“Amantes liberados”, parte 2 del capítulo 2, “Mentiras para alejarme de ti”

Argh, qué dolor… A ver esto ha tardado tanto por varias razones, la primera de las cuales es que AL es mucho más complicado que AR: salen más personajes, con muchos registros y situaciones distintas. La segunda es que metí el bonus de AR por medio y la tercera es que escribí primero la larga parte final de este capi. Me dejó tan triste que me costó días animarme a escribir el resto. También he estado bajita de ánimos estas semanas, así que no puedo hacer más que agradeceros de corazón por haberme dado ánimos y hecho reír, porque lo necesitaba^^;

En cuanto a cómo acaba este capi y lo que ocurre, dejadme que intente justificarlo. Creo que AL progresará de forma inversa a AR: mientras que V y Butch necesitaban tiempo para subiendo escalones en su acercamiento físico, Qhuinn y Blay necesitaban… estallar en ese sentido para luego poder ir dando pasos más suaves. Hay mucha tensión entre ellos, malentendidos, dolor, rechazos, amor reprimido… demasiado para una primera vez bonita, romántica y alegre y todos los ingredientes para un desastre emocional de primera magnitud.

ADVERTENCIA: Fic con calificación MA, escenas explícitas entre machos, blablablablablbalblaa… Eso^^

Tal como lo veo (ojo, opinión personal), creo que los chicos necesitan que las cosas detonen para quedarse tan exhaustos que puedan empezar a hablar con el corazón en la mano y acercarse el uno al otro con más esmero. Eso pasará en el capi 3 (junto con el primer combate masivo todos contra todos… madre mía). La idea es que con esta segunda parte del capi 2 acaba una primera parte introductoria al fic de construcción de tensión hasta el pico del final del capi (también de presentación y primeros movimientos de las facciones malas). Con el capi 3 empezaremos,  digamos, a desenrollar la complicada madeja de los sentimientos de los chicos y de la trama.

Tengo de tiempo para escribir hasta las vacaciones escolares (23 diciembre-9 de enero). No sé si podré sacar el capi 3 en ese tiempo, pero iré haciendo, ¿vale? Perdonad si no respondo rápido vuestros comentarios pero llevo un gripazo descomunal, así que ¡¡me voy a la cama!! Ya me diréis qué pensáis… Oh, y podréis reconocer cierta escena de la prueba de personajes 😉

Os dejo la prometida letra de “Lying from you”, la canción que da título a este capi.

“LYING FROM YOU” (“Mentiras para alejarme de ti”)-LINKIN PARK

When I pretend everything is what I want it to be (Cuando finjo que todo es como quiero que sea)
I look exactly like what you always wanted to see (Parezco justo lo que siempre has querido ver)
When I pretend, I can’t forget about the criminal I am (Cuando finjo, no puedo olvidar que soy un criminal)
Stealing second after second just cause I know I can but (Robando un segundo tras otro sólo porque sé que puedo, pero)
I can’t pretend this is the way it’ll stay I’m just (No puedo hacer ver que así es como seguiré estando, sólo estoy)
Lying to bend the truth (Mintiendo para deformar la verdad)
I can’t pretend I’m who you want me to be, so I’m (No puedo fingir que soy quien tú quieres que sea, así que estoy)

(Lying my way from you) (Alejándome de ti a base de mentiras)
No no turning back now (No, ahora no hay vuelta atrás)
(I wanna be pushed aside so let me go) (Quiero que me dejes de lado, así que déjame)
(Let me take back my life I’d rather be all alone) (Déjame recuperar mi vida, prefiero estar solo)
(Anywhere on my own cuz I can see) (En cualquier lugar, a solas conmigo, porque veo)
(The very worst part of you is me) (Que la peor parte de ti soy yo)

I remember what they taught to me (Recuerdo lo que me enseñaron)
Remember condescending talk for who I ought to be (Recuerdo las charlas condescendientes sobre quien debería ser)
Remember listening to all of that and this again (Recuerdo escuchar todo esto y aquello otra vez)
So I pretended up a person who was fittin’ in (Así que pretendí ser alguien que encajara)
And now you think this person really is me and I’m (Y ahora tú crees que esa persona soy realmente yo, y estoy)
(Trying to bend the truth) (Mintiendo para deformar la verdad)
Cuz the more I push the more I’m pulling away cuz I’m (Porque cuanto más empujo, más me alejo, porque)
This isn’t what I wanted to be, I never thought that what I said would (Esto no es lo que yo sería ser, nunca pensé que lo que dije)
have you running from me (Haría que huyeras de mí)
Like This (Así)

Para leerlo en Fanfiction.net: aquí

Para leerlo en el blog:

CAPÍTULO 2. MENTIRAS PARA ALEJARME DE TI. PARTE 2


Atrapados.

Breve titular.

Igual a: de mierda hasta el cuello. Blaylock tragó saliva con todas sus fuerzas.

¿Cómo puñetas iban a salir de aquel sótano?

-¡Abridla! ¡Vamos a bajar!- una voz masculina de acento hispano.

Muchos pies correteando, disponiéndose alrededor de la trampilla que era la única salida del sótano de aquel jodido edificio en construcción.

A su lado, Qhuinn se giró hacia él, con los ojos desorbitados, todo su debate amoroso adolescente de “Sensación de vivir” aparcado. Tenían a la poli humana a punto de pillarles. En un sótano con veinticuatro corazones humanos en jarras de cerámica. Y sangre de restrictor por todas partes.

-¡Vamos a quemarlo!- Qhuinn se desmaterializó de su lado y apareció junto al altar sangriento en un segundo.

-¿Qué…?

-¡Ayúdame!- el moreno volcó las velas que adornaban la mesa espeluznante, prendiendo fuego al trapo negro que cubría el altar y al póster de la pared.

Los polis tomaron posición alrededor de la trampilla.

Blay se desmaterializó al lado de Qhuinn cuando entendió lo que su amigo, más rápido de reflejos, pretendía. Sin entretenerse con sutilezas, estrelló contra el suelo tantas jarras de cerámica como pudo abarcar de dos manotazos. El fuego prendió rápidamente en los trapos y Qhuinn tiró varias velas sobre regueros de sangre de restrictor; la mierda era como brea, ardía al instante.

Un estrépito metálico rebotó entre las paredes del sótano.

-¡VAMOS, VAMOS, VAMOS! ¡BAJAD!- otra vez aquella voz de acento hispano. Ladridos de perros. El foco de una linterna al principio de la escalera de hormigón.

A Blay le dio el tiempo justo de hacer añicos las últimas vasijas, esperando que el fuego consumiera los corazones.

-¡Detrás de la escalera!- Qhuinn siseó antes de desmaterializarse para tomar forma, agazapado, detrás de la escalera que daba a la trampilla de salida.

El primer poli estaba poniendo ya los pies en los escalones cuando Blay apareció junto a su amigo. No podían desmaterializarse a través de una trampilla cerrada, pero ahora que los maderos la habían abierto, sí. El problema es que no podrían calcular bien dónde tomarían forma. Igual se materializaban justo ante las narices de los polis de arriba. Y no tendrían tiempo de borrarles la memoria antes de que les vaciaran los cargadores en el cuerpo. Su única opción era desmaterializarse en la planta baja lo más lejos posible de la trampilla, según el plano que recordaban del edificio, y lo más cerca de la puerta lateral que salía al callejón. Una vez a cielo abierto, podrían teleportarse hasta la mansión.

Cruzó una mirada con Qhuinn y supo que el moreno había calculado lo mismo. Estaba a punto disgregar sus moléculas cuando Qhuinn le agarró del brazo, deteniéndolo. Hizo una señal hacia los polis que bajaban en tropel por las escaleras, pistolas y linternas en mano, instándole a esperar. Cuantos más bajaran al sótano, menos se encontrarían arriba.

-¡POLICÍA DE CALDWELL!

-¡QUIETO TODO EL MUNDO!

Los primeros chicos de negro llegaron al pie de las escaleras y se taparon la nariz con un brazo cuando la densa humareda llegó hasta ellos, sofocándolos. Blay también se tapó la cara. Mierda. Si esperaban más, estarían demasiado mareados por el humo como para poder desmaterializarse.

-¡Mierda, hay fuego! ¡Jefe, un incendio!

Qhuinn asintió en su dirección. Hora de pirar de allí. Sólo cabía rogar a la Virgen que el fuego hubiera incinerado, al menos, la sangre de restrictor. Daba igual que la pasma creyera que las bandas humanas se dedicaban a sacarse los corazones alegremente mientras no descubrieran pruebas de la existencia de los no-muertos.

Blaylock apeló a toda su sangre fría para abstraerse del caos del entorno, del humo, la peste y los gritos, y desmaterializarse en el piso de arriba, tan lejos de la trampilla y tan cerca de la puerta lateral como pudo recordar.

Cuando tomó forma algo le achicharró las retinas como si fuera la luz del sol.

-¿Pero de dónde coño ha salido?- alguien juró a unas decenas de metros de él.

Un foco. Le estaban iluminando con un puto foco de la poli.

-¡BLAY, CORRE!

Forzó a sus músculos a correr guiado sólo por la voz de Qhuinn, trastabillando mientras el mundo aún era negro con chispas de colores ante sus ojos. Jodido foco.

-¡SOLTAD A LOS PERROS!

Mierdamierdamierda…

A Blay se le aclaró la vista lo suficiente como para volver a apreciar figuras cuando Qhuinn le agarró del hombro, tirando de él hacia la puerta lateral. Las chispitas danzantes se disolvieron lo bastante como para ver la cara horrorizada de Qhuinn, mirando por encima de su hombro. Lo siguiente que percibió Blay fue el empujón que le dio Qhuinn y que casi le mandó rodando al callejón mientras su amigo cubría su espalda.

¡BANG!

¡BANG!

¡BANG!

La noche estalló con el ruido de las balas cuando se estrellaron contra la pared de cemento a ambos lados de la puerta por la que huían.

El grito justo a su espalda y el olor a sangre fresca acabó de poner la nota siniestra.

En el callejón, Blay se giró hacia Qhuinn con los ojos como platos.

-¡Qhuinn! ¿Te han dado?

El moreno apretaba los dientes, con la mano con la que sostenía el arma bajo el brazo.

-¡LARGO! ¡MIERDA, BLAY, DESMATERIALÍZATE!

-¡No sin ti!

Herido o no, Qhuinn iba a aguantar. Iba a aguantar. Y no pensaba dejarle solo.

Los perros aullaron en el interior del edificio.

Blay cogió a Qhuinn del brazo y tiró de él, obviando su gemido dolorido. Qhuinn, gracias a la Virgen, echó a correr tras él mientras las sirenas de la poli rompían la noche y los focos iluminaban las paredes del callejón. Los pastores alemanes trotaron tras ellos justo cuando doblaron la esquina.

En plena carrera por su vida, Blaylock miró hacia atrás por encima del hombro. Tres perros. Joder…

Salieron del callejón batiendo todos los récords de velocidad olímpica que no habían alcanzado jamás durante las clases, sus respiraciones como fuelles. Blay estuvo a punto de seguir corriendo en línea recta cuando Qhuinn lo desestabilizó, haciéndole cambiar de dirección a otro callejón. Por donde él había querido seguir aparecieron las luces azules de dos coches patrulla.

El cambio de dirección quizás les evitó la pasma, pero dio tiempo a uno de los perros a saltar sobre su espalda.

Blaylock cayó al suelo de bruces cuando el perro se tiró contra él, haciéndole doblar las rodillas con las patas traseras. Gritó cuando las mandíbulas del animal bien entrenado se cerraron sobre su hombro, desgarrando carne.

Un solo disparo cerca de su oído casi le dejó sordo y el perro rodó con un quejido miserable. Blay parpadeó un segundo, intentando entender por qué el animal tenía un boquete de bala en el cráneo, cuando Qhuinn lo puso en pie a la fuerza con un brazo mientras le atravesaba el pecho a otro animal de un balazo.

No podían matar humanos, pero nadie había dicho nada de sus mascotas.

-¡Vamos, vamos! ¡Hay que buscar refugio y pedir refuerzos!- la camiseta de Qhuinn estaba pegada a uno de sus costados, empapada de sangre.

¿Qué mierda importaba un hombro hecho puré al lado de eso?

El tercer perro, más retrasado, ladró, alertando a su dueño de su posición. Un patrullero vestido de negro apareció a la carrera a su espalda y, algo más atrás, un hombre mayor vestido con traje, resollando pistola en mano.

Un trozo de pared estalló en fragmentos al lado de la cabeza de Qhuinn cuando el poli disparó. No tiraban a las piernas. Iban a matar.

Corrieron como si tuvieran el puto Apocalipsis persiguiéndoles, saltando cubos de basura, vehículos y neumáticos abandonados mientras el cerco de coches patrulla se estrechaba a su alrededor. Qhuinn disparó al perro que les mordía los talones sin pararse a ver dónde le había dado; con el gimoteo dolorido que oyeron bastaría. Un balazo le voló la hombrera de la americana a Blay y no acertó en blando de milagro.

Algo estaba claro: si seguían corriendo sin rumbo, los acabarían pillando.

Blaylock intentó conjurar un mapa mental de la zona, tal como les habían hecho memorizar en las clases. Estaban internándose en el barrio de almacenes fluviales, en la parte en la que las naves se alternaban con algunos edificios de viviendas miserables. Si seguían así, los polis sólo tendrían que cortarles las salidas de una calle para acorralarles.

-¡Qhuinn, hacia el río! ¡Corre… hacia… el río!- jadeó.

El moreno se pegó un momento a una pared cuando un coche patrulla circuló con las sirenas puestas por la calle más cercana.

-¡¿Estás… loco? ¡En el río… no hay… salida! Es… terreno… descubierto.

-¡Confía en mí! ¡Qhuinn… confía… en… mí!

La cara de su amigo se encogió en un espasmo de dolor y jadeó. Cruzaron miradas un segundo antes de que asintiera. Total, estaban heridos. Se les agotarían las energías tarde y temprano, así que era el momento de doble o nada.

-Tú… guías.

-Vamos.

Blay le cogió del brazo, tironeando de Qhuinn para que le siguiera a una calle ancha, por suicida que pareciera. Los dos se agazaparon tras un coche cuando un vehículo camuflado de la poli con la sirena puesta levantó polvo a toda velocidad. El hombro donde el jodido perro le había mordido dolía como una mierda y la camiseta de Qhuinn chorreaba sangre. Se les acababa el tiempo. Usaron los contenedores de basura y los coches como cobertura para avanzar sin ser vistos. Gracias al cielo, la poli no había traído helicópteros. Con prudencia, y si tenían suerte, desembocarían directamente en el río y, si Blay no se había equivocado, cerca del pequeño astillero donde se reparaban muchas de las barcazas y las lanchas que solían transportar mercancías por el río Hudson.

¿Si tenían suerte? Parecía que no.

Dos coches patrulla atravesados al final de la calle les cortaban el paso.

-Mierda…- Qhuinn hincó una rodilla en el suelo, tras un coche, cuando el costado herido le hizo flaquear.

Al final de la calle, justo frente al río, los polis habían salido de los coches y pedían identificaciones a un grupo de humanos que les provocaban, quejándose a gritos. Blay distinguió los colores negro y dorado de la puta banda latina. Genial.

-¡ALLÍ ESTÁN! ¡DETENEDLES!

Los dos se giraron como un muelle bien engrasado. A su espalda, aquel maldito poli hispano vestido con traje chorreando de sudor se detuvo, boqueando al borde del desmayo, con las manos en los muslos. Un tropel de más chicos de negro apareció corriendo tras él.

-¡Qhuinn, corre! ¡A ese callejón, corre!- Blaylock señaló con la barbilla una bocacalle hacia la izquierda unos metros delante de ellos. Si el mapa mental le fallaba, estaban jodidos.

Arrancaron a correr de nuevo cuando los disparos de los recién llegados volaron el retrovisor del coche tras el que se ocultaban y dejaron un rastro de agujeros en la acera. Blay parpadeó, obligando a su vista a no desenfocarse por la extenuación y la pérdida de sangre, y se precipitó en el callejón, un estrecho pasadizo entre bloques de viviendas, detrás de un Qhuinn que cojeaba. Giraron en un retrueque a la derecha que tenía que llevarles, si no se equivocaba, directamente al río y al astillero.

-¡ESTAMOS JODIDOS!

Blay levantó la cabeza al oír a Qhuinn: la salida del callejón estaba cerrada por una verja alta con alambre de espino en la parte superior.

En ese momento, una portería de acceso a una vivienda se abrió a dos metros a sus espaldas y el olor que salió de allí acabó de despejarles de golpe.

El perfume dulzón de la muerte.

Un tipo enclenque, vestido con tejanos enormes, una camiseta de tirantes blanca que le colgaba de los hombros, crucifijos como para montar una chatarrería y una gorra ladeada les miró con cara de sorpresa.

Un restrictor.

-¿Qué pasa, blanquitos? ¿Os ha pillado la pasma robando en algún súper?

Blay parpadeó mientras el sudor bajaba por su sien.

El tipo no hizo gesto alguno de ir a atacarles. Más bien… era como si no tuviera ni zorra idea de que tenía a dos vampiros justo delante de sus narices. Lo cual no tenía sentido. Cero.

Los pasos a la carrera de sus perseguidores volvieron a resonar en las calles. El tipo miró en la dirección del sonido y se reajustó la gorra.

-Yup, mala noche. Pirad de nuestro barrio si no queréis que os pelemos nosotros si los maderos no os agarran antes.- el restrictor les hizo una señal con los dedos índice, como si les apuntara, y luego volvió a internarse en el portal por donde había salido.

¿Pero qué mierda…?

-¡BLAY, VAMOS!

Giró sobre sus talones al punto. Tenían que salir de allí, con puta verja o sin ella.

-¡Tendremos que saltar!- gritó.

Cogieron carrerilla, Blay intentando ignorar el ardor del hombro y Qhuinn corriendo medio doblado. Saltó, agarrándose con las manos a la verja metálica, perdiendo su daga en el proceso, y se impulsó por encima. El jodido espino de la parte superior sólo le rasgó la pernera de los tejanos, pero Qhuinn no tuvo tanta suerte. Gritó y, durante un momento espeluznante, se mantuvo con el cuerpo enganchado en el puto alambre de espino para luego dejarse caer a su lado. Toda la parte delantera de su camiseta estaba desgarrada.

-¡No te pares! ¡Estamos cerca, Qhuinn, no te pares!

El moreno le miró sólo un momento antes de apretar los dientes y echar a correr tras él. Dejaron las sombras del callejón para desembocar en la fachada fluvial. Los polis, menos ágiles, se dieron de bruces con la maldita verja.

-¡Al astillero!- Blay cogió a Qhuinn de la cintura, arrastrándolo sin ceremonia.

Cruzaron la calle en una patética carrera, doblados, hasta la pequeña nave industrial con muelles adosados. A aquellas horas de la noche, apenas había actividad, sólo algunos operarios del turno nocturno y… una barcaza con carga a punto de salir. Qhuinn pareció entender su plan porque corrió con renovadas fuerzas. Se agazaparon en una esquina del edificio y corretearon por las sombras más oscuras hasta llegar a la parte trasera de la barcaza.

Blay consiguió saltar dentro justo cuando el barco empezaba las maniobras de desatraque.

Qhuinn y él acababan de volver a nacer.

OOO

Felipe, segundo al mando de la banda latina actualmente más buscada de Caldwell, cerró la portería y subió corriendo las escaleras de vuelta al piso franco donde se habían refugiado varios de ellos, incluyendo a su jefe, Carlos.

Le había enviado a la calle a echar un vistazo, a ver si la poli realmente andaba peinando el barrio en su busca después de que hubieran enviado al otro barrio a unos cuantos de esos negros de mierda de los Bloods.

Sip, los maderos estaban haciendo su trabajo.

Al menos, a juzgar por las sirenas que oía y por las caras de apuro de los dos chavales blanquitos con se había topado al salir del bloque de apartamentos. Mala noche para andar trapicheando con droga o robando por ahí, que seguramente era por lo que les perseguían los polis.

Aunque estaba esa… sensación.

Felipe subió los cuatro pisos de escaleras sin resollar, gentileza de que sus pulmones habían dejado de funcionar desde el momento en que el Dios Oscuro le había arrancado el corazón y le había despertado convertido en un Renacido. Todos los que ahora eran como él tenían clara su misión: echar a los perros de los Bloods de su ciudad, extender el liderazgo de los AKG por Caldwell y quien sabe si por Nueva York. Eran los Elegidos.

Entonces, ¿por qué cojones había sentido el impulso de coger a esos dos chavales y arrancarles las entrañas? ¿Por qué algo en la cosa negra que corría ahora por sus venas le decía “¡enemigos!”?

Estrechó los ojos mientras entraba en el apartamento en el que se refugiaban. Carlos iba a tener que responderle unas cuantas preguntas.

OOO

Qhuinn parpadeó, tirado en la cubierta, a popa de la bendita barcaza que bajaba por el Hudson expulsando nubes de gasoil negruzco en el agua. Intentó aclararse la vista sin conseguirlo del todo. Giró la cabeza, dando gracias a la Virgen al ver a Blay espatarrado a su lado, tras unas cajas.

-¿Estás… estás…?- mierda, tenía la garganta tan seca como el yeso.

Los ojos claros de su amigo se giraron hacia él.

-Malherido… nada más. Tú… estás… peor.

Como una jodida mierda. Así es como estaba. Dios, habían escapado de aquel sótano por los pelos. Un sótano donde habían inducido a veinticuatro hijos de perra miembros de una banda y con el que su hermano había soñado. La poli humana les había visto. No tenían ni idea de si habían conseguido borrar el rastro de los restrictores, casi les habían matado y todo por su jodida insistencia de investigar antes de avisar a la Hermandad.

Casi matan a Blay por su culpa.

La puta sinfonía de su vida. Y eso que se suponía que su trabajo era proteger a los demás.

-Eh, B-Blay.- intentó arrastrarse para sentarse y el costado le pegó un latigazo. Cuando retiró la mano con la que se lo aguantaba, estaba llena de sangre-. L-lo siento. Mierda… -tomó aire-… siento haberte… metido… en esto.

-Cállate y conserva… las fuerzas.- Blay le devolvió una mirada ceñuda-. Aún no hemos… salido de ésta.

Correcto. Iban en una barcaza por el río Hudson, lo cual era mejor que estar de camino a la comisaría o a la morgue, pero no tenían ni puta idea de cómo iban a salir de allí. Tal como estaban, no podían desmaterializarse. Blaylock se puso en cuclillas, con los tejanos y la americana hechos una mierda, e inspeccionó los formularios enganchados en las cajas. Luego volvió a derrumbarse a su lado mientras sacaba el móvil.

-¿Qué?- Qhuinn apoyó la mano en su abdomen. Más sangre del puto alambre de espino.

-Llevan la dirección de un polígono industrial a las afueras de la ciudad, tiene embarcadero. Podremos bajarnos allí y pedir que Fritz nos recoja en las cercanías. Aún debe estar por la ciudad esperando a Mary.- las manos de Blay temblaban mientras enviaba un mensaje al doggen.

Qhuinn miró el cielo mientras respiraba a boqueadas cortas para que el costado no le estallara.

-No tenemos tiempo de ir a la clínica de Havers… antes de que salga el sol. Tendremos… que curarnos nosotros… en casa.- al menos, su herida de bala era limpia. Había notado perfectamente cómo la cosa entraba y salía.

-No tendrás que preocuparte de tus heridas cuando Wrath se entere de esto.- Blay se sentó a su lado, llevándose una mano al hombro mordido. Tenía el rostro tenso y pálido-. Nos va a desmembrar uno a uno.

De nuevo, por su jodida estupidez.

Qhuinn cerró los ojos, apoyado contra una caja mientras notaba la sangre y las energías abandonar su cuerpo poco a poco y la culpa llenando sus venas en una transfusión directa.

OOO

Vaya, vaya, parecía que Eckle sí había hecho su trabajo, después de todo.

Lash paseó, invisible, por detrás de los coches patrulla de la policía estacionados frente al edificio donde el Omega había inducido a los miembros de aquella banda latina. Había un camión de los Bomberos remojando lo que parecía un incendio en el sótano, señal de que la Hermandad, o alguno de sus ayudantes, había pasado por allí guiados por el “sueño” de Eckle.

Los vampiros siempre intentaban borrar todo rastro de su guerra sucia contra los restrictores. Incluyendo dos docenas de corazones.

Un tipo entrado en años, y en carnes, de aspecto mexicano, bajó de un coche patrulla recién llegado a la zona, rezongando, y se acercó a hablar con unos tipos con maletines metálicos que esperaban a que los Bomberos dejaran de llenarlo todo de espuma mierdosa.

Lash se puso las manos a la espalda y se acercó al grupito, escuchando la conversación con las cejas invisibles enarcadas.

-No podremos sacar casi nada del escenario, detective.- decía un tipo con gafitas que podría ser el gemelo de “Dexter”-. Si el fuego no ha consumido las pruebas, los bomberos habrán contaminado el escenario. Cualquier evidencia de droga, sangre o archivos en papel habrá sido destruida. Además de que aún tengo a mi equipo principal procesando el escenario de la fábrica incendiada.

Ah, la brigada Científica. O los recogedores de pruebas.

El detective, que parecía haber corrido la puta maratón con pesos en los pies, sacó un pañuelo del bolsillo de los pantalones y se lo pasó por la calva incipiente.

-Dudo que haya drogas ahí abajo, lo que me interesa… -miró alrededor- ¿Alguien tiene una botella de agua?- volvió al investigador- Lo que me interesa es el acelerante que hayan usado para el fuego. Olía igual que la mierda que encontré en el tiroteo de la fábrica. Parecía aceite de motor, busca lo que encuentres. También había como… -hizo gestos con las manos-… jarras o potes, puede que de cerámica. Quiero saber qué guardaban dentro.- el tipo de la científica bufó y el detective frunció el ceño-. Mire, los latinos querían mantener este edificio, y lo que guardaban en ese sótano, en secreto. Por eso los patrulleros casi no pudieron interrogar a ningún miembro de los AKG cerca de aquí. No estaban porque no querían que este sitio llamara nuestra atención. Quiero saber por qué. Ah, gracias.- cogió el botellín de agua que le tendió un agente-. Dé prioridad a esos restos, y llámeme cuando Laboratorio tenga algo, no importa la hora.

-Está bien, está bien. Veré qué puedo hacer. – el tipo de la Científica se volvió para reunirse con su equipo.

-Joder, qué noche.

Lash siguió al hispano de camino a un coche camuflado. Estaba claro quién mandaba, así que, si quería enterarse de algo, ese detective era quien tenía las respuestas. El hombre abrió el coche con el mando y se dejó caer en el asiento con un suspiro agotado, dejando la ventana abierta para darse aire. Cogió la emisora.

-Central, le habla el detective De la Cruz. Quiero que emitan una orden de búsqueda a todas las patrullas, luego informaré al subinspector.- crujidos del equipo y una voz femenina pidiendo los datos-. Bien, apunte. Varón blanco, en la veintena, pelirrojo, metro noventa de alto, musculoso, posible apodo “Blay”. Repito: B-L-A-Y. Mordedura de perro en un hombro, ¿lo tiene?- le dio un sorbo a la botella de agua-. Segundo sujeto: varón blanco, también de unos 25 años, moreno, misma complexión que el anterior. Probable herida de bala. Dé aviso a los hospitales, sobre todo al Saint Francis. Que nos llamen de inmediato si ingresan, gracias.

Lash se retiró del coche con una sonrisa de oreja a oreja. Así que ahora su querido primo y su perrito faldero Blay estaban en la lista de los buscados por la poli. Estaba claro que la Hermandad peinaría aquel barrio en cuanto se pusiera el sol mañana por la noche, y él se iba a encargar de que tuvieran su dosis de plomo y de que los restrictores de ese cabronazo de Carlos acabaran en la boca de Butch O’Neal al mismo tiempo.

Aunque cabía la posibilidad de que, de paso, Qhuinn y Blaylock dieran con sus huesos en la comisaría.

Exterminar a la Hermandad iba a ser increíblemente satisfactorio a tantos niveles…

OOO

Hogar, dulce hogar. Qhuinn se esforzó por saborear esa sensación antes de que la Hermandad se enterara de sus peculiares Hazañas Bélicas y les dieran una patada descomunal en el culo.

-Fritz, entra al garaje, por favor. Lo más cerca posible del centro médico.- Mary, bendita fuera la humana, seguía presionándole el costado con pañuelos, empapados de sangre.

El doggen había acudido puntualmente a recogerles al polígono donde habían desembarcado furtivamente, con Mary sentada en la parte trasera, procedente del Refugio. A la mujer se la había escurrido el color de la cara al verles pero, afortunadamente, había reaccionado con encomiable sangre fría. Había ayudado a Blay a quitarse la americana para explorar la mordedura y llevaba todo el viaje intentando contener su hemorragia en el costado con todo lo que había encontrado, desde su foulard a pañuelos. Tampoco había avisado aún a la Hermandad.

Qhuinn apretó los dientes cuando el Mercedes rebotó un poco al bajar la rampa del garaje y miró a Blay de reojo. Su amigo no le había dirigido la palabra desde que se habían subido al coche ¿Qué esperaba? Se las iban a cargar con todo el equipo y sólo porque Blay había sido el amigo leal de siempre, a pesar de todas sus recientes distancias, y no le había dejado solo cuando él le había pedido ayuda.

Como siempre, lo único que obtenía Blay cuando se acercaba a él eran problemas.

Dios, aún le duraba el susto en el cuerpo de cuando habían estado a punto de disparar a su amigo al salir del edificio. Se había interpuesto entre Blay y la bala sin pensarlo y, probablemente, eso y disparar a pastores alemanes habían sido sus únicos actos honorables aquella noche. Los pobres chuchos…

-Venga, salgamos despacio.- el susurro de Mary era calmante, igual que sus manos-. Ehlena tiene que echarle una ojeada a esas heridas.

Qhuinn salió del coche poco a poco, sin atreverse a enderezarse demasiado. Ver la espalda de Blay delante de él, sin que su amigo le mirara, dolía más que las putas heridas. Sobre todo después de lo que han habían hecho antes de que las cosas se convirtieran en una peli mala de Van Damme.

Mierda, se habían besado como si el mundo dependiera de ello. Por un solo momento, todo había estado… bien. En su orden correcto. Había sentido el deseo de Blay, su necesidad de él… hasta que había abierto la boca, la había jodido de alguna manera y Blay le había puesto en su sitio recordándole que estaba con Saxton.

Estaba agotado. En serio. De no saber lo que sentía, de no tener ni idea de por qué sus hormonas reaccionaban como unas perras en celo cada vez que tenía a Blaylock cerca. Exhausto de notarse partido en mil pedacitos. Cansado de ser malinterpretado cada vez que abría la boca.

Harto de todo.

Mary fue abriendo las puertas correderas delante de ellos hasta que llegaron al centro médico de la Hermandad. Lo que antes había sido un pequeño box equipado con lo básico para dar puntos y extraer balas, gentileza de la habilidad de Vishous, ahora era un quirófano en toda regla salido de “Anatomía de Grey”.

Gracias primero a la incorporación de Ehlena, la shellan de Revhenge, como enfermera oficial de la Hermandad y luego a la… imprevista llegada de Manny Mannello como cirujano personal de Payne. La gravedad de la lesión medular de la gemela de V había obligado a equipar aquello con todo lo requerido para las diversas operaciones a la que habían tenido que someterla y a la rehabilitación posterior. Todo, a cargo directamente del doctor Mannello y no precisamente porque el humano se hubiera ofrecido voluntario.

Era difícil impedir que Vishous te secuestrara.

Cristo, el Hermano había jurado que su recién encontrada gemela sanaría aunque tuviera que revolver cielo y tierra, pero nadie había creído que sería capaz de secuestrar al Cirujano Jefe del hospital de Saint Francis.

Nadie había creído tampoco que Mannello viviría más allá de la operación.

Pero las lesiones medulares no eran un rasguño en la rodilla, ni siquiera para un vampiro, así que enseguida se vio que la sanación de Payne sería cuestión de meses, no de días; y eso, siempre que tuviera con ella una mano experta. Lo que había garantizado a Mannello más tiempo de vida, una prolongada estancia en la mansión y el odio eterno de Vishous. Todo en el mismo paquete.

El acercamiento entre el buen doctor y la hembra noooooooo ayudaba en nada a que V bajara de “homicida en potencia” a “estado cabronazo habitual”.

-Dulce Virgen…

Qhuinn levantó la cabeza con esfuerzo al oír el susurro de Ehlena. La hembra dejó los rollos de vendas que estaba contando y corrió a su lado, repasándole con la mirada para luego girarse hacia Blay.

-Venga, cada uno a una camilla. Vamos a ver esas heridas.

No iba a decir que no. Qhuinn se sentó con dificultad en una de las camillas y luego se dejó caer, desplomándose. El idiota de Blaylock meneó la cabeza, sin mirarle.

-Estoy bien, no es nada que no me pueda desinf…

Ehlena se cruzó de brazos delante de él.

-Blaylock, por lo poco que he visto, parece una mordedura de algún animal. Puede que seas un vampiro pero, créeme, no quieres que se te infecte. Así que échate en la camilla.- señaló con un dedo a la que quedaba libre-. Eres tan alto que no llego a tu hombro si estás sentado, pero primero tengo que atender a Q…

-¿Qué está pasando?

Yupi, el casting médico al completo. Mannello apareció por la puerta del pasillo, el mismo jodido aire profesional que si aún trabajara en el hospital, con su bata blanca sobre los tejanos y la camisa. Puede que los machos de la mansión le sacaran más una cabeza de altura, pero el tipo era un humano fornido. Moreno, de ojos oscuros y piel tostada, medio italiano. Entró en el box como si se paseara por sus reales dominios. Qhuinn tuvo la impresión de que le estaba haciendo una placa, un análisis y una disección en vivo sólo con la mirada, para luego repasar brevemente a Blaylock.

Ehlena carraspeó. La cosa tenía que ser incómoda del demonio para la hembra. A fin de cuentas, ella era la titular allí mientras que nadie sabía muy bien cómo definir el estatus de Mannello, al margen de “precario”. Pero el humano era el único jodido cirujano entre aquellas paredes.

-Los dos chicos acaban de llegar, iba a examinarles. Creo… que podré ocuparme de ellos yo sola.

La voz se le fue apagando al ver que Mannello se dirigía a un carrito, cogía dos guantes de látex y se los ajustaba con un “chas”. El doc miró a Mary por encima del hombro.

-¿Es usted médica o enfermera?

La humana dio un respingo.

-No, yo…

-Pues salga de mi quirófano. Ya.

Gracias al cielo que Rhage no estaba allí para escuchar aquel tono de voz o habrían recogido cachitos de Mannello con pinzas de allí a China. Mary parpadeó pero luego sonrió con la cabeza inclinada y salió del box sin discutir. Qhuinn estuvo a punto de intentar incorporarse, poco dispuesto a ser el conejillo de indias del doctor, cuando Mannello le empujó en el hombro sano contra la camilla, con unas tijeras en la otra mano.

-¿Quieres poder estar en pie mañana?

-Mierda, sí.

-Pues estate quieto de una jodida vez, chico, y mantén tus colmillos lejos de mí mientras te echo un vistazo.- cortó su camiseta empapada, retirándosela con cuidado de las heridas con unas pinzas, y los ojos oscuros chispearon con un destello de humor mientras le lavaba la sangre con una gasa empapada en desinfectante para poder ver el alcance completo del desastre- ¿Quién te ha atacado, Freddy Krueger?

Qhuinn ahogó una risa en un siseo cuando el jodido desinfectante rozó su herida de bala. Le gustaba Mannello, no podía evitarlo. Un tío que seguía cuerdo después de tres meses encerrado con vampiros y de que V le hubiera dejado casi vegetal a fuerza de borrados de memoria era digno de respeto. Mannello negó con el dedo un momento en dirección a la camilla donde estaba Blay, sin girarse.

-Lo mismo va por ti, chico. Deja que la amable señorita te desinfecte o estarás rabiando de fiebre en pocas horas. Luego me explicas qué mierda de bicho ha confundido tu hombro con un hueso de ternera.

Blay suspiró y se dejó hacer por Ehlena. Sus miradas coincidieron a través del espacio que les separaba y Qhuinn sintió como volvía la rabia, la frustración y aquella cosa eléctrica que siempre les conectaba. Abrió la boca para decir algo, cualquier cosa, pero Blaylock giró la cara.

Apretó los puños, obligándose a estar quietecito en vez de coger a Blay y sacudirle hasta que vomitara todo lo que quería decirle. Los ojos de Mannello siguieron el intercambio de miradas pero no dijo nada. Cuando empezó a coserle la herida del costado después de la anestesia tópica, Qhuinn apretó las mandíbulas y miró las luces del techo.

El estruendo de botas en el pasillo anunció a un Hermano tanto como el suspiro exasperado de Mannello.

-¿Estáis bien?- Rhage ocupó todo el umbral de la puerta con su presencia, tapando a Mary detrás de él. La humana debía haberle avisado.

-Lo estarán si sales de aquí y nos dejas hacer nuestro trabajo.- Mannello no desvió la mirada del hilo y la aguja.

-Ehlena, ¿le has llamado tú?- el gigante dio dos pasos al interior del box.

-Rhage, tranquilo. Se ofreció a ayudar.- Ehlena hizo una pausa en los puntos que le estaba dando a Blay en el hombro-. Es médico.

-Y estoy aburrido. Así que, si no piensan secuestrarme para ninguna otra cosa, lárgate de mi box y deja que me ocupe del chico.- Manny cortó el hilo y lo anudó con cuidado antes de girarse hacia Rhage-. O, mejor aún, ¿por qué no ayudas además de poner esa mirada del tigre, campeón?

Rhage retiró los labios para mostrar los colmillos.

-Cuidado, doc…

-¿Has acabado con la demostración de caninos? Porque, la verdad, después de tres meses encerrado aquí no impresionan una mierda.- Mannello preparó más gasa con desinfectante-. Os recuperáis más rápido de vuestras heridas si bebéis sangre, ¿no?

-Sí.- los ojos eléctricos de Rhage pasaron de Blay y él a Mannello, sopesando si era más prioritario arrancarle la cabeza o ayudarles.

El doctor alzó las cejas, como si estuviera esperando la respuesta de un alumno tonto.

-¿Y a qué esperas para ir a buscar una transfusión?

Un relámpago blanco cruzó por los ojos del Hermano.

-No tientes más a la suerte, Manello. Sigues vivo porque el rey te deja.

-Precisamente, mi vida no depende de mí, así que no tengo nada que perder. Y ahora, tráele al chico algo que se pueda beber.

Cojones. Definitivamente, el humano tenía cojones. O, como él mismo decía, nada que perder. Rhage salió del box con el aire ondulando alrededor, seguido por Mary, y Qhuinn miró al doctor mientras Mannello le ajustaba una gasa sobre las heridas suturadas. Casi ni se había enterado de las puntadas, el tipo tenía unas manos de oro. Mierda, había salvado a Payne.

-Gracias, doc.- murmuró.

Mannello se incorporó, quitándose los guantes mientras miraba su boca. El dolor le había alargado los colmillos y debían estar asomando.

-No tengo nada contra ti. Y, aunque en la facultad de Medicina sólo hablamos de humanos, el juramento hipocrático se aplica a toda cosa viviente.- le palmeó el hombro sano-. Descansa hasta que llegue tu chupito de sangre, hijo. Te marearás si te incorporas de golpe.- el doctor se acercó a la otra camilla, donde Ehlena estaba cubriendo el hombro de Blay con otra gasa-. ¿Cuántos puntos?

-Sólo diez. Aunque la herida es irregular.- curiosamente, Ehlena parecía muy tranquila en compañía del humano. Probablemente, era quien mejor le conocía de la mansión, a parte de Payne.

-¿Quién te ha hecho eso?- Mannello depositó los guantes en una caja de deshechos tóxicos mientras repasaba el trabajo de la enfermera.

Qhuinn siguió con la mirada clavada en su amigo mientras Blay murmuraba por lo bajo.

-Un perro.

-No me digas ¿Y quién era, el chucho biónico?

A pesar de todo, Blay torció la comisura de la boca y Qhuinn habría abrazado al humano por su contribución a aligerar el ambiente.

-No, un pastor alemán de la policía.

-Vaya con Rex… -Mannello silbó por lo bajo antes de girarse hacia Ehlena-. Supongo que los perros policía están vacunados contra la rabia, pero lo normal en estos casos es un recordatorio de la antitetánica ¿Cómo lo ves?

La hembra meneó la cabeza.

-No tenemos vacunas aquí y, de todas formas, con un antibiótico preventivo y algo de… alimentación, Blaylock debería curar sin complicaciones en unas horas.

-Bien, enton…

Oh-oh.

Los pasos que retumbaron por el pasillo no eran sólo los de un guerrero. Ni siquiera Rhage atronaba de esas formas. Qhuinn tenía muchos defectos, aunque creía que la cobardía no era uno de ellos. A pesar de eso, se encogió por dentro cuando Wrath entró en el box, empequeñeciéndolo todo no sólo con su tamaño, también con su aura. El peludo Golden Retriever que le acompañaba siempre no contribuía una mierda a endulzar su aspecto. Detrás de él, entró un Rhage muy cabreado arrastrando a Layla.

Lo que le faltaba.

El rey cruzó los brazos tatuados por encima del pecho, inspirando con la cabeza inclinada hacia un lado. Habló pronunciado muy despacio. Controlado.

-¿Quién va a empezar a explicármelo todo?

Qhuinn se sentó de golpe en la camilla, como si la Autoridad hubiera tirado de cada uno de sus cables, dispuesto al mea culpa con tal de que a Blay no le cayera ninguna bronca. El mundo giró como una bola de discoteca a su alrededor y no acabó de perder los restos de dignidad yéndose al suelo porque Mannello le sujetó del brazo.

-Si aspira a interrogarles, primero tendrán que recuperarse.- al doc no le tembló la voz delante de Wrath. Un punto más para él.

El rey dio dos pasos hacia Manny, haciendo que pareciera del tamaño de una hormiguita. Aplastable. Ehlena, muy sabiamente, salió del box con toda la discreción de una sombra.

-Aparta, humano.

-Hasta que decidáis matarme o enviarme a casa, este quirófano es mi territorio, vampiro. Te guste o no, estos chicos ahora están en él. Te los entregaré en el momento en el que les dé el alta, no antes.

La nariz de Wrath casi tocó la cara de Mannello.

-Puedo decidir en este mismo momento que Ehlena es muy capaz de acabar la rehabilitación de Payne.- masticó cada palabra- ¿Sabes dónde te deja eso, doc?

-A dos metros bajo tierra, probablemente.- las cejas oscuras del humano se fruncieron-. Así acabaríamos esta estúpida comedia. Pero antes, voy a ocuparme de mis pacientes. A fin de cuentas son sus soldaditos, ¿no? Supongo que los quiere de una pieza y yo se los voy a entregar así.

Qhuinn tuvo la impresión de que, a pesar de su ceguera, Wrath veía perfectamente a Mannello. Y que le gustaba lo que veía aunque le sacara de quicio. Había valor en el humano y eso era algo que todo macho en aquella casa apreciaba.

-¿Qué necesitan?- acabó por preguntar el rey.

-Sangre.- el doctor se apoyó las manos en las caderas-. Le he pedido una transfusión al rubito.- Mannello miró hacia la puerta con las cejas enarcadas.

-He traído a Layla.- Rhage no parecía de mucho mejor humor que antes.

Wrath asintió.

-Muy bien, Elegida, aliméntalos. Luego… -se giró primero hacia él y luego hacia Blay- quiero vuestros culos en mi despacho a la velocidad de un puto rayo.- se giró, el largo pelo negro ondeando como un látigo, para después volverse hacia el humano de perfil mientras George se pegaba a su lado-. Puedo respetar el valor, Mannello. Pero no la insubordinación. Aprende eso si quieres vivir.

-Ya, claro…- el humano metió las manos en los bolsillos de la bata, esperando con calma a que el box se vaciara, dejando sólo a Layla- ¿Tú vas a darles sangre?- la hembra lo miró con los ojos muy abiertos, encogida después de la exhibición de testosterona, y asintió-. Está bien, esperaré en el pasillo a que acabes. No tenemos por qué compartirlo todo.

El tipo salió del box, cerrando la puerta con suavidad, y Layla casi flotó a su lado.

-Sire, ¿cómo se encuentra? El guerrero Rhage me dijo que le habían herido.- tímidamente, la hembra apoyó una mano cálida sobre la suya.

Dale con el “sire”.

-Estoy bien, de verdad, nena, no te preocupes. Atiende primero a Blay…

-No hace falta.- el pelirrojo se bajó de la camilla, bastante más estable que él, vestido sólo con los tejanos y el hombro vendado. Cogió el resto de sus ropas de un manotazo-. Me voy a cambiar, te espero en el despacho de Wrath.

-Necesitas alimentarte para rec…

-He dicho que estoy bien. No hace falta que os deis prisa.

Aquella noche estallaría. Qhuinn lo supo en ese preciso momento. Esa noche había demasiadas cosas echando chispas en su sangre y acabaría por enviarlo todo a la mierda de la peor forma posible.

OOO

Layla no desvió la mirada de la cabeza morena de Qhuinn mientras el guerrero se alimentaba a tirones de su vena, intentando reprimir su naturaleza y ser gentil con ella. No parecía que su vida corriera peligro, a pesar del vendaje con el que el sanador había protegido su costado, y suspiró de alivio al ver que las heridas que salpicaban el fuerte torso dorado se cerraban gracias a su sangre.

Al menos, ella tenía algo que él necesitaba.

La Elegida se mordió el labio, conteniendo las lágrimas en las pestañas rubias, y cedió a la tentación de acariciar el sedoso pelo negro, corto y de punta. Oh, dulce Virgen en el Fade, el miedo a la pérdida…

Sabía que se había demorado en la mansión más tiempo del debido, habida cuenta de que no tenía ningún deber urgente que la retuviera en aquel lado. Pero Qhuinn le había dicho que se verían cuando volviera de su quehacer y ella… ella había esperado. Sentada en un asiento mullido de la biblioteca, la única estancia que encontraba similar a los templos de los registros de la raza del Otro Lado, escuchando el delicado carrillón del reloj de pie cada vez que daba los cuartos. Midiendo el paso de un tiempo sin finalidad alguna.

Esperando. Siempre esperando.

Hasta que el Hermano Rhage había acudido en su busca y ella sólo había podido entender “Qhuinn” y “herido”. El escalofrío que la había recorrido no había tenido nada que ver con el cumplimiento de sus deberes y todo con algo que a las Elegidas les era vetado: el sentimiento de pertenencia, el deseo de protección a un macho en concreto.

Qhuinn notó sus suaves caricias en su pelo y le soltó la muñeca, lamiéndola con suavidad antes de levantar la mirada. Aquellos ojos… Las Elegidas desdeñaban las imperfecciones, ellas mismas eran la personificación de las virtudes de la raza. Pero su hermana Cormia se había emparejado con un guerrero a quien le faltaba una pierna y que había resultado ser un sire atento con todas ellas.

¿Qué importancia podían tener unos ojos dispares al lado de eso?

¿Cómo podía ella pensar en imperfecciones cuando una sola mirada de aquel guerrero hacía que el calor trepara desde su vientre?

-Gracias, Layla… -la voz grave de Qhuinn acabó empujando el sonrojo hasta sus pechos-. Te agradezco que hayas venido tan rápido.

Ella retorció la tela blanca del vestido entre sus manos.

-Estaba en la mansión, sire.

-¿Sí? Oh. Mierda.

No se acordaba. No recordaba que le había dicho que se verían.

El enorme cuerpo del guerrero la envolvió en calor cuando Qhuinn se sentó en la camilla y ella quedó de pie entre sus piernas. Las manos grandes y calientes que la habían hecho despertar a la vida le cogieron la cara hasta que ella tuvo que mirarle de nuevo.

-Lo siento, Layla. La noche se ha… complicado. Mucho.- el guerrero alzó las cejas morenas para dar más énfasis-. Tengo una reunión con la Hermandad y no va… jod, ah, no va a ser divertida. Te llamaré, ¿vale? Cuando todo esté en su sitio.

-Por supuesto, sire.- bajó la mirada, esperando algo. Un beso, un gesto, algo que calmara el miedo que había pasado.

Algo que renovara su esperanza.

Qhuinn le acarició la cara con una mano y ella habría querido recostarse contra su palma cálida. Pero el guerrero bajó de la camilla, poniéndose en pie y caminando hacia la puerta.

-Gracias por tu vena, Layla. Eres… demasiado buena conmigo.

-Es mi placer.

Su placer, no su deber ni su honor. Esperó que el guerrero entendiera la profundidad que suponía para una Elegida haber escogido aquella palabra. La confesión implícita que acarreaba.

Pero Qhuinn sólo abrió la puerta del lugar de sanación y esperó a que ella saliera primero.

OOO

Blaylock sacó el paquete de Dunhill de su americana destrozada en cuanto estuvo en el pasillo fuera del box, dispuesto a aspirar la nicotina, el alquitrán y toda la porquería cancerígena que llevara el pitillo dentro.

-Aquí no se puede fumar.- Mannello estaba apoyado en la pared, las manos en los bolsillos de la bata.

-No veo ningún cartel.- se encendió el cigarro, aspirando bruscamente.

-Cierto, olvidé pedir permiso al Rey Gargamel para colgarlos. Supongo que puedes ponerte de benceno hasta las orejas tranquilamente.

Blay meneó la cabeza con un atisbo de sonrisa antes de mirar a Manello. Antes de conocer al doctor, los humanos eran sólo parte del decorado del mundo en que vivía, algo que debía ser evitado. Ahora podía decir que, al menos uno, tenía cualidades que apreciaba.

-Gracias por mantener a Wrath apartado de nosotros un rato más.

-Detener intentos homicidas contra mi persona empieza a convertirse en costumbre, así que, ¿por qué no hacerlo extensivo a los demás?- el tipo se encogió de hombros-. Además, no tengo nada que perder, ¿por qué no defender mi posición con dignidad?

Buen lema, pensó Blay. Él debería hacer lo mismo. Defender su decisión de alejarse de Qhuinn con dignidad. Aunque, después de lo que habían hecho esa noche, ¿qué dignidad le quedaba? No había podido evitar ceder a sus deseos. No había tenido ni una posibilidad de resistirse, ni una. No cuando Qhuinn le había besado así y … Mierda.

Aspiró la mitad del cigarro de golpe.

-Parece que no soy el único que se siente atrapado.- el humano le miró de reojo con una sonrisa- ¿Ya te has alimentado? ¿Tan rápidos sois?

-No lo he hecho.- una mierda si iba a beber de Layla. No cuando la hembra se moría por estar a solas con Qhuinn, cuidar de él y darle no sólo su vena sino el resto de su cuerpo, corazón incluido.

-Oh… -afortunadamente, Mannello no preguntó nada más-. Tú mismo. Aunque te fastidie, espera unas horas para ducharte y, cuando lo hagas, vigila para no mojar el vendaje. Mañana le echaré un ojo.

-Entendido.

Blaylock permaneció en el pasillo, en tierra de nadie, odiándose por desear huir del box y por ser incapaz de alejarse de ahí al mismo tiempo por mucho que supiera lo que estaba pasando dentro.

Virgen… el corazón casi le había dejado de latir al ver a Qhuinn herido. Era más que la angustia por un amigo, era como si le arrancaran las venas del cuerpo. Daba igual lo que hubieran discutido, el lío en el que estuvieran metidos o toda la mierda que flotaba entre ellos. No podía soportar la idea de que nadie le hiciera daño a Qhuinn. Y quería ser él quien estuviera en aquel box, cuidando de él. Quería poder calmar sus putos nervios sintiendo a Qhuinn vivo, sano y caliente contra él.

Maldita sea.

Le asustaba. Todo lo que había pasado aquella noche le asustaba porque rompía en pedazos la máscara de calma que se había ajustado y le dejaba expuesto ante todos los cabos sueltos de su vida que se reían de él golpeándole en la cara. Estaba cabreado, nervioso y no sabía cómo mierda podía reaccionar a eso.

Cuando, diez minutos después, se abrió la puerta del box y salió Layla, cabizbaja, Blay estuvo a punto de golpearse la cabeza con la pared. Por ser un hijoputa y alegrarse de que no hubiera pasado nada, de que la hembra hubiera salido de allí sin tener más de Qhuinn porque ni siquiera el moreno era tan rápido.

Qhuinn salió por su propio pie, tal como estaba él, vestido sólo con los pantalones, la venda tapando su herida. La carnicería que le había hecho el alambre de espino en el pecho y el abdomen había desaparecido, gracias a la sangre pura de Layla.

-¿Mejor, chico?- Mannello se crujió la espalda y el cuello.

-Sí. Gracias otra vez.

El doctor les apretó el hombro a ambos antes de desaparecer en el box, probablemente, el único lugar de la mansión donde podía ser libre. Blaylock ansió tener algún refugio semejante. Porque sólo se había sentido así en los breves momentos abrazado a Qhuinn. Estúpido idiota.

-Blay….

-No pidas perdón otra maldita vez. Me metí en este lío porque quise acompañarte.- se guardó las colillas en el bolsillo de los tejanos y se giró-. Vamos a que Wrath nos rompa los tímpanos.

-Espera.- Qhuinn le cogió del brazo sano, deteniéndole, y se paró delante de él sin soltarle. Los ojos de Blay resbalaron por su pecho desnudo y por un momento pensó si debería grapárselos. Los muy traidores.- Deberíamos hablar de lo de antes.

Claro. Por supuesto. Ni muerto.

-Ya te dije lo que tenía que decirte, Qhuinn.

Pudo oler cómo el moreno empezaba a mosquearse. Perfecto, así estarían igual.

-No escuchaste una mierda de lo que te quería decir.

-No me interesa.

-Parecías bastante interesado en mí, Blay.- los ojos dispares de Qhuinn aumentaron el calor del maldito pasillo. Demasiado cerca. Peligrosamente cerca.

El pelirrojo se sacudió la mano de Qhuinn por mucho que su cerebro estaba gritando para hacer justo lo contrario.

-Coño, Blay, ¿quieres…?

-Eh, niños.- el rostro desfigurado de Zsadist les saludó con un fruncimiento del labio al acercarse a ellos por el extremo del pasillo-. Si ya habéis acabado de coseros las costuras, os estamos esperando. No sé qué huevos habéis hecho, pero Wrath está de un humor de perros, Tohr está intentando que no os desuelle. Andando.

Qhuinn le disparó una mirada de “esto-no-ha-acabado” de reojo que Blay ignoró como buenamente pudo. Dulce Virgen, lo único que quería era tumbarse en su cama después de una ducha y que el mundo le olvidara.

Siguieron a Z como becerros al matadero.

OOO

Si las paredes hablaran, el estúpido empapelado azul del despacho de Wrath rezumaría tensión líquida. Qhuinn se cuadró todo lo que pudo, muy consciente del aspecto de mierda que tenían Blay y él después de que Z, simplemente, les hubiera dado tiempo a coger una camiseta para taparse. Nada más. Estaban sudados, manchados y con los pantalones hechos trizas. Aunque ni punto de comparación con cómo podía dejarles cualquiera de los Hermanos allí presentes.

-Muy bien.- Wrath dejó caer las manos enlazadas sobre la mesa como una maza-. Largad.

Los ojos de todos los machos –y hembra, contando a Xhex- que llevaban tres meses a secano de acción se clavaron en ellos y Qhuinn se resignó a quedar como un imbécil otra vez. Se pasó las manos por la cara mientras explicaba en voz más baja de lo normal todo lo ocurrido –omitiendo su episodio privado con Blay- desde que Eckle le había llamado con su “sueño” hasta el hallazgo en el sótano, la persecución por la poli, su encuentro freak con el restrictor ignorante y su huída en barcaza. Nadie le interrumpió hasta el final; algo debía tener que ver la mirada acerada de Tohrment exigiendo silencio.

-Quiero decir que asumo mi responsabilidad por haber… desobedecido las órdenes de mantenernos lejos de las calles.- murmuró-. Y también… decir que yo fui quien metió a Blay en esto.

Iba a sacar a Blaylock de aquel lío, le gustara o no. El pelirrojo se giró hacia él al instante.

-No necesito que me disculpes, no soy un maldito crío.

-Callaos.- Wrath asomó los colmillos en una mueca-. Los dos os habéis comportado como niños, maldita sea. Puede que hayáis revelado vuestra existencia a la poli, no sabemos si os vieron aparecer desde el sótano. Casi os capturan… ¿Por qué mierda no me avisaste cuando Eckle te llamó, Qhuinn?

Porque siempre pienso que nadie va a hacerme puto caso, por eso. Apretó los labios y los puños un momento.

-No sabía si me creería.

-¿Alguna vez he dudado de ti, chico?- Wrath se quitó las gafas, clavándole en el sitio con sus ojos ciegos, verde pálido.

-No.- murmuró. Mierda, el rey en persona le había salvado el culo cuando había matado a Lash. Algo tenía que confiar en él para haberlo hecho, pero el dichoso chip mental de niño arrinconado era difícil de desactivar.

Wrath se giró hacia Blaylock.

-¿Por qué no le detuviste? Sueles pensar con frialdad, hijo ¿Por qué no avisaste tú?

Los ojos azules de Blay se dispararon hacia él como si fuera la respuesta a todo y Qhuinn tragó saliva ¿Qué mierda…? Primero su amigo le decía que no le interesaba nada de él y ahora parecía estar acusándole de hacerle perder la compostura. Blaylock abrió la boca, la cerró, se giró hacia Wrath y agachó la cabeza para hablar.

-Porque Qhuinn me pidió que no lo hiciera.

Por lealtad a él. Por eso lo había hecho. Blay sabía muy bien en la que se iban a meter y, a pesar de todo, había seguido su plan suicida. Qhuinn se pasó la mano por el pelo, sintiéndose hermanado con las ratas de cloaca.

-La próxima vez, espero que penséis más como guerreros y menos como amiguitas de colegio. Nos habéis puesto a todos en peligro.- Wrath suspiró y volvió a colocarse las gafas. El gesto fue como un fundido a negro para dar paso a la discusión importante- ¿Creéis que algún poli os vio bien?

-Había un hombre mayor que sí nos vio.- Blay seguía mirando sus zapatos-. Me aparecí junto a él. Es quien dirigía el operativo.

-¿Qué aspecto tenía?- Butch O’Neal tenía los brazos cruzados, de pie muy cerca de un V a punto de detonar.

-Mediana edad, puede que unos 55. Moreno, aspecto hispano, barriga cervecera. Llevaba traje, no era un patrullero.

-Mierda. Estamos jodidos.- Butch dio un taconazo en la pared.

-¿Quién coño es?- Vishous se giró hacia el irlandés con los ojos brillantes.

-Si no me equivoco, es José de la Cruz. Mi ex compañero en Homicidios. Suena al tópico del buen poli, pero el tipo es como un jodido perro de presa. No se le escapa nada. Estuvo dos décadas en la Unidad de Bandas y Crimen Organizado de Nueva York.- chasqueó la lengua-. Si tenemos que enfrentarnos a alguna banda para limpiar Caldie de restrictores, nos daremos de morros con él.

-Le borraremos la memoria.- Rhage se crujió los nudillos uno con otro.

-Puede que no nos interese hacerlo.- Butch meneó la cabeza.

-Habla poli.- Wrath cogió el abrecartas plateado. Mala señal. La cosa tenía una punta afilada de aguja.

-Si los restrictores se han infiltrado en las bandas humanas, lo tenemos muy puta ¿Sabéis con cuántos miembros cuentan esos latinos sólo en Caldie?- todo el mundo guardó un silencio ignorante-. Cientos. Cientos posibles no muertos en las calles ¿Y en todos los Estados Unidos? Cientos de miles. Todos ellos bien organizados, con familias que les apoyan y les dan refugio ¿Cómo coño vamos a andar echando abajo puertas de pisos de familias normales con críos en busca de esos bastardos? Esto es diferente a lo que nos hemos enfrentado hasta ahora.

-¿Y qué propones, Butch?- Tohrment apoyó las manos en las caderas- ¿Qué le pidamos ayuda a ese humano? No tenemos bastante con la posibilidad de que hayan encontrado rastros de restrictores, si el fuego no lo calcinó todo, ¿ahora les vamos a revelar nuestra existencia?

-Primero deberíamos echar un vistazo nosotros.- Xhex jugueteaba con una de sus dagas al lado de John, que intentaba atraer la mirada de Qhuinn-. Hay algo que no encaja. Como ese restrictor que no reconoció a dos vampiros –les señaló a Blay y a él con la cabeza- cuando los tenía a un palmo.

-Eso nos da ventaja.- Zsadist curvó el labio superior-. Vamos a por ellos.

-Tú primero. El sol está a punto de salir.- V se encendió un pitillo.

-Muy bien, calma. Por turnos.- Wrath levantó las manos con las palmas hacia fuera, haciendo que las discusiones bajaran de volumen-. Tenemos mucho que poner en marcha. Vosotros dos –los ojos ciegos se giraron hacia Blay y él- largaos a vuestras habitaciones. Descansad. Os quiero despejados y sin pájaros en la cabeza mañana al atardecer. Largo.

Castigados. Fuera de la clase de los mayores.

Los dos salieron del despacho poniendo todo el cuidado del mundo en no tocarse. Ni mirarse. Ni hablarse.

Blaylock caminó de prisa y se metió en su habitación cerrando de un portazo. Él hizo lo mismo. Luego se quedó parado en mitad de la porquería desordenada que era su cuarto mientras las persianas metálicas bajaban con un chirrido que le puso el vello de punta. Caminó hacia la cómoda y consiguió dejar su pistola y su daga en las cajas con bastante calma.

Luego dio tal puñetazo en el mueble que sus nudillos crujieron.

-Maldita sea.

OOO

José de la Cruz entró en la habitación de su casa como el marido infiel que no era: al amanecer, de puntillas, con los zapatos y la ropa en una mano. Había tomado la precaución de ducharse antes de entrar en su cuarto, como si tuviera que deshacerse del olor al perfume de otra mujer en vez de sólo sudor.

Dejó la ropa en un rincón y se acercó a la cama midiendo sus pasos. Levantó la sábana con el mismo cuidado que si manejara una bomba con contador y se introdujo intentando que el colchón no crujiera.

-La próxima vez que quieras entrar a hurtadillas en casa, no golpees la puerta del garaje cuando la cierres.

Pillado.

Su esposa se giró, desperezándose antes de dirigirle una de esas miradas capaces de cuadrar a un ejército. A sus cincuenta años, seguía siendo una mexicana de bandera y los quilos de más después de tres embarazos le habían puesto más atractivo femenino en vez de quitárselo.

Aunque en aquel momento se parecía sospechosamente al General Patton.

-No quería despertarte.

-Pues lo has hecho. Igualmente… -ella alargó la mano hacia el despertador y bizqueó para mirar la hora antes de apagar la alarma con un suspiro-… me quedaban sólo cinco minutos.- se sentó en la cama, atusándose la melena.

-Puedo explicarte por qué tuve que cancelar la cena y…

Ella meneó una mano.

-No voy a escucharlo. Es trabajo. Sólo quiero saber una cosa.- levantó un dedo, frunciendo el ceño- ¿Cuánto va a durar esta vez?

De la Cruz dejó caer las manos en el regazo, sobre la colcha regalo de su suegra.

-Sinceramente, va a ser malo. Y largo.- la miró de reojo-. No puedo prometerte que no habrá más noches como ésta, pero lo intentaré.

-Cuando nos fuimos de Nueva York fue precisamente para evitar esto, ¿recuerdas? No más “papá está trabajando en fin de semana” ni “no hagáis ruido al mediodía que papá tiene que descansar después de toda la noche”.- su voz era apenada-. Haz tu trabajo, José, pero si llega un punto en que vuelve a afectar a la familia, te lo diré. Y me enfadaré.

-Lo sé, y tendrás todo el derecho.- se inclinó para darle un breve beso en los labios-. En cuanto a esa cena…

-No se te ocurra decirme que me lo compensarás. Llevamos demasiados años casados como para caer en los tópicos.- se levantó, ajustándose una bata fina sobre el camisón, y se puso las zapatillas- ¿Cuándo tienes que volver a comisaría?

-Es inútil que vuelva antes del atardecer. Científica aún estará recogiendo pruebas y no tendrá resultados. Ahora mismo, estamos parados.- sonrió como un perrito que ha mordido las zapatillas del amo y viene a pedir perdón con un palito-. Podremos comer juntos…

-Puedes apostarlo.- le dirigió una breve sonrisa preocupada desde la puerta-. Descansa.

José se tumbó en la cama con la sensación de que había aplazado su ejecución. Su matrimonio había estado a punto de saltar por los aires en Nueva York, cuando su trabajo en la Unidad de Bandas se había convertido en un 24 horas/7 días a la semana, hasta que su mujer le había dado un ultimátum y habían tomado la sana decisión de mudarse a Caldwell. Homicidios era un destino más tranquilo: una vez que ibas a ver al muerto, el resto de la investigación podía hacerse de día y en horas de oficina. El cadáver no tenía prisa.

No era de extrañar que su esposa tuviera miedo de volver a aquel infierno para el cual él empezaba a no estar preparado, tal como había demostrado la casi taquicardia que le había dado la carrera de esa noche. Suspiró, cerrando los ojos.

Te estás haciendo viejo para esto, De la Cruz. Eso solía decirle O’Neal. Con toda la razón.

OOO

Horas después del rapapolvo de Wrath, Blay seguía con el mismo estado de ánimo: como si los diferentes aspectos que componían su vida estuvieran dando vueltas en una centrifugadora, mezclados y a demasiada velocidad como para abordarlos por separado. No había podido pegar ojo, en parte por las turbulencias mentales y en parte porque era incapaz de irse a dormir sucio.

Probó a tocar el hombro herido por encima de la gasa, suavemente, e hizo una mueca. Dolía menos, pero no supo si era porque estaba curando o por la anestesia tópica que le había puesto Ehlena para coserle. En cualquier caso, ya no soportaba más el estado de dejadez. Resignado al insomnio, encendió la minicadena, dejándose acunar por Nina Simone y su “I put a spell on you”. Cogió sus pantalones del pijama negros de un cajón y se metió en el baño. Tuvo que hacer una bonita sesión de acrobacias con el mango de la ducha para asearse sin mojarse demasiado la gasa del hombro.

Malabarismos era lo que parecía estar haciendo últimamente con su vida, para esquivar lo que le caía encima en vez de afrontarlo.

No sabía si Wrath aún confiaba en él como soldado y menos para la responsabilidad de crear un cuerpo de vigilancia civil. Podría haber dicho que había seguido el plan de Qhuinn por cualquier motivo, pero sólo había podido explicar la verdad: le había pedido que no avisara a la Hermandad y, por lealtad mal entendida, Blay había respetado sus deseos. Los demás guerreros debían pensar que era un crío estúpido.

Como un niño tonto que aún vivía en su cascarón se había sentido aquella noche, cuando se había sumergido con Saxton en el corazón del barrio gay de Caldwell. Un crío imberbe que no se había parado a pensar la clase de vida que había llevado su amante hasta la fecha y que no había sabido valorar el cambio que Sax estaba haciendo… por él. Un regalo que tampoco había podido agradecer en toda su magnitud por culpa del encuentro fortuito que habían tenido al salir del pub y que podía enviar al infierno su mentira de perfecta vida familiar.

Blaylock jamás en su vida se habría atrevido a entrar en aquel bar de copas gay, Enigma, si Saxton no le hubiera cogido de la mano, animándole con una pequeña sonrisa privada. Sólo la multitud de hombres que se apiñaba a sus puertas -camisetas ceñidas, peinados a la última, pantalones apretados, exudando hormonas, miradas como cebos para presas vivas- era suficiente como para hacerle sentir tan inseguro como la gelatina.

A su lado, Saxton era todo confianza, saludando con la cabeza al personal de seguridad, resbalando la mirada por los hombres que le decían “fóllame” con los ojos. Enlazó su cintura al entrar, dándole un pequeño beso en el cuello que envió una señal bien clara de “estoy ocupado”. Aquella noche, al menos.

Porque, en cuanto entraron en el local ultra moderno con luces de neón y mucho cristal ahumado, quedó claro que Sax no era un recién llegado al ambiente. Los camareros le saludaron cuando fueron a pedir un cóctel a la barra, varios humanos con aspecto de altos ejecutivos estrecharon manos y cambiaron sonrisas cargadas de intención con él, y alguno incluso se atrevió a invitarles a ambos a su casa.

En cuanto a él, sintió tentaciones de meter la cabeza debajo del ala. Los ojos de los hombres se clavaban en él a su paso -muchos, en la parte de su anatomía por debajo del cinturón-, los hubo que alargaron las manos más de los necesario o que directamente se interponieron a su paso, provocando que les rozara al caminar. Blaylock acabó apostado en una esquina, la espalda contra la pared y todos sus instintos de guerrero gritando que enseñara los colmillos para poner espacio.

-Veo que eres conocido. Todos se deben preguntar quién es el idiota que te acompaña.- murmuró entre dientes cuando Saxton le tendió alguna cosa en una copa de color morado con un sombrerito de papel.

El rubio rió, cuidando de que sus colmillos no fueran visibles.

-Blaylock, Blaylock… ¿cuándo vas a quitarte la venda de los ojos? Te miran a ti. Eres lo más deseable que han visto por aquí en años.- susurró contra su oído, erizándole del vello-. Y yo sólo puedo sentirme adulado y muy celoso por eso.

Blay se giró hacia él de golpe, casi encajando sus caras.

-¿Estás celoso? ¿De que me miren? ¿Por qué? No es que me fuera a ir con nadie de por aquí.

Saxton dejó su copa en una mesa alta cercana y le rodeó la cintura con las manos, por debajo de la americana, besándole el cuello con suavidad mientras hablaba.

-Me alegro, porque tendría serios problemas para aceptar que estás con otro que no sea yo.

La mano libre de Blay fue al sedoso pelo rubio de su nuca, el ambiente sexual venciendo sus reticencias a acercarse a su amante en público. Sonrió. De alguna manera, Saxton siempre conseguía decir lo adecuado para que su maltrecha autoestima subiera un poquitín más. Estar con él era absolutamente fácil.

-Contigo tengo de sobras, ¿sabes?- se arriesgó a besar el pelo suave.

-¿De verdad?- la punta de la lengua de Sax le arrancó un escalofrío sensual.

-Mmm… Aunque parece que tú has estado bastante por aquí.- no supo qué fue lo que le impulsó a seguir hablando, si su nerviosismo o su inseguridad-. No sé si habrás tenido bastante conmigo en estos tres meses…

Saxton se quedó rígido entre sus brazos y Blay habría querido estrangularse con su lengua. Estuvo a punto de pedir perdón cuando su amante le besó con tanta fuerza que acabó encajado entre la barra y la pared. Los ojos grises tenían una mirada peculiar cuando Saxton se separó para mirarle.

-No he tocado a otro macho desde que estoy contigo, Blaylock.- murmuró, para luego apartarse un paso.

Blay alargó las manos, atrayéndolo de la cintura de nuevo para después acariciar la piel sedosa de su rostro con una mano.

-Perdona. No tengo ningún derecho a decir eso ni a meterme en tu vida. Es mi estúpida inseguridad atacando a traición.- intentó una sonrisa-. No me acabo de creer que nadie tenga suficiente conmigo.

Uh… una confesión demasiado cercana a la mierda que tenía almacenada y comprimida dentro. Saxton lo estudió un segundo como si estuviera leyendo entre cada una de sus líneas y luego pasó la mano por su pecho, dejándola sobre su abdomen.

-No voy a mentirte Blaylock, a ti no. No soy un santo ni un monógamo. No a estas alturas de mi vida.- añadió por lo bajo-. “Promiscuidad” ha sido mi segundo apellido durante décadas porque nadie me importaba.- los ojos perlados no se movieron de los suyos-. Tú sí. No siento deseos de tener a nadie más en mi cama desde hace tres meses y dos días. Puedes interpretarlo como te plazca, pero que sepas -la expresión de su amante era solemne- que eres más que capaz de llenar por completo la vida de un macho.

Blay parpadeó, sin saber en qué punto les dejaba exactamente aquella confesión pero sintiendo algo caliente que se expandía por su sangre. Tampoco supo qué aportar porque, ambiguo como siempre, Saxton había dicho poco e insinuado mucho.

No es que Blay tuviera claro nada, además, pero sí que en aquel momento tenía ganas de estar con Sax a solas, quizás tomando un café, cualquier cosa. A lo mejor valía la pena explorar cómo sería pasar un rato con su amante lejos de las sábanas. Le cogió de la mano.

-Salgamos de aquí, ¿vale? ¿Tienes el resto de la noche libre? ¿Te apetece tomar un café en algún sitio más tranquilo?

Vio la sorpresa en los ojos de Sax ante aquel cambio de rumbo de lo que era habitual para ellos, pero luego sonrió y los dedos delgados apretaron los suyos.

-Llévame a donde quieras, esta noche soy todo para ti…

Benditas luces de neón que camuflaron su sonrojo. Blaylock no soltó su mano mientras se abrieron paso entre la multitud del pub y tampoco cuando salieron del local, aspirando el aire caliente de la noche. Se detuvieron en la acera un momento, intentando refrescar sus pulmones y disipar algo de la incomodidad íntima que les había dejado aquella charla.

Entonces, la sangre se le heló en las venas.

Al principio no reconoció a la chica rubia que le estaba mirando en un descapotable parado al otro lado de la acera, frente a las discos heteros de moda, rodeada de sus amigos. A fin de cuentas, hacía más de un año que no la veía.

Justo desde la noche de su transición, cuando ella había sido la hembra escogida por sus padres para que le alimentara.

La que se había quedado esperando algo más de él que no había sido capaz de darle.

La única hija de una familia de la glymera del mismo status que la suya y que su padre no perdía ocasión de publicitar como buena elección de “amistad”.

Blay soltó la mano de Saxton como si le hubiera picado una víbora, rojo desde la raíz del pelo hasta la punta de los pies.

-¿Qué ocurre?- su amante –macho, muy macho– frunció el ceño y siguió su mirada-. Oh…

La chica les miró con los ojos muy abiertos, luego echó a un vistazo al lado de la acera en que se encontraban Sax y él, bajó la mirada, volvió a alzarla como si se estuviera asegurando de que no había visto visiones y luego se bajó del coche con sus amigos, rumbo a los locales hetero. Donde se suponía que él debía estar. Aún miró un par de veces por encima del hombro antes de perderse entre la multitud.

-Mierda.- Blay no solía jurar en presencia de Saxton, pero le salió del alma. Dio un par de pasos arriba y abajo, mesándose el pelo.

Los padres de la chica eran íntimos amigos de los suyos. Así que fijo que la hembra les contaría que le había visto cogido de la mano del gay confeso de Saxton en la acera de locales maricones de Caldwell. Blay tenía asegurada una llamada de su padre ¿Y qué se suponía que iba a decirle? ¿Mentirle? ¿Contarle la verdad, por fin?

-Algún día tendrás que explicárselo a tus padres, Blaylock.- Saxton lo acarició con la mirada sin tocarle, sabiendo que no el contacto no sería bienvenido.

Agachó la cabeza, meneándola, y estaba a punto de hablar cuando una especie de cohete apareció por el extremo de su visión, empotrando a Saxton contra un coche.

-Sea lo que sea lo que le hayas hecho, maldito cabronazo de mierda –la voz de Qhuinn prometía muerte- vas a pedirle perdón. Ahora. O por la Virgen que te parto el cuello.

A partir de ahí, las cosas, que ya rodaban cuesta abajo más deprisa de lo que Blay podía manejar, se habían convertido en una bola de nieve que le había aplastado.

Blaylock se apoyó un momento en la pica del lavabo con la cabeza gacha, el agua aún resbalando desde su pelo húmedo por su nariz. Dios, no podía creer que las cosas con Qhuinn hubieran ido tan lejos esa noche. Si el moreno no hubiera dicho aquella estupidez -“Joder, Blay, aún me deseas”-, dejando bien claro que su demostración de pasión sólo había sido para que él lo confesara, habrían acabado con los pantalones bajados en un callejón. Al menos, por su parte.

Pero había habido algún momento… después, al lado del edificio en construcción. Cuando Qhuinn había admitido que estaba a punto de estallar de deseo por él que casi, casi, le había creído.

Tiró la toalla al cesto de la ropa sucia con brusquedad, cabreado por sus interminables círculos concéntricos, y salió del baño hacia su habitación con los labios apretados.

Captó un olor nuevo. Un olor que se metió por su nariz, le dio un golpe al gong de su pituitaria y provocó un terremoto de calor en todo su cuerpo en menos de un segundo.

A cuero y a alcohol.

Había una enorme sombra oscura cerca de la silla de su escritorio, arrugando la americana ensangrentada en una mano. La figura se llevó algo a la boca con la otra mano, se oyó el sonido del líquido moviéndose y luego el de los sorbos.

Blay tragó saliva.

-Qhuinn…

OOO

Honestamente, Qhuinn no tenía ni idea de qué coño estaba haciendo en la habitación de Blay. Claro, que tampoco estaba en condiciones de pensar demasiado después de tres cuartos de botella de Herradura.

Qhuinn había estado mirando a la nada en su habitación sorbiendo tequila durante más de una hora después de haber visto “El Retorno del Rey” con auriculares y el volumen al máximo para no escuchar los sonidos del resto de la Hermandad haciendo planes, reuniones, cumpliendo con su propósito.

Excluyéndole.

No tenía ni idea de en qué momento había salido al pasillo, sujetándose a la pared con la botella en la mano, tambaleándose hasta la puerta de Blay. Tampoco sabía qué mierda buscaba ni si quería decirle algo. Sólo que sus pies y la parte de sí mismo a la que normalmente no escuchaba cuando estaba sobrio habían decidido por sí mismos.

Picó a la puerta pero nadie respondió, así que abrió con cuidado. La habitación estaba a oscuras excepto por la lamparita de la mesita de noche, pero se oía el ruido del agua corriendo en la ducha por debajo de alguna de esas canciones de jazz melancólicas que tanto le gustaban a Blay sonando en la minicadena.

Me oyes/ Te he hechizado/ Porque eres mío.

Reconoció la canción sólo porque Marilyn Manson tenía una versión . Sonrió con nostalgia y el pecho pareció desgarrársele un poquito más al pensar en el ying y el yang que eran Blay y él mientras escuchaba el sonido del agua. Una ducha. Ponerse el pantalón del pijama, coger un libro. Joder, conocía todas las rutinas de Blay tan bien como las suyas. Entró y cerró la puerta, dando un trago de la botella mientras ojeaba el cuarto.

Ordenado. Agradable. Envolvente como un maldito abrazo.

Qhuinn se frotó los ojos cuando los bordes dentados del agujero negro perenne en su pecho se comieron un poquito más de él.

Quizás podía pedirle que le dejara quedarse un rato. Sólo sentado en un sillón, nada más. Blay no tendría que mirarle, ni perdonarle sólo… estar. Sólo hacer ver que no existían los silencios, la ira y los malentendidos.

Rió y tropezó con sus propios pies descalzos al alejarse de la mesita, dándose un golpe contra el escritorio.

Joder, era un mierdas borracho y patético.

Entonces vio la americana gris colgada del respaldo de la silla de escritorio, aún manchada de sangre, y el miedo se alió con la nostalgia para hacerle un nudo en las tripas. Blay, el leal Blay… que le seguiría aunque eso pusiera su vida en peligro.

El Blay al que se moría por abrazar, por sentir vivo y bien, por…

Entrecerró los ojos, intentando enfocar, y luego acarició la americana con los dedos. Se llevó la mano a la nariz, dispuesto a inhalar el olor de la sangre de su amigo. Y sus células se petrificaron. Como si le hubieran cambiado el oxígeno por cianuro. Conocía el olor de todas y cada una de las colonias y aftershaves de Blay, y aquel no era uno de ellos.

Era de Saxton.

Cierto, se había encontrado con Blaylock acompañado de su primo. Seguramente, venían de revolcarse entre sábanas de seda, de que aquel lameculos rubito pusiera su sonrisa de Casanovas y le diera a Blay por culo hasta que se hartara de él. Porque eso es lo que pasaba siempre con Sax: te halagaba, te seducía hasta llevarte donde quería y cuando se hartaba de la novedad te despedía con la misma sonrisa de Judas. Con estilo y muchos “por favor”, eso sí.

Hijo de perra.

Habría tocado a Blay entre las piernas la noche anterior. Le habría besado. Probablemente, le habría puesto boca abajo y se la habría metido poco a poco, como a una muñeca de porcelana. Y luego, encima, se había llevado a Blay a aquellos tugurios de mierda llenos de humanos deseosos de ponerle las manos encima cuando no le llegaban ni a la puta suela de los zapatos.

Qhuinn se atragantó con su propio rugido reprimido.

Cuando Blay abrió la puerta del baño, derramando luz en la habitación, se giró despacio y el aliento se le escapó de los pulmones.

Dios, era hermoso.

Hombros enormes, cintura estrecha, piel blanca sobre músculos perfectos y el rostro de la inocencia, con aquellos ojos azules, el pelo despeinado, húmedo. Desnudo de cintura para arriba, con sólo unos pantalones sueltos negros, Blay era un jodido ángel guerrero, realzado por el vendaje en el hombro, como un recordatorio bélico.

No una maldita nancy de traje y corbata.

No una nenaza maricona.

Un jodido guerrero.

Su Blay.

-Qhuinn…

El susurro sorprendido le recordó tanto al tono de voz que solía usar Blay con él antes de que todo se fuera a la mierda que se le cerró la garganta. Tuvo que llevarse la botella a la boca y beber un trago. Muy largo. Luego, Blay se pasó la mano por el pecho, cayendo en la cuenta de que estaba medio desnudo.

Qhuinn siguió la trayectoria de aquella mano como una flecha señalando el tesoro.

Estaba a punto de perder la compostura, podía notarlo. Su Hulk interior había hecho demasiadas veces la ecuación “Saxton” más “Blaylock” más “nostalgia” más “miedo” junto con algo mucho más profundo y la bestia verde reptaba justo bajo su piel.

-¿Qué estás haciendo aquí?

La pregunta subió una rayita más la escala hacia “ignición”. No porque Blay hubiera sido brusco, sino porque tuviera que preguntarlo, por que necesitara un motivo para estar en la habitación de su jodido mejor amigo al día siguiente de que se hubieran besado como si se hubieran estado buscando durante años.

Y “amigo” no cubría ni la mitad de las cosas que Qhuinn tenía en la mente en aquel momento.

Dio otro trago, mirándole fijamente. Los ojos de Blay bailaban entre sus pies, el suelo y la americana que estrujaba en la mano.

Quiso decir “te echo de menos”. Quiso decir “nunca te he usado” y “te besé porque lo deseaba tanto como para romperte a trozos”. Quizás también “déjame quedarme un rato y saber que estás vivo”. Pero su boca tenía otra sorpresa preparada, con la complicidad de su cerebro bien empapado en tequila.

-Dime, Blay…- la voz le salió grave mientras sus dedos seguían jugueteando con la puta americana- ¿Te folla como a un guerrero o te lo hace poco a poco, como a una hembra?

Blaylock se convirtió en una estatua de sal.

Qhuinn escuchó su inhalación mientras le daba otro trago al tequila.

-Cristo…- su amigo se pasó las dos manos por el pelo y mierda si los músculos de su pecho no ondularon-. Casi nos matan hace unas horas y tú sales con esto. Vete. Ahora.

Otro trago.

Precisamente por eso era importante que Blay viera que Saxton no le convenía. Porque la vida era jodidamente corta y tenía que asegurarse de que su amigo consiguiera lo que merecía.

-Entonces lo hace, ¿no? Tratarte como a una maricona. Te besa durante horas, te acaricia el pelo y hasta compra lubricante de primera para follarte sin hacerte daño, ¿sí?- justo al contrario de cómo lo haría yo- ¿Eso te gusta? ¿Te pone cachondo? ¿Es lo que quieres?

Blaylock no dijo nada. Absolutamente nada durante más de diez segundos. Luego caminó hasta la puerta y la sostuvo abierta, mirando al suelo.

-Sal de mi habitación. Ya.- la voz le tembló y Qhuinn olió su rabia.

A la mierda todo. Dejó la botella encima de la cómoda y caminó despacio hasta pararse a un metro delante de Blay, cerrando la puerta de un golpe seco.

-No.

Desde aquella distancia, podía distinguir las gotas de agua que aún humedecían la piel pecosa.

Los pezones rosados.

-Estás borracho.

-Puede ¿Quieres que me vaya? Oblígame. Tendrás que tocarme. – en su interior, Qhuinn rogó por eso. Porque Blay perdiera la puta compostura.

-Dios bendito… No tienes ningún derecho a entrar aquí después de todo este tiempo y faltarme al respeto, no…

-Eres quien te estás faltando al respeto dejándote follar por esa puta relamida.- las encías le escocieron- ¿Crees que es lo que te mereces? ¿Que te traten como a una zorra de compañía, paseándote por restaurantes caros para que la alta sociedad vea el nuevo polvo de Saxton? ¿El guerrero maricón a quien se tira? ¿Es eso?- apretó los puños-. No le quieres, ni siquiera le deseas. Lo sentí en ese callejón, ¿quieres que te lo recuerde? Te estás mintiendo a ti mismo.

Blay infló el pecho inspirando aire y los ojos de Qhuinn siguieron el movimiento. Y bajaron. Hacia los abdominales. Hacia la cinturilla elástica del pantalón del pijama. Más abajo.

-Dime una cosa.- Blaylock habló muy despacio con la vista fija en él- ¿Esto es porque tu narcisismo no puede soportar que yo haya seguido adelante sin suspirar por ti o son sólo celos?

Touché. Las dos cosas. Y más, mucho, mucho más.

Él no es lo que te mereces.- habló despacio, tragando un rugido.

Blaylock soltó una risa amarga y se separó de la puerta, dando un par de pasos mientras se abrazaba a sí mismo, meneando la cabeza.

-No puedo creerlo… Han pasado meses. Meses desde que no hablamos. Meses desde que me dijiste que tenía que buscarme alguien real. Y ahora que lo tengo, ¿no es lo que me merezco? Y, dime una cosa, según tú, ¿qué me merecería exactamente?

A pesar de la protesta digna, había algo en la voz de Blay, como tristeza. Como si Qhuinn hubiera dado en algún blanco oculto.

Como si aún estuviera esperándole. Tal como había notado cuando se habían besado.

Y aquello deshizo el nudo en su lengua para decir la frase que llevaba tres meses tragándose en silencio.

-Tendría que haber sido yo.- Qhuinn apartó la mano de la puerta y caminó hasta detenerse justo contra la espalda de Blay-. Tu primera vez… tendría que haber sido yo.

OOO

Blaylock se quedó inmóvil, con la vista fija en su cama y la respiración de Qhuinn a su espalda. Haciéndose internamente añicos. Virgen… él había pensado lo mismo cuando se había levantado de la cama de Saxton la noche que había perdido la virginidad. Cuando, a pesar de todo lo que le había dado su amante, del esmero con que le había tratado, la angustia le había hecho huir al baño.

Tendría que haber sido Qhuinn.

Había pensado exactamente las mismas palabras.

Apretó los ojos, obligando a su cuerpo a no temblar. Tuvo la certeza de que Qhuinn ganaría esta vez, de que conseguiría que admitiera lo que los dos sabían que era obvio. Demasiada tensión, demasiada adrenalina, demasiados recuerdos como para ignorarse más mutuamente. A pesar de todo, intentó no ceder, intentó aferrarse a su coartada.

-Le escogí a él, estoy con Saxton.- murmuró-. Ya hemos tenido esta conversación, ¿recuerdas?- después de besarnos como animales en un callejón-. Quería sexo. Él me da el adecuado y me regala mucho más.

Los ojos de Qhuinn se fijaron en sus labios antes de volver a mirarle. Cuando Blay acabó de hablar, algo cambió en el moreno. Su olor se hizo más fuerte, su mirada más oscura mientras inclinaba la cabeza a un lado.

-El adecuado…- murmuró, desviando de nuevo los ojos dispares a sus labios mientras daba un paso más hacia él.

Estaban a un palmo de distancia. Blay pensó que vomitaría el corazón por la boca. Todo su cuerpo recordó lo que había sentido hacía sólo unas horas, cuando había estado abrazado a Qhuinn, y su polla se puso dura al respirar aquel olor que era sólo de su pyrocant.

Que la Virgen le ayudara, Qhuinn lo vio. Los ojos bicolor volvieron a los suyos y a Blay la vista se le puso negra. Iba a pasar algo, lo sabía. Algo más que unos besos furiosos. Y debería sacarle de su habitación antes de que ocurriera. Excepto que había echado raíces en el suelo.

El rostro de Qhuinn se acercó al suyo, sus narices casi tocándose, sus labios a un suspiro. Los ojos muy abiertos del moreno recorrieron su cara, como si fuera algún milagro. Dio un último paso hacia él. Sus pechos se tocaron. Blay dio un paso atrás. Su espalda golpeó la pared de la habitación. Qhuinn siguió a milímetros de él, exudando calor y sexo.

-El adecuado…

Los labios de Qhuinn tocaron los suyos, sólo un roce intuido, un arañazo con el piercing. Tentando.

Échale, maldita sea, échale AHORA.

Pero la voz de su dignidad, la que le había gobernado los pasados meses, parecía afónica ese día. Incapaz de imponerse sobre el maremoto que Qhuinn provocaba en él.

El moreno puso las manos en la pared, a ambos lados de él. Acercó el cuerpo al suyo, amenazante como alguna bestia enorme. El cuero de Qhuinn rozó sus pantalones finos y notó perfectamente su erección mientras los ojos bicolor seguían quemándole, tan cerca que no podía enfocarlo, y los labios calientes de Qhuinn tomaron posiciones sobre los suyos. Sus lenguas se rozaron, sólo las puntas.

Blay dejó ir un gemido ronco desde el fondo de la garganta, incapaz de ahogarlo más tiempo.

El mundo pasó de inmóvil a triple revolución en un latido.

La lengua de Qhuinn entró en su boca, la suya salió a su encuentro y las manos se engancharon en el pelo, en las mandíbulas y en los hombros mientras gruñían. Alternaron sus posiciones, luchando mientras se besaban, chocando contra la pared ahora uno, ahora el otro. Blay no notó las punzadas en el hombro. Imposible. Sólo las manos de Qhuin cogiéndole la cara, los colmillos desgarrándole el labio, las lenguas enrollándose fuera de la boca, compartiendo saliva y verdades no pronunciadas.

Consiguió empujar la mole de Qhuinn hasta que el moreno quedó contra la pared, tirando la lámpara de la mesita de noche y creando reflejos psicodélicos en las paredes. Blay no dejó su boca, jugando con la bolita de la lengua, mientras metía las manos bajo la camiseta de Qhuinn, acariciando su espalda hasta donde los pantalones le impidieron seguir avanzando.

El rugido de Qhuinn mientras echaba la cabeza hacia atrás iba a perseguirle mientras viviera.

Aquello era lo que había estado deseando.

Qhuinn metió una pierna entre las suyas, empujando hacia arriba contra sus pelotas.

-Joder… – Blaylock clavó los dedos en su espalda.

Aquel momento de distracción fue lo único que necesitó Qhuinn para revertirles a la posición original, con él atrapado contra la pared. Las manos del moreno resbalaron por sus costados hacia abajo, se cerraron alrededor de sus nalgas como dos cepos y empujó, levantándole del suelo, manteniéndole con la espalda contra la pared. Su boca dejó la suya y bajó por su cuello, lamiendo y mordiendo entre gemidos, la bolita de su lengua acariciando su vena y Blay empezó a mojar los pantalones.

-Dios…- susurró, la cabeza hacia atrás, las manos en el pelo moreno, los ojos cerrados. Qhuinn le estaba manteniendo sin tocar el suelo a pura fuerza bruta de cuerpo, a pesar de su herida reciente.

-¿Es así como te besa?- Qhuinn susurró contra su oído, mientras aquella maldita bolita jugueteaba con el lóbulo de su oreja-. Dime, Blay, ¿es así?

No ni en un millón de años…

La respuesta le vino al cerebro pero no a los labios. Imposible hablar cuandola boca caliente de Qhuinn estaba recorriendo su cuello, besando y chupando hasta dejarle morados, mordiéndole el hombro con los dientes delanteros, empujando la polla contra la suya mientras le mantenía en vilo con las manos en el culo.

Blay maldijo los pantalones de cuero de Qhuinn. Porque si aquello era algún tipo de espejismo, quería poder notar su polla. Cogió la cara de Qhuinn entre las manos, rascándose con los piercings de su oreja, y le dirigió la boca contra la suya. Su lengua fue en busca de la de Qhuinn como si llevara años en el desierto.

Los dos se mordieron con tanta fuerza que rompieron el beso, mirándose entre jadeos ensangrentados un instante.

Qhuinn le dejó caer de nuevo en suelo y las manos de Blay treparon por su estómago, bajo la camiseta. El moreno se la sacó de un tirón y Blay no pudo hacer otra cosa que llevar las manos a los piercings de sus pezones.

Por un momento, se miraron a los ojos, las bocas entreabiertas, mientras los dedos de Blay se enredaban con los aros plateados. Cristo, toda esa piel dorada sobre músculos duros… Qhuinn cerró los ojos, como si estuviera rezando por algo de control, y Blay sintió que la polla del moreno crecía contra la suya.

Empezó a marearse. Aquello no podía ser real. Era demasiado bueno.

Qhuinn abrió los ojos al segundo siguiente para empotrar a Blay de nuevo contra la pared con su boca. Esta vez, sus manos resbalaron por su espalda hasta su culo por debajo de los pantalones.

Blay gimió en su boca cuando pensó que se correría ahí mismo.

Los dedos de Qhuinn magullaron sus nalgas mientras le apretaba las caderas contra las suyas. Sus bocas se separaron de golpe con las lenguas aún enrolladas cuando Qhuinn pasó una pierna por detrás de las de él, haciéndole perder el equilibrio.

Lo siguiente que supo Blay es que estaba de rodillas en el suelo. Luego, un forcejeo confuso y el dolor estallando en su hombro. Se encontró boca arriba en el suelo de la habitación, Qhuinn encima de él, entre sus piernas, comiéndole la boca entre jadeos, el cuello y el pecho, mientras tiraba de sus pantalones del pijama.

Cuando se los quitó por una pierna, sin molestarse en acabar de sacárselos de la otra, y le dejó desnudo, totalmente erecto, Blay aún no sabía cómo había acabado en aquella posición. Tampoco es que se lo preguntara.

No con Qhuinn entre sus muslos, chupando sus pezones, con las manos bajando por sus costados y su propia polla dejando un trazo húmedo en el pecho del moreno a medida que Qhuinn bajaba hacia abajo por su abdomen.

Cuando levantó un momento la cabeza, Blaylock quiso gritarle que siguiera.

-¿Te la chupa así, Blay?

Qhuinn se arrodilló entre sus piernas, cogiéndole los muslos en una presa inamovible, separándoselos, y se lo metió entero en la boca, sin preliminares. Blay tragó tanto aire de golpe que pensó que estallaría. Y luego el oxígeno abandonó sus pulmones con una explosión cuando los labios de Qhuinn se cerraron con fuerza alrededor de la base de su polla, con la lengua contra su vena, y empezó a subir, haciéndole notar su bolita.

-¡Oh, CRISTO!

Ni falta que hacía que Qhuinn le separara las piernas. Los muslos de Blay se abrieron al máximo, ofreciéndose por completo, con las rodillas dobladas. Echó la cabeza hacia atrás, los ojos apretados hasta hacerse daño, arqueándose sobre el suelo con las manos sobre la cabeza morena que subía y bajaba.

La mano derecha de Qhuinn empezó a acompañar a su boca mientras la izquierda apretaba sus pelotas, la lengua perforada le bañaba en saliva, sus labios chupaban su punta y luego le soltaban para lamerle como un puto helado y Blay se retorcía en el maldito suelo pensando “oh, Señor, es Navidad”.

Abrió los ojos desorbitados un instante, tensando los abdominales para levantar la cabeza porque, maldita sea, tenía que verlo para asegurarse de que era real, y la lengua de Qhuinn estaba jugueteando con su punta rosada y aquella bolita del demonio estaba acariciando su hendidura por donde brotaba líquido y los ojos dispares le miraban como si pudiera comérselo entero.

Blaylock se golpeó la cabeza contra el suelo cuando la dejó caer, pero a quién puñetas le importaba cuando la mano de Qhuinn empezó a subir y a bajar por su polla como si el muy imbécil creyera que podía encender un puto fuego frotándosela mientras sus labios sorbían su punta igual que si fuera un Häagen Dazs.

El cuerpo de Blay se transformó en hilos tensos de acero con el centro de mando en la boca del moreno. Empezó a gemir, a jadear y Qhuinn se lo tragó arriba y abajo mientras sus manos le acariciaban las pelotas, la ingle, la base de su polla y quiso advertirle, joder, quiso advertirle de que iba a correrse porque eso es lo que siempre hacía con Saxton porque era de mal gusto tener que tragarse todo su semen pero una mierda si podía hacerlo.

Cuando empezó a correrse con un gemido ronco, Qhuinn no le soltó, sólo ciñó los labios y le exprimió con más fuerza. Blay le agarró del pelo volcándose en su boca, con los ojos muy abiertos fijos en el techo. Y Qhuinn tragó todo lo que salió de él. Que no fue poco.

Blaylock recuperó el uso de sus funciones cerebrales rato después para encontrarse tirado en el suelo, todavía gimiendo a espasmos, con las piernas abiertas, los brazos pesados caídos a los lados del cuerpo y a Qhuinn arrodillado entre sus muslos.

Parpadeó, jadeando, a tiempo de ver al moreno pasándose el dorso de la mano por la boca. Algo mojado brilló en su piel.

Qhuinn no sonreía con aquella expresión de macho satisfecho que tenía siempre después del sexo. Lo miró mientras le acariciaba el muslo, la ingle, la polla exhausta, como si Blay llevara colgada una etiqueta de “Propiedad de Qhuinn”.

-Dime, Blay…- le faltaba el aire- ¿es a él a quien deseas o a mí?

Blaylock se incorporó sobre los codos muy lentamente, con la vista fija en la mirada oscura de Qhuinn. Entonces cayó en la cuenta de varias cosas. El moreno llevaba los pantalones puestos. Y nada de olor de marcaje. Qhuinn podía habérsela chupado como si hubiera estado deseándolo durante siglos, pero aquello no tenía que ver con el amor, ni siquiera con el deseo. Tenía que ver con Qhuinn humillándole para que se quitara la máscara de “tengo un amante, estoy a gusto con él” y dejara al desnudo lo que había debajo: que Blay seguía total y completamente a sus pies. Como siempre lo había estado.

Qhuinn acababa de hacer volar por los aires cualquier oportunidad de Blay de ser feliz con Saxton, o con cualquiera.

Porque, en el fondo, el muy cabrón tenía razón: era a él a quien quería. Siempre había sido él.

Qhuinn acababa de hacer que se diera de morros con aquella verdad sin ofrecerle nada a cambio, porque no le estaba pidiendo que fuera su pareja, ni siquiera su amante.

Aquel cabronazo sólo le estaba dejando en pelotas tirado en el suelo de su habitación.

Blay dejó caer la cabeza, cerrando los ojos, y cruzó los brazos por encima de la cara.

-Vete.- murmuró-. Lárgate ahora mismo y no vuelvas… jamás… a entrar en mi habitación. Nunca.

Qhuinn no discutió ¿Por qué iba a hacerlo? Ya tenía lo que quería, ya había arruinado la poca vida propia e independiente que Blay había conseguido construir. Se levantó de entre sus piernas, bamboleándose, cogió su camiseta y salió de la habitación en silencio, cerrando la puerta con un “clic” suave.

Blaylock se subió los pantalones, se incorporó y se metió en la cama, acurrucándose de lado con las sábanas hasta la barbilla, sin molestarse en coger la lamparita del suelo.

Mantuvo los ojos fijos en la botella de Herradura olvidada encima de la cómoda mientras las lágrimas corrían por las mejillas pecosas.

OOO

Qhuinn llegó a su cuarto después de darse de bruces dos veces contra la pared del pasillo. Y no porque siguiera borracho, sino porque estaba completamente mareado por lo que acababa de descubrir. Cerró la puerta de su habitación y apoyó la espalda contra ella, dejándose resbalar hasta el suelo. Colocó los brazos sobre las rodillas y la cabeza encima, cerrando sus malditos ojos como si pudiera borrar la imagen que tenía abrasándole las retinas.

Cristo santo

No había querido mirar a Blay. De verdad que no había querido hacerlo. En realidad, hasta el final no había tenido ni puta idea de por qué se había comportado como una maldita basura haciéndole lo que le había hecho. Entonces, había levantado la cabeza de entre las piernas de Blay, tragando lo que había dejado en su boca, y la visión había humeado al grabársele en el cerebro.

Los ojos cerrados, la cabeza hacia atrás, los músculos en relieve, la piel blanca y pecosa, increíblemente sedosa, los tendones de los brazos marcados, su pene rosado e hinchado, los potentes testículos.

Blaylock era lo más hermoso que había visto nunca.

Y era justo tan dulce y tan entregado como Qhuinn había imaginado mil veces.

No había querido mirarlo para que la conclusión que iba ligada a aquella imagen no taladrara las capas de alcohol, aspiraciones frustradas y “soy-un-tío-duro” con que se recubría. Pero lo había hecho.

-Joder… -murmuró, frotándose la cara con las manos y golpeándose la cabeza contra la puerta, con el sabor de Blay todavía en la boca.

Daba igual a cuántos tíos, tías o cosas con agujero se follara. De dos en dos, de tres en tres o un equipo de rugby detrás de otro. Daba igual que se metiera tequila en el cuerpo suficiente como para convertirle la sangre en alcohol de quemar. Daba igual cuántas horas pasara martilleándose la cabeza con música tan distorsionada que causaría esquizofrenia a un monje budista.

Daba igual que se dijera una y otra vez que Layla era su pase directo a la final del concurso del Macho de Valía.

Aquel agujero negro que cada vez se hacía más grande en el centro de su pecho, que parecía tener dientes en los bordes que le iban royendo las entrañas todas las jodidas horas que estaba despierto, no se llenaría jamás.

El único que podía llenarlo era Blaylock.

Y jamás encontraría a ningún macho que caminara sobre la faz de la Tierra digno de Blay porque no consentiría que nadie, a parte de él mismo, le pusiera la mano encima.

Quisiera o no admitirlo.

OOO

El saco de boxeo de la máquina de entrenamiento, en el gimnasio de la mansión, voló por los aires, estrellándose contra la pared cuando el puñetazo de Rhage lo arrancó de cuajo.

El Hermano apoyó las manos en los muslos, jadeando con los ojos cerrados. Tenía el pelo tan empapado en sudor que un hilillo resbaló por su nariz, goteando en el suelo. Los músculos de todo su cuerpo temblaban al borde del colapso y los pulmones le ardían. Forzó a su cuello a moverse para mirar el reloj de pared: las dos del mediodía.

Llevaba cinco horas destrozándose en el gimnasio.

Cinco horas después de haber pasado otras dos tumbado en la cama con Mary sin hacer otra cosa que verla dormir, con la sensación de que ella se había subido a un barco de pena que la llevaba cada vez más lejos de él, perdiéndose en la bruma sin que pudiera alcanzarla.

¿Cuánto hacía que no la tocaba? Semanas.

Sus contactos se habían vuelto más y más espaciados hasta la noche que ella se había echado a llorar, diciendo que no era digna de que la amara, que sólo era una mujer estéril y muerta por dentro. Rhage se había quedado tan atónito que había sido incapaz de decir nada, limitándose a estrecharla entre sus brazos.

Decía que no era digna…

Mary, la única mujer en su vida que le mantenía cuerdo, la única que podía domar a su bestia con un susurro, la que le había hecho sentir un macho con algo de valía en su interior, creía que no era digna de sus caricias ¿Por qué? Porque había sobrevivido a un cáncer que habría matado a cientos de personas más débiles que ella. Porque seguía allí, dando paz a todos quienes la rodeaban, ayudándoles a superar sus traumas, en vez de haberse rendido a la leucemia.

Y creía que no era digna porque no podía darle un hijo, como si su propia vida no fuera ya milagro suficiente.

El problema es que Mary estaba tan encerrada en su pena que, por una vez, era incapaz de percibir la desesperación de quien tenía más cerca. Él.

Rhage no sabía cuánto tiempo podría soportarlo antes de romperse.

OOO

Un buen rato más tarde, Blaylock se secó las lágrimas con el dorso de la mano en un gesto brusco. Era curioso como la depresión más absoluta podía dar paso a la resignación total cuando había cosas que no podías negar y, de allí, a la furia.

¿Qué derecho tenía Qhuinn a hacerle aquello, a hacerle probar lo que había estado deseando toda la vida y luego dejarle tirado?

¿Qué mierda de privilegio creía que tenía para jugar con él?

Si Qhuinn no le amaba –y no lo hacía- que le dejara en paz. Blay podía intentar vivir con ello. Joder, había vivido con ello aquel tiempo, había empezado a superarlo. Pero no, tenía que ponerle el caramelo en la boca para luego quitárselo, darle parte de lo que quería con toda la entrega del mundo, como si Qhuinn también sintiera lo mismo, y luego… paf. Dejar que el globo se desinflara.

¿Y su maldito derecho a recibir algo de Qhuinn a cambio de las veces que el moreno le había dejado a punto de estallar?

“Tu primera vez tendría que haber sido yo”.

Sí. Exacto.

Blaylock inspiró el aire trémulamente con todas sus fuerzas, obligando a sus ojos a dejar de llorar como una maldita niña. Qhuinn era capaz de chupársela con toda el alma y luego quedarse tan tranquilo, de tomar lo que quería sin que eso le afectara.

Él no iba a ser menos.

Apartó las sábanas entre las que se había acurrucado de un manotazo y se puso en pie con la sensación de que algo con pinchos le estaba bajando por la garganta. Antes de que todas sus células pudieran gritar “¡espera!”, cruzó su cuarto a zancadas y abrió la puerta.

Pensaba reclamar lo que tendría que haber tenido.

OOO

El mundo en el Otro Lado era un paisaje inmutable, tan sereno y permanente como labrado en mármol. Tan rígido y vacío de emoción como acababan siendo sus habitantes. Hermosas mujeres enjauladas en las rígidas pautas de comportamiento como un pajarillo, destinado al canto solitario.

Layla pasó los dedos por el agua de la piscina de baños del templo de las Elegidas –de las que aún vivían allí y no en el rancho del Gran Padre-, observando las ondas que creaba. El sire Phury había empezado una corriente de cambios que había traído un hálito de libertad tan inimaginable que muchas, como ella, habían vuelto a vivir allí tras un tiempo en el rancho.

Cuando has vivido toda la vida en un corsé apretado, poder correr libre te hace sentir pánico.

Ella era afortunada: la Hermandad y sus soldados requerían sus servicios a menudo, tenía dos amigas en la mansión, Payne y No’One. La hija de la reverenciada diosa había cogido las riendas de su vida, decidiendo que viviría según sus términos, y eso incluía a un humano, o no lo haría en absoluto. Incluso la Elegida caída en desgracia había dado un paso adelante, había protagonizado un cambio, decidiendo quedarse en el Otro Lado con su hija.

¿Y ella?

Layla había creído que su cercanía con Qhuinn era la profunda onda en su propio estanque. El principio de algo. De un cambio, de un futuro. Había estado firmemente convencida de que la pasión entre ambos sólo podía responder a que el destino respaldaba su unión, su amor. Pero el guerrero aún no la había tomado como hacen los machos con las hembras. Tampoco le había pedido emparejarse, a pesar de que era atento con ella y su cuerpo siempre respondía, bien dispuesto.

Había pasado de ser envidiada por Payne a envidiar a su hermana.

¿Quizás había algo malo en su actitud? Las Elegidas eran educadas para servir, para esperar, para recibir lo que les quisieran dar sin tomar la iniciativa ¿Y si Qhuinn había tomado su comportamiento como una muestra de desinterés?

Layla se levantó del borde de estanque, súbitamente agitada. Quizás el guerrero esperaba una señal de ella, algo que le confirmara que no incurría en deshonor si la tomaba, un signo de que realmente Layla deseaba ser su pareja.

Eso era. El sire Qhuinn era demasiado honorable y tenía demasiado autocontrol como para avanzar más sin que ella le alentara en la tranquilidad de que sería aceptado.

OOO

Qhuinn tenía más control de sí mismo de lo que creía. Nunca habría pensado que conseguiría levantarse de donde había caído, derrumbado contra la puerta de su habitación. Se pasó la mano por la cara por enésima vez, con los hombros hundidos en la habitación a oscuras excepto por la luz abierta del baño, donde había tirado los pantalones en un rincón antes de sentarse a plomo en la cama, con la espalda hacia la puerta. No sabía ni qué hora era ni cuánto tiempo llevaba así.

Seguía ardiendo. Y no sabía dónde era peor la cosa, si en su interior o en su exterior.

Las entrañas aún le quemaban con la conclusión a la que había llegado, y humeaban producto de la guerra que había mantenido contra su corazón para no levantarse, volver a la jodida habitación de Blay y gritársela a la cara. Pero Blay le había prohibido entrar y él, que era un jodido montón de mierda, al menos tenía ese último resquicio de honor para respetarlo.

Lo cual le dejaba solo en su cuarto, con el pecho lleno de cenizas y el cuerpo, desnudo, en llamas. No sabía cuánto rato había pasado, pero una mirada a su entrepierna le confirmó que aún seguía algo duro. No había querido tocarse, aquella vez no. No iba a contaminar el recuerdo de algo tan hermoso como la visión de Blay bajo su cuerpo con algo sucio como meneársela a solas en su cuarto mientras pensaba en lo que habría hecho después de chupársela a su amigo.

Qhuinn le habría hecho el amor allí mismo, en el suelo. Y darse cuenta de eso le había dejado paralizado mirando a Blay sin abrir boca hasta que su amigo le había echado.

Lo deseaba… Deseaba tener por una sola, jodida vez en su vida la sensación de que se acostaba con la persona correcta, sabiendo qué se sentiría teniendo a Blay y…

-Mierda.- sentado en el borde de la cama, se cogió la cabeza con ambas manos cuando le faltó el aire de los pulmones.

La puerta de su habitación se abrió de repente, golpeando contra la pared.

Qhuinn dio un respingo y se giró por encima del hombro.

Blaylock.

El pelirrojo estaba plantado en el umbral de su puerta, su figura en sombras iluminada por detrás, desde el pasillo. El corazón de Qhuinn saltó por la boca directo hacia él, como si respondiera a una llamada silenciosa.

-¿Blay…?

Si había venido a molerle a palos, mierda, iba a dejarse. Se lo merecía. Eso y más. Su amigo cerró la puerta tras él, encerrándoles en la densa penumbra de una atmósfera cargada de magnetismo. Qhuinn hizo el gesto de levantarse hasta que recordó que estaba desnudo. Maldijo por lo bajo, alargó la mano para coger una toalla que estaba hecha un gurruño en el suelo y se envolvió las caderas con ella antes de levantarse y girarse hacia Blay. El pelirrojo inspiró aire y el sonido pareció cargar todavía más el ambiente. Dio dos pasos hacia él. Seguía tal como Qhuinn le había encontrado: desnudo de cintura para arriba, con los pantalones del pijama. Por una vez, no supo interpretar su expresión.

-Blay, escucha. Tengo que decirte…

-Cállate. Cierra la maldita boca.- Blaylock se frotó los ojos con las palmas de las manos y a Qhuinn se le retorció el alma cuando se dio cuenta de que su amigo había estado llorando. La mirada que el pelirrojo le dirigió al retirar las manos le hizo temblar-. Tú ganas, ¿sabes? Como siempre.

-¿De qué va…?-Qhuinn se quedó como un pasmarote, con las manos en la toalla para evitar que resbalara, aspirando el calor de Blay. Dios, era tan jodidamente hermoso

-¡He dicho que te calles!- la voz de Blay sonó como un latigazo y volvió a frotarse los ojos con el dorso de una mano-. Tienes razón. Saxton nunca me besará como tú. Ni me tocará igual. Porque no es .- la voz le tembló cuando le miró directamente a los ojos-. Tenías razón en aquel callejón, aún te deseo. Virgen…- soltó una risa ácida, paseando la mirada un momento por el cuarto a oscuras antes de volver a sus ojos. Dio un paso hacia él. Otro. Hasta que estuvieron al alcance de la mano-. Y también tenías razón antes, en mi habitación. Tendrías que haber sido tú. Mi primera vez… tendrías que haber sido tú. Pero no estabas.

Qhuinn jadeó sin ser consciente de ello. De puro dolor o de alivio, no supo decirlo. Pero conoció lo que era notar que alguien le estrujara el pecho exprimiéndole la sangre del corazón e inyectándosela entre las piernas al mismo tiempo. Tragó saliva. Delante de él, Blaylock temblaba. Se le hizo un nudo en la garganta.

Blay parpadeó y la poca luz del cuarto iluminó una lágrima cayendo por su mejilla pálida.

-Dios, Blay, no… por mí no, nunca.- la voz le salió rasposa y alargó una mano, con la intención de secar aquel rastro hiriente de hasta dónde llegaba su propio fracaso.

El pelirrojo giró la cabeza a un lado, poniéndose fuera de su alcance. Se pasó el brazo por la cara, llevándose las lágrimas, y, cuando volvió a mirarle, había rabia en los ojos enrojecidos.

-Dámela. La quiero ahora.- siseó.

Qhuinn parpadeó.

-No te entiendo.

-Mi primera vez. Contigo. Dámela. Me lo debes.

El estómago le dio una vuelta, el corazón se le desplomó a los pies y la vista se le puso en negro mientras, a pesar de todo aquel cataclismo interior, la sangre siguió concentrándose en lo que tapaba con la toalla. Abrió la boca pero no salió ningún sonido. Blay se acercó un poco más. Tanto que el pantalón del pijama de algodón que llevaba rozó la mano con que sostenía la toalla. Aquellos ojos azules, mojados, se colaron justo hasta el núcleo de su alma y se quedaron allí, clavados con chinchetas.

Qhuinn no se movió. Maldito fuera, no podía ni respirar. Porque justo acababa de darse cuenta de que lo único que Blay quería de él era su polla. Como todo el mundo. “Me lo debes”. Como si Qhuinn fuera una especie de repartidor de polvos a domicilio, condenado a volver a casa solo una vez hubiera entregado el producto. Pero aún así, aunque Blay sólo le pidiera su cuerpo, lo quería. Tanto que no se atrevió a moverse.

Blaylock debió interpretarlo como un rechazo porque se encogió visiblemente, pálido. Luego sus ojos se estrecharon.

-¿Necesitas que me humille más? ¿Quieres… que me desnude yo? ¿Quieres que me tumbe boca abajo en tu maldita cama? Muy bien.- llevó las manos temblorosas a la cinturilla del pantalón.

La mano derecha de Qhuinn salió disparada a la muñeca de Blay deteniéndole.

-Nunca te humilles delante de mí.- tragó saliva-. Nunca.

Blay acercó la cara a la suya. Tanto que Qhuinn vio las lágrimas retenidas en sus ojos.

-Entonces dame lo quiero…- ya no había rabia en la voz de su amigo. Sólo una tristeza que destrozó lo que quedaba de cordura en Qhuinn.

Dejó de luchar. Dejó de pretender que podía controlar aquello.

Ni podía ni quería. Y Blay tampoco. Así que a la mierda y que la Virgen se apiadara de ellos para juntar sus trozos después.

Soltó la maldita toalla y dejó que cayera al suelo. Blaylock estuvo a punto de bajar la mirada al punto pero Qhuinn le cogió la cara con las manos; sólo aquel momento, aquel único instante, quería que le mirara a los ojos. Y, si podía, que leyera lo que había en ellos, a ver si Blay lo entendía. Se inclinó poco a poco hacia su boca, intentando decirle sin palabras… mierda, ni él lo sabía, pero los ojos claros se abrieron con sorpresa y brillaron. Si aquello era lo que Blaylock quería, él iba a dárselo. Todo.

Blay soltó un jadeo ronco cuando Qhuinn abrió la boca sobre la suya, enrollándole la lengua en un colmillo, aspirando su saliva y su aire. Las manos de Blay fueron a su espalda desnuda y le clavó los dedos, dejándole marcas mientras bajaban hasta llegar a su culo. Cogiéndole fuerte. Qhuinn rugió y apresó las caderas de Blay, estrellándolas contra las suyas.

Los dos pudieron medir perfectamente sus longitudes a través del fino pantalón de Blay.

Clic-clac. Subida al siguiente nivel. De “hirviendo” a “vapor”.

Qhuinn rompió el beso con un gruñido ronco para bajar con la boca por el cuello de Blay, sus manos descendiendo por los costados. Le empujó mientras le lamía la vena de la garganta. Blay chocó contra el escritorio e hizo tintinear la colección de botellas vacías de Herradura. A Qhuinn le importó un carajo. Su boca siguió bajando por el pecho de Blay hasta chupar uno de sus pezones y, por Dios bendito, ¿tenía que gemir así?

-Joder…

Ahora mismo…

Qhuinn se acuclilló sin dejar de lamer su recorrido hacia abajo por el cuerpo de Blay dejando un rastro de saliva hasta que tiró de los jodidos pantalones, bajándoselos. La erección de Blay se liberó de golpe, golpeando contra su boca y Qhuinn gruñó tan fuerte como su amigo. Blay pateó para librarse de los pantalones alrededor de los tobillos y Qhuinn le separó las piernas a la fuerza. En cuanto se lo tragó todo lo largo que era, Blay maldijo y se agarró con ambas manos hacia atrás al borde del escritorio, a punto del colapso.

Nunca tendría bastante de aquel sabor en su boca ahora que lo había probado. Nunca.

-Mierda, Qhuinn… Dios…

Tomó aire por un momento antes de volver a chupársela, cogiendo el culo de Blay con firmeza, dirigiendo el vaivén de sus caderas a pesar de ser él quien estaba de rodillas en el suelo. Perdido en el olor de Blay, en su sabor, los colmillos se le alargaron sin que lo notara. Cuando subió hacia arriba por la polla de su amigo, las puntas dejaron dos largos arañazos sangrientos.

Blay se corrió en su boca al momento.

Y mierda si no era justo lo que él deseaba.

-Oh, joder… M-mier…- Blaylock seguía con la cabeza hacia atrás, las piernas abiertas, el culo contra el escritorio y las manos cogiéndose al borde, gimiendo y latiendo en su boca-. Qhuinn…

Si volvía a escucharle decir su nombre, se correría ahí mismo.

No se tragó su semen, sólo lo guardó.

Blay abrió los ojos como si hubiera caído de un ático, el cuerpo tenso y brillante de sudor, los pezones de un rosa tan subido como su pene, la boca entreabierta. Qhuinn se puso de pie, acariciándole el vientre con su propia entrepierna dura y caliente. Cuando los dos se estuvieron mirando a los ojos, se llevó una mano a la boca, dejando que el semen de Blay resbalara a sus dedos. El pelirrojo abrió tanto los ojos que iluminaron la puta habitación, siguiendo sus movimientos.

Qhuinn se humedeció la polla con lo que había salido del cuerpo de Blaylock y tuvo que apretar los ojos un momento cuando la vista de le nubló, al borde del orgasmo.

Más de Blay… mucho más…

Cogió al pelirrojo del hombro en un gesto tan rápido que el otro gimió en protesta y le dio la vuelta sin contemplaciones, empujándole hasta que Blay tuvo medio cuerpo inclinado encima del escritorio, ofreciéndole la espalda. Qhuinn tiró todas las botellas al suelo, sin preocuparse una mierda de las que se rompían y de las que rodaban. Metió un muslo entre las piernas de Blay, separándoselas a empujones, y acarició aquella ancha espalda pecosa con las manos abiertas. Su amigo se arqueó como un gato, aferrado a los dos lados de la mesa. Qhuinn apoyó la cara sobre su espalda, lamiendo la piel sudada.

-Dios, Blay, ¿cómo mierda he podido vivir sin esto?- murmuró.

Notó el gruñido que reverberó en el pecho de su futuro amante y… ronroneó. De entre todas las cosas que podía hacer en el mundo. Blay se giró a mirarle por encima del hombro pero Qhuinn no tuvo el valor de enfrentarse a sus ojos. En lugar de eso, dejó que su lengua siguiera resbalando… hacia abajo… más abajo… entre las nalgas bien separadas de Blay, hundiéndose entre ellas hasta llegar justo a donde quería, poniéndose en cuclillas otra vez.

-¡JODER!- Blay dio tal respingo que Qhuinn tuvo que apretar la presa en su culo para mantenerle quieto- No hagas…

Qhuinn levantó la cabeza de entre el culo de Blay para chocar con sus ojos. Su amigo se cogía al escritorio con tanta fuerza que tenía los nudillos blancos y le miraba por encima del hombro.

-No hay una sola parte de ti que sea indigna.

Blay abrió la boca pero Qhuinn no le dejó hablar. Volvió a hundir la lengua justo donde la tenía antes y pensó que podía morirse tranquilo sólo con oírle gemir así.

OOO

Por los santos cojones de la Virgen…

Blay cerró los ojos cuando el mundo le dio vueltas, acostado sobre el escritorio de cintura para arriba, aferrándose a la madera para no disolverse en lo que Qhuinn le estaba haciendo sentir, que era… que era.

Mierda, ESO. Justo lo que había soñado.

Apoyó la frente sudorosa sobre la madera, balanceándose al ritmo de la lengua de Qhuinn entrando y saliendo de él, raspándole con la bolita, y pensó que sacaría la garganta por la boca cuando las manos del moreno también apretaron sus testículos. Saxton nunca le había hecho aquello, era demasiado… Era demasiado.

Al poco, los dedos de Qhuinn entraron en él y todo el cuerpo de Blay se tensó hacia arriba, gruñendo. Se balanceó, follándose él mismo contra los dedos y la lengua del moreno porque si Qhuinn salía corriendo justo al segundo siguiente, iba a llevarse lo más posible.

-Dios, adoro oírte gemir…

Qhuinn se separó un momento para hablar antes de morder su nalga y volver a hundir la cabeza en él, con la boca muy abierta, como si estuviera saboreando lo más exquisito del mundo. Blaylock soltó los bordes del escritorio para cruzar los brazos, apoyar la cabeza encima y dejarse ir mientras los ojos le escocían y sus pelotas se tensaban…

Qhuinn se levantó, apretándose contra él, clavándole una enorme barra dura en el culo mientras besaba su espalda, lamiendo y chupando.

-No puedo… esperar más, Blay, no puedo.- sus manos bajaron, frenéticas, a sus nalgas, apretando y separándoselas.

Blay siguió con los ojos cerrados –que no sea un sueño, dulce Virgen, que no sea un sueño-. La voz le salió en un siseo.

-Hazlo, dámelo.

Cristo de los cielos…

Lo que se apoyó contra su entrada era descomunal, duro y caliente y Blay supo que aquello iba a doler. Qhuinn apoyó la cabeza sobre su espalda, respirando fuerte contra su piel húmeda mientras comenzaba a presionar, dilatándole.

Blay empezó a gemir, un sonido largo y sostenido al ritmo de los empujones de Qhuinn.

Enorme.

Doloroso.

Invasivo.

Qhuinn en estado puro.

Las lágrimas empezaron a rodar de nuevo por sus mejillas mientras se mordía un puño apretado para no gritar y que le oyera toda la puta mansión y no sabía si era porque la polla de Qhuinn dolía como el jodido demonio o porque llevaba veinticinco años esperando eso o porque Qhuinn haciéndole el amor era…

-No quiero… hacerte daño… Blay.- un jadeo contra su piel. Qhuinn enterrado hasta la mitad en él-. Nunca… a ti… nunca.

Blaylock intentó llevar aire a sus pulmones con el cuerpo de Qhuinn sobre su espalda y aquella barra rompiéndole por dentro. Las lágrimas eran ardientes sobre su piel.

-Dá-dámelo… todo. Lo quiero… todo.

Oyó a Qhuinn tomar aire, sus caderas se retiraron un poco y Blay notó su tierno interior moviéndose a su paso.

Luego empujó hasta el fondo.

-¡OH, JODER!

Blay gritó y luego se mordió el dorso de sus manos apretadas hasta hacerse sangrar.

-Me tienes… entero. Todo… tuyo.- la voz de Qhuinn era ronca y entrecortada sobre su espalda-. Mierda, mira… cómo me apretas. Así es como… lo imaginé.

Blaylock abrió los ojos, derramando las lágrimas que sus pestañas habían retenido, sin ver más que la oscuridad de la habitación. No necesitaba ver nada. En aquel momento, sólo en ese estúpido momento suspendido sobre el mar de “y sis” y “peros”, su corazón estaba entero.

Llevó una mano hacia atrás, apretando las nalgas sudadas de Qhuinn contra él, y su amante entendió el gesto.

El moreno se enderezó, cogiéndole las caderas con ambas manos. Se retiró hasta casi salirse y luego lo volvió a clavar a la mesa con una embestida hasta el fondo. El grito ronco de Blay disparó la temperatura de la habitación hasta un jodido horno.

-Gime para mí, Blay. Déjame… recordarte… así.- las manos de Qhuinn dejaron morados en sus caderas.

Lo hizo. Sin vergüenzas ni arrepentimientos, ya habría tiempo para eso después. En aquel momento, Blay se abandonó por completo a Qhuinn, jadeando entre lágrimas. Al ritmo endiablado que Qhuinn marcaba, a la sensación de su polla partiéndole, enterrándose hasta su maldito corazón, dándole dolor y placer al mismo tiempo porque era Qhuinn. Con él las dos cosas iban malditamente juntas y multiplicadas al infinito.

El ritmo se volvió animal, asesino, y Blay tuvo que levantar el cuerpo del escritorio, volviéndose a coger a los lados para poder amortiguar las embestidas mientras su cuerpo sangraba sus propias lágrimas. Gimió con la cabeza gacha cuando las acometidas de Qhuinn se volvieron largas y fulgurantes, raspando el punto de nervios en su interior, desollándole y matándole de placer al mismo tiempo.

Qhuinn le soltó la cadera para cogerle la polla y a Blay se le doblaron las rodillas.

-Dámelo… Córrete para mí, Blay, vamos, dámelo… Eres… -empujón brutal- tan…- retirada-… jodidamente…- embate hasta estrellar sus caderas-… hermoso así.

Blaylock echó la cabeza hacia atrás, vaciándose en la mano de Qhuinn con todo el maldito cuerpo recorrido por espasmos incontrolables, los colmillos alargados y las mejillas mojadas. El moreno lo embistió con furia, aplastándolo contra la mesa, y se quedó clavado en su interior, corriéndose de tal forma que Blay pudo notar el semen tibio llenando su cuerpo.

Qhuinn gruñó y jadeó en su oído, poniéndole la carne de gallina durante todo el rato que los dos estuvieron bombeando, con las putas compuertas de lo que habían estado reprimiendo abiertas de par en par sin que pudieran ni quisieran cerrarlas.

No esa tarde.

El tiempo se alargó misericordiosamente, regalándoles la sensación de estar unidos en una dimensión paralela, sin sufrimiento y sin barreras. Él derrumbado sobre la mesa, todavía agarrándose a los lados con los nudillos blancos. Qhuinn desplomado sobre su espalda, acariciándole con su aliento a cada respiración acelerada.

Virgen, si pudiera congelar el reloj de sus vidas en ese momento puro, sin culpas…

Al cabo, Qhuinn se retiró de él y Blay estuvo a punto de sollozar. Y el dolor físico no tenía nada que ver. A la mierda. Ya no le quedaba ni orgullo ni dignidad, eso lo tendría que volver reconstruir de cero.

Aquel momento era suyo e iba a alargar el recuerdo todo lo que pudiera.

Empujó a Qhuinn para poder girarse de cara a él, con las piernas temblando del dolor que sentía en su parte inferior. No se detuvo a ver la expresión de su amante, sólo le echó los brazos alrededor del cuello, sellando sus bocas mientras sus penes pringosos se provocaban, respondiendo al punto a pesar de la puta maratón que habían tenido la noche anterior.

Los enormes brazos de Qhuinn rodearon su espalda, le clavaron los dedos mientras los dos se desgarraban los labios con los colmillos, y aquello sólo había empezado.

En una décima de segundo de cordura, Blay se preguntó si alguna vez acabaría.

OOO

Layla caminó por el pasillo de las estatuas de la mansión de la Hermandad inspirando profundamente. Por fin veía con claridad el camino a seguir y, a pesar de los nervios que amenazaban su compostura, sonrió mientras se dirigía a la habitación del sire Qhuinn. Gracias al vínculo que compartían con los machos a quienes servían, las Elegidas podían materializarse desde el Otro Lado directamente en la mansión.

La hembra se detuvo ante la puerta cerrada y se atusó el moño, mordiéndose el labio. Inspiró profundamente y levantó la muñeca, dispuesta a picar tal como le habían enseñado que era costumbre en ese lado.

En ese momento, captó un sonido. Unos gemidos roncos, masculinos, que seguían un ritmo marcado. Y un rugido familiar, que le subió el estómago en la garganta.

-Dámelo… Córrete para mí, Blay, vamos, dámelo… Eres… jodidamente… hermoso así.

El sire Qhuinn.

Layla se quedó mirando la madera oscura con los ojos muy abiertos y la mano cerrada en un puño aún en alto.

Más gruñidos. Jadeos ahogados. Un largo momento de silencio durante el cual Layla sólo oyó el bombear de su propia sangre.

Ruido de cuerpos moviéndose, golpeando algo. Jadeos. Un crujido que Layla conocía bien, el del colchón de la cama de Qhuinn.

Parpadeó y no fue consciente de las lágrimas que caían por sus mejillas pálidas. Bajó el brazo y sus dedos juguetearon nerviosamente con los pliegues de su túnica blanca, bloqueada. Miró a un lado y a otro, sin saber si rezaba por que nadie la descubriera o para que apareciera alguien que pudiera explicarle qué estaba pasando ahí o cómo era posible que…

Tomó aire con un temblor mientras el colchón de la habitación empezaba a crujir de forma continuada. Rítmica. Punteado por los sonidos de dos voces masculinas.

El sire Qhuinn… y el guerrero Blaylock.

Layla se desmaterializó al Otro Lado dejando el pasillo desierto impregnado del olor a sus lágrimas.

OOO

Dentro de la habitación, Qhuinn sonrió contra la boca de Blay, recibiendo su deseo y su agresividad como un balón de oxígeno. No estaba preparado para que aquello acabara, no tan pronto, no cuando por fin se sentía… mierda, entero. Feliz. Honestamente, sabía que no había sido cuidadoso con Blay, pero no parecía que al pelirrojo le importara y él no tenía capacidad para atarse en corto.

Todo lo que sabía es que ahí, en el macho que tenía entre sus brazos, haciéndole todo lo que le había hecho, el cemento de sus endebles paredes por fin había fraguado, reparando las grietas.

Sin separar sus bocas, Qhuinn cogió a Blay del culo, notándolo benditamente pringoso con lo que él había dejado allí, y le obligó a caminar hacia atrás. Blay gimió, dolorido, pero no opuso resistencia. Dieron los dos pasos que les separaban de la cama con las lenguas jugando fuera de la boca. Tropezaron. Cayeron sobre el colchón. Rodaron. Sus enormes cuerpos calientes y sudados abrazados.

Qhuinn cayó sobre Blay, entre sus piernas abiertas, como si fuera la última fila del Tetris, encajando. Pelearon por cogerse la cara, los brazos, los hombros, por besarse el cuello y la mandíbula, los dos faltos de aire. Blay pasó un muslo por encima de él y empujó, dándoles la vuelta. En un segundo, Qhuinn tuvo al pelirrojo encima, su boca resbalando por el cuello hasta su pecho. Cuando la lengua caliente de Blaylock llegó a sus pezones con piercings, Qhuinn se separó de la cama con un gruñido ronco. Las manos de Blay en sus costados, arrancándole punzadas de su herida, la lengua jugueteando con sus aros plateados y la sensación de su propia polla contra el abdomen del pelirrojo era más de lo que podía soportar.

-Blay… M-mierda, Blay.

Quiso decir “mira lo que me haces”, “mira lo indefenso que me vuelves con sólo un toque”, pero lo único que le salió fue eso. El nombre de su mejor amigo, como si eso lo explicara todo en sí mismo. Insuficiente e indigno de lo que Blaylock le hacía sentir, pero todo lo que él era capaz de decir.

-Llevo… soñando con esto… tantos jodidos años.- Blay se quedó quieto sobre él de repente, la cabeza sobre su pecho jadeante, las manos aferrándole con fuerza los costados, y Qhuinn notó el sollozo que recorrió al pelirrojo.

Su propia garganta se cerró con un lazo de emoción descarnada y no fue capaz de articular palabra. Blay debió malinterpretarlo -y mierda si aquello no era la banda sonora de ambos-, porque soltó un jadeo amargo contra su piel y una de sus manos empezó a bajar hacia abajo por su cuerpo.

-Sé que no… sientes lo mismo. Sé que esto…- la mano de Blay se cerró alrededor de su polla y subió en una sola caricia-… es lo único que provoco en ti.- le recorrió entero, hasta la punta suave y resbalosa, bajando en otra caricia profunda-. Pero, al menos, hoy es para mí.

Qhuinn apretó los ojos hasta que creyó que se los habría soldado, con la boca abierta, la cabeza hacia atrás y las manos magullando la espalda de Blay.

¿Lo único que provocaba en él?

¿Blay creía que lo único que provocaba en él era una maldita erección?

¿Y lo que le estaba haciendo sentir por dentro? ¿Y toda la… la enorme sensación de estar por fin donde había necesitado, anhelado, estar durante toda su jodida vida de exclusión?

Mierda, se cortaría la polla a cambio de poder sentir eso mismo el resto de los años que le quedaban.

Qhuinn se rompió por dentro. Por completo. En trocitos minúsculos empapados en angustia y salteados con la necesidad de hacer entender a Blay lo que estaba suponiendo todo para él, el puto terremoto que esa tarde estaba desmenuzando sus cimientos de barro.

Pero no podía hablar. Había cosas para las que el diccionario se quedaba pequeño.

Cogió la muñeca de Blay, obligándolo a soltarle, y empujó con toda su fuerza bruta hasta tener al pelirrojo tumbado bajo él. Blaylock intentó tocarle pero le aferró ambas muñecas, manteniéndole los brazos inmóviles sobre la cabeza.

Durante unos segundos, Qhuinn no pudo hacer otra cosa que contemplarlo, intentando desentrañar el misterio que era Blay, lo que le provocaba, la pulsión que surgía del rincón más animal de sus hormonas. El impulso de dejar más de su semilla en su interior, de marcarlo, de hacerlo suyo, de protegerlo, de…

La angustia volvió a destrozarlo y ocultó la cara contra el cuello de Blay, manteniéndole los brazos inmóviles contra el colchón y aspirando aquel olor que no se iba a poder borrar de los recuerdos aunque viviera mil años.

El pecho de Blay volvió a temblar bajo él.

-Si no quieres… que te toque.- murmuró en su oído, la voz rota-… hazlo tú. Quiero notarte otra vez… antes… mierda, antes de que se acabe.

Como el jodido hechizo de Cenicienta que les iba a devolver a sus cuartos fríos en cuanto se separaran.

Qhuinn no pudo soportar la mera idea.

Soltó las muñecas de Blay y se arrodilló, cogiéndole las piernas para apoyárselas en los hombros, sin apartar la vista de los ojos húmedos de su amigo, abiertos de par en par. Así tenía su entrada justo a la altura y a Blay encogido bajo él, protegido. Tal como quería tenerlo.

Las manos de Blaylock cogieron con fuerza las sábanas cuando Qhuinn se guió a su interior de nuevo. Daba igual todo lo que hubiera follado la noche anterior. El contador de su cuerpo parecía ponerse a cero para cumplir lo que su Blay le pedía.

¿Su Blay?

Esa tarde, al menos, sí.

El pelirrojo cerró los ojos y se mordió los labios ensangrentados cuando empezó a empujar. Puede que ahora estuviera lubricado con lo que había dejado antes, pero Qhuinn no le había tomado con gentileza y era jodidamente grande. Los músculos de todo el cuerpo le temblaron del esfuerzo por penetrarle despacio, poco a poco.

-M-mírame… Blay.

Las pestañas cobrizas aletearon y los ojos claros se clavaron en los suyos. Blay ya no lloraba y Qhuinn decidió engañarse a sí mismo y pensar que era porque, al menos durante un instante, había conseguido hacerle feliz. Empujó un poco más y Blaylock volvió a arquearse con un gemido, apretando las sábanas arrugadas en los puños.

Qhuinn apoyó la frente contra la suya, respirando su aliento cálido mientras resbalaba poco a poco en su interior, acoplándose al cuerpo de Blay como un jodido guante hecho a medida. Sus testículos chocaron cuando se encajó por completo y los dos gruñeron, sacudidos por espasmos.

-Joder…

No había manera de definir lo que sentía, no podía porque mierda si lo entendía. Qhuinn absorbió los gemidos, mezcla de dolor y placer, de Blay en su boca, deseando poder dar parte de su vida por aspirar también el daño que le había hecho en los últimos meses y el que sabía que le haría. Porque así era él, a pesar de que lo único que quería era acurrucarse junto a Blay con una daga en la mano.

En aquella posición, toda la ancha longitud de Qhuinn podía llenar por completo a Blay, excitando el punto de nervios en su interior con cada embate. Y lo hizo. Qhuinn le hizo el amor con una profundidad fatalista, ensanchándole hasta el fondo, haciéndole temblar mientras sus lenguas se enrollaban, buscando unirse, sellarse, como si pudieran coserse el uno al otro.

Hacer perdurable lo temporal.

Qhuinn casi salió de Blay para volver a entrar con una embestida ansiosa, desesperada, y el pelirrojo le tiró del pelo, arqueándose y mostrando el cuello de piel blanca. Los ojos de Qhuinn fueron a aquella larga vena azulada que marcaba todo el recorrido, sus colmillos casi se arrancaron las raíces de las encías y rugió como un león enloquecido, acelerando sus embestidas para no sucumbir al ansia de morder, de marcar, de sorber la sangre de Blay…

Algo caliente empezó a correr a ramalazos por debajo de su piel y Qhuinn se obligó a poner un poco de distancia con Blay, bajándose las piernas de los hombros y follándole arrodillado en la cama, cogiéndole los muslos para mantenérselos abiertos. Embistió a Blaylock como un jodido poseso, con los ojos cerrados, la cabeza hacia atrás y los colmillos atravesándose el labio, para contener el olor de marcaje que empujaba desde todas sus hormonas.

Blay quería sexo con él. No complicaciones. Eso ya no.

-¡QHUINN…M-MIERDA!

El pelirrojo juró con un grito entrecortado cuando le embistió con toda la fuerza que tenía, seguramente destrozándole por dentro, perdido por completo en su jodida lucha interior, intentando reprimir aquel lado bestial de él que amenazaba con engullirle.

Abrió los ojos un momento y fue un puto error, porque ver a Blay tendido en su cama, abandonado al placer, con su polla entrando y saliendo a la velocidad de la luz y su amigo masturbándose con los ojos cerrados fue como un chute de heroína en sus venas.

-Nunca… voy a… poder… olvidar esto.- jadeó, intentando hacer entender a Blay, que comprendiera que aquel iba a ser el único polvo que se le iba a quedar grabado porque era la única vez que le estaba haciendo el amor a la persona correcta.

Blay abrió los ojos, respirando entre unos labios rojos e hinchados, y alargó la mano para cogerle del brazo, atrayéndolo hacia él. Qhuinn cayó sobre su cuerpo, caliente y sudado, al mismo tiempo que los brazos de Blay le rodeaban la espalda y habría querido poder llorar.

Rugió en sus últimas embestidas, con la cabeza contra el hombro de Blay, sus nalgas contrayéndose y dilatándose como si estuviera follándole por su propia jodida vida, la piel en llamas, a punto de estallar en un perfume a especias que Qhuinn NO iba a dejar salir porque a Blay le importaba un pimiento saber que él le…

-¡JODER!

El orgasmo le sacudió de los pies a la cabeza, el más bestia que hubiera tenido nunca, apelando a las últimas reservas de su cuerpo, llenando a Blay en latidos dolorosos como si en vez de correrse aquello fuera un parto y Qhuinn estuviera sacando algo que no sabía ni que había crecido en su interior.

Blaylock gritó, destrozándole los hombros con las manos apretadas y su semen tibio mojó sus estómagos, apretados uno contra el otro. Gimió como si aquello le doliera tanto como a él, la cabeza inclinada hacia atrás y a un lado, descubriendo una vena que él no podía tomar si es que tenía alguna consideración por su amigo.

Qhuinn se desplomó sobre Blay como un fardo, exhausto mental y físicamente. Con los músculos temblorosos, agarrotados por el esfuerzo de reprimir lo que pugnaba por salir de él y el alma a punto de volar porque por fin había encontrado el lugar en el que quería estar.

Y hundiéndose en el infierno a la vez porque Blaylock, en realidad, sólo le había usado.

La habitación quedó piadosamente en silencio, como un testigo que mira hacia otro lado, dejando sólo sus jadeos. Los suyos, reprimidos. Los de Blay, mezclados con gemidos doloridos.

Virgen en el Fade… la primera vez de Blay –la primera con él– y se lo había hecho como un animal.

Jodido, estúpido chiflado de manicomio.

Ninguno dijo nada y Qhuinn se odió aún más por eso. Pero las palabras se habían hecho un tapón en su garganta y no encontraba en qué orden pronunciarlas.

El olor que despedía Blay se volvió húmedo, acuoso. Tristeza. Una tristeza tan honda que Qhuinn se encogió por dentro.

Blaylock se arrepentía de lo que habían hecho, seguro, de haberse dejado tomar por un bruto como él. No entendía lo que Qhuinn había intentado demostrarle, que le necesitaba… que le deseaba como a ningún otro jodido ser viviente en el mundo… que quería marcarle, abrazarle y quedarse así para siempre.

En realidad, puede que Blay hubiera entendido todo aquello, pero supiera que Qhuinn no sería capaz de hacerlo. O no le interesara.

Creyó que Blay murmuraba algo, pero debió hacerlo tan bajito que ni siquiera con la cabeza sobre su hombro entendió ni una palabra. Probablemente, estaba maldiciéndole por haberle destrozado, pero Qhuinn no había podido hacerlo de ninguna otra manera; no había podido anticipar que su cuerpo se convertiría en una estampida incontrolable.

Abrió la boca pero, al darse cuenta de que estaba a punto de salirle el odiado “lo siento” volvió a cerrarla. Blay lo malinterpretaría. Así que se quedó callado, desplomado encima de su ahora amante, rogando por poder congelar aquel momento mientras intentaba entender alguna, sólo alguna, de las mil palabras que tenía atascadas sin conseguirlo.

Su polla, lo que les conectaba aún a ambos, empezó a aflojarse, y los brazos de Blay resbalaron lentamente por su espalda.

El momento, el único que iban a tener, se había acabado.

Y el concepto le dejó tan paralizado de miedo al vacío que, de nuevo, no pudo decir nada.

Blaylock le empujó y Qhuinn movió las caderas, saliendo de su interior. Oyó a su amigo reprimir un quejido que le dio ganas de arrancarse la polla por animal. Luego, Blay forcejeó para salir de debajo de él. Qhuinn siguió sin poder moverse.

Desplomado boca abajo, entre sábanas manchadas, contempló la espalda ancha y pálida de Blay cuando el pelirrojo hizo un esfuerzo por levantarse de la cama. Volvió a escuchar sus quejidos ahogados. Blay se puso en pie y se le doblaron las rodillas pero, aún así, consiguió encontrar sus pantalones del pijama en el suelo y ponérselos.

Qhuinn siguió observándole, paralizado con la sensación de tener una losa aplastándolo cada vez más fuerte, hasta que Blay se dirigió cojeando a la puerta, la abrió, derramando un momento la luz del pasillo en el cuarto, y luego la cerró suavemente, dejándole solo.

En ningún momento miró hacia atrás.

¿Para qué? Blay ya tenía lo que había querido.

¿Y él?

Cerró los ojos, demasiado exhausto para hacer otra cosa que seguir como estaba, desnudo en su cama, los ojos fijos en la puerta tras la cual Blay seguiría con su vida.

Él tenía la sensación de que Blay se había llevado su corazón, sus estúpidas decisiones sobre cómo ser un tipo de valía, su espíritu y, durante un momento mágico, también se había llevado sus complejos y sus inseguridades.

Mientras el olor de marcaje brotaba despacio de su piel en la habitación solitaria, como si también estuviera agotado de ser reprimido, Qhuinn supo que Blay lo había hecho suyo mucho más de lo que él había tomado de Blay.

No podía darle un nombre a aquella emoción porque jamás la había conocido ni se lo habían demostrado. Pero supo que, desde aquel momento en adelante, por todos los años que viviera, por encima de todos los errores que cometiera, en el fondo le pertenecía a Blaylock en cuerpo y alma. Aunque Blay ya no le quisiera.

¿En qué le convertía eso?

En un perro sin dueño, olvidado en una casa esperando a que viniera su amo y quisiera, al menos, mirarle.

OOO

Blaylock caminó como un muerto viviente hasta la puerta de al lado, entró en su habitación, fría y desangelada con todo su orden maniático, y se dejó caer boca abajo en la cama tal como estaba, con los pantalones que empezaban a quedar empapados en las nalgas pegándosele a la piel.

El cuerpo le ardía como si lo tuviera en carne viva por dentro y, seguramente, así era. Qhuinn no era pequeño, no habían usado lubricante, lo habían hecho más de una vez y a lo bestia.

Tal como era Qhuinn. Tal como Blay lo había querido siempre. Tal como se lo había imaginado millones de veces.

A veces, tener aquello con lo que uno sueña es mucho peor que no tenerlo jamás.

Apoyó la cara en la almohada blanda, deseando que fuera el pecho de Qhuinn. Deseando que le hubiera dejado prolongar el momento, que le hubiera abrazado. Deseando algo más que aquel larguísimo silencio cuando todo había acabado.

Deseándolo… todo.

Pero, claro, Blay le había forzado, ¿no?

Qhuinn ya había decidido en su momento que no le daría ni su primera vez ni ninguna otra y ¿qué había hecho él? Obligarle. Cierto, había sentido la pasión de Qhuinn… pero es que así era él. Siempre que follaba a alguien lo daba todo, era generoso, y eso es lo que había sido con él. Le había dado lo que Blay le había pedido, a conciencia y repetidas veces. Punto. Aunque en algún momento había creído… mierda, había creído que tocaba el corazón de Qhuinn.

No. Ni era cierto ni podía permitirse creerlo.

Cerró los ojos, inspirando temblorosamente el olor de Qhuinn y del sexo pegado en su piel mientras las punzadas entre sus piernas y en su herida reabierta era lo único que le recordaba que seguía vivo.

Qhuinn ni siquiera le había dejado tocarle. Le había apartado las manos y se las había sostenido contra el colchón, dejando bien claro de qué iba todo. Y, la segunda vez que habían hecho el amor, Blay lo había atraído hacia sí, abrazándolo, a la fuerza. Por su propia egoísta necesidad de que el recuerdo que conservaría de lo que habían hecho se pareciera lo más posible a lo que de verdad anhelaba.

Ni siquiera había querido morderle.

Blaylock le había ofrecido su garganta, directamente. Porque, si había sido la primera y la única vez, quería el espejismo de que lo había tenido todo. El cuerpo de Qhuinn, su pasión, su amor y su posesión completa. Pero Qhuinn había vuelto a rechazarle en eso.

Y, a pesar de todo, él había tenido que murmurar esas palabras junto a su oído. Formándolas sólo con los labios, casi sin sonido, sólo por completar la ilusión.

No, no sólo por eso.

Cerró los ojos, encogiéndose por dentro de puro dolor mientras la semilla de Qhuinn seguía abandonando su cuerpo igual que el calor que le había transmitido, dejándole vacío, frío y sucio.

Tenía que admitirlo, aunque sólo fuera para él mismo. Aunque a Qhuinn le importara una mierda. Aunque no fuera a cambiar nada. Simplemente, porque ya no tenía fuerzas para seguir mintiéndose.

Blay seguía siendo aquel gato ignorado, invisible, que se esforzaba en aparentar que no necesitaba a su amo para seguir su vida independiente, pero que correría a su regazo sólo con que él dijera “te he echado de menos, pequeño”.

Había murmurado aquellas palabras silenciosas en el oído de Qhuinn, con los ojos fijos en el techo a oscuras y sus brazos resbalando de su pyrocant, porque era la inútil, jodida y estúpida verdad.

“Te quiero”.

Anuncios

108 comentarios to ““Amantes liberados”, parte 2 del capítulo 2, “Mentiras para alejarme de ti””

  1. aaaaaahh por dios estoy en el trabajo llena de pendientes y aparece esto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    voy a leer jajajajajjaa

    vanneee esas fotos me mataraon!!!!!!!!!!!!!!!1

    bexos te amoo jajjaja

    • n.n ¡¡Espero que ya estés más libre, guapa!!! Y esas fotos son mmmmmmmmm… Si tuviera que intentar hacer yo eso con el Photoshop, ¡moriría intentándolo!! ;P

      ¡¡Besotes!!

      • POr favor Vane dime que después de esto las cosas van a mejorar……… Me encantó el capi, lo leí con un nudo atorado en la garganta jajaja,,, pero fue genial. Aunque tanto sufrimiento me dejó con ganas de llorar. Hubo un momento que me dio hasta pesar con el pobre de Saxton, con eso de que está enamorado de Blay y nunca antes alguien había significado más que un acostón para él. Y el hecho de que Blay mal interprete las cosas porque Qhuinn no sabe como expresar sus sentimientos es también algo que da ganas de darse golpes en la cabeza (literalmente hablando claro jaja). Espero que las cosas cambien para biennnnnn =) .. besos Vane!!!

  2. Ya voy a empezar a leer,,,, graciasssss Vane =)
    Besos

    • ¡¡De nada, cielo!!

    • Hey, te respondo por aquí a tu comment. A mí también me dejó un nudo en la garganta, la verdad, y sí, las cosas mejorarán. En el capi 3 ya mejorarán… er, al menos se aclararán algunos puntos porque en otros seguiremos sufriendo. Pero hablarán sinceramente, que ya es mucho.

      Por Saxton lo siento mucho, es un daño colateral, como alguien había dicho por aquí muy bien, igual que Layla.

      ¡Dan ganas de golpearles la cabeza tanto Qhuinn como Blay, demonios! Aaaargh! Pero les sacaremos de su cabezonería, ¿verdad? ;P ¡¡Besotes!!!

  3. Ohhhh, *con las lágrimas corriendo a raudales*, sabía que nos ibas a hacer sufrir, pero tanto….

  4. Vane,Vane, Vane, * agarrándome la cabeza* esta genial el capitulo. Amiga, no vamos a parar de sufrir con ellos.
    *Tomando un pañuelo* ¿cuando podremos verlos felices a ellos dos?
    Me voy un poco triste después de leer este capitulo, pero , amiga eres genial y una gran escritora.
    Saludos y abrazos desde Chile.

    • *intentanto que Karito deje de agarrarse la cabeza que se va a estrujar las neuronas* ¡¡¡Tranquiiiiiiiii, que de verdad los veremos felices!! En el siguiente capi, al menos, y tras una buena charla creo que podremos verlos algo más tranquilos, al menos^^

      *te da un abrazo lloroso* Pues mira, ya somos dos las que acabamos tristes con este capi *snifs* ¡Espero poder colgar algo antes de Navidad para no comernos los turrones con tan mal regusto!!

      ¡¡Un besazoooooo!!!

  5. vane….te adoro!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    ahora leere
    besos por mil

  6. ultrawoman8 Says:

    Ya lo sabía yo que esto iba a ser doloroso de la ostia, se me caen los lagrimones sólo de volver a pensar en ello.

    ¿CÓMO COÑO SE PUEDE SER TAN JODIDAMENTE CABEZÓN? ¡¡¡¡COJONES!!!!!

    Le pegaría una paliza a Qhuinn ahora mismo sólo para ver si consigo que mire con detenimiento lo que tiene delante, si sólo le hiciese caso a su cuerpo que demuestra ser mucho más inteligente que él, Arrrgggggg!!!!! (en el fondo también me da pena, pero menos QUE COÑO). Va Blay a vomitar todo lo que siente por él y Qhuinn se hace la picha un lío y no le da ni una mínima señal de lo que siente, dejando que Blay se vaya derrotado y sintiéndose como una puta AAAAAAAARRRRRRRRRGGGGGGGG!!!!!!!!!!!!! ¿Y lo peor de todo? Qhuinn nisiquiera es consciente de lo que acaba de hacer. AAAAARRRRRGGGGGGGGGGGG!!!!!!!, AAAAARRRRRRRGGGGGGG!!!!!!

    Estoy que me tiro de los pelos mientras me salen sollozos profundos. AAAAARRRRRRGGGGGGGGG!!!!!!!!!!

    Bueno después de toda esta explosión emocional que sepas que me ha encantado el capítulo, DAME MÁS POR FAVOR!!!!

    Ya se que estoy siendo muy dura con Qhuinn y también se que ha tenido una infancia muy dura y que en el apartado emocional es muy inseguro y todas esas cosas, pero es que no me entra en la cabeza que sea tan estúpido de dudar de Blay AAAARRRRRRRRGGGGGG!!!!!! (cuidado que vuelve la bestia de los gruñidos de frustración de nuevo y no se si podré controlarla) AAAARRRRGGGG!!!!. (¿se me nota que soy del TEAM BLAY?)

    Me alegro de que te gustara la foto de Qhuinn, pensé que igual el asunto se pasaba de freak y no vovías a ajuntarme. ¡Que pases muy buenas fiestas! estaré pendiente para saber cuando hay fecha prevista de salida del próximo capi. GRACIAS GUAPA!! Un besazo enorme.

    • ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAARGH, MUJER, TRANQUILA, NO ME MATES A QHUINN, QUE TIENE QUE DURAR, AAAAAAAAAAAAAAAAARGH!!!^^ Bueno, ten en cuenta que Blay NO fue a vomitarle todo lo que sentía por él, sólo le dijo que seguía deseándole (no quele quisiera) y le exigió su primera vez con él. O sea, sólo sexo, que es lo que todo el mundo quiere con Qhuinn, pero no amor. Qhuinn no es telépata, no podía leer lo que Blay quería decir en realidad (o sea, “quiero que me quieras porque yo te quiero”).

      Blay tampoco es consciente del daño que le ha hecho a Qhuinn enfocando las cosas de esa manera. Pero el daño que le ha hecho Qhuinn a él transmtieindo, erróneamente, que no quería que Blay le tocara y sin ser capaz de decirle nada al acabar también…

      Vamos, que hay para repartir hostias a los dos y quedarse descansada =.=

      Más que cabezones, ´son inseguros y recelosos, además de un grandísimo par de idiotas *les dedica una mala mirada y luego se siente fatal porque ya están bastante hechos polvo*^^

      ¡La foto del muñequito de Qhuinn es muy divertida, mujer!! ;P En cuanto al siguiente capi pues sólo puedo pedir paciencia. Tendrá una trama muuuuuuuuuuuy complicada con escenas de acción a 3 ó 4 bandas *sudor a mares* y eso hay que estructurarlo, pensarlo… ¡¡y escribirlo!! El capi ten´drá varias partes y, además de tiros, habrá conversaciones (¡por fin) entre Q y Blay, entre los chicos, V y Butch, y… ¡¡muchas cosas!! ^^; Veré qué puedo hacer…

      ¡¡¡Besazooooooos!!

      • ultrawoman8 Says:

        Vale, vale (orejas agachadas) Blay también tiene parte de culpa, pero lleva toda la vida demostrándole al cabezón de Qhuinn cuanto le quiere y esa misma noche ha dejado todo de lado, incluido su novio actual, para irse a meterse en líos con él, no se, como que sólo le falta colgarse un cartel que diga TE QUIERO SOY TUYO y ponerse una correa de perrito y dársela a Qhuinn y si no le quisiera de qué iba a estar llorando y por qué se ofrecería a humillarse………….. de acuerdo que no vomitó tan claramente… pero unas cuantas pistas como que si que había. Para Blay fue matador lo de que no le dejara tocarle y que no dijera nada al acabar. Quizás estoy tan de su lado porque comprendo (gracias a dios es pasado, pero comprendo) lo que es estar continuamente demostrando lo que sientes y sólo recibiendo patada tras patada (siendo consciente en el fondo de que como la otra parte sabe que te tiene seguro por eso te trata todavía peor) hasta que llegas al punto de no retorno en el que decides que vas a recibir lo que te mereces si o si porque ya te has arrastrado más que suficiente y te pillas un rebote de mil demonios. así que te pido que no me tengas en cuenta que sea parcial con el obtuso, mente cerrada, cabezabuque, adorable Qhuinn y me ponga de parte de Blay… mi mente comprende todos los argumentos que se exponen ante mi, pero mi corazón no quiere oir hablar de ello bajo ningún concepto (que sepas que la batalla entre los dos es super ardua porque como sabes QHUINN ROCKS!!!!!!!).

        Como ya sospecharás me muero de ganas por más pero tú a tu ritmo que por mucho que refunfuñemos sabemos que la espera merece la pena. GRACIAS POR TODO DE NUEVO. Besotes grandes.

      • *risita* ¡¡¡Es que Blay es más fácil de entender y de identificarse con él porque todas/os hemos estados colgados por alguien que no nos ha hecho ni caso!! Y sí que ha enviado señales,a lo largo de años, de que estaba interesado por Qhuinn. Pero Qhuinn nunca supo el alcance de ese interés (o sea, que es aMOR en mayúsculas) y, cuando lo sepa, se morirá de la imrpresión. También Blay se ha ido con Saxton, así que Qhuinn cree que lo único que queda hacia él es deseo, nada más. Y luego Qhuinn cree que no le llega a Blay ni a la sombra. Un gigantesco montón de malos entendidos.

        Pero a veces es para matarle, ¿verdad?

        Y eso es lo que le ha pasado a Blay: se le han hinchado las narices y ha decidido exigir lo que cree que es suyo (y debería haberlo sido). Lo que pasa es que eso deja un mal regusto que no veas.

        El siguiente capi es extremadamente complicado, tanto en facciones como en escenas distintas, estrategia, combates y escenas QHUAY. ¡¡Pido paciencia, por favor, que además tengo a la niña mala y las vacaciones del cole aquí a la vuelta de la esquina, junto con limpiar la casa para Navidad, preparar los Reyes…!!! *se da cabezazos*

  7. *La mirada fija, lela, la boca abierta, el summum del embobamiento*

    Vale Vane!!!

    Creo que no me esperaba tanta emotividad, me ha gustado muchísimo, gracias por ello. Luego de que se me pase la impresión de esta primera lectura de barrido, trataré de comentar algo coherente.

    Me voy a la cama.

    PD: casi colapso cuando vi entrar a mi rey al box, esa emoción no tiene precio, para todo lo demás existe Master card, etc.

    Wrath aquí, allá, ciego o no, solo o con shellan, con o sin lazarillo, del humor que le dé la gana, vestido o desnudo (mejor lo segundo *sonrojo culposo*). Pero él siempre perfecto, tan jodidamente perfecto.

    Wrath -for-ever.

    • ^^ Sip, emotividad por todas partes pero mal enfocada, ¿verdad? Resultado: un desastre. Va a cosatr arreglarlo.

      “esa emoción no tiene precio, para todo lo demás existe Master card” *muerta de la risa* Prometí sacarte al rey del despacho, ¿no? 😛 Sería genial poder sacarlo de la mansión, aunque eso lo veo más difícil (como no puede desmaterializarse con George…^^) *carcajada* Mejor desnudo, ¿eh? ¡¡Te entiendo!! A mí me pasa lo mismo con alguno que otro macho… *ahem* Para qué dar más detalles… *guiño*

      ¡¡¡Besotes guapa!!

  8. Realmente te haz lucido ha sido un capitulo exitante, me has hecho reir y llorar al sentir el sufrimiento de ambos, esa desesperación, incoformidad de sus vidas, sus destinos que son uno solo y sin embargo, escapan de él, tiene a un paso su felicidad, a dos simples palabras, pero no son tan testarudos, orgullosos pero que les pasa, reaccionen, su amor es mutuo es inmenso, es incondicional.
    Te agradezco enormemente por tus historias, se ve y se palpa tu preocupación, tu dedicación, a mi personalmente me haces feliz, una admiradora y seguidora. Sigue adelante, pacientemente esperare, hasta pronto.

    • ¡¡Hola!!! Encantada de conocerte y déjame decirte que me encanta tu nick *menea su colgante con el martillo de Thor :P* Tú lo has dicho: su amor es incondicional, pero pretenden huir de él. Básicamente porque, con lo mal que lo llevan ahora, sólo les hace sufrir y pretenden encotnrar la paz mental en otro sitio *suspiro exasperado*

      Muchas gracias por tus piropos ^^; Preocupación y dedicación le pongo, sí, sé que el resultado no siempre es el óptimo y me gustaría poder tener más tiempo para meditar cada capi, ¡pero me alegro de que los disfrutes!

      ¡¡Muchas gracias por la paciencia y un besote!!

  9. tengo mi corazon en pedasitos!
    dios, que dificil todo
    como es posible que se quieren tanto y que ninguno sea capaz decirlo???… *seco una lagrima de mis ojos*, puros malos entendidos por no tener la valentia para gritarselo a la cara
    vane….. gracias, con una mano en el corazon, gracias
    como lo dije una vez, eres mi botella de agua en el desierto
    un abrazo enorme, y aqui estare, esperando con paciencia para ver que pasa entre estos dos, que cada vez que lo pienso, mi corazon se hace añicos

    • :C sé que no es consuelo, pero mi corazón también se hizo añicos escribiéndolo. Después de acabar esa escena QHUAY tuve que reponerme durante un par de días antes de poder seguir escribiendo *sniiiiiiiiiiif*

      Muchos malos entendidos, recelos y aspiraciones frustradas, sí. Van a tener que trabajárselo mucho, los dos, para poder ser felices sin destrozarse mutuamente.

      n.n ¡¡Muchas gracias, nunca me había sentido botellita de agua para nadie ;P!!!

  10. estoy destrozada, con el cerebro paralizado y el corazón hecho añicos,yyy tremendamente frustrada con la ceguera de estos dos. enfin en resumen profundamente triste. mañana haré una relectura e intentaré hacer un comentario a la altura de este impresionante capitulo. me voy a dormir. (se va al dormitorio cabizbaja y pensando como diantres va a conciliar el sueño).
    PD: te quiero vane.

    • *envía más cajas de pañuelos y unosito de peluche para abrazarse y sentirse mejor* :C ¡¡Siento el disgusto, pero de verdad que no creo que las cosas pudieran ser bonitas tal como estaba el nivel de tensión!! Eso sí, aunque sea difícil de creer, este desastre les va a ayudar. Están tan destrozados que son incapaces de aferrarse a su orgullo, sus excusas y sus tonterías. Cuando hablen, lo que se digan será sincero y eso les ayudará. A veces, hay que hacerse cachitos para poder reconstruirse luego.

      *te tapa con una mantita suave y te da el osito, esperando que el sueño ayude a pasar el mal trago*

      PD: ¡¡ y yo también, reina!! Un besazo!!!

  11. Me has matado, definitivamente, me has matado…
    Casi había perdido la esperanza de q colgaras hoy y luego entro y veo esto… parecía una niña abriendo un regalo de navidad. Y vaya q a diferencia de otras veces q quedo sorprendida con un calor de mierda, esta vez quedé como pufff… media desinflada… Dios, q tristeza!, ojo q no soy tan sensiblona, pero me has tocado Vane, estos dos hacen de las suyas conmigo, me tocan el corazón :(…
    La verdad es q cuando dijiste q no sería lindo hasta me imagine una riña al final, pero no algo tan triste para nada :(. Me ha gustado claro como todo lo q escribes :)… Pero vaya si no estoy al borde de la depresión *exagerada*… Reconocí enseguida el trozo (aunq algo modificado?) de la prueba de personajes y te confieso q ahora soy adicta a esa canción (I put a spell on you)… Lo q pasó en el dormitorio de Blay fue woow!, pero me había dejado bien, esos encontrones me gustan. Pero q Blay fuera a por Qhuinn luego y q él no pudiese negarse (aunq… cómo iba a hacerlo eh?)… Creo q fue un brutazo de mierda, pero hubieron otras tantas cosas q me estrujaron el lado emocional u.u… Q Blay pensara q Qhuinn no quería q le tocara me dejó con los ojos brillando, qué bruto Blay!!! experto en malinterpretar todo, jodido terco u.u… luego q Qhuinn no pudiese ni hablar, q hubiese tanto q decir y no saliera nada, ouch!!!!… estos dos son buenazos para entenderlo todo mal… Lo de Qhuinn, q no crea conocer el amor, pero q desde ahora es de Blay gosh!…
    El te quiero casi mudo de Blay me dejó mal sobretodo q Qhuinn no le escuchara… Dios, no quería q acabara! 😦

    Y esta parte…

    Mientras el olor de marcaje brotaba despacio de su piel en la habitación solitaria, como si también estuviera agotado de ser reprimido, Qhuinn supo que Blay lo había hecho suyo mucho más de lo que él había tomado de Blay.

    Ya sé q por ahí opinabamos q en alguna ocasión Qhuinn de dejara hacer, pero eso me ha dejado más q claro q no es necesario, q no todo es tan sexual y q a pesar de todo hay muchas más cosas q uno puede tener de la otra persona…
    Y ya mejor corto aquí q verás cómo me pongo de empalagosa y te lo digo, no quieres q siga jajaja…
    Muchísimas gracias por colgar hoy, sé q estás muy ocupadita, q eres una mami con responsabilidades y siempre te disculpas con nosotros por hacernos esperar cuando en realidad no deberíamos meterte tanta presión… Eres la mejor sin ninguna duda. Espero q ese ánimo bajo vaya mejorando y q a la distancia podamos subirte un poquito más el ánimo, mira q escribir estas historias tiene su recompensa… tienes un montón de fans! jajaja 🙂
    Un besote, cuidate un montón 🙂

    • Bah! ahora q estoy más calmada después de unas horas de sueño creo, sinceramente, q escribí todas mis ideas desordenadas y como me salían de la cabeza, fue la emoción xD!, pero yo sé q tú me entiendes…
      Te confieso q aún me dura lo triste, me volverás una llorona sensible si seguimos así eh? :p…
      Había olvidado comentar lo de Rhage y Mary… qué tristeza también. Mary me agrada, en realidad todas me gustan, excepto Marissa u.u ah y Layla, pero me refería más a las Shellan xD…
      Manello me dejó con la boca al suelo, qué rudo eh!!! creo q me lo imaginaba así 🙂
      Bueno, era eso… me voy a seguir llorando por culpa de estos dos u.u
      Besote!

    • *más ositos de peluche achuchables con hermosos ojazos para ayudar a pasar la depresión. Si eso no funciona, empezaré a repartir cajas de helado de chocolate* ¡¡Te he entendido muy bien, mujer, ni te preocupes!! A ver, encontronazos de esos los habrá, pero aquí no cabía riña al final. Los dos se habían destrozado tanto que no tenían energías para pelear :C En mi opinión (persona, claro), creo que Blay fue tremendamente digno al plantarse en la habitación de Qhuinn a pedir lo que tendría que haber sido suyo (y que Qhuinn también se moría por darle, aunque ni él lo sabía).

      Los dos son expertos en malinterpretarse. Blay porque no quiere, bajo ningún concepto, volver a caer en las redes de Qhuinn porque piensa que el otro no le ama (y, aún si lo hiciera, sabe que Qhuinn tiene demasidas inseguridades y le haría daño). Y Qhuinn porque no sabe lo que es amar a alguien, no entiende qué le pasa con Blay y no quiere entenderlo, tampoco.

      En cuanto a Qhuinn dejándose tomar… aún no sé cómo irá la cosa. Puede que sí, puede que no, según acabe saliendo una escena en concreto.

      *risita* Bueno, según lo que vimos en Lover Unbound, Mannello es todo un carácter y el avance de Lover Unleashed también lo hace pensar. O tiene huevos suficientes como para enfrentarse a V (toma ya) o se quedaría sin Payne.

      Me vuelvo a disculpar por haceros esperar, porque es muy probbable que no pueda colgar nada hasta después de Navidad, aunque lo intentaré, y eso son MUCHAS semanas^^, ¡¡VEremos qué pasa!!! Muchas gracias y un besazo!!

  12. T___T

    Ok… eso estuvo…… cruel… me debato ahora mismo entre ir a consolar a Blay o ir a partirsela a Qhuinn por ser un HDP… o sea, esta primera vez fue… ok ¿como decirlo? necesito comprarme otra caja de kleanex … Qhuinn realmente me hizo sentir mal, toda su baja autestima y bastantes años de ser relegado a la eskinita si le dejan trauma a uno, pero siempre tiene ke abrir la boca y decir lo ke ai en su jodida cabeza y no lo ke kiere salir a gritos de su corazon…

    Blay fue kien si me partio, en serio. Me mató…

    “Y, a pesar, de todo, él había tenido que murmurar esas palabras junto a su oído. Formándolas sólo con los labios, casi sin sonido, sólo por completar la ilusión.”
    Este bendito parrafo me mato, en serio, como ke junto todo el dolor de Blay durante su encuentro con Qhuinn y lo acuchillo con todo ello juntito…

    En este momento me debato entre ir a consolar al pobre de Blay o ir a partirsela a Qhuinn, por abrir la boca cuando no debe y cerrarla cuando deberia vomitar las putas palabras….

    ————————————————–

    Manello por lo visto saca canas verdes, me sorprendio verlo entrar en escena con esa actitud dominante, me muero por verlo interactuar con Vishous…..

    Y te dire mujer, creo ke alguien en algun otro post comento sobre los Lesser y como desarrollas la trama…. io personalmente desde Dark Lover hasta Lover mine me he saltado todos los pedazos que hablan sobre los lessers, solo como ke les doy un repasito rapido para ver si no me pierdo de algo importantey mira tu… no lo he hecho. Y es ke son aburridos komo el demonio… en serio, a la Ward le hace falta ponerse a ver peliculas de accion… y a ke voy con esto, a ke definitivamente has creado a unos malos de verdad, con una trama ke te engancha de inmediato, la escenas de accion realmente las siento, con el alma en hilo al ver como los personajes van directito a la telaraña por ke jamas se hubiesen imaginado ke la jodida araña la tejeria alli… Dos palabras. Al Limite.

    Tomo de ejemplo a Lash, ke a mi la verdad para malo no me gusto, era solo un hijo de papi tratando de hacer algo “malo” y terminaba siendo el ekivlente a una travesurilla, no habia suficiente ingenio ni suficiente locura en su cabeza. Solo uno mas del monton. Pero e voy viendo cuandpo sigo leyendo tu historia, ese jodido ash es un bastardo HDP, ke enserio te dan ganas de agarrlo y retorcerle el cuello y rogarle a todos los santos del cielo ke las cosas terminen bien…..

    Realmente, a mi punto de vista, le diste vida a su personaje, ya no es “un malo”, ahora es “el malo”…. no si se me entiendas y espero ke si, ya ke a veces soy como Qhuinn y como ke no hayo ke palabras del diccionario usar para ke comprendan…

    ———————-

    Como sea, fue un capitulo increible en toda la extensión de la palabra aunke muy triste, ojala y y no siga asi por muxo tiempo, de verda odio ver sufrir a Blay…..

    Descansate unos dias para ke se te pase esa gripe y prueba tomar mucho jugo de naranja (Vitamina C) Nos leeremos luego… Bezos hasta españa… ^__^

    • ¡¡Arf, arf, voy respondiendo pero me siento un caracol, lo siento!!! De la gripe estoy mucho mejor^^ Sé que fue un capi triste, pero creo que era necesario y, en el fondo, a la larga, será bueno para los chicos. El siguiente tendrá alguna parte no triste pero sí…. aturdida, digamos, acción, gente herida, confusión y conversaciones sinceras. Aún no sé si tendrá escenas… um, calentitas pero seguro que las tendrá tiernas, que ya hace falta, ¿verdad?

      ¿Qué te parece si les partes la cara a los dos y luego los consuelas? ¡Porque los dos necesitan y se merecen ambas cosas, me parece! ^^; Eso sí, creo que en el capi 3 habrá alguna escena de aquellas de “oooh, qué tiernos”^^.

      En cuanto a los malos, no presumo de llevarlos bien. Hay escritores de fantasía y de policíaca que tejen verdaderas conspiraciones que te ponen al límite y yo ni sueño con eso ¡¡Pero es que los de Ward son patéticos como malos!!! No tienen organización, ni liderazgo permanente, ni fondos, usan armas peores que los niños de patio de colegio. ¡¡Son lamentables!! No te crees que los hermanos vivan al límite y luchen por su supervivencia. Así que, con poner un poquitín más de salsilla en los combates, me doy por satisfecha (aunque las escenas de acción son un dolor de cabeza gigante).

      Lash es malo. Muy malo. Es un ególatra paranoico y obsesivo. Lo peor es que ha aprendido a tener paciencia =.= (al menos, un poquito). Les va a dar mucho trabajo a todos *risa sádica*

      ¡¡¡Muchas gracuas y muchísimos besotes, guapa!!!!!

  13. Mierda no se si cabrearme con estos chicos o llorar por ellos,pero te aviso que lo de llorar esta más cerca.

    La escena a sido caliente tal y como son ellos dos,pero a sido de una manera triste.Ese silencio de después,las palabras no dichas,DIOS,Vane consigues que una escena sea al mismo tiempo caliente,sexual y también triste.

    Tengo que decirlo….Manello es la hostia la manera de ser que le has adjudicado sus respuestas,todo es lo que creo que será y me a encantado.

    Y el pobre Rhage mierda dan ganas de ir a darle un abrazo.Espero que se solucione pronto las mierdas que hay con está pareja porque hacen sufrir en cuanto los lees a ellos y su tristeza.

    Como siempre te digo,eres la puta hostia de escritora.Así de claro ni mas ni menos.

    Un besazo y perdona que no te haga un comentario más grande pero tengo un dolor de coco y dios me matas con tus capítulos te lo juro me matas,me haces llegar los sentimientos de los personajes, el movimiento de las escenas y eso es increíble porque muy pocas autoras lo consiguen.

    Recuperate del gripazo y descansa,bebe muchos líquidos y no pases frío.Espero que mejores pronto yo odio cuando tengo gripe.Un beso guapa

    • *hablando en susurros* Hey, espero que haya mejorado tu dolor de cabeza, es una mierda que compartimos muchas, por lo que veo. Si acabas de decidirte por la llorera, avisa, que ando repartiendo ositos de peluche y helados de chocolate para pasar la depre ^^; Yo acabé llorando también, así que ala, echados al río…

      La escena es triste, sí. Caliente porque ver que entre estos dos saltan chispas, pero cortavenas que no veas… Las cosas mejorarán, prometido 🙂

      En cuanto a Rhage, pondré más escenas de Mary y él, pero esa en concreto, con su frustración y su bestia interior a punto de descontrolarse (Mary es quien la domina y lleva semanas sin poder tocarla y sintiéndola alejarse), servirán para explicar las reacciones de Hollywood en el capi 3.

      Mannello…. apunta maneras, según vimos en Lover Unbound y por lo que parece según el avance de Lover Unleashed. Tiene que tener los huevos cuadrados si tiene que parar a V para quedarse con su hermana. Por narices.

      ¡¡Muchas gracias *sigue hablando bajito* y sólo pido paciencia para el siguiente porque viene muuuuuuuuy difícil!!! Besazoooooos!!

  14. WWWWAAAAAAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!!!

    Xica cada día mejor!!! Pero porque estos dos cabezotas no hablan claro¿?!!!!!!

    aaaiiiiiii!! que melones!!!

    En fin…perfecto!!! Hubiera preferido a Blay menos….”sumiso”, por decirlo de alguna manera, pero supongo que en lo referente a Q, Blay siempre se deja hacer….

    Nada nena!!! cuidate mucho!!! descansa todo lo que puedas y poco a poco…eh!!! que nosotras esperamos lo que haga falta!!!

    un besazooo!!!!

    • n.n ¿Por qué no hablan claro? Primero por miedo y segundo porque ni saben lo que sienten o lo que quieren. Así que, ala, a hacer el capullo y ponernos de los nervios, ¿verdad?^^

      Mmm… yo no veía a Blay sumiso. Creo que tuvo mucho valor (y mucha dignidad) plantándose en la habitación de Qhuinn a decirle lo que le dijo y a exigir lo que tendría que haber sido suyo (y que Qhuinn se moría por darle, para qué nergarlo). Mientras estaban en faena, pues es justo lo que Blay quería, que Qhuinn le hiciera el amor tal como es él. Veremos otras escenas con Blay siendo dulce con Qhuinn y otras activo aunque sea el receptor (ya me explicaré).

      Ups, por desgracia creo que sí tendréis que esperar… Planificación del siguiente capi+ niña enferma+ vacaciones del cole luego + escribir lo planificado= mucho tiempo ^^; ¡¡Pero intentaré que el capi compense el retraso (al menos en largo, en bueno no sé)!!!

      ¡¡Besazoooooos!!!!

  15. Menuda escenita la de Qhuinn cubriendo a Blay con su cuerpo *suspiro de amor* Quizá Q no sea muy bueno con las palabras, pero muchas veces los actos dicen más que las palabras, ¿no es cierto? Mentir con palabras es muy sencillo; mentir con actos, imposible.

    Ooooh, ha aparecido Manny *mira a Vane con ojos brillantes y se relame* ¡Qué cojones tiene! Este macho apunta maneras *babea* ¿Nos regalarás alguna escenita entre él y Payne? *pone ojitos* Por favor *parpadea*

    Pobre Layla *snif* Realmente se merece un macho… ¿Muhrder? ¿Xcor?…

    Ainsss, como me mola ver a Xhex por ahí *se emociona porque es su hembra preferida* Juuu, pobre Rhage. Con lo que ama él a Mary y ella encerrada en su pena de no poder tener hijos. ¡Boba, eres más que digna! Él no te hubiese elegido si no lo creyese así.

    Joder con las escenitas *se abanica a pesar de que hace unos segundos hacía un frío terrible* Destaco dos momentos:

    1.”Soltó la maldita toalla y dejó que cayera al suelo. Blaylock estuvo a punto de bajar la mirada al punto pero Qhuinn le cogió la cara con las manos; sólo aquel momento, aquel único instante, quería que le mirara a los ojos. Y, si podía, que leyera lo que había en ellos, a ver si Blay lo entendía”. Momento en que se muestra nuevamente la incapacidad de Qhuinn para expresar lo que siente con palabras. Al mismo tiempo, también teme que Blay lo quiero únicamente por el sexo, por lo que lo han querido siempre los demás. Ay, Qhuin *lo mira sacudiendo la cabeza* ¿no sabes que Blay te quiere con toda su alma?

    2.”Qhuinn se humedeció la polla con lo que había salido del cuerpo de Blaylock y tuvo que apretar los ojos un momento cuando la vista de le nubló, al borde del orgasmo” Destaco ésta porque me ha encantado y porque la he imaginado VÍVIAMENTE y casi me da algo *vuelve a abanicarse”.

    Incido en toda la última parte. He estado con lagrimones y un nudo en la garganta todo el rato. Es tan… simplemente hermoso y desgarrador al mismo tiempo. Ainsss *su suena la nariz*

    ¡Te queremos, Vane! *saca una banderita y la sacude de un lado a otro* ¡Recupérate del resfriado y ponte buena rápido!

    ¡Un beset gegant!

    • *tosecilla* Sip, la segunda escenita que dices también me la imaginé muy vivamente *cofcofcofococof* ¿Por qué mierda está la calefacción tan alta? ;D En cuanto a la primera que comentas… ¡No, Qhuinn no sabe que Blay le quiere con toda el alma!! Ni se imagina la completa extensión de los sentimientos de Blay y, el día que lo sepa, se le caerá el mundo encima. Hay cosas que Qhuinn no entiende hasta que no se lo dices con todas las palabras, sujeto, verbo y predicado.

      Muuuuuy verdad: mentir con actos es imposible. Veremos más adelante cómo ambos dicen la verdad con actos^^ Y Qhuinn se habría puesto delante de cualquier bala, literal o metafórica, con tal de proteger a Blay y, de hecho, a medio mundo, porque en el fondo tiene un corázón que no le cabe en el pecho *ataque de ternura*

      ups, no, no creo qu epueda hacer ninguna escena Manny-Payne. Para eso está el libro que saldrá en marzo, ¿qué mejor que eso? Si lo hiciera, descentraría el fic, que ya tiene bastantes personajes tocándome las naric… estooo, interviniendo.

      Pobre Layla, sí, a ver quién no la entiende, ¿verdad? :C

      ¡¡Ya estoy buena del todo, ahora está mala mi hija! *se da un cabezazo* En fin… es lo que tiene. ¡¡¡Un besazo muy grandeeeeeee!!

  16. Me has hecho llorar. Ya sé, ya sé que no es una escena precisamente triste, pero el sentimiento que tiene Blay me es tan conocido que acabé llorando.

    No hay más que decir que la escena te la curraste, y Blay es mucho mucho mucho más sexy de lo que me habia imaginado.

    MANNY!!!! ADORO A MANNY!! Ese doc tiene un par bien puesto, para hablarle así a Rhage hay que tenerlos. Uff me ha hecho reir un montón.

    Vaneeeeeeeeeeeeeeeeeee!!! Ponte buena!! Y no abuses, y portate bien para que puedas sentirte mejor. Muchiiisimos besos y ya sabes que te queremos no? *.*

    • Uy, bueno, yo diría que la escena sí que es triste y mira, ya somos dos las que acabamos llorando^^; Mmmm… Blay ES sexy. Sólo necesita creérselo. Si se dejara dos botones de la camisa abiertos Qhuinn no sería capaz de mirar a ningún otro sitio *sonríe como un angelito cuando la fulminan dos ojos dispares*

      AAaaah, yo también adoro a Manny. Es divertidísimo de llevar. No, en realidad es triste porque el tío, en realidad, no controla su vida, no sabe si va a morir o vivir y tiene esa resignación fatalista de “pues entonces, qué más me da. Paso de callarme”. Creo que, en el fondo, pasado mucho tiempo, él y V podrían llevarse bien *corre a esconderse de un estallido de luz blanca*.

      ¡¡No podré abusar de mi cerebro porque me tienen pillada con la Navidad de las narices!!!! :C ¡¡Yo también os quiero!!! ¡¡Mucho!! *se abraza a Nádia y le da un montón de besos*

  17. Vaya, Vane, qué tristeza… porqué las relaciones tienen que ser, a veces, tan tan difíciles? Ha sido hermoso y triste, todo al mismo tiempo. Sufro por Blay pero reconozco que Qhuinn es mi perdición. Es un frustrado emocional, no sólo está acomplejado por todo lo que ha vivido (por todo lo que le han hecho vivir), si no que ha quedado “castrado” emocionalmente hablando. Y, claro, pedirle a alguien que no ha recibido nunca cariño de nadie que exprese el amor que él siente es pedir mucho. Necesita tiempo y paciencia y amor. Menos mal que Blay será el indicado, cuando se de cuenta, para sacarle a Qhuinn todo lo que lleva dentro. Los quiero a los dos.
    Sufro por Rhage y Mary también. Y los entiendo a ambos. Cómo se siente ella es normal, para una mujer que quiere hijos no poder tenerlos es lo más doloroso del mundo. Y Rhage… él tiene bastante con su Mary a salvo, aunque comprenda sus sentimientos. Supongo que también sufrirán lo suyo, verdad?
    Y Laila y Sax, bueno no soy muy fan suyo pero no les deseo lo que van a vivir ambos. Y síiiiiiiiii, lo has conseguido, Sax ya no me cae tan maaaal, vaaaaleee…
    Jo, Vane, esta parte ha sido dolorosa. Menos mal que nos has dado a Manello para liberar un poco de tensión. Ese hombre tiene potencial. Me gusta. Y me gustará verlo enfrentado a V *jijiji*.
    Me ha gustado. A veces pienso que con lo crítica que soy debería darte un poco de caña pero es que es imposible. Escribes muy bien. Quizá si un profesional te lee te diga algo de la forma, la estructura, la construcción de la historia… qué sé yo, pero lo que tengo claro es que enganchas, transmites las emociones de los personajes, haces que los hagamos nuestros en apenas unos párrafos, consigues que no me den ganas de saltar partes por alto y sobre todo, me emocionas y me evades. Creo que no se puede pedir más. Mejorar? Todo en esta vida es mejorable, es la gracia de la misma.
    Cuídate mucho y recupérate de ese gripazo. Descansa.
    Y como siempre, gracias. GRACIAS!!
    *se riñe a sí misma por el rollo enorme que le ha soltado a Vane, es que no ves que está malita??!!*

    • *apareciendo como una seta y sin que la nariz parezca un grifo atascado* ¡No te riñas, que no me has soltado ningún rollo!!! Los suelto peores yo, mujer… ^^; Los capis son mejorables. Todos. Siempre. Además de faltas de ortografía o sintaxis (las hay, oh, sí), expresiones mejorables, palabras repetidas y támbién fallos de “script”. De hecho, una chica me ha escrito con los gazapos de “AR” y ¡¡tiene razón!!! Hay fallos. Pero intento ir mejorándolos (creo que, al menos, ya me aclaro con poner un solo punto de vista por escena, jejeje ^^;).

      Ooooooh, me encanta ese análisis: Qhuinn como castrado emocionalmente. No había caído en la expresión pero es cierta. Si nunca te han demostrado no ya amor, sino simple cariño, siempre te han despreciado, arrinconado, ocultado y humillado. ¿Cómo pretenden que: A) sepas identificar que estás enamorado de alguien B) sepas adivinar que ese alguien está enamorado de ti C) entiendas la profundidad de lo que eso significa y, D) digas “te quiero”? ¡¡Es demasiado pedir!!

      Pero Qhuinn está en camino. Después de lo que han hecho, sabe que lo que siente por Blay, lo que sea que no entiende, es muy grande, muy profundo y no lo siente por nadie más. Al contrario que V, para superar esa castración emocional creo que necesita ternura, cariño y un ambiente de serenidad y confianza. Blay es el idóneo, siempre que Qhuinn se re-gane su confianza, que no es tarea pequeña.

      A Mary la entiendo muy bien. Muy, muy bien. Y, aunque en estos casos todo el mundo dice “pobre mujer, que no puede tener hijos”, pocos piensan en cómo se siente el hombre o en cómo la situación repercute en su relación.

      n.n ¿Sax ya no te cae tan mal? ¡Me alegro! ni él ni Layla han hecho nada malo, pobres, sólo enamorarse de las personas equivocadas.

      ¿Ves qué rollos suelto? ¡Pues no te cortes! (y dame caña cuando quieras, que me ayuda^^) ¡¡¡Besoooooootes!!

  18. Después de necesitar abanicarme durante varios minutos tras leer la escena que tu y yo sabemos he tenido que pasarme mucho más tiempo secando los lagrimones que mis ojos en acto de rebeldía se han negado a retener. Y no solo he llorado porque lo que has escrito en profundo y me ha llegado al corazón, también he llorado por la puñetera incapacidad de Quinn de soltar por esa linda boquita suya lo que siente por Blay. ¡¡¡¿Es que nadie se da cuenta de que si esos dos hablasen simplemente durante cinco minutos seguidos todo se resolvería y serían felices pateando culos de restrictores?!!!*intenta calmarse mientras oye como su compi de piso se acerca preocupada a ver que sucede* Por favor es super frustrante ver como cada uno está loco por el otro,lo de Blay no me afecta tanto porque el dice las cosas, se le ve, pero Quinn…y la forma en la que has escrito lo que siente, lo que ronda su cabeza, incluso he visto la luz *las nubes se han abierto y un rayo de luz a iluminado el portatil mientras un coro de ángeles sonoba por toda la habitación, literalmete* cuando he leído lo que Quinn quiere hacer a Blay…Protegerlo…ains…solo quiere este bien, que nada malo le ocurra…pero le hace daño con su actitud!!con su sequía crónica de palabras!!Ahhh.

    Por otra parte tenemos a Blay, me da mucha penita. Es todo corazón e incluso cuando a querido pagarle a Quinn con su misma moneda, le ha salido al revés y solo a conseguido darse cuenta de que Quinn es todo para él, de que no puede estar sin él, de que Saxton no es absolutamente nada comparado con su Quinn (eso ya lo sabía pero ahora es imposible ignorarlo). Y eso se va a hacer mucho, mucho, mucho, daño y me da penita pero todo sea por un final feliz.

    Ah y como nota tengo que decir que…definitivamente amo a Saxton, me encanta ver lo que siente por Blay, como le trata, me encanta todo…y en los momentos que quiero estrangular a Quinn, Saxton es macho perfecto para Blay pero luego…cuando leo momentos tan…Quay…Saxton queda reducido a nada. Por cierto he de decir que Manny…me encanta.

    Espero con muchas ganas seguir leyendo la siguiente parte pero relájate, recuperate de esa gripe y levanta el ánimo que ya sabes que aquí estamos todas para ti.

    Un beso!!!

    • *mirando arrobada el coro de ángeles y serafines cantando encima de Qhuinn en un rayo de luz entre nubes rosas* Aaaaaah, qué fliiiiiiipeeeee… ;D Qhuinn ha visto la luz en algunas cosas después de esto, está claro, aunque aún va perdidísimo. Como ha dicho Isa muy bien *señala comentario anterior*, está “castrado emocionalmente” y no se le pueden pedir tantas cosas de golpe. Necesita tiempo y ternura. No creo que una charla rápida les solucione las cosas, pero una larga y sincera quizás empiece a allanar el camino. O a calmar el sufrimiento.

      Blay es todo corazón y, auqnue quiere, no puede negar que sigue queriendo a Qhuinn. Eso ya no lo va a negar ante sí mismo. El problema es que… no quiere amarle. Ya no. Demasiadas puñaladas te vuelven un gato escaldado. Qhuinn se tendrá que ganar su confianza primero.

      Saxton es un puro bálsamo para Blay aunque no olvidemos que le quiere y está decidido, al menos de momento, a luchar por él. Así que las cosas se liarán.

      La siguiente parte no sé cuándo la podré tener, de momento estoy esquematizando los movimientos de las distintas facciones para ver dónde coincidirán, luego tengo que rolear con mi maridín las escenas de acción…. Un lío de narices, vamos ^^; ¡¡¡Paciencia, porfi!!! Y gracias por estar ahí, me levantáis el ánimo. Si puedo pagaros disrtayéndoos un rato, es un placer^^ ¡¡¡Besotesssss!!!!

  19. JennyVamp Says:

    *Intentando formular palabra pero sin poder lograrlo bien. Espero unos minutos para saber si puedo hacerlo. Lo intento y creo que ahora si puedo aunque como la mierda de poco*

    Joder, Vane… me dejaste sin saber que mierda decirte, yo no soy muy emotiva ni nada de eso, no me gusta mucho lo emocional pero eres la primera escritora que me ha hecho sentir una aprension en el pecho.
    Primero con AR y ahora con este par de demonios cagados de la cabeza y sin autoestima y jodidamente imbeciles.

    Aun no me puedo reponer bien de lo que he leido, pero esta genial. Solo me viene eso a la cabeza. ESTA GENIAL!!

    Las emociones de estos dos me joden la psiquis de una mala manera, aparte que eso de ser tan estupidamente imbeciles me da ganas de patearles el culo y decirles “Hey par de imbeciles los dos se aman si que dejen de joder y quedense juntos de una puta vez”

    *suspiro frustrada* Pero creo que eso pasara en un tieeeeeeeempo, despues de que se jodan un buen rato.

    Bueno nena muchos besotes y sigue jodiendonos las expectativas con estos dos.

    Eres genial y sabes que te estimo mas que la mierda mi Vane.

    Besotes gigantes

    JENNYVAMP 😉

    • *abrazada a Jennyvamp sorbiendo por la nariz como capullas* Te entiendo, ya lo sabes. Del todo. A mí cuesta un huevo emocionarme cuando leo algo, suelo ver más la estructura del relato, lo que el autor ha querido decir en cada momento, que meterme en la piel del personaje en sí. Curiosamente, cuando escribo me pasa al contrario, es como si estuviera allí (hay que joderse).

      Así que ya sabes en qué estado mental acabé escribiendo esto.

      Los dos se aman, pero uno no lo sabe y no se atreve , y el otro lo sabe pero no quiere :C ¿Les damos de hostias a los dos? Se quedarán juntos, pero no me creo que eso pueda pasar en…. no sé, cómo lo diría, ¿una historia corta? *colmillos rezumando ácido sulfúrico* Primero tienen que repararse ellos mismos.

      Bueno, en el siguente capi habrá tiros volando por todas partes así que tendremos algo más por lo que sufrir además de por corazones rotos (piernas rotas, gargantas rajadas, esas cosillas más asumibles^^).

      ¡¡¡Muchos besos, guapa, no veas lo que anima saber que alguien me quiere más que la mierda!!! *risotada* ¡¡Es mierfantástico!!! 😛

  20. CaminoalAlba Says:

    Ciertamente…Estoy en shock. Buenísimo capítulo, y aún no reacciono. La verdad, es que como muchas desearían darle con todo lo que tenga en la mano a Qhuinn pero, la verdad, es que él sigue siendo una persona. Vampiro, híbrido, licántropo, como sea, reaccionó como debió ser. Considero que en un momento como ese nos quedaríamos callados al ver cuán completo, llenos, restaurados y demás con la persona de la que más necesitamos y a la cual le ofrecemos toda nuestra capacidad de atención. A la que ponemos en un rango de importancia indescifrable como Qhuinn para con Blay, el primero llevándose las palmas al defenderlo de los problemas que acarrearon.

    Cualquiera perdería la cualidad del habla al percibir la dualidad de sus sentimientos. Por un lado, la ruptura interminable y el dolor indescriptible y por otro la sensación de llenura buscada por años. No me siento con la capacidad de golpear a Qhuinn por eso. Solo me gustaría verle hablar con el corazón en un puño y rezumando lo que siente.

    Blaylock, por otro lado, me pareció valiente. Temerario. Buscar lo que ha querido y se le ha denegado por un retorcido sentido a costa de su bienestar es, personalmente hablando, algo muy valeroso. Ni yo ni muchos buscaríamos abismarnos en la perdición como tal y, Blay, pese a que sabía gran parte de las consecuencias (y sin embargo, no todas), lo hizo.

    Sin llevar orden cronológico de los sucesos, también me gusto la escena de persecusión. La amistad y compañerismo que hubo allí es muy poco igualable, eso demuestra la lealtad que posee Blay con la amistad, que en un momento como ese separó sus problemas (y, tío, qué problemas) y le dio prioridad a su vínculo amistoso con Qhuinn. Patpat también al amiguito, porque su sentido de protección me enternece.

    ¡Los malos malosos! ¡Me tienen por los pelos! En definitiva es muy original usar a esos chicos de la banda (cuyos nombres no recuerdo ^^) pero voy a leerme las anteriores partes para situarme y prepararme para el batallazo del tres.

    Lash; él…Solo puedo decir que yo a él lo deseo más que algunos hermanos, ¿vale? Táchenme por rara, pero uno no elige.

    Manny; ¡Manello! Él aún no tiene tanto protagonismo y me tiene a sus pies, o algo así. Es digno de admirar si se enfrenta a los vampiros de tal forma y, la verdad, es que me recuerda a Butch durante Amante Oscuro.

    Mary y Rhage me tienen llorosa, no sé si saldré de este fic con buena autoestima después de tanto drama.

    Layla; yo a ella no la puedo culpar, y me pesa que haya salido herida de esa forma. Layla desconoce las profundidades de Blaylock y Qhuinn, por lo que no tiene que verse relacionada con eso pero así ha terminado. Por ahí vi a un Saxton pero a él dejo que se lo lleve el viento, sin odiarlo ni amarlo.

    Por cierto, Vane, por ahí vi unos errorcitos. No son ortográficos, son cuestiones de espacio porque a veces esa barra juega fuera de nuestras reglas. No lo digo por mal, solo pensé que te gustaría, después de descansar y terminar de conectar neuronas, leerlo y echarle una arregladita. Errr…Vale, no lo digo más –se siente una acusadora-.

    Voy a leerme de nuevo el trocito de sonrisa de Qhuinn, porque de repente sentí ahí que era una de esas escenas después de muuuuuuuuuuuucho sufrimiento, cuando todo está reconciliado y forjado.

    -Resopla, exhausta- este capítulo me dejó fuera de mis pieles, la rabia no se compara con la tristeza que siente por Mary, Rhage, Saxton, Layla, y sobre todo por Qhuinn y Blay.

    Este comentario tiene un montón de huecos, pero es que ya no tengo palabras para describir lo que siento :’)

    ¡Besototototototototes, y no te desesperes con el próximo! ^^ Tómate tu tiempo.

    • ¡¡Hola reina!! A ver, te respondo a partir de mañana con la atención necesaria, pero si pudieras indicarme dónde están esos errores sería genial, así podría repasarlo. Siempre se me desconfigura el Word después de pegarlo en Fanfiction, así que debe estar plagado de porquerías.¡¡Y no me enfado ni te sientas una acusadora!! Me ayuda mucho que me digáis los errores ( y de ortografía SEGURO que también los hay) ¡¡¡Besazooooooooos (soplados, para no contagiar virus)!!!!^^

      • CaminoalAlba Says:

        A ver si me sale bien. En los párrafos últimos, donde dice “Blay seguía siendo aquel gato ignorado, invisible, que se esforzaba en aparentar que no necesitaba a su amo para seguir su vida independiente, pero que correría a su regazo sólo con que él dijera “te echado de menos, pequeño”” Supongo yo que sería: Te he echado de menos, pequeño. SUPONGO.

        “Y, a pesar, de todo, él había tenido que murmurar esas palabras junto a su oído. Formándolas sólo con los labios, casi sin sonido, sólo por completar la ilusión.” Allí, también me parece, que la frase va sin comas. ‘Y a pesar de todo, él…”

        “Desplomado boca abajo, entre sábanas manchadas, contempló la espalda ancha y pálida de Blay cuando el pelirrojo hizo un esfuerzo por levantarse de

        la cama. Volvió a escuchar sus quejidos ahogados. Blay se puso en pie y se le doblaron las rodillas pero, aún así, consiguió encontrar sus pantalones del pijama en el suelo y ponérselos.” Va pegatido, fijo que es una maña del Word. Estoy segura, que ha mi me pasa todo el tiempo.

        Aparte de eso, creo que ya no hay más. Y me alegra saber que te ayudo de chismosa ¡También besototototes, y no te preocupes, que los idiotas no nos contagiamos! ^^

    • ¡¡¡Hooooooola!!! Lo primero, gracias por la “fe de errores”. Yo había visto algunos pero justamente los que me dices, no, así que de perlas me viene, oye. Esta noche me sentaré a corregirlos. En cuanto al primer caso, creo que sí que va entrecomillado porque es, como si dijéramos, una frase que dice el supuesto amo del gato. Lo que no sé es si llevaría mayúsculas el “Te”. Como no haya un lingüista por ahí… (Nelaaaaaaaa, dónde estás, mi amooooooor).

      Entrando al trapo, me alegro de que no quieras golpear a Qhuinn, porque ya se tortura él bastante. Acaba de encontrarse con que siente algo muy grande por Blay que le está consumiendo, no sabe lo que es, no sabe cómo gestionarlo (sólo que no quiere hacerle daño a Blay)… Está roto a trocitos.

      También creo que Blay fue valiente al plantarse en la habitación de Qhuinn, también porque había alcanzado ese punto en que ya no aguantaba más, que quería tener la sensación de que, por una vez, se lleva lo que quiere en vez de comerse rechazos. Pero creo que no se paró a calcular las consecuencias de sus actos. Ahora está destrozado. Y aturdido.

      En cuanto a la persecución, es lo que tiene cuando estás en una situación de presión extrema: haces lo que sientes, porque no tienes tiempo de alzar barreras. Se protegen y se cuidan porque se quieren. En el fondo, que les dejen como un colador será positivo… por sádico que suene.

      *risita* ¡¡¡Ya me imagino que es un lío lo de las bandas!!! Intentaré explicarlo/identificarlos mejor. El esquema es este:

      El Omega-Carlos “el Rey Sol”- Felipe (segundo al mando)= banda de los Almighty Kings and Queens (AKG), procedencia latina (colores negro y dorado)

      Lash- “Jay-O”= banda de los Bloods, procedencia afroamericana (color rojo)

      A ver si me esmero en identificar los bandos para el capi 3 porqueeeeeee… va a haber mucha gente moviéndose en cada escena *sudores agónicos* Ajajajajajaja, Lash es un auténtico cabronazo, pero tiene su morbo (al menos, cuando era 3D, ahora que es 2D no sé yo…)

      Sip, Manny y Butch se parecen. Los dos son/eran humanos con un par de narices bien puestas. De hecho, según la Ward están relacionados (aunque, en un primer momento, dijo que no).

      Mary y Rhage tendrán bastantes más escenas, pero necesitaba ésta cortita de Rhage para explicar por qué reaccionará cómo lo hará en el capi 3. Yo tampoco puedo culpar ni a Layla ni a Saxton, aunque admito que cuando me leí Lover Mine los habría clavado con chinchetas a la pared a los dos. Reacciones en caliente, supongo.

      ¡¡Tendré qeue tomarme mi tiempo con el siguiente obligatoriamente!! Por deberes familiares inexcusables y por necesidad de prepararlo bien. ¡¡¡Muchas graciaaaaaaaaaaas y un besoooo!!!!

      • CaminoalAlba Says:

        En el primer caso me refería a si faltaba el ‘He’ en el ‘Te echado de menos, pequeño’ Ahora que lo digo varias veces, me parece que no.

        ¡Ya te dije, no hay de qué!

  21. CaminoalAlba Says:

    Argh, pero mira qué largo y qué aburrido ¬¬

  22. Aun sigo sin palabras!!! y no solo por la escena final, sinó por todo el capítulo, la huida del DPC, el momento en el “quirofano” cuando Manny hecha a Wrath… y la llegada de Layla, y como no, la escena super emotiva de Rhage!!
    Realmente creo que le as dado a Manny la personalidad que le cae mejor, sobre todo teniendo en cuenta que para ser un humano encerrado con toda la hermandad y poder sobrevivir tiene que ser una persona contundente y sin miedo.
    Encuanto al encuentro final….solo me queda decir que los mataria, a los dos, a Blay por no saber leer a Qhuinn cuando con la mirada, con sus gestos y con las pocas palabras que dijo le decia que lo amaba a el. Y a Qhuinn por no ser capaz de abrir la boca para decir lo que realmente siente y por quedarse tumbado sin moverse cuando Blay se marchó de su cuarto… Pero sobre todo por no hablar las cosas claras.
    Vane te has vuelto a superar!!!!!
    Besosssss

    • ¡¡¡Hola guapa!!! PErdona por el enorme retraso en contestarte, es que el trabajo se me ha descontrolado, tengo a mi hija enferma, a mi madre en casa y empalmaré con las vacaciones escolares de Navidad y la operación “limpieza de casa para las p*** comidas familiares”. Mi vida es un CAOS estos días *suspiro*

      Au, me alegro de que te gustara, cada capi de AL es como una jodida maratón *suspiro* Muchos personajes, muchas situaciones y muchas cosas que cuadrar…

      Estoy de acuerdo contigo sobre Manny, si sobrevive en la mansión (y a V), tiene que tener dos huevos bien puestos. Ya demostró que tenía carácter en las escenas en el hospital en Lover Unbound. Me cae bien el tipo^^ Aparecerá más en el capi 3, y puede que tenga un “choque de trenes” con V 😉

      Respecto a Qhuinn y Blay… Qué decir. Tienen miedo. Y eso es lo peor que puede pasar. Pero empezarán a aclarar cosas en el siguente capi. Entre tiro y tiro…

      ¡¡¡Muchísimas gracias, guapa!!

  23. esminge0521 Says:

    pffff……me has dejado desinflada…….pensativa y muy muy melancolica….

    Que bien has llevado la tensión.. hasta que ha estallado. Me recuerda a las curvas normales….. subida.. subida.. subida… punto álgido.. caida.. caida.. caida…

    Maravilloso el capitulo, como siempre .Eres una magnifica escritora. Te lo tengo que decir, aunque repita lo mismo que tod@s. Y no te sonrrojes… jajajja.

    Jooo… Los virus la tienen tomada contigo, tomatelo con calma, un buen descanso y dentro de poco estas como nueva, que lo necesitas. Peroooooo * de rodillasss * por fa .. por fa, no te olvides de nosotras. Yo estoy que me salgo de mi piel, por seguir leyendote.

    Muchos besos!!!

    • ¡¡Holaaaaaaa!!! Espero que ya se te haya pasado un poquito la melancolía, aunque la situación es triste de narices, pobres hijos. Creo que toda esa tensión tenía que estallar, sino era imposible que luego pudieran empezar a hablar. Lo que pasa es que están… aturdidos. De hecho, ese será el título del capi 3, de la canción de Linkin Park “Numb”.

      Los virus parece que me han dejado, pero han cogido y bien a mi hija. Como consecuencia mi vida y mis horarios son un completo caos. Aún estoy estructurando el capi y este finde rolearé las escenas de acción con mi marido. De hecho, estoy creando un mapa de Caldwell para poder planear bien los movimientos (ya lo colgaré en el blog para que os riais de mi patético Photoshop). Luego hay que escribirlo y pinta de más de 60 páginas, para variar, sólo la parte 1 (tendrá varias) ¡¡Más la Navidad!! *se muerde las uñas en un ataque de pánico*

      En fin, sólo os puedo pedir paciencia y prometer que os intentaré compensar con un capi largo y lo mejor escrito que sea capaz, ¿sí? *pone sonrisilla de angelito*

      ¡¡¡Muchos besazos!!!!

  24. ¡Hola guapas/os! *reaparece ya sin la nariz roja como el puto reno de Santa Claus* Muchísimas gracias a todas/os por vuestros comentarios *reparte Prozac por la depresión inducida* Los responderé a partir de mañana lunes, ¿vale? Ya no estoy tan griposa pero la familia es mi propio virus, así que no puedo hacer nada.

    ¡Nos hablamos mañana! ¡Sois grandes! *más cajas de pañuelos para todas/os* ¡Besos a distancia para no contagiar!

  25. hola vane!!!!!

    simplemente no tengo palabras, cada escena, momento y pensamiento es demasiado ahora entiendo porque cuando terminaste de escribirlo te dio el bajon, jajaja ya que si es la mitad del que tengo yo no veas.

    me gusta mucho que por una vez blay coja las riendas de lo que siente y vaya a por lo que quiere aunque sabe que va a quedar mas destrozado de lo que esta y que qhuinn piense que solo lo utiliza me llego al alma, ese agujero negro que lo engulle no le deja ver lo que realmente desea blay y la escena es muy profunda.

    tambien me encanta cuando qhuinn se siente completo y feliz pero cuando blay se va ese dolor y vacio que se anidan en su pecho por sentirse utilizado por la persona que realmente ama y a la cual no es capaz de abrirse esa parte esta muy bien

    y ya el final en el que cada uno se identifica con una situacion de abandono orgulloso y por supuesto esas dos palabras que queman cuando no sabes si el sentimiento es correspondido pero que al final simplemente las dices para que una parte de tu corazon perdure como un hilo que te une por esas simples palabras a esa persona, en un te quiero reflejas todas tus esperanzas y tu miedos, tus dudas y por supuesto ese amor incondicional que te mantiene con vida.

    bueno wapa de veras que estoy ansiosa por saber como sigue por que esta super interesante un besazoooooooooooo

    • ¡¡Hola cielo!!! Pues sí, la verdad es que me quedé súper “chof” después de escribir esa primera vez entre los chicos, luego me costó dios y ayuda animarme a escribir todo el resto del capi :C

      Bueno, el pobre Blay no creo que cogiera las riendas de lo que siente. Más bien llegó al punto máximo de cabreo en el que estás harto de soportar que te peguen patadas y jueguen contigo (aunque Qhuinn nunca lo haya pretendido) y ya te da igual todo, sólo quieres tener por una maldita vez lo que deseas. El problema es que no calculó las consecuencias y lo destrozado que quedaría. Dijo “te quiero” porque ya no se lo podía tragar más tiempo.

      En cuanto a Qhuinn, nadie le demostrado NUNCA amor. Nunca en sus 25 años. Así que no puede entender ni lo que siente Blay ni él mismo. Y el hecho de que Blay le haya reclamado sexo (era mucho más que eso,pero la plasmación física era sexo) le ha llevado a asociar esa petición con lo que todo el mundo quiere de él :C

      ¡¡¡Muchísimas gracias y tened paciencia conmigo, por favor, tengo unos líos que no veas!!!

  26. ¡dios! esta genial

  27. *Leliel se limpia las lagrimas, se suena la nariz y se vuelve a limpiar las lagrimas* Me hiciste llorar… 😥 mi vida… mis soles… mis niños… que no ven las cosas como son realmente.
    Por momentos quise darle la cabeza contra la pared a Q y luego a Blay y luego a Q y luego a Blay y luego a los dos juntos. Jajajaja!

    Genial el capitulo! Me gusto mucho… *Lel, salta de felicidad por estar al día con los capis*

    Es excelente Manny! ¿No habrá un Manny extra por ahi? *mira de reojo a Payne* es que es tan bello…

    Bueno, como dije. EXCELENTE el capi 😉

    Tranquila con los restos… siempre esperamos por tí. Porque vale la pena tanta espera.

    Muchos besos!

    • Jajajajaja! yo no puse ese emoticón… quería poner este —> 😉

    • *muerta de risa* AAAAAAAH, veo que el teclado y el PC no sólo me putean a mí ^^ Espera a ver si me sale el guiño: 😉

      Mira, te acompañaría a arrancarles la cabeza A LOS DOS, pero no nos durarían para los demás capis. Y, total, ya les van a vapulear bastante en el capi 3, así que… *se encoge de hombros* No, no ven las cosas como son, ven como el otro las expresa. O sea, FATAL.

      ¡¡Gracias por la paciencia porque voy a necesitarla para el siguiente capi!!^^; ¡¡¡Besazoooooooos!!

  28. Victoria Says:

    haciendo la ola mentalmente 🙂

    sigo haciendo la ola 🙂

    la emocion me durara 3 dias.

    • n.n ¡¡Gracias por la ola!! A los pobres chicos la emoción les va a durar bastante más de tres días aunque eso, en el fondo, es bueno ¡¡Son más sinceros hablando en estado de shoick!! 😛

      ¡¡¡Besooooooooos!!

  29. *asoma la cabeza del pozo con los ojos desorbitados y la mirada ida, medio loca, buscando a alguien*
    Ah, ahí estás Vane! *corre a darle un abrazo y a estamparle un besazo en cada mejilla aún a pesar de los virus porque también los tiene*
    DESGARRADOR, es la única palabra que me sale después de leer ésta última parte del capi. Cómo es posible que estén tan ciegos, los dos!? Si, ya se que tiene que ser así para que luego sea mejor pero es que mi corazón, que intentó salírseme del pecho, me duele sobremanera de ver que éstos dos no se entienden ni con palabras ni con hechos. En fin, sé que luego mi corazón intentará salírseme de pecho de alegría y emoción. No tengo la capacidad de otras compañeras de desgranar punto por punto y analizar todo lo que has escrito, pero me ha encantado ver a Manny por ahí y al pobre Rhage tan preocupado; y el restrictor alelao ha sido genial.
    Muchísimas gracias otra vez por tu esfuerzo y espero que ya te hayas recuperado de tu bajón, aún así te mando un montón de apoyo moral y muchos abrazos para que tu moral suba como la espuma.
    SMUAK, SMUAK, SMUAK, SMUAK, SMUAK, SMUAK SMUAK, SMUAK, SMUAK
    * vuelve a bajar al pozo con la mirada perdida y pensando en que artículo de la constitución se ha quedado para seguir estudiando*

    • Hooooooooola, he vueltoooooooooooooooooo. Sólo para disculparme por ser tan desagradecida y no haberte comentado nada del Bonus Chapter de AR. Lo leí en su día, aunque no comenté por falta de tienpo, así que aquí te dejo mi agradecimiento otra vez, me encantó la complicidad sublime que tienen B y V, cómo se entienden sin palabras y la capacidad de B de sacarle a V las palabras que sabe que tiene necesidad (aunque no capacidad) de decir y que si no lo hace terminaría reventando. Olé por tí, tu genialidad va superándose capítulo a capítulo. Ale, me vuelvo al pozo a corregirme un test.
      TAPRONTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.

      • ¡argh, tía, OPOS! Es lo peor… Tengo un montón de compañeras que están estudiando para ellas y les sorbe la vida =.= ¡¡MUCHOS ÁNIMOS, NENA!! Recuerda pasear y oxigenarte de vez en cuando 😉

        Eh, eh. ¿qué es eso de la “más viejecita”? Será más bien “la pedazo de mujer más experimentada que sabe pedir lo que quiere y a quien ya no se la puede engañar”” *pose de orgullo femenino* ¡¡Yo tampoco es que sea un yogurín, precisamente!!^^

    • Uh, ¿artículos de la Constitución? *arruga la nariz y sale corriendo* Aing, a mí me toco estudiarlo durante la carrera y era HORRIBLE. Soy malísima para eso, jamás podrías hacer DErecho.

      Desgarrados han quedado los chicos sí, hechos añicos. No se entienden porque no hablan y, cuando lo hacen, no lo hacen de forma clara. Y con hechos no se entienden porque ambos intentan reprimirse ¿Quién va entender algo así? En algún momento serán felices peeeeeero… el camino será largo.

      Manny me encanta y el pobre Rhage va a pasar por malos momentos. Al restrictor alelao lo veremos en el capi 3, junto con unos Hermanos bastante despistados también que no entienden qué mierda está pasando en las calles.

      Ay, ay, ay… *recibe todos los besos encogiéndose como una pelotita* ¡¡¡Gracias, mujer!!! DE ánimo intento estar un poquito mejor aunque tengo tanto lío que me muerdo las uñas porque quiero estar tranquilita y poder escribir, planificar y tal y NO PUEDO *respira, en posición zen*

      ¡¡No te disculpes por no comentar el bonus!!! Todas sabemos cómo nos atropella la vida, mujer. Además, por lo que veo estás de exámenes así que…. ¡¡SUERTEEEEEEE!!! *se viste de Mamá Noel con los pompones* ¿Ves? V y Butch ya consiguen entenderse sin palabras… ¡después de haber hablado de forma sincera! *mira amenazante de reojo a Qhuinn y Blay*

      *arregla los cojines del pozo* Ala, ten, quédate aquí tranquila si quieres^^ ¡¡Gracias y un besooooooooooooooooooo!!!

      • Ah! No son exámenes, es la oposición que me estoy preparando. Más quisiera yo volver a ser estudiante! (por lo de ser joven y esas despreocupaciones que ya no tienes cuando las canas y las arrugas empiezan a asomar) *mira a su alrededor por si hay alguien escuchando* creo que soy la más viejecita de tod@s tus admirador@s.
        Besos y MORDISCOS!

  30. Te dejo un comment rápido aunque sea, porque si no, no sé cuando podré hacerlo >-<
    Ays, si solo Qhuinn se hubiera dejado llevar y no hubiera reprimido sus sentimientos…Si hubiera dejado salir su aroma de vinculación y le hubiera mordido, las cosas con Blay se habrían aclarado y solucionado bastante u-u

    Y mi pobre Rhage, con el trozo que pan que es, ¡¡no se merece que le hagas sufrir ;P!! Nada, nada, si Mary no quiere, le consolaré yo *mueve arriba y abajo las cejas*

    Un besazo guapísima, y aunque triste, ¡estupendo capítulo! A ver si ahora que han tocado fondo, pueden ir poco a poco subir a flote ese par 😉

    • ¡¡¡Hola y tranqui, cada una hace lo que puedeeeeeeeee!! El pobre Qhuinn sufrió horrores reprimiendo su olor de marcaje (lo cual es una heroicidad) porque estaba convencido de que Blay sólo quería sexo con él, nada más. En algún momento saldrá ese aroma y también morderá a Blay^^ Y a la inversa. Sip, esa es la idea, ahora que la tensión bestial ha sido sustituida por el corazón roto y la falta de energías para disimular o mentir, podrán empezar a reflotarse un poquito.

      Mmmm… pobre Rhage ¡¡Yo no lo hago sufrir!! Son las circunstancias *silba* No es que Mary no quiera consolarle, es que el dolor la consume y se encierra en sí misma :C

      ¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas gracias y un besoteeeeeeeeeeeeeeee!!

  31. VANE AMIGA GENIAL DE GENIALES EL CAPI ME DEJASTE PLOP CON LOS CELOS DE Q YA QUE ESPERO Q SUFRA UN POQUITO MAS PARA Q SE DE CUENTA DE LO Q SE ESTA PERDIENDO UN PEN DE DIOS Q LE AGUANTO TANTAS COSAS POBRE B ME ENCANTA,SOBRE TODO SUS PARTES HOT JAJAJA
    LO OTRO R Y M Q PASA AY NO ME LOS PONGAS TAN TRISTE CON LO DE NO PODER TENER BEBES PERO SOY POSITIVA Y GREO EN LOS MILAGROS EN UNA DE ESAS AY UN RHAGE CHIQUITITO ….

    • ¡¡Ay, pobre Qhuinn!! Como si no hubiera sufrido bastante en su vida… ^^ Justamente, lo que le han hecho a él es lo que impide que tenga la base emocional necesaria para reconocer lo que siente por Blay y para entender la magnitud de lo que Bñay siente por él.

      Rhage y Mary van a tener más escenas de sufrimiento individual pero a veces, cuando se consigue sufrir CON la persona que amas, acaba saliendo algo mucho más fuerte de lo que tenías^^

      ¡¡¡Muchas gracias y un besooooooooo!!!

  32. Vane eres un genio!!! Tanto que me hiciste salir a la luz XD la megatímida por fin se decidió a escribirte (espero que entiendas y recuerdes)
    Dios por donde empiezo, ah! si: OMG!!!
    Hiciste realidad las fantasías de muchas fans, primero V y B y ahora Qhuinn y Blay!!! *ojos anime* me encantó leerlo y coincido contigo, necesitaban estos dos estar juntos como tanto lo deseaban para luego valorar el porque de ese deseo mas que solo…ejem! calentura es… Un sentimiento verdadero que uno lo anhela más que el aire y al otro le ganan sus complejos.
    Todo me gustó, desde la aprición de Manello, Wratth saliendo del despacho, todo me gustó *suspiro* les falta sufrir a estos dos pero no los maltrates demasiado, sobre todo a Qhuinn, es mi favorito.
    *Te doy un té, una caja de pañuelos, una caja de chocolates y unas pantuflas negras con una daga bordada* Recupérate mujer y cuidate por favor, un abrazo desde México.

    • ¡¡¡Guapaaaaaaaaaaa, bienvenidaaaaaa!!!! *te estira del brazo hasta que sales de las sombras :P* Me alegro mucho de que te hayas animado a escribir y sí, entiendo y recuerdo^^

      Me alegro de que te gustara y tienes mucha razón: no sólo han liberado tensión sexual sino que eso, y todo el sufrimiento que les ha traído junto con felicidad pasajera, les ayudará a entender cosas de su no-relación. nadie dijo que fuera a ser fácil e indoloro, ¿verdad?

      Qhuinn sufrirá más. Sip. Pero Blay también. Y, como se descuide, a Boo también lo haremos sufrir. No sé, a lo mejor resulta que ama en silencio a George… *se da golpecitos en el labio, reflexionando*

      ¡¡¡Hey, gracias!!! *se pone las pantuflas negras con la daga bordada* ¡¡¡Qué moneríaaaaaaaaaa!!! Con permiso, me quedo el té y le paso los pañuelos y el chocolate a mi hija, que está hecha una braga pobre.

      ¡¡¡Un enorme abrazo, un beso (sin virus) y perdona por haber tardado tanto en contestar!!!!

  33. Vaneeeee!!! Como siempre, he quedado hiperventilando con la lectura. Pero me encanta hiperventilar de este modo.
    Como Blay pensó: “oh, señor, es Navidad” Y yo pensé: “Si, mi querido Blay. Es navidad!!!” Este es un gran regalo Vane… ahora, si quieres darnos otro para el 23, 24, 25, 26, 27… o en estos días, creo que puedo decir que seremos de las personas más felices de la tierra en estas fechas. 😀

    Todo estuvo sumamente intenso!!! Fue como seguir y seguir de una emoción a otra sin descanso. Tensión en la escapada de la guarida de los restrictores. Tensión en enfermería y en despacho de Wrath con tanta testosterona circulando. Tensión entre habitación y habitación, con esa explosión de energías reprimidas y sentimientos a medio confesar. Daban ganas de detenerlos en el momento y decirles: “Termina de hablar. Di lo que estas pensando en este minuto. Díselo y terminemos todos de sufrir!!!” porque es un sufrimiento verlos quererse de ese modo y ver también como las cosas parecen enredarse más y más…
    Pero sé que tienes razón y que en este caso ha sido lo mejor que las cosas explotaran del modo en que lo hicieron para luego ir con más calma explorando y revelando lo que cada uno siente por el otro.

    Y por otro lado esta lo de Rhage… eso fue otro golpe. “Rhage no sabía cuánto tiempo podría soportarlo antes de romperse.” Espero que no tenga que llegar a ese punto, que las cosas se solucionen… ¿tal vez el bebé de la profesora posiblemente trasformada pueda ayudar? Vane!!!por favor!!! que Lash no se lo beba a él también!!!

    Eres mi idola!!! Te adoro, mujer!!! Eres lo máximo!!!
    Gracias por el maravilloso capítulo.
    Espero que ya estés mejor de esa gripe que parece no querer abandonarte. De seguro que la muy maldita también esta obsesionada con tu historia y por eso no se atreve a dejarte ir.
    Mil besos!!!

    • ^^ ¡¡Holaaaa!!! Pues de la gripe estaba mejor… hasta que mi querida hijita me pasó sus virus a mi estómago :S Arf!!! Estoy de tostadas con jamón dulce hasta las narices ¡¡Quiero unos espaguetis guarros!! :C

      Yep, me alegro de que el capi te gustara y no, no podrá haber otro capi antes de Navidad, completamente imposible. Esta semana no he escrito nada, entre mi hija enferma y que he estado estructurando el capi y creando el mapa de Caldwell para aclararme. El lunes empezaré a escribir, pero ya empalmaré con vacaciones escolares y comilonas navideñas *uffff* Así que no sé cuándo podré tener la primera parte del siguiente capi, sorry!!!!

      En cuanto a este, tensión, tensión, tensión… estallido. Eso es, sí. Ahora que ya están hechos mierda, a ver si empezan a hablar, ¿verdad? Tendremos varias conversaciones sinceras en el capi 3 y creo que al menos una escena hot^^

      Pobre Rhage… Otro que va a estallar en breve :C Que las cosas se solucionen para MAry y él implica, sin embargo, tremendo sufrimiento para otras personas… ya iremos viendo. Oh, y la profesora transformada en restrictor NO tiene ningún bebé. Es Ahna, la hembra que ha salido del REfugio para intentar iniciar una nueva vida; tiene una niña de meses. Y la intención de Lash es convertir a la criatura en restrictor sólo para experimentar, sí. Veremos qué pasa.

      ¡¡¡Millones de besos a distancia para no pegar virus del demonio!!! ;P

  34. hola vane. de verdad te digo que me encanta como escribes. Me ha emocionado mucho , de verdad. Además lo has terminado de forma que pueden seguir teniendo esos encontronazos de tensión sexual que tanto me gustan.
    Lo has llevado genial, mezclando sexo de lo más puro con sentimientos igual de fuertes. Dios mío, les queda todavía mucho para poder llegar a entenderse. Cuánto daño pueden hacer las palabras nunca dichas.
    Haces que me meta en la historia de una manera que es como si lo viera ante mis propios ojos.
    Estoy preocupada del pensamiento que tuvo lash al ver salir a blay del refugio. ese ” le voy a rajar la garganta ” te digo en serio que no me gusta nada.

    Por otra parte has conseguido que Mannelo me empiece a resultar de lo más caliente ( para que luego diga la ward que a ella no le gustan los fanfics). gracias a uno he despejado mis dudas ante su nuevo libro. La verdad no estaba demasiado emocionada con él después de que dijera que no habría libro para Quinn y Blay, pero ya empiezo a sentir un poco de curiosidad hacia él. ¡Gracias vane!

    Por cierto hace unos dias me he encontrado amante oscuro, amante eterno y amante despierto en tapa dura, ¡casi salto de alegría en medio de la tienda al verlos!. Sólo los encontraba en edición de bolsillo y cuando había perdido toda esperanza… ¡ahí estaban esperando los tres por mi!

    bueno, me despido que hoy mi nena empieza con el puré de verduras y no sé cómo saldrá el experimento. ¡¡¡Sigue escribiendo si!!!

    • ¡¡Hola!!! Espero que hayas sobrevivido a la experiencia del puré de verduras^^ Si no, recuerda: babero integral de plástico lavable fácilmente y muchos papeles en el suelo debajo y alrededor de la trona ;P

      Me alegro de que te gustara, con tensión y todo. Sí que habrán más encontronazos de esos de “a la puta mierda todo”, aunque en el capi 3 las cosas irán más suaves, no tienen muchas energías. Y haces muy, muy bien en estar preocupada por ese pensamiento de Lash… Es exactamente su intención =.=

      Muahahahahah…. ¡Mannello me está empezando a interesar a raíz de escribir sobre él! Antes me importaba un pito. Espero Lover Unleashed básicamente por cualquier escena en la que aparezca elnombre “V” pero, desde que intento meterme en el pellejo de Manny, ¡¡me cae bien!!! Creo que tiene un buen par de narices^^… aunque eso no disculpa en absoluto, en mi opinión, que no haya libro para Qhuinn y Blay, grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.

      Oooh, qué guay esos libros. Mi cole de la Hermandad está mezclada castellano, inglés, tapa dura y blanca ¡¡Lo que encontraba primero!! Cosas de laimpaciencia 🙂

      ¡¡¡Un besoteeeeeeeeeeeeeeeeeee!!

  35. Cormia daga negra-mex Says:

    Vaneeeee lei el cap el mismo dia que lo publicaste. No te habia escrito porq aun estaba llorona…… Diosssss.. Me encanta como escribes.. Me lei todos los fics que encontre en tu foro por cierto..

    Ya hablando del cap quiero decirte que he estdo en la posicion de qhuinn y lo entiendo. Todo el mundo lo ha utilizado para sexo y lo ha tratado mal por eso es tan caezotas. Pero hey cjhicas denle una oportunidad que de aqui a pluton se nota que quiere a blay.. Y pues eso de que se resistio a que saliera el aroma a especias oscuras fue un gran esfuerzo de su parte *me avanico un poco para tomar el hilo de nuevo*.. En fin creo que supiste colocar todas las emociones en su medida exacta.

    Sobre blay pues creo que me encantaria que el tomara a qhinn y lo marcara. Pienso que como qhuinn es sexo en movimiento necesita llevar una etiqueta de reservado o algo asi. Y pese a que blay es dulce veamoslo como macho enamorado y un guerrero capaz y audaz asi que no quisiera ser quien me meteria en su camino una vez qhuinn sea de el..

    Pobre layla. Necesita un macho.. :'(..

    Sobre V, ese macho calienta mi ae. Diossssssss… Te juro vane que si quisiera incursionar en el mundo del sado que fuera con V y sus velas y estaria en el paraiso.

    Y sobre mary y raghe ojala todo ese solucione. De todos los libros el de rhage fue el que me parecio mas dulce por asi decirlo. El como se enamora de ella. Como la trata dulcemente en todo momento. En fin todo debe solucionarse$..

    No habia escrito porq rte juro vane que tengo un oceano de tanta lagrimas aqui en mi habitacion.. Por cierto soy de venezuela desde aca te mando muchas felicidades. Mejorate pronto y deleitanos en el proximo cap. Chaitop

    • ¡¡Hola guapaaaaaa!! Qué alegría verte por aquí 🙂 *tiende paquete de pañuelos* Coge, hija, si todas acabamos sensibles me parece :C Tienes razón, a Qhuinn todo el mundo le ha tratado mal hasta que se metió en la Hermandad (menos Blay, que siempre ha estado ahí) y la gente normalmente le quiere para el sexo, así que es mucho esperar que se ilumine y entienda las cosas de golpe, ¿no? Tiempo al tiempo. Lo que está claro es que, para él, Blay (o lo que interpreta que Blay quiere) siempre está primero.

      *carcajada* ¡No, no querrás ver a Blay cabreado defendiendo a Qhuinn una vez que decida que es suyo! Como todo guerrero, dará miedo. Tengo una escena pensada al respecto, a ver cómo la incluyo en su momento. Es posible que acabe tomando él a Qhuinn una vez, tuvimos un fantástico debate entre todas al respecto. Veremos cómo va evolucionando la cosa.

      Pobre Layla, necesita un macho que la quiera de verdad… :C

      Mmmmm… Vishous es la estufa particular de muchas de nosotras 😛 Segurametne le veremos haciendo de “hermano mayor” de Qhuinn (er… en la medida en que V es capaz de hacer algo así, claro) en el próximo capi.

      Tienes razón, el libro de Rhage es el más dulce, a pesar de que lleva un dragón dentro (O.o). También me pareció de los más superficiales pero bueno, eso va a gusto de cada una.

      *saca el cubo y la fregona para recoger el océano de lágrimas* Ale, ya está, tranquila que verás que en el próximo capi las cosas se aclaran un poco (ya se volverán a torcer pero bueno, de momento aclararán algo *ojos en blanco*).

      Tengo una temporada difícil por delante porque llevamos 10 días empalmando virus varios en la familia, con el baile de horarios (y falta de tiempo para escribir) que eso conlleva. Luego la niña cogerá vacaciones de Navidad, pero yo no. En fin, un lío. Así que, honestamente, no tengo ni idea de cuándo podré colgar el siguiente capi :C Estoy trabajando en su estructura y en el argumento, pero aún no he podido ni empezar a escribirlo *solloza amargamente*

      ¡¡Muchas gracias por pasarte y un gran besote!!

  36. Vane
    Ya con calma y el corazon un poquito mas sano, me he leido el capitulo creo que como 50 veces… te has vuelto de una de mis escritoras favoritas, por lo cual no me arto nunca de leer lo que escribes
    Amo la capacidad que tienes de expresar los sentimientos, de plasmar las emociones y darle vida a situaciones tan intensas y llenas de amor.
    Me pasa cuando leo algo que me encanta, que siento que sentada en medio de la escena, viendo y sintiendo directamente lo que ocurre… y te dire que estar en la habitacion de Qhuinn en este capi me mato..
    Ojala las cosas por tu casa esten mejor, esos malditos virus son una joda, no cuesta nada que lleguen , pero cuesta millones que se larguen
    Se que tendremos que esperar un buen tiempo para leer el proximo capitulo y aunque se me apriete mi corazon de solo pensarlo, vale completamente la pena esperarte
    Vane… estoy de cumpleaños!!!! :), 26 primaveras cumplo hoy y de verdad que contar con este rinconsito en donde puedo leerte, es el mejor de los regalos
    Un grana abrazo en estas fechas que son tan lindas y fuerza para lo que viene…
    Besos por millones

    • ¡¡¡FELIZ, FELIZ EN TU DÍAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!! *cantando como una almeja afónica*^^ ¡¡¡26 primaveras, nena, quién las pillara otra vez!!! Aprovecha para pedir más regalos a Papá Noel, a ver si así cuela *guiño*

      Muchas gracias por tu buenos deseos y, aunque yo soy como el Grinch con la Navidad (me da repelús en todas sus facetas), hay mucha gente a la que le encanta, así que ¡¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!!!! 😀

      Bueno, me alegro de que tu corazón ya esté un poquito más recompuesto, dicen que el tiempo todo lo cura^^ Sí que tendréis que esperar para el siguente capi, pero la buena noticia es que ya tengo todo el táctico pensado, la estrategia hecha y tal. Estoy ordenando en mi libretita de apuntes en qué orden tengo que escribir tal escena y luego “sólo” me quedará escribirlo^^; En serio, cuando toca capi de acción y con tropocientos personajes, el 60% del trabajo es decidir qué pasa y en qué orden. Una vez que lo sabes, se escribe más fácil.

      Eso sí, dependo de los virus infantiles y de la (maravillosa) Navidad para encontrar tiempo para teclear :C

      ¡¡¡Besazoooooooooooooos y a disfrutar de tu día guapa!!!!!!

  37. Gracias x el capítulo no cabe duda q eres de lo mejor

    • ¡De nada, guapa, me alegro de que te gustara!^^ No soy la mejor ni de lejos, hay mucha gente que escribe MUY bien, pero me esfuerzo por ir progresando^^;

      ¡¡Un besoteeeeeee!!!!

  38. Hola Vane… Descubri tu pagina por casualidad hace pocos dias, y tengo que decirlo me has matado!!!!! La historia de un final juntos de Buth y V me encanto!!!! Gracias por poner a esos dos juntos!!! Y por favor Qhuinn y Blay!!!! Has hecho que la espera hasta el próximo libro no sea una tortura!!!!
    Me encanta tu narrativa, el como trabajas con cada uno de los personajes…
    Ahora a seguir esperando que publiques el resto de los capitulos de estos dos machos bellos!!!
    Besitos y gracias!!!!!!

    • ¡¡¡Hola, bienvenida por aquí y antes de nada una disculpa por no haber contestado antes!!! He estado secuestrada por comidas familiares y por niña de vacaciones escolares =.=

      Ains, me alegro de que disfrutaras con el VUTCH, fue como un parto escribirlo, por dios, y AL va por el mismo camino. Estoy trabajando en el capi 3 a ritmo de caracolillo, escribiendo a ratos perdidos según me permiten las fiestas navideñas. A partir del 10 de enero creo que mi caótica vida se habrá estabilizado un poquito. ¡A ver si os puedo tener algo para entonces!

      ¡¡Muchas gracias y perdona otra vez por la tardanza en responder!!!

      • Hola!!!!! No te preocupes yo comprendo de obligaciones familiares…. Pero gracias por responder.

        Que termines de pasar unas buestas fiestas!!!!!

        Y porfa no te olvides del otro bonus de AR!!!!!!!

      • ¡Hola!! No, no me olvido del segundo bonus de AR, pero para eso necesito disponer al menos de todo un día de escritura, para poder “ponerme en situación” y no tener que escribir a ratos robados (hasta para escribir cochinadas se requiere concentración ;P). En cuanto tenga uno de esos raros tesoros me pondré a ello, ¡¡prometido!! ^^

  39. vane..
    pasaba por aqui para dejarte un saludo
    este fin de semana me relei completo AL ;), ya tengo el sofa amoldado de tanto estarme sentada leyendo
    pasalo super estos días y trata de descansar aunque sea un poco
    un abrazo grande y una preguntita que puede sonar medio odiosa… abra por ahi algun adelanto del capi que viene?????
    un beso guapa
    feliz fin de año!!!

    • ¡¡¡Holaaaaaa, gracias por el saludoooooooooooooo!!! Dichosa tú que has podido sentarte en el sofá a leer en plenas fiestas navideñas :S A mí sólo me han amarrado a la mesa, a cebarme como los pavos.

      ¿Un adelanto? Intentaré poneros uno la semana que viene. De momento tengo 20 páginas y todas son escenas de los malos o de los personajes complementarios, así que cuando tenga algo avanzadas también las escenas QHUAY intentaré colgaros algo, ¿vale?

      ¡¡¡Feliz fin de año, a festejarlo y remojarlo!! ^^ ¡¡Besotesssss!!

      • Vane!!
        gracias por responder
        estamos todas locas por estos días!!!
        animo y fuerza para soportar todo y soportarnos
        besos guapa

  40. AY!!!!!!!!!!!! Vane termine el 2° capitulo, me he llagado a deprimir leyendo lo que pasa con los chicos; hasta me has hecho llorar. Por Dios!!!! chica, tienes que tener un poco de piedad con nosotras. Esperare ansiosa la proxima parte y por favor hay que hacer algo con la pobre de Layla esta siendo vapuleada por todos y se merece algo mas no?. Ni hablar de Raghe pobre angelito con lo que le pasa con Mary.
    Muy FELIZ AÑO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y muchos besos

    • ¡¡Hola!! ups, sí, te entiendo, yo me deprimí escribiéndolo^^; Pero irán mejorando, ya verás, en este capi estarán demasiado preocupados cuidando de sus propios pellejos como para andarse con tonterías 😀

      Layla, igual que Saxton, es uno de esos personajes que ya sabes que van a sufrir desde la primera línea. Sin tener culpa de nada, pobres, pero en los cuadrados amorosos siempre hay daños colaterales. Y Rhage… bueno, le veremos desfogar toda su impotencia y su frustración en el siguiente capi.

      ¡¡¡Muy Feliz fin de Año, guapa, y sólo pido un poquitín más de paciencia!! Voy escribiendo pero hasta que la niña no vuelva al cole mi vida será una centrifugadora =.= ¡¡¡Besooooos!!!

  41. Las que tenemos chicos y NO tan chicos….(jajajajaj) sabemos de que nos estas hablando. Cuando estan en casa nos absorben totalmente nuestro tiempo, energias y todo lo que nos pueden absorber. Gracias por responderme y nuevamente te deseo un muy …..
    FELIZZZZZZZZZZ AÑOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    • *llora sobre tu hombro* Gracias,mujer, las mamis nos entendemos… ¿No tendrás unas pilas bien cargadas de recambio por ahí que me puedas prestar, a ver si llego al final de las vacaciones escolares^^?

  42. Vishiosa Says:

    Hola Vane, aunque sigo tus relatos nunca me habia atrevido a comentarlos. La historia de V y Butch me dejo ojoplática perdida. Me extasio, me emociono hasta las trancas, me puso cachonda, todo a la vez, dios que profundidad, cuanto sentimiento y cuanto sexo del bueno.

    ¡ Santa merda! como diria alguno, hacia tiempo que no disfrutaba tanto con una historia y mira que odio leer en el ordenador pero no podia parar.

    Quiero que sepas que para mi el libro de V ya no sera Amante Desatado sino Amantes redimidos.

    La historia de Quinn y Blay no me habia atrevido a leerla pero recien he terminado de leer Amante Consagrado y no me he podido resistir a leer la historia de estos dos salida de tu cabeza.
    Esta genial y promete que Blay le va a hacer sufrir a Quinn, pero bien. Me estoy enterando de cosas que aun no he leido ya que me faltan libros por leer pero no me importa, todo se andara.
    Sigue con ella porque aqui tienes una fan deseperada por leerte y vishiosa perdida.

    Feliz año y un beso enorme.

    • ¡¡Hola, guapa, bienvenida y gracias por animarte a comentar!!! Tienes un nick muy…. sugerente 😀 ¡Me alegro de que te gustara “AR”! Tiene un montón de fallos de forma, pero bueno, son de esas cosas que aprendes mientras escribes^^; ¡Es que estos dos machos están hechos el uno para el otro, joder! Tendrían que poner un sistema de aire acondicionado espercial en el Pit apra evitar la combsutión si estuvieran juntos. ¡¡¡AARGH, VIDA INJUSTA Y CRUEL, POR QUÉ LOS SEPARASTE!!!!

      Uy, pues si te estás leyendo la hsitoria de Qhuinn y Blay sin haberte leído hasta “Lover Mine” sí que te estás fastidiando algunas sorpresas, sí. Blay va a hacer sufrir a Qhuinn, ya lo creo. pero al reves también. Están hechos para fastidiarse el uno al otro con una maestría envidiable. Si quisieran joderse a propósito no lo harían tan bien =.=

      ¡¡Sigo con la historia!!! Tengo más de 80 páginas del capi 3 de “amantes redimidos” y aún no sé si pubicaré la primera parte hoy o mañana o si me esperaré a tener de golpe todo el capi escrito, porque lo encuentro difícil de cortar ¡Pero sigo escribiendo! ^^

      ¡¡Muchas gracias y un besote!!

  43. OMFG!! tia de vdd eres lo mejor
    no se como expresarte mi gratitud por seguir con
    la trama de Quinn y Blay, los amo so mis favoritos,
    eres una excelente escritora, mis mas sinceros respetos
    espero y en la vida t vaya muy bien y por el bien de todas
    nosotras sigue escribiendo :P, SUERTE y GRACIAS :D!!

    • ¡¡Hola, muchas gracias por escribir!!^^ Yup, de nada, es un placer escribir de Qhuinn y Blay, así también desfogo un poquito mi frustración por que la Ward nos esté partiendo su historia a cachitos por varios libros y sólo piense escribirles una historieta corta =.=

      ¡¡Sigo escribiendo!! Estoy batallando con el capi 5, actualmente, aunque a la espera de comprarme un portátil nuevo que me permita aprovechar más mi escaso tiempo para sustituir el que acaba de morir :C ¡¡¡GRacias a ti y un besote!!

  44. Hola!!Es la primera vez qe me da x leer un fic (nose ni si se escribe asi) ya qe me gusta muxo como escribe Ward y como plasma en sus libros el carácter y ls pensamients de ls personajes..y….DIOS DE MI VIDA!!En un principio lei tu prueba de personajes y al terminar empecé corriendo el cap 1,2..ERES MUY GRANDE!!!Enserio es alucinante como escribes..Es como si estuviera leyendo a Ward pero muchisimo mejor porque escribes sobre B/Q y con Ward me pongo de ls nervios esperando que caxitos de su historia salgan en ls libros..Adoro a esos dos..me vuelven loca!Nose como lo haces pero no dejes de escribir!!!La historia de V y Butch la leeré cuando acabe con esta ya que esos dos tb me encantan!Y si AL me esta gustando de 0a10 como 10000, imagino que con la otra me pasará igual..
    Este final de cap ha sido..ha sido..yo creo que no tngo palabras suficientes..Qe paliza les daba a esos dos!!!Pero es que me encantan..
    En serio, MUCHISIMAS GRACIAS por escribir estas historias porque son GENIALES!!!No se ni cuantos caps hay de cada una..no lo quiero mirar..no quiero que acaben nunca!jaj
    Espero seguir leyendo relatos tuyos durante tiempo y tiempo y tiempo…Me declaro fan tuya desde ya!

  45. Vampire.ALias-NikoLe Says:

    Vaneeeeeeee!! wooooooooooooww :O:O xikaaaaaaa k tu scrituraaa sta dL pukkkktas km diriamos aki n Ecuador!! jajaj mira k ni sikiera un oceano entero me ha podido separar d est bLog hemosisisiisisisimooo (k recientemnt Lo he descubierto y fuee *puum* epifania:tngo k ntrar o eL Omega vndraaa y me sakara L corazooon haha xD) jajja uuuufff k hariamos nosotras Las iLusas y ansisosas d stas historias k Tuuuu kn tanto Lujo Las has escritoo???!!! waaaaa *vision d meteorito xokando kn La Tierra @_@* a pesar d k soLo he Leido sta historiaa me muero x Leerme AR xrooo tndraa k sperar T_T (toy en examnes finaLs buuuu) xrooo s un hexoo k me Lo Leooo…Cuidateee muuuuuuuuuxoooo pa k sigas scribiendo historias tan maraviLLosas e inspirandonos a todas nosotras k aLgun dia keremos LLegar a ser km Tuuu jejej ^^ besos y abrazos

    • ¡¡¡Holaaaaaaaaaa!!!! O.O Dios mío, no, al Omega no queremos ni verlo que me han dicho que es feo de narices ;P ¡¡Me alegro de que te esté gustando!!!!! pero estudia, que luego me siento culpable^^ AR va a estar ahí igualmente 😀
      ¡¡¡Muchas gracias y un besazoooo!!!!

  46. Me encantan estos chicos!!!!!!!!!!! no puedo parar de leer……es como una adicción XD

    • *asintiendo* Sip, son adictivos, lástima que llevemos no sé cuántos libros sólo con escenas salteadas de ellos, se merecen una novela entera ¬¬

  47. OMG OMG OMG!!!!! yo que esperaba esta historia con tantas ansias, creo que cuando por fin J R Ward la escriba, no conseguira superar esta que has escrito tu, no puedo dejar de leer, voy al capitulo 3. Vanecaos, eres mi idola!!!!

  48. wartful Says:

    Resumen de lo que este capítulo me ha hecho sentir: IMPOTENCIA.

    Querría materializarme en la mansión entrar en la habitación y gritarle a Blaylock QUE TE QUIERE TONTO!!! ES SOLO QUE ES UN ALCORNOQUE Y NO SE ATREVE!!! y a Qhuinn: QUE TE HA SUSURRADO QUE TE QUIERE, QUE NO LO VES??? ES SOLO QUE ES OTRO ALCORNOQUE Y NO SE ATREVE!!!

    Dios los cría, ellos se juntan ¬¬ Los mataría por esta situación de impotencia que tengo ahora mismo, en serio.

  49. Srta_Linda Says:

    me ha encantado el capiiiiiiiiiiiiiiiiiii inigualable espero que el sgate los supere … me he estao cmiendo las uñas esta emocionante!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: