tan pronto?

OOO

Blaylock apretó las mandíbulas, ignorando el dolor del costado y dando mil gracias por los malditos chalecos. Un vistazo le dijo que el tejano estaba intentando ponerse en pie, así que tenía segundos para sacar a Qhuinn de allí, si el francotirador no volvía a hacer de las suyas.

Saltó hacia su amigo, dando la espalda al río para escudarle con su cuerpo.

-¡Qhuinn, levanta! ¡Tenemos que salir de aquí o nos freirán! ¡Vamos, amigo, vamos, vamos!

El moreno gruñó un juramento, apoyándose sobre los puños para levantarse, aún con la pistola en la mano. Blay pasó el brazo libre por su cintura y tiró de él sin miramientos, haciéndole gritar. Afianzó el peso de Qhuinn contra su costado malherido y lo arrastró para salir de debajo del puente. Joder, Qhuinn apenas podía mantenerse en pie. Cuando Blay se giró para comprobar si el tejano seguía en el suelo, el mundo estalló en rojo.

O, más bien, su cadera estalló en sangre, como una granada de defragmentación.

El tejano tenía una rodilla en tierra, apuntándole como a una res que se escapa y Blay estuvo a punto de irse al suelo cuando la bala le levantó la carne de la cadera.

-¡Blay! -Qhuinn trastabilló, luchando por apoyarse en la pierna buena y sostener a su amigo. Olía a sangre. Qhuinn se estaba desangrando.

-V-vámonos. Vámonos ya…- el pelirrojo jadeó, llevando aire a sus pulmones mientras las descargas de dolor bajaban desde la cadera a la pierna-. Hay que… llegar… al Hummer.

Nunca veinte metros habían parecido tan lejos.

OOO

Bajo el puente, el señor D rodó por el suelo después de disparar al vampiro pelirrojo, cagándose en sus muertos. Ciertamente no iba a morir por los dos balazos en la pierna. Pero tampoco podía correr y, si iba detrás de aquellos dos chavales, se arriesgaba a que llevaran alguna de esas dagas negras de la Hermandad. A fin de cuentas, no se habían sorprendido de ver que su camello era un restrictor, así que debían de habérselo olido y puede que hubieran traído refuerzos. Más tarde pensaría sobre eso, pero ahora no podía arriesgarse a quedarse allí, herido, y que se presentara la Hermandad.

Tocaban a retirada.

Tenía a M y a P en la barcaza, a R en la furgoneta y a G y H en el terraplén. Entre todos podían apañárselas para capturar a los dos chicos y él no iba a arriesgarse a que le enviaran a reunirse con el Omega.

Vive hoy para pelear mañana… más o menos.

D contempló cómo los dos chicos salían del arco del puente y se puso en pie temblequeando como un ternero recién parido. Ya que el Omega les arrancaba el corazón del pecho al convertirlos, también podría haberles hecho un favor y anulado la percepción del dolor. Pero no.

Los mendigos del puente se taparon con los cartones cuando D les miró, y tuvo la satisfacción de ver que con el tiroteo habían interrumpido la mamada que la puta le estaba haciendo a un cliente. Mejor, si él no podía, los demás tampoco.

Echó a andar hacia el Ford, cojeando lo más rápido que le permitían dos agujeros de bala en el muslo. La sangre negra le estaba empapando los tejanos y luego no había manera que quitar el pestazo.

OOO

Zsadist se desmaterializó de al lado del Escalade y tomó forma justo encima de la baranda del puente tan rápido que pensó que se había dejado algunas células detrás. Permaneció un segundo recto, recortándose contra el cielo nocturno, bajo la nevada, como algún villano de cómic, hasta estabilizarse. Al mirar hacia abajo, vio a Qhuinn y a Blay salir del debajo del puente sosteniéndose uno al otro y arrastrando las piernas.

Mierda, joder.

Les habían dado. A dos chicos valientes que ni siquiera eran guerreros aún. Alguien las iba a pagar todas juntas. Oh, sí. Unos metros por delante de los chicos, Rhage acababa de entrar en escena con dos restrictores. Al tejano no se le veía por ningún sitio. Z frunció el ceño y escudriñó el río ¿Había alguna isla que él no conociera, alguna entrada de tierra donde se pudiera haber apostado el francotirador?

El alcance de sus ojos no era el mismo que el de un rifle y la jodida nevada -puto don de la oportunidad- convertía el paisaje en un borrón, pero le pareció que no había nada similar, sólo algunas barcazas que se deslizaban por la corriente oscura, una de ellas justo en paralelo a la orilla…

Barcazas.

Hijo de perra.

Z desnudó los colmillos con un gruñido animal mientras desenfundaba las dagas y se desmaterializaba, con los ojos fijos en una barca de basura…

OOO

Malditas recortadas de mierda.

Rhage gruñó como un león herido cuando uno de los dos restrictores le disparó a quemarropa. Lo menos, una costilla rota. Y eso, contando con que el chaleco hubiera parado la bala y no tuviera heridas internas.

Chispas negras bailaron ante sus ojos y, en respuesta inmediata, algo empezó a serpentear justo bajo su piel, respondiendo a su rabia. Vio que el segundo restrictor, que le apuntaba con otra recortada, ponía unos ojos como platos.

Fijo que los suyos se habían puesto blancos.

Pero el pasmo del no-muerto le dio el segundo de tiempo que necesitaba.

Hollywood despistó al cabrón que le había disparado desplazándose con un volatín bajo justo a su espalda. El tipo giró la cabeza por encima del hombro, intentando averiguar a dónde había ido…

… no antes de que Rhage le hundiera una de las dagas por la espalda como si apuñalara a un cerdo. Justo entre la segunda y la tercera costillas.

Justo en el corazón.

OOO

Z tomó forma a babor de la cubierta de la barcaza basurero, un caparazón oxidado que seguramente iba dejando un rastro de roña en el agua tan grande como la estela de olor a podrido que dejaba en el aire. Se agazapó en el suelo. A popa, la carga apestosa. A proa, el cubículo del timón… que tenía que estar manejando algún restrictor.

Avanzó con el sigilo de un depredador y con la misma ansia asesina. Por aquello había vivido desde que había matado a su Ama, por aquellos segundos en que podía liberar su rabia rompiendo huesos, desangrando, quebrando. Bella lo había apaciguado algo.

Por desgracia para el demonio pálido que vio al timón, silbando de espaldas a él, sólo algo.

Zsadist se colocó la empuñadura de la daga entre los dientes. No podía arriesgarse a que el tipejo chillara cuando se la clavara y alertara al francotirador.

El suelo podrido de la barcaza crujió bajo sus botas.

Z se pegó al costado del cubículo, encogiéndose, cuando el restrictor al timón, una especie de enano con una mata blanca por pelo, se giró frunciendo el ceño.

Mierda, mierda. Si por él fuera, se abalanzaría sobre él y, si gritaba como un gorrino, alertaba al francotirador y se encontraba con dos enemigos, pues bienvenido fuera. Pero le había prometido a Bella que sería prudente.

Apretó los ojos y maldijo, esperando que aquel pedazo de mierda dejara de recelar.

La espera le costó muy cara a Qhuinn.

OOO

A estribor en la cubierta de aquella misma barcaza, justo al otro lado del cubículo del timonel, M vio por la mirilla del rifle cómo D huía por patas de debajo del puente. Le habían disparado pero el tío, el muy cobarde, en vez de ocuparse él y volarle él las rodillas al otro chico, había disparado como a un pato de feria y sólo rozado al vampiro pelirrojo en una cadera.

Y ahora piraba, esperando que otros -o sea, él- le hicieran el trabajo.

Claro, era lo que tenía el Ejército. Los jefes mandaban y los pringados obedecían. Y, oye, normalmente M no tenía ningún problema. Pero lo que no soportaba era a los jefes que escurrían el bulto dejando a sus chicos en el campo. Él cojeaba porque, cuando era un marine humano, el gilipollas de su mando había abandonado a los francotiradores en unas montañas de mierda de Afganistán infestadas de talibanes.

Parecía que los restrictores, por muy no-muertos que fueran, tendían a hacer lo mismito que los cabrones cobardes humanos.

M desvió la mirilla, y el rifle, hacia los dos chavales que huían por el terraplén, heridos y trastabillando. Había un Hummer enorme aparcado cerca, justo a un coche de distancia de la furgoneta de R, así que estaba claro que los dos vampiros de mierda pretendían huir. Y, a juzgar por un armario rubio que estaba jugando a empalamientos con H, los dos chavales tenían muchas posibilidades de salir de ahí, ahora que tenían refuerzos.

Ni hablar.

¿D salía por patas?

Muy bien, pues él tomaría sus propias decisiones.

La mirilla se fijó con letal precisión en la espalda del chaval moreno. El crío prácticamente se arrastraba, con la pierna izquierda inservible de su disparo anterior. Ahora M iba a cobrarse su precio. Nadie que le jodiera un disparo vivía para contarlo.

Así que aquel chaval se iba a comer las dos balas que le quedaban en el cargador.

OOO

Qhuinn perdió el paso cuando chocó con la pierna herida contra una piedra mientras se tambaleaba por el terraplén de camino al Hummer. Cayó de bruces al suelo cuando el dolor estuvo a punto de robarle la conciencia.

-¡¡Qhuinn, no te pares!!! ¡¡Vamos, vamos, no te pares!!- Blay, debía ser él, bendito fuera, le cogió por la axila, levantándole a pura adrenalina- ¡¡OH, JODER!!

El moreno abrió los ojos, enfocando, en cuanto le oyó jurar. Blaylock no juraba. Casi nunca. Así que…

Justo delante de sus narices, un restrictor salía de una furgoneta aparcada a un coche de distancia de su Hummer. Con una recortada en las manos. Apuntada directamente al pecho de Blay.

Qhuinn levantó la S&W con un brazo que le pesaba toneladas, dispuesto a barrer del mapa a aquel cabrón, pero no tuvo ocasión de preocuparse demasiado.

Algo impactó contra su espalda. Algo con la fuerza de un misil.

Algo hizo “crac” en su cuerpo.

Qhuinn se quedó rígido por un segundo, con los ojos muy abiertos.

¡Thump!

Otro impacto en su espalda.

No pudo ni gritar.

Escupió sangre justo antes de desplomarse contra el suelo.

OOO

Rhage no perdió tiempo contemplando el estallido de luz blanca del restrictor que acababa de enviar de vuelta al Gran Papá. Giró sobre sus talones con la daga izquierda por delante cuando la derecha aún estaba en el lugar donde había estado la espalda del restrictor.

MIERDA.

El gesto le permitió un cambio de ángulo del terreno de combate y una visión fugaz de un no-muerto recién aparecido en lo alto del terraplén, arma en mano, a punto de descargarla a quemarropa sobre Blay. Hizo lo posible por ordenar a sus células que se dispersaran, sin éxito, cuando su sentido del combate percibió al restrictor superviviente de su parejita encañonándole.

Por puro acto reflejo, se agachó a tiempo de que la bala sólo le atravesara el brazo izquierdo, en vez del pecho.

Gritó mientras embestía a aquel hijo de perra, gruñó mientras ambos rodaban por el suelo, ignorando el bidón que tiraron el suelo y las brasas que les quemaron la ropa y el pelo.

… y jadeó cuando atravesó a aquel cabronazo con tanta fuerza que la punta de la daga larga se clavó en el suelo.

Después de haberle atravesado de punta a punta.

Justo entonces, oyó el disparo.

Y se imaginó a Blay con un agujero en la frente.

OOO

En la barcaza basurera, M mantuvo el rifle posición con la mano izquierda mientras la derecha tanteaba el suelo a su lado en busca de otro cargador. No sabía si aquel vampiro moreno seguiría vivo después de haberse comido sus dos regalitos, pero iba a asegurarse.

-¿Buscas esto, hijo de perra?

M no pensó. No se preguntó quién estaba a su espalda. Sólo dejó que sus instintos actuaran. Aprovechó su postura de cuclillas para girarse y levantar la culata del rifle con todo el impulso que pudo reunir.

Un puño enorme aferró el cañón del arma como si hubiera chocado contra una pared de hierro.

M levantó la vista para encontrarse con dos ojos negros, una cicatriz retorcida y un par de dagas blancas asomando de la boca de una especie de diablo encarnado.

-Podría matarte rápido.- siseó aquel tipo-. Pero le volaste el hombro a mi gemelo así que voy a ensañarme contigo.- de un solo gesto, aquella enorme masa de músculos estrelló la culata del rifle contra su cara. Crac. M se golpeó la cabeza contra la barandilla de hierro de la barcaza. El tipo le cogió por la pechera, pegando la nariz a la suya-. Voy a desmembrarte. Y luego dejaré que se te salgan las tripas y me sentaré a verte agonizar…

M hizo un gesto rápido con la muñeca derecha, lo bastante como para que el cuchillo oculto que llevaba sujeto al antebrazo con correas se deslizara hasta su mano. No movió los ojos de los de aquel Hermano. No alteró su respiración. Nada que pudiera darle una pista de que iba a atacar.

Pero el hijo de puta lo adivinó.

La mano izquierda de aquel tipo salió disparada, interceptando la trayectoria de su cuchillo.

Entonces, M supo que estaba muerto. O lo estaría dentro de mucho, mucho rato.

El vampiro sonrió. Con el tipo de sonrisa que M había visto en los fanáticos y en los pirados que disfrutaban torturando a alguien. El chupasangre, manteniéndole las dos muñecas inmóviles, se acercó a su oído.

-Me llamo Zsadist, no-muerto ¿Adivinas por qué?

OOO

El Ford del señor D dio un bandazo cuando el restrictor se incorporó al tráfico general, huyendo de la zona del puente. El muslo le ardía como el mismo infierno cada vez que apretaba el acelerador.

Malditos fueran los Hermanos.

Jodidos Hijos de Puta Omnipresentes.

Había sido un buen plan. Meditado, planificado, coordinado y hecho para tener éxito. Le había costado el esfuerzo de todas sus neuronas. En vida, él había sido un asesino solitario, que disfrutaba siguiendo a sus víctimas, estudiando sus puntos débiles, para luego atormentándoles con un menú hecho a medida durante los largos días en que jugaba con ellas antes de matarlas.

A pesar de eso, había conseguido reunir a una panda de matones y hacerlos trabajar con un plan común.

Pero los Grandísimos Cabronazos de los Hermanos Musculosos se lo habían jodido, a menos que sus chicos consiguieran hacerse con los dos vampiros.

D estaba cabreado. MUY cabreado. Así que más vampiros tenían que morir aquella noche. A la mierda los planes y el “sincronizad los relojes”. Tocaba algo de acción al viejo y entrañable estilo de la Sociedad Restrictora.

Tenía a dos de los suyos vigilando una mansión de los nobles, ¿no?

Pues ya iba siendo hora de que demostraran que habían aprendido a usar las ballestas, pensó mientras se llevaba el walkie a la boca.

Así, al menos, D podría ser feliz imaginándose a varios vampiros retorciéndose de agonía, atravesados con flechas untadas en sangre.

OOO

John cambiaba el peso de un pie a otro al lado del Escalade. Había vuelto a salir del jeep en cuanto Rhage y Z se habían desmaterializado a hacer su trabajo, debatiéndose entre ser un buen chico y limitarse a esperar o arriesgarse a intentar saber qué coño pasaba.

Desde donde estaba sólo podía ver los coches estacionados al otro lado de la calle, justo al borde del terraplén que bajaba hasta el río, así que tampoco es que pudiera hacerse demasiada idea de lo que ocurría y…

Dos tíos con pinta de quinquis aparecieron corriendo, gritando de pánico, justo cuando John vio un destello blanco. Alguien había acabado con un restrictor ahí abajo.

Se mordió las uñas.

Le dio un golpe a la puerta del Jeep.

¿Y si…?

Otro resplandor.

Bien, eso era bueno, así que…

Oh, mierda.

Un restrictor bajó de una furgoneta aparcada a un coche de distancia del Hummer. Amartillando una recortada.

Para matar a alguno de sus amigos o de los Hermanos.

John no lo meditó. Ni siquiera supo cómo lo hizo.

Un segundo estaba junto al Escalade y al siguiente tenía el arma en la mano, materializándose, por primera vez en su vida, justo al lado de la furgoneta de la que había salido el no-muerto.

OOO

-¡ATACAD! No me importa cuántos chupasangres haya dentro, pero entrad. Los quiero muertos a todos ¿Me oís? ¡A TODOS!

A y C saltaron de sus asientos, en el coche aparcado en un callejón del barrio victoriano, cuando la voz del señor D brotó del walkie-talkie como el aullido de una banshee, presagiando muerte. Ninguno de los dos era un genio, pero no hacía falta tener mucha materia gris para deducir que algo se había torcido en el encuentro del puente y D quería pagarlas con algún vampiro. El que fuera. Y ellos dos eran los que estaban más cerca de alguno.

Exactamente, de dos criados.

En el tiempo que llevaban vigilando la mansión, desde su cómoda atalaya en el coche, sólo habían intuido a dos figuras moviéndose en el interior de la mansión, las dos menudas, así que fijo que se trataba de dos sirvientes. Un blanco fácil.

Ambos restrictores se miraron un momento, sonriendo. Ninguno era un guerrero. En vida no habían pasado de ser drogatas y, como mucho, chorizos de poca monta. Así que, ¿entrar en una casa con nobles y guardaespaldas? No, gracias ¿Entrar en una mansión con dos criados enclenques y un montón de joyas?

Tonto el último.

Y con riesgos mínimos. Ambos se hicieron sendos cortes profundos en el brazo, segando sus venas hinchadas, por donde asomó, lenta y perezosa, la cosa negra que había sustituido la sangre humana.

-¿Cuántas flechas untamos?- C empezó a frotar cuidadosamente la punta de uno de los virotes en la porquería apestosa que brotaba de su cuerpo.

A encajó su primera flecha en la ballesta, tensando la cuerda, y sacó otra, untándola también.

-Supongo que con dos disparos cada uno tendremos de sobras. M nos dijo que sólo hacía falta herir a un vampiro con algo pringado de nuestra sangre para que palmara. Con dos flechas cada uno nos aseguramos el tiro.

Minutos después, ambos salían del coche, mirando a derecha e izquierda del callejón mientras intentaban ocultar las ballestas bajo los largos abrigos roñosos. Aquellos trastos tendrían muchas ventajas, pero el disimulo no era una de ellas. De todas formas, no parecía que ningún vecino de aquel respetable vecindario hubiera decidido sacar la basura a las dos y media de la madrugada con la que estaba cayendo. Podrían conducir tanquetas por las calles y nadie se daría ni cuenta.

-¿Entrada trasera?- A señaló la puerta en el murete con un cabeceo.

-Hecho. Forzaré la puerta en vez de saltar la tapia. No vaya a ser que luego tengamos que salir por patas y esté cerrada.- C apoyó la ballesta en el suelo mientras se agachaba para trabajar la cerradura con las ganzúas. Aquellas cosas oxidadas eran su herencia de su época mortal. Le llevó varios minutos de pelea-. Joder, cómo cuidan las cerraduras. Abierto.

-No hay cámaras, menos mal.- A le empujó, urgiéndole a entrar. Ellos sabían robar en casas sin vigilancia, pero lo de “Misión Imposible” les quedaba algo grande.

El jardín trasero les recibió en el más completo silencio, un conjunto de parterres y setos bajos sobre los que empezaba a cuajar la mierda blanca que caía del cielo. Corrieron hasta la puerta de servicio, comprobando que había luces en una habitación del primer piso, no en la planta baja. Al menos, no en la parte trasera. Forzar la cerradura de la puerta fue más difícil que la del jardín, ambos relamiéndose los labios en un anticipo de la carnicería.

El “clic” del mecanismo les arrancó una risa baja. Ambos empuñaron las ballestas, con las puntas hacia abajo, mientras entraban en la mansión. Les recibió un cuarto espartano, mezcla de almacén de suministros y despacho. Allí debía ser donde los criados recibían a los proveedores y donde llevaban el registro de las provisiones. Oscuro. Vacío.

A y C cruzaron la estancia sobre silenciosas zapatillas deportivas y abrieron la puerta del cuarto con cautela, tomándose un tiempo para escuchar los ruidos de la mansión.

Alguien estaba pasando el aspirador en el piso de arriba.

Lo bueno que tenían aquellos nobles separatistas de mierda es que sus mansiones tenían una fastuosa escalera principal para acceder a la planta noble y otra más pequeña, trasera, que sólo usaban los criados. Como en el puto palacio de Versailles. Ambos subieron como zorros por la escalera de servicio, siguiendo el reclamo del aspirador. Era una auténtica lástima que ya no se les pusiera dura. Porque si había criadas en la casa habrían podido tener una auténtica fiesta. Tal como estaban las cosas, se iban a tener que conformar con ver cómo vomitaban esputos de sangre.

El señor A se asomó a la esquina del gran pasillo en el que desembocaba la escalera. Alfombras, paneles de madera en las paredes, cuadros recargados. Un tipo vestido de negro como una cucaracha, e igual de pequeño, salió de una habitación canturreando por lo bajo, cargado con toallas. El sonido del aspirador seguía oyéndose, procedente de otro cuarto.

Confirmado: dos criados.

C hizo un gesto de cabeza hacia el origen del ruido del aspirador y A asintió. Los dos caminaron con rapidez sobre la bendita alfombra del pasillo, que absorbió el sonido de sus pisadas, hasta una hermosa puerta lacada en blanco. A empujó la hoja con una mano y el ruido se hizo más fuerte. Por la rendija que se abrió, vieron a una criada, de espaldas, afanándose en aspirar la moqueta de una habitación que parecía salida de una subasta de arte clásico.

El ruido del cacharro ahogó los pasos de los dos asesinos cuando entraron en la habitación y cerraron la puerta. La ballesta no hizo sonido alguno.

C tampoco falló el blanco.

OOO

En el terraplén al lado del río, Blaylock pensó que el caos se había adueñado del mundo. Qhuinn se había desplomado de bruces en el suelo y brotaba humillo de dos enormes boquetes de bala en la espalda de su chaleco. A él le temblaba todo el cuerpo cada vez que apoyaba el peso sobre el costado herido y tenía a un restrictor apuntándole a los morros a sólo tres metros de él.

Blay estaba medio agachado, como había quedado cuando había intentado sostener a Qhuinn antes de que se viniera abajo por dos disparos venidos de Dios sabía dónde. Soltó a su amigo y levantó la Beretta hacia el restrictor que tenía delante tan rápido como procesaron sus terminaciones nerviosas.

Entonces entendió algo más de la guerra: la vida o la muerte dependen de una centésima se segundo.

Un retraso en un gesto y tu enemigo te vuela la tapa de los sesos.

A cámara lenta, vio sonreír al restrictor mientras él aún estaba levantando el arma y supo que iba a morir.

Sonó un disparo. Como un trueno.

El no-muerto que le apuntaba abrió los ojos y se quedó rígido. Más disparos. El restrictor se sacudió como un muñeco de paja a medida que aparecían agujeros sanguinolentos en su pecho de balas que le atravesaban por la espalda.

Bam-bam-bam-bam…

Un cargador entero.

El hijo de perra vomitó sangre y se desplomó.

Justo detrás del restrictor, John Matthew sostenía su arma con las dos manos, gruñendo y jadeando como si viniera de una carrera. O, más bien, como caído del cielo.

Blay sonrió con el cansancio que da saber que has vuelto a nacer mientras aprendía aún otra lección.

En la guerra, vivir o morir también dependía de tus amigos.

OOO

Vishous suspiró con resignación de oveja camino al matadero y volvió a colgarse el macuto al hombro, dispuesto a cablear la parte trasera de la mansión. Cuando salió al jardín, la nevada de postal de Navidad se había convertido en una nevada de los Santos Cojones, cuajando sobre todo en lo que se posaba. Entrecerró los ojos mientras caminaba pegado a la casa, maldiciendo para sí las rachas de viento.

Un peculiar sonido le llamó la atención, una especie de “clinc-clinc”, como el de una puerta golpeando repetidamente. Al llegar al jardincillo trasero, frunció el ceño. La puerta del murete que daba a la calle estaba abierta y el viento la hacía golpear rítmicamente. Raro. Muy raro que los doggens se dejaran la puerta de la calle abierta. Vishous se acercó para cerrarla y se agachó cuando algo le llamó la atención.

La cerradura había sido forzada desde fuera. Alguien con una ganzúa y las habilidades de un mocoso de cinco años casi había roto el paño al abrirla.

Mierda. Dos veces mierda.

Sacó la Glock mientras tiraba la mochila de lona tras un seto. Corrió hacia la puerta de servicio, intuyendo lo que se encontraría. Forzada. Por el mismo inútil patoso que la anterior. Empujó con la mano izquierda mientras apuntaba al interior. El cuarto de servicio estaba vacío, pero vio lo que buscaba: dos juegos de pisadas húmedas.

Entonces le quitó el seguro al arma.

Oía un aspirador en marcha en la primera planta, lo cual era la cobertura perfecta para que los asaltantes hicieran lo que les saliera de los cojones sin que nadie se enterara.

Abrió la puerta hacia la escalera de servicio y subió como un gato silencioso, pegado a la pared. Asomó la cabeza por la esquina: pasillo despejado. V sostuvo el arma con las dos manos mientras avanzaba medio encogido, intentando captar algún sonido por encima de aquel jodido aspirador de mierda.

Justo cuando estaba a punto de empujar la primera puerta que encontró, en busca de los atacantes, su signo zodiacal decidió joderle la noche.

La puerta al fondo del pasillo se abrió de golpe, derramando un chorro de luz, y Vishous apuntó el arma hacia la figura que salió de allí.

Otra puerta se abrió al mismo tiempo y el ruido del aspirador aumentó. Un tío pálido con algo grande en las manos salió al pasillo, esparciendo olor a carne podrida.

La figura de la puerta del fondo gritó y V reconoció al mayordomo. Desvió el arma de él justo cuando su dedo estaba a punto de apretar el gatillo.

Aquel segundo de vacilación fue lo único que necesitó el tipo del pelo blanco.

El restrictor levantó la cosa grande que tenía entre las manos, apuntó hacia V con unos ojos como platos y algo silbó en el aire.

Thump.

Una flecha se clavó en su muslo derecho como un garfio.

Vishous gritó e hincó la rodilla en el suelo cuando la pierna cedió, levantando la Glock por acto reflejo. El tiro acertó al hijo de puta pálido en el centro del pecho.

Cuando el restrictor cayó al suelo, aullando, V apoyó el peso sobre la pierna sana para levantarse y apoyarse contra la pared, maldiciendo entre dientes.

-¡Oh, Dios! ¡Oh, Dulce Virgen…!

Los gritos del mayordomo coincidieron con el primer espasmo que dejó a V doblado, como si fuego venenoso hubiera empezado a correr desde la flecha por todas sus arterias mientras chispas negras bailaban ante sus ojos.

¿Pero qué…?

Empezaron a remontársele los tendones de todo el cuerpo.

Entonces entendió.

Nonononono, eso no, joder, eso no…

-¿C? ¿Qué coñ…?

Otra figura salió de la habitación en la que se oía el aspirador, cargando con otra ballesta. El restrictor se detuvo un instante con la vista fija, incrédula, en el cuerpo del restrictor abatido en el suelo. Eso fue lo que le dio tiempo a V para levantar el brazo, temblequeante, y apuntar al nuevo malnacido. Por desgracia, el tiro sólo atravesó el estómago del nuevo demonio.

Al menos, veinte minutos hasta que cayera incapacitado.

El restrictor chocó contra la pared, gritando, y V deseó poder hacerlo también porque aquella mierda que empezaba a correr por su sangre dolía, joder, dolía, y era como si alguien estuviera trenzando sus venas por dentro y dejándole los tendones petrificados y clavándole agujas en los nervios.

La vista se le fundió en negro. Jadeó y escupió sangre. Tenía que arrancarse la puta flecha, tenía…

El restrictor con el tiro en el estómago maldijo y levantó la ballesta con ambas manos. Vishous intentó rodar para apartarse pero la pierna herida le hizo estrellarse en el suelo.

Lo único que consiguió fue que la segunda flecha le rozara las costillas en vez de hundirse en su pecho, pero la mierda le inyectó más veneno en la sangre.

OOO

Butch decidió que ya había tenido bastante de hacer de coordinador. No podía ver lo que estaba ocurriendo a tres manzanas por delante de él, pero sentía que habían ido desapareciendo cinco de los restrictores. Sólo uno había escapado, hacia el norte, probablemente el jefe, tal como habían planeado.

Joder, su estado de ánimo no era bueno, nada bueno. Como un misil nuclear con la carga activada, vibrando con la impaciencia de ser disparado y atado con correas en el sitio. Su sangre había ido hirviendo en sus venas a medida que detectaba restrictores sin poder hacer nada más que dar golpes en el volante, reprimiendo las ganas de meterse en el campo de batalla, apuñalar y aspirar a aquellos hijos de perra, porque él era un guerrero vampiro y no un poli humano al que había que mantener lejos del peligro. Y allí había dos chavales jugándose el culo mientras él se veía obligado a quedarse quietecito y además estaba mareado y le dolía la garganta y…

Sólo necesitaba una chispa y acabaría pagándolas con alguien.

Masculló un juramento vicioso, embutió sus trastos en la bolsa, se la colgó del hombro, le quitó el seguro a la SIG y salió corriendo de la furgoneta.

Estaba a una manzana del escenario cuando casi chocó contra dos putas que huían chillando, una de ellas con los tacones de aguja rotos. Un tipo huía también del puente, con los ojos abiertos como si hubiera tenido alucinaciones.

Genial. O escurrían el bulto de allí rápido o acabaría apareciendo la poli.

Butch bajó a la carrera por el terraplén y se detuvo en seco cuando vio a la enorme masa de Rhage agachada junto a un cuerpo en el suelo. De pie alrededor, John Matthew seguía aferrando su arma con las dos manos y jadeando y Blay estaba desplomado en el suelo, llevándose la mano a la cadera.

-¡Rhage! ¿Quién…?- Butch hincó rodilla en el suelo justo cuando Hollywood le daba la vuelta al cuerpo. Qhuinn. Con un agujero sangriento donde había tenido la rodilla y el chaleco antibalas destrozado-. Oh, joder ¿Está…?

Rhage comprobó el pulso con dos dedos en su cuello.

-Vive. Por los pelos. De momento.- no quedaba ni rastro del payaso listillo de Hollywood. Sólo un Rhage con la angustia en el rostro.

-Gracias, Dios santísimo-. Butch se santiguó-. Blay, ¿cómo estás, hijo?

El pelirrojo no desvió los ojos de Qhuinn para contestarle.

-B-bien. Creo. Viviré.

-Rhage, ¿y Z?

-Ni zorra idea.

Bonita noche. Genial. De putísima madre.

-¿John?- al chico no parecía pasarle nada, pero, por algún motivo, era como si estuviera viendo fantasmas. Butch se puso de pie, enfundó la SIG y apoyó las manos en sus hombros, mirándole a los ojos-. Eh, Jay-Z, mírame. Soy Butch, hijo. Mírame a los ojos.- los azules de John se desviaron poco a poco del restrictor cosido a balazos del suelo hacia los del poli-. Eso es, muy bien. Oye, John, lo has hecho bien. Sé que el jefe ha escapado con tu GPS en su coche. Lo has hecho bien, hijo. Ahora necesitamos que te calmes, ¿vale? Yo conduciré el Escalade con los heridos, pero tú tienes que sacar de aquí el Hummer, ¿sí? – mantuvo la mirada fija en John, hablando despacio y en voz baja, hasta que el recluta le puso el seguro al arma y se la guardó en los tejanos, asintiendo con una profunda respiración-. Ese es mi chico.

-Vamos a llevar a Qhuinn al Escalade…- Rhage se cargó al chico sobre su hombro sano, como un fardo, y se levantó con las piernas temblando. Resbalaba sangre por su brazo y lucía un agujero en el chaleco.

-Mierda, Hollywood. Estás herido.- Butch se pasó la mano por el pelo. Tenía que haber salido antes de la furgoneta, tenía que…

-Nada que no pueda aguantar. Ocúpate de los restrictores, poli. Una daga servirá, no tenemos tiempo para un chupito de no-muertos-. Rhage equilibró el peso de Qhuinn y echó andar hacia la acera mientras John iba en busca del Escalade.

Butch estuvo a punto de enviar a la mierda a Rhage. Con todos los insultos que conocía. Aspirar restrictores era su puta misión, la única forma en la que podría contribuir a lo de esta noche, en vez de sentirse un imbécil que había estado calentando asiento mientras los demás sangraban. El rubio se giró hacia él con el ceño fruncido.

-Poli, YA. Apuñálalos y punto. No nos podemos entretener.

Tenía razón. Vale, tenía jodida razón. Aún así, cuando Butch hundió la daga hasta el esternón en el pecho del restrictor que John había acribillado, gruñó. Aquello no era bastante castigo. No, no lo era. Así que siguió apuñalándole durante los segundos que tardó el cuerpo en desaparecer. Y luego apuñaló el suelo.

¿Qué mierda le pasaba hoy con la agresividad?

OOO

En el pasillo de la planta noble de la mansión de la glymera, Vishous quedó tendido de lado en el suelo y su último impulso como guerrero fue vaciar el puto cargador sobre aquellos hijos de Satanás. Tuvo la satisfacción de ver cómo el demonio que había tumbado primero se sacudía como un saco de arena y su compañero caía encima suyo, con la sangre negra que brotaba de los balazos salpicando las paredes.

Cuando se apagó el ruido del último casquillo rodando por el suelo, el arma cayó de los dedos retorcidos de V. Gimió como un condenado, vomitando sangre, intentando controlar los malditos espasmos que eran peor que los de la transición, joder, si eso era posible, mientras sus huesos empezaban a contorsionarse como los de un hombre lobo en pleno cambio y supo que, aunque el poder heredado de su madre le protegiera algo de la sangre de aquellos malditos, iba a morir.

-M-móvil…- murmuró, intentando enfocar la vista hacia el mayordomo entre los mechones de pelo que le tapaban los ojos.

-Virgen santísima…- los zapatos del doggen avanzaron vacilantes por el pasillo.

Vishous forzó a sus manos, encogidas como garras, a moverse hacia su muslo atravesado y a aferrar la maldita flecha. Gritó, gritó hasta escupir el alma cuando tiró con todas sus menguadas fuerzas, sintiendo que la punta cortaba carne y músculos y que sangre suya, caliente, brotaba de la herida. No era una arteria, no le había dado…

Tiró la flecha en la alfombra, dejando un reguero de sangre apestosa. Sangre de restrictor…

-¡M-MÓVIL!

Las fuerzas estuvieron a punto de abandonarle con aquel grito ronco, y se contorsionó en el suelo con otro espasmo, su columna vertebral rígida, los músculos de la espalda contracturados. El dolor se extendió a los huesos.

El mayordomo, por fin, joder, corrió a su lado, dejándose caer de rodillas.

-Le ayudaré… v-voy a ayudarle.- empezó a rebuscar en sus bolsillos, en busca del móvil-. Esos… esas cosas ¡Dios, aquí está!

-Ph-Phury.. a-ayu… ayuda.- Vishous se encogió sobre su estómago mientras sus dedos se doblaban sobre sí mismos, deformándose con otra oleada de veneno.

No llegó a oír al mayordomo peleándose con su móvil, buscando el nombre que le había dado entre sus contactos. No llegó a oírle farfullar como un histérico a Phury lo que había ocurrido. Tampoco escuchó al hombrecillo gritar que el guerrero que tenía agonizando sobre la alfombra de sus señores había empezado a brillar.

Vishous bastante tenía con forzar a sus rígidos pulmones a respirar.

Cerró los ojos y no vio cómo su guante de cuero se consumía en el fuego blanco que se extendió desde su mano por todo su torturado cuerpo.

Todas y cada una de las energías de V se dirigieron a alzar un escudo de fuego blanco frente a la negra marea que amenazaba con reducir a cenizas todas sus células.

Pero dos flechas envenenadas con sangre del Omega podían ser demasiado incluso para el hijo de la Virgen Escribana.

Con el último rescoldo de conciencia, Vishous supo que aquella noche tendría su final, vomitando sangre sobre la alfombra de una jodida mansión de la glymera.

Sin poder decirle la verdad a Butch.

OOO

No lejos de allí, muerto de aburrimiento en el recibidor de la mansión que vigilaba hasta que Vishous pudiera venir a cablearla, Phury casi saltó de puntillas cuando sonó el móvil. Debía ser V para decirle que venía hacia allí y que él podía cambiar de casa donde plantar su culo un rato más.

Como todos los Hermanos, él odiaba los tiempos muertos. Como todos, creía que le dejaban demasiado tiempo para pensar.

A Phury se le pusieron los pelos de punta cuando, en vez de la voz grave de V, al móvil le transmitió los chillidos histéricos de un doggen. Entendió la décima parte de lo que el hombre le explicaba, pero dos conceptos le quedaron muy claros.

Ataque de restrictores.

Vishous muriéndose.

Phury se desmaterializó en cuanto el sirviente le dio la dirección de la casa. Cuando sus pies hicieron contacto con un porche de madera, aún estaba colgando el móvil. La puerta delantera estaba entreabierta. Entró en la casa a la carrera, sacando su arma.

-¿Vishous? ¡V, soy Phury!

Elegantes habitaciones vacías. Comedor. Salón. Todas las mansiones suntuosas eran iguales. Escalera hacia la primera planta.

Sonidos de sollozos.

Phury se desmaterializó directamente a la planta noble y, por desgracia, no tuvo que buscar mucho para dar con V. El Hermano estaba tendido en la alfombra del pasillo, contorsionándose como si le estuvieran sacando las tripas con unas pinzas. Un sudor sanguinolento brotaba de su piel. Tenía los miembros retorcidos en ángulos imposibles, con los tendones rotos.

Escupió sangre.

¿Lo peor? Vishous brillaba como una maldita supernova, con el resplandor blanco de su mano bañando todo su cuerpo torturado como un halo, quemando la alfombra allá donde se revolcaba.

V se estaba muriendo por algo que Phury no conocía. Y no podía tocarle para ayudarle.

Detrás de él, el mayordomo lloraba, aferrado al marco de una puerta. Los cuerpos inmóviles de dos restrictores estaban tumbados en el suelo, cosidos a tiros. A su lado, dos ballestas.

Dos ballestas…

Ignorando los balbuceos del doggen acerca de una sirvienta asesinada, Phury se arrodilló lo más cerca que pudo de V, forzándose a pensar. Brotaba sangre de un agujero en su muslo y creyó ver otra herida en su tórax, pero imposible asegurarlo con todo aquel sudor sangriento. Pero una simple flecha no le haría eso a V. No a menos que….

Mierda divina…

Sangre de restrictor, tenía que ser eso. Phury había nacido en una época en la que los no-muertos cazaban vampiros con bayonetas untadas en su sangre. Una flecha, un vampiro muerto. Y Vishous llevaba dos en el cuerpo, Dios sabía cómo estaba vivo todavía.

En cualquier caso, sólo había una manera de salvarle, si es que estaban a tiempo.

Y sólo una persona que pudiera acercarse lo suficiente para ello.

OOO

John subió el Escalade a la acera y bajó de un salto justo cuando Butch guardaba la daga negra en su correa, con el pelo cayéndole sobre la frente y expresión de maníaco poseído.

-Joder, y luego dicen de mí.- la voz rasposa de Z sonó justo detrás del poli-. Lástima que el restrictor ya estuviera incapacitado. Habría sido un espectáculo ver cómo lo apuñalabas en vivo.

Butch se giró por encima del hombro y luego se dio la vuelta despacio para examinar a Z. La Virgen… El hermano estaba cubierto de apestosa sangre negra. Sus manos, sus brazos, la chaqueta de cuero. Todo lleno de sangre. Como si hubiera desmembrado a un restrictor con las manos desnudas.

Y probablemente lo habría hecho.

-¿El francotirador está muerto?

Z sonrió, torciendo aún más la cicatriz, y se limpió lentamente la daga en los pantalones.

-Oh, sí. Muerto. Y su guardaespaldas también.

Butch fue a contestarle con algún comentario del tipo “Norman Bates a tu lado es un corderito” cuando sonó el móvil.

-Mierda.- descolgó sin mirar el número.

-¡¡Butch!!- nunca había oído a Phury tan histérico- ¡Tienes que venir, rápido! ¡Vishous se muere y no puedo tocarle! ¡Está brillando, tienes que…!

Butch se quedó rígido, con los dedos paralizados alrededor del móvil y los ojos fijos en Z, sin verle ¿Vishous se moría? ¿V? ¿El V que podía reducir a cenizas el estadio de Yankees y que sólo había ido a instalar cámaras de vigilancia en calentitas mansiones de la glymera?

-Phury, ¿qué… coño… ha… pasado?- joder, tenía las mandíbulas tan rígidas que no podía articular palabra.

-Restrictores. Le han disparado con flechas untadas en sangre. Se muere, Butch.- la voz de Phury sonaba cada vez más aguda-. No puedo tocarle, sé lo que hay que hacer para salvarle pero no puedo tocarle. Estamos en la calle octava con la quinta, una mansión con porche de mad…

Butch no escuchó nada más de lo que decía Phury. Tampoco respondió a Rhage ni a Z. Ni le importó una mierda cuando le dio un empujón a John para apartarlo del Escalade para poder tirarse dentro del jeep.

Metió marcha atrás chirriando las ruedas y el Escalade se bamboleó cuando Butch lo encaró en dirección al barrio victoriano. Quemó caucho, dejando marcas sobre el asfalto. Se saltó todos los semáforos en rojo que encontró por el camino. Se subió a una acera cuando el camión de la basura se interpuso en su camino.

Habría podido atravesar un jodido tren con el jeep sin pestañear.

La sangre parecía que no le corría por las venas.

Olvidó las palabras hirientes de V.

Olvidó su humillación.

Olvidó las dudas.

Su pareja se moría. Y, como macho vinculado, iba a destrozar cielo y tierra si era necesario para salvarle. Luego desollaría a los que le habían atacado. Les sacaría los ojos, las tripas y les arrancaría los miembros.

Y después de salvar a V le daría una paliza. Por atreverse a casi morirse y a dejarle solo sin haber podido sacarle la jodida verdad.

Eso, si no llegaba demasiado tarde porque, como el inútil ex humano que era, Butch O’Neil no podía desmaterializarse.

Vishous se moría y él tenía que conducir un puto jeep.

Lo único que le impidió caer en el pánico en los cuatro minutos treinta segundos en que tardó en detenerse chirriando las ruedas justo ante la casa en la que él había estado montando guardia hacía un día era la visión que V había tenido de sus muertes.

Nunca creyó que agradecería saber cómo iban a palmarla los dos. Después de pelear. Juntos. Después de que Butch hubiera aspirado demasiados restrictores y V se hubiera quemado intentado limpiarle.

Así que aquella no era la noche.

No. Era. La. Noche.

Mientras arrollaba al hombrecillo que le había abierto la puerta a un jardín, Butch se obligó a creer que Vishous jamás se equivocaba.

No podía permitirse creer otra cosa.

Anuncios

55 comentarios to ““Amantes redimidos”, parte 2 del capítulo 6, “Esto no puede ser el final””

  1. monika Says:

    *ojos de sorpresa y con ganas de llorar* *muda por el sock* *tomo unas cuantas respiraciones para calmarme* PORQUE!!! *empiezo a llorar* heriste a V….a Rhage ….a Quinn ….a Blay noooo, y lo dejas en lo mas crucial *empieza a salirme humo de la cabeza del coraje* *respira-respira* Vane que capitulo mas emocionante, todo el tiempo me la pase mordiendome las uñas, genial toda la accion, la sangre, tripas de fuera jajajaja que lastima que no toda fue de esos atalcados *recuerdo a mis niños heridos y le me ganas de llorar, trato de controlarme* Aahh ame a Quinn con lo que hizo jajajaja que bien aprovecho la situacion, Blay para que se enoja si bien que le gusto. Ai V, porfa que no le pase nada malo plis, que ya salgan de esto para que se arreglen *empiezo a pensar cochinadas* *me aclaro la garganta para intentar no sonrojarme* Ahora que el poli estaba decidido a hacerlo entrar en razon, y que no canbie de opinion y le de sus buenas para que entienda. Tengo el presentimiento de que esa escena que tanto temo pasara en la proxima actu *quiero gritar dl coraje* es que V esta mal y brillando y el Poli no anda tan bien que digamos. Estare esperando la actu proxima (ya que no tengo nada que hacer) *me pongo triste ya que recuerdo mi piecito malo* (me dieron otro mes mas de incapacidad). Cuidate mucho, la salud es primero. Te mando un besote y un abrazo. Me alegra que el fic sea famoso, escribes de lo mejor, mucho mejor que otras sagas reconocidas *trato de no pensar en razas de medianoche* a mi criterio (que no es mucho jajaja) que se me hacen aburridonas. Bueno ya me voy, me faltaba un besito tronado para tu bebe.

    • ¡¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! Lo primero: muchas gracias por pasarte por FF a dejar review, hace mucha ilusión *a Vane le salen coletitas de cría de 6 años* Te contesto por aquí porque así la respuesta es pública, ¿vale?

      Mucha sangre, sí… Porque, vamos a ver: se supone que esto es una guerra, ¿verdad? Y no por conquistar un territorio y hacer prisioneros, sino que cada bando busca EXTERMINAR al contrario. Tanto los lesser como los Hermanos son asesinos (unos honorables y los otros no, pero ambos bandos son asesinos). Entonces, ¿dónde cuernos ha ido a parar la sangre, el dolor, la angustia y las heridas en los libros?

      Si hay armas de fuego, tienen que haber heridos por todas partes, es lo que tienen las guerras y más los genocidios. Es cruel y es sádico, la gente muere y los guerreros ven caer y sufrir a sus amigos. Al menos, así es como creo yo que tiene que ser una guerra: horrible.

      ¡¡¡Pero ten confianza, mujer, ya verás que todo se arregla!!! XD Sólo te diré que en la siguiente parte todo (me refiero a V y Butch y a los personajes heridos) quedará resuelto, aclarado y encaminado por el lado positivo *sonríe y levanta los pulgares*

      Piensa cochinadas, piénsalas… Ya sabes: piensa mal y acertarás *guiña un ojo* Pero no esperes flores, música de violines y confesiones de amor a la luz de la luna, ¿vale? Butch está de MUY mal humor y V la cagó a fondo.

      Tía, espero que tu pie vaya mejorando. Debes estar psicótica ya de no poder moverte. Lo único que se me ocurriría hacer a mí sería ver pelis… y series… y leer… y escribir…. Vale, es igual. Me conozco: acabaría histérica en dos días ¡¡Intenta aprovechar el tiempo libre forzado para cuando no tengas!!!

      ¡Muchísimas gracias y a cuidarse, un besoooooooooooooooote!!!!

  2. Zuley Hollman Says:

    OMG! Eres fantástica! acabo de descubrir este blog por recomendaciones de mis amistades y la verdad se quedaron cortas? WOW! Me va a dar un infarto de tanta acción! Bueno, por aca me tendrás comentando porque ya soy tu fan! Cuidate mucho, la salud ante todo! Recupérate porque no te podemos perder como escritora de veras que eres
    Genial! Un saludo muy grande desde Quintana Roo México donde tienes muchas fans! bueno todas mis amigas y yo… Beso

    • ¡Holaaaaaaaaaaaa!! Dios mío, otra persona de México ^^ Tengo la sensación de que, entre este fic y otro anterior que escribí basado en un manga, estoy conociendo a medio país ;p Por algún motivo, la mayoría de lectoras que tenía eran mexicanas 😀

      No sé quienes son tus amigas, ¡pero me alegro de que te hayan recomendado la historia, dales un beso fuerte de mi parte! ^^ Y muchas gracias por animarte a dejarme tu opinión 😀 Bueno, habrá más acción en alguna de las partes del último capítulo del fic, donde veremos a Butch y Vishous luchando codo con codo 🙂 ¡¡Ya les toca patear unos cuantos culos los dos juntos!!

      ¡¡Estoy recuperada!! Al menos, ahora sé que necesito gafas para leer de cerca y no quedarme cegata como un topo. Al final va a ser verdad que leer es malo, maldita sea =.=;

      ¡¡GRacias de nuevo y un besote bien grande!!

  3. yummi Says:

    ohhh!!!!! como nos dejas en ese momento!!!!!
    (busca piedras para tirar)

    por que asi… (con mirada furiosa y muchas piedras en la mano.. busca a vaneCaos).. no pudiste cortarlo despues de que B salvara a V???

    (con una sonrisa preciosa.. y mirada un poco loca).. espero que actualizes pronto.. me encanta tu fic..

    • *con armadura completa, meneando una bandera blanca* ¡¡¡Lo sientooooooooooooooooooo!! En algún sitio tenía que cortar el capi… *corre a esconderse de la lluvia de piedras*

      Argh, es que quería que la parte 2 estuviera centrada sólo en la acción para concentrar esos momentos V-Butch en la parte 3 ¡Por eso saldrá tan larga, seguro!

      *sigue corriendo en círculos con armadura y todo mientras Yummi la persigue* ¡¡¡Actualizaré lo antes posibleeeeeeeeeeeeeeeee!!!! ¡¡¡Lo prometooooooooooooo!!!! (pero dejadme que dedique esta noche a ver capítulos de “Sobrenatural”, please :D)

      ¡¡¡Muchas gracias y un enorme beso!!!! *asustada de esa mirada un poco loca*

  4. Jennyvamp Says:

    Vaneeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!

    Mujer por dios me quieres mandar al manicomio, cierto?? es eso?? porque de verdad que lo estas logrando…

    *Con los ojitos llenos de lagrimas* Me lasti-lastimaste a m-mi V… porque?? tenia el presentimiento que iba a ser con sangre de lesser cuando lei el mini adelanto de que vomitaba sangre pero no pense que me lo ibas hacer sufrir tanto…

    *arrodillada con las manos al cielo* Pero Porqueeeeeeeeeeeeeeeeeee asiiiiiiiiiiiiii????????????

    *levantandome con la cabeza gacha* Aparte lastimaste a Qhuinn y Blay de esa forma aunque me dejaste a mis niñatos como machos de gran valia… pero me los lastimaste horriblemente… Dios Qhuinn y su pobre rodilla y su espaldita ancha y grande heridas con balas… y Blay, Blay tan lindo y tierno con un balazo en la cadera…

    You´re mean, girl…you really mean… you´re the devil…

    *agarrando una glock y apuntando a medio mundo para proteger a V mientras llega Butch*

    Y lo peor de todo es que me dejaste el capitulo hasta ahi… el poli subiendo la escalera y entrando… ni siquiera ve en que estado esta mi amorsh hermoso… nada!!! ni un poquito!!!!

    Y ahora que hacemos??? tendremos que esperar como dos semanas para poder leer que es lo que pasa… mi mente imagina algo pero tu lo mejoras de inmediato… si que dime…. *gritando a los cielos como posesa* Y AHORA QUE HAGO???????????

    *respirando profundamente* Dame tu direccion para mandarte la cuenta del manicomio donde me voy a tener que internar por tu culpa…

    *mirada esquizofrenica* Espero que subas pronto el proximo capitulo que sino me va a dar un yuyu y no quiero que me pase esto hasta que lo termine…

    Y si tienes razon mereces ser apiedrada por dejarnos hasta ahi el capitulo pero aunque este loca y todo pienso… si te apiedramos vas a quedar herida y eso significa incapacitada para seguir escribiendo pero si te dejamos ir… por ahora… tendras el capitulo luego o eso espero…

    Bueno hoy no te dejo besitos por haberme dejado hasta ahi…. pero si te dejo saludotes gigantes desde Chile…

    JENNYVAMP

    • ¡¡¡Hola Jenny!!!! O.O *se queda plantada con sonrisilla excusada y carita absolutamente inocente mientras Jenny grita* ¿Por qué hay heridos? Em… ¿porque esto es una guerra y las guerras son sucias, rastreras, horribles y llenas de sufrimiento? *se tira debajo de la mesa cuando vuelan cuchillos afilados*

      Um, sí, ya tenía pensado hacer sufrir a V con sangre de lesser. Puse la pista cuando M mató a Rahg con un punzón untado en su sangre *mueve las cejas arriba y abajo* Ten en cuenta una cosa: V es hijo de la Virgen EScribana, así que, si alguien puede aguantar más rato ese veneno, es él. Claro que lleva DOS flechas clavadas, así que… *ve que Jenny empieza a gritar de nuevo y corre a sujetarle los brazos para que no se haga daño*

      Va a sufrir, sí, pobre V. Pero creo que, en su caso, cuanto mayor es el sufrimiento, mayor es la catarsis luego. Es como ir inflando un globo, cada vez más y más hinchado, hasta que el final el aire escapa de golpe en un estallido violento y se queda descansado.

      Joder, qué comparación… En fin, intentaré mostrar lo que quiero decir en la siguiente parte, a ver si lo consigo.

      De la parte del puente, el que ha salido peor parado es Qhuinn. Tengo pensado una escena con su familia y con Blay después de eso, pero no sé si tendré espacio para incluirla en la parte 3 o la tendré que meter a principio del capi 7, ya veremos.

      Uy, no, casi mejor no me envíes la cuenta del manicomio que ya soy pobre como una ratita, hija ^^; ¡¡¡Haré lo posible por escribir rápido, pero la siguiente parte es complicada, con una de esas escenas V_Butch bien tensa y llena de emociones, así que quiero intentar hacerlo lo mejor que sea capaz y meditarlo bien!!!!

      ¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuuuchas gracias y yo sí que te envío un besote!!! 😀

  5. Marie Says:

    AAA holaaaaaaaa nunca eh comentado tus historias pero seguia rosa de sangre en fanfiction que por cierto esta genial, pero diossssssssssss esta te esta quedando super me encanta adoro las parejas solo no mates a qhuuin nooooo no puedo creer que se quedara asi pero esta genial felicitaciones.

    • ¡¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Bienvenida a este hatajo de locas con ganas de pasarlo bien ^^ ¡¡Vaya!! ¿Te leíste “Rosa de sangre”? :DD Dios, más de 900 páginas, lo sabes, ¿no? Este fic tiene un ambiente muy distinto, y no lo digo sólo porque los protas sean dos tíos (que a mí me parece lo de menos), sino porque me parece que todo (la trama, las psicologías…) es más maduro.

      ¿Matar a Qhuinn? ¿Yo? *pone cara de corderito con lacito y todo* Um, no sé…. Luego tendría que resucitarlo para escribir un fic de él y de Blay, así que…. no, creo que no voy a matarlo 😀

      ¡¡¡Muchas gracias por tus felicitaciones, y un beso para ti!!!

  6. Mierda! Eso lo primero;nena te superas cada día más.
    Lo reconozco las escenas de pela en los libros casi siempre me aburren y me las leo por encima para ir mas rápido a lo que me gusta.Pero este capitulo? Nah…me lo e leído del tirón y por el amor de dios es como si hubiera estado viendo una peli 3D o estar ahí mismo.Conforme iba leyendo mi mente se montaba las imágenes en mi coco.

    Te e dicho alguna vez que me encanta como escribes?Pues te lo vuelvo a decir: ADORO COMO ESCRIBES!!!!!!

    El “Humor negro” como yo lo llamo,la ironía que hay a veces en las frases,los putos insultos que,por cierto me e agenciado de algunos con tu permiso Vane,los amo.

    ” Vamos, vamos, vamos, hijo de Satanás, ¿dónde coño estás?” Esta frase mola me e partido el culo al leerla.

    Así que Q no lamenta haberle metido mano a Blay y le mola su culo no? Pues venga machote declarate ya y le podrás meter mano sin ropa y todo lo que tu quieras.( Me temo yo que no será tan fácil a que no? Pero una puede soñar que es gratis)

    Uh Uh tengo una teoria de Butch,sus mareos y su puñetera mala hostia ^.^ (ÑAM ÑAM) >..<
    Vane amor V está sufriendo la hostia y yo también sin saber nada más…eso me pone muy triste T.T Entre Vishous,Qhuinn,Blay y Hollywood podrían hacer un queso suizo con los agujeros que tienen los pobres.

    Dios es que tengo tantas cosas en la cabeza que no se como escribirlas es una putada de mierda pero que sepas que tu historia me llega joder me pasa todos los días de la puta semana esperando a ver si has colgado algo nuevo o almenos un pequeño avance para matar un poco las ganas.Soy una adicta a tus escritos estoy enganchada!!!!!

    Un besazo guapa espera leerte pronto

    P.D:Ya estas bien? que te a dicho el matasanos de los ojos? (espero que no te importe que te pregunte) Espero que no sea nada grabe un beso y un abrazo

    • ¡¡¡Holaaaaaaa! *risita* ¿Sabes lo que me pasa a mí con las escenas de “pelea” de los libros? Que no me las creo. De hecho, hago el acto de fe de que los hermanos son unos guerreros de primera y de que viven con la tensión de una guerra cruel, pero no me lo creo. Las escenas de restrictores y combates sólo aparecen salteadas entre páginas y páginas de escenas entre personajes, para recordarnos que los Hermanos pelean, pero no tienen un auténtico peso estratégico.

      En mi humilde opinión, claro, porque a ver quién cuernos se cree que esto sea una guerra de exterminio cuando el rey de los vampiros pelea con cadena, estrellitas arrojadizas de mierda y un puño americano, como un pandillero cualquiera. Y que los lessers ni siquiera conocen los dispositivos de “La tienda del espía”.

      Así que caña. A aguantarse las tripas y a sudar la camiseta, qué coño. Unos y otros. A contar las balas, los cargadores, la distancia de avistamiento, las líneas de tiro y toda la mandanga.

      ¡¡Agénciate los insultos que quieras, que no tienen copyright!!! :DD De hecho, la mayoría de los insultos son los que usamos en nuestras partidas de rol^^

      En cuanto a tu teoría sobre Butch, según interpreto… ¡premio gordo para ti! has acertado^^ Ya iremos viendo cómo soluciona ese pequeño tema.

      No, lo de Qhuinn declarándose no va a ser tan fácil porque es un jodido cabezota lleno de traumas que, como TOOOOOOOOOOOOODOS estos estúpidos machos, cree estar haciéndole un favor a Blay manteniéndose lejos de él. Le arrearía una patada en el culo pero lo he dejado hecho un colador, el pobre.

      V está sufriendo mucho y sufrirá más enla siguiente parte, pero con un sufrimiento más agradable y catártico, del tipo “sarna con gusto no pica pero mortifica”. Ya, vale, dicho así no tiene puto sentido, ¡¡pero intentaré que lo tenga!!!! Al final de la siguiente parte creo que ya podréis respirar más tranquilas todas, pero va a ser una montaña rusa.

      Cuando haya avanzado en la escritura de la siguiente parte y pueda empezar a tener una idea de cuándo podría colgar, pondré algún avance, ¿OK?

      El matasanos de los ojos me ha dicho que me haga unas gafas para leer/Ver de cerca/usar el PC, que ya tengo encasquetadas encima de la nariz mientras escribo esto. Hay que joderse: me operé para quitarme la miopía y ahora necesito otra vez gafas… ¡ahora para ver de cerca! Si es que no somos ná… Se supone que ahora que no fuerzo la vista entrecerrando los ojillos así como los chinos tendría que dolerme menos la cabeza ¡¡Ya tengo excusa para engancharme al PC otra vez!! :DDD

      *corre dando saltitos con las gafitas rebotándole encima de la nariz*

      ¡¡¡¡Muchísimas gracias e intentaré escribir rápido!!!!! Besoooooooooos…

  7. :O :O :O *intento cerrar la boca sin ningún resultado* Quiin desangrandose, Blay ha sido disparado, Rhage tiene un agujero en el brazo y V, repito V *remarco la inicial con luces fosforescentes y a un tamaño que estoy segura ves desde tu casa aunque yo este a kilometros de distancia* se está muriendo!!!! oh Dios mio estoy a punto de colapsar. Espero que se compense tanto sufrimiento y dolor con mucho amor aunque sea en el ultimo capitulo *camino amenazadoramente hacia el lugar en el que esta escondida* porque esto va a tener su parte bonita verdad vane? *la encuentro agazapada* verdad?*si las miradas matasen*
    Vuelvo a repetir…yo queria que V sufriese un poco, vale lo reconozco un poco mucho…PERO NO TANTO!!!! mi pobre retorciendose de dolor y lo peor es que el sabra que nadie lo puede ayudar porque su fantastico y reluciente ADN es igual de mortal que la sangre de los restrictores…
    Buff que frustacion he tenido durante todo el capitulo, leer como disparaban uno a uno a todos los lindos niños mios me ha matado realmente. Ver que no podian hacer nada para ayudarse unos a otros porque todos tenian sus propios problemas….AAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHH!!!! que horrorrrrrrrrr!!! si hasta he deseado meterme en la historia para patear ciertos traseros*Corre a su habitación, coge una glock y empieza a trazar un plan de ataque contra esos asqueros talcos andantes* Y lo peor de todo es no saber, mas bien no haber podido ver la imagen de V cuando Butch llega a la mansion…no se el estado actual de Vishous!!!*Sandy ha colapsado finalmente y cae rendida en la silla del ordenador*

    Vale ya he vuelto en mi pero tengo una estraña sensación en la cara…oh mi cara es como una red, llena de cuadraditos…Otra de las razones por las que vas a tener que actualizar rapido porque sino me da que voy a dormir todos los días sobre el teclado a la espera de que me llegue un bonito y precioso mensaje avisandome de que Vane a actualizado con la parte del capitulo que me muero por leer. Compadecete de esta pobre pecadora y no tardes más de lo necesario pero menos de lo justo en subir otra magnifico capitulo, y largo que sea largo muuuuuuuuuuuuuuuuuuuyyyyyyyyyyyyyyyyy largoooooooooooooooooo!!!!

    Pero como casi siempre hago me voy a quedar con una parte, aunque en este capitulo todo haya sido…*dos golpes en la cara para evitar en comienzo de desvanecimiento tras recordar todo lo sucedido durante el capitulo*a pesar de todo lo que he sufrido leyendo el sufrimiento, valga la redundancia, de mis niños hay una cosa que me ha gustado muuuuuuchoooooooo ” Su pareja se moria” y no me gusta por el hecho de que V se muera *vuelve donde VAne se resguarda y vuelve a lanzarla una mirada asesina* sino por el hecho de que Butch ya dice su pareja, ya le ha dado un nombre a V, su pareja, su pareja, su pareja *se acerca a VAne ahora con una mirada llena de adoracion por poner por fin esa palabra en la mente del poli y dejarnos leerla* Aunque espero leerla mas veces en los flasback con marissa *acaricia suavemente la cabeza de VAne para animarla a escirbir*

    Bueno que me ha salido un comentario larguiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo y tienes muchos que leer a cuenta de todas las fans que tienes ya, que te las mereces todas y cada una de ellas y lo demuestras con cada capitulo y tu magnifica forma de escribir.

    Un beso enorme y espero leerte lo mas pronto posible que mi tiempo de descanso es escaso y quiero aprovecharlo leyendo cuando este en casa *que es poco tiempo*

    P.D: Todas esas miradas asesinas…ya se sabe…perro ladrador, poco mordedor. Solo soy una avida lectora que se muere por seguir leyendo jiji

    • *leyendo el comment plagadito de miradas asesinas con un nudo en el estómago* Ay, en qué lío me he metido… A ver, voy a intentar darte ánimos:

      1. Sí, veo que has captado que Butch piensa en V como “su pareja”, pase lo que pase y A PESAR de Vishous y sus metidas de pata.

      2. Sí, la siguiente parte será una montaña rusa con choque de trenes entre estos dos, que puede ponerse desagradable en algunas partes (porque Butch está de muy mala leche y porque V la cagó hasta el fondo) pero que tendrá, definitivamente, un final feliz. FELIZ. Con las cosas resueltas. Pero no esperéis “no puedo vivir sin ti”, “te amo con locura” y horteradas parecidas, ¿vale? Son V y Butch. Dignidad ante todo 🙂

      3. Habrá flashback de la conversación con Marissa donde Butch, como siempre, dijo las cosas de sopetón y tal como las sentía 😀

      4. El ADN de V (con todo ese fuego blanco) es lo que está impidiendo que Phury se acerque para ayudarle pero también es lo único que le da opción a aguantar más tiempo el veneno de restrictor.

      5. Tendrás una detallada descripción del estado en que Butch encuentra a V al principio de la siguiente parte ¡¡Aunque no sé si sufrirás menos o más al leerlo!!

      6. La siguiente parte será delictivamente larga, fijo… *se da golpes contra la pared*

      ¿Mejor? 😀

      ¡¡Ahora sólo dame tiempo para escribir la siguiente parte!! Como ves, va a ser complicada, así que quiero meditar cada palabra y cada gesto. Escribiré lo más rápido que pueda y colgaré un avance cuando pueda tener también alguna previsión de fecha de actualización.

      ¡¡GRaciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasss!!! ¡¡¡Un besote muy grande y mi solidaridad con esa falta de tiempo de descanso. No sabes cómo te entiendo, hija… XD

  8. Nirvanah Says:

    Hola Vane!!! He leído los anteriores comentarios, y hay que ver! Nos tienes a todas histéricas perdidas!! (que por cierto, los he leído con gafas, por que las llevo también hace cosa de 3 meses, eso de estar todo el día delante del pc acaba pasando factura, pero que quieres!?!?! si además de en el trabajo, el pc es mi hobbie!!!)
    Bueno, al grano… que conste que la actu la leí anoche, en el momento que vi el aviso en el correo, pero no te comenté por que era muy tarde, aún así, la leí con el estómago en un puño, por que después de tu avance estaba claro que los ibas a hacer sufrir…. y uffff! cuanta actividad!! que derroche de adrenalina!! que nervios!! No sé si nunca he leído algo tan rápido, en mi mente se escenificaba toda la escena! impresionante!! en serio, acabé peor de lo que empecé a leerlo… muy nerviosa, muy nerviosa; como si hubiera estado también yo en ese párking… mola!! siempre me sorprendes!
    Nos dejas con ganas de más con Qhuinn y Blay, y cuando pensamos…. ayss que ahora se lían!!…. pues no! ahora van y les pegan un tiro! :O! Osea que tenemos que sorber rápidamente las babas para soltar una exhalación mientras los ojos se nos salen de las órbitas (al menos a mi me ha pasado eso una y otra vez en este capi).
    Tengo muchísimas ganas de leer la siguiente actualización, tengo ganas de saber por que Butch tiene esos mareos… (no tengo ni la más mínima idea, no se me ocurre nada a parte de una gripe intestinal… que poca intuición tengo jajajaja), tengo ganas de leer que pasa con V, tengo ganas de leer que pasa con Qhay, aysss chica, que tengo ganas!!!! así que comprate unas gafas bien molonas y verás que descanso y que grande se ve todo… y a escribir!! eso sí, sigue cuidandote que con la responsabilidad que tienes con toda esta jauría de locas que estamos esperando tus actus, es lo menos que puedes hacer jejejejeje ¬¬
    Besotes mil!! Ah… hay un montón de Vanessas sonriendo en el Facebook, cuál de todas eres tú?? xDDDDDDDDD

    • http://www.facebook.com/#!/profile.php?id=100000514459866

      ¡Hola! Empezando por el final, creo que ése que te he copiado es el link de Facebook a mi profile… o algo así ^^; En cualquier caso, busca Vanessa Rodríguez (sin más apellidos). Verás una foto de una tía morena, con flequillo cortado hacia un lado, con unas gafas puestas sobre la cabeza y dos hoyitos. Esa soy yo^^

      Je, otra para el club de las que tienen los Ojos Fritos por los Libros y el PC. Pero algún vicio hay que tener, joder. Sí que ayer colgué el capi muy tarde, sorry. De hecho, no tuve ni tiempo para buscar fotos si quería aspirar a dormir algo.

      ¡Uy, y yo que pensaba que la escena que combate había quedado lenta y “estática”!! Intenté encotnrar otra manera de narrarlo más rápida pero, con tanto cambio de personaje y de punto de vista pensé que así quedaba más claro.

      *risita* La verdad es que con esa escena con la pobre prostituta me reí un huevo a costa del bueno de Blay^^ A Qhuinn me lo veo acostumbrado a que le aborden de esa forma, pero a Blay no. *carcajada* Sí, pasan de meterse mano a aguantarse las tripas ¡¡¡Bienvenidos a la vida de la Hermandad!! 😀 Tendremos otra escena Qhuinn-su familia-Blay, pero no sé si podré meterla en la siguiente parte o irá para el capi 7.

      ¡¡La rsponsabilidad con todas vosotras la siento, créeme!! Por eso digo que escribiré lo más rápido posible la siguiente parte pero sin correr más de lo necesario, porque es complicada y quiero hacerlo lo mejor que sepa^^

      PD: No, lo de Butch no es gripe intestinal. Hay una de vosotras que lo ha acertado pero lo pone de forma muy críptica…

      ¡¡¡Muchas gracias y un besoteeeeee!!!!!

      • Daggher Says:

        Yo ya he averiguado ese criptico *jojo*

      • Nirvanah Says:

        Voy a volver a leer poco a poco todo lo que tiene que ver con Butch y sus mareos, por que con lo que Black dice (ÑAM ÑAM) sólo se me ocurre algo que ha comido….. pero eso es malpensar demasiado… o no? :S

      • ¡Premio para quienes hayáis interpretado el “ÑAM ÑAM” de Black como la respuesta a los mareos de Butch!! 😀

    • ¡¡¡A eso le llamo yo una sonrisa, sí señora!!! :DD Aún no he podido pasarme por tu profile de Facebook, pero sí he visto tu foto ¡¡Das buen rollo, tía!! XD

    • Argh, me he liado!!!!! La de la foto que sonreía es Nadia, en tu profile tienes un dibujito. ‘Dita sea, menudo lío llevo de nicks, nombres, facebooks y blogs…

  9. Daggher Says:

    No has respondido a mi comentario *se siente la oveja negra*

    • ¡¡¡Espero que hayas recibido ya mis comments!!!!! Voy a volver a entrar en tu Fanblog a ver si encuentro el que te dejé allí esta mañana…

    • No sé si lo sabías para poder informar en el Fanblog pero… *redoble de tambores* El libro de Payne y Manny, “Lover unleashed” (algo así como “Amante desencadenado”) va para ABRIL DE 2011. Me llegó la noticia por Yahoo Groups, creo recordar, así que habría que confirmar que no sea una bola, pero parece que no nos tendremos que morder los muñones hasta finales del año que viene. ¡¡¡Yihaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

      *salta con la buena noticia del día*

  10. Hola!! La verdad es que me siento un poquito culpable por no haber comentado en el capi anterior, pero bueno, digamos que pasó algo que me ha tenido estas semanas en una burbuja de la que no tenía ganas de salir. Malos ratos y punto.

    Y mucho me temo que este comentario va a ser cortito, porque tengo la cabeza embotada y no quiero escribir demasiadas tonterías.

    Te va a soprender, pero esta vez debo ser la primera que no te va a lanzar miradas asesinas por hacerle pupa a V. Me parece bien. Bien en el sentido de que eso va a dar pie para que Butch vaya a hacerle mimitos, aclaren las cosas a gritos y puñetazos si hace falta y, con un poquito de suerte, a B se le pasa el mareo. Porque vamos, esos síntomas no son de embarazo pero me parecen bastante obvios… ¿le duelen también las encías y tarda más en recuperarse cuando se hiere? *risita cómplice*

    La escena de la pelea ha sido realmente dinámica. ¡Pero si cuando me he querido dar cuenta ya estaba leyendo la entrada de los cabrones-de-piel-pálida en la mansión de la glymera! Estaba de los nervios. Me han dolido los disparos que se han llevado los chavales (después de que se me pusiera la sonrisa de sucia pervertida cuando llegué a la parte de “te toco el culo con la excusa de echar fuera a la chica”), me lo he pasado en grande imaginando a Z desmembrando al hijo de puta en la barcaza, me he quedado con ganas de ver a Rhage bañándose en sangre con el dragoncito en acción y me ha encantado leer que Butch se ponía en plan Psicosis con sus restrictores.

    ¿Resumiendo? Sangre, pelea, acción y muerte. Esta semana estoy en plan sádico-retorcido y todo sufrimiento del lado de los malos me parece poco.

    *abraza a Vane* ¿ya no hay pupita en los ojos? bieeeeeeen… eso está bien. Por cierto, si ves que en FB te agrega una rubia loca con un sombrero de medio lado en plan gangster, es que soy yo XD

    *prepara el copy-paste para irse directa a FF* ya verás que contenta te pones hoy…

    • ¡¡Hola!! oye, estás monísima con el sombrero interesante en el Facebook!! A ver si hoy encuentro tiempo para cotillear las páginas de todas^^ *revisa su nota de “cosas a hacer” y “tiempo disponible” y empieza a chillar* Nada de culpas, cada uno escribe cuando puede, ya lo sabes. Espero que lo que te había dejado mal de ánimos haya desaparecido ya. Si crees que puedo ayudarte en algo, ya sabes dónde estoy, ¿OK?

      Vaaaale, una que me salva de la hoguera por haber dejado a V hecho una braga. Sí, mujer, V es de esos que necesita tocar fondo del todo para estallar como una bomba y arreglar las cosas. Hay gente que sólo aprende así, a palos (literal o metafóricamente hablando). *risita* A Butch AÚN no le duelen las encías… pero no tardará mucho ;D

      ¡Guay! Me alegro de que el combate te pareciera dinámico. Para mí era como un slideshow de diferentes escenas puestas en plan puzzle y no sabía si tendría ritmo^^ ¿Rhage haciendo de DRagón cabreado? Es posible que lo veamos, aún no lo tengo claro, pero la escena tienta, claro. Y sí, Z desmembró a M. Un poco como hizo John Matthew con D en Lover Mine. Qué asquito, Dios.

      ¡¡Gracias por el cpy.paste en FF!! Sí que hace ilu. Siento lo corto de la respuesta, pero voy haciendo pausa en el curro para responder y no tengo mucho tiempo.PARA VARIAR, JODER.

      *te envía un saco de arena para desfogar mala leche* ¡¡¡Cuídate, nena, que ahora vienen las vacaciones y hay que disfrutarlas!!! ¡¡Petons, molts, molts petonets!!

  11. *Aplaudiendo y haciendo la ola*. GENIAL, simplemente. Estática dices?, para nada, todavía estoy limpiandome el sudor y la sangre de tanto correr de acá para allá.

    Pero sobre todo aplaudo que nos hayas dejado así, ¡¡hala!! por si no corría suficiente adrenalina por mis venas me dejas asi… colgada. YO, que no veo una serie hasta que no tengo todos los capitulos para no quedarme sin saber que pasa, en fin, quien me lo iba a decir.

    Y ahora en serio, me encanta cuando describes como se siente cada uno, parece que estas dentro de su cabeza, los conoces como si los hubieras parido, pero en las peleas no te quedas atras, vaya, si hasta las puedes ver. Eres buena escribiendo escenas de acción, para que vamos a engañarnos: ERES BUENA ESCRIBIENDO y punto.

    Y a ver si con las gafas desaparecen las migrañas. Muxu haundi bat

    • *ofrece pañito húmedo para limpiar sudor y sangre* ^^ Ajajajajajja, ¡¡¡somos iguales!!!!! Normalmente yo no me veo una serie si no sé que ya ha acabado, porque como soy la Impaciencia encarnada en persona me pongo de extrema mala leche si tengo que esperar , no ya a la siguiente temporada sino al sigiuente capítulo ¡Grrrrrr! 😀 Tómatelo como una especie de entreno espiritual de paciencia *sonrisa de oreja a oreja*

      Intento describir, aunque sea brevemente, lo que siente cada personaje en una situación violenta para podernos poner en su piel y que no sea una sucesión de me agacho-disparo-uy. A veces no sé si eso rompe el ritmo del combate o no, he escrito pocas escenas de acción, así que tengo que prefeccionarlas ^^;

      Esteeeee… ¿lo de “muxu haundi bat” qué cuernos significa? =.=

      ¡¡¡Muchísimas gracias y un besote!!!!!

      • Muxu haundi bat, es euskera, (soy guipuzcoana), y significa un besazo, bueno realmente un beso muy grande. No es mi lengua materna pero las costumbres son las costumbres, asi que muxus (besitos)

      • Vaaaaale. ^^Es que yo de euskera ni papa, lo cual está bastante mal. Con el catalán y entender un poquitín de gallego ya se me agotó la capacidad neuronal =.= El catalán tampoco es mi lengua materna, pero como si lo fuera porque es lo hablo y escribo todo el día. Así que intercambio de cromos lingüíticos: Un gran petó per a tu! (¡Un besazo para ti!)

  12. O_O *Minutos despues* -_- … O_O!!! Pues has logrado un milagro me has dejado sin palabras O.o.
    Has herido a casi todos además del hecho que me dejaste en un situación horrible… no sé si me gustan más tus escenas de accion o tus escenas de amor O_O!

    Me gustan todas, esa es mi conclusión. Me has tenido loca histerica mientras lo leía suerte que estaba sola que si no mi madre hubiera creído que me habia vuelto loca del todo. Amás no le gustas nada, nada a mi médica jajaja porque casi me das un infarto con ese final reticente.

    Puede que muchas me gruñireis por esto pero… OH Dios!!! Esa metedura de mano de Qhuinn!!!! No sabia si me daban ganas de pegarlo o de besarlo!!*tiene los ojos en forma de corazón*

    V mi hermano hermosooooo siendo relegado a un lamparilla de retorcijones en el suelo de una mansion pija!!! Pobrecitoooooo!!! Anda si pilla a uno de esos hijos de p*** con ballesta hará el collecionista de insectos… esos que pinchan los bichitos con alfileres en una placa de corcho o lo que sea. Yo le apoyaria , asi ayudandole a pinchar en una pared a los maltidos olorosos esos!!!

    *mira alrededor a ver si no se dieron cuenta de su vena sanguinaria*

    Es que lo necesitaba además, ese trocito que sea… mi pobre otaku se está muriendo de inanición!!! T.T Con solo dos episodios a la semana de anime se está muriendo!!!!!

    Hay algo que estaba destinado desde cuando empezaste este fic… que tendrias muchiiiiiisimas fans!!!!! Amás te lo mereces, porque eres una escritora con una genialidad increíble * la apachurra hasta que Vane se revuelve porque le esta dejando sin aire** se aclara la garganta* Lo siento me deje llevar.
    Cuidateeeeeeeeeeeeeeee que las migrañas solo son migrañas hasta que se vuelven algo feo así que a cuidarse muchooo!!! Besos y espero ansiosa por el proximo trozo.

    • ¡¡Holaaaaaa!! Uy, me he liado contigo y con Nirvanah en el FAcebook, madre de Dios, me vais a dar una paliza. Aún no me he podido conectar para cotillearos los perfiles. ¡¡QUIERO TIEMPOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

      Em, sí, les he disparado un poquito a todos, ¿verdad? Cosas de la guerra, se suponen que hacen algo más que irse a beber a ZeroSum y patrullar por los callejones.

      Um… hay algo guarro en Qhuin, ¿a que sí? No sé cómo se las apaña pero convierte cada gesto y la cada palabra en algo sexual, en como si fuera emanando testosterona por ahí. El día que deje de reprimirla con Bñay creo que tendrán que redecorar la mansión…

      “V mi hermano hermosooooo siendo relegado a un lamparilla de retorcijones en el suelo de una mansion pija” *ríe a carcajadas dando golpes en el escritorio* Pobre hijo, sí que es verdad. Desde luego, si tuviera oportunidad de pillar a esos bastardos con ballesta como mínimo los empalaba.

      *intenta respirar siendo despachurrada* Aing, bueno no sé si me lo merezco, pero me gusta compartir las paranoias que escribo con las demás, así contagio la locura 😀 ¡¡Y aprendo!!! Las migrañas han desaparecido, así que ya puedo volver a freírme los ojos tan a gusto ;p

      ¡¡¡Muchas gracias y un besoteeeeeeeeee!!

  13. ok, este es el 2do post que escribo, el primero lo tuve ke borrar, tan hermoso que estaba pero que le hacia si vienen como si nada y me piden la pc….fue doloroso, lo ke me hace recordar en hacer un respaldo, ok

    a ke lo ke venia….a si a decir ke no he leido aun, puesto que estoy saliendo del job, malditos impuestos…los detesto ( el 17 de cada mes)…pero ya casi salgo de sumar, sumar y sumar arduamente y hacer todas las cosas ke tengo ke hacer….

    pero hoy llego sin falta y demora al ciber y bajo el capi para desvelarme un poco leyendol jajajajajaja

    es justo y necesario…debo subir un poco mi auto ke anda por los suelos, en fin ,ajajajajja espero ke esto no me lleve a un colapso de escritora, pero kien sabe, jajajaja…ok eso ni al caso

    aviso : tienes UN CLUB DE FANS….y kien lo armo, la loca de las entrevistas, nombrada por V del rol de la latina como la entrevistadora extra oficial de los hermanos, que por cierto espero te hayas leido la entre de V ke kedo genial (auto echate flores mare) en fin

    si, tienes un club de fans, jajajaajja…y si lo autorizas el fin de semana tendras tu pagina en Facebook y una entrada en mi blog para promocionar tanto el club como tus historias, jajajajajajajjaa

    dios….si estoy loca, como puedo con tantas cosas, las paginas de los hermanos, leeer y escribir mis divagues…terminar con migraña, jajajaj

    no, dios kiera ke no !!!!

    de tanto leer de las gafas me has hecho ponerme las mias propias porke desde hace como 7 años me las dieron, pero mare las usa???….no, y al rato kedara peor ke un topo, jajaja

    imagina un ojos con miopia y el otro con astigmatismo (no se si asi se escriba), dan como resultado no ver de lejos y a veces desenfocar facilmente, todo por padre cegatones y medio, jajajaja

    en fin mañana me paso por el fanfic para dejar mi tan acostumbrada novela de reclamos y divagues, jajajajaj

    un beso enorme, jajaja

    Colin Farrel, creo ke no tiene picks sin camisa por lo menos, porke no tiene su tableta en forma que digamos, pero con esa carita a mi me basta, jajajaajjaja

    ke la propuse con Dagger para el poli…si mes del poli….genial !!!!!!!!!

    Saluditos y una mega piruleta junto con pasta de dientes e hilo dental para tu pekeñaja, ….salud ante todo, yo me comere una tableta de color amatista (espero puedes relacionar estas ultimas palabras, ya te habia contado algo), jajajajaja

    Chaito

    • ¡¡Holaaaaa!!!!! Siento lo de tu post borrado, eso puede ser considerado terrorismo, seguro =.= Espero que el trabajo haya aflojado, a todas nos pasa igual: quien no tiene que cerrar contabilidad un día resulta que tiene que dejarlo todo preparado antes de marcharse de vacaciones porque claaaaaaaaaaaaaaaro… el mundo se acaba el 31 de julio. Paciencia, hija.

      ¡No, aún no me he leído la entrevista a V! Voy saturadísima de cosas que quiero hacer/Cotillear y con cero tiempo. Tampoco estoy muy acostumbrada a moverme por FAcebook -como puede apreciarse por el enorme lío que nicks que tengo montado-. Llego a las páginas por pura casualidad. ¡¡¡¡Pero me la leeré en cuanto pueda!!!!!! Espero mucha ironía y mucha mala leche fría por parte de V 😀

      Vale, desisto entonces de buscar fotos de Colin Farrell sin camisa *suspiro resignado* Las pocas que he visto estaba bastante en forma, te lo aseguo 😀

      O.O

      *.*

      *lee lo del club de fans y lo de la página de Facebook cuatro veces* Tú lo dices en broma, ¿no? Quiero decir, en serio, ¿un club de fans?

      *le da un ataque de vergüenza compulsiva y se mete en un cajón del escritorio, toda plegadita,sacando sólo una mano para seguir tecleando*

      De verdad es coña, ¿no? Porque, si no lo es, no saldré a la calle en un mes, muerta de vergüenza. No creo que lo merezca, hay muchísima gente en Internet que escribe muy, muy bien (afortunadamente para la creatividad mundial). Pero si de verdad, de verdad de la buena queréis hacer algo así *se encoge aún más en su oscuro cajón* podéis hacer lo que queráis, faltaría más. *se pliega hasta caber en una latita*

      *saca un dedito*

      ¡¡Pero sigo creyendo que lo dices de broma!!! ¿Verdad? ^^;

      ¡¡¡Besotes y espero que andes ya más relajada hoy!!!!

  14. *aparición ultra rápida entre mascarillas de pepino y pinzas para las cejas*

    ¡¡Nenas!!! Mañana os contesto puntualmente a todas y me pongo a cotillear esos perfiles de Facebook (algún milenio subiré más fotos mías que las tres que tengo, de verdad).

    Ahora estoy aprovechando que no tengo marido en casa esta noche para hacer *susurra* cosasdemujeres. ^^

    Eh, en serio. No es una excusa *se señala con el dedo la mascarilla secándose en la cara* ¡¡¡Mañana os respondo a todas, guapísimas!!!

  15. MaRe-CuSaKu Says:

    Muy bien…diste tu permiso, jajajaja

    espero te guste la pagina, aqui te dejo el link de ella 😉

    http://www.facebook.com/reqs.php#!/group.php?gid=143390385672602&ref=ts

    Ahora me paso a dejar mi review en el FF

    Chao

  16. *de rodillas haciendo alavanzas*

    Confiesa de una vez…eres una evolucion de la JR Ward!!!!

    1-Te he conocido gracias a Daggher ya que estoy en su pagina como todos los dias veinte veces…*sonrojo* me pierden estos chicos.

    2-Cuando lei el libro de bucht , vale, hubiera preferido algo mas torrido con V, pero bueno me quede bien, aunque Marissa no me gusta nada….pero despues de leer lo tuyo, ” Cambio dos libros de la hermandad ,Buch y V, por este de Vane”. Opino igual que otra chica que ha escrito arriba *sonrojo* que no me acuerdo quien es, qe tus descripciones de las peleas son mucho mejores, no aburren…

    3-No veo 100%x100% los mismos personajes que describe la Ward, pero veo como un 90% …eso sí creo que tu los haces como mas accesibles, mas familiares…ese Q tocandole el culo a B …que encantó…

    4-Voy a necesitar otra pasada de lectura porque eso del ÑAM ÑAM jo no lo he pillao….*se encoge de hombros* , decirte que si no lo explicas en la historia, haznos por lo menos un epilogo o algo i explicalo porque yo me he quedado a 2 velas…*silvando*, tambien tengo que decirte que me lo he leido a toda ostia *perdon* no podia parar de leer…

    5-Leido tu excelentisimo talento para escribir esta historia….¿te atreverias con la de B y Q? jejejejj!!!……lo digo porque como la Ward no esta del todo convencida…nos podrias alegrar un poco la vida!! jijiji!!!!

    6-Ya me dejas esperando con anhelo a tu proximo trozo, y nada no te preocupes por lo largo que pudiera ser mujer, consigues no aburrir,que mis ojos se queden pegados al ordeandor, y que no consiga hacer nada mas que leer….. por muchas paginas que incluyes…jjeejje

    Te lo he escrito asi en telegrama porque sino iba a dejarme cosillas, no te he escrito en los otros capis porque me podian las ganas de seguir leyendo…

    ERES FANTASTICA!!!!!

    un beso!

    • ¡Hola Blanx! Vi tu nick en los comments del blog de Daggher^^ (una mina de información y de…. er, alegrías visuales:D) Me alegro de que te hayas animado a escribir.

      “Tórrido”, sí esa es la palabreja que yo andaba buscando para definir qué me habría gustado leer de estos dos en los libros. Como muy, muy tórrido^^ No sabes lo feliz que me haces diciendo que te gustan mis peleas, porque esos capis me hacen sudar aún más que los lemons, por amor de Dios. Siempre tengo la sensación de que he matado a alguien dos veces o de que he herido a alguien en cuatro sitios distintos sólo con dos tiros =.= Tengo que hacerme notitas y todo.

      Ah, es muy interesente lo que dices de que son los personajes un 90%. Tienes razón, creo que los de este fic son más “accesibles”, como bien has dicho, porque el estilo de escritura de la Ward es mucho más directo al grano. Nos ofrece resúmenes telegráficos de lo que piensan los personajes porque prefiere enseñárnoslo. En cambio, yo me enrollo como una maldita persiana y en vez de escenas parecen confesiones en el diván de un psicólogo. Creo que eso es un gran fallo e intento mejorar mi concisión: escribir lo justo de lo que piensan los personajes para no irme por las ramas.

      Er… ¿sirve si digo que aún estoy practicando? ^^

      Lo del “ÑAm ÑAM” (muy buena definición de Black, por cierto) lo verás en la siguiente parte y será un “problemilla” del que Butch se tendrá que ocupar en el último capi.

      *risita* Sí, sí. Cuando acabe este fic me pongo con un Qhuinn-Blay. A ver si entonces ya nos quedamos todas desahogadas y tranquilas de que, al menos en nuestras cabezas, todos han acabado con quien queriamos *sonrisa de oreja a oreja*

      *cara de excusada* Vale, me agarraré como un clavo ardiendo a ese permiso pra escribir capis largos porque el próximo promete salir encuadernado y todo.

      ¡¡Muchas gracias por tu comentario así, tan ordenadito con puntos y todo!! :DDDDDDD ¡¡Besotes!!!

      • Hellowww!!!

        Dos cosillas que se me olvidaron.y eso que lo recogí todo en puntos…que no se si son cosecha tuya o de la ward pero me quedó duda…

        Eso de que la sangre de los restrictors es veneno para ellos¿??¿Lo de que untan las flechas… porque creo acordarme que algun que otro hermano (Zdist), dio algun que otro mordisco algun restrictor para herirlo y no le paso nada….pero no se si estoy 100%x100% segura…

        jolin del otro no me acuerdo…!!!!!!!!!! *triste*
        Nada ya pensaré…
        Un besazo y a la espera del final!!!!

        muakss!!!

    • ¡Hola! A ver, lo de que la sangre de los restrictores es veneno para los vampiros es invención mía. Me pareció algo lógico teniendo en cuenta que son totalmente opuestos. Igual que la luz de V es encarnación del poder de la Virgen Escribana y puede disipar la Esencia de Restrictores cada vez que Butch inhala, pensé que la Esencia de los Restrictores (la sangre del Omega que corre por sus venas) podría ser veneno para los vampiros.

      Mmmm… no recuerdo esa escena que comentas de Z mordiendo a un restrictor. SEguro que sale en los libros, sólo que mi memoria está en estado patata. Lo que recuerdo es a V diciéndole a Jane que no tocara la sangre de los retrictores en el pelo de Phury, después de que le reventaran el ojo. Me pareció que cuadraba bien con el acto reflejo de intentar mantenerse lejos de esa sangre negra porque podría ser peligrosa. En mi caso, he optado por convertirla en veneno siempre que entre en contacto con el torrente sanguíneo de un vampiro.

  17. Hola!! OMG!! Me leido el primer capitulo y Santo dios!! de verdad que me ha encantado!!

    Sige asi

  18. magola Says:

    bueno hija de mi vida, como escribes, es un placer para los sentidos leer tus escritos. no me importa repetirme porque todas las veces que te lo diga serán pocas. vaya capi nenaaaaa…., activo, envolvente, trepidante… hace la adrenalina subir por las nubes.
    eso es acción que aprenda la ward. me pones el corazón a mil, he tenido sensación de impotencia y angustia por todo lo que les pasaba a mis niños y a los hermanos y yo sin poder hacer nadaaaa.. aayyysss!, que locura. si me ves hablando sola mientras leia e iba dando consejos a unos y otros , avisos de que tubieran cuidado como si me escucharan jeje…, presiento que voy a terminar fatal de los nervios.
    respiro hondo y sigo- lo bien que conoces a cada personaje y trasmites su personalidad y la esencia de cada uno al milímetro- te metes en la lectura como si estuvieras allí presente. vamos que haces amago de agacharte por si alguna bala perdida te alcanza jeje..
    la escena de blay y qhuinn simplemente me encanto, este Q desprende sexo por los poros, cuando coja a blay por banda no va ha dejar ni las migas.
    porfa , porfa, curamelos pronto a todos, pobretes mios.
    cuando B se entera de que V se esta muriendo, me pone los carne de gallina su reacción, su pareja que el creia a salvo muriéndose?— apartense de su camino porque no hay piedad para los que se interpongan entre él y su amante, su compañero, su amigo, su todo , que es V para él. vaya escena vane , muuuuyyyyy buena.
    y los puntazos de ese humor tan peculiar de ellos, están muy logrados, y te saca esa sonrisilla torcida del cine negro,entre tanta acción.
    hasta he empezado a apreciar esos finales de capi , que nos deja taquicárdicas perdidas. no si al final seré masoca y todo.
    no sé que más decirte , que me encantas, que soy una adicta feliz de la vida de tu forma de escribir, y que nunca he abierto una pagina de interned más veces que la tuya , para ver que hay de nuevo por poco que sea.
    eres una joya vane, sigue así que nosotras haremos lo que podamos para hecharte una mano. he leído lo del clud de fans. muy pero que muy bien hecho mareee. en cuanto pueda voy a apuntarme- y que dagger a puesto tu fics en la página de español de la hermandad, eso ha sido estupendo, así habrá más gente que pueda disfrutar de lo bien que escribes.
    me alegra que lo de la vista haya sido de fácil solución, aunque es una putada volver con las gafas, te lo dice una miope de muchos años jeje.
    bueno no me enrollo más , un beso enorme y abrazos para ti y tu family- hasta pronto .

    • ¡¡Holaaaaa!!! ¿Ya estás mejor? Espero que sí, y que la curación vaya rápido porque no poderte mover durante mucho tiempo acaba con los nervios de cualquiera. *risitas* *te entrega un equipo emisor, un pinganillo, frecuencia de transmisión propia, unos prismáticos y un chaleco antibalas*

      ¡¡Ala, mujer, no te cortes, que seguro que los Hermanos agradecen el par de manos extra, ahora que la mitad están aguantándose las tripas!!!! 😀 La suerte es que estos chicos curan pronto. Mira a V: operación a corazón abierto y en dos horas ya había abierto los ojos y pensando “mía”. Son como tanques con colmillos, así que se les puede castigar *corre a esconderse de las miradas asesinas de todos a los que ha dejado con más agujeros que el Metro*

      Oh, sí, Qhuinn=sexo, que no es igual que sensualidad. *carcajada* Ya nos encargaremos de que pille a Blay y no deje ni las migas, desde luego. Da un poco de miedo y todo imaginárselo desatado *.*

      ¿Te gustan los finales? DEfinitivamente creo que V nos ha transformado en sádicas y masoquistas^^ En cuanto a Butch, tienes razón. A veces estás tan, pero tan cabreado por algo que se te olvida lo mucho que quieres a alguien. Entonces pasa algo que hace que te des cuenta que lo puedes perder en cualquier momento y dejas de lado el cabreo y lo que sea… hasta que la cosa se estabiliza de nuevo. Entonces, el cabreo vuelve vitaminado y sumado al susto de muerte. MAla combinación.

      Psé, sí, lo de la vista ha sido fácil. No llevar gafas ha sido un placer que me ha durado exactamente dos años *suspiro*

      ¡¡¡Muchas gracias por tus palabras, haré lo posible por que la siguiente parte sea, a su manera, muy… entretenida!!! 😀

      ¡¡¡Besotesssssssss!!!!!

      • magola Says:

        pues si ya voy bastante mejor, aunque más lento de lo que quisiera. (suspira). no puedo plantar demasiado el culete todavia, pero lo suficiente para leer y contestar. aayyysss que haría yo sin estos momentos- entre las curas y estos gustazos que me doy con tu fic, dentro de nada estoy como nuevaaa.. gracias por el equipo(lo mira con adoración). ahora si que podré ayudar en condiciones, que tiemblen los lesserss jeje….., gracias vaneeeee—– un abrazo de oso.

  19. Hola, buenos días. Felicidades, enhorabuena y muchiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas gracias por lo que estás escribiendo. Debo decirte que el viernes descubrí tu fic, gracias a la página de ladaganegra, y que me he pasado todo el finde semana enganchada hasta que anoche terminé de leerlo. Ya te dedicas a escribir o es un pasatiempo? Porque deberías planteartelo en serio, me ha enganchado tanto como cualquier otro libro de La Hermandad y es un apasado, me encanta y estoy deseando seguir leyendo, para cuando el próximo?
    Una vez más muchas feliciasdes y muchas gracias.
    Un besazo.

    • ¡¡¡Holaaaaaa!!!! Tengo que invitar a Daggher a un cafelito con pastitas para agredecerle que recomendara “AR” en su página, porque sois varias que habéis entrado a leer la historia gracias a ello^^

      Me alegro de que te haya gustado hasta ahora, aunque imagino que te debes haber frito los ojos leyendo seguido porque, vamos, que lo de resumir no se me da bien *cara de disculpa*

      Escribir historias de ficción es un pasatiempo (un pasa-mucho-tiempo, más bien). Trabajo en periodismo, así que lo que escribo normalmente no es precisamente ficción 😀

      A ver, yo creo que la próxima parte, siendo realista, la colgaré la semana que viene, no ésta. He empezado a escribir esta mañana y va ser muy largo y muy complicado. En cuanto vea la luz al final del túnel y al menos pueda preveer cuándo podría colgar, pondré un post al respecto con algún pequeño avance^^

      ¡¡¡Muchas gracias y un besote!!!

  20. Darkfenix Says:

    Después de varios dias de encontrar tu fic de pura casualidad, al fin me puse al día y estoy que trepo de las paredes con la angustia de saber como continuará la historia. Pobechito de mi lindo V herido de muerte T.T, agonizaré con él mientras espero que actualices.

    Siempre había buscado pero nunca tuve suerte de encontrar algo sobre V y Butch, he sufrido con la autora y sus miniescenas, no sabes la tortura que es no verlos juntos, no me conformo con esas entrelineas y cuando ya estaba asimilando el no verlos juntos encuentro tu fic, que bien que escribes, que bendición ha sido encontrarte, es un placer quemarse los ojos frente a la pc por algo tan bien llevado, con una trama que te envuelve y te deja gritando, riendo o llorando frente al computador ^^. Muchas gracias Vane!!!!

    • ¡¡¡Holaaaa!!! Ah, otra torturada por ver a V y Butch tan juntos y tan lejos^^ Ya ves que somos muchas, así que bienvenida 😀 A mí personalmente la autora me ha puesto de los nervios con lo que ha hecho con ellos :C ¡¡Así que digamos que esto es un acto de desahogo!!

      En realidad hay poquitos fics de la Hermandad y en castellano creo (si no se ha añadido nadie más que se me haya pasado por alto) que sólo somos dos. ¡¡Ojalá se animara más gente!!!

      Um, pobre V lo está pasando mal pero, cuanto más sufra, mejor irán luego las cosas… *sonido de pajaritos piando* Vale, suena raro de cojones pero intentaré explicarlo en la siguiente parte.

      ¡¡¡Gracias a ti por animarte a escribirme!!! Ya sabes, puedes comentar cualquier cosa, sea buena o algo que creas que debo mejorar, ¿vale? ¡¡¡¡Un besoteeeeee!!!

  21. Hola guapisima, aqui estoy de nuevo. No me quedan uñas y estoy empezando por los dedos. Ayer estuve repasando el último capítulo que has escrito porque lo leí tan rápido para ver que pasado con los dos sujetos en cuestión que me salté algo de la pelea, los heridos… De verdad que valoro lo que estás haciendo y sé que las cosas bien hechas requieren su tiempo, así que cuando termine con dos dedos de las manos continuaré con los de los pies, pero tu a tu marcha que lo bueno siempre se hace esperar.
    Me he guardado tu fic Rosa de Sangre para leerlo también, ya te contaré.
    También me gustaría que me dijeras donde puedo descargarme los libros que dices son tus favoritos (Dragonlance, El Señor del Tiempo, etc..)
    No hace mucho que he descubierto este tipo de lectura y me encanta, en un año y medio he devorado más libros que en casi toda mi vida (que no es precisamente corta), contando que desde que tenía 10 ó 12 años estoy leyendo. Ilumíname, por favor.
    Una vez más un MUA enorme.

    • ¡Hey! A ver: ni idea de dónde te puedes descargar la saga Dragonlance (aunque sé que hay páginas que ofecen esa descarga, pero no conozco cuáles son) y, menos aún, El Señor del Tiempo. Esta última saga tiene muuuuuuchos años (y su autora murió el año pasado) y ya es difícil encontrarla en las librerías, así que ni idea de si hay webs que la ofrezcan.

      Verás, yo es que soy bastante pedestre: los libros me los compro. A diferencia del anime o de algunas series de TV, me da repelús piratear libros. No tiene sentido, lo sé, pero no puedo evitarlo. Los únicos libros que ojeo por Internet de gorra son algunos de romance paranomal, porque me he encontrado con tales decepciones al comprarlos que ahora primero les echo un vistazo gratis a ver si merecen que me gaste la pasta en ellos. Fue lo que hice con el primero de “FAllen Angels” de la WArd y decidí, a mi pesar, que no lo compraría.

      Así que de webs de descarga de libros conozco pocas, a parte del blog de JAM (ver link en la columna derecha de este blog), sorry.

      E·n cuanto a “Rosa de sangre”, supongo que conocerás el manga en que está basado, “Vampire Knight”, ¡¡¡porque sino va a ser difícil situarte!!!! 😀

      Um, “AR” sí que requiere su tiempo, sí. Ahora mismo estoy en duras negociaciones con Butch y V porque no quieren dirigirse la palabra y eso ME pone las cosas muy complicadas *les coge de la nuca y les arrea un cabezazo a los dos* Malditos idiotas tozudos como mulas… En fin, este domingo tendré unas cuantas horas seguidas para escribir, así que espero poder avanzar en las escenas que requieren más concentración^^

      ¡¡¡Besotes!!

  22. goiti Says:

    Hace tres días que conozco tu blog, y solo en esos días me he leido las 406 páginas, alucinante, tiene mucho más ritmo que las propias novelas de Ward, es bonito la delicadeza con la que decribes las relaciones sexuales entre dos hombres, bueno con tu talento no se como no te decidas a la literatura. Por favor publica pronto la continuación… Que voy a hacer este fin de semana sin el resto del capítulo.

    • ¡¡POR DIOS!! ¿Ya me he enrollado 406 páginas? O.O Si es que no tengo remedio… =.= ¡¡Hola!!! *sonríe y saluda con la mano* Bienvenida a esta reunión de locas ^^

      Me alegro de que te haya gustado la historia hasta ahora aunque, er, ¿delicadeza en las relaciones sexuales entre hombres? ^^; Um, no sé, con todos esos insultos y palabras gráficas no sé si es muy delicado o no. Ciertamente, en la parte que va a venir ahora de delicadeza vamos a ver poca, más bien…

      Estoy trabajando en la parte 3. He estado unos días peleando por pasar de cierta línea porque no había manera humana de que los personajes colaboraran… hasta que me he dado cuenta de que el escenario donde yo quería situar la acción no era el adecuado. He cambiado el escenario a donde a los personajes le apetecía más y ahora, por fin, FLUYE *suspiro aliviado*

      La culpa ha sido del poli, para variar. ¿CReía que V era intratable? Nooooo… al lado de Butch es como un tierno corderito. Jodido irlandés cabezota, siempre hay que hacer las cosas a su manera *le gruñe* Pero ahora ya empieza todo a fluir dentro de los cauces que tocan. Espero poder colgar un avance este domingo o este lunes, aunque el cap definitivamente i´rá para algún día dela semana que viene ¡¡Es complicado, ya veréis por qué!

      ¡¡¡Muchas gracias por tus palabras y un besoteeeeee!!!

  23. Highly descriptive article, I enjoyed that bit. Will there be
    a part 2?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: