“Amantes redimidos”, parte 3 del capítulo 6, “Esto no puede ser el final”

Al final, ni el miércoles ni el jueves. Jesús, esto ha sido como un parto sin epidural y con fórceps. Perdón por la tardanza. Perdí un montón de días debatiendo con los chicos: a Butch no le gustaba la localización que yo tenía pensada para la “acción” (pero a mí sí, así que a ver si la puedo rescatar para otra escena)y Vishous se negaba a dejarme entrar en su mente para ver lo que pensaba y todavía más a pronunciar palabra *bufa* Al final, ha salido lo que ellos han querido.

ADVERTENCIA: sobredosis de testosterona, sexo explícito y sangre. Cuando lo leáis, tened en cuenta el cabreo monumental que lleva Butch encima: frustración, ira, harto de darse cabezazos contra la pared que es V cuando se encierra en sí mismo pero también seguridad de que quiere estar con él aunque tenga que ser a hostias… Cóctel explosivo, vamos.

También intentad tener en mente lo que también está sufriendo V y cómo es este personaje. No creo que se pueda llegar a Vishous con buenas palabras y cariño, al menos no la primera vez. Con lo que le cuestan las emociones, es algo que no podría gestionar. Así que la cosa es…brusca.

En realidad, he escrito y reescrito este capi tantas veces en maratones de horas y horas que ahora mismo me parece un barullo horrible,  sin sentido y demasiado largo (prefiero no decir cuántas páginas) ¡Estoy muy nerviosa!

Espero que, al menos, no queráis matarme por el final, para variar^^ A este fic le queda un último capítulo, el 7, que tendrá varias partes. Pero ésta es mi última semana de curro (= algo de tiempo para escribir) y luego empiezo vacaciones. No cuento con poder actualizar ningún capi de este fic en agosto (si lo hago será un milagro) y, como no subiré de nuevo hasta septiembre, pensé en dejaros unas cuantas páginas para entreteneros :p

Es posible (no lo juro) que en unos cuantos días pueda colgar  un pequeño regalito sorpresa que no está relacionado con este fic… *silba disimuladamente* Bueno, me callo ya *cruza los dedos, esperando no decepcionar demasiado con este capi* ¡Felices vacaciones a todas!

POST EDITADO: Las ALUCINANTES, EMOTIVAS Y SORPRENDENTES imágenes que encontraréis insertadas a lo largo del texto del capítulo son obra de Silvia Resendiz Alvarado, una artista como la copa de un pino que, todavía no sé por qué, ha invertido su tiempo y su talento en crear estas maravillas inspiradas por el capítulo. Por favor, echadle un vistazo a su blog AQUÍ porque tiene, además de éstas, otras maravillosas imágenes de La Hermandad. ¡¡GRACIAS!!! Se queda corto, pero es lo único que puedo decirte.

Para leerlo en el blog:

CAPÍTULO 6. ESTO NO PUEDE SER EL FINAL. PARTE

Mantener la fe era una de las cosas más difíciles del mundo.

Porque, cuando Butch O’Neil se detuvo resollando sobre la alfombra persa de la planta superior de la mansión de la glymera y vio el estado en que se encontraba Vishous, dejó de estar seguro de que aquella no fuera La Noche.

Dios Santo…

V estaba retorcido en el suelo, embadurnado con su propia sangre. Una película sanguinolenta cubría todo su cuerpo y había más de aquel líquido espeso empapando la alfombra. Pero lo peor no era eso.

Incluso, lo peor tampoco era la forma en que todos los huesos de su cuerpo parecían estar retorcidos en el sentido contrario al lógico: la cabeza girada hacia la derecha, el tórax hacia la izquierda, las piernas a la derecha, dobladas por un ángulo imposible a la altura de los tobillos y las rodillas. Los brazos contorsionados, los dedos como garras… Como si V hubiera sufrido tal dolor que sus músculos y sus huesos se hubieran intentando desenroscarse para escapar de su cuerpo.

¿Y sus órganos internos? Mejor no pensarlo.

Mientras Butch miraba y Phury le gritaba como si estuviera a millas de distancia, con eco, el cuerpo de V dio una sacudida. Un hilillo de sangre brotó de su boca.

Sangre negruzca…

Pero lo peor tampoco era aquello. No, lo peor, lo terrible, lo que no presagiaba nada bueno conociendo la biología de V, era aquel resplandor cansino que le cubría. Nada de luz blanca brillante que te hacía cerrar los ojos. Sólo un leve fulgor grisáceo, desvaído.

Como las baterías de un marcapasos que parpadean, agotándose, y el corazón se para.

-¡VISHOUS!- Butch volvió a la vida con una sacudida, hincando las rodillas en la alfombra encharcada. En cuanto apoyó las manos encima de sus hombros, la electricidad que desprendía le hizo castañetear los dientes. V tenía los ojos en blanco. Butch se giró con los colmillos extendidos hacia Phury, plantado a un metro de ellos- ¿Qué hago? ¡MALDITA SEA, PHURY, DIME QUÉ COÑO HAGO!

Phury abrió y cerró los puños convulsivamente y Butch vio que tenía las manos quemadas.

-Le han envenenado con sangre de restrictor. Necesita sangre de vampiro para limpiarse.

¿V se moría y tenían que ir a buscar a una hembra? Oh, joder, la biología no podía ser tan injusta. Butch masculló un juramento cuando otro espasmo sacudió levemente al Hermano, como una débil contracción. Un estertor final…

-¡¡¡No podemos ir a buscar a una hembra, no aguantará!!!

-¡Sirve la de cualquiera! ¡Butch, sirve la de un macho!- Phury extendió los antebrazos, para que viera la quemaduras y los cortes- ¡He intentado acercarme para darle la mía, pero no he podido! ¡No puedo!

-Tú no vas a darle tu sangre…- Butch retrajo el labio superior, amenazante. Mal momento para la posesión, pero uno no escoge. Intentó darle la vuelta a Vishous mientras todos los pelos de su cuerpo se ponían firmes-. V, V, hermano, voy a darte de beber, ¿me oyes? Has de beber…

Pero Vishous no le oía.

Seguía con los ojos en blanco, la boca entreabierta, la perilla manchada de sangre, la piel como la cera, el cuello torcido como un puto zombie de película mala.

Butch se llevó la muñeca izquierda a la boca y se perforó la vena con los colmillos. Ni tenía práctica ni la quería, se dejó llevar por el instinto. Se encogió de dolor cuando se hundió los caninos varias veces, ensanchando las heridas hasta hacerse una carnicería en la cara interior de la muñeca. La sangre empezó a correr por el brazo.

Intentó levantarle la cabeza a V, pasando el brazo derecho por detrás, pero su cuerpo estaba rígido. A la mierda. Se inclinó sobre él, en el suelo, dejando que la sangre goteara en la boca del moreno.

Vamos, vamos, vamos… Maldito cabronazo hijo de perra, bebe. No puedes morirte.

Pero V no tragaba. Las heridas de Butch empezarían a cerrarse y V no tragaba. Le sacudió de un hombro con la mano libre.

-¡¡Bebe!!! ¡¡Joder, V, BEBE!!! ¡¡No se te ocurra dejarme, estúpido gilipollas, BEBE!!

-Butch, creo que ya no…- la voz suave de Phury le dolió como una lanza en el costado.

-¡¡TÚ CIERRA EL PICO!!- Butch se giró hacia él con los ojos enrojecidos, manteniendo la muñeca contra la boca de V-. Va a vivir. Es mi nallum y VA A VIVIR ¿Lo entiendes?

Phury lo miró como se mira al héroe de las pelis aferrado al cadáver de su chica que se niega a aceptar que ella se ha ido.

Pero V no era una damisela.

Era un guerrero.

Algo suave rozó la muñeca de Butch. Algo como una perilla.

El poli desvió la cabeza hacia Vishous. Era imperceptible, pero su boca se había movido sobre las heridas de su muñeca. Y ya no tenía los ojos en blanco, sólo cerrados. Butch aguantó la respiración, rezando la versión telegráfica de un Padrenuestro.

La garganta de V se movió dolorosamente, tragando.

Butch jadeó una sonrisa.

-Eso es. Eso es, hermano. Bebe. Estoy aquí y es para ti. Límpiate, V, coge la que necesites…

Quizás no tendría que haber dicho eso.

Tres agónicos tragos más tarde, Vishous abrió los ojos inyectados en sangre. Los iris perlados se clavaron en Butch sin verlo. O, más bien, como si vieran una transfusión viviente.

V abrió la boca, desnudando los colmillos, y Butch aulló cuando los clavó en su muñeca magullada, desgarrándole la carne para agrandar el grifo de su antídoto.    El poli se obligó a mantener la muñeca contra aquella boca devoradora, a horcajadas sobre el cuerpo de V, apretando el puño derecho contra el suelo.

Dolía… Joder, parecía que V le iba a aspirar la puta vena…

El hermano tomó a tragos violentos, cerrando la boca sobre el amasijo sangriento, abriéndola para volver a perforar. Gruñendo.

Y era la mejor sensación que Butch había tenido en meses.

Porque le estaba dando a su pareja lo que necesitaba. Le estaba salvando. Vishous podría haberle dejado seco allí mismo sin que Butch dijera “ay”. Jadeó cuando el dolor empezó a mezclarse peligrosamente con la satisfacción y el cóctel encendió el deseo. Y el conocimiento de que deseaba a V prendió de nuevo la ira que el miedo había sofocado.

El cuerpo de V empezó a crujir a medida que los tendones y los huesos volvían a su sitio. El puto hombre lobo transformándose. Aquellos enormes brazos se levantaron y las manos de Vishous aprisionaron su brazo como argollas, asegurándolo contra su boca, mientras los ojos claros seguían fijos en los de Butch y V tragaba como si no existiera el mañana.

-Voy a matarte.- siseó el poli cuando V tiró de él y Butch tuvo que luchar para no caer sobre su cuerpo herido-. Cuando esto acabe, voy a matarte, mamonazo de mierda. Es el último susto que me das…

Los ojos de V siguieron sin parpadear mientras su cuerpo recuperaba su posición al ritmo de los tragos ente crujidos espeluznantes. A Butch la muñeca le empezó a arder. La mala hostia a avivarse. Y su parte inferior a despertar.

Vishous dejó de brillar.

-Butch… está tomando mucho.- las botas de Phury entraron en el campo de visión del poli-. Ha perdido el resplandor, ahora puedo acercarme. Deja que le ay…

-Acércale tu vena y te abro la garganta…- Butch no supo si Phury había entendido su gruñido, pero debió haber visto su expresión, porque dio dos pasos atrás.

En aquel momento, Vishous soltó su muñeca.

El gesto pilló a Butch tan por sorpresa que no pudo anticipar el siguiente movimiento. A pura fuerza animal, V le cogió por las solapas del abrigo de cuero, empujándole hacia atrás, hasta que cambiaron posiciones. Butch se golpeó la cabeza contra el suelo cuando quedó tendido de espaldas, con el animal sediento en que se había transformado V encima de él, inmovilizándolo con un cuerpo que pesaba como una roca.

Goteaba sangre de la boca entreabierta de V. Sus colmillos estaban rojos.

Sus ojos se desviaron al cuello de Butch, pero no le atacó. A pesar su condición, jadeó como un condenado y esperó. Podía estar fuera de sí, pero aún distinguía a Butch de una botella de sangre con patas.

El poli le miró un segundo intentando comprender qué coño había pasado, cómo cuernos Vishous lo tenía empotrado contra el suelo y… A la mierda. Inclinó la cabeza a un lado.

-¡¡JODER!!

Vishous atacó su vena como un perro de presa. Perforó hasta el fondo con la precisión de un estudio geotécnico, haciendo que ahora fuera el cuerpo de Butch el que se quedara como una piedra. Cuando retiró los colmillos, el poli notó la sangre que manaba de las heridas con un gorgoteo, empapándole el cuello.

La boca de V en su garganta, sorbiéndole la vida mientras gemía, era más erótico de lo que Butch querría pensar en aquellas circunstancias.

V le agarró del pelo con la mano derecha, mientras la izquierda aferraba su hombro y le mantenía apretado contra la alfombra con su cuerpo, chupando con la boca muy abierta. Crac-crac. Más crujidos de sus huesos.

Butch pensó que Vishous se lo bebería hasta convertirlo en cenizas, como si fuera la maldita fuente de la vida.

El pensamiento le puso duro.

V empezó a alternar los sorbos con su lengua caliente limpiando la sangre que manaba, chupando y lamiendo como si tuviera la cabeza entre las piernas de una mujer. Su cuerpo apretó el de Butch, abierto de muslos bajo él, en un rítmico vaivén. Hacia delante, hacia atrás. Sorbo, lengua, sorbo.

Las manos de Butch se cerraron sobre sus caderas y no supo si le estaba apartando o acompañando sus movimientos. Sus ingles se hincharon mientras se frotaban y Butch pensó que iba a morir corriéndose en los calzoncillos porque su pareja acababa de darle la prueba que buscaba.

Vishous no bebería así de nadie más y, aún muriéndose, había esperado su permiso.

De la garganta de V salió un gemido prolongado, un “joder, qué alivio” sin palabras, mientras empujaba contra la polla de Butch y sus labios sellaban las heridas en el cuello del irlandés.

El poli jadeó, clavando los dedos en las nalgas de V. Y se corrió ahí mismo.

En los pantalones. Tirado en el puto suelo.

Vishous se desplomó encima de él, con la cabeza contra su cuello. El enorme cuerpo tembló varias veces y luego se quedó quieto. La suave respiración acarició las heridas recientes en el cuello de Butch.

El poli apretó los ojos con fuerza un momento y dejó caer los brazos en cruz. Cristo… Notaba los latidos en su polla después del orgasmo. Al cabo de dos respiraciones, abrió los ojos.

Tenía a V desplomado encima y pesaba como una maldita montaña. Giró la cabeza y vio unas botas de combate. Siguió el recorrido hacia arriba hasta toparse con la cara de Phury: la misma que pondría un padre al llegar a casa y encontrarse a su hijo follando con otro tío en el sofá del comedor. Al lado de Phury había un hombrecillo con el traje de escarabajo de un mayordomo a quien parecía que la mandíbula se le había derretido hasta el ombligo.

Genial. Les acababan de regalar una sesión gratis de peep-show.

Butch se movió, intentando encontrar la forma de sentarse con V encima. Los calzoncillos pringosos se le pegaron a la piel.

¿Había algo más humillante?

Y todo, como siempre, por aquel bastardo que tenía derrumbado encima. Butch empujó a V hasta que el Hermano quedó tendido boca arriba, inconsciente. La alfombra siseó y brotó humo en cuanto la mano derecha de Vishous la tocó. Tenía el cuerpo recubierto de una película rojiza, como si hubiera sudado sangre, pero sus extremidades habían vuelto a su posición normal y ya no brillaba.

El hijo de perra parecía estar durmiendo como un angelito de dos metros.

Después de haberle dado un susto de muerte. Espera, después de haberle tratado como una mierda justo al acabar de tirárselo, a pesar de lo cual Butch había salido corriendo para salvarle y lo jodido es que volvería a hacerlo una y otra vez porque le quería y era un completo imbécil y…

El irlandés juró por lo bajo y se sentó. Mierda, habían arrugado toda la alfombra. De hecho, habían empezado en mitad del pasillo y habían acabado contra la pared. Que nadie dijera que no podía haber pasión a las puertas de la muerte, sí señor.

Cuando se levantó, el mundo entero dio una vuelta a su alrededor y se habría vuelto a reunir con V en el suelo si Phury no hubiera saltado para cogerle.

-¡Butch! ¿Estás bien? Ha bebido demasiado, tendrás que…

-Estoy bien, joder…- era mentira, pero qué demonios. Butch se apoyó contra la pared ¿Antes le había dolido la garganta y se había sentido débil? Eso no era nada. Parecía que tenía cuero agrietado en vez de piel, las encías le daban punzadas y las piernas no le sostenían. Vale, Marissa le había revelado qué coño le pasaba, pero no pensaba ocuparse de eso ahora-. Estaré… bien…

No sólo se notaba débil como un maldito bebé. También furioso. Agresivo. Con ganas de desgarrarle la garganta a cualquier gilipollas que se metiera con él. Como a V, por ejemplo.

Algo resbaló despacio por su entrepierna. Phury movió disimuladamente la nariz, captando el olor del sexo.

Butch masculló un juramento vicioso.

-Voy a lavarme… el cuello.- entre otras cosas-. Comprueba si V tiene otras heridas. Voy a llevarle a Havers.

Phury carraspeó, obviando el espectáculo de “Nueve Semanas y Media” que acababa de presenciar.

-Tenía dos heridas de ballesta. Se las vendaré hasta que le puedan dar puntos. Oye, Butch, debes estar mareado ¿Quieres que le lleve yo?

-No. Tú tienes que informar a Wrath, ocuparte del drama que haya pasado en esta casa y largarte a la Guarida a controlar el coche del restrictor. John le enganchó el GPS.- Butch se llevó la mano al cuello. Joder, qué estropicio le había hecho V- ¿Y los restrictores? No veo sus cuerpos.

-Los apuñalé. No iba a arriesgarme a que se levantaran.

Ya, estaba claro que aquella noche estaba condenado a no cobrarse ni un solo enemigo mientras los demás perdían los hígados. Se giró hacia el mayordomo

-¿Dónde mierda hay un lavabo?

-Al f-fondo del pasillo.- el hombrecillo le miró, luego a Vishous y vuelta a él con unos ojos como platos.

Sí, a Butch le ponía cachondo perdido que V bebiera de él. Porque se sentía bien dándole lo que necesitaba a un cretino a quien consideraba su pareja aunque el cretino en cuestión hubiera hecho lo posible por alejarle. Una desgracia como otra cualquiera.

-Butch…

Lo que le faltaba. Aquel tono suave en la voz de Phury sólo podía ser preludio de alguna Pregunta Importante. Se detuvo de espaldas a él.

-Quieres a V.- bien, no era una pregunta-. Creí que… en fin, después de lo del despacho de Wrath… Oye, estaríais juntos si pudierais, ¿verdad?

Butch tensó la camiseta al inhalar con fuerza. Luego siguió caminando y cerró la puerta del baño con un portazo que retumbó en la mansión silenciosa.

OOO

-¿Aguantará?

Zsadist levantó la cabeza del torniquete que acababa de hacerle a Qhuinn en el muslo, intentando restañar la hemorragia causada por la herida en la rodilla. El Hummer se deslizaba rugiendo por las calles desiertas hacia la clínica de Havers, conducido por un John Matthew que parecía aún más silencioso de lo habitual. El chico tenía la vista fija en la calle, forzándose a concentrarse en estupideces como semáforos y “Ceda el paso” en vez de en el hecho de que uno de sus amigos se desangraba en el asiento de atrás.

Los ojos de Blaylock, en cambio, declamaban aquel drama como si fuera el puto Shakespeare. El chico se había quitado el chaleco antibalas y estaba desplomado en el asiento, una pierna estirada con el tejano manchado de sangre a la altura de la cadera y la mano sobre las costillas. Probablemente, sólo tendría alguna luxada y su herida de bala en la cadera tampoco era demasiado grave.

Qhuinn, en cambio… Z había visto muchas heridas en las rodillas y todas tenían un mal pronóstico, aunque en su época los médicos eran matasanos. Quizás Havers podría tratársela. Siempre que no se desangrara antes. Zsadist había cortado las cinchas del chaleco del chico con la daga para poder retirárselo y echarle una ojeada a su espalda. Dos enormes morados a ambos lados de la columna presagiaban varias costillas rotas. Y eso si los pulmones no habían sido dañados.

-Aguantará. Es fuerte.- fue la única respuesta que pudo dar a Blay mientras acababa de atar el torniquete.

No debió convencerle mucho, porque el chico siguió con la vista clavada en su amigo inconsciente como si temiera que, si dejaba de mirarle, moriría.

-Estamos cerca de la clínica.- Rhage, en el asiento del copiloto, se había atado otro torniquete en el brazo y lo mantenía laxo, pegado al cuerpo- ¿A dónde coño habrá ido Butch?

-A por V.- Z escudriñó el exterior por la ventana del Hummer. Dos minutos y estarían en la clínica.

-¿Cómo lo sabes? Butch se fue pitando sin decir quién le había llamado.

-El poli sólo se pone así por V.- Z se encogió de hombros en el momento en que sonó su móvil. Las letras “PHURY” escritas en mayúsculas en letra grande en la pantalla le hicieron fruncir el ceño antes de descolgar- ¿Qué pasa?

Phury suspiró antes de responder al otro lado de la línea.

-Vishous está malherido. Le atravesaron con flechas untadas con sangre de restrictor. Esos demonios entraron en la casa en la que estaba trabajando.

-Mierda.- en el Hummer, Z se pasó la mano por la cabeza rapada- ¿Y cómo coño se ha salvado?

-Butch. Le dio su sangre. Era el único que podía tocarle.- por la vacilación de Phury, Z apostaría a que había algo más, pero su gemelo no dio detalles-. Escucha, Butch va a llevarle a Havers. Ya está limpio, pero tiene heridas. Yo voy a hablar con Wrath, han atacado una mansión de la glymera y hay una doggen muerta. Esto se va a poner feo. Y tengo que controlar el GPS del coche del restrictor, así que me vuelvo a casa.

-Vale. Nosotros también vamos a Havers.

-¿Cómo os han ido las cosas?

-Digamos que espero que Havers tenga varios cirujanos.- Zsadist chirrió los dientes, sosteniendo a Qhuinn con una mano cuando John se precipitó por la rampa de acceso a la clínica sin disminuir la velocidad.

-¿Tú estás bien?

-De una pieza. Tu francotirador no tuvo tanta suerte.- lo que había hecho con aquel demonio era lo único que conseguía arrancarle una sonrisa aquella noche.

-¿No le habrás…? ¿Le has matado limpiamente?

Z suspiró. Típico de Phury. El mundo podría estar yéndose al infierno pero su hermanito se preocupaba por que Zsadist no hubiera sucumbido a la oscuridad, desmembrando restrictores.

Como si hubiera salido alguna vez del lado oscuro.

-Fue directo al Omega.

O Z no lo dijo con suficiente convicción o su gemelo le conocía demasiado, a juzgar por el breve silencio incómodo.

-Vale, mantenedme informado.

-Descuida.

OOO

Vishous abrió los ojos despacio, parpadeando varias veces antes de poder enfocar algo. Un techo blanco con luces blancas redondas. Incluso sus millones de neuronas tardaron en procesar el entorno. Probó a moverse y le sorprendió notar el cuerpo tan pesado como un maldito trailer ¿Pero qué…? Movió la cabeza de un lado a otro. Paredes gris claro, varios monitores de cardiología, un carrito con instrumental para curas y un incómodo sillón -vacío, con ropas dobladas encima-. Estaba tumbado en una estrecha camilla, con unas anodinas sábanas blancas tapándole.

Hospital.

Estaba en una maldita clínica. Juró en el Idioma Antiguo y se apoyó sobre las manos para sentarse. Algo le dio una punzada en el costado, bajo la estúpida bata de hospital, y notó una aguja pinchada en el dorso de la mano izquierda, conectada a una botella de suero. Alguien le había puesto un guante marrón en la derecha.

V ató en corto el pánico derivado de la desorientación y se subió la camisa: tenía una pulcra gasa cuadrada enganchada en el costado, sobre sus costillas. Allí dónde…

¡Brrrrrrrr!

La película de los hechos se rebobinó sola ante sus ojos. Mansión. Restrictores. Ballestas. Dos flechas. Sangre de no-muerto. Dios, dolor. Y… ¿Butch? Le parecía recordar el sabor de la sangre en la boca y el olor de Butch debajo de él ¿Había tenido alucinaciones? Recordaba haberle gritado a un mayordomo que llamara a Phury.

Apartó las sábanas de un manotazo. Otro vendaje, éste bastante más grande, le rodeaba el muslo, allá donde la flecha se lo había perforado. Aquella herida profunda debía haber introducido mucha sangre de restrictor en sus venas y eso sólo podía limpiarse con…

Sangre fresca de vampiro.

Butch.

Vishous se pasó la mano por la frente. Su guante de cuero negro había desaparecido, así que probablemente lo habría carbonizado si había emitido resplandor blanco a toda potencia, por eso ahora llevaba otro. Y, si había estado imitando a un horno nuclear, el único que podría haberse acercado era Butch. El poli debía haberle dado su sangre.

Mieeeeeeerda.

No recordaba absolutamente nada de cómo o de dónde había bebido, así que a saber lo que podía haber dicho. Tenía que poner tierra de por medio. Como ya. V se arrancó la aguja del brazo y pasó las piernas por el borde de la cama, apoyándolas con cuidado en el suelo. La pierna herida le dio un calambre, pero sostuvo su peso. Debían haberle cosido y también le habían limpiado de sangre. Lo que no habían remediado era la sensación de tener todos los huesos rotos y vueltos a soldar. Notaba una especie de eco doloroso por todo el cuerpo y algo raro corriendo por su sangre, como emociones líquidas.

Echó un vistazo al reloj de la pared mientras cojeaba hacia el sillón: las cuatro y media de la madrugada. Eran las dos y media la última vez que había comprobado la hora. A Dios gracias, era invierno, así que tenía más o menos otras dos horas y media para pirar de allí antes de que saliera el sol.

-Joder…- masculló al llegar al sofá. Los dos metros de distancia le cundieron como la puta Carrera Anual de los Bomberos de Caldwell.

Alguien había dejado ropa limpia allí. Los pantalones no tenían agujeros de flecha y la camiseta olía a jabón. La gabardina doblada en el respaldo era la suya, pero sus dagas y su Glock no se veían por ningún sitio. Bien, paso a paso. Vestirse no le costó tanto como creía, al menos no sentado. Cuando acabó, se pasó una mano por el pelo y se dirigió cojeando a la puerta. Un vistazo a cada lado del pasillo le confirmó que estaba en la clínica de Havers.

Seguro, era mejor que haber acabado en las garras de algún matasanos humano, pero le cabreaba como la mierda que cualquier médico le pusiera las manos encima. Tendían a cotillear el cuerpo de sus pacientes y eso era algo que Vishous tenía serios problemas para tolerar.

Llegó al mostrador central de Urgencias sin que nadie le tosiera pero, al pasar al lado de las enfermeras, se acabó su buena suerte.

-¡Señor!- una hembra con el pelo ondulado, rubio fresa, se levantó de la silla como un resorte-. No deberíais estar de pie. Sólo hace media hora que habéis salido del quirófano.

Lo cual explicaba por qué la pierna aún le cantaba arias. V se giró muy despacio hacia la enfermera, mirándola desde la ventaja que le daba sacarle más de cuatro palmos de altura por tres cuerpos de ancho.

-Me voy. Firma el alta voluntaria por mí.

-No pienso hacer tal cosa.- la hembra tenía valor. O estaba acostumbrada a tratar con machos peligrosos-. Si queréis iros antes de tiempo, tendréis que firmarla vos.- le tendió un impreso-. Pero esa pierna…

Vishous le arrebató el maldito papel y luego se acercó a un palmo de ella, hasta que pudo robarle uno de los bolígrafos que asomaban por el bolsillo de la bata. La hembra dio un paso atrás. V estampó su firma al pie de la hoja como si estuviera apuñalando a alguien y luego giró el papel hacia la enfermera enarcando una ceja.

-Vos mismo.- murmuró ella mientras archivaba el impreso.

-¿Dónde están mis armas?

Los ojos chocolate de la hembra mostraron reproche, una regañina silenciosa por preocuparse más por las armas que por sus heridas.

-El guerrero que os trajo aquí se las quedó.

-¿Tenía los ojos amarillos y el pelo largo, de muchos colores?- V hizo un gesto con el dedo índice, imitando las ondas de Phury.

-No, corto y castaño, igual que sus ojos. Parecía muy enfadado, pero insistió en…- la hembra bajó la vista- asearos. No quiso que lo hiciera ninguna enfermera.

Butch. El poli le había traído a la clínica. Y se había encargado personalmente de preservar su intimidad porque sabía que V era un neuras en cuanto a su cuerpo se refería. Joder. Cuadró sus defensas mentales, sabiendo que se toparía con el irlandés en cuanto pasara las puertas batientes de Urgencias. La clínica de Havers estaba en los bajos de su casa y sólo tenía una salida, no había escapatoria posible.

Las puertas fueron las primeras en pagar su mala leche, golpeando contra las paredes cuando las empujó. Todos los familiares de la sala de espera se giraron sobresaltados y casi todos desviaron la mirada. Menos un grupito que se había atrincherado alrededor de la máquina de café. Estaba Zsadist, apoyado contra la pared; Rhage, con el brazo en cabestrillo y un vasito de plástico en la otra mano; John Matthew, sentado en una silla con las manos entre las piernas… y Butch.

Los ojos del poli se clavaron en él en cuanto asomó por la puerta y Vishous no tuvo ni la más mínima idea de lo que corría por su mente. Había algo extraño en aquella mirada, algo que no tenía malditas las fuerzas de afrontar en aquel momento. Echó a andar con toda la intención de pasar de largo del grupo, disimulando la cojera.

-¡Guau, guau, guau!¡Eh, amigo! Hola, ¿Tierra llamando a V?- Rhage se interpuso en el camino a su libertad como un tanque- ¿A dónde demonios crees que vas?

-Fuera de aquí.- V lo fulminó con una mirada.

-Ni de coña, tío.- Rhage tiró el vasito de papel a una papelera, al parecer preparándose por si tenía que detenerle, aunque sólo fuera con un brazo-. Por lo que Butch nos ha contado, acabas de volver a nacer y llevas un boquete en la pierna. Te vas a quedar aquí hasta…

V se pegó a Rhage.

-Oblígame.- retó, retrayendo el labio superior.

-Si te empeñas.- Rhage se afianzó con las piernas abiertas.

-Yo me lo llevaré.

La voz de Butch era tan fría como la suya. Un tono con el que V no estaba acostumbrado a asociar al poli. Contestó sin girarse.

-No necesito chófer.

-Te jodes.- latigazo verbal-. En estos momentos, te puedo. Y me encantaría partirte unos cuantos huesos, así que dame un motivo y volverás a entrar por esa maldita puerta directo a quirófanos.

No era una bravata. Vishous volvió a sentir algo parecido a la ira: contra Butch, por ser el tipo de persona noble y cabezota que, aún después de lo que le había hecho, le había salvado la vida dándole su propia sangre y que ahora le iba a obligar a volver a actuar como un hijo de perra. Por su bien.

-¿Qué pasa, poli? ¿No tuviste suficiente y buscas una segunda ronda?

Vishous notó por un segundo la ira del irlandés inflamándose en sus venas.

Luego Butch le estrelló el puño en la cara con tanta fuerza que V chocó contra la pared del pasillo. Oyó vagamente gritos a su alrededor, pero no los descifró. Aquella vez, la furia le impulsó a devolver el golpe. La ira por no tener futuro, por estar atrapado, por haber encontrado a un compañero y verse obligado a empujarlo lejos, por sentirse a punto de estallar, porque Butch se negaba a darse por enterado, por…

Rugió cuando se abalanzó sobre el poli apoyándose en la pierna sana, hundiéndole el puño en la mejilla con un crujido que reprodujo perfectamente cómo se sentía él. Roto. Butch giró la cara hacia él al momento, escupiendo sangre, y le enseñó los colmillos mientras los dos se preparaban para sacarse el páncreas por la boca en el maldito pasillo de Urgencias.

Un brazo enorme se coló por detrás de V, apretándole la garganta y dejándole sin aire mientras lo arrastraban lejos de Butch. Zsadist se materializó detrás del poli, pasándole los brazos por las axilas y arrastrándolo en dirección contraria. Rhage volteó a Vishous y lo empotró contra la pared, manteniéndolo quieto con un solo brazo contra su garganta.

-¡Para ya, jodido imbécil!- para dar más énfasis a sus palabras, Hollywood le golpeó contra la pared-. Te juro que no me importa si te rompo algo más con tal de que dejéis de comportaros como dos críos gilipollas.

-Suél-tame.- Vishous resolló, aferrando el brazo de Rhage. Podía destrozarle las costillas a puñetazos, porque el Hermano no se las estaba protegiendo, pero no quería. Hollywood no tenía nada que ver con aquello.

-Cuando prometas dejar de decepcionarme como amigo y te comportes como una persona.- no había rastro de sarcasmo en Rhage, sólo un sombrío malhumor.

Aquello hizo que V estrechara los ojos. Habló el Paladín de la Razón. Rhage, que se comportaba como un bebé de 125 años gran parte del tiempo, dándole lecciones. Se sacudió su brazo de encima justo al mismo tiempo que Z soltaba a Butch con un gesto brusco.

-¿Vais a comportaros o preferís que os castigue uno a cada punta del pasillo?- Zsadist les fulminó a ambos con una mirada negra-. Tú -señaló a V- muestra un poco de agradecimiento, Butch te ha salvado el pellejo. Y tú -el dedo acusador apuntó al poli- recuerda lo que te dije.

Vishous y Butch se miraron en silencio por encima de los hombros de Rhage y de Z. V intentó interpretar lo que había en los ojos del irlandés: furia, seguro, también algo de desesperación y ¿miedo? Le había tenido que dar un susto del demonio si el poli le había encontrado con los huesos rotos y babeando en el suelo. El conocimiento de que tenía que humillarle y herirle de nuevo para alejarle, cuando más bien tendría que honrar su gesto con una declaración solemne en el Idioma Antiguo, volvió a carcomerle como un cáncer.

Mientras se ajustaba el abrigo de cuero con un gesto brusco de hombros y se alejaba hacia la salida, cojeando entre las miradas asustadas de los demás familiares que esperaban, Vishous pensó que no sabía cuánto más podría aguantar antes de romperse.

OOO

Butch respiró tan fuerte, intentando calmarse, que pensó que su camiseta estallaría. Mierda, se había hecho el propósito de que, cuando le dieran el alta a V, se lo llevaría a dar una vuelta en coche y hablarían como dos personas civilizadas hasta poner las cosas negro sobre blanco. Porque, después de cómo había bebido V de él, Butch ya sabía la verdad, pero aún tenía sus dudas en cuanto al por qué y, joder, se merecía escucharlo de la boca del Hermano.

Pero claro, Vishous tenía que salir de quirófano como el típico chuloputas desafiante y gélido que era, haciendo ver que no había pasado nada, que Butch no había compartido con él lo más sagrado para un vampiro. Que no le había dado un susto de muerte.

Y seguía con su maldita estrategia de humillarle.

El puño se le había movido solo, Butch no había podido evitarlo. Se pasó la mano por la boca, recogiendo sangre del labio. Al menos, había algo positivo: Vishous le había devuelto la agresión. Sonaba masoquista, pero eso era bueno. En el lenguaje de V, significaba que le quedaba algo de rabia, de carácter, para responder, en vez de sumirse en el mutismo depresivo.

Butch podía lidiar con un V rabioso. Pero no con un V resignado.

-Vas a hablar con él, ¿verdad? Es un cabrón, pero sólo te escuchará a ti. Los demás no tenemos ni una oportunidad.

Más que una pregunta, lo de Rhage sonaba a ruego. Butch levantó la vista hacia su amigo y asintió.

-Sólo deja que me enfríe o, para cuando termine con él, necesitarán volver a ingresarlo.

Rhage seguía serio y eso daba una idea de lo mal que estaban a cosas. Ver a  Hollywood con esa expresión de abatimiento era como encender la tele y ver a los Teleñecos de luto. Imperdonable.

-Arregladlo. Lo que sea.- joder, hasta su voz de campana sonaba suave-. Pero… necesito a mis dos mejores amigos de vuelta.

Ambos se quedaron mirando a los ojos un momento, lo suficiente como para que Butch se diera cuenta, por primera vez, de que la mierda que había entre Vishous y él estaba consumiendo a Rhage por dentro, aunque el Hermano no hubiera dicho ni pío hasta entonces. Otro motivo por el cual partirle la boca a V.

Carraspeó, asintió y luego se giró hacia John. El chico se había levantado de la silla con el impulso a detener la pelea, pero ahora estaba plantado como una marioneta con los hilos cortados, fuera de juego entre los mayores.

-Envíame un mensaje cuando sepáis algo de Qhuinn y de Blaylock.

John asintió y Butch salió de la clínica tras una última mirada de reojo a Z, encogiéndose de frío cuando la puta nevada le clavó agujitas de vudú en la piel. Las luces del Escalade al pulsar el mando a distancia le dijeron dónde estaba el coche e iluminaron la figura de Vishous, apoyado en un lado del jeep, intentando proteger la llama del mechero de la nevada para encenderse un pitillo, con una marca roja en el pómulo.

-Mete el puto culo en el asiento.- masculló Butch al pasar al lado de él, secándose la sangre del labio con la mano.

V no le miró. Butch tampoco.

Los dos se dejaron caer en sus asientos como si la fuerza de la gravedad les aplastara con más potencia de la habitual. V no se puso el cinturón. Giró la cabeza hacia la ventana del lado del copiloto, fumando en silencio.

Butch apoyó las manos en el volante, sin encender el contacto. La nieve se había acumulado en el cristal delantero, impidiendo la vista del exterior. Accionó los lavaparabrisas, observando ausente cómo empujaban los copos, esparciéndolos con violencia a ambos lados para revelar poco a poco el mundo exterior. Cambió la dirección de la calefacción interior del jeep para que el aire caliente derritiera la nieve del cristal.

Permaneció un minuto quieto, reflexionando si realmente valía la pena aquello. Si valía la pena vérselas con V -o sea, parar a un camión cuesta abajo-, después de haber vuelto a recibir sus puñaladas. Cuestionándose su fe de que podía conseguir que las cosas se arreglaran.

Estuvo caminando de puntillas sobre el filo de la espada, decantándose entre su orgullo y V, viendo cómo los malditos lavaparabrisas y la calefacción fundían el hielo. Quizás eso era lo que necesitaba Vishous para sacarle del agujero donde se había metido: contundencia y calor.

Encendió el contacto con una maldición.

Butch O’Neil, sigues siendo un gilipollas sentimental.

El Escalade empezó a rodar silenciosamente por las calles desiertas, como si todos los habitantes de la Tierra hubieran desaparecido, dejando sólo a Butch y a V para que no pudieran rehuirse durante más tiempo.

Aquello tenía pinta de ser una conversación tan incómoda como había empezado su charla con Marissa la noche anterior.

OOO

Butch se había quedado plantado como una estatua en la puerta del Refugio. Había ido allí con toda la intención de despejar su vida de verdades a medias, confesiones inconfesables y de todo lo que le privara de vivir en paz consigo mismo.

Pero era más fácil decirlo que hacerlo cuando tenía aquellos enormes ojazos celestes mirándole, y más después de lo que Vishous le había dicho que quería ella. Se recolocó el macuto en el hombro por enésima vez.

-Me alegro de ver que estás bien, nena.

Marissa sonrió como un maldito ángel nervioso.

-Yo también, Butch ¿Por qué no pasas? ¿Estás seguro de que no quieres que vayamos… a algún otro sitio?

-Er, no… no, está bien.

Ella le miró un momento de reojo, mordiéndose el labio sin decir nada mientras le conducía por los pasillos de altos techos de la mansión. De fondo se oían voces femeninas, algunos chillidos infantiles y el repiquetear de vasos y platos. Hora de la Primera Comida. Butch había llegado tan rápido en cuanto se había puesto el sol que la mayoría de vampiros del mundo aún estarían hundiendo la nariz en el bol de los cereales.

-Eh… has hecho un gran trabajo aquí.- murmuró.

-Gracias. He tenido mucha ayuda. Y tú… tú también me ayudaste, ¿sabes? Al creer que yo podría hacerlo.

Marissa le miró seria un instante antes de empujar una puerta de doble hoja que comunicaba con su despacho de paredes entapizadas. Muebles clásicos, sofás de estampados delicados y una gran mesa redonda de reuniones a cuyo lado se había dispuesto un carrito con un juego de té, un vaso alto y una botella de Lagavulin.

-Perdona por no recibirte en algún sitio más acogedor.- Marissa gesticuló alrededor-. Hemos habilitado todas las salas disponibles para las mujeres y los niños, así mi despacho es lo que único que nos queda para recibir a las visitas y…

-Déjalo, cielo, está más que bien. En realidad… encajas aquí, ¿sabes? Parece hecho a medida.- Butch se frotó las manos en los pantalones de cuero, sintiéndose como Depredador en una fiesta de la campiña inglesa.

Marissa se lo quedó mirando, él se la quedó mirando y el despacho se llenó de monólogos silenciosos por ambas partes. Ella salió antes del estupor.

-¿Quieres… quieres un whisky? Hemos traído el que te gusta.

Butch miró la botella, recordando los años que llevaba amorrado al Lag. Llevaba dos días sin tocar una gota de whisky.

-No, gracias. Yo… está bien así.- se frotó las manos en los bolsillos traseros de los pantalones.

-Oh, ¿un… té?- Marissa lo contempló como si el “no whisky” fuera el preludio de un episodio sobrenatural.

-No, de verdad. Estoy… bien.

-De acuerdo…

Butch paseó la mirada por la salita, crujiéndose los nudillos, mientras Marissa, plantada de pie delante de él, jugueteaba con el pelo.

-Oye, Butch, siento mucho…

-Marissa, lamento lo que…

Las miradas de los dos dejaron de vagabundear y se fijaron en el otro cuando hablaron a la vez. Siguió un “por favor, tú primero” y un “no, por favor, empieza tú” rechazado por ambas partes, hasta que Marissa meneó la cabeza y sonrió.

-Esto es un poco ridículo, ¿no crees? ¿Por qué no te sientas, Butch? Ya que te he llamado, supongo que lo más lógico es que empiece yo.

-Eh… vale.

Butch se dejó caer como un fardo en una silla demasiado pequeña para su tamaño y entrelazó las manos entre los muslos. Marissa se sentó en otra silla delante de él con la misma gracia que si bailara, cuzando una pierna sobre la otra hasta que su cuerpo formó una ese sensual. Inspiró varias veces antes de mirarle.

-Butch, yo… Hace días que quería hablar contigo, pero no reunía el valor necesario y… tampoco sabía muy bien qué tenía que decirte.- Butch abrió la boca pero ella levantó una mano elegante y meneó la cabeza-. No, por favor, espera, déjame hablar. Lo primero que quiero decirte es que lo siento. Siento haberme ido de la mansión sin decirte nada, siento no haber estado esperándote cuando volviste de tu iniciación a la Hermandad, al menos para darte alguna explicación de mis motivos. Fui cobarde.

-Nena, sé por qué lo hiciste. Lo hablamos muchas veces antes.- Butch empezó a menear las piernas y las palabras salieron atropelladas de su boca, envueltas en recio acento bostoniano-. Tú no querías que yo me transformara en vampiro, para empezar, y menos que me metiera en la guerra con la Hermandad. Lo entiendo, ¿sabes? No te culpo. Esta vida… a veces, en las calles, puede ser una mierda. Es lógico que quisieras otra cosa… -tomó aire-… pero es lo único que sé hacer. Y me gusta. Butch O’Neil, el Butch de verdad, es esto.- abrió los brazos un momento, abarcando su ropa de combate y sus dagas-. Siempre lo he sido, aunque cuando era humano era… no sé, como un guerrero sin guerra. Eso acabó por convertirme en un delincuente y un perdedor. Ahora tengo un propósito y… –asintió- estoy orgulloso de lo que soy.

Marissa lo miró en silencio un largo momento y luego sonrió como si el arcoiris hubiera cruzado el cielo.

-Has cambiado mucho, Butch.- murmuró con cariño-. Antes no te sentías así.

Él se encogió de hombros, haciendo crujir el cuero.

-Mi vida, por jod… er, por mala que haya sido a veces, me ha hecho lo que soy. Y, gracias a eso, ahora sé proteger a mi auténtica raza. Visto en perspectiva, el resultado no ha sido tan malo.- frunció el ceño, con los ojos fijos en el suelo-. Un amigo me ha ayudado a ver las cosas como son.

-Apuesto a qué sé quién…- Marissa inclinó la cabeza a un lado, con una pequeña sonrisa.

-Ya. Acertarías.- Butch cambió de posición, cruzando las piernas-. El caso… es que sé que tú no quieres eso para ti y yo… te parecerá egoísta pero… no quiero dejarlo, Marissa. No quiero dejar la guerra. Forme parte de la Hermandad o no. Es mi vida. Me parece honorable y hace que… encaje en algun sitio. Es como si yo te pidiera que dejaras esto -levantó un dedo, moviéndolo para señalar el Refugio entero- y volvieras a encerrarte en una casa sin nada que hacer día tras día.

-Lo sé. Butch, lo sé.- Marissa se inclinó hacia él poniéndole una mano en la rodilla. La melena resbaló dócilmente por sus hombros-. Lo he entendido. Estoy orgullosa de ti y nunca te pediría que renunciaras a lo que eres. Igual que sé que tú no me lo pedirías a mí.

-¿Entonces?- frunció el ceño. La mano de Marissa le ponía incómodo. Demasiado… íntimo- ¿Cómo quieres que volvamos si ni tú ni yo queremos cambiar de vida?

-¿Volver?- los ojos azules de ella se abrieron mucho y retiró la mano, apoyándose contra el respaldo de su silla- ¿Por qué… por qué piensas que querría que volviéramos? Es decir, no me interpretes mal, lo he pensado, claro, y pensé que…

-Vishous me lo dijo.- las cejas de Butch dibujaron una línea oscura, muy oscura, y su tono se volvió grave-. Hace unas horas. Me dijo que ibas a pedirme que volviéramos.

La boca de Marissa dibujó una “o” perfecta. Luego manoteó mientras meneaba la cabeza.

-Yo… oh, no, Butch, cielos. Lo siento…- se apartó el pelo de la cara nerviosamente-. V estuvo aquí ayer… me dijo que tenía que… pensar en ti y en mí… y yo le dije que hablaría contigo, que lo aclararía todo, pero nunca concreté… ¡Oh, Butch!- inspiró- Mira, hace unos días iba a pedirte que volviéramos, sí.- su mirada se volvió pura seda-. Te echo de menos, ¿sabes? Y yo… a pesar de lo que pienses… te quiero.

Butch inspiró, llevándose aquellas frases hasta el cerebro ¿Por qué la vida tenía que ser tan jodidamente complicada? ¿Por qué no podrías comprar un tícket con el nombre de tu pareja y que tu pareja tuviera exactamente el mismo? ¿Y por qué siempre que algo se liaba aparecía V por medio? Se puso de pie, incapaz de estarse quieto ni un segundo más.

-La madre que parió a ese bastardo…

OOO

Circulando suavemente por las carreteras desiertas en el Escalade, Vishous deseó haber dejado una petaca con Goose en la guantera del jeep, en vez de sólo una de Lagavulin. Un cigarro no era suficiente para quemar su asco hacia sí mismo, su amargura y su rabia. Bien pensado, un Goose tampoco, pero qué coño, lo siguiente ya sería robarle los rojos a Phury y la Hermandad ya había cubierto el cupo de drogatas.

Por el rabillo del ojo, sin arriesgarse a mirarle directamente, sólo alcanzaba a ver las manos tensas de Butch en el volante. Mierda, V era como una torre hecha con piezas balanceándose a punto de caer y una sola mirada directa a Butch podía hacer que se desmoronara. Porque estaba cansado. Y conmovido por lo que el poli había hecho.

A pesar de la postura forzada, vio que Butch llevaba vendada la muñeca izquierda hasta el antebrazo y una gasa en el cuello. Dios, debía haberle hecho una carnicería al beber de él. Aspiró con fuerza el cigarro y soltó el humo de golpe, levantando la barbilla hacia el techo claro del Escalade.

Durante varios minutos, Butch no abrió la boca. Él tampoco. Lo único que les acunó fue el motor del jeep y la contundencia de sus pensamientos.

Sopesó decirle que le llevara a su ático. Mierda, incluso jugó con la posibilidad de llamar a alguna de sus sumisas para liberar rabia, pero luego lo descartó. En realidad, quería desfogar rabia contra sí mismo. Elevó una comisura en un gesto amargo, sin que Butch lo viera ¿Habría alguna posibilidad de atarse él mismo a su mesa y castigarse? Joder, cómo entendía a Z últimamente. Las palizas que antes pedía a Phury que le diera empezaban a cobrar un sentido muy nítido.

V era un hijo de puta sin ninguna opción de dejar de serlo.

Obligado a joder una y otra vez a Butch por su bien.

Destruyéndose a sí mismo y al poli.

Dios, de buena gana se dejaría azotar. Lo que fuera para sentirse entumecido, embotado, para no tener que respirar aquel odio hacia sí mismo.

Cuando llegaron al cruce para coger la carretera general que les llevaría a la mansión, Butch giró en sentido contrario. Vishous frunció el ceño. Por allí sólo se iba a las afueras agrícolas de Caldwell, pura mierda de campos abandonados y caminos de tierra.

-¿A dónde vas?

Butch no contestó durante un instante. Se limitó a poner el Escalade a velocidad de crucero, la vista fija en la línea blanca de la carretera, iluminada a duras penas por los círculos de los faros, a cuya luz bailaban los copos de nieve.

-Tú yo tenemos algunas cosas de las que hablar.- murmuró.

Con la cabeza girada hacia la noche exterior, V cerró los ojos con fuerza. Maldito poli, maldito, maldito, maldito ¿No podía odiarle y punto? ¿No podía sentirse herido en su orgullo de macho y olvidarse de V?

-¿Como por ejemplo…?- más caladas al cigarro.

-Oh, no sé.- Butch frunció el ceño, leyendo las señales de tráfico entre el vaivén de la nieve-. Quizás sobre qué pasó para encontrarte hecho un guiñapo en una puta alfombra ¿Qué te parece para empezar?

Contenido. Butch estaba contenido. Como si hubiera amordazado a todas las células cabreadas de su cuerpo para que hablaran sólo las civilizadas. V apagó el cigarro en el cenicero del jeep, exhalando la última calada, sin mirar al poli, con los labios sellados.

-Pensé que era una pregunta fácil.- gruñó Butch mientras giraba hacia la izquierda, metiéndose por un camino a medio asfaltar- ¿No tienes nada que decir?

V se apartó el pelo de la cara, pensando en todo lo que querría decir y en todas las razones para no hacerlo. Un minuto de silencio. Dos.

El Escalade empezó a demostrar por qué era uno de los mejores jeeps del mercado, transitando por el oscuro camino helado, lleno de baches, prácticamente sin bambolearse.

-Volvamos a empezar. Como en “Barrio Sésamo”.- Butch no varió el tono. Átono, de poli viejo en un interrogatorio demasiado largo. Los ojos seguían fijos en el camino- ¿Qué pasó?

Vishous suspiró, irritado.

-Dos restrictores atacaron la mansión que estaba cableando. Creo que mataron a una doggen. Llevaban ballestas. Flechas untadas en su sangre.- se acarició el vendaje del muslo bajo el pantalón de cuero-. Es veneno para nosotros.

-Me di cuenta.- Butch agarró el volante con fuerza cuando una de las ruedas del jeep se metió en un bache-. Brillabas. Phury no podía acercarse.

V se encogió de hombros, observando los árboles desnudos de hojas y azotados por el viento a ambos lados del camino.

-Reacción instintiva. Para intentar frenar el veneno.

-Te di mi sangre.

Butch no dijo más, pero el “¿qué tal un gracias?” flotó en el aire entre ellos.

-No te lo pedí.- la voz de V salió tan fría como el jodido viento del exterior.

-Cierto. Debería haberte dejado morir en la maldita alfombra.- el tono de Butch fue tan lapidario que V estuvo a punto de girarse para mirarle, pero se reprimió-. No te jode…

Estaban entrando en un campo. En un maldito campo abandonado sepultado bajo un palmo de nieve en una noche negra como la brea, sin resguardo de las rachas de copos gélidos. Sin nadie a millas a la redonda, sólo el camino por el que habían venido. Era como estar en otra dimensión, un paisaje lunar sin distracciones, que dejaba a las personas una frente a la otra sin escapatoria posible. Ahora sabía por qué Butch le había llevado allí.

-Deberías haberlo hecho…

Butch frenó con suavidad a un lado de aquella desolación, bajo unos álamos pelados de hojas. No paró el motor ni la calefacción, sólo puso el freno de mano. Tamborileó con los dedos en el volante y V no pudo evitar recordar el tacto de aquellas manos en su piel. Blindó sus pensamientos al instante, antes de que Butch pudiera captarlos a través de su conexión.

-Mientes de puta pena. No querías morir. Por eso casi me dejaste seco.- Butch no soltó el volante ni se giró hacia él-. A pesar de todo, esperaste mi permiso para beber de mi cuello. No querías utilizarme. Nunca has querido hacerlo.

Vishous tomó aire con la vista perdida en la nada exterior. Jodido subconsciente. Así que incluso cuando estaba a un paso de irse al Fade tenía que traicionar lo que sentía por el poli.

-Esto es un puto prado de vacas. Vamos a la mansión.

-No.

Hijo de perra.

-Pues saca tu culo de ahí. Conduciré yo.

-No.

Maldito irlandés tozudo como una mula. Vishous abrió la boca pero Butch habló antes.

-Tampoco vas a poder desmaterializarte. Estás herido.- vale, eso sí era una afirmación indiscutible.

-¿Me estás secuestrando?- a pesar de todo, V no levantó la voz. Era como si ambos hubieran alcanzado un callejón sin salida. Podían jugar a béisbol verbal, pero no escaparían de allí hasta que no se echaran las cosas a la cara.

-Sí. Y, si hace falta, te esposaré al guardabarros del jeep y te romperé todos los huesos a hostias hasta escucharlo.

-¿El qué?- aunque V ya lo sabía.

-La verdad. De tu boca.- Butch rascaba el volante con una uña-. Por qué dijiste que sólo había sido un polvo como otro cualquiera, que lo único que habías querido era follarme. Por qué intentaste enviarme con Marissa.- algo se filtró en la voz de Butch, como si hubiera empezado a salir gas venenoso por las grietas de una puerta sellada-. Quiero la verdad. Y la quiero ahora. He aclarado una parte de mi vida y ahora quiero tu verdad.

-Que te jodan.- los ojos de Vishous seguían prendidos en los copos del exterior.

A saber qué “parte de su vida” había aclarado Butch.

OOO

En el despacho de Marissa, Butch caminó a zancadas por el pequeño espacio, haciéndolo parecer más reducido con su enorme cuerpo despedir ¿Así que V también había presionado a Marissa? La cosa cada vez se complicaba más.

-Nena, la verdad es que no sé cómo decírtelo. Yo también te quiero y, joder, te he echado tanto de menos que había noches en que no sabía cómo llegaría al día siguiente. Pero es …- se llevó el nudillo a la boca, intentando enfocar cómo decírselo sin herirla.

Marissa se pasó la mano por la frente y habló a trompicones.

-Dios, he vuelto a hacerte daño, ¿verdad? Tú creías que yo iba a pedirte que volviéramos a intentarlo. Y lo pensé. Pero luego Mary habló conmigo y entendí muchas cosas y… y sé que no sería buena idea.- Marissa empezó a retorcerse un mechón rubio, con los ojos cerrados y la cabeza baja-. No creo que debamos volver, no creo que fuéramos a ser felices. Es decir… sí, durante un tiempo sí, pero luego… Butch, a pesar de lo que sentimos… no creo que seamos las personas adecuadas… el uno para el otro.

Butch se detuvo en seco en mitad del despacho, como si le hubieran enganchado las botas al suelo con cola. La miró con tal cara de shock que a Marissa le temblaron los dedos. La hembra se puso de pie para acercarse a él y apoyar las manos en sus brazos.

-Suena horrible, pero… sólo deja que te lo explique.- sus ojos se volvieron suplicantes-. Te quiero. Y te quise casi desde que te vi. Y… y sé que tú también, pero… no puedo evitar pensar que los dos nos buscamos para… recuperar nuestra autoestima. Sé que estoy haciendo presunciones sobre lo que tú sentías, pero déjame acabar.- le apretó los brazos-. Creo que los dos veníamos de una vida que nos había… confundido. Los dos creíamos que no valíamos nada. Y nos buscamos el uno al otro para tener la sensación de que por fin éramos aceptados. Ninguno lo pensamos cuando estábamos juntos, pero… visto desde ahora… creo que nos utilizamos. En el buen sentido, pero lo hicimos.

-Cristo, Marissa…- Butch parpadeó y se alejó de ella para sentarse despacio en la silla, haciendo crujir la madera.

La hembra permaneció de pie, retorciéndose las manos.

-Sé que vas a odiarme por esto.- murmuró casi sin despegar los labios-. Pero supongo que había algo… infantil en lo nuestro. Mira, Mary me pidió que intentara imaginarnos juntos durante los siglos que nos quedan de vida, para aclarar lo que sentía ¿Y sabes qué vi?- sus ojos tenían una expresión acosada-. Vi que seríamos muy felices durante unos años. Mientras los dos nos curásemos mutuamente. Pero que luego, dentro de unas décadas o de un siglo, eso desaparecería. Que los dos lamentaríamos no haber sido capaces de haber hecho ese proceso en solitario. Tengo la sensación… de que, para ser felices juntos, algún día, primero tendríamos que vivir una vida solos.- le miró con tristeza-. No sé, Butch, pero me parece que habríamos sido la pareja perfecta sólo en un mundo ideal. Si hubiéramos tenido una vida distinta.

Butch la observó con la sensación de que la veía por primera vez. Todos los momentos compartidos con Marissa pasaron a cámara rápida ante sus ojos, como en las películas. Vio la belleza etérea de cuento de hadas que le había hecho caer a sus pies, la inocencia que le hacía creer que podía borrar todo lo sucio que había hecho, la fragilidad que se iba convirtiendo en fortaleza a medida que Marissa descubría que podía hacer cosas ella sola….

Eso era. Marissa se había convertido en una mujer adulta.

Cierto, tenía más de tres siglos. Pero la primera parte de su vida no contaba. Él también había cambiado. Desde el detective humano borracho y autodestructivo que había llegado a la Hermandad lleno de mierda al guerrero que era ahora. No es que hubiera recibido el diploma de Graduado en Autoestima, pero estaba en el camino. Lo suficiente como para saber qué quería y para quedarse solo, si era necesario, antes que escoger una mentira fácil.

-No me odies, por favor.

Levantó la cabeza ante la voz suave de Marissa y sonrió.

-¿Odiarte? Nena, ¿cómo voy a odiarte después de que hayas dicho justo lo que hay en mi cabeza?

Aquello hizo que Marissa se sentara poco a poco.

-¿Qué?

Butch rió.

-Tienes razón ¡En todo! Los dos nos buscamos porque nos necesitábamos. No para estar juntos sino como terapeutas.- alargó la mano para apretar la de Marissa-. Tienes razón. Habríamos sido felices durante años, muchos quizás, pero luego nos habríamos hecho unos desgraciados.

-¿Entonces, tú…? ¿Me… perdonas?

-Cariño, no hay nada que perdonar.- soltó una carcajada seca-. Puestos a decir, yo tendría que pedirte perdón a ti.

-¿A mí? ¿Por qué?- las cejas rubias se enarcaron.

Butch tomó aire. Abrió la boca. La cerró. Se dio dos tortazos mentales.

-Porque hay otro motivo por el que no habríamos sido felices a largo plazo. Y yo tendría que haber tenido el valor para darme cuenta, aceptarlo y no engañarme. Ni engañarte a ti.- carraspeó. Contó cuatro segundos de silencio y al final casi no le salió la voz-. Vishous.

OOO

En el Escalade, Vishous esperaba una réplica ofendida de Butch a su “no-voy-a-abrir-la-boca”. Quizás otra pregunta. Lo que no esperaba es que Butch exhalara el aire de golpe y abriera la puerta, dejando entrar el aire helado. Vishous giró la cabeza hacia el asiento del conductor a tiempo de ver al poli salir del Escalade, cerrar la puerta de su lado, rodear el jeep por delante y abrir su puerta de copiloto de un tirón. Butch le agarró del abrigo con las dos manos, sacándolo a rastras del coche. Antes de que Vishous tuviera tiempo del “pero qué coño”, el poli le había estrellado contra la chapa exterior del jeep.

¡Blam! Como si le hubiera golpeado un leño.

Levantó los brazos en un acto reflejo, más que dispuesto a partirle a cara al poli, cuando se encontró con la boca de Butch contra la suya.

Un beso.

Vishous se quedó con las manos suspendidas en el aire, empotrado contra el jeep por el cuerpo de Butch, con la sensación de que el poli había retirado de golpe la red protectora de sus mentiras y él acababa de caer de bruces contra la verdad que no podía negar.

La boca caliente de Butch se movió sobre la suya, magullante, y el poli empujó contra sus dientes con la lengua. Totalmente descolocado, las verdaderas emociones de V le dieron una patada en el culo a sus estrategias. Abrió la boca, acogiendo la lengua de Butch.

El contacto no duró ni un segundo.

El poli rompió el beso y V sólo pudo ver sus ojos oscuros y su ceño fruncido durante una respiración. Luego Butch echó el brazo derecho hacia atrás y le estrelló el puño en la cara, golpeándole la cabeza contra el jeep.

¿El puñetazo en el hospital le había dolido? No, aquello había sido una caricia comparado con esto. V notó sangre caliente resbalando por su comisura y el pómulo ardiendo, el mismo que ya le había castigado antes. Siseó y se preparó para abalanzarse sobre Butch. Por Dios que iba a golpearle, a patearle, a destrozarle… Pero el poli se retiró un paso, respirando como el fuelle de un horno en la noche solitaria.

-Me quieres. No puedes negarlo. Da igual lo que digas. Te conozco.- meneó la cabeza para sacarse el pelo de los ojos, el rostro enrojecido-. Dilo. Quiero oírlo ¡Dime por qué!- apretó los puños y la rabia, por fin, se abrió camino hasta su voz- ¡Me lo debes, V! ¡ME MEREZCO SABER LA PUTA VERDAD!

Un gruñido ronco brotó de la garganta de V y sus colmillos descendieron de golpe. Claro que Butch se lo merecía. Se merecía saber que lo de anoche había sido lo más bestia de su vida, que había cambiado para siempre lo que V pensaba del sexo, que le quería, que daría siglos de su vida sólo por poder estar con él unos malditos años, aunque sólo fueran unos años de algo parecido a la felicidad… El conocimiento de que no podía decirle nada de eso, ni una sola palabra si es que realmente le amaba prendió la mecha.

Vishous se abalanzó hacia Butch con la cabeza por delante. Impactó contra el poli, aferrándolo por la cintura, y los dos cayeron al duro suelo helado. Rodaron por la nieve gruñendo, peleando por ganar ventaja. La rodilla izquierda de V se clavó en el vientre de Butch, el puño derecho del irlandés le levantó la barbilla hacia arriba. Los nudillos encontraron las costillas, los pómulos; las botas patearon huesos y piernas. Colmillos contra colmillos, gruñendo como dos salvajes.

Un viaje directo al lado animal.

Butch era bueno, pero V tenía más siglos de experiencia en el cuerpo a cuerpo. Pasó una pierna tras la rodilla de poli, desestabilizándolo hasta que pudo hacerle rodar y sentarse a horcajadas sobre sus caderas. Estrelló el puño en su cara una vez. Dos, hasta que brotó sangre de la nariz del poli, de su boca.

-¡¿Por qué lo haces?! ¿Por qué no me dejas en paz, hijo de perra?- las manos de V se cerraron alrededor del cuello de Butch, apretando mientras siseaba mostrando los caninos, con la sensación de que era su propia garganta la que tenía un nudo alrededor- ¿Te da igual que te humillen? ¿Es eso? ¿TE DA IGUAL QUE TE DEN POR CULO Y TE USEN?

Butch entrecerró los ojos. Podría haberle destrozado las costillas con los puños, pero no lo hizo. En lugar de eso, el rodillazo fue directamente al agujero de flecha de su muslo.

Vishous gritó cuando el calambre le robó el habla y la respiración. El poli no perdió el tiempo. Se lo sacó de encima con un puñetazo directo al estómago y luego se incorporó, le cogió del cuero de sus hombros, lo levantó a la fuerza y lo sacudió hasta que V se mordió la lengua.

-No follaste conmigo sólo para quedarte a gusto.- Butch no gritó. Cada palabra parecía la conclusión de un jurado-. No me constaste tu vida para seducirme. No fingiste lo que sentías cuando mantuviste mi corazón con vida.- otra sacudida-. No te dejaste tocar entre las piernas sólo para que yo te permitiera joderme. Y no te vinculaste conmigo sólo por un polvo.- los ojos de Butch eran como dos ascuas, desafiante. Salía sangre de su nariz, de la comisura de su boca y tenía un morado en un pómulo- ¿Por qué? ¿Es por lo del Gran Padre? ¿Es por eso?- Butch se lo acercó a un palmo de la cara, retorciendo la gabardina entre los puños- ¡CONTESTA, MALDITO HIJO DE PUTA!

No lo hizo. V no pronunció palabra. Era muy capaz de mentirle si Butch le preguntaba qué sentía por él. Pero Butch no preguntaba, Butch sabía. La patada que le había dado no había logrado confundir al poli y ya no sabía qué más hacer. En el silencio de las respiraciones agitadas y el ulular del viento, Vishous apretó los puños y se oyó el crujido del cuero del guante.  El poli tomó aire, soltó un brazo y volvió a girarle la cara de un puñetazo.

Vishous ya no respondió. Sólo movió la mandíbula para asegurarse de que no estaba rota y escupió sangre, mirando a Butch de reojo. La nariz del poli se abrió y se cerró cuando Butch respiró fuerte.

-¡Estaba dispuesto a compartirte!- los colmillos del poli rozaban su labio inferior- ¿Me oyes? ¡Intenté que me dejaras ayudarte con esa mierda, pero no quisiste! ¡Así que estaba dispuesto a compartirte!- el poli bajó la cabeza, meneándola, antes de soltar una risotada amarga que se fundió con el viento-. Te quiero conmigo. Eres un hijo de puta de boca cerrada pero, a pesar de todo, eres mi pareja-. Butch levantó la mirada, con los ojos negros en aquella oscuridad- ¿OYES LO QUE TE DIGO? ¡ ERES MI JODIDA PAREJA!

Aquello sacó a Vishous de su silencio.

-Yo no soy tu pareja. Marissa lo es.- murmuró en voz ronca-. Ella…

Era la jodida noche de la imprevisión. Porque Vishous tampoco pudo prever el estallido de Butch. El irlandés rugió como un puto animal fuera de sí y le empujó hacia atrás con las manos abiertas sobre su pecho. V trastabilló, notando la sangre que resbalaba por la herida reabierta del muslo, y se dio con la espalda contra el Escalade. Tuvo a Butch encima en un segundo, todo fuerza bruta desatada.

-¡TE ESCOGÍ A TI, PEDAZO DE IMBÉCIL! ¡A TI!- golpeó el jeep con un puño, al lado de su cabeza, y el eco metálico envolvió sus palabras- ¡Fui a hablar con ella y le dije que te escogía a ti! ¿Eres capaz de escuchar lo que te dicen por una jodida vez en tu puta vida?

OOO

-¿Vishous?- Marissa balbuceó.

En el despacho del Refugio, Butch le soltó la mano. Tamborileó con los dedos en la mesa. Le dio a una pluma sin querer. La maldita cosa rebotó y cayó al suelo. Butch empezó a mover las piernas en un tic nervioso.

-Yo… ah, esto te va a parecer difícil de entender, sobre todo después de haberte educado en las costumbres de la glymera. Créeme, a mí me ha costado lo mío. Nunca creí que me pasaría, pero, ah…- Butch se crujió los nudillos hasta que el sonido rebotó en el despacho-. Uh, joder esto es más difícil de lo que creía… supongo que… um.- respiró como un elefante-. Le quiero.

Ala, ahí estaba. Ahora ya podía morirse.

Más silencio.

-¿A… Vishous?- a Marissa le salió un hilillo de voz.

Butch asintió.

-¿Desde cuándo?

Las mujeres siempre haciendo la pregunta oportuna. Butch se encogió de hombros, mirando el suelo.

-Desde siempre, supongo. Quiero decir, bueno, al principio éramos amigos.- Butch torció una comisura-. Mierda, no, más que amigos. La verdad es que no te sé decir qué hemos sido V y yo. Ni cuándo ha cambiado exactamente la cosa pero  estamos… él se vinculó conmigo y yo…

Oyó que Marissa tomaba aire.

-Lo sé.

-¿Lo sabes?- aquello le hizo alzar la vista.

Marissa parecía tan sorprendida como si hubiese visto llover ranas rosas hacia arriba.

-Cuando Vishous estuvo aquí la otra noche para instalarme los programas en el ordenador, él… se puso algo agresivo.- Marissa levantó las manos cuando Butch empezó a fruncir el ceño-. Nada que no pudiera manejar. Me dijo que, si te quería, tenía que aceptarte como eres. Supongo que estaba enfadado por que yo te hubiera… dejado. Intentó convencerme de que volviera contigo pero… olí su marcaje. Todo el rato.- desvió la mirada-. No sabía que fuera posible para un macho marcar a otro.

Butch se echó hacia atrás en la silla, mirando al techo de madera como si estuviera mirando al cielo. El muy pedazo de imbécil. Empezó a dolerle la cabeza y la garganta. Carraspeó.

-Es posible, te lo aseguro. Voy a romperle las piernas.- murmuró con un suspiro exasperado.

-Sabía lo que sentía V por ti.- cuando él la miró de golpe, Marissa se encogió de hombros-. Tienes razón, a las damas de la glymera no se nos habla de estas cosas entre machos. Yo no sabía darle un nombre, pero no soy tonta. Me daba cuenta de que para Vishous eras especial. Y, a veces, envidiaba cómo eras cuando estabas con él.

-¿Qué quieres decir?- Butch estaba a punto de desmayarse en la silla.

Literalmente, porque el dolor de cabeza y los mareos habían reaparecido, para hacerle los coros a la sorpresa de que Marissa hubiera intuido lo que se había estado cociendo entre el Hermano y él.

-Quiero decir que parecías… libre.- Marissa se mordió los labios-. Conmigo siempre te contenías. Tu acento, tus modales. Incluso tu ropa cambiaba. Cuando estabas con Vishous… eras feliz.

OOO

En el maldito campo desolado barrido por la nieve, los dos se miraron como toros furiosos. Butch juró por lo bajo y se separó un paso de él, resoplando.

No podía ser. En el mundo real no pasaba aquello. V jamás había intentado que Butch escogiera entre Marissa y él porque, simplemente, sabía cual sería la respuesta. Y él nunca se equivocaba ¿O sí?

-¿Tú…?- tragó saliva, notando la boca seca-. Pero olí tu marcaje. En el despacho de Marissa. Poco después de que te fueras.

Butch dejó caer la cabeza de golpe, como el maestro que se enfrenta a un niño idiota que se empeña en no entender. Suspiró y luego se giró de nuevo hacia él.

-Oliste mi marcaje porque Marissa me ofreció su sangre. Me dijo que necesitaba alimentarme y se ofreció a ser mi donante. Pero no pude. No pude.- Butch se volvió a acercar a él, con la ira de nuevo en los ojos-. No pude porque no era en su sangre en la que pensaba. Era en la tuya. Mi olor era por ti. Era tu sangre la que quería ¿Empiezas a entender? Eres tú. Desde el principio, aunque yo no lo sabía. ¿Te ha entrado por fin en la cabeza? Quiero sacarte de esa mierda del Gran Padre pero NO ME DEJAS ayudarte ¿Pero sabes qué? Que incluso si no puedo tenerte para mí solo, te escojo a ti. Prefiero compartirte a no tenerte.

¡Crash!

El jodido muro de Vishous se hizo añicos.

Por completo.

Fin de la huida, de la mentira y de hacerse el héroe.

Había encontrado el límite de su resistencia. Tener a la única persona del mundo a quien quería diciéndole que había enviado todo a la mierda por él era más de lo que Vishous, hijo del Sanguinario, podía tolerar sin venirse abajo.

Soltó una mezcla de carcajada y suspiro amargo y luego se golpeó la cabeza hacia atrás contra el Escalade, levantando los ojos hacia el cielo.

-Cristo…

-¿Qué?

Desvió la vista hacia Butch con fatalismo.

-Esa es la clave, Butch. No puedes compartirme. El Gran Padre sólo puede estar con las Elegidas. Nada de aventuras, ni de escapadas. Veinticuatro horas, siete días a la semana. Toda la puta vida.- V habló en voz baja- ¿Entiendes lo que significa? Nunca podré tocarte. Jamás. Da igual que vivamos juntos. Da igual que estemos vinculados. Fue una vez y nunca más. Puedo ser un hijo de puta, pero no contigo. Te mereces ser feliz. Intenté que lo fueras, intenté alejarte de mí aunque me mató.- ladró una risotada amarga como la bilis- ¿Satisfecho con tu verdad? Deberías haberte quedado con Marissa, deberías haber tomado su sangre.

OOO

En honor a la verdad, Marissa había encajado su confesión con una serenidad envidiable.

-Entonces, si los dos.. ya sabes.- observó cómo Butch se masajeaba las sienes con el ceño fruncido-¿Por qué V  intentó que volviéramos a estar juntos?

-No tengo ni idea pero te aseguro que lo voy a averiguar. Mierda.- Butch se agarró al borde de la mesa cuando la cabeza le dio vueltas.

-¿Estás bien? Pareces… mareado.- oyó a Marisssa levantarse, el tintinear de los vasos y el correr del agua-. Ten, bebe un poco.

Butch aceptó el vaso con una mano temblorosa y, al llevárselo a la boca, algo duro chocó con el borde de cristal. Sus colmillos. Se le habían alargado. Marissa lo vio y le puso la mano en el hombro.

-Butch, ¿cuándo fue la última vez que te alimentaste?

-Me he comido un bocadillo por el camino.- jadeó hasta que la vista dejó de parecer una bola de discoteca.

-No me refiero a comida ¿Cuándo fue la última vez que bebiste sangre?

Butch se apartó las manos de los ojos de golpe ¿Sangre?

-Cuando me transformé. Bebí tu sangre y la de Beth.

-De aquello hace un mes y medio ¿No te has alimentado desde entonces?- cuando él negó lentamente, Marissa le puso una mano bajo la barbilla-. Ahora eres un vampiro, Butch. No puedes vivir sin sangre. De hembra.- sus mejillas se pusieron de un rosa pálido-. Si no bebes, tus heridas tardarán más en cerrar y te debilitarás.

-Mierda para mí.- Butch suspiró cuando los síntomas de los últimos días encajaron en un bonito diagnóstico. Ni siquiera lo había pensado. Claro que hasta hacía seis semanas la única asociación que tenía para él la palabra “beber” era “Lagavulin”. Sin hielo.

Marissa no dijo nada durante un rato y luego empezó a subirse la manga de la camisa de seda blanca que llevaba. Butch levantó la vista muy despacio, contemplando la piel marfileña y las frágiles venas azules que se iban descubriendo.

-¿Qué haces?- susurró, con la garganta seca de golpe.

-Ofrecerte mi vena.- Marissa acabó de subirse la manga y extendió el brazo hacia él.

Los ojos de Butch se quedaron fijos en aquella muñeca delgada, ofrecida en bandeja. Las encías le escocieron y los colmillos se extendieron al máximo.

-No puedo aceptarlo. No somos…

-Butch, da igual que no estemos juntos. Nunca, jamás, te negaría el sustento.- susurró ella, acariciándole el pelo con la otra mano-. Necesitas sangre de hembra y la mía es  pura. Siempre estaré aquí cuando lo necesites.

El cuerpo del poli se inclinó hacia delante, gritando por aquel maná del cielo. Pura biología. Hasta que Butch vio otra cosa en su mente. A V echando la cabeza hacia atrás cuando habían hecho el amor. El sabor algo salado de la piel del Hermano. La forma en que le había hundido los colmillos en el hombro…. Butch casi no había probado el sabor de su sangre.

Casi.

-No puedo.- se echó hacia atrás en la silla, desviando la cabeza de Marissa.

-Butch, de verdad, para mí es un honor que…

Especias…

El espacio vacío entre Marissa y él se llenó del perfume de un macho vinculado. Ella retrocedió un paso.

-No lo entiendes. No puedo. Es su sangre la que quiero.- se levantó con brusquedad, a punto de tirar la silla, y caminó por el despacho con una mano en la cadera y otra en el pelo, esparciendo la declaración perfumada de a quién deseaba-. Mierda. No quiero ofenderte, Marissa, pero no puedo.

-Te has vinculado…- joder, parecía tan perdida, con el brazo flácido a un costado y la blusa remangada.

Butch se puso el macuto en el hombro. De repente, necesitaba aire.

-Mira, Marissa. No me malinterpretes. Puede que V y yo nunca estemos… juntos. Vishous ha hecho algo… algo que ha estado mal.- no pudo mirarla a los ojos-. Pero esto es lo que hay. Tengamos un futuro o no, no voy a negar lo que siento. Ya no. Y, dejando a V al margen, estoy de acuerdo contigo.- se acercó a ella, pasándole la mano por la mejilla-. Seríamos la pareja perfecta en un mundo ideal. Pero no lo es. Vivimos en un mundo de mierda peleando por hacerlo mejor.

Ella puso la mano encima de la suya, se la retiró y le dio un suave apretón.

-¿A dónde vas ahora?

-A trabajar. Y luego a darle una paliza a V.- acababa de anotar aquel punto en su agenda para la noche.

-Tendrás que alimentarte, Butch.- insistió.

-Lo solucionaré.- ni puta idea de cómo, pero ahora no iba a perder el tiempo con aquello.

-Sólo recuerda que puedes llamarme, ¿de acuerdo?- Marissa bajó la vista-. Ojalá pudiéramos ser amigos.

-Ven aquí.- Butch le cogió la cara con las dos manos-. Siempre serás especial, Marissa. Da igual lo que V me haya ayudado –o me haya jodido-, ahora no sería quién soy si no te hubiera conocido.

Simplemente, Butch también había madurado y había escogido su camino.

Por desgracia, V era un camino sembrado de espinas.

OOO

Horas después de aquello, después de haberse acostado juntos y de haber sido despreciado, la verdad de las acciones de Vishous cayó sobre Butch como una sentencia bíblica. Contempló a Vishous en completo silencio, mientras un reguero de agua resbalaba por el pelo negro hasta la frente, la nariz y la mejilla de V, como una lágrima. El irlandés dio un paso atrás y habló muy despacio.

-Intentaste apartarme de ti porque crees que no tenemos futuro. Intentaste que volviera con Marissa para que fuera feliz. Aunque tuvieras que hacer que te odiara.

Vishous torció la boca en una mueca.

-Mejor odiarme que desperdiciar tu vida.

-Por los clavos de Cristo y los ángeles del cielo…

Butch apoyó las manos con los nudillos ensangrentados en los muslos, doblado, respirando con la cabeza gacha. Era tal como había dicho Zsadist, exactamente igual. Dios, estaba al límite. No había estado tan a punto de hacer algo muy, muy violento en toda su vida. La ira contra V se mezclaba peligrosamente con el alivio de saber que lo suyo era de verdad, con la sed y con la frustración y con el deseo y…

Respiró hondo.

-Eres un completo tirano egoísta.- lo dijo despacio y mirando a V a los ojos, con toda la intención de que el clavo llegara hasta el corazón-. No sé por qué cojones odias a tu madre porque te comportas igual ¿Quién te crees que eres para decidir por mí?- dio un paso hacia V. Dos- ¿Quién coño crees que eres para decidir qué es lo mejor para mí, con quién tengo que estar y con quién no? Eres exactamente igual que tu madre, jodiendo a los que quieres por su puto bien.

Vio el relámpago en los ojos de Vishous y le dio la bienvenida. Butch ya había cruzado la línea del buen comportamiento, de razonar y de escuchar. Su sangre le pedía violencia y le pedía a V y tenía a V justo allí delante y aquella vez no se iba a salir con la suya. El Hermano le cogió de la gabardina con un puño y sus narices se tocaron.

-No soy como mi puta madre. Decirte aquello me mató ¿Y qué hay de ti, señor Paladín?- los ojos de diamante despidieron luz-. Me creíste a la primera. Tanto decir que tú no me juzgas y la primera vez que te miento me crees sin más. Pensaste que era un hijo de perra…

Joder, qué huevos… Butch le cogió de las muñecas con fuerza suficiente para romperle los huesos.

-Acababas de sacarme la polla de culo, mamón de mierda ¿No crees que me sentía, no sé, un poco expuesto? ¿Esperando algo amable de ti?- Dios, iba a molerlo a palos-. Tendrías que haber estado en mi lugar para entenderlo.

-¿Y tú crees que no quiero algo distinto? ¿Crees que no lo daría todo por poder estar contigo?- la perilla de V le cosquilleó en los labios-. Daría mi jodida mano, mis poderes, mis putas visiones y todo lo que tengo.- algo empezó a desprenderse de V, un brillo blanco fantasmal que iluminó la noche-. Lo quiero todo contigo, irlandés tozudo de mierda. Quiero mis colmillos en tu cuello, tu sangre dentro de mí, mi polla en tu cuerpo y quiero que tú me hagas lo mismo. Quiero pelear contigo, quiero me venzas, que me ates y que te muevas dentro de mí y que bebas hasta dejarme seco.- los labios de Vishous se movieron contra los de él. La luz aumentó- ¿Lo entiendes? ¡LO QUIERO TODO! ¡Y NO VOY A TENER NADA!

El tiempo se congeló alrededor de ambos durante tres segundos.

Respiraron el vaho de la respiración del otro en sus bocas.

Los labios rozándose, los puños cerrados, los músculos rígidos.

Luego los dos rugieron.

El olor de marcaje de ambos estalló, mezclándose entre sus cuerpos.

Y la contención se fue a la mierda.

Sus bocas se estrellaron sin que nadie lo decidiera. Una mano en la nuca, otra estirando de las ropas, gruñendo, sorbiendo la saliva de la boca del otro.

Butch caminó hacia delante, empujando a Vishous hacia el Escalade, con las piernas enredadas, mientras sus colmillos se clavaban en su lengua y sus labios, arrancando sangre. Abrió la puerta trasera del jeep y empujó a V dentro. Con fuerza. Sin preocuparse de sus heridas. Vishous reptó por el asiento de atrás, mirándolo con las pestañas bajas, el pelo mojado, los colmillos blancos entre los labios, los ojos peligrosos y aquel halo blanco alrededor. Butch entró en el interior caliente del Escalade y cerró la puerta de golpe.

No se tiró sobre V. Se apoyó de rodillas en el enorme asiento, avanzando despacio hacia él, las piernas entre las suyas, los pechos rozándose, hasta que sus caras estuvieron cerca. Butch cogió el pelo de la nuca de Vishous en un puño, torciéndole la cabeza. Sus labios se tocaron pero no se besaron.

Entonces V levantó una comisura en una mueca desafiante, los ojos claros clavados en los suyos.

La boca de Butch se cerró sobre la de él en una presa de hierro, penetrándole con la lengua mientras le tiraba del pelo, inclinándole la cabeza hacia atrás. Sorbió la sangre de la boca de V, desgarrando con los colmillos, y V gruñó, cogiéndole de la espalda. Al cabo, el moreno empujó, sentándose sobre Butch pero el poli pasó una pierna sobre su cadera, jadeando mientras V chupaba su lengua. Rodaron por el asiento, peleando como animales, hasta que Butch se sentó encima de él, dejando a Vishous con las piernas abiertas y la cabeza hacia atrás.

-No vas a alejarte más.- Butch jadeó contra la boca de V-. No vas a librarte de mí.

Las manos de Vishous se cerraron a los lados de su cara, obligándole a separarse para poder mirarse a los ojos.

-¿Crees que puedes dominarme… poli?- la mirada de V despedía chispas.

Butch se movió rápido. Su mano derecha fue entre los muslos de Vishous. Le apretó la polla con tanta fuerza que el Hermano gritó, soltándole la cara para apresar sus hombros, arqueándose. El irlandés se inclinó sobre su cuello, lamiéndole lentamente sin aflojar la presa entre sus piernas, hasta que susurró a su oído, el olor de marcaje convirtiendo el jeep en un incensario.

Ya eres mío. Y se acabó lo de hacer las cosas a tu manera.- aflojó la mano, cerrándola alrededor de la polla de V a través del cuero- ¿Querías saber lo que se siente teniéndome dentro, bebiendo de ti?- rascó la piel del cuello con la punta de los colmillos-. Pues vas a saberlo. Esta noche… mando yo.

Notó a V ponerse duro en su mano y una corriente de pura lujuria mezclada con furia violenta inundó su cerebro. Los dos se querían aunque V fuera un cabronazo que había hecho lo equivocado por un retorcido sentido de la justicia. Los dos se deseaban y Vishous no era una tierna hembra. Allí correría sangre. El moreno puso la mano sobre la suya, forzándole a apretarle la polla con más fuerza mientras siseaba en su oído.

-Si vas a hacerlo, quiero tus marcas en mi cuerpo. Lo quiero duro.

Cristo, y duro iba a ser. Porque a Butch ya no le quedaba paciencia para dulzuras.

El siguiente beso fue animal, pensado para devorar. Butch se arrancó la gabardina de cuero y las dagas. Vishous se desabrochó el cinturón de los pantalones. Para cuando se separaron, la sangre corría por sus barbillas. Butch le sacó la gabardina y la camiseta a tirones mientras la lamía con la boca abierta. Vishous lo separó de un empujón para quitarle la camiseta ceñida. El cinturón de Butch voló y un segundo después las manos de V estaban en su cremallera.

El poli le cogió las dos muñecas con las manos, apartándoselas a la fuerza en un pulso entre ambos hasta que V tuvo los brazos en cruz contra el asiento, respirando como un semental.

-He dicho… -Butch se inclinó hacia su cuello- que mando yo.- hundió los colmillos en su garganta, cerca del hombro. De golpe. Y los retiró al instante.

Un aviso.

Vishous soltó un grito ronco, tensando los brazos contra la presa del poli.

-Hijodelagranperra…

Butch separó la cabeza de su cuello y se lamió los colmillos despacio. Luego el labio. V siguió los movimientos de su lengua respirando por la boca y el perfume del sexo que desprendió le dijo a Butch que estaba empezando a mojar los pantalones ¿Así que V lo quería duro? Pues pensaba complacerle.

-Estáte quieto. O te dejo a medias.

-Átame.- joder, ¿aquella voz era de V?- Quiero que me ates y que no me dejes moverme.

¿Atar? Butch parpadeó y le soltó las muñecas.

-¿Por qué?

Vishous respiró fuerte y Butch notó que empezaba a sudar.

-Porque lo necesito. Nunca te habías dejado f… nunca habías tenido sexo con otro macho y nunca dejarías que otro te lo hiciera. Yo tampoco. Quiero que los dos… estemos iguales.

-No necesitas hacerte perdonar así. No lo quiero como un sacrificio.- pero, joder, con sólo pensarlo Butch dejó pequeños los pantalones.

V torció una sonrisa, aunque seguía teniendo los ojos muy abiertos. Apoyó las manos en las caderas de Butch.

-Lo sé. Pero tú necesitas tener el control. Y yo necesito… mierda, perderlo.- chasqueó la lengua mientras recorría su espalda con las manos-. No soy… normal, nunca lo he sido.- el brillo de sus ojos aumentó-. Quiero que me obligues a no escaparme otra vez, ¿sí? Y necesito ver tus marcas en mí, por mi elección. Tengo que volver al principio de dónde empezó toda esta mierda.–se señaló la sien tatuada con un dedo enguantado.

Butch lo miró en silencio un momento; era un razonamiento tortuoso, pero propio de Vishous, supuso. El hermano estaba sudando, tenía el cuerpo tenso como una puta piedra y le latía la vena del cuello del puro pánico animal a dejarse atar, a quedar impotente en manos de alguien. Pero así era V: la única manera de llegar hasta él era romperlo.

En silencio, Butch le sacó el cinturón de cuero de los pantalones, poco a poco, y lo anudó alrededor de su muñeca izquierda, apretándolo.

Vishous se removió debajo de él, encajando los dientes.

Ató el otro extremo del cinturón a una de las barras metálicas del reposacabezas del asiento, dejando la correa larga. V tiró del cinturón y no consiguió liberarse. Empezó a respirar por la boca.

Butch se inclinó para coger su propio cinturón del suelo del jeep y ató la muñeca derecha de V. Fuerte. El otro extremo anudado en el otro reposacabezas. Vishous tiró con ambos brazos, los ojos brillando con algo parecido a lujuria mezclada con pánico, como una pantera acorralada.

El irlandés llevó una mano entre sus piernas, midiendo la longitud que había alcanzado su polla.

-¿Confías en mí?- le acarició por encima de los pantalones. Dios, siempre le parecía enorme. Vishous no contestó, sólo apretó los labios, con una vena del cuello latiendo. Butch apoyó la cabeza en su hombro-. Tienes razón, necesito esto. Por una vez… necesito controlar lo nuestro.- besó el cuello de V, manchándose los labios con su sangre.

-Confío en ti…- la voz de V era ronca contra su oído, ahogada, y Butch empezó a entender lo adictivo que podía ser para la autoestima tener a tu pareja totalmente a tu merced.

Soltó la entrepierna de V con una sonrisa torcida.

-Levanta las caderas. Ahora.

V apretó los dientes, pero lo hizo, los pectorales subiendo y bajando, sus músculos dorsales un espectáculo en tensión, el cuerpo sudoroso. Butch le bajó los pantalones con dos tirones bruscos. El pene de V subía más allá de su ombligo, la punta tostada brillante de humedad. Butch sonrió de medio lado.

-Me gustas así. Podría acostumbrarme a esto.- torció la cabeza, contemplando el hilillo de sangre que bajaba por el pectoral de V como si tuviera magnetismo. Joder, las encías le daban punzadas.- Y, para ser tu primera vez dando tu vena, creo que a ti también te ha gustado.

-Quiero…

Butch dio un tirón de las correas.

-No quieres nada. Tú no estás al mando.

-Demuéstramelo…- el jadeo de V fue erótico como el demonio.

Butch sonrió. Luego empezó a inclinarse hacia el lado izquierdo del cuello de V. Poco a poco, sabiendo que Vishous no podría moverse, que aquella noche él, por una vez, controlaba a aquel cabronazo. Oyó su siseo cuando apoyó las puntas de los colmillos en la vena de aquel lado del cuello, dejando que tensara el cuerpo esperando el mordisco.

En su lugar, Butch cerró la mano derecha en torno a su polla, apretó con fuerza y la movió hacia arriba, frotando con el pulgar con rapidez justo bajo la punta hinchada.

Vishous echó la cabeza hacia atrás de golpe.

Entonces Butch hundió los colmillos en su cuello. Al momento, sus dedos se humedecieron con el líquido transparente que brotó de V. El Hermano dejó ir un jadeo estrangulado. Butch no movió los caninos. Los mantuvo empalando la vena de V durante un segundo. Dos. Tres. Caricias frenéticas en su polla, justo alrededor de la punta. Vishous empezó a temblar debajo de él, tirando de los cinturones. Cuatro. Cinco segundos. Su pene latió en la mano de Butch. El moreno gimió. Seis. Siete. Butch afianzó la presa en su vena y lo acarició más rápido. Más humedad brotando. V jadeó, con espasmos.

-Dios…

El poli retiró los colmillos y el cuerpo de Vishous se derrumbó, flácido, al borde de un orgasmo que no llegó. Butch lamió la herida y le soltó, apoyando las manos sobre el respaldo del Escalade a ambos lados de la cabeza morena, como V había hecho con él no hacía tantos días.

-¿Ves?- murmuró, lamiendo un momento los labios de Vishous, manchándoselos-. Yo decido cuándo te corres. Tú ya has decidido bastante por los dos.

Al contrario de lo que esperaba, V no maldijo ni peleó. Sólo le miró con los ojos muy abiertos y el halo blanco que traicionaba sus emociones pulsando a su alrededor, respirando por la boca entreabierta.

Butch acarició su pecho desnudo un instante. Luego desmontó de V, poniéndose de pie tanto como pudo contra el techo del jeep y le sacó los pantalones por las piernas. Las botas. Los calcetines, dejándole totalmente desnudo sentado en el asiento de cuero del Escalade, el pene erecto, la sangre en su cuello,  los tatuajes destacando contra el brillo y los brazos sujetos a ambos lados, con los bíceps marcados. Mierda, aquello era erótico como el infierno. Un puto regalo con lazos.

El poli se quitó los pantalones, desnudándose. Por un momento, los dos se quedaron en silencio, lamiéndose con los ojos. Luego V abrió los muslos, en una invitación desafiante. Butch se sentó a horcajadas, dejando que los lados de sus penes se acariciaran, mojados.

-Quiero follarte.- Butch llevó la mano entre sus cuerpos, rodeando toda la anchura de V, acariciándole despacio.

-Lo sé.- Vishous se movió en una onda sensual bajo él, tensando los cinturones que le mantenían atado.

-No creo que pueda ser suave.

-No lo seas.- V abrió la boca, respirando con un jadeo, cuando Butch trazó círculos en su punta mojada con el pulgar. Tardó varios segundos en volver a hablar-. Hazme daño, hazme sangrar.

Jesús, aquello no tendría que haber sonado tan orgásmico pero, para Butch, lo fue. Después de la confusión, la humillación, la rabia, la frustración por no poder llegar a V, quería aquello. Marcarle, penetrarle, follarle, devorarlo. Romperle del todo.

Que así sea…

Apretó la mano, aumentando la presión alrededor de V, observando cómo endurecía los músculos, los tendones marcados en su cuello, hasta que dejó ir un gemido dolorido. Luego la movió, deslizándola rápidamente por el pene grueso, acariciando con los dedos aquel anillo justo bajo la punta hasta que Vishous empujó las caderas arriba y abajo, frotándose él mismo en su mano.

Butch paró.

V maldijo.

El irlandés pasó los dedos por la punta tostada, humedeciéndoselos, y los llevó a la boca de Vishous, obligándole a lamérselos. La lengua de V llenó sus dedos de saliva, chupándolos y lamiéndolos por turnos. Butch se inclinó sobre su cuello herido mientras su mano mojada volvía a la polla de V, subiendo y bajando su piel resbaladiza.

Cuando mordió su garganta lo hizo sobre las mismas heridas. Vishous aulló. Butch hundió los colmillos poco a poco, milímetro a milímetro, su mano imitando sus movimientos en el pene de V, despacio, su propia polla supurando contra los abdominales del moreno.

-¡JODER! ¡Butch!

Los colmillos tocaron fondo, las encías del poli contra la piel de V. No los retiró. Tampoco movió la mano. Apretó la polla de Vishous. Dejó los colmillos atravesando su vena. El Hermano se revolvió debajo de él, sacudido por espasmos, gimiendo como si le estuvieran desangrando, y el brillo inundó el jeep.

Miomíomíomío…

El cuerpo de Butch desprendió más de aquel olor, pegándolo a la piel de V. No más mentiras. No más excusas ni más amor mal entendido. No iba a dejar que Vishous se apartara.

Sus dedos se movieron para apretar la punta de V hasta el dolor.

El hermano se separó del asiento del Escalade, gimiendo mientras Butch notaba el orgasmo latiendo en su pene, contra su palma, incapaz de estallar. Cristo, había poder en el sexo así.

-Hijo de p…

El irlandés retiró los colmillos y cerró los labios alrededor de las heridas en el cuello de Vishous. Chupó con tanta fuerza que se mareó en cuanto la sangre de V llenó su boca. Los cinturones crujieron cuando Vishous tiró de sus ataduras con todas sus fuerzas mientras gemía, aquel sonido largo y sostenido que Butch empezaba a conocer. La sangre de macho no le alimentaría pero, qué demonios, era la sangre de V en su boca, su polla en su mano, su cuerpo debajo de él y quería más, quería meterle dentro de él y quería…

Vishous corcoveó como un caballo salvaje, buscando la liberación, buscando el orgasmo y Butch dejó de apretarle para acariciarle con frenesí, arriba, abajo, mientras bebía entre gruñidos animales.

El semen de V mojó su mano en estallidos, los gemidos del Hermano justo lo que Butch necesitaba para borrar las horas pasadas de inseguridades.

Siguió bebiendo. Y Vishous siguió corriéndose hasta que no pudo más y se desplomó en el asiento.

-Joder…

Butch soltó su vena con un grito ronco de pura fuerza de voluntad, dejando caer la cabeza sobre su hombro. Fuego. Aquella sangre era fuego bajando por su garganta, atizando el deseo.

Vishous jadeaba pero aquello no era ni la mitad de lo que Butch quería oír.

Bajó por su pecho sin pausa, con labios y lengua, dejando un rastro de tizne carmesí. Arañó y chupó sus pezones, pellizcándolos hasta que V se golpeó la cabeza hacia atrás, separando la cadera del asiento, luchando por desatarse. Con la sangre de Vishous golpeando en sus sienes peor que el LSD, Butch cerró los ojos, arrodillándose en el suelo del Escalade, entre las piernas abiertas del moreno. Para cuando llegó a su bajo vientre, lamiendo la piel suave, la ingle de V había vuelto a la vida y toda cordura había desaparecido de la mente de Butch.

Los ojos blancos parecían despedir fuego, igual que el cuerpo de Vishous. Un fino humo brotó del guante de su mano. Butch pasó las manos por sus muslos, acariciando los tatuajes y el vendaje manchado, regodeándose en la imagen de su compañero sometido. Apoyó las manos en la cara interior de sus muslos y le obligó a abrirlos por completo, disfrutando de las vistas. Tan enorme, tan ancho. Tan masculino y tan… indefenso. Por él.

-Di que quieres estar conmigo.

-Eres un mam…

-Dilo…- las manos de Butch apretaron su testículo.

-Ya… lo sabes.

Butch apretó más fuerte. Vishous tensó el cuero.

Dilo…

-Quiero…estar contigo.

-Di que no fue un polvo cualquiera.- el poli aflojó la presión, acariciando su forma redonda.

Vishous inhaló, con los ojos desorbitados fijos en los de él.

-Fue el mejor… polvo…de mi vida.

Butch sonrió y agachó la cabeza.

OOO

Cristo santo…

Vishous se separó del asiento, magullándose las muñecas contra el cuero, cuando la boca de Butch le tragó por completo. El calor, la humedad y la presión se mezclaron al segundo con dos colmillos de puntas afiladas rajando su carne hinchada desde la base a la punta.

Gritó como un espíritu poseído.

Con la erección más brutal que había tenido nunca.

Butch aniquiló todas sus terminaciones nerviosas. Vishous nunca supo si aquello dolía como el jodido infierno o si el poli le estaba tocando justo donde debía para robarle el sentido de puro placer. Le lamió, arañó, apretó y chupó tan fuerte que la cabeza de V se estrelló contra el respaldo del asiento del jeep con cada mamada. Con cada subida y bajada de la boca de Butch, más sangre resbalaba por su polla.

-¡Oh, Dios!

La otra mano de Butch apretó su testículo mientras los labios del poli tiraban de la punta de su pene y a V se le puso la piel de gallina en todo el cuerpo. Butch chupó su punta como si fuera un puto helado, friéndole el cerebro. Tiró de los cinturones hasta rasgarse las muñecas, desesperado por coger la cabeza del poli con las manos, pero el maldito le había atado bien, tan bien como se la estaba chupando y por Cristo que V iba a…

El gemido que tenía atragantado en la garganta se mezcló con un quejido cuando uno de los colmillos de Butch se clavó en la vena más gruesa de su pene.

Vishous se corrió con tanta fuerza que, por un segundo, creyó que se estaba muriendo.

No supo cuánto tiempo duró aquello. Era como si su polla tuviera un mecanismo de bombeo que no se agotaba.

Cuando acabó, abrió los ojos hacia el techo del jeep sin saber lo que veía realmente. Dios, le temblaba el cuerpo. El cuello le dolía como una perra, la polla le ardía como si se la hubieran encadenado con alambre de espino y latía totalmente incontrolada y era lo mejor que había sentido en años.

Bajó la cabeza para ver a Butch todavía arrodillado entre sus piernas, con la mano derecha alrededor de su base y la izquierda sobre los tatuajes de su muslo. Ya no había ira en la expresión de Butch, sólo un deseo que prometía que aquello no había acabado.

El poli iba a darle justo lo que le había pedido cuando todavía no había aterrizado en el planeta Tierra.

Pero quizás, mejor así. Porque si pensaba demasiado en lo que vendría ahora, volvería el pánico.

Butch se incorporó, su pene hinchado y grande y glorioso entre ellos. No dijo nada ni falta que hacía. Sólo le empujó para que se pusiera de rodillas sobre el asiento del jeep, de cara al respaldo, dándole la espalda. Forcejearon. En aquella posición, las tiras largas de los cinturones se enredaban, dejándole las manos atadas una al lado de la otra sobre el respaldo del asiento, totalmente inmóvil.

El aire se fugó de sus pulmones como un sucio traidor y Vishous miró al poli por encima del hombro un momento, con los ojos muy abiertos. La mano de Butch se deslizó por su columna vertebral, de arriba abajo, hasta acariciar su nalga y apoyarse en su cadera.

V intentó girarse. Butch le empujó de cara contra el asiento. No iba a dejarle escapar. Lo que estaba bien y era tranquilizador, porque Vishous quería que le follara y pero el jodido miedo le seguía mordiendo las tripas y no podría soportar que Butch fuera dulce ni considerado.

-¿Estás seguro de que lo quieres duro?- las manos anchas de Butch estaban quietas sobre sus caderas y su tono era rasposo-. Sé lo que es y créeme que te va a doler.

Vishous tragó saliva y cerró los ojos, apoyando la cabeza sobre sus brazos.

-Fuerte, poli…

Algo duro y suave resbaló entre sus nalgas, apretando ligeramente, y se mordió la lengua hasta perforársela cuando un temblor le sacudió de pies a cabeza.

Forcejeó con los brazos, sólo para asegurarse de que no podía huir de aquello, de que no tenía escapatoria y de que entonces podía afrontarlo. El poli se inclinó sobre él, pegando el pecho sudoroso a su espalda. La mano de Butch rodeó su cuerpo, recogiendo todo lo que había salido de él cuando se había corrido y que pringaba su abdomen.

A V el corazón empezó a martillearle en las sienes. Imágenes de los soldados violados en el campamento pasaron por sus retinas. Aquello le había transformado en un freak, pero ahora iba a dárselo a alguien porque era su jodida elección.

Las caderas de Butch se separaron de su culo un momento. Percibió los movimientos del poli junto con su respiración acelerada. Con los ojos cerrados, se imaginó al poli untándose la polla con su propio semen.

Para entrar más fácilmente.

En él.

Volvió a forcejear, buscando que Butch le confirmara que estaba allí. El poli se apretó contra él. Una mano le separó los muslos. Vishous se resistió. Butch metió una pierna entre las suyas, separándoselas a la fuerza.

Gracias, Dios, porque yo no puedo.

Sólo de imaginarse lo que estaba viendo el poli, lo que él mismo había visto la noche anterior, el estómago le dio un espasmo. No dijo una palabra. La mano de Butch recorrió sus nalgas tensas, deslizando un dedo entre ellas. Vishous se mordió la lengua con los dos colmillos y las tripas se le hicieron un nudo ¿Así se había sentido Butch? Oh, Dios…

Butch retiró la mano y al cabo V notó su punta mojada justo contra su entrada. Luchó por reprimir un gemido. El pánico a dejarse tomar, el deseo de hacerlo y la perspectiva del dolor formaron un cóctel incendiario que devolvió a su pene a la vida en la misma medida en que sintió ganas de gritar.

Butch se apoyó sobre él, acercando la boca a su oreja.

-Dime que sí.

Maldito. Maldito mil veces ¿Cómo podía saberlo? Era lo que él hacía con sus sumisas. Ponerlas al borde del pánico con la promesa del dolor para acabar de someterlas por completo haciendo que ellas mismas le dieran permiso. La víctima aceptando el dolor de su propio amo. Sumisión absoluta.

Erección completa.

-Sí…

Butch empujó un poco, lo justo para que V notara la presión.

-¿Quieres sentirme? ¿Dentro? Dilo…

Iba a despellejarle después de aquello.

-Sí…- chirrió los dientes.

El aliento de Butch le cosquilleó el oído. Con la otra mano, separó sus nalgas sin contemplaciones. La piel le escoció. La polla gruesa del poli apretó más contra su entrada, empezando a dilatarle.

-¿Vas a quedarte conmigo? ¿Vas a dejar de buscar excusas?

Malnacido ¿Es que no podía metérsela sin más?

-Sí…

Deseo concedido.

Butch tomó aire y empujó las caderas hacia delante con toda la fuerza de la que fue capaz.

Traspasó el anillo de músculos, rompiendo la piel tierna, entrando como un ariete en su interior sin preparar, casi sin lubricante.

Vishous gritó cuando Butch le desgarró, entrando hasta la mitad en él de un solo embate. Gritó y se revolvió y se destrozó las muñecas contra el cuero y gimió cuando el dolor le recorrió en ondas insoportables y jadeó cuando su escroto se encogió y su polla latió en un estallido de placer mezclado con agonía.

Aún estaba intentando respirar cuando Butch volvió a empujar.

Enterrándose hasta la cadera.

V siguió gritando, con la cara contra el asiento de cuero, los dedos curvándose en garras, los músculos contrayéndose alrededor de la polla de Butch. Y el cabrón apretó la cadera contra la suya, moviéndola en círculos, haciéndole notar todo lo que le había metido, destrozándole por dentro, haciéndole sentir vivo y conectado y querido y rescatado a pesar de su estúpida ineptitud para decir “te quiero a mi lado”.

-Oh, Cristo… Voy a correrme.- la cabeza de Butch cayó sobre su hombro y los dos temblaron al mismo tiempo mientras V seguía con los gemidos entrecortados-. Eres lo más estrecho que he probado nunca. Dios, me gusta. Me gustas ¿Me sientes?- los mantuvo  unidos, enterrado en él, forzando la capacidad de su cuerpo- ¿Me sientes dentro de ti?

Vishous forzó a sus pulmones a respirar mientras grietas de puro dolor trepaban desde su parte posterior y llegaban a su polla como placer puro, sin diluir, como si en algún punto a mitad del camino tuviera un transformador de dolor a placer.

Sólo pudo gemir con una sonrisa, los ojos apretados, sudando.

-¿Eso… es… todo lo fuerte… que lo puedes hacer?- jadeó, provocando, sin saber cómo coño le había salido la voz.

Butch rió contra su oído.

-Hijo de perra…

Le sujetó las caderas y se retiró de golpe, saliendo de él, provocando un terremoto en su interior.

Vishous se cogió al respaldo del asiento con las dos manos, mordiéndose los nudillos. Dios, el dolor…

Cuando Butch volvió a entrar lo hizo de un solo empujón.

A V el grito se le cortó en la garganta cuando Butch le cogió del pelo, echándole la cabeza hacia atrás para arañarle el cuello con los dientes.

-Veamos… si me sigues… el ritmo…

Sonaba a amenaza. Y V estuvo a punto de correrse, a punto. Butch fue salvaje. Nada de dulzura, nada de mimo. Pura fuerza de macho bombeando contra él, estrellándose contra el fondo, cada recorrido acabado en un empujón brutal, empotrándole contra el respaldo de cuero, restregándose la cara contra sus manos atadas.

El poli le cogió de los hombros, manteniéndolo quieto para que no pudiera hacer nada más que recibir cada embestida. Marcando el ritmo, partiéndole el cuerpo y curándole el alma porque a pesar del dolor y de la violencia, lo que Butch estaba haciendo era soldar sus piezas.

Con otras personas funcionaban los abrazos. Las palabras de amor. Los besos.

Con Vishous no. Estaba tan jodido en la cabeza que a él sólo se podía llegar por las malas. Duro y con fuerza.

Exactamente como Butch le estaba haciendo el amor.

Para que no le quedara ninguna duda de que iban a estar juntos.

Cuando Butch le desgarró por dentro y V notó brotar sangre en su interior, su  pene empezó a chorrear sobre la tapicería de cuero. Cuando Butch le soltó los brazos para moverle las caderas a un ritmo salvaje, de embates cortos, golpeando contra los nervios de su próstata con tal violencia que V pensó que le había atravesado de parte a parte, sonreía.

Cuando la mano derecha del poli empezó a acariciar su pene destrozado como si quisiera sacarle chispas, no supo si rió o gritó.

Y cuando, por fin, sus paredes mentales también se derrumbaron y Vishous vio lo que había en el cerebro de aquel hijo de perra que le estaba haciendo el amor como si pudiera devorarle, se sintió salvado.

Butch le ansiaba de aquellas maneras porque estaba totalmente desesperado por llegar hasta él, por retenerle. Le perdonaba y le aceptaba como era, comprendía por qué V necesitaba aquello. Mierda, Butch le quería, y punto.

Había encontrado a su pareja o, mejor dicho, su pareja le había encontrado a él.

El vello de todo el cuerpo se le erizó mientras el placer se mezclaba con el dolor y el alivio y la liberación. Cuando Butch apoyó la cabeza contra su espalda, arremetiendo contra él en cortos movimientos mientras su mano casi le arrancaba la polla de sitio, Vishous habría querido poder moverse para coger al poli del culo y atravesarse.

Nallum…

El gemido de Butch contra su piel justo antes de correrse le llegó al alma. Su mente vertió en la del poli todo lo que había estado reprimiendo aquellas horas infernales mientras su pene derramaba su placer en la mano de su amante y en la tapicería y Butch bombeaba en su interior, llenándole, desterrando el vacío.

Vishous se derrumbó sobre el respaldo del asiento completamente agotado, con la cabeza apoyada en las manos atadas, el pelo húmedo tapando sus ojos cerrados y una gigantesca sonrisa de satisfacción.

Butch dio un último empujón y dejó caer la cabeza contra su hombro, los brazos rodeando su pecho, pegado a su espalda, jadeando.

Las dos palabras que murmuró mentalmente llegaron al cerebro de Vishous como si fuera la voz de Dios.

V pensó que se había dormido. O eso o había llegado al Nirvana y había vuelto, porque perdió la noción del tiempo, acunado por la respiración entrecortada de su poli en el oído y los escalofríos de todas las partes bien usadas de su anatomía.

Volvió a la conciencia cuando notó a Butch salir de él, muy despacio, y eso le arrancó un gemido de dolor que le hizo abrir los ojos. Se notó la piel fría; debían llevar un rato sin moverse.

-Lo siento. Dios, voy lo más despacio que puedo.

El acento irlandés de la voz ronca del poli le ayudó a situarse. Coño, ardía, todo su interior parecía en carne viva a medida que Butch salía de él. Cuando acabó de retirarse, Vishous se dejó caer sobre sus propias piernas, aún con las manos atadas frente a su cara, y con las extremidades dormidas.

-Mierda. Oh, joder, hay sangre. Déjame verte. V, tengo que ver qué te hecho.- Butch empezó a forcejear con las ataduras de los cinturones-. La madre que me parió, no puedo deshacerlas. Espera.- notó que Butch se movía. Rebuscaba algo. De reojo, vio al poli cortar los cinturones con una de sus dagas negras-. Ya está.

Vishous dejó caer los brazos a ambos lados del cuerpo, todavía arrodillado de cara al asiento, con la cabeza apoyada en la parte superior. Añadió el dolor de los hombros y las muñecas a la enorme lista de benditos “ayes” de su cuerpo.

-Mierda, V, di algo.

¿Algo? Bien, lo primero que le cruzó por la cabeza.

-La próxima vez que estés… de este humor -joder, tenía la boca seca- iremos a mi ático. Quiero hacer… esto… en mi mesa.- silencio. Vale, ya había asustado a Butch-. Estoy… bien.- musitó, girándose por encima del hombro.

El poli lo miraba horrorizado, arrodillado en el suelo entre los dos asientos traseros del jeep.

-¿Bien?- Butch se retiró el pelo de la frente-. Dios, no sé qué me ha pasado. Ni siquiera te he preparado. Joder, a mí ya me dolió, no puedo imaginar…

Vishous suspiró mientras el cansancio empezaba a pasarle una factura muy detallada, con impuestos añadidos. Se acostó en el asiento, estirándose todo lo que podía, desnudo, pringoso, dolorido y totalmente en paz.

-Madre del cielo… -Butch susurró, recorriendo su cuerpo con la mirada-. Mira lo que te he hecho…

V forzó a sus pobres abdominales a tensarse una vez más, lo suficiente como para levantar la cabeza y tener una panorámica de sí mismo. Había sangre y marcas de mordiscos en su pecho y en su abdomen. Más sangre en su pene, de un rojo subido. Sangre en el vendaje con la herida reabierta de su muslo. En algún momento también se había desprendido la gasa de sus costillas y vio el corte todavía tierno. Se llevó las manos temblorosas al cuello, palpando las incisiones irregulares de los colmillos de Butch. Y, tal como notaba su parte inferior-trasera, de entre sus piernas no sólo resbalaba lo que su muchacho había dejado dentro de él.

Se giró hacia el poli con la sonrisa de un crío el día de Navidad.

-Gracias….- ronroneó.

-¿Por qué? ¿Por dejarte como si te hubiera atropellado un cortacésped?- las cejas de Butch subieron disparadas hacia arriba.

Vishous rió y todos los puntos de “oh-coño” repartidos por su cuerpo gritaron a la vez.

-No, por dejarme tus marcas. Necesitaba verlas.- conservó la sonrisa, perezosa de cansancio, mientras se recorría el torso con una mano-. Podrías ser un buen Amo… siempre que te enseñe cómo hacer un nudo para poder soltarlo sin cargarte todos los cinturones.

El pánico en los ojos de Butch cedió un poco.

-Se me dan mejor las esposas.

-¿Eso es una cita?- seguía con la sonrisa pegada en la boca-. Puedo consultar mi agenda.

El poli resopló.

-Entonces, ¿ha estado… bien?

Las cejas de Vishous ensayaron nuevos ángulos de elevación.

-Joder, ¿tú que crees?-  gracias a Butch, iban a tener que sacarle del Escalade con grúa.

-No lo sé. Ha sido mi… primera vez. Y no sé qué… joder, normalmente no soy así. Debería haber sido más… suave.- Butch suspiró.

Vishous alargó la mano para cogerle del hombro y sacudirle.

-No habría podido si hubieras sido suave.- murmuró-. Te has graduado con honores… -enarcó una comisura.

-Ya, bueno.- Butch se apartó el pelo revuelto de los ojos-. Supongo que necesitaba oírlo.

-¿Qué es lo normal?

-¿Qué?- el poli parpadeó.

-Cuando dos personas… hacen el amor ¿Qué es normal que hagan después?

Por un momento pensó que Butch se lo iba a tomar a coña pero, por suerte, no lo hizo. La mirada del poli se aflojó de golpe y algo parecido a la ternura asomó a sus ojos. Eso le puso nervioso como el demonio.

-Sueles quedarte un rato abrazado a tu… pareja.- carraspeó.

Vishous no dijo nada. Al cabo, Butch meneó la cabeza, sonriendo.

-Déjame limpiarte un poco primero, ¿vale? Te aseguro que empezarás a notar algo resbalando dentro de nada. Y luego te vestiré.

-¿Crees que soy una jodida muñeca?- V enarcó una ceja con esfuerzo mientras Butch trasteaba en un macuto que había en el otro asiento.

-No, pero estás hecho una mierda. Y cansado. Te quedarás frito y no quiero sacarte del coche en pelotas para llevarte arrastras a la Guarida-. Butch sacó unos bóxers negros de la bolsa.

-¿Por qué coño llevas unos calzoncillos en la bolsa de las armas?

El poli se encogió de hombros mientras limpiaba su abdomen, su pene, y V abrió las piernas para que le secara allí. La punzada continua que notaba aumentó de nivel hasta parecer que tenía una aguja al rojo metida en el culo. La bendita señal de que había sido real. Sarna con gusto no pica, que decían.

-Me corrí encima cuando bebiste de mí, en aquella mansión.- confesó el poli, sin inmutarse-. Me los tuve que quitar.

-¿No jodas?- V torció la boca- ¿Estábamos a solas?

-Nop.- Butch limpió el pringue en la tapicería del jeep con el rojo irlandés en la cara, tiró los bóxers al suelo y empezó a vestir a V, con una última ojeada espantada a su cuerpo-. Phury estaba mirando.

Vishous empezó a reírse. A carcajadas, cruzando las manos sobre la barriga cuando varios de los puñetazos que le había dado el poli se unieron a la Orquesta Sinfónica de los Dolores. La idea de Butch corriéndose en los pantalones mientras él chupaba de su vena delante del Hermano asceta era de las mejores imágenes que le habían pasado por la mente. Butch lo miró con una sonrisa.

-Cristo, y lo peor es que ni si quiera se puede aliviar con una paja.- sonreía como un estúpido imbécil.

-Eres un bestia…

-No parece que te importe que nos haya visto.- V le enarcó una ceja. Mierda, la cara también le dolía- ¿Has superado lo del macho-macho?

-Estoy aquí, ¿no?

Butch acabó de vestirle, luego se puso los pantalones, la camiseta y se tumbó en el asiento, con la espalda contra la puerta. Alargó los brazos, atrayendo a Vishous sobre su pecho, entre sus piernas.

-Ven aquí, jodido tarado.

V se dejó caer con cuidado, receloso, sobre el estómago de Butch, de espaldas. El poli cruzó los brazos por encima de su pecho, sin decir nada, y V cerró los ojos, explorando aquella sensación. Minutos después, la mano de Butch empezó a acariciarle el pelo.

-¿Estás bien?- murmuró el poli, el sonido retumbando en su pecho bajo la cabeza de V.

-Esto es lo que tendríamos que haber hecho anoche, ¿no?

-Sí.

Soltó el aire lentamente mientras volvía a registrar los sonidos del mundo. El viento ululando, amortiguado, el motor del Escalade, el ronroneo de la calefacción.

-Lo siento. Todo. Soy un hijo de puta.

-Bueno. Digamos que eres el genio más gilipollas con el que me he cruzado.- Butch siguió acariciándole el pelo. Los párpados le pesaban-. Prométeme una cosa.

-Dispara.

-Vale de mentiras. Y de cerrar la boca a tu estilo de “soy-una-isla”. Sé lo que tienes aquí dentro.- le dio un golpecito con los nudillos sobre el corazón-. Y tú sabes lo que tengo yo. Así que vale ya de hacernos una úlcera de estómago mutuamente. A partir de ahora, vamos los dos juntos. A donde sea.

-Butch, las cosas no han cambiado.- suspiró, odiándose por decir eso-. A pesar de… nosotros. Nada ha cambiado. Mañana por la noche tendré que ir al Otro Lado.

-Puede. Pero no irás solo.

Vishous se giró entre los brazos de Butch, incorporándose a medias para mirarle y disimulando lo que le estaba jodiendo la mitad sur.

-¿Qué quieres decir?

-Que yo iré contigo. Y que pondremos a tu maldita madre en su sitio.- otra vez con aquella mirada de toro cabezota.

-¿Y cómo vas a hacer eso?

Vamos a hacerlo, querrás decir. Piensa, V ¿Cuántos guerreros tiene la Hermandad ahora mismo? ¿Cuántos somos para evitar la extinción de la raza?

-Cinco.- Vishous entendió al punto el razonamiento- ¿Quieres amenazarla con que los dos abandonemos la Hermandad si no me libera?

-Vaya, eres un genio al fin y al cabo.- Butch enarcó una ceja- ¿Crees que tres Hermanos pueden proteger a la raza? No. Lo único que le importa a la Vigen Escribana es el bien común. Muy bien. Vamos a darle a escoger: o preserva a cinco guerreros en el campo o pierde a dos sólo por la esperanza de poder contar con tus hijos en el campo dentro de más de veinticinco años. No habría vampiros para entonces.

Era un suicidio. Seguramente lo era pero, como Butch había dicho, a la Virgen sólo le importaba una cosa: la permanencia de la raza de su creación. Era posible que aquella estrategia de “Salvar al soldado Ryan” consiguiera dar en el blanco. Sin embargo, quedaba un punto.

-¿Dejarías la Hermandad por mí, Butch?- Vishous se apoyó sobre las manos, con los ojos fijos en el poli-. No fuiste detrás de Marissa, en parte, porque ella prefería que dejaras de luchar ¿Y ahora lo vas a hacer por mí?

-No voy a dejar la Hermandad porque la Virgen Escribana no tendrá más remedio que dar su brazo a torcer.- Butch tenía el ceño fruncido-. Pero si me obliga, sí, lo haré. Podemos pelear igual contra esos bastardos fuera de la Hermandad, como colaboradores. De cualquier forma, seguiremos siendo guerreros, es lo que somos, da igual el carnet que tengamos. Pero no creo que lleguemos a ese extremo. Tú solo no pudiste convencerla, ni Wrath solo. Pero dos Hermanos juntos sí podemos. Lo haremos.- sonrió como un puto gángster antes de empujarle de nuevo contra su pecho.

-Gracias por venir a buscarme.- murmuró-. Aunque sea a patadas.

-Otra ronda cuando quieras, no es que no te lo merecieras.- los brazos de Butch le ciñeron con más fuerza-. Descansa, V. Pronto tendremos que volver a casa, se está haciendo de día.

Igual que llevaba haciendo toda la noche, obedeció.

OOO

Horas más tarde, en la mansión de la Hermandad, Phury cerró la puerta del despacho del rey con un suspiro cansado, mucho después de que las persianas metálicas hubieran descendido para protegerles del sol. Después de que Butch se llevara a Vishous de aquella maldita casa, él se había tenido que quedar a apagar el fuego. Había llamado a Wrath para ponerle al corriente y no eran buenas noticias: una mansión forzada y una doggen muerta. En realidad, habría podido ser peor. Tenían que dar gracias por que no hubiera muerto ningún noble o ahora tendrían una moción de censura de la glymera en toda regla.

Phury sólo había tenido que hacer frente a una familia histérica cuando los nobles habían vuelto a casa.

Afortunadamente, no había tenido que esforzarse mucho en convencerles para que se trasladaran temporalmente con unos familiares hasta que la Hermandad averiguara cómo los restrictores conocían su dirección y bla, bla, bla.

Después de cerrar la mansión, había vuelto a casa a pasarle el informe a Wrath, justo a tiempo de enterarse de que Vishous había salido de la clínica de Havers por su propio pie, acompañado de Butch, y de recibir el informe de la escena de película de gángsters que habían vivido los demás junto al puente del Hudson.

Nadie sabía nada aún de Qhuinn.

Lo único que les habían dicho los médicos es que Blaylock se recuperaba en una habitación y que aún no se admitían visitas. Qhuinn seguía en quirófano y Wrath había colgado el teléfono como si estuviera accionando una guillotina cuando había hablado con el padre del chico. Rhage y John se habían quedado en la clínica a esperar noticias y Zsadist había vuelto a la mansión.

A pesar de morirse por un rojo, a Phury aún le quedaba trabajo.

Caminó pesadamente hacia la Guarida por el pasillo subterráneo y tecleó el código de entrada. El salón parecía salido de una fraternidad universitaria: tele de plasma, sofá de cuero, un enorme póster con dos calcetines rojos y el lema “Red Sox Nation”. Olor a cuero y a tabaco. El banco de los ordenadores de Vishous emitía un zumbido sordo; el Hermano nunca los apagaba.

Phury torció el gesto. La verdad es que no le hacía ni pizca de gracia tocar aquello sin permiso de V, pero tenían que localizar el Ford de aquel restrictor. Si había vuelto a su guarida, tendrían que aprovechar el factor sorpresa y atacar a la noche siguiente. Estaba a punto de sentarse en la silla de Vishous cuando captó un suave sonido, como si alguien se moviera entre ropas.

Así que los chicos habían vuelto. Phury se asomó a la habitación de Vishous para encontrarse con un cuarto vacío. Frunció el ceño y se dirigió al de Butch.

-¿Poli? –empujó suavemente la puerta entreabierta- ¿Estás a…?

No llegó a acabar la pregunta.

Estaba claro que V y Butch habían vuelto a casa. Juntos.

Como… muy juntos.

Y que habían solucionado lo que sea que tuvieran que solucionar.

Porque ahora estaban los dos en la misma cama. Durmiendo. Abrazados. Mejor dicho, Butch abrazando a V.

Las sábanas les tapaban hasta la cintura o hasta el pecho, pero Phury juraría que estaban tan desnudos de cintura para abajo como para arriba.

Mientras permanecía como un pasmarote en el umbral de la puerta, Vishous se movió en sueños, inquieto. El brazo de Butch le apretó y el poli frotó la cara contra la espalda desnuda del moreno.

Phury giró sobre sus talones como una bailarina, caminó de vuelta al salón y se dejó caer en la silla delante los ordenadores. Casi mejor no despertaba a V. No, mejor que no.

¿Qué pasa, hermano? ¿Te da rabia ver que dos machos tienen lo que tú no tendrás nunca?¿Te preguntas cómo será el sexo con alguien a quien quieres y a quien no mereces, mmm?

Apretó los dientes cuando el Hechicero murmuró veneno en su mente. Ni siquiera supo cómo consiguió conectarse al localizador. Ni cómo coordinó lo suficiente para enviarle un mensaje a Wrath con la localización del Ford en una granja de las afueras de Caldwell.

La imagen de sus Hermanos juntos seguía humeando en su cerebro.

Cristo, se amaban. Podían ser machos, podían tener sus diferencias, pero ahí, en aquella habitación apaciblemente a oscuras, había justo lo que Phury anhelaba. Cuando llegó a su habitación vacía, impregnada del olor a los rojos que fumaba, supo que estaba en un cruce de caminos. Su vida, tal como la había soportado hasta entonces, se había convertido en un desierto árido.

Y la de dos Hermanos que habían encontrado lo que él buscaba iba a irse a la mierda en unas horas si nadie le ponía remedio.

¿Vas a hacerte el héroe, Phury? ¿A sacrificarte por la causa para que tengan que estarte agradecidos eternamente?¿Crees que así te sentirás mejor?

No, pero al menos V y Butch sí tendrían un futuro.

OOO

Vishous despertó en algún momento del día, completamente desorientado. Abrió los ojos y no reconoció el entorno. Muebles extraños, sin libros, cosas colgadas en perchas. Persianas bajadas, la luz tenue de una lamparita de noche. A pesar de su desubicación, su primer impulso fue buscar a Butch, como un hábito adquirido desde hacía tiempo. Y, en realidad, así era, sólo que antes lo había buscado en la habitación de al lado y esta vez lo encontró pegado a su cuerpo.

Estaba en la habitación del poli, tumbado de lado en su cama. Butch estaba apretado contra su espalda, el brazo derecho por debajo de su cabeza, el izquierdo abrazándole, las piernas enredadas. Los dos desnudos, por lo que podía percibir.

Debía haberse quedado dormido en el Escalade y Butch le había traído a casa, a su habitación. Coño, ni siquiera lo recordaba. Lo que no pillaba era por qué cuernos se había despertado si aún se notaba como si un lunático hubiera estado haciendo prácticas de corte y confección con él.

Entonces Butch se movió y V entendió qué le había despertado. La erección del poli buscando su sitio, clavándose entre sus nalgas. Sonrió al darse cuenta de lo que había pensado. “Su sitio”. Qué demonios, era verdad. Machos o no, eran pareja y le halagaba notar que Butch le buscaba incluso dormido. V onduló, apretándose contra su poli y notó el pringue entre sus piernas. Estaba claro que Butch no le había duchado.

Bueno, aquello haría las cosas más fáciles.

Llevó el brazo izquierdo hacia atrás, cogiendo a Butch del culo y apretándole contra el suyo. El poli se desperezó, besando su hombro, acariciándole el abdomen, y Vishous se congeló.

¿Y si pensaba que era ella? ¿Y si, en sueños, Butch pensaba algo distinto y por eso era delicado?

Los labios del poli acariciaron su espalda, añadiendo la lengua a los labios, y su mano resbaló por su costado y su muslo tatuado, acariciándole con sensualidad mientras sus caderas iniciaban un vaivén, apretándose contra sus nalgas. Vishous dio un respingo y Butch salió de su sopor.

-Lo siento, V…- murmuró contra su nuca, retirándose.

Vishous sonrió como un absoluto gilipollas en la habitación en penumbra mientras su entrepierna respondía al olor del deseo de su pareja. V. Ningún otro nombre. Sólo el suyo. Le dieron ganas de escribirlo en una cartulina con rotulador y engancharlo en la pared. Le cogió la mano a Butch, llevándosela al valle entre sus nalgas. Aquello iba a doler después de lo que habían hecho en el Escalade, pero qué mierda importaba. Estaba medio dormido, satisfecho y era Butch.

-Aprovéchate. Hoy estoy generoso…

-No si no quieres.

Imbécil.

V guió la mano de Butch hacia su entrepierna. El tacto valía más que las palabras para hacerse a la idea. Su poli juró en voz baja y le acarició despacio, con aquel roce fantasmal de los dedos con que le había tocado la primera vez. Lo que Vishous agradeció, porque su polla seguía igual que si se la hubiera frotado con un cactus.

Al poco, Butch le liberó y sus dedos juguetearon con su entrada, rozando, tentando, esparciendo todo lo que había resbalado desde el interior durante las horas que habían dormido. Cuando el irlandés metió un dedo, despacio, Vishous se dobló hacia atrás.

-No quiero hacerte daño.- Butch lamió el lóbulo de su oreja, murmurando.

-No me lo haces… pero esto me lo voy a cobrar.- V soltó el aire cuando Butch metió otro dedo y empezó a moverlos con suavidad, ensanchándole-. Pienso tenerte… tantas veces debajo de mí que no podrás caminar… ah… -Butch le mordió el cuello-… en una semana…

El poli rió contra su espalda. Con toda la jodida satisfacción masculina del mundo y, qué coño, eso estaba bien. Quería que Butch se sintiera satisfecho de lo que le hacía sentir. El irlandés se tomó su tiempo, preparándole y tocándole con cuidado, meciéndole, calentándole poco a poco. Luego rodó despacio, dejando a Vishous tumbado de espaldas en la cama, y se colocó encima de él, entre sus piernas. Le besó con el mismo ritmo a cámara lenta, perezoso, y cogió su nalga con una mano, levantándole un poco las caderas.

-¿Se puede hacer así?- murmuró contra su boca.

-No soy una hembra.- V le dedicó una mirada estrecha.

-Quiero abrazarte mientras te hago el amor. Y quiero ver tu cara.

Butch le miró a los ojos con todo lo que tenía. El jodido gato de “Shrek” con aquella mirada que hacía imposible negarse a nada. Sobre todo, si el poli era tu jodida media naranja. Vishous sólo apoyó las manos en su culo, atrayéndole hacia él.

Aquella vez no hubo violencia. Butch entró en él despacio, milímetro a milímetro, parando para besarle los hombros y el cuello, susurrando contra su oído, y V dio gracias por que la penumbra de la habitación le diera algo de intimidad.

Porque aquella ternura le estaba poniendo un nudo en la garganta.

Sólo dolió un momento y Butch le dio tiempo a adaptarse, acariciando su pene despacio mientras permanecía quieto. Después se movió sobre él en largas ondas lentas, sin soltar su abrazo, murmurando contra su piel, y Vishous se dejó acunar en la oscuridad, con los ojos cerrados, concentrado en el calor de su pareja y en el movimiento del cuerpo de Butch dentro del suyo. Fácil, resbaladizo, suave. Como si se hubieran estado esperando durante años y ahora se hubieran acoplado por fin. Sin aristas, sin obstáculos.

A pesar de todo, V se agarró al cabezal de la cama, sin abrazar a Butch. Había cosas que no se cambiaban con un par de veces haciendo el amor.

Cuando los dos llegaron al orgasmo, fue lento y sostenido, un profundo escalofrío que les dejó extrañamente serenos.

En paz.

¿Destructor y Salvador?

Una mierda.

Vishous y Butch. Como siempre habían tenido que estar.

Permanecieron tal como estaban: Butch encima de V, la cabeza sobre su corazón, los brazos por debajo de su cuerpo. Vishous con la misma expresión de estar soñando despierto.

-Esto es lo que vi.- murmuró V, inhalando el olor de ambos.

-¿El qué?- Butch suspiró, medio dormido.

-En mi visión. La que tuve cuando llegaste a la mansión. Tú y yo abrazados, subiendo hacia el cielo. Yo estaba desnudo y tú vestido.

-Estoy tan desnudo como tú, idiota.

Butch se apoyó sobre un codo para mirarle. Vishous torció una mueca.

-No es literal. Tú siempre has estado vestido. Yo siempre he estado… desnudo. Esperando. En realidad… eras tú quien me abrazabas a mí. Y los dos estábamos juntos. Del todo.- su voz ronca sólo podía oírse en el silencio de la habitación.

Butch lo miró un momento con los labios hinchados y los ojos adormilados. Luego sonrió de medio lado.

-¿Lo ves, capullo? Nunca te equivocas.

Vishous tapó a ambos con las sábanas, cerrando los ojos con una sonrisa exhausta. Porque Butch tenía razón, como siempre. Estaban juntos desde el principio y lo seguirían estando.

Y su madre iba a irse al infierno.

Anuncios

60 comentarios to ““Amantes redimidos”, parte 3 del capítulo 6, “Esto no puede ser el final””

  1. monika Says:

    Demonios!!!!!! no tengo la menor idea de que sentir, estoy que quiero llorar, reirme, brincar de gusto (figurativo porque todavia no puedo caminar :[ ). Vane… nena hermosa *te me quedo viendo fijamente, suspiro* vaaaaaalla sexo entre estos machos (brutal y duro), sabia que no iva a ser para nada dulce ni tierno, pero aun asi me has dejado con la boca abierta *o* y al final tambien poque superaste mis expectativas, V no es para nada convencional… pero a final como quiera tuvo su halo romantico que me hizo moquear a mas no poder *llorando de emocion* y cuando le pregunto que que era normal al final de hacer el amor, me mataste.

    Desde el principio del capitulo me entro una calor de los mil infiernos*me empiezo a abanicar con la mano y pongo el abanico/ventilador directo al nivel más alto solo de recordar a V y el poli en esa mansion* pobrecito de Phury ………….. y el mayordomo jajajajajaja *me revuelco en la cama de la risa* se va a quedar traumado todo lo que le quede de vida, le vas a tener que pagar un psicologo al pobrecito jajajajajajaja, me lo imagine con la cara de super what viendolos revolvarse por todo el pasillo, porque yo me quede igual “como es que llegaron a la pared???” *tratando de imaginarlo* bueno como sea porque luego me voy a perder en eso y no podre continuar (vieras que me traumo jejejeje como una vez que me quede viendo una revista de cierta amiga que venian unas pocisiones del kama y no solte la revista hasta hayarles forma a todas, hasta unas chavas se me quedaron viendo, es que creo que vieron lo que veia y en plena escuela xD solo pude hacerme de la vista gorda).

    Me creeras si te digo que al empezar a leer el tema de Rhage, Quinn y Blay heridos me que de :O y me confundi a mil, porque la nena con toda la emcoion de saber que pasaba con esos dos machotes (que por cierto me quede como 10 min observando y babeando con esa foto de ese hombresote con mano ahi, se ve tan rico *babeando*, donde la encontraste? quedo perfecta… mas que perfecta… lo que le sigue) se le olvido que MI niñote Rhage estaba herido *pongo cara de horror* es inconsebilble que se me haya olvidado noooooooo, me queria dar de topes. Esto me lleva a esa escena del pasillo donde Butch y V se dieron una buena… me desmayo, Rhage… sufre por estos dos tontos *ojitos llorosos* cuando es serio, es serio…… sabe cómo hacerlo, que nadie diga que no puede serlo *imagina corazoncitos en mis ojos* hay como lo quiero (casi ni se nota verdad :D)

    Otro asunto, me alegro de que Butch le dijera a la marisosa que nada que ver ya con ella y que esta amarrado a V, pero me indigno… me enojo… me dio rabia que le tuviera alguna especie de compasion porque pensaba que el iva convencido de que ella queria regresar, ahy no se se me figuro que en ese momento penso en Butch como un perrito al que tienen que echar a la calle pero que no hayan como… dios no se si me explique bien *muerdo mis uñas* soy muy tonta al expresarme con palabras, no puedo!!! soy pesima al expresar emociones verdaderas tanto con palabras como con acciones, para ninguna de las dos soy buena, me voy a los extremos 😦

    Vane… que merecidas vacaciones *corro a abrazarte y empiezo a dar saltitos* y adonde te nos vas hee??? digo para ir a acosatre *cof cof* este perdon para… para… para (rayos no se me ocurre nada) nomas para saber *silbo y volteo para otro lado* nos vas a dejar morir hasta la proxima actualizacion que malita eres 😦 mmmmm hasta septiembre…. ssiiiiii que hermoso regalo de cumpleaños (si lo tenia que mencionar, queria hacerlo de acuerdo ;D) *aclaro mi garaganta* es el 15 jejejejejejeje (si tambien queria mencionarlo) *y me hago la loca* que te valla super bien y que te la pases de lo mejor, aqui estare esperando acampando frente a mi lap tu regreso *empiezo a moquear* te voy a extrañar Vane 😦 y a V y a butch y a Rhage… bueno a todos pero mas a ti xD

    Me voy que ya me dolio la espalda de estar sentada escribiendo jejejejeje, te mando un besote a ti y tu familia… a tu nena hermosa le mando un chocolate virtual (mmm que ganas tengo de uno). Te cuidas.

    • ¡Holaaaa! *aún con los ojos rojos y una bolsa con café conectada a la vena después de haber dormido una mierda* Ay, me alegro de que te gustara, yo la verdad es que, cuando me peleo DíAS con un capítulo pierdo totalmente la perspectiva. No consigo encontrarle ni sentido, ni ritmo ni nada, así que dependo totalmente de lo que me digáis para juzgarlo *se derrumba en el teclado*

      No, estaba claro que suave no iba a ser y, como V no es convencional, como bien has dicho, creo que ´la primera vez no se habría dejado hacérselo tierno. Al final sí, porque estaba medio dormido y flipando, pero creo que, para ver a V en plan “convencional” tiene que tener un estado de ánimo muy particular. Y hay un punto de “inocencia” en él porque hay cosas de las relaciones normales que no domina para nada.

      *risita* En la escena de la mansión, Vishous bebió de Butch tan bestia, empujándole todo el rato, que se fueron arrastrando desde mitad del pasillo hasta chocar contra la pared^^

      La imagen del post la extraje del vídeo de youtube “Why we love Vishous” que puse en la página del Facebook. He sacado varias imágenes deliciosas…

      Um, no eres la única a quien se le había olvidado que había gente herida desde el capi anterior, el más grave de los cuales es Qhuinn. Tendremos escena con él en el hospital en el capi7.

      Uy, no sé por qué te indignas porque Butch pensara que heriría a Marissa. En realidad, todo fue un enorme malentendido tejido por V: por culpa de V, Butch creía que Marissa le iba a pedir volver cuando no era así.

      *bufa* ¿A dónde me voy de vacaciones? A la jodida playa, para mi desesperación ¿He comentado que odio la playa y freírme al sol como un cangrejo? Pues eso. Tengo vacaciones del 2 de agosto al 2 de septiembre y del 7 al 14 de agosto estaremos fuera en la playa (¡¡¡Y SIN INTERNEEEEEEEEET!!!) Las otras semanas haremos el perro en el pueblo yendo de excursión.

      Bueno, “Amantes redimidos” creo que no podré actualizarlo hasta que vuelva de vacaciones, porque cada capi es larguísimo y no tendré tiempo. Perooooo… quédate por ahí porque a lo mejor en unos días puedo colgar otra pequeña cosilla *guiña un ojo*

      *se une al dolor de espalda de estar sentada escribiendo* ¡¡¡Muchas gracias, Monika, y un enooooorme besote para ti!!!!

      • monika Says:

        vanee sorry que hasta ahora ponga esto: pero no me indiganba que butch lastimara a marissa, si no al reves.

        Me referia a quecuando Butch le dice a marissosa que pensaba que ella le iva pedir que volvieran ella le tuvo lastima a el, eso fue lo que me indigno, puso cara (me lo imagino) de “como le digo que no es cierto”

  2. Kruts Says:

    ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………(lo siento…, me dejaste muda de la emoción…)

    Siento una lágrima caer en mi mejilla, me siento tan feliz por los Hermanos, por V, que se merece tanto ser feliz y ser amado…

    Gracias, nada más…sólo un billón de gracias!!!!

    • ¡De nada, ya te dije en Facebook! Un (masoquista) placer poder escribirlo. Sip, V se merece ser feliz y ser amado aunque, en su caso, ser su pareja implica tener una paciencia de santo y elevados niveles de mala leche, porque el chico se las trae… 😀

      ¡¡¡¡Gracias!!!!

  3. Nora Lum Says:

    Estuvo genial, de verdad… pobrecito de V lo dejaron todo magullado, pero bueno no hay mal ke por bien no venga… esas escenas de sexo *¬*… jodeeeeeeeeeeeeerrrrrrr!!!!!! se me sale el corazón…..

    Mil gracias por subier el capi antes, al menos hoy ya podre dormir en paz….

    BYE!

    • ¡¡Hola!!!! GRacias, hija, yo también podré dormir hoy como un angelito sabiendo que ha gustado porque cuando lo colgué tenía dolor de estómago :S

      Sip, Vishous ha quedado hecho unos zorros. Estoy deseando escribir la escena de cuando se reuna toda la Hermandad al día siguiente y le vean aparecer así de apalizado 😉

      No calculaba poder subir el capi tan pronto pero, eh, ¡¡lo milagros existen!!!

      ¡¡Besotes!!!!

      • Nora Lum Says:

        Mierda… no habia pensado en eso… ke los hermanos le vean asi.. a V, porke de seguro se dan cuenta del porke de su estado, pero… sip… al menos yo staria en shock de ver a Vishos sr del sadomasokismo, mas duro ke una piedra dejarse dominar por alguien…. va a ser muy interesante….

        BYE!!!

  4. yummi Says:

    ohhh dios!!!! *la expresión de loca cambia a una de devoción total* vane!! sabias que te amo?? jaja ohh dios!! este capi es todo lo que esperaba y mas!! *sale corriendo por toda la habitación* wiiiiiiiiiiiiii dios!7 que escena de sexo duro y salvaje!! *pensativa* sera que me puedo conseguir un chico asi?? no se podra comprar por catalogo?? o en ebay habrá alguno??..

    bueno bueno.. solo quiero decir gracias vane…. me slavaste de mi desequilibrio emocipnal.. no sabia si podia aguantar.. *aparece con una foto gigante de B/V y vane* me regalas un autografo?? para cuando empiezes a publicar libros yo ya tenga tu autografo. .jeje sere de las primeras….

    bueno vane.. espero capi pronto.. y descansa que las vacaciones son para disfrutarlas…………

    besos preciosa

    yummi*

    • ¡Ay, Dios! Ayer respondí tu comment pero el blog me hacía cosas MUY raras (se me descofiguró todo el capi, para empezar) y me lo borró =.= Te decía que si encontrabas un V en oferta en Ebay que me avisaras, que fundía la tyarjeta de crédito para comprarlo a plazos y sin garantía, si hacía falta.

      *risa* Vaya, me alegro de haberte salvado de tu desequilibrio emocional, aunque este capi no era precisamente equilibrado ni de karmas armoniosos 😉 ¡¡Y creo que un autógrafo de V y de Butch sería más interesante que uno mío!! Imagina las burradas que podrían llegar a escribir en una tarjetita 😀

      Capi pronto de “Amantes redimidos” no creo que lo puedas tener. Al menos, no hasta septiembre, porque en vacaciones no tengo el tiempo necesario (aunque parezca mentira, con hijos es así) para escrbir algo que requiere tanta concentración con este fic., Pero a lo mejor en unos días os puedo amenizar un ratito con algo más…

      ¡¡BEsoteeeeees!!!

  5. Nirvanah Says:

    Impresionante….
    “Algo suave rozó la muñeca de Butch” aquí ya me vas preparando para lo que viene. Esa primera toma de contacto de esta 3ª parte….. uff! Me ha puesto de carne de gallina!, un momento sumamente erótico, el poli ofreciendo su sangre a V, y V como siempre consiguiendo dominarle… bueno, como siempre no, como “casi” siempre jejeje, pero siendo delicado al final, disfrutando incluso aunque recién vuelve de la muerte, porque V es así, tan pasional…. arf arf, y después de toda esa tensión sexual, Butch abre los ojos y……¡tacháaaaan! Phury y el mayordomo! Jajajajaja, me he reído mucho leyendo eso!
    Y mientras…. resulta que me has hecho olvidar que Qhuinn está desangrándose *toc, toc, Nirvanah dándose golpecitos con la cabeza en la pared, céntrate, céntrate!*, y ahí se queda, el pobre Qhuinn, el pobre Blay…. hasta después de agosto sin saber lo que les pasará…. aysss que sinvivir!
    Y entonces, agárrate que vienen curvas, me llevas, sin ningún tipo de descanso, al momento que estaba esperando desde que V se lo hizo al poli. Sentimentalmente duro, para los dos, tener que hablar de lo que sienten el uno por el otro, muy difícil, para Butch por miedo al rechazo y a la humillación, y para V por la falta de costumbre, y los llevas al máximo, hasta que todo está tan tirante que cuando Butch derrumba las murallas de V, te juro que me di cuenta que estaba aguantando la respiración! Ufff menos mal! Que descanso!, y llega la reconciliación, que te lo juro! Debo ser masoquista pero me ha parecido muy bonita…. muy ardiente, sí, muy dura, también. Butch preocupándose por V, por como se iba a sentir, después de haber pasado él por el mismo trago, a pesar de estar totalmente poseído por la pasión, y V dándose al poli con todas las implicaciones del acto, pero dándose a su manera, salvaje como es él. Y has conseguido que reprodujera todas las imágenes en mi mente, siempre lo haces, tu manera de escribir es tal que no me dejas duda alguna, puedo imaginarlo todo tal y como tú lo explicas, sentir lo que ellos sienten, es impresionante, en serio! Por que no soy un tío, ya que si leyendo esto me he puesto a 100, de serlo no sé lo que hubiera podido pasar *hiperventilando y cogiendo una bolsa para respirar en ella* Luego le limpia, le abraza y le da esperanzas para el futuro… me encanta! Y en la cama, tan dulce! Haciéndole ver a V que no se disfruta sólo dominando, sino también compartiendo….. ains!
    Chica! No sé si te ha quedado claro, pero esta parte me ha gustado muchísimo!! Has aclarado la conversación con Marissa, hasta has dejado a Butch que se alimentara, que al pobre ya lo tenías con anemia y mareos xDDDD y aún así me dejas con ganas de más, que tenemos convaleciente a Qhuinn!! ¿cómo voy a aguantar tooooodo el mes de agosto?!?!?!… bueno, tendré que hacerlo… volveré a leer todo lo que has escrito hasta ahora.
    No puedo decir que me dejas sin palabras….. juaaaaass, pero xiketa, sublime es poco para definir tu manera de escribir, me sumerjo totalmente en la lectura, y ya puede haber un terremoto, que hasta que no acabo de leer soy incapaz de atender cualquier cosa que pase fuera de la burbuja en la que estoy mientras te leo…. y aquí me dejas esperando el final de esta historia buaa buaa, y ese regalito, que espero que tenga algo que ver con Qhuay.
    Felices vacaciones! Disfruta de tu peque, que crecen muy rápido y el tiempo ya no vuelve!! Besacos para ti y tu family!!

    • ¡Holaaaaaaa!!! *risita* Si te sirve, yo me reí como una idiota también cuando escribía lo del mayordomo y Phury. Es que me ponía en su piel y me imaginaba ´qué cara se me quedaría si hubiera visto semejante espectáculo^^

      Ey, no eres la única que se había olvidado de que Qhuinn está hechos un zorros, pobre. TEndremos su escena en la primera parte del capi 7.

      Me alegro de que te gustara el enfrentamiento entre V y Butch. Te juro que sentí la ira de Butch porque Vishous ES así, incluso como personaje: un bastardo de boca cerrada que se lo guarda todo y ni siquiera te deja ver lo que piensa. Mamonazo… *lo fulmina de reojo con la mirada*

      *carcajada* Hombre, un poco masoquista sí que eres por ver su “acción” como muy bonita aunque, en el fondo, lo es. Porque Butch, en realidad, le estaba a dando a V lo que necesitaba que, tratándose de V, no son mimos ni flores: es obligarlo a salir de su resguardado interior y enfrentarse a lo que siente. PAra él, es un sufrimiento.

      Oh, he dejado que el poli se alimentara, sí… pero no le sirve de nada. REcuerda que sólo se pueden alimentar de verdad, o sea, nutritivamente, del sexo opuesto (Saxton es gay y bebe de machos, pero se alimenta de una hembra). Más bien, Butch ha colmado sus necesidades “emocionales” de sangre, pero tienen que resolver lo de la alimentación de los dos. Habrá una escena al respecto en el capi 7.

      ¡Me alegro de que te haya gustado porque no las tenía todas conmigo! Los dos chicos pusieron MUCHAS condiciones antes de tirarse a la piscina *bufa* Bueeeeeeeeeeno… para el próximo capi de “AR” creo que sí tendrás que esperar a que pase agosto, peeeeeero… 10.000 puntos en cuanto a tu presunción sobre el “regalito” *guiña un ojo* En unos pocos días lo colgaré.

      ¡¡Besoteeeeeeeeeees!!!

      PD: te aseguro que mi peke sí crece rápido. No llega a los 4 años y la jodida es tan dura en las discusiones como Butch en un interrogatorio *gruñe*

  6. Vale.Perfecto.De.Puta.Madre.

    La temperatura es normal y yo estoy con el puto ventilador a toda hostia y alguna lagrimilla escapando sin consentimiento.

    Chica que quieres que te diga? Me dejas sin palabras ya no se como describir lo bien que escribes o lo mucho que me haces sentir.No puedo la verdad en se me da como el puto culo decir lo que pienso y mucho mas escribirlo a si que me faltan palabras.

    El capitulo como siempre sublime,perfecto,maravilloso igual que los personajes y tu definición de ellos la trama….Dios e entendido totalmente el momento de sexo duro y rudo que han tenido ( a sido el momento en que e puesto el ventilador a toda hostia y eso que hace un poco de airecito ) y dios esos dos se aman y como zorra de la virgen escriba de muchos problemas yo misma le pego un tiro.
    La conversación Butvh y Marissa,que e de reconocer que ahora ya me cae mejor , me gustado se han aclarado y el poli ya iba con las intenciones claras y lo de no poder beber de ella por V a sido el extra que necesitaba.Aunque claro haber como coño Butch se alimenta ahora que el pobre está para el arrastre(Una elegida? o una sumisa de V? mmm….)
    La verdad estaba tan concentrado en estos dos que Q a pasado desapercibido pero claro el aún no a salido del quirófano y eso es MALO ya que el pobre de Blay estará sufriendo.

    El momento lagrimilla.DIOS nena te adoro! La escena de esos dos en la cama? Son esos momentos después del sexo salvaje en los que se demuestra el amor el cariño y la confianza de una pareja.Y me a encantado como lo has escrito.

    Disfruta de tus vacaciones y de la familia así te quitas el estrés del curro que siempre viene MUY bien.

    Un besazo enorme y un abrazo mas enorme espero leerte *Black se va a la esquina oscura a contar los segundo hasta que aiga una continuación murmurando mientras se balancea : quiero mi dosis de escritos de vane,quiero mi dosis de escritos de vane,quiero mi dosis de escritos de vane.*

    Un beso guapa y hasta pronto.

    • ¡Holaaaaa!!! *risita* Ah, qué bien va el ventilador para determinados momentos…^^ Me alegro de que se haya entendido ese momento de sexo salvaje e hiriente (en el sentido literal). Creo que es lo que necesitaban los dos en ese momento y, sin eso, no habrían podido tener el momento suave del final. V no se habría dejado, primero había que quitarle a la fuerza la puerta blindada tras la que vive.

      O.O

      ¿Le vas a pegar un tiro a la Virgen? Bueno,Payne te lo agradecería, seguro 😀 VEremos la visita de los chicos a la Virgen Lamparilla en el último capi, donde también se resolverá alimentación de Butch (y de V, porque si se le ocurre citarse con una de sus sumisas para beber, Butch lo convierte en pienso de gatos).

      ¡¡Gracias por tus palabras!!! La verdad es que colgué el capi con las tripas hechas un nudo con gordo como las de V. No tenía ni idea de si iba a gustaros o no ^^; En unos días podrás tener una pequeña dosis más, aunque no de “Amantes redimidos” ;D

      ¡¡¡Besoteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!

  7. *Nela se acerca a Vane con la consabida capucha negra y los brazos caídos a los lados* Vane… sabes que te quiero, ¿verdad? *otro pasito* sabes que me tienes pegadita a la pantalla con cualquier cosa que escribas *otro pasito* que lo que sale de tu cabecita la mayoría de las veces es lo que pasa por la mía y no sé cómo sacar de ahí *dos pasos y se queda a medio metro de ella* y que puedo ser de las pocas que no quiere matarte después de un capítulo…

    *bajo la capucha se oye ruido como de sorber por la nariz*

    *abraza a Vane hasta asfixiarla* ¡TE MERECES EL CIELO POR ESTO! ¡Si la primera escena suya me dejó sin palabras, con esta me tienes hiperactiva perdida poniendo a funcionar mi imaginación! Si es que con cada frase me iba montando la película en la cabeza y te prometo que me los estaba viendo en plan “te doy un puñetazo, pero luego te doy un beso… ahora te salto un diente, pero al tiempo te estoy mordiendo el cuello”

    *suelta a Vane para sacar su ventilador industrial* ¿tú sabes el calentón que me ha dado leerme esto? Gracias a que has metido de por medio esas escenas de flashback, que si no me veía con taquicardias agudas y en pleno ataque de fangirlismo severo saltando y gritando por la casa. Y eso no es muy recomendable cuando tu madre está en el sillón de al lado y ya empieza a sospechar cuando te ve acercarte cada vez más a la pantalla poniendo cara de estoy-leyendo-algo-con-mucha-chicha (esa cara ya me la conoce de hace años XD)

    Eso si, he pillado un par de frases a lo largo del fic que me han dado ganas de salir corriendo hasta BCN a comerte a besos. ¿Que no le gustaría caer en manos de un matasanos porque son demasiado cotillas? Ole por el Chico Brillante. ¿Que no le gustan los médicos humanos? Doble ole para él.

    Y algo más que me haya dejado por ahí, porque me leí el capítulo anoche en cuanto me saltó el aviso de correo nuevo en gmail… pero me emocioné tanto que pensé que sería mejor escribir el comentario en frío para que no fuera estilo: “¡ACCIÓN! Vane, te quiero… El Poli se puso bruto *grito de fan histérica* ¡Y V SE DEJÓ! Y se abrazaron… y hubo más… y durmieron juntitos… y hubo palabras sucias… ¡¡LE ATÓ, POR TODOS LOS DIOSES!!”

    y así bla, bla, bla…

    Me lo tengo que releer, definitivamente, para hacer el análisis en profundidad… aunque creo que el Poli se me adelantó XDDD *modo EXTRA perv en modo ON*

    • ¡¡¡Holaaaaaaaa, Nelaaaaaaaaaaaaaa!!!*Carcajada troglodita* Um, sí, podemos decir que el poli llegó al fondo de la cuestión… 😀

      O.O

      Tía, cada vez que sales con la capucha me pegas un susto del demonio, me parece que la Virgen Escribana se ha materializado en mi habitación =.=
      Oh, sí, mi madre también me conoce ESAS caras. De cuando estoy pegada al PC o, más normalmente, a un libraco enorme, y ella me habla y yo no oigo nada.

      *se revuelva en el suelo de risa y le da a Nela una estatuilla de oro* ¡Premio! Veo que has pillado la sutil *cofcof* y fina *cofcof* ironía de Vishous y los *cofcof* médicos humanos 😉 Mi fangirl interior me pudo, qué le voy a hacer…

      Oh, sí, Butch le ató. Se cargó dos cinturones de cuero que debieron costar más que mi sueldo, pero ató a V. Digamos que tiene que practicar con estas cosas ¿Sabes que hay un ático muy bien equipado para ello? Estoy en conversaciones con los chicos a ver qué les parecería una visita por ahí…

      ¡¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchos besoteeeeeeeeeeeeeeeeeees!!! Por cierto, tengo que contestarle el mail a Ro. Esos tatuajes son una delicia 😀 ¿Me escuchas? Creo que V me ha contagiado el sadismo…

  8. Daggher Says:

    Leí el capítulo anoche, pero terminé de hacerlo a las 5 de la mañana y hoy tenía que madrugar, así que me fue imposible dejarte un comentario… además, me dejaste sin palabras. Como dije, la espera ha valido la pena. Cada vez demuestras más lo buena escritora que eres –ojala fuese posible, una vez termines el fanfic, tenerlo en papel *apoya la barbilla en las manos y mira el infinito con ojos de soñadora*

    Ahora entremos en materia, que hay muuuucha materia *se sube las gafas con un toquecito ya muy ensayado* Dios, has hecho que ame incluso más a Butch. Ya lo adoraba, pero después de esto lo adoro aún más. ¡Que pelotas tienes, poli! Y dios *se abanica con la mano* vaya polvazo. Has tardado lo tuyo en coger el mando pero, chico, que modo de hacerlo…

    Butch ha estado PERFECTO.

    Creo que la evolución ha sido perfectamente coherente con la personalidad de ellos. Como dices por aquí arriba, primero debía ser duro –como me gusta lo duro– para luego compartir esa escena tan hermosa en la cama. No te miento si te digo que acabé llorando como una condenada.

    Joder, ¡como me gustó ese deslizamiento por el pasillo hasta la pared! ¡Para verlo! Solo de pensarlo se me pone la piel de gallina y no me sorprende que Butch acabase corriéndose en los pantalones. Dios, me imagino la cara de Phury XDD

    Ainsss, pobre Qhuinn *pone carita triste* y pobre Blay, al menos espero que los pongan en la misma habitación XDDD Me muero por leer más de la pequetroika.

    Bueno, ahora una selección de fragmentos, aunque bien podría seleccionar las 52 páginas:

    1. “Ver a Hollywood con esa expresión de abatimiento era como encender la tele y ver a los Teleñecos de luto. Imperdonable.” XDDDD, que bueno esto. Mira que me reí al leerlo a pesar de la situación. Un toque de humor a pesar de todo, eso que no falte.

    2.“Las luces del Escalade al pulsar el mando a distancia le dijeron dónde estaba el coche e iluminaron la figura de Vishous, apoyado en un lado del jeep, intentando proteger la llama del mechero de la nevada para encenderse un pitillo, con una marca roja en el pómulo.” ¡Juro que vi esto con total claridad! Vi el pelo de V lleno de pequeñas motas de nieve y su cabeza inclinada mientras intentaba encender el cigarrillo.

    3.“Levantó los brazos en un acto reflejo, más que dispuesto a partirle a cara al poli, cuando se encontró con la boca de Butch contra la suya.” Así es Butch, imprevisible *con ojitos de enamorada*

    4.“Maldito. Maldito mil veces ¿Cómo podía saberlo? Era lo que él hacía con sus sumisas. Ponerlas al borde del pánico con la promesa del dolor para acabar de someterlas por completo haciendo que ellas mismas le dieran permiso. La víctima aceptando el dolor de su propio amo. Sumisión absoluta.” Imposible explicar mejor QUÉ es la sumisión

    5. El momento en que están en la cama y Butch se despierta. V se piensa que lo trata con delicadez porque quizá cree que es ella… pero luego queda demostrado que Butch sabe perfectamente con QUIÉN está. PRECIOSO.

    6.Las jodidas 52 páginas de principio a fin.

    Aaah, espero que la cosita de la que hablas pueda estar antes de que te vayas de vacaciones… podría ser un regalo de cumple *silba* como el mío es el 6 de agosto… *silba un poco más*

    Un beso enorme! Pásalo bien en vacaciones, te las mereces! Mucho protector factor 50 y una sombrilla para ti sola… quizá también un sombrerito de paja y nos ahorramos el rojo gamba

    • ¡¡Holaaaaa! A ver, ayer te estuve mirando el libro que te quería enviar con las armas medievales, pero pesaba 64 megas =.= Así que te estoy escribiendo yo la lista e intentaré mandarte sólo las páginas con las ilustraciones, ¿Vale?

      ¿52 páginas? ¿Seguro? ¿No será que le pusiste cuerpo 16 o algo así? *sonrisita ovejuna* Bueno, mi marido me ha dicho que, cuando acabe el fic, me componga una portada (ja, como si supiera), que lo llevará a encuadernar e imprimir como hizo con “Rosa de sangre”, siempre que pueda ahorrar porque vale una paaaaaasta. Lo que pasa es que sólo podrá imprimir un ejemplar, pobre hijo. Lo que sí podré hacer será enviártelo en .pdf, con la configuración como si fuera un libro.

      Sí, Butch ha tardado en despertarse pero cuando lo hace, sálvase quién pueda. Una vez aclarados sus follones mentales y decidido sobre lo que quiere es como un tren: no hay quien lo saque de los raíles, ni siquiera V.
      *choca los nudillos con el poli* Me alegro que pienses que primero tenía que ser duro para que luego pudiera ser tierno, aunque, al respecto, es una situación en la que V aún no se siente cómodo, pero ni loco se habría dejado sin la escena del Escalade primero. Al menos, es como lo veo.

      Uy, la escena del pasillo me hubiera encantado verla por una webcam a mí también *apoya la barbilla en las manos, con el mismo aire soñador que Daggher* Si es que estos dos desprenden calor, coño…

      A la peketroika la veremos en la parte 1 del capi 7, tendrán una escena bastante larga.

      *se lee la selección de escenas* Bueno, si puedo opinar, por diversos motivos me quedo con la 2 y la 5. La 2 porque yo también vi a V apoyado en el jeep intentando encender un cigarro contra el viento y la nieve,como si fuera de carne y hueso. Y la 5 porque sella definitivamente dónde está el corazón de Butch *se abraza al poli, llorosa*

      Uy, creo que hay epidemia de cumpleaños entre principios de agosto y final de septiembre^^ El mío es el 24 de agosto. Pero creo que sí, la “cosita” sorpresa estará unos días antes qeue el tuyo *mueve las cejas*

      ¡¡¡El rojo gamba no me lo ahorro ni con sombrilla y factor 50!!!! Sólo pensarlo, me encojo, aing… Eso si, si no te importa creo que pasaré del sombrerito de paja y me cogeré mi gorra de los Boston Celtics, con trébol y todo, mal que les pese a V y a Butch *corre a esconderse cuando los dos le tiran una lata* XDDDDDDDDDDDD ¡¡Besoteeeeees!!!!

  9. No puedo hablar y escribir menos! He gritado, he llorado -sin lagrimas-, he sonreído, he saltado… Y cuando deje de temblar te escribo un largo y digno comentario….

    • *envía caja de InfuRelax y abundante helado de chocolate* ¡Con saber que te ha gustado me conformo, mujer! *le pone un dedo en el brazo, como a los muelles, para que deje de temblar* 😀 ¡¡Besoteeeeees!!!

      • Gracias lo muelles fueres fructuosos pero he de admitir que mejoré por la helado de chocolate. Bueno por supuestísimo que me ha gustado, lo he adorado!!! Soy tu fan incondicional!!

  10. CaminoalAlba Says:

    ¿¡DECEPCIONARME?! ¡¿ME ESTÁS TOMANDO EL PELO, VANECAOS?! -Sorbe por la nariz, temblando y gimoteando- Si me la he pasado de maravillas leyéndome el capítulo. Haber, por no decir que me tardé alrededor de 20 minutos abriendo la página, porque la emoción me bloqueó la mente. Estaba gritando en silencio (antes de leer) super emocionada. Y cuando abrí el FF…..No pude seguir. Estaba parada, así que me tomó otros minutos bajar la barra…

    Y más aún, seguir leyendo. Cada palabra era un maldito puñetazo en la mandíbula, lo juro. Me pillaba de sorpresa y tenía que darme un tiempito para respirar. Porque estuvo GENIAL. Al final me calmé y tuve que dejar de moverme en la silla, super hiperactiva, porque mi mamá ya me estaba viendo raro. Al final lo terminé en una hora y media, luego lo volví a leer, y luego lo volví a leer…Y gracias a Dios que estoy de vacaciones, porque me dormí más o menos cuando comenzaba el alba. Y en estos momentos pienso ir y leérmelo de nuevo porque, joder, este fic es uno de esos que, aunque lo leas una y otra y otra vez, no te aburre. Imagínate que cada capítulo me lo he leído unas 4 veces. Sin contar las veces de las partes calentotas (calentitas mi culo, no tienen nada de ‘itas’).

    En fin, lo que quiero decir es que fue LO MEJOR. Vale, me molesta un poco que te vayas de vacaciones y que no podamos leer nada durante esas semanas….Pero te mereces ese descanso y mucho más, disfruta tus vacaciones y que sepas que te estaré esperando para cuando vuelvas.

    Por cierto, me arrancó una sonrisa lo de míomíomío, aunque en ese momento estaba acalorada y super histérica.

    Ya sabes, a descansar y a alejarse del internet (vaya castigo, en realidad) ¡Cuídate y, aunque ya lo sabes pero no lo aceptas, ERES LA MEJOR!

    Quinn…Luego me preocupo por él.

    • *carcajada* Vale, lo de “Quinn…Luego me preocupo por él.” no tiene precio 😀 ¡No, no te estoy tomando el pelo! Cuando me peleo a muerte con un capi, como me pasó con este, me encallo durante días, empiezo a escribir pero no fluye, lo borro, vuelvo a empezar, vomito 35 páginas de una sentada, luego escribo otras escenas, empalmo, pulo y cambio 25.000 millones de pares de veces al final no sé ni lo que leo. Las letras se me hacen un gurruño y soy incapaz de decir si tiene un mínimo ritmo, si es coherente o quién está encima de quién. Así que dependo totalmente de lo que vosotras opineis porque yo acabo con la cabeza piándome pajaritos.

      ¡¡Me alegro de que te guste y de que hayas disfrutado releyéndolo!!! Sí, la verdad es que en vacaciones no tengo tiempo suficiente como para concentrarme en escribir cosas tan complicas (para mí lo es) como este fic. Así que prefiero no decir que actualizaré y luego estresarme yo sola porque veo que no puedo. Os colgaré alguna cosa dentro de unos días, eso sí…

      ¡¡¡SÍ, UNA SEMANA SIN INTERNET ES UN CASTIGO DIVINO!!!!! Ale, ya me he desahogago. Estaré sin conexión del 7 al 14 de agosto pero el resto de los días sí que tendré Internet *hace acopio de tila y de crema protectora solar*

      ¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuchas graciassssssss y felices vacaciones para ti también!!!!!!

  11. Daggher Says:

    Ay, mierda, con toda la emoción se me olvidó decir que me ha gustado el modo en que has enlazado la conversación que Butch tuvo con Marissa con la conversación que estaba teniendo con V. ¡Un puntazo!

    • ¡¡Gracias!!! Esa fue la parte menos complicada del capi. Es como si Butch y Marissa tuvieran necesidad de escupir todo lo que llevaban dentro^^ Para compensar al maldito mil veces de V, la mare que “·$·%$%&$&%&

  12. *blanx esta haciendo los planos para una estatua para Vane…*
    Madre mia del amor hermoso….stoy sin palabras…*le caen unas lagrimitas* ha sido PERFECTO, como debia ser…

    No se por donde empezar…la verdad, por la espera me lo volvi a leer todo para empalmar….y no penseis mal….*silva* con lo que nos tenias preparado…en este caso yo me he enamorado de los dos…aun mas…como te dicho antes, es lo que tenia que ser…i Butch…OMG!!! esa escena del coche…la veia como en una peli, que calenton!!!

    Lo que te dije en algun otro comentario que me gustaban tus peleas, porque son reales, en el sentido que los “buenos” salen heridos, no es todo de color de rosa y menos con los Hermanos, el que algunos sean heridos y de gravedad temiendo por su vida, eso hace que te des cuenta que no son intocables…tengo que digerirlo porque vamos …tengo un nudo en el estomago…

    en este caso no tengo nada malos que decir…creo que has reflejado lo que es cada uno, y porque son así, como se comprenden, como se toleran…PERFECTO, y ese despertar…jolines!!! esq se lo merecen despues de todo….*suspira* se lo merecen…ufff no se que mas decirrte!!

    A valido la espera pero vamos, seguro seguro…

    un besazo enorme!!!

    PD: has conseguido poner en palabras todo, todo ….increible!!! *llora y rie a la vez*

    • ¡Hola! *risita* ¿Pensar mal, yo? *pone cara de angelito* Nunca, mujer, nunca, para nada…

      Muchas gracias, me alegro de que hayas “visto” la escena del Escalade porque yo la tenía justo delante de las retinas y.. guau *enciende el botón del ventilador* Ahem… sí que se merecían lo del final, ¿verdad? Tenía la sensación de que, si no acababa así, el capítulo entero era una especie de mentira. No sé si me explico.

      Oh, sí. Guerreros=guerra=sufrimiento=sangre. Almenos, para mí. Nada de guerreros=alguna que otra escena con restrictores= nos creemos que viven en tensión. No sé, echo de menos más hostias y tiroteos en los libros. Supongo que, como es novela romántica… Aunque, con los pocos Hermanos que son, me parece que si la Ward llevara a los restrictores como una organización de malos de verdad, no un puñado de gilipollas que no saben trabajar en conjunto, ya no quedarían vampiros.

      ¡¡Gracias otra vez y siento la espera hasta el capi siguiente!!! ¡¡Besotes!!!!

  13. Vane!!!!, eso no se hace *mirándole con los ojos enrojecidos*, ya no voy a confiar más en ti. Comiendome los dedos (ya no tengo uñas) esperando que llegue el jueves (y además rezando por si podías adelantar y subirlo el miercoles) y lo subes el martes, ¡¡¡ y lo que es peor, yo sin enterarme !!!!.
    Que cuando hoy he visto que habías actualizado casi me da algo… y luego al leerlo ¡¡¡vaya!!!, me ha dado… *dudando entre llamar a urgencias por la taquicardia y el ahogo por la llorina, o a los bomberos por la calentura*
    Esta genial, que no te quepa ninguna duda, ha sido un capitulo espectacular, con las dosis necesarias de agresividad, sangre y sexo. Me has llegado al corazoncito *limpiandose las lagrimas con los dedos, mirando el montocito de kleenex arrugado que tiene a su derecha*.
    GRACIAS, GRACIAS….

    • ¡¡Hola!!! Ay, lo siento, la verdad es que yo no creí que fuera a poder actualizar el martes. Como mucho, mucho, pensaba que, si me avanzaba, sería para el miércoles, pero al final la cosa salió más fluida de lo que creía (para compensar los dolores de cabeza que los dos hijos de p*** me habían dado antes).

      *manda más kleenex* Yep, me alegro de que te gustara, no era precisamente un capítulo dulce pero, eh, son Hermanos, ¿no? *guiña un ojo* ¿Qué se puede esperar de un par de cavernícolas como ellos? *recibe una pedrada en la cabeza de alguien con un bate de béisbol en la mano* ¡¡Capullo!! *agita el puño, indignada*

      ¡¡Besotes!!!

  14. Yesenia Says:

    Hola vane!

    Como siempre me encanto!!!!
    Soy de las agonias q se lee los libros de una sentada y la espera por el final me maaaata!!!!
    Pero me encanta tu manera de escribir, me tomare un par de valerianas, respiro hondo y paciencia!! como decia mi abuela; “lo bueno se hace esperar, niña!’
    Q disfurtes mucho del verano, de la familia y te esperamos con mas fuerzas y recuperada de migrañas para septimebre!!

    Muchos besitos

    • ¡¡¡Holaaa!!! Ya somos dos. O lo éramos. Antes de tener niña, cuando tenía tiempo libre, era de las que pegaban el culo al sofá con cola y me olvidaba hasta de comer hasta que me acabara el libro que tenía entre manos^^ Ahora me duran una agonía, para mi tormento *suspira*

      ¡¡¡Muchas gracias y haremos lo posible por sobrevivir al verano!!! Eso sí, creo que colgaré alguna cosita dentro unos días 😀

  15. Chicas, muchas gracias a todas por vuestros comentarios. Os respondo una por una mañana, ¿vale? Después de acostarme a las mil ayer estoy muerta, así que voy a reptar a sobar… ¡¡Nos leemos mañana, sois grandes!!!

  16. MaRe-CuSaKu Says:

    Dios, por donde empiezo; no lo se.

    son tantas cosas las que quiero comentar,
    primero casi me da un shock, o mas bien me dio, cuando me hablaste y me dices que estabas a punto de colgar…estaba en la “linea” con V y casi le atasco la ventana con tanto grito, jajajaja

    y luego cuando empece a leer, fue como ke DIOS BENDITO; casi me caigo de la silla, no dejaba de enviarle parrafos a V…hasta que amenazo como diez veces con matrme que cedi de mi molestia, jajaja

    Osea, Butch en todo el explendor de Macho Vinculado, pobre de Phury, jajaja expectaculo gratis, dios como rei con eso, y la cara del doggen.. bueno ke decir y ya empezaba con lo del aire acondicionado…dios imagino lo que debe ser dar tu vena, jajajaja

    Z, mi cielo; si un zadico de primera, pero el francotirador se lo merecia sin duda, tratar de quitarle a su gemelo…es imperdonable. La duda de Phury, imgino yo ke aun no lo asimilaba, jajajjaja

    Butch iria a limpiarse el cuello….y otras partes, dios, jajajaja Pobre de el, como si le gustara dar expectaculos, jajajja

    Los heridos..bueno quien no salio herido; si no fue fisica, fue animicamente.
    Quinn todo desangrado, Blay sin poder hacer nada..dios porke no diste noticias de ellos ???

    V de testarudo queriendo largarse de inmediato…tipico de el. Raghe hablando seriamente…eso fue nuevo, la vdd no recuerdo si ya lo habia hecho.

    Y luego el secuestro…OMG…me puede secuestrar a mi??? jajajaj…espero no lea esto

    Si yo tambien estaba listo para los golpes y ZAZ…ke lo besa, jajajaja…y luego lo golpeo, es ke V lo provoca, si yo na mas porke serian como cosquillas para el, pero ke si no, jajjaajajaja

    en fin, esa lucha…dios estaba imitando los movimientos, casi me caigo de la silla, jajjajja

    pura fuerza bruta *baba* ok…dejo de delirar.

    lo ke paso dentro del Escalade…ke te digo. El poli solo complacia a SU pareja, *suspiro largo y tendido*

    hay una parte ke creo ke no esta bien…porke si V esta atado…como agarra al poli para acercarlo a el??…a lo mejor no entendi esa parte.

    A ver si me sigues el paso???……….muero bien morida, como se van a seguir el paso…dios si ke puede haber pasion y luguria y….*baba* entre dos machos, jajajjajaa

    Ke es lo normal???…………cosis V, lo puedo a apachar ???

    Y mi poli lindo Ke me lo abraza *mas de esos suspiros*

    Phury envidioso….dios por un segundo crei ke los encontrarias en plenos “arrumacos”, jajajaaja; pero no, todos lindo abrazaditos…no puedo estar yo enmedio, jajjajajaja
    ke se nos va a sacrigicar….hace bien, el sacrificio se recompensara, jajajaa

    V..todo inseguro de la situacion…eso me recordo a alguien ke a pesar de ke lo ve no lo cree, jajajaja como puede pensar ke despues de ke el poli le hizo el amor….va a pensar en alguien mas…lo asesinamos????

    mi poli *suspiro*….respondiendo a su macho….AAAAAAAAHHHHHHHHHH !!!!!!!!!!!!!!! y V bien sacrificado, jajajajajaja….

    insisto no puedo estar entre ese par, jajajajaja

    Nota: V…mas te vale no joderme luego con esto….te asesino !!!!

    Espero no se me haya pasado nada, jajajaj….si no pues dejo otro post 😛

    Me aclaras mas esas sospechas tuyas ke me dijiste en el Face plis!!!!!

    Saludos a tu preciosa enana 😉

    El sabado habra una mega sorpresa en la PAGINA…espero disfruten

    • ¡MAre!! Ay, chica, siento el contestarte, a ti y a todas. Me he pasado dos días con el cerebro fundido con estrés posttraumático, ataque de faena y ayer se nos escoñó el ordenador de casa =.=

      Bueno, bueno, ya veo que Butch estaba un poco incómodo en el FAce con el capi. Me encantaria saber qué opina V al respecto, mmmm…

      *risita* Ya, bueno, a Butch no le gusta dar espectáculos pero creo que es de esos que, cuando está seguro de algo (o de que quiere esatr con alguien, como sería el caso), se la suda lo que opinen los demás. Si les tienen que ver juntos, que les vean y al que no le guste, que se joda.

      De Qhuinn y Blay no di noticias porque ¡¡ya no me cabían más cosas en este capi!!! XD Y porque se merecen una escena más o menos larga, así que pensé que les haría más justicia si lo dejaba para la parte 1 del capi7.

      Efectivamente, por sangriento que fuera, lo que hizo Butch fue darle a V lo que necesitaba. Y tienes razón, había un error en el capi: V no podía coger a Butch del culo porque estaba atado, se me fue la olla pensando en lo que V querría poder hacer. Ya está corregido, tanto aquí como en FF.

      *sonrisa tierna* Exacto, los de V era que no se creía que aquello fuera real, por eso la inseguridad de pensar que el poli podría estar pensando en ella. Es una situación en la que Vishous no está acostumbrado a desenvolverse, menos que Butch.

      Mmm… mis sospechas es que V y tú hablais MUCHO por el Face. ¿No habrá algo por ahí que no me has contado, eh, eh?*guiña un ojo* Ya quiero ver esa sorpresa que dices para el sábado. Yo estoy preparando una para dentro de unos días 😀

      ¡¡¡Besoteeeeeeeeeeeeeees, cieloooooooooooooo!!!!!

      • Quería decir “siento el RETRASO en contestarte” =.= Escribo tan rápido qu eme como palabras…

      • MaRe-CuSaKu Says:

        Tus sospechas son bien hechas, asi es me la paso molestando a es HDP casi todos los dias…pero en lo que resulto…uff, lo odio ahora, a ver ke hace para redimir sus culpas.

        Si V, ya se que leeras esto….¿Como redimiras tus culpas?

        Espero te guste lo de mañana 😉

        Saluditos (K)

  17. Jennyvamp Says:

    OMFG!!!!!!!!!

    No puedo creer lo que lei… estoy en puto shock en estos momentos… es la tercera vez que me leo el capitulo y todavia estoy OMFG… pero en fin

    Vane, mujer que gran capi… te las mandaste cada palabra que pusiste me ponian mas con los pelos de punta y el estomago lleno de nudos por los nervios de lo que iba leyendo.

    1.- Para empezar la escena de cuando Butch encuentra a V de esa forma… todo mal y maltrecho y casi muriendose. Mierda estaba con un ataque ya sabiendo como sufria.

    2.- La escena donde V bebe de la vena de Butch… wow primero de la muñeca y ver como se va poniendo duro *moviendo las cejas* Si yo fuera macho lo entenderia un monton. Ufff *abanicandome con un tornado por el calor* Y cuando lo agarra por las solapas para beber de su cuello y sus instintos de macho vinculado lo hacen pedir permiso me mato… era como RAWR!! macho ama a macho… *carcajada*

    3.- Phury y el doggen viendo la escenita esa *moviendo las cejas picaronamente* hubiera pagado por ver sus rostros, te juro que si… pero hibiera pagado aun mas por ver a V bebiendo de Butch y verlos moverse con la cadencia de el sexo… *al lado del tornado para que me tire mas viento*

    4.- La conversacion con Marissosa… fue genial en especial cuando ella le dijo que le daba envidia ver como el poli se comportaba con V… que se notaba mas feliz, mas libre… Fue de verdad una buena conversacion, que buena excelente *me levanto y aplaudo hasta que las manos quedan rojas*

    5.-La pelea y me refiero a ambas la parte… primero en la sala de urgencia… dios que gran hijodeputa es mi V (aunque por eso lo amo con mas locura) tratando como a la mierda a Butch despues de todo lo que el poli habia echo por el. Esa frase de “¿No tuviste suficiente y buscas una segunda ronda?” que cabron mas exquisito puede llegar a ser *mirando de un lado a otro esperando que no se note que amo a pesar de todo a mi V* Despues la segunda pelea… ese beso del poli y despues el puñetazo (me recordo a algo que yo hice) esa parte que manera de ponerme nerviosa… como se agarraron a puñetazos y patadas dejandose todos mal herido… Wow!!! despues lo que le confeso Butch y despues V… mierda es que no daba mas con las putas tripas enredadas de los nervios…

    6.- Oh dios!!! *poniendome dentro del tornado y aun asi abanicandome* El sexo en el escalade… uff!!! mujer me destrozaste y me desgarraste a mi V… el pobre no se va a poder sentar en unos cuantos dias por como se lo hizo Butch. GRANDE POLI COMO DOM!!! El poli, OMG poli dominador… dominando al SR DOM… Si me pongo a describir todo este post no se terminara nunca… pero la parte de la mamada con los colmillos??? quede QUIERO UN PAR DE COLMILLOS YO TAMBIEN y las correas?? demonios!!!

    7.- Solo una cosa mas en la parte donde estaba amarrado no se si soy yo pero creo que equivocaste al poner que V le agarraba el culo para que lo penetrara mas cuando estaba amarrado… bueno eso

    En fin mujer fue un tremendo, excelente capi… y mejor no sigo diciendo mas que el post te va a ocupar todo *carcajada*
    Ahora me voy a leerlo otra vez que hasta en el movil lo tengo para leerlo

    Te dejo un besazo enorme mujer y me dara pena que no subas nada hasta agosto… por lo menos se buenita e intenta subir algo para mi cumpleaños (29 de agosto)

    JENNYVAMP

    • ¡¡Holaaaaa!!!! Arf, dios, voy a intentar contestaros a todas, perdón por el retraso. Empezando por el final: tienes toda la razón, había un error cuando decía que V cogió a Butch del culo. No podía, porque estaba atado ^^; ¡¡Ya está corregido, perdón, perdón, perdón!!!

      ¡¡Me alegro de que te gustara el capi!!!! Todavía estoy bajando los nervios de escribirlo, te lo juro. ERa como notar los ojos de V en el cogote diciendo “eso no me gusta, lo quiero así” *gruñe*

      *Carcajada* Macho ama a macho, pues sí. Y V podía estar muriéndose pero no iba a hacer de Freddy Krueger con Butch sin su permiso, jamás. La base de la relación de estos dos, tal com lo veo, es el respeto. Um, yo también habría pagado por ver esa escena., Espera, mejor aún, habría pagado por hacer de donante de V.

      ¿Te gustó la conversación con Marissosa? Bueno, a partir de ahora queda fuera del fic, así que ya podemos respirar todas tranquilas *risita* Aunque creo que Butch y ella siempre tendrán una relación especial y seguro que se van a cenar de vez en cuando. Lo cual espera que me está dando idas de cómo tendría que hacerse perdonar el poli cuando volviera a la Guarida…

      ¿Por dónde íbamos? Ah, sí, Marissa. Es que está claro la diferencia de cómo se comporta Butch con ella y con V. Es una de las cosas que me hizo torcer la nariz cuando leí su libro, pensé “joder, este no es el poli”.

      “Qué cabrón más exquisito puede ser V” Amén a eso *pone mirada soñadora, esperando que no se le note tampoco que se muere por los huesos de Vishous. Para nada*. ¿Tú hiciste algo parecido? Joder, tía, qué miedo 😀

      *carcajada a escondidas de V* Puedes estar segura de que V no va a poder sentarse en cierto tiempo. Veremos algo de eso en el siguiente capi. Además de que parece que le haya atropellado un camión, lleno de marcas por todas partes ¿No quería caldo? Toma dos tazas. NUNCA provoques a Butch. *revolcándose de risas* ¿Una mamada con colmillos? Sospecho que para que le guste a algún tío: A) tiene que ser masoquista B) es un vampiro, en cuyo caso saldríamos todas corriendo en su busca XDD

      ¿Quién ha dicho que no subiré nada hasta después de agosto? Dije que no actualizaría ESTE fic hasta después de agosto^^ Pero estoy preparando una cosita más breve que podré subir la semana que viene. ¿Una pista? OJos de distinto color 😉

      ¡¡Besoteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeees!!!!

  18. Sandy Says:

    Enhorabuena!!!Te ha salido un hijo precioso!! jajaja. Antes de ponerme a comentar el capitulo he de decirte que disfrutes muchisimo de tu vacaciones que te las mereces y sobre todo después de esta última creación tuya. La verdad estoy casi sin palabras pero como tú haces el gran esfuerzo de escribir y escribir considero que te mereces lo mismo.

    Simplemente conmovedor. La lucha entre V y Butch, la rabia y la frustración, has hecho que los sentimientos de esos dos tarados salgan de la pantalla y me hagan hervir a mi. He estado todo el capitulo conectada con esos dos, cada golpe parecia que lo daba y lo recibía yo (en el buen sentido) porque eran completamente reales. *me sopló los nudillos que en este momento estan rojos por un puñetazo que no pude reprimir, la mesa esta como sino lo hubiese hecho nada*

    Y luego la escena Escalade…ains madre creo que voy a necesitar meterme a la nevera para bajar mi temperatura *Abro la nevera para ver si quepo por algún sitio, mierda, la sandia ocupa el mejor sitio* Todo lo que V necesita, tú lo entiendes y se lo das *aunque a algunas nos fruste tanto que dan ganas de matarlo, bufo por los orificios nasales* Y lo mismo con Butch. Has conseguido una escena…que como he dicho sin palabras y no quiero estropearla intentando describirla.

    Que sepas que se te va a hechar mucho de menos. Pero disfruta mucho tus vacaciones, que repito que te las mereces. Toma mucho el sol, pasalo muy bien. Y cuando vuelvas aquí estaremos todas esperandote.

    Un beso!!!

    • ¡¡Hola!!! *acunando al capi impreso en papel, enrollado y con un chupete* Joder, ahora que ya tengo una hija criada, me sale otro 😀 ¡¡Lo siento por tus nudillos!! Había mucha rabia y mucha frústración por ambas partes y, como los dos son guerreros, está claro cómo la desfogan *suspiro*

      *quita la maldita sandía de la nevera para hacerle sitio a Sandy* ¿Mejor? 🙂
      Sí, creo que V necesitaba eso, es su manera de superar sus propios traumas. Porque, claro, una charla con un psicólogo sería demasiado pacífica… Eso sí, V siempre será V y sus gustos son sus gustos, así que Butch va a tener que ir aprendiendo a hacer nudos sin cargarse los cinturones si quiere estar con él. Estoy negociando algo con ellos al respecto pero de momento hacen ver que no me oyen *los mira con las manos en las caderas*

      ¡¡Muchas, muchas gracias!!!!!! La verdad es que necesito un “break” mental de estos dos, porque me han dejado frita…

  19. ..despues de leer el último libro de la la HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA, me ha quedado en la mente la pareja de Qhuinn y Blay, soy hetero, (cosa que no viene al caso), sin embargo, aprecio las demostracionaciones de amor en todos los aspecto, y si el sentimiento es fuerte, esta bien si se demuestra, total, la flor sigue siendo flor no importa como le llames. el punto es que como no he podido olvidar la trama del libro busque en internet si a alguien se le habia ocurrido la brillante idea de sacar un fit de ello, y tú que apareces!!, una muy muy agradable sorpresa!!!. eres genial escribiendo, muy coherente, y logras transmitir las sensaciones de manera (casi) real!!, mil felicitaciones y espero continuar leyendo cosas escritas por ti!!! besazos desde venezuela!!!

    • ¡¡¡¡Holaaaaa!!!! Bienvenida por aquí y disculpa el retraso en contestarte, he tenido unos días como de infierno. Firmo todas y cada una de tus palabras, “la flor es flor no importa como lo llames”. Pasión es pasión da igual si son tíos, tías o un mix. Y yo también soy hetero, pero creo que los gustos no tienen nada que ver con apreciar los sentimientos de las personas.

      *risita* La pareja Qhuinn-Blay me parece que la tenemos todas en la mente, con ganas de sacudir a Qhuinn por el cuello hasta que las dos neuronas que tiene le hagan conexión^^ Tengo pensado ponerme con un fic de ellos dos cuando acabe con éste, allá por finales de septiembre, calculo. Pero, si te apetece, pásate por aquí más o menos la semana que viene que puede que encuentres algo *guiña un ojo*

      ¡¡¡Besazos para ti también!!!!

      • diosssss…primero, gracias por tomarte el tiempo para respondernos!!!!!!….gracias por iluminar las de por si imagenes mentales que nos envias con tus comentarios al margen (sonrisas, gritos, suspiros y demas), eres muy descriptiva y me encantas por ello. espero que en tus vacaciones la estes pasando fenomenal…cuidate, por aca esta cuadrilla de fieles admiradoras esperaran por ti, ansiosas y apretandose las manos, revisando constantatemente el ordenador!! asi que libera stress, relajate hasta sentir la tenue brisa..por que aun queremos mas de tiiii!!!…CUIDATE MUCHISIMOOO!!!

  20. Georgia Says:

    Bueno Vane, no se cómo explicarlo… leer lo que escribes realmente me traslada, me sumerge, es increíble lo que me transmite. Creo que este es el giro más perfecto de la historia. Deseo que las personas puedan amarse, sanarse y protegerse mutuamente. Esa es la sensación que me deja tu relato: el renacimiento, la recostrucción de dos almas atormentadas… Bueno, me puse por demás de sentimental ¿no? pero es que me encantó!!!! Gracias por tu esfuerzo y por tu generosidad!
    Un gran abrazo

    • ¡¡¡Holaaaaa!!!!! *se lee el comment y se le ponen los ojos acuosos* Es justo, justo como tú dices. No habría podido explicarlo mejor: renacimiento y reconstrucción de los dos. POr eso lo titulé Amantes redimidos, creo que es un concepto que se aproxima a lo que tú dices. Tanto V como Butch consiguen redimirse del concepto que tienen de ellos mismos, esa es la idea.

      Mierda, ahora me he puesto sentimental yo, joder…

      ¡¡Me alegra de que te gustara!!! ¡¡¡Un enorme abrazo de vuelta!!!

  21. jeciga Says:

    VANE …Me e quedado sin palabras lo mejor de lo mejor creo q asi tenian q terminar juntos pero bien juntos declarando todo a los 4 vientos ….
    te felicito de todo corazon ya q me facino tanto q no puedo esperar para el final …

    • ¡¡¡Hola!!! Pues sí, V y Butch bien juntitos. De hecho, en los libros YA lo están… el único problema es que en camas separadas…. ¡¡¡Grrrrr!!!! ¡¡Muchas gracias!!!! El capítulo final irá para el mes de septiembre, después de que descanse de estos hijosdep*** durante agosto^^

      ¡¡¡Besoteeeeeeeeeeeeeeeeeesss!!!

  22. Hola hermosura! Todavía no he podido leer esta tercera parte, aunque si no pasa nada este finde me pongo con el e-book que me ha dejado una amiga y en el coche de camino a Sevilla me lo leo.
    Supongo que este no es el lugar pero quiero decirte que durante estos días me he leído Rosa de Sangre y, aunque no tenía ni idea del manga del que te has inspirado, me ha encantado y no he tendio la sensación de que estaba perdida en la historia. Debo felicitarte una vez más por lo bien qe sabes transmitir las emociones de loos personajes.
    Ah! lo mejor de lo mejor: “Empalada. De golpe.” , esa parte donde Kaname le anula los sentidos metiendose en su mente y solo lo siente y huele a él es absolutamente genial.
    Por cierto, no habras considerado seguir con la historia de Aido y Yori, verdad?, o si?. Me encanta esa pareja, Aido es una caña y Yori es su alma genela.
    Un besazo y ya te contaré sobre AR.
    PD: Ya tengo a dos amigas más (amantes de HDN también) enganchadas con tu fic.

    • ¡¡¡Hola, Nina!!, Ala, ¿te has leído “Rosa de sangre” sin haberte leído VAMpire Kinght¿ ¿Las 900 y pico páginas del fic?

      O.O

      Bueno, es una hsitoria muy distinta a ésta, más… infantil, creo. Se nota mucho que los personajes son adolescentes y los de este fic son adultos hechos y derechos, aunque le tengo mucho cariño a “Rosa”. *risita* Oh, vaya, ese lemon fue difícil de escribir, créeme. Intenté imaginarme qué se sentiría con alguien metido en tu mente y sólo dos de los cinco sentidos y casi me cortocircuito el cerebro =.=

      En principio, tenía previsto escribir la historia de Aido y Yori, sí. Era una pareja a la que tenía mucho cariño, pero no te engaño: no me gusta nada cómo ha ido evolucionando el manga. De hecho, he perdido por completo el interés en la historia, lo cual hace que mi inspiración para dedicar todo mi tiempo libre a escribir fics basados en ese manga desaparezca de golpe. Se requiere mucha inversión de tiempo y esfuerzo para escribir historias, así que escojo las que realmente me motivan. Y, entre Aido y la Hermandad de la Daga Negra… *silba*

      Ups, dale recuerdos a tus amigas, pues, y agradéceles que se lean “AR” de mi parte, ¿vale? ;D

      ¡¡¡Besotes y espero que el capi te guste cuando tengas ocasión de leerlo!!!

  23. ains, que cosa mas linda!!!!!! me encanta, eres una genio, un as, una reina maga, una diosa… te adoro!!!!! muakssssssss…

    me ha encantado, es tan tan tan bonito!!! bueno, ya se que empezaron a hostias, pero es que el final ha sido tan de cuento de hadas que me ha dejado sensiblera. *lagrimilla deslizandose*

    gracias gracias gracias

    besos
    ere

    • *Carcajada* Hosti, hay que ser una panda de frikis como somos todas nosotras para encontrar linda esta sarta de palos ^^ ¡¡Pero te entiendo!! En el fondo… es tierno *Sonido de pajaritos* Sí, sí, lo es, porque se dan lo que necesitan. así que, en cierto sentido. es… tierno. Er, ya nos entendemos.

      Tocaba un final relajado para variar, ¿no? :DDD ¡¡Así no me amenazabais con matarme justo antes de las vacaciones!! ^^

      ¡¡De nada, de nada, de nada!!! Ha sido un (masoquista) placer;D

      ¡¡Besotes!!

  24. Leliel Says:

    Bien, lo leí por Fanfiction pero nunca esta demás decir cuanto me gusto… claro que también te dejé comentarios en el facebook… y bueno, dije “quizás no es mala idea dejarle un comentario en el blog”

    El fic completo lo leí en dos días, abandoné a medias a hijos y marido, y mientras hacía cosas leía.
    Te juro que me encantó.
    Me gusto mucho como captaste a cada personaje. Como creaste las escena de tensión entre ellos. Como los hiciste sudar hasta el punto de querer matarte porque quería que las cosas pasaran de una buena vez… pero juro que valió la pena la espera.
    Morí de amor cuando Vishous tocó a Butch por primera vez, también me encantó como Vishous permitió que Butch lo tocara a él.
    Lloré y me reí como loca con cada capitulo…

    Realmente es muy bueno… y espero seguir leyendo mucho más de ti. Tengo preparados litros de tilo a la espera de que actualices… mientras tanto puedo releerlo unas cuantas veces más, sobre todo los dos últimos capítulos *saco una barra de hielo del congelador* sip, voy a volver a releer esas escenas…

    Muchos besos!

    • ¡¡¡Holaaaa!! Perdona por haber tardado tanto en contestarte. Actualmente estoy de vacaciones en un bungalow y estoy conectada por wi-fi en un PC de 7 pulgadas. O.O o sea, como estar en las trincheras con dos velas en el casco rogando por que no se cuelgue.

      *risa* Ah, sí, conozco esa sensación de abandona a marido e hija cuando te quedas enganchada con algo. A mí tiende a pasarme con libros y con alguna serie 😉

      Me alegro de que te haya gustado. Si, ya sé que el primer lemon completo se hizo esperar pero la verdad es que no me imaginaba como en los pocos fics que he podido leer de ellos, que en el primer capi ya follan (con perdón). Creo que sobre todo Butch primero tiene que aceptar algunas cosas y, qué demonios, V también. He intentado hacerlo lo más “realista” que he sabido.

      En cuanto al próximo capi, y último, para primeros de septiembre, en cuanto se me seque el cerebro de tanto sol y piscina 🙂 Y luego me pondré con un Qhuinn-Blay.

      ¡¡¡Muuuuuuuuuuuchas gracias y un besote!!!!!

  25. Hola Vane^^!! *un abrazo de oso*
    Vale, yo se que no he pasado nunca a comentarte… pero de verdad ya no me pude resistir!! *sonrisa del gato de alicia* Eres un genio, por dios!!

    Me enoje enormemente cuando J.R. separo a mi duo favorito. Me moria de ganas de ver a esos dos juntos!!

    Amé “Amantes Redimidos” desde el primer capitulo! ¿Segura que no eres la Ward encubierta? Porque de verdad que bien entiendes a V y Butch. Esas escenas entre esos dos me matan! *me pongo frente al ventilador*

    No puedo esperar para que subas lo demas.
    Besos!

    • ¡¡¡Holaaaaa!!!! *devuelve el abrazo de oso con cuidado de no fastidiarse las quemaduras de los hombros* Nada mujer, no te disculpes, bienvenida y muchas gracias por hacerme llegar tu opinión 😀

      Sip, bienvenida al club de las que pillaron un ataque de rabia cuando este par tuvo su final políticamente incorrecto en vez del incorrecto pero totalmente apropiado (en mi opinión, claro).

      ¡¡Que no, que no!!! Que no soy la Ward, tú mírame: ni moñito con laca ni gafas enormes ni pedrusco en el dedo :p Entenderlos puede que los entienda, más o menos, pero es la hostia de difícil conseguir que cooperen y que hagan lo que quiero en cada capi, de verdad *los fulmina con mirada de señorita Rotenmeyer, manos en las caderas*

      El siguiente capi para septiembre, y luego atacaremos a Qhuinn y Blay porque si tengo que esperarme a que a la Ward le den permiso para escribir su historia con todas las XXXX que quiero que tenga, me comeré los muñones =.=

      ¡¡¡¡¡¡Muuuuuchas gracias y un abrazoteeeeee!!!!1

      • Si, debe ser todo un maraton conseguir que esos dos cooperen. *meneo la cabeza, resignada* Pero de verdad que lo haces maravilloso!!

        Sobre todo con V, que ahi que molerlo a palos para lograr que se exprese!! xD

        Vale, gracias!! Lo esperaré con ansias. Y veré la prueba que subiste de nuestro otro duo dinamico. *mordiendome las uñas* Que suspenso, mujer!!

        Un besoo y cuidate esos hombros!!*

  26. almasurfera Says:

    Nena, mis mas sinceras felicitaciones, estoy flipando en colores!!! Hacía mucho tiempo que no me enganchaba tantísimo!! He sucumbido totalmente al “ANSIA VIVA” que me consume cuando algun libro me atrapa de veras. Espero sinceramente leer algo tuyo publicado pero ya!! Estas segura que no eres gemela de la Ward?? si lee esto se va a poner muy celosa, ja,ja.
    Mil gracias, porque la verdad es que yo tambien tenía ganas de que Buch y Vishous se liberaran de una vez de esa tensión sexual no resuelta…y es que el tema de dos peaso de machos como ellos juntos…pues puede que a priori asuste un poco por los prejuicios y eso, pero obviamente estos chicos estan por encima de todo eso y has conseguido que resulte salvaje y violentamente espontáneo, no se si me explico…estoy a mil por hora, mas enamorada que nunca de ambos personajes…es lo que tienen los personajes de la Ward, que siempre te enamoras de cada uno aunque no creas posible que te vuelva a pasar!! pues tu has conseguido eso y mas, porque menuda intensidad!!! y las escenas de acción memorables, oyes, solo puedo felicitarte y animarte a que sigas: OLE Y OLE!!!

    • WOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOW, dios mío tengo comentarios traspapelados por media bandeja de entrada ¡¡¡POR FAVOOOOOOR, QUE ALGUIEN ME DIGA CÓMO SER MÁS ORDENADAAAAAAAAAAA!!!

      Yup, sorry por el momento autocompasivo.Noooooooooooo, no soy la gemela de la Ward. Yo pongo a V y Butch juntitos *risa de bruja mala de cuento* Mmmm… creo que tienen un punto explosivo estos dos y, si a eso le juntas que V es un grano en el culo para conseguir que manifieste emociones y que Butch es (en perfecto contraste) cabezota como una jodida mula, pues…. ¡¡PUM!! Explotan 😀

      ¡¡Me alegro de que te gustara, guapa!!! Un besote!!

  27. Melanie Says:

    Oh dios este capitulo a tenido de todo estoy que me voy a dar una ducha fria estuvo buenisimo ^^

    • 😛 Fue bastante intenso, sí, sobre todo esta parte 😀 Los chicos y yo nos peleamos cual gatos panza arriba. Cada uno quería una cosa distinta *risita*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: