“Amantes liberados”, parte 2 del capítulo 5, “Un lugar al que pertenecer”

¡Hey, antes de lo que creía! ^^ Aquí está la segunda y última parte del capítulo 5, otras 63 paginitas :P Veamosssss… comentarios: reconoceréis algunas frases textuales de “Lover Unleashed” en las conversaciones que mantiene Qhuinn con Layla y con Saxton. He optado por incluirlas para intentar conservar el canon que conocemos hasta ahora lo máximo posible (no, la posible futura hija de Qhuinn y Layla NO aparece. No soy TAN sádica ;P).

Más cositas: tanto el padre como la madre de Blay aparecerán de nuevo en el último capi, cuando haya transcurrido algo de tiempo después de lo que pasa en éste. No digo que lo de Blay con sus padres vaya a acabar en una explosión de corazones rosas (más bien, arcoiris^^), porque no me parecería verosímil; creo que la plena aceptación por parte de su padre, si es que la consigue, llevaría años. Pero sí que tengáis en cuenta que esto es una primera reacción.

Yyyyyy… espero que esta vez no acabéis el capi ni queriendo asesinarme ni llorando a mares :D Aunque, personalmente, me emocioné bastante con las últimas 30 páginas de escena QHUAY. Apenas la he cortado, por su importancia. Y tengo que dar un triple gracias a Blaylock Hermandad-Hispana y a Qhuinn Hermandad-Hispana: no sólo me han dejado usar sus imágenes sino que les han añadido… algo en consonancia con el contenido de esta parte :P También gracias por haber hecho de conejillos de indias con esa parte final, aguantando mis “¿pero te parece realista que…?”, “¿crees que…?” y “me preocupa que…” ¡¡Gracias chicos!!

Nada más que añadir, sólo que iré respondiendo comentarios cual metralleta humana y que me tomaré unos días de asueto para retomar la vida social y online antes de abordar la sarta de hoooooooooooostias mayúsculas que traerá el capi 6. Ahora mismo me voy a volver a ver la saga de Bourne, todas las de Bruce Willis y Los Hombres de Harrelson para ambientarme :P ¡¡Besoteeeeeeeeeeees!!!

CAPÍTULO 5. UN LUGAR AL QUE PERTENECER. PARTE 2

 

Eckle supo que tendría problemas en cuanto vio el mensaje en el correo electrónico de su flamante Iphone. Tres, dos, uno…

-¿Por qué cojones no había nadie en esa clínica? ¿Puedes contestar a eso, primo? He estado allí. De día. Y el maldito sitio estaba vacío. No Havers. No civiles.

Lash había tardado más de lo que esperaba en aparecer en el despacho de su casa y, a pesar de que ya debería haberse acostumbrado a su nueva forma tenebrosa, los nudillos de Eckle se tensaron cuando aferró el borde del escritorio.

-La Hermandad envió un correo general hace unas horas. Lo acabo de ver.- ni siquiera había tenido tiempo de ponerse cómodo, todavía llevaba traje y corbata después de otra noche maratoniana intentando poner orden en sus posesiones tras tres meses en la inopia-. Evacuaron la clínica de Havers tras interceptar un aviso de la policía de Caldwell. Iban a efectuar una inspección sanitaria. Se han trasladado y sólo dicen que darán aviso de la nueva dirección en cuanto se encuentren totalmente asentados.

De algún modo, supo que Lash achicaba los ojos. Las dos manos sombrías estaban apoyadas al otro lado del escritorio y las tripas de Eckle se retorcieron por el helor maligno que emanaba.

-La Hermandad pocas veces hace las cosas por casualidad. Tú eras el único que conocía mis planes. No les habrás dicho nada, ¿verdad?- los colmillos blancos era lo único material en medio del humo negro de Lash-. A tu hermanito, por ejemplo.

-¿Qué?- hasta ahí podía llegar. Eckle recuperó la dignidad nobiliaria de golpe-. Quiero a Qhuinn muerto tanto como tú. Dejaría que me despojaran del sello de mi estirpe antes que avisarle, maldita sea.- dio dos palmadas en la mesa-. He hecho todo lo que me has pedido desde que apareciste, no tienes ningún derecho a dudar de mí.

Lash lo miró sin moverse y la maldad que percibió en esos pozos sin fondo que tenía por ojos le provocó arcadas.

-Tengo derecho a hacer lo que me salga de las pelotas.- amenazó con voz de seda-. Porque soy el hijo de un dios y puedo hacer lo que se me antoje. Pero voy a creerte. Te pareces demasiado a mí como para pensar en salvar a tu raza si el precio es perder la pieza que quieres cobrar.

No.

La palabra estuvo a punto de salir desde el fondo de su garganta, pero Eckle la reprimió a tiempo. Incluso él, que daría lo que fuera por ver al miserable de su hermano con el pecho abierto, no era como Lash, ¿verdad?

Algo de lo que había dicho su primo despertó un cosquilleo desagradable. La palabra “raza”.

-¿Qué vas a hacer ahora?

-Voy a ver a mis soldados y a asegurarme de que trabajan para mí.- Lash cogió su Iphone y lo examinó con una inclinación de cabeza de niño mimado antes de soltarlo de golpe en el escritorio.

-Lash…- Eckle se lamió los labios, juntando el valor para hacer la pregunta que empezaba a desenroscarse en su cerebro, royéndolo por dentro como los gusanos a las manzanas- Sólo vas detrás de Qhuinn y de la Hermandad, ¿no? Luego… se acabó.

Él lo miró quieto, nada más que una sombra de densa negrura. Luego sonrió poco a poco de modo que Eckle puso seguir con fascinación morbosa la revelación de sus colmillos en una mueca de oreja a oreja.

-Claro, Eckle. Esto sólo es justa venganza por lo que nos hicieron. Nada más.- Lash de giró con un revoloteo de humareda-. Sé un buen chico mientras estoy fuera.

Permaneció con la vista al frente una vez que Lash se hubo desmaterializado. Luego se dio golpecitos con un puño en los labios y repasó el otro mensaje que había recibido: el Consejo del Princeps se posponía a petición del rey Wrath, con el objetivo de disponer de más tiempo para acabar de perfilar un nuevo proyecto a beneficio de la raza que quería exponer aprovechando la reunión.

No se lo había dicho a Lash porque había aprendido que su primo no tenía capacidad para digerir dos malas noticias en la misma noche sin matar a alguien y, qué inconveniencia, él iba a ser el único que tuviera delante para desfogarse. Y también porque Eckle tenía su propio plan para ponerle las manos encima a Qhuinn.

Sólo por si Lash, en realidad, estaba jugando a algo más grande que la “justa venganza”.

OOO

En la fragua de la mansión, Qhuinn detuvo la rueda de la afiladora y se secó el sudor de la frente con el brazo mientras suspiraba. Algo no iba bien. No podía decir qué, pero llevaba un buen rato con la sensación de que tendría que estar en otro sitio. Movió la cabeza a ambos lados, rotando los hombros agarrotados después de un par de horas practicando el desvastado, el pulido y el afilado con la imitación cutre de daga que había forjado el día anterior.

Le había parecido la mejor forma de aprovechar el tiempo desde que había llegado a la mansión después de su charla con el restrictor hispano. Había vuelto a pedir audiencia con Layla y había obtenido la misma respuesta: portazo. Así que estaba atascado con sus dos problemas. Al menos, esperaba que Blaylock llegara pronto a la mansión.

Zsadist no había soltado prenda de lo que le había ocurrido a la tal Ahna, más allá del “muerta”, pero no pensaba dejar a Blay a solas con eso. Sin embargo, V y Butch habían regresado a la mansión después del encuentro con De la Cruz y Blay no. Sólo habían mascullado que la reunión con el jefe Blood había ido según lo previsto. No sabían a dónde había ido Blay, su amigo no contestaba a sus llamadas, faltaba poco para el amanecer y a él se lo estaban llevando los demonios.

Con un juramento, se quitó el mandil de cuero y recogió la herrería, dejándola tal como la había encontrado. Iba a darse una ducha relámpago en el gimnasio para quitarse el hollín y luego acamparía en el puto recibidor multicolor de la mansión hasta que Blay asomara la nariz por la puerta.

Estuvo a punto de arrollar a alguien en cuanto salió de la herrería y, por la maldición viciosa en italiano, dedujo que era Manello.

-Mierda, chico, vigila por dónde vas.- el tipo vestía igual que siempre, con un polo deportivo, pantalones anchos de quirófano y bata blanca. Al parecer, lo había interceptado cuando caminaba por el túnel subterráneo en dirección a la Guarida.

-Lo siento, doc.- Qhuinn se restregó las manos sucias en los pantalones. Manello parecía salido de un jodido anuncio de colonia masculina, pero tenía que admitir que el humano siempre le había tratado bien. Se figuró que podía hacerle un favor-. Eh, si pensaba ir a la Guarida de visita, yo de usted esperaría unas cuantas horas.

-¿Y eso por qué?- el humano enarcó una ceja. Con aquel gesto era clavado al poli.

-Porque Butch no está para tirar cohetes y Vishous tiene un humor de perros. Más de lo normal. Dudo que reciban visitas de buen grado.

-Yup, quieres decir que mi vida correría peligro, ¿no?- el buen doc sonrió y se encogió de hombros-. Está bien, postergaré las buenas nuevas un poco más. Y, ya que estamos con este conmovedor quid pro quo, te aconsejaría que te dieras una vuelta por el gimnasio.

Qhuinn enarcó las cejas. Como si le hiciera falta más ejercicio esa noche.

-¿Por qué?

-Porque tu “no chico” está despanzurrando sacos de boxeo como si le fuera la vida en ello desde que ha entrado por la puerta hace un rato, por eso. Si me preguntas, diría que pretende algo más que trabajar los músculos.

Blay.

Eso era lo que no iba bien.

-Mierda, gracias.- Qhuinn estaba a punto de echar a correr por el pasillo cuando paró y se giró por encima del hombro-. Por cierto, doc… es mi chico.

El cabronazo de Manello seguía plantado con la misma sonrisilla irónica.

-No, ¿de verdad? Jamás lo habría dicho.

Definitivo, el humano le gustaba.

Qhuinn giró sobre sus talones y arrancó a correr hacia el gimnasio. Antes de abrir las puertas de un empujón ya oyó el golpeteo sordo: Blaylock estaba machacando el jodido saco de arena tanto como su propio cuerpo. Aún vestía de combate, con pantalones de cuero y una camiseta chorreando de sudor. Un chaleco antibalas y las correas con sus armas estaban en el suelo a su lado. Golpeaba el saco alternando las patadas altas con puñetazos a nudillos desnudos y tenía el cabello empapado.

-Blay…-Qhuinn se acercó a él secándose su propio sudor tiznado de hollín de la frente con el brazo. Su chico ni siquiera se giró hacia él-. Eh, Blay, me estás poniendo los pelos de punta ¿Esto es por Ahna?

El pelirrojo gruñó fuerte y le dio una patada al saco que estuvo a punto de arrancarlo de sus anclajes. Luego siguió con la rutina de puñetazos. Derecho, izquierdo, patada, derecho, izquierdo, patada con la otra pierna.

Qhuinn habría podido arrancarse la piel a tiras de frustración. Joder, ¿cuántas veces le había pillado Blay así a él, perdido en su furia, sin poder alcanzarle? ¿Le había dolido tanto como ahora a él que le ignorara? Seguro.

-Blay, mierda, para.

Ni caso. Qhuinn maldijo, se colocó al otro lado del saco y lo detuvo aferrándolo con las dos manos. El efecto fue instantáneo. Blaylock gritó con toda su alma, provocando ecos en el gimnasio, y luego se dobló, con las manos apoyadas en los muslos y la cabeza gacha, goteando sudor en el parquet. Qhuinn soltó el saco con cuidado y se detuvo delante de su amigo, tragando saliva. Alargó una mano y le cogió de un hombro.

-¡SUÉLTAME!

Blay se la apartó de un manotazo y el grito rebotó en las cuatro paredes del gimnasio y dentro de su propia cabeza. El pelirrojo cogió sus cosas con un mal gesto y se alejó cojeando de agotamiento hacia el vestuario. Qhuinn no era Mister Gurú de la Inteligencia Emocional, pero incluso él entendió que tenía que haber algo más en aquel estallido de Blay que una civil asesinada por restrictores. Trotó detrás de él y lo alcanzó en el vestuario, el mismo en el que su macho había tomado su sangre la noche anterior. Blay estaba abriendo la taquilla.

-¡Eh, no pienso largarme hasta que me cuentes qué mierda ha pasado!- alargó la mano, cogiéndole fuerte de un brazo tenso.

Blaylock cerró la taquilla de un portazo sonoro con la otra mano y se giró hacia él. Qhuinn frunció el ceño al punto: tenía la nariz enrojecida y un labio hinchado, como si acabara de recibir un puñetazo dado con saña.

-¿Quién te ha hecho eso?- el pelirrojo no le contestó. Sólo le miró con furia en los ojos, tenso-. Joder, Blay, dime quién mierda te ha hecho eso y yo mismo le patearé hasta que no le reconozca ni su jodida madre ¿Restrictores?- Blay negó con la cabeza- ¿No? Por la Virgen, tienes que…

-Mi padre.

Las dos palabras roncas eran casi ininteligibles. A Qhuinn se le resbaló la mano de su brazo.

-¿Qué has dicho?

Los ojos de Blay perdieron toda la ira en un suspiro para volverse acuosos.

-He dicho… mi padre.- los labios de su macho temblaron y le dio la espalda para revolver en su taquilla.

¿Rocke? ¿El padre sonriente y orgulloso de su único hijo que Qhuinn siempre le había envidiado a su mejor amigo? Se pasó las dos manos por el pelo, mirando a Blay mientras seguía su frenético revolver en la taquilla.

-¿Por qué? Es decir, ¿qué puede haber ocurrido para que tu padre te…?- joder, no podía decir “pegue”.

Blay inhaló con un temblor mientras estrujaba una camiseta limpia entre las manos, retorciéndola.

-Le dije… le dije que soy… Mierda.- se tapó los ojos con una mano cuando los sollozos se transformaron en un llanto en toda regla.

-Ven aquí.- Qhuinn le pasó los brazos por la nuca y lo atrajo contra su cuerpo. Blay escondió la cara contra su cuello y las lágrimas calientes corrieron sin freno. Los puños de su macho le retorcían la camiseta en la espalda. Qhuinn besó el pelo sudado, ciñéndole la nuca-. Está bien… tienes todos los motivos para llorar, Blay. Nadie te lo va a echar en cara.

La Virgen sabía que él conocía de primera mano la sensación del puño de tu padre estrellándose contra tu cara al descubrir que no eras el hijo que deseaba. Apretó a Blay con todas sus fuerzas durante un largo rato, dejándole que llorara sin restricción, con el corazón encogido. Joder, su Blay no. Él no se merecía sufrir por que su familia no le aceptara como era. Además…

-Creí que no querías que lo supieran. Al menos, no antes de esa cena.- murmuró, acariciándole la espalda mojada.

Blay hipó contra su hombro.

-No… quería. Pero esta noche… n-no podía mentir. Y… nos olieron.

Ese pequeño detalle. En las horas transcurridas desde que ambos se habían marcado, Qhuinn se había acostumbrado tanto al aroma, a llevar algo de Blay con él a todas partes, que no había pensado en que cualquiera podría detectarlo. Ese era el propósito del olor del marcaje: que los demás vampiros supieran que esa hembra o ese macho era tuyo, así que la esencia era persistente. Y, en su caso, llevaban la de los dos mezclada. A sus padres no les habría costado sumar dos más dos.

Tenían entre manos un marrón de consecuencias imprevisibles. Todas malas.

Qhuinn se separó un poco de Blay y le cogió la cara entre las manos, obligándole a mirarle. Su amante tenía todo el rostro bañado en lágrimas, los ojos enrojecidos e hinchados y el desengaño más brutal del mundo pintado en ellos.

-Habría querido estar a tu lado cuando se lo dijeras, Blay. Me habría gustado poder apoyarte. No es un reproche, ¿vale? Es tu vida y has dado el paso cuando has creído, pero quería que lo supieras.

Era cierto y pensaba que decirlo animaría a su macho. No lo hizo. Blaylock siguió con la misma expresión rota y luego se zafó de sus manos, secándose los ojos.

-Ya es tarde. Mi padre… él me ha dicho que no vuelva a casa si no es… si no es para aceptar mis obligaciones con la familia.

Entendiendo “obligaciones” como sinónimo del buen heredero macho que se empareja con una hembra digna y concibe a la siguiente generación.

-La cena con tus padres es mañana por la noche, Blay ¿Qué vas a hacer?- más importante aún- ¿Cómo puedo ayudarte?

El pelirrojo cogió unos pantalones deportivos de su taquilla con manos temblorosas y meneó la cabeza.

-No lo sé. Pero ahora… necesito estar solo, ¿vale? Voy a ducharme y luego… estaré en mi habitación.

-Blay…

-Aprecio tus intenciones. De verdad. Pero… sólo déjame, por favor. Necesito espacio.

Blaylock levantó las manos en un gesto defensivo antes de desaparecer camino a las duchas comunitarias, dejándole solo en el vestuario.

Qhuinn reprimió las ganas de darle una patada al banco de madera sobre el que habían follado hacía una vida y volcarlo. Para luego emprenderla con las hileras de taquillas. Era otra forma de sentirse inútil: tener al macho de tu vida al alcance de la mano y no poder ayudarle. O no saber cómo hacerlo, al margen de respetar su privacidad.

Salió de los vestuarios y del gimnasio con la cabeza gacha. Caminó hasta su habitación y le sorprendió el caos que reinaba. Había botellas de Herradura en todos los estados posibles –vacías, llenas, medio llenas, medio vacías- sobre casi cualquier superficie imaginable, incluido el suelo. Muchas tumbadas. También había ropa esparcida sobre la cama, la butaca y el escritorio que nunca usaba. Fundas de CD apiladas en montoncitos distribuidos por todo el cuarto. Un par de ellas, rotas; quizás las había pisado en mitad de alguna borrachera. Las sábanas estaban arrugadas y la cama deshecha porque Fritz sólo entraba cuando John perdía los nervios y él mismo le abría la puerta a las brigadas de limpieza.

Su cuarto reflejaba a él mismo tal como se había sentido hasta hacía sólo un día. Ahora, el desorden le molestó ¿Cómo la vida podía dar ese giro tan drástico en tan poco tiempo? Que se lo dijeran a Blay, supuso. De hijo adorado a puñetazo en la cara.

Respeta su privacidad. Se supone que las parejas normales respetan los deseos del otro y no imponen su compañía.

Maldijo, entró en el baño, en el mismo estado lamentable que el resto de su cuarto, y se dio una ducha rápida para quitarse el hollín. Encontrar una muda limpia fue todo un trabajo detectivesco, pero lo consiguió. Limpio y vestido, estudió el caos. Así debía sentirse Blay también, como si todas las piezas de su base hubieran estallado por los aires.

Frunció el ceño.

Había algo que él podía darle a Blay y que, de paso, le pondría en el camino de enmendar otro de sus errores. Siempre que Layla aceptara verle y Qhuinn se estaba quedando sin tiempo para eso.

Bien. Podía aplicar la estrategia de guerra: si la línea recta no funciona, da un rodeo.

OOO

En el Otro Lado, Layla permanecía en el que se había convertido en su escondite predilecto: sentada en cojines blancos frente al ventanal de su habitación con vistas al paisaje inmutable. Selena le había traído hacía poco otra bandeja de comida. Igual que las anteriores, Layla había perdido todo apetito al ver el arroz blanco, el pollo hervido prácticamente del mismo color, el pan blanco y la pera cortada a trocitos.

Todo blanco. Como un sudario cada vez más enganchado a su rostro, privándola del oxígeno.

Hacía semanas que no pasaba tanto tiempo allí. Sus deberes en la mansión de la Hermandad comportaban que, a menudo, sólo acudiera a su dimensión de nacimiento para descansar y reponer fuerzas. La tormenta de olores, colores y sonidos del mundo material la acunaba en sus recuerdos durante la estancia allí, pintando la blancura de ciertos tonos pastel.

Disimulando su encierro.

Pero ahora, el caleidoscopio de sensaciones se había roto en miles de esquirlas, el espejismo se había desvanecido y ella volvía a estar allí. Sin usar, marchitándose. Atrapada.

Layla había rechazado todas las peticiones del sire Qhuinn de acudir a verla ¿Qué propósito tendría? El sire Blaylock le había marcado con su olor, reclamándolo en un anhelo contra natura y, a pesar de estar comprometidos, el sire Qhuinn no la había defendido como un macho haría con su hembra. Layla no lloró al recordarlo. La Virgen sabía que había llorado tanto desde que había regresado a su mundo que su cuerpo parecía un pozo seco.

Los golpes ligeros en su puerta la irritaron, una emoción prohibida para una Elegida. Como todas.

-¿Hermana? ¿Estás decorosa?- la Directrix Amalya. De nuevo. Llevaba más de un día visitándola cada pocas horas.

-No deseo ver a nadie. Por favor, déjame sola.- Layla alzó un poco la voz.

En contra de sus deseos, la puerta se abrió. Ninguna de las Elegidas tenía cerrojos en sus habitaciones como era costumbre en el mundo físico porque ellas siempre estaban disponibles en gracia y dignidad. Layla odió no tener un pestillo para preservar su espacio cuando Amalya se asomó a su habitación.

-Layla, tienes visita.

-No me encuentro de ánimos para recibir a ninguna hermana, la deshonraría con mi perturbación.- qué rápidas acudían las palabras a sus labios bien entrenados. Cuánto habría querido poder gritar que quien fuera se largara por donde había venido, como había oído decir a los machos a quienes servía cuando les molestaban.

Amalya giró la cabeza sobre su hombro un momento antes de volver a mirarla.

-Tu visitante no es una de nuestras hermanas.

La Directrix se apartó de la puerta y el umbral se quedó pequeño al franquearlo… el sire Qhuinn. La visión fue un mazazo tan contundente que a Layla se le escapó un grito ahogado. El guerrero era una violenta pincelada de colores primarios en la languidez pálida del entorno: pantalones oscuros, camiseta ceñida azul, pelo negro, piel dorada y esos extraños adornos en su rostro que le daban un aire peligroso. Qhuinn era la encarnación de la potencia masculina en el sancta sanctorum de la femineidad desmayada.

-No… no le di permiso para que viniera, sire.- murmuró, poniéndose en pie con torpeza.

-Se lo di yo, hermana. Él me lo pidió.- maldita fuera la posibilidad que tenían todos los guerreros de contactar con la Directrix, como portavoz de las Elegidas-. Creo que es hora de que aclaréis vuestras diferencias, por el bien de ambos. Estaré en el patio, por si me necesitáis.- murmuró Amalya antes de inclinarse un instante y salir de la habitación, cerrando la puerta de madera clara.

Layla estuvo a un tris de gritar. Por su impotencia, por su falta de control sobre todo, incluido quién entraba en su habitación. Cada vez entendía más el deseo de Cormia de tener algo que llamar suyo, empezando por su macho. Levantó el rostro hacia Qhuinn, plantado en mitad de la habitación con las manos en los bolsillos. Los hermosos ojos dispares repasaban las paredes blancas, los escasos muebles de madera clara, la cama con la colcha nívea y el leve dosel de tul del mismo color. El tocador lucía sus escasas pertenencias, las mismas que el resto de Elegidas: peine y cepillo de nácar, agujas de plata para el cabello, botellitas de plata con esencias.

-Ahora entiendo muchas cosas.- murmuró el sire Qhuinn, e incluso en voz baja su voz era una invasión en aquel espacio.

-No deberíais haber venido.- Layla retorció la falda de la túnica entre sus manos y odió el vestido plisado. Por un momento, jugó con la idea de quitárselo sólo por el placer de no ver la tela blanca sobre su piel.

Los ojos del sire Qhuinn cesaron el repaso a su cárcel de marfil y se clavaron en ella, intensos. Layla se preguntó si eso era lo que la atraía de aquel macho: exudaba vida, fuerza y potencia en cada gesto. Él señaló el banco con cojines en que ella había estado sentada.

-¿Puedo?

-Las Elegidas no debemos negarnos a nada que nos demande un guerrero, sire.- respondió con amargura. Layla estaba siendo poco grácil, pero no le quedaba capacidad para que le importara.

Qhuinn la miró en silencio un instante más y luego tomó asiento. No sabía si el banco sería capaz de soportar el peso de su enorme cuerpo musculoso, pero lo hizo. Ella no se sentó, de repente se sentía incapaz de permanecer más tiempo inmóvil. Le hacía temer que acabaría por fundirse con el escenario.

-He sido injusto contigo.- comenzó. Layla no quería oírlo, pero tampoco podía echarle-. No tendría… mierda, no tendría que haber dicho que sí a todo eso del sexo.

-Sé que no soy deseable, sire. Podría habérmelo dicho, no necesito compasión.- la confesión la hizo sentir una mota de polvo insignificante.

-¿Qué? Joder, sabía que llegaríamos a este punto.- el sire dio un puñetazo sobre su propio muslo-. Layla, eres una hembra que cualquier macho desearía, tanto en su cama como en su vida, ya te lo dije. Cualquier macho que no amara a otra persona desde antes de conocerte.

Ella se giró hacia el guerrero con los brazos delgados cruzados sobre el pecho.

-¿El sire Blaylock?

Qhuinn apretó los labios y luego asintió.

-Tendría que habértelo dicho desde el principio. No era justo que te… um, tocara cuando estaba… -tragó saliva- enamorado de Blay.

-¿Por qué guardó silencio, sire? ¿Por qué… aceptó mi petición?- no debería presionarle tanto, las Elegidas agradecían las respuestas que les daban, no las exigían, pero estaba en liza su propia cordura.

-Porque yo no sabía que sentía eso por Blay.- el sire se levantó y caminó a grandes zancadas-. Layla, no soy jodidamente perfecto. Tengo mucha mierda aquí dentro- se señaló la sien con un dedo- que no me ha dejado ver las cosas como son durante mucho tiempo. Ahora estoy intentándolo. Acepté tener… sexo contigo porque no estaba preparado para admitir que quería a Blay y porque no pensé que tú… joder, creí que sabías que sólo sería sexo. Y he tenido mucho de eso.

-Nunca fue sólo por saber lo que es sentirme usada.- contra su voluntad, sus ojos empezaron a humedecerse. Layla se llevó una mano al corazón-. Hay algo aquí, sire.

Qhuinn se detuvo ante ella, enorme, rico en colores y con aquel aroma punzante que ahora venía enriquecido con nuevos matices masculinos.

-Lo que estás sintiendo sólo es físico. No me quieres, Layla, pero cuando eres vi… ah, cuando estás intocada puedes confundir lo que sientes en el sexo con… um, amor.- él estaba incómodo hablando de sentimientos, podía verlo-. Joder, yo confundí sexo con paz durante años, no soy nadie para dar lecciones.

Layla parpadeó con rapidez, ahuyentando las lágrimas.

-Si sabía todo eso, ¿por qué me pidió que nos emparejáramos?

Él suspiró fuerte y se pasó una mano por la cara.

-Porque soy un gilipollas rematado que creía que sólo podía ser un macho normal teniendo una hembra de valía a mi lado.

-¿Y no es así?- inclinó la cabeza.

El sire Qhuinn reanudó sus paseos por el mármol blanco.

-No. Eso me enseñaron pero no es así. La valía está en el honor y en comportarte sin faltar a la verdad. En darte a quien quieres, en honrarle. Da igual si es macho o hembra. Pero ninguna pareja te va a hacer sentir bien si antes no maduras tú.- se encogió de hombros-. Es lo que he aprendido a fuerza de hostias.

Layla le sostuvo un instante la mirada y luego caminó hasta el banco, sentándose con las manos en el regazo y la vista en la hierba clara a través de la ventana. A ella también le habían inculcado unos valores: obediencia, generosidad hacia la raza a costa de sí misma, pérdida de su propia identidad… Nunca los había cuestionado hasta que había oído a Cormia hacerlo, porque las razones que daba su hermana para querer ser ella misma, sin que eso supusiera amar menos a la Virgen Escribana, eran las que guardaba en su propio corazón. Cormia había dado voz a lo que estaba matando a muchas Elegidas pero nunca habrían sabido expresar.

-Estoy perdida.- susurró.

El olor del sire Qhuinn inundó sus fosas nasales cuando se sentó en el banco frente a ella.

-Los dioses saben que tengo cierta experiencia en eso.- aseguró con solemnidad-. Ojalá pudiera ayudarte ¿Qué es lo que quieres, Layla?

Podría haber intentado elaborar un gracioso discurso para verbalizar lo que la afligía, pero con el sire Qhuinn no podía. Hablaba a golpes directos, de martillo contra cincel, y la animaba a expresarse igual.

-Quiero vivir.

La mano grande y caliente del guerrero se cerró sobre las suyas y tuvo que mirarle.

-Entonces hazlo. No tienes por qué permanecer aquí, puedes mudarte con Phu… con el Gran Padre a su rancho. Empezar a descubrir el mundo real.

-No puedo, sire. Sirvo a muchos guerreros, necesito volver aquí para recuperarme. No he pisado el hogar del Gran Padre desde que empecé a servir a la Hermandad.

Eso pareció sorprenderle, a juzgar por cómo frunció el ceño.

-¿No has…? Joder, qué egoístas hemos sido todos.- le apretó los dedos más fuerte-. Ve al rancho si es lo que quieres, Layla. Buscaremos a más Elegidas que nos alimenten, no tienes por qué cargar con ese peso tú sola. Mierda, tendría que haberlo pensado.

-¿No queréis que os alimente más? ¿A vos y… al sire Blaylock?

-Joder, sí. Has sido buena con nosotros, Layla, más de lo que merecemos. Pero no puedo pedirte eso.- sacudió la cabeza-. Blay y yo… Mira, si solucionamos algunas cosas, estaremos juntos. Y ya has visto lo posesivo que puede ser un macho. Tampoco sería justo para ti.

-No os pediría que me alimentaras, pero me gustaría seguir siendo vuestra donante. Y la del sire Blaylock.

Layla no sabía por qué estaba ofreciéndose. Quizás porque, a pesar de todo lo que sufría por el sire Qhuinn, los dos jóvenes guerreros siempre la habían tratado como una persona.

-¿No te molestaría alimentar a dos machos que son pareja?

-Es algo que me cuesta comprender y me han criado sin hablarme de ese tipo de relaciones.- no es que la educación en su mundo fuera demasiado amplia al margen del “las hembras sirven a los machos y ésa es la unión fructífera que bendice la Virgen”. Layla se encogió de hombros-. Pero la Directrix Amalya es sabia. Ella sirve a los sires Vishous y Butch y dice que puede haber amor entre machos, que puede ser una unión perdurable al igual que la de macho y hembra.- lo miró a los ojos-. Quiero entenderlo. Quiero conocer todo de lo que no me han hablado y formarme mi propia opinión ¿Me convierte eso en egoísta?

Qhuinn rió con ganas y Layla pensó que debería hacerlo más a menudo.

-¡No, te convierte en una persona con ganas de vivir!- la carcajada se desvaneció para dejar una sonrisa en aquel rostro hermoso-. Eres más fuerte de lo que crees, Layla. Puedes ser una hembra de valía por ti misma, no sólo como Elegida, y nuestra raza necesita gente así.

Ella sonrió, sin soltar las manos del guerrero. Era el primer halago que recibía en su vida por ella. No por cómo cumplía con sus deberes de Elegida. Quizás sí había otro futuro posible.

-El sire Blaylock sabe muy bien a quien ha escogido.- alabó.

El macho se encogió de hombros y bajó la mirada.

-No estoy muy seguro de eso, pero intentaré no defraudarle. Si me deja.- sus ojos volvieron a ella- ¿Sellamos un trato, tú y yo? ¿Somos amigos y no me vuelves a llamar sire?

Layla le sostuvo la mirada de frente y absorbió su fuerza, convirtiéndola en serenidad. Existía la posibilidad de que del sufrimiento surgiera una nueva fortaleza, tal como había leído en los tratados de filosofía que tenía a su alcance.

-Amigos, Qhuinn.

OOO

Horas después, Blaylock se dio cuenta de que había rajado la hoja de papel en la que estaba dibujando organigramas cuando la punta del bolígrafo rascó la mesa. Raaaaas. Mierda, su mente se había ido de vacaciones y su mano estaba repasando una y otra vez la misma línea. Soltó el boli, cruzó los brazos sobre el escritorio y se derrumbó encima.

Llevaba todo el día trabajando en la organización de su cuerpo de vigilancia, estudiando cómo repartir las patrullas, el mejor sistema para que los civiles se comunicaran con él, cuántos reclutas necesitaría para ponerlo en marcha. Blay no había dormido, casi no había comido y no había contestado ninguna de las llamadas perdidas de su mahmen al móvil. Trabajar como un maníaco había sido la única puerta trasera que había encontrado para huir de su naufragio interior. Al menos, era más constructivo que matarse en el gimnasio o robarle la Herradura a Qhuinn para embotarse.

Qhuinn…

Mierda, tenía que admitir que su amante había hecho todo lo posible por apoyarle pero respetando su intimidad. Qhuinn le había llevado a su habitación una bandeja con el desayuno y otra con la comida, aunque, gracias a la Virgen, no le había dado por ejercer de gallina clueca obligándole a comer. Sólo le había dejado los platos con los labios apretados y el alma en los ojos y se había ido. Blaylock sabía que estaba siendo injusto, que tenía todas las buenas intenciones del mundo, pero cuando los cimientos de su vida temblaban como un flan lo que menos necesitaba era a Qhuinn revoloteando a su alrededor, indeciso sobre cómo ayudarle. Lo que necesitaba es que parara el jodido terremoto, que fuera su piedra firme. Y eso era pedirle demasiado.

Las persianas de su cuarto se elevaron y el estrépito le dio un susto de muerte. La noche había empezado y, con ella, llegaban las decisiones inevitables que había postergado durante el día.

¿Debía ir a esa cena en casa de sus padres, sabiendo cuáles eran las exigencias?

¿O debía quedarse en la mansión, dejando que sus padres dieran la explicación que quisieran de su ausencia a los demás invitados?

¿Durante cuánto tiempo bastaría con el “sus deberes le tienen ocupado” antes de que se comentara su alejamiento de la familia?

¿Cuánto tardarían sus padres en borrarle del árbol genealógico?

¿Tenía que abandonar él la familia? Porque, ¿cuáles eran las alternativas si no se mantenía firme en la defensa de lo que era?

¿Emparejarse, concebir un hijo para tranquilidad de la familia y luego divorciarse?

Mierda, sólo pensarlo se le revolvían las tripas. Blay era demasiado honesto como para vivir semejante falsedad. Una mentira que él mismo le había echado en cara a Qhuinn demasiadas veces.

Le quedaban tres horas y veinte minutos para decidir cómo quería que fuera el resto de su vida.

Maldiciendo, se figuró que un tipo en esa disyuntiva tenía todo el derecho a pasar de puntillas por la cuestión durante, pongamos, una hora más. Y machacarse el cuerpo igual que se había agotado la mente a ver si alcanzaba el adecuado abotargamiento para que su realidad no doliera como una perra se le antojó una idea tan buena como la que más.

Blay se desnudó y se cambió en ropa deportiva. Cerró la puerta de su habitación con cuidado para no alertar a Qhuinn de que salía del cuarto y se dirigió al gimnasio. Iba camino de convertirlo tanto en su segunda casa como Qhuinn el Iron. Le invadió una sensación de aislamiento al pasar en silencio al lado del gran comedor, con sus risas y conversaciones de principio de la noche. Mierda, era un adulto, no tendría por qué afectarle tanto lo que pensaran sus padres de él…

Vaya, lo mismo que se había hartado de decirle a Qhuinn. La psicología barata era asquerosamente fácil hasta que te calzabas los zapatos del otro.

El pasillo subterráneo le aisló de los ruidos de la mansión. Al llegar a las puertas del gimnasio, tuvo una breve visión del Hermano Vishous en el garaje, soplete en mano y protegiéndose la cara con una máscara, dándole los últimos toques a la parte vital de su plan para cazar a Lash. Un plan del que Blay, igual que sus amigos, había sido excluido del escenario principal.

Sacudió la cabeza, empujó las puertas del gimnasio y…

-¡Santa Virgen!

Payne, la gemela de V, estaba de pie, aferrada con ambas manos a las barras paralelas de madera que Manny había hecho instalar para que ella practicara en su rehabilitación. Hasta ahora, Blay la había visto arrastrar penosamente unas piernas inservibles, apoyando todo el peso del cuerpo sobre los brazos que se aferraban a las barras.

Ahora Payne caminaba.

Lenta, dolorosamente. Como si tuviera que dar una patada a todas sus terminaciones nerviosas cada vez que quería mover un pie delante del otro. Gruñía, maldecía e, incluso en la distancia, Blay vio que sudaba a mares, cogida a las barras. La hembra levantó la cabeza al oír su exclamación y sus piernas fallaron. Blaylock salió corriendo al punto con la intención de sostenerla, pero alguien le interceptó por el camino, rodeándolo con los brazos.

Manello. Ni siquiera se había dado cuenta de que el doctor estaba allí.

-Si la respetas, no la ayudes.- el tipo le dedicó una mirada ceñuda antes de soltarle y volver los ojos a la que todo el mundo sabía que era su hembra.

-Pero…

Payne gritó, tensó los músculos de los brazos y se incorporó entre las barras, obligando a sus piernas a sostener su peso. Respiró profundamente, con la cabeza gacha y la larga trenza negra colgando, hasta que se estabilizó. Después volvió a enderezarse, clavó aquellos ojos blancos en Manello y siguió su doloroso peregrinar hasta el final de las barras.

Blaylock no habría sido capaz de moverse de allí ni atropellado por un tanque.

Cada paso que daba Payne era una guerra: contra su cuerpo, contra su debilidad y hacia lo que ella quería. Gruñó, sollozó y jadeó el alma por la boca y, durante todo el agónico rato que tardó en cubrir el tercio del recorrido que le quedaba, Manello no hizo más que mirarla desde la distancia, cruzado de brazos. El humano se moría por correr hacia ella, Blay podía oler su desesperación, pero no lo hizo. Sólo cuando Payne estaba a un paso del final de su via crucis, cruzó el espacio que les separaba en dos zancadas y estuvo junto a ella para recibirla con los brazos abiertos cuando la hembra se desplomó.

-Lo has hecho, bambina.- murmuró, contra el pelo negro de ella-. Felicidades, estoy jodidamente orgulloso de ti.- Blay le vio sonreír con ternura-. Descansa un rato antes de seguir.

Manello la cogió en brazos, la sentó en la silla de ruedas y le tendió una toalla húmeda para que se secara. Luego se volvió hacia él.

-Quédate un momento con ella, voy al centro médico a buscarle una bebida energética.

Blay asintió y caminó hacia la hembra con el respeto que le merecería el Dalai Lama en persona. Y no porque ella fuera hija de una diosa. Joder, él quejándose de sus menudencias de “mis papás no me quieren como soy” y ahí tenía a Payne. La hembra habría preferido morirse antes de dejarse sanar por su divina madre si eso implicaba pasar por el aro de lo que Ella quería que fuera. Había superado una operación de columna, le había plantado cara a su gemelo –ahí era nada- para que el macho humano al que amaba se quedara con ella y ahora estaba peleando a dentelladas por volver a andar para conducir su vida hacia donde le saliera de las narices.

Aprende, estúpido mariquita.

-¿Estás bien?- murmuró cuando estuvo a su lado.

Payne se secó la cara con la toalla húmeda y levantó la cara hacia él, jadeando. Era extraño ver los colores de V en el cuerpo de una hembra sin tatuar, pero el espíritu que asomaba a sus ojos era el mismo: inquebrantable.

-Ahora empiezo a estarlo.- sonrió como si ella sola hubiera detenido a un ejército.

-¿Por qué no has querido que Manello te ayudara?

Las cejas oscuras de Payne formaron una “v” de pura tozudería.

-Porque soy una guerrera. Mis peleas las libro yo.

“Respeto” era una palabra que tendría que ser el apellido de esa hembra. Blay y ella no habían hablado mucho en el tiempo que llevaba viviendo en la mansión. A primera vista, no es que tuvieran demasiado en común, pero ahora lamentó no haber intentado conocerla mejor.

-¿Te puedo hacer una pregunta sin malicia?

-Hazla, veré si puedo responderte.

-¿Por qué quieres luchar? Eres una Elegida… creo.

Yup, Payne había heredado la misma habilidad de V de clavarte con chinchetas como un bicho disecado con sólo una mala mirada.

-Eso es cómo me criaron. No lo que soy.

-Disculpa, no pretendía ofenderte. Es sólo lo que me contaron cuando llegaste.

-Mi madre quería que fuera una Elegida y así me educó.- tomó aire unos momentos-. Pero nunca encajé en sus deseos y siempre la decepcioné. Yo quiero pelear. Sé que soy buena y haré lo que sea necesario para conseguirlo.- señaló las barras paralelas con la barbilla, orgullosa-. Hasta que llegue el día en que yo misma desclave esos artilugios porque ya no los necesite. Te llamas Blaylock, ¿verdad?- sonrió un poco cuando él asintió-. Mucha gente me juzga por desobedecer a una diosa, pero para mí sólo es mi madre ¿Tengo que languidecer fingiendo que soy otra cosa sólo para que ella esté feliz?

-Eso parecería un poco egoísta por su parte.- mierda, no podía creer que estuviera hablando así de la madre de la raza. Será que cuando obviaba la etiqueta “diosa” y ponía la de “mahmen” o la de “padre”, el tema se aclaraba.

-Si fuera una hembra mortal, te diría que ella ya ha vivido su vida y que ahora yo tengo que vivir la mía. Si me quiere, con el tiempo lo aceptará. Si no… -se encogió de hombros y los ojos de diamante brillaron cuando la puerta del gimnasio se abrió y entró Manello con dos botellas en las manos-… aquí tengo el lugar al que pertenezco, con los que creen en mí.

Manny le entregó una bebida energética con una peculiar expresión de intensa concentración y luego le alargó la otra a él.

-Ibas a machacarte un rato, ¿no? A ver cuándo aprendéis a hidrataros para no perder minerales. No os quiero tener en mi mesa con lesiones óseas antes de tiempo.

Blay sonrió de todo corazón. Nunca había pensado demasiado sobre esa peculiar pareja, al margen de los titulares –“gemela de” o “hermano mestizo de”- pero, ahora que los veía juntos, eran el uno para el otro. Distintos como la noche y el día pero, aún así, diseñados para encajar.

El paralelismo con Qhuinn y él era demasiado fácil de trazar.

Así como extrapolar las respuestas de Payne a su peculiar laberinto.

Pilló a la hembra por sorpresa cuando le cogió la mano y le besó el dorso en un gesto de anticuada caballerosidad.

-Gracias por tu sabiduría, guerrera.- murmuró.

-¿Te he ayudado en algo sin saberlo?- enarcó las cejas como una niña curiosa.

-No te imaginas cuánto ¿Vishous ya sabe que has empezado a caminar?- recordaba haberle visto trabajar en el garaje, a pocas decenas de metros de allí. Parecía que el Hermano necesitara una buena noticia.

Ella negó.

-Hasta hoy no he podido recorrer toda la longitud de las barras. Manny quería contárselo ayer pero yo prefería esperar. No me gusta decir las cosas a medias, si explicas algo, que sea cuando ya está… encarrilado. Me parece que ésa es la expresión que usáis.

-Eres una bendición para esta casa.- se escuchó decir en el Idioma Antiguo.

La sonrisa de Payne, aun sudada y postrada en la silla, hizo brillar sus ojos como la nieve y marcó los hoyuelos de sus mejillas. Blay la saludó con la cabeza y palmeó a Manello en el hombro.

-No necesito el refresco, doc. He cambiado de idea respecto a lo de entrenar.

Payne tenía razón: era egoísta que tus padres, divinos o mortales, te obligaran a fingir ser lo que no eras como condición para quererte. Blaylock había sabido que era gay desde el momento en que había pasado la transición. Si había follado con hembras en los baños del Zero era sólo por estar cerca de Qhuinn, no porque le gustara, y sabía que jamás tomaría a una shellan. No podía hacerse eso a sí mismo y, además, no era justo. Pero tampoco podía esperar que sus padres le mantuvieran en la familia, cargando con la ira de la glymera, porque ellos necesitaban del apoyo de aquel círculo.

Sólo tenía una opción y no es que ardiera en ganas de afrontarlo pero, después de haber visto el valor de Payne luchando contra algo muchísimo más titánico que su pequeño drama, sabía que no podía meter la cabeza en el suelo como los avestruces más tiempo. No ahora que sus padres lo sabían.

Caminó de vuelta a su habitación con resignada decisión, si es que esos conceptos eran compatibles, y empezó a arreglarse. Ducha, afeitado, aftershave, colonia, peinado, ropa interior limpia. Después de haber esquivado a Qhuinn durante un día completo y con dos duchas encima, su olor de marcaje ya era inapreciable. La piel de su cuello también estaba intacta.

Escogió un traje de verano azul marino Ralph Lauren con camisa blanca y corbata de seda azul, con zapatos Priamo. Cuando estuvo vestido, contempló su reflejo en el espejo de encima de su cómoda. Así era cómo sus padres le habían acostumbrado a arreglarse y, al darse cuenta, meditó quitarse el traje y presentarse en casa con pantalones de cuero. Al momento frunció el ceño, rechazando una pataleta que no tenía ningún sentido. A él le gustaba vestirse así, qué demonios.

Blaylock era Blaylock tanto si llevaba traje como cuero porque las dos caras formaban la moneda de su personalidad y no tenía que dar explicaciones a nadie por ninguna de las dos.

Cogió la billetera de piel y se la metió en el bolsillo interior de la americana, junto con el paquete de tabaco y el Zippo plateado. Sólo le quedaba una cosa para rematar el conjunto. Abrió el cajón superior de la cómoda, cogió una cajita negra y la abrió con un suspiro: allí estaba el grueso sello de oro con el emblema familiar que su padre le había entregado, henchido de orgullo, la noche de su transición. El que le acreditaba como el heredero de su linaje y que, normalmente, Blay sólo se quitaba cuando salía a pelear.

Lo deslizó en el dedo obligándose a recordar la sensación.

La llamada a Saxton por el móvil fue corta y triste. El titular estaba muy claro y Blay sabía que su amante – ¿ex amante?- se comportaría como el caballero que era; su padre no le apreciaba pero, técnicamente, no tenía nada contra él porque no sabía que estaban -¿o era “habían estado”?- juntos.

Ahora le quedaba la primera parte de las dos más difíciles que tenía por delante. Salió de su habitación, cogió aire y picó en la de Qhuinn. El gesto le arrancó media sonrisa irónica; después de lo que habían hecho, parecía de críos pedir permiso para entrar en el cuarto del otro. Pero la idea “estoy con Qhuinn” aún no había calado hondo en él, no con la que le iba a llover esa noche. Oyó ruido a través de la puerta, como si su amante se estuviera peleando con un kraken furioso. Al cabo, Qhuinn le abrió, resoplando y con una bolsa de basura tamaño industrial en la mano. Llevaba sólo unos pantalones cortos y a Blay se le aceleró la respiración.

Qhuinn se congeló como un muñequito de nieve y sólo se movieron sus ojos para recorrerle de arriba a abajo.

-Mierda, Blay, estás para que te meta en mi cama y no te deje salir.

Bien. Vale. Diez mil puntos. Strike para Qhuinn. De cero a cien en unas cuantas palabras.

Blay carraspeó, muy consciente del color de sus mejillas, y metió las manos en los bolsillos del pantalón, sin franquear el umbral. La habitación de Qhuinn tenía un aspecto extraño. Despejado.

-¿Qué hacías?

Qhuinn sacudió la bolsa que llevaba en la mano y algo de cristal tintineó dentro. Seguramente, botellas.

-Haciendo limpieza.- extendió el brazo para abarcar su habitación y Blay siguió los movimientos de su torso-. Esto parecía una pocilga- ¿Qhuinn limpiando? Tuvo que sonreír un poco ante la idea-. No has dado señales de vida en todo el día, Blay. Estoy acabando, ahora iba a ducharme y a cambiarme ¿Me esperas y nos desmaterializamos juntos?

Ahí vamos.

-No quiero que vengas a la cena.- soltó de corrido. Más que nada, porque dolía demasiado elaborar más explicaciones.

La he cagado. Qhuinn puso la misma cara que si le hubiera disparado a bocajarro. Dejó la bolsa en el suelo muy despacio y se cruzó de brazos.

-¿Por qué mierda no? ¿Crees que voy a avergonzarte?

Blay soltó una risa-resoplido mientras meneaba la cabeza.

-Qhuinn, ¿cómo vas a avergonzarme? Oye, no quiero que vengas porque mi padre sabe… lo nuestro, sabe que los dos…. – carraspeó-. Las pagaría contigo y eso no pienso tolerárselo.

Las dos cejas de Qhuinn subieron hacia arriba.

-¿Me estás protegiendo?

-Supongo que lo estoy intentando, sí.- suspiró y su voz traslució el cansancio que sentía-. Mira, mis padres saben que soy… ah, gay, pero no creen que esté…. que haya estado, con Saxton, así que supongo que se comportarán con él. Pero a ti te quieren como a alguien de la familia y conozco a mi padre. Pensará que le has traicionado, que andabas corrompiendo a su querido hijo bajo su propio techo y no quiero que las pague contigo sólo porque no quiera asumir que la culpa de que me gusten los machos es sólo mía. No permitiré que te degraden, Qhuinn.

El moreno le miró sin respirar, luego maldijo y se tiró del pelo hacia arriba.

-Joder, Blay. Quiero acompañarte. Te dije que estoy contigo, que no voy a irme y ahora eres tú el que me cierras la puerta. No necesito que me protejas.

-Qhuinn, no puedo asumir tantas cosas de golpe.- le miró con un ruego en los ojos-. Esto ya va a ser bastante duro, no tengo capacidad para añadir otro sufrimiento al lote. No puedo sangrar porque mis padres me odien y porque te desprecien a ti a la vez. No llego a más. No es que no te quiera a mi lado, joder, las veces que me he hecho la escena en mi cabeza.- río con ironía cansada-. Es que no te quiero meter en esto. Por favor, entiéndelo.

-Ya lo entiendo. No soy gilipollas. Pero te equivocas, Blay.- dio un pequeño puñetazo en la pared al lado de la puerta antes de mirarle con los ojos entrecerrados-. Sé lo que es comer mierda de tu familia a solas. Yo he tenido que hacerlo mi jodida vida y los únicos momentos de alivio era cuando estaba contigo ¿Crees que quiero que tú pases por lo mismo solo? Además, ¿qué vas a hacer? ¿Entrar en tu casa y pedirle perdón a tu padre por ser como eres? ¿Decirle que te equivocaste y que te ponen las tías?

Blay bajó la vista y jugueteó con el grueso anillo de oro.

-Primero veré cómo reaccionan mis padres. Quizás… no lo sé, a lo mejor han tenido tiempo de digerirlo, mahmen me ha estado llamando todo el día pero no le he contestado.- apretó los puños sin alzar la cabeza-. Y, si no es así, haré lo que tenga que hacer. La única salida digna para mi familia y para mí.

Oyó la respiración fuerte de Qhuinn y su amante alargó la mano para cogerle de la muñeca.

-Quiero que sepas que he hablado con Layla. Ella y yo… ya no más.

La noticia le dejó curiosamente frío. Era como si ese anuncio fuera el final feliz de un universo que había sido suyo hasta que había saltado a aquel otro nuevo, al de los problemas serios de verdad.

Asintió y retiró el brazo, soltándose de su amante.

-Gracias.

-Blay…

-Déjalo, Qhuinn, ¿vale? Nos vemos… nos vemos luego.

Blaylock se dio la vuelta y se alejó de la habitación de su amante con la impresión de que caminaba solo por el desierto. Pero era lo mejor. No iba a dejar que Qhuinn reviviera el trauma del rechazo y de la expulsión de su familia a través de él. Habría dado cualquier cosa por tener a su macho al lado pero no a ese precio. Se desmaterializó directamente a casa de sus padres dejando tras de sí un olor punzante a tristeza húmeda.

OOO

-Buen chico, George, buen chico. Ahora ponte a mi lado, eso es.

Wrath palmeó la cabeza del Golden Retriever con cariño, aunque eso no lo habría confesado ni bajo la más atroz de las torturas. El perro le estaba esperando en el mismo sitio que lo había dejado, sentado en el porche de entrada a la mansión de la Hermandad, preparado para ser sus ojos en cuanto él regresara de su excursión al mundo feliz.

El rey odiaba las visitas al Otro Lado.

Después de hablar con la Virgen Escribana le quedaba la sensación de haberse bañado en hielo. Como le había oído decir a Payne alguna vez, la madre de la raza era una brillante luz sin calor. No podía estar más de acuerdo pero, al menos, la visita había sido fructífera. La Virgen había accedido a desempeñar su pequeño pero vital papel en la gran obra de teatro que se iba a representar mañana por la noche.

Ahora sólo faltaba que su oscuro hermano se aviniera también, pero eso era algo que escapaba incluso a la jurisdicción de un rey.

Gracias fueran dadas.

Wrath entró en casa y subió las escaleras hacia su despacho agradecido por el calor de George contra sus piernas, el animal siempre atento a que su paso fuera firme. El olfato le dijo que encontraría a su Beth sentada en su horrible silla tras el escritorio antes de abrir la puerta.

-Leelan.- saludó en cuanto entró. Percibió el movimiento del cuerpo de George y supo que estaba meneando al rabo; hasta el perro adoraba a su shellan. Lo cual, por supuesto, era otro motivo para estar orgulloso de su animal.

-Wrath.- había alivio mezclado con pereza en la voz de Beth, pero sus brazos fueron cálidos cuando le rodeó la cintura y sus labios igual de dispuestos al ponerse de puntillas para besarle- ¿Cómo ha ido?

Soltó a George para que el perro pudiera tumbarse en la gran colchoneta negra que tenía reservada en un rincón cerca de su silla. Wrath no podía verla, pero Beth le había jurado que Fritz había cumplido con sus deseos y el colchón llevaba una corona plateada bordada. Se derrumbó en la silla y atrajo a su reina hasta que ella se sentó sobre sus muslos.

-Bien. Ha accedido.- acercó la cara a su escote, aspirando el aroma un instante. No es que tuvieran tiempo para mucho más, la noche siempre la destinaban a trabajar.

Para hacer otras cosas tenían los largos días de verano.

-Gracias al cielo.- era curioso que ella aún utilizara las fórmulas humanas de agradecimiento. Los dedos de Beth juguetearon con su pelo.

-No las des aún. Ella me ha asegurado que convocará la reunión, no quiere decir que el Omega acuda ni mucho menos que alcancen un acuerdo.

Beth le cogió la cara con las manos y le dio un beso de reprimenda.

-Tienes que ver la botella medio llena, Wrath. El pensamiento positivo consigue influir en los acontecimientos, ¿sabes?

Ya. Beth y sus programas de televisión de crecimiento personal. Sonrió de medio lado.

-¿Cuántas montañas de papeles nos quedan por revisar esta noche?

Ella gimió y se desplomó sobre él, con la cabeza sobre su hombro.

-Tres montañas. Enormes.

-Pensamiento positivo, leelan, pensamiento positivo. Sólo nos quedan tres.- le palmeó la espalda con una risa por lo bajo.

-Lo peor es que parte de esas enormes pilas de papeles que se reproducen son pleitos legales, Wrath.- Beth se enderezó, sacudiéndose la melena. Lo sabía porque los mechones le acariciaron los brazos-. Muchos nobles y también civiles de varias ciudades acuden a ti como última instancia judicial.

-Lo soy. La maldita Corte Suprema. Como si no tuviera bastante trabajo como para andar revisando los volúmenes de la jodida Ley Antigua cada vez que alguien me pide que intervenga.- Wrath frunció el ceño-. Antes, mi padre tenía un ayudante que se encargaba de asesorarle.

-¿Y no podríamos recuperar esa sana costumbre? No es que no quiera ayudarte, Wrath, es que yo no conozco la Ley Antigua y tú tienes que perder horas revisando cientos de artículos para refrescarte la memoria con cada pleito que nos llega.

Muy, muy cierto. Era parte de su fantástica herencia como rey, pero no una con la que Wrath se sintiera cómodo. No por falta de voluntad sino de conocimientos. Él había estudiado la Ley Antigua, pero no podía recitarla de maldita memoria para resolver esos casos con fluidez. Y, desde que había asumido el trono vacante hacía unos años, cada vez había más vampiros que se acogían a la posibilidad de elevar su caso al rey para que dictara justicia en caso de conflicto entre las partes.

Necesitaban un abogado que trabajara para ellos. Exclusivamente.

-¿Puedes buscarme un número de teléfono?

Beth desmontó de él al punto.

-Claro, ¿en qué piensas?

-En aumentar nuestra plantilla con un picapleitos.

OOO

Saxton se materializó en el jardín de la casa de los padres de Blaylock y se tomó un par de segundos para apreciar el hermoso contraste entre el ladrillo rojizo de la fachada y las cálidas luces encendidas en el porche y entre los setos. También para respirar hondo. Blaylock había sido terriblemente conciso en su llamada, pero le conocía lo bastante como para intuir su destrozo interno.

“Mis padres saben lo mío, se lo dije ayer. No, no lo tenía pensado, sólo… surgió. Ellos no saben… lo nuestro pero tenemos que hablar. Tú y yo… tenemos que hablar. No tienes por qué ir a la fiesta, nunca te lo pediría pero, si lo haces… deja que cargue yo con lo que venga”.

Blaylock y su complejo de Atlas, sosteniendo las columnas del mundo sobre sus hombros.

Por supuesto que iba a asistir al evento. Primero porque no iba a dejar a su amante solo. Segundo porque la madre de Blaylock le apreciaba de verdad y eso era un regalo que, entre la glymera, no se despreciaba. Y, tercero, porque, a menos que se equivocara, Blaylock necesitaría un abogado tarde o temprano.

Lo cual no quería decir que nada de aquello fuera agradable.

El doggen que le abrió la puerta vestía su mejor uniforme: chaqué negro, pantalones grises a rayas negras, camisa blanca y pajarita. Directamente salido de “Diez negritos”. Le franqueó la entrada y le condujo con suma amabilidad hacia el primer piso y, de allí, a la gran terraza que se asomaba al jardín trasero.

Los padres de Blaylock, desde luego, habían seguido adelante con los planes para la velada. Cancelarla habría suscitado preguntas entre los nobles y nadie quería estar en boca de los demás en la glymera si no era acompañado de la palabra “éxito”. Tal como había prometido la mahmen de Blaylock, la ocasión era informal, no más que un piscolabis entre amigos. Noblemente informal.

La terraza estaba parcialmente cubierta por un enrejado cuajado de buganvillas de un fucsia subido, que proporcionaba el frescor perfumado adecuado para la calurosa noche de julio. Diminutos puntos de luz blanca asomaban entre las flores como pequeñas estrellas. Los doggens habían dispuesto varias mesitas altas cubiertas de manteles blancos de lino y adornadas con velas, donde los invitados podían depositar sus copas o los pequeños platos en los que degustaban canapés mientras charlaban. Cerrando el conjunto, se habían colocado bancos modernistas, de forja oscura con cojines blancos, en los cuatro lados de la terraza.

Saxton contó un total de nueve personas, una menudencia comparado con los grandes festejos de la glymera. Tres parejas, una de ellas con una hija joven, recién pasada la transición, y los padres de Blaylock. Aguardó con educación a que el doggen que le precedía anunciara su llegada y suspiró para sí cuando Rocke se tensó, el resto de los invitados le dedicaron miradas de mal disimulado desprecio sonriente y la madre de Blaylock le apretó un momento el brazo a su hellren antes de caminar hacia él con una sonrisa sólo insinuada. Saxton compuso el mismo gesto con la facilidad de la práctica a pesar de que estaba muy lejos de sentir ganas de sonreír. Tanto despreciar los valores hipócritas de la glymera, creyendo que él había encontrado la manera de aprovecharse de ellos y, al final, resultaba que el gato se había comido al ratón.

-Saxton, me alegro de tenerte con nosotros hoy.

Ella le apretó brevemente las manos en un saludo, con los ojos serios, y Saxton no pudo evitar sorprenderse por el parecido con Blaylock. No sólo en los colores, también en sus expresiones.

-No iba a ignorar una invitación hecha de buen corazón, señora.

La hembra se giró un instante por encima del hombro, hacia donde su hellren conversaba con los demás invitados, y Saxton tuvo tiempo de ver la mirada de reojo de la joven hija de una de las parejas fija en él. El caso es que la hembra le resultaba familiar, con el flequillo rubio y el pelo corto, a la altura de la mandíbula, pero no consiguió situarla. La madre de Blaylock le enlazó el brazo.

-Saxton, ¿sabes algo de… mi hijo?

-Va a venir, señora, si es lo que preguntáis.

Ella le miró un instante para luego retirar los ojos, nerviosa. Jugueteó con un mechón rojizo escapado de su recogido.

-¿Has hablado con él? Verás, sé que sois… amigos. Y… ayer ocurrió algo.

La hembra no dijo más, esperando a que él pusiera de manifiesto si conocía o no el último boletín de noticias. Suspiró. Dichosa costumbre de la glymera de no decir nunca las cosas directamente… que él compartía.

-Estoy al tanto.

Ella suspiró, sin duda aliviada por no tener que elaborar más la pregunta.

-Verás, Saxton. No quiero ofenderte. Bajo ningún concepto. Has sido siempre amable y eficiente con nosotros y me gustaría que supieras que… mi aprecio es genuino.- la noble le dedicó una sonrisa temblorosa. Él asintió para animarla-. Mi… Rocke le dijo a Blay que no viniera hoy si no era para… bueno, para ocupar su lugar en la familia.

-Es decir, para representar el papel de heredero con los gustos, digamos, adecuados.- qué curioso la de vueltas que se podía dar para evitar la palabra “gay”.

La hembra asintió mientras le conducía a un extremo de la terraza con vistas a los jardines traseros del vecindario, lejos de los oídos de los demás invitados.

-¿Has hablado con Blaylock, hoy? ¿Sabes qué… qué piensa hacer?- le soltó el brazo y se estrujó las manos-. La Virgen sabe que he intentado que Rocke entrara en razón pero… se niega a escuchar.

Saxton daría gracias de rodillas todos los días por cómo había encajado su familia la noticia de su propia sexualidad. Quizás la humillación pública que él había recibido había espoleado la simpatía de sus padres, no lo sabía. Pero el abrazo de su padre y el fiero anuncio de que prefería dejar la glymera antes que expulsar a su hijo le había salvado. Paseó la vista entre los rosales y los setos de los jardines.

-Blaylock es lo que es, igual que lo soy yo. Y eso, señora, no puede cambiarse. Es inútil que el sire Rocke se lo pida, o que se lo pidáis vos.- murmuró en voz baja, sólo para sus oídos-. Lo que está en discusión es si Blaylock se avendría a fingir ser lo que no es por el contento de sus padres y la continuidad de su linaje ¿Qué hará?- la miró de reojo-. Vos conocéis a vuestro hijo desde hace más tiempo, sin duda podéis responder a esa cuestión mejor que yo ¿Me permitís que me tome la libertad de haceros una pregunta?

La hembra parpadeó varias veces y se secó las pestañas con delicadeza con un dedo para evitar que la humedad incipiente le corriera el rimel.

-Por favor.

-No sé qué tiene Blaylock en mente, pero ¿desearíais que vuestro hijo fuera un infeliz viviendo una mentira o vuestro instinto de madre prefiere verlo feliz con el… macho que ama?

Vio el sobresalto en su mirada al decir aquello pero luego la expresión de sus ojos se suavizó. Tal como Saxton había pensado, la mahmen de Blaylock antes que noble era madre. La hembra asintió, sorbió delicadamente por la nariz y luego se volvió a mirarle.

-¿Lo sabías? ¿Lo de Blay… y Qhuinn?

Saxton se aferró a la baranda de la terraza, con los ojos perdidos en la noche.

-Siempre lo he sabido.

OOO

Jay-O estaba curiosamente tranquilo cuando la temperatura del taller ilegal en el que estaban instalados los Bloods cayó en picado, preludio de la llegada triunfal del payaso mayor del reino. Las sombras se arremolinaron hasta delinear la figura de Lash, con las manos enlazadas a la espalda.

Los otros restrictores detuvieron un momento el trabajo de empaquetar lotes de semiautomáticas para su posterior distribución y miraron con odio al maldito fantasma. Él siguió examinando el resto de las armas, comprobando que los números de serie habían sido bien borrados.

-Estoy ocupado.- informó sin volverse.

-¿En qué mierda?- el tipo cogió una de las 40 milímetros, jugando a quitar el seguro y a apuntarle a la cabeza.

-Colocando lo poco que nos quedaba por vender del último lote.- se volvió hacia otro de sus chicos-. Estas ya están, empaquétalas.

-Vaya, vaya… Veo que por fin ha entrado en tu reducido cerebro que tu misión no es ir a por pandilleros estúpidos.- Lash rió por lo bajo y Jay se preguntó si en vida habría tenido el mismo tono repelente. Le habría asesinado sólo por eso-. Tú sigue vendiendo juguetitos, ganando pasta y siendo discreto, Blood. Pronto seréis la única banda en la ciudad, en cuanto los AKG cometan un fallo, salgan a las calles y los vampiros los cacen como a ganado.

Claaaaaaro. Jay levantó la mirada del listado de envíos que tenía en las manos y le dirigió una mirada inexpresiva.

-Vamos a mudarnos, este taller se nos ha quedado pequeño y tiene demasiado vecindario alrededor. Necesitamos espacio de almacenaje y un escondrijo con menos ojos.

-Me parece bien.- Lash siguió con su show de vaquero, haciendo girar la pistola en su mano- ¿A dónde?

-A los antiguos astilleros. Están abandonados, la poli no los controla y hay sitio de sobras.- más tachaduras en la lista sin que su voz trasluciera la mentira-. Aún no sé cuándo nos mudaremos, pero será pronto.

Lash tiró la pistola en el mismo montón que las otras listas para su embalaje y dio un par de golpecitos en la caja con los nudillos. A pesar de ser como una puta señal de humo, los golpes sonaron.

-Me avisarás cuando os trasladéis.

-Hecho.

Jay-O sólo detuvo su trabajo cuando el mamón de Lash desapareció de su vista. Por experiencia, sabía que no había nada más confiado en el mundo que un jefe cuyo ego hubiera crecido por creer que había metido en cintura a sus trabajadores.

-¿Los vampiros ya están trabajando en los astilleros?- preguntó a su primo.

-Afirmativo, llegaron al poco de hacerse de noche. Lo están montando todo.

Bien. Ahora era su turno.

OOO

Blaylock se tomó un momento en el recibidor de casa de sus padres, observando el entorno. Los muebles eran los mismos que habían adornado su antigua mansión, donde él había crecido, pero con algunas añadiduras que sus padres habían traído al volver a Caldwell. La disposición de los muebles también era distinta a como él recordaba de la casa de su infancia. Los colores de las paredes diferían, igual que el papel pintado del recibidor, las lámparas y las alfombras.

Tenía la impresión de estar entrando en una copia del mundo de su infancia que no había salido exacta al original. Y las pequeñas diferencias, en realidad, marcaban un abismo de distancia.

Esa no era su casa, el hogar donde había crecido sintiéndose querido y protegido, a gusto. Era la casa de sus padres y el hogar que recordaba sólo sobrevivía en sus recuerdos.

Tomó aire con fuerza y siguió al doggen hacia la hermosa terraza. Las flores, las luces y los manteles de lino tuvieron la virtud de hacer más patente la distancia, pero quizás aún no fuera del todo tarde. Sobreviviría a la presentación de los invitados lo mejor que pudiera y luego hablaría con su padre en un aparte. Eso haría.

Caminó hacia el enrejado con las manos en los bolsillos del traje, identificando a los pocos invitados. Todos ellos eran amigos íntimos de la familia, compañeros de trabajo de su padre y amigas de la infancia de su madre. Estrechó manos e intercambió cumplidos con los primeros que acudieron a saludarle, buscando discretamente con la mirada… allí estaba. Saxton charlaba con uno de los amigos de su padre con una copa ancha de vino en la mano. Intercambiaron saludos correctos y se estrecharon las manos. El contacto no duró más de lo apropiado, pero la fuerza con que Sax le apretó la suya y el modo en que sonrió sólo con los ojos le puso el primer nudo en la garganta.

Él estaba allí para apoyarle en el modo en que Blay decidiera. Respetando su ritmo como siempre lo había hecho. Saxton le había salvado de la quiebra en los tres meses que habían estado juntos y Blay se lo había pagado sucumbiendo ante quien siempre había llevado en el corazón. Sin decirle nada. Si quería dejar de vivir en una mentira, el primer paso no deberían ser sus padres, sino Saxton. Pero aquel no era el momento ni el lugar. Arrastró los ojos lejos de su ex amante y se volvió para saludar a los demás invitados.

Estuvo a punto de darse de morros con su padre.

La mirada de Rocke le recordó a la casa en la que estaba. Familiar… pero no su padre. Al menos, no el que había conocido. El macho de pie ante él tenía los mismos rasgos pero distinta alma. Le faltaba el calor. A su lado, su mahmen les miraba a ambos con expresión implorante. Blay iba a intentarlo. Tras aquella máscara fría aún debía vivir su padre. Dio un paso hacia él, más que dispuesto a abrazarle y palmearle los hombros, como solía.

Rocke dio un paso atrás. Luego pasó un brazo por encima de los hombros delgados de una hembra en quien Blay no había reparado.

-Blaylock, llegas algo tarde.- sonrió sólo con la boca. Los ojos eran dos faros de advertencia-. Apuesto a que recuerdas a Jasmine. Ella fue quién te alimentó la noche de tu transición. Su familia se ha mudado cerca de nosotros. Sin duda, sería un honor para todos que pudierais… recuperar vuestra amistad.

Blay parpadeó, confuso, y se giró hacia la hembra. Mier-da. Claro que la recordaba. Y no sólo por el sabor de su sangre o por la desilusión en su rostro menudo cuando él no la había tomado tras su transición, a pesar de tener que taparse con las sábanas una erección como el jodido Empire State.

La recordaba como la que le había pillado saliendo con Saxton de un bar gay en el centro de la ciudad hacía unas cuantas noches.

Jasmine, la hembra justo de su misma edad, única heredera de una buena familia de la glymera con un estatus equivalente al de la suya y cuyos padres eran íntimos amigos. Jasmine, que ahora le estaba mirando con la duda en los ojos y a quien su madre siempre había dejado venir a casa a jugar cuando eran niños.

Blay tensó la camisa cuando inspiró suficiente aire como para hinchar un zeppelin antes de girarse hacia su padre.

Aquello no era un piscolabis informal. Era una trampa.

Rocke quería comprometerle con la hembra. Allí. En aquel momento. Dejar el futuro heterosexual de su hijo bien atado y con testigos para que nadie pudiera ponerlo en duda jamás.

Estaba tan conmocionado que ni se movió cuando la hembra se puso de puntillas para darle dos besos. Soportó el parloteo de los padres de Jasmine sin entender ni una palabra. Sólo veía los labios fruncidos de su mahmen, la mirada de “no me hagas quedar mal” de su padre y la discreta expresión de tristeza en Saxton.

-¿Por qué no dejamos a los jóvenes a solas mientras escogemos el vino para la cena?- el tono distendido de su padre sobre una base de puro hielo le devolvió al mundo real. Rocke estaba alejándose hacia el interior de la casa junto con el padre de Jasmine- ¿Te parecería bien un Sassicaia?

-Buena elección. Siempre me ha gustado un Cabernet para celebrar un reencuentro.- el otro macho sacaba un puro de la americana mientras precedía a su padre.

Blaylock los siguió con la mirada deseando que estuviera viviendo algún tipo de realidad paralela o que todo fuera una jodida broma de mal gusto. Le faltaba el aire a pesar de encontrarse en una terraza, la corbata le estaba ahogando y las manos le empezaron a temblar. Entonces deseó que Qhuinn hubiera venido.

La madre de Jasmine había enlazado a la suya del brazo y la arrastraba, con educación, hacia la mesa, cotorreando. Los demás invitados ya estaban tomando asiento y Blay apretó las mandíbulas con sólo pensar en qué podía decir su padre en su discurso de apertura del convite.

-No sabías que yo vendría, ¿verdad?

La voz de la hembra le provocó un aterrizaje forzoso e incómodo. Jasmine llevaba un elegante vestido de cóctel negro de tirantes, de alguna tela de aquellas vaporosas que sólo las hembras saben cómo se llama. Estaban a solas junto a una de las mesitas altas bajo el enrejado florido, con los demás invitados mirándoles por encima del hombro con sonrisas disimuladas, y la situación era tan heterosexualmente de comedia romántica de Jennifer Aniston que a Blay le empezó a doler el estómago.

-No.- ni podía mentir ni sabía qué demonios tenía que decirle.

-Tu padre y el mío llevan hablando por teléfono varios días.- empezó ella, mordiéndose el labio-. Ah, no sé…

Ahora sabía por qué le dolía el estómago. Alguien lo había reemplazado por un caldero haciendo chup-chup, cociendo rabia, decepción, frustración y vergüenza. Blay cruzó los brazos sobre el pecho, mirando a Jasmine.

-¿Por qué no me preguntas lo que realmente quieres?- murmuró entre dientes-. Me viste con Saxton hace dos noches.

Ella se puso del mismo color que las malditas buganvillas que colgaban del enrejado. Retorció la falda del vestido.

-No, yo no…

-¿Por qué todo el maldito mundo se empeña en negar la realidad?- Blay reprimió las ganas de volcar la estúpida mesa, el maldito mantel de lino y hacer añicos las copas-. Sabes lo que busca tu padre. Y el mío ¿No tienes nada que decir? ¿Estarías de acuerdo en emparejarte con alguien a quien… a quien le gustan los machos?

Lo había susurrado y sabía que ninguno de los invitados que revoloteaban alrededor de la mesa podía oírle a esa distancia, pero a sus oídos le dio la impresión de que lo estaba gritando a toda la jodida ciudad.

Qué mierda, quería gritarlo hasta que nadie pudiera hacer ver que no le había oído. Nunca lo habría creído, pero prefería el rechazo frontal a la sordera fingida. Lo segundo le hacía sentir, además de un paria, un ser invisible. Y esa parecía ser la táctica de la noche.

Jasmine abrió tanto los ojos que a Blay le recordaron dos enormes canicas.

-M-mi padre dijo que eres… joven. Que estás… que los machos son… inestables después de la transición y que… experimentan. Que se te… pasaría.

-Oh, joder…- Blay tiró del nudo de su corbata cuando se le antojó una boa constrictor.

Así que el padre de ella lo sabía. Probablemente la madre también, pero allí estaban los dos, haciendo ver que no pasaba nada. Y Jasmine era el producto ideal, aún inmaculado, de la crianza en la glymera: mientras un comportamiento no estallara en público, no importaba. Acostarse con machos era una locura juvenil, fruto de las hormonas. Pasajero. Como buen heredero de su familia, a Blaylock se le pasaría en cuanto se hartara de unas cuantas pollas. Sentaría la cabeza con una hembra de valía y recogería el testigo como el siguiente cabeza de familia.

-¿Tan poco te valoras?- no pudo evitar preguntar a Jasmine, meneando la cabeza.

Estaba sorprendida. Joder, lo estaba. Aquella hembra que aún no había vivido en toda su vida lo que Blay vivía en una sola noche creía que las relaciones tenían que ser así. Que la felicidad se alcanzaba con la posición. Que la mierda que el mundo te escupía en la cara podía sobrellevarse con una buena casa, un par de hijos y un hellren noble. No tenía sentido hablar con ella, usaban idiomas distintos.

-Mi dama, creo que su mahmen la espera en la mesa.- Saxton apareció al lado de la hembra como ángel caído del cielo, cogiéndola con cortesía del codo e indicándole la dirección con un asentimiento caballeroso.

Gracias fueran dadas a la jodida Virgen por aquel macho.

Blaylock cogió una copa de champagne de la mesita alta y se la bebió de un trago. Dios, podría beberse una botella entera con tal de aislarse del jodido mundo de mierda.

Nunca había entendido a Qhuinn como esa noche y nunca le había respetado tanto. Él no habría llegado a la edad adulta con el mismo porcentaje de cordura que Qhuinn, aunque fuera escaso, si hubiera vivido toda esa mierda desde que había llegado berreando al mundo.

-¿Estás bien?- Saxton le cogió la copa vacía de la mano antes de que la estrellara en el suelo y la dejó sobre la mesa con cuidado.

-No.- graznó- ¿Cómo aguantas esta hipocresía todas las noches?

Saxton le miró con la cabeza inclinada a un lado.

-Porque hasta ahora creí que el hecho de que la glymera precisara mis servicios a pesar de despreciarme me colocaba un peldaño por encima de ellos. Hasta los abogados se equivocan.- carraspeó con delicadeza- ¿Mi primo no va a venir?

Aireaireaireaireaire…

Blay necesitaba desesperadamente aire.

-Le pedí que no lo hiciera.- sus ojos se cruzaron con los de su madre, ya sentada a la mesa, e intentando distraer la atención de los invitados para postergar el estallido de la Familia Perfecta hasta que no tuvieran testigos. A la mierda-. Saxton, ¿puedes hacer de abeja reina y usar tus dotes para la conversación social mientras hablo con mi padre? Sé que no tengo derecho a pedírtelo pero…

Saxton sólo sonrió.

-Ve ¿Pero estás seguro de que quieres hacerlo ahora?

-Sí.

Si no, me ahogaré.

OOO

Diez pasos de largo por cinco de ancho.

Qhuinn había dado tantas vueltas a su jodida habitación que conocía las medidas de memoria. Y se había tirado tantas veces del pelo desde que Blay había partido que no necesitaría gomina para peinárselo de punta.

¿Qué jodida mierda se suponía que tenía que hacer?

Su macho iba a meterse de cabeza a las fauces del lobo pero le había pedido que se sentara a observar el descuartizamiento.

¿En qué le convertía eso? ¿En un macho que sabía respetar los deseos de su pareja o en un maldito inútil que era incapaz de idear la manera de ayudarle? Mientras, Saxton estaría allí y, conociéndole, sería el perfecto caballero que flotaría de un lado a otro apagando los fuegos que se avivaran.

-Mierda.

Dio un puñetazo encima de su cómoda sin que se oyera el familiar tintineo de botellas de Herradura. Lo único provechoso que había hecho en ese rato había sido limpiar su cuarto. La puta habitación estaba tan ordenada que parecía recién estrenada, como su maldita vida de tipo seguro de sí mismo, e igual de vacía porque Blay no estaba allí, estaba solo delante del pelotón de fusilamiento.

Qhuinn apoyó las manos encima del mueble, con la espalda en tensión y el pelo aún goteando de la ducha. Cualquier otro tío que hubiera tenido una educación social normal sabría si, en esa situación, era mejor respetar los deseos de su pareja o hacer caso al instinto y desmaterializarse directamente a su lado. Pero él tenía el mismo savoir-faire que un elefante entrando en tromba en una cristalería. Solía plantarse delante de los morros de la gente y soltar las cosas tal como las sentía, buenas o malas, y a tomar por culo la etiqueta porque no tenía ni idea de cómo hacerlo mejor.

¿Y acaso Blay no te quiere como eres?

Levantó la cabeza de golpe para toparse con su reflejo en el espejo del mueble como si hubiera tenido la mayor revelación de la historia desde la invención de la rueda.

¿Qué es lo que siempre había hecho diferente a Blay en comparación con todos los que le rodeaban? Que le aceptaba como era. Con su falta de sutilidad, con su lengua sin filtros y con su forma de hacer las cosas, de crío impulsivo. Blay podía agarrar un cabreo de la hostia si Qhuinn se plantaba en su casa y al final resultaba no ser necesario porque todo había sido un camino de rosas, pero le perdonaría porque le conocía. Y, si resultaba que él tenía razón y debería haber estado a su lado…

Mejor pedir perdón que permiso.

Qhuinn abrió el primer cajón de la cómoda de un tirón, casi arrancándolo de los rieles, y revolvió toda la ropa en busca de un par de calcetines limpios. Se los puso mientras cojeaba hacia el armario. Arrancó unos tejanos G-Star Raw de un manotazo y la primera camiseta oscura limpia que le vino a mano.

En su frenesí, algo salió volando del armario y aterrizó en el suelo a sus pies. Un gran sobre marrón lacrado con cera roja.

Lo recogió con el ceño fruncido. Mierda, no había abierto aquel sobre desde que Wrath había estampado su real sello en la cera caliente. Qhuinn se acabó de vestir en dos respiraciones y se sentó en la cama, abriendo el sobre con un dedo entre el crujido de la cera.

Dos tiras de raso cayeron en su mano. Una blanca y una negra. “Para que todos vean el mundo como tú”, había dicho el rey al entregarle los colores de su nueva casa, la que había creado expresamente para él cuando su familia había usado la Goma de Borrar Biónica para eliminarle de su linaje. Qhuinn no había dedicado ni un pensamiento al hecho de que ahora él era el primer miembro de la familia Warrior. Total, sólo se trataba de una argucia para que su rango no fuera el de un perro callejero apaleado.

Aunque…

Sacó el pergamino cuidadosamente doblado del sobre, estudiándolo a la luz de su lamparita. La caligrafía en el Idioma Antiguo era pulcra y nítida. Alguien lo debía haber escrito para Wrath, pero la firma era sin duda la del rey. El edicto de creación de la familia Warrior. Qhuinn leyó el lema en la parte superior del pergamino: “Honor, lealtad y servicio a la raza”. Supuestamente, los ideales a seguir por un ahstrux nostrum.

Y el vivo retrato de Blaylock.

Esa familia era una creación artificial, pero también una tabla rasa. Un apellido que podía identificar a la perfección a alguien como Blay, que le daría el apropiado estatus de guerrero y la libertad de no tener que cargar con los prejuicios de su familia de origen.

Qhuinn revolvió entre las sábanas maldiciendo entre dientes hasta dar con su móvil. Marcó el número que tenía en mente con dedos temblorosos, rogando a la Virgen que la puta cena no hubiera empezado todavía y que el capullo de su primo oyera la jodida llamada.

Un tono. Dos. Tres. Cuatro.

¡CONTESTA, MAMONAZO!

-¿Qhuinn?

Gracias Virgen, Zeus, Odín o el puto Capitán América…

Al otro lado de la línea se apreciaba el tintineo de copas y el rumor de conversaciones. Escuchó el chirriar de una silla siendo arrastrada, pasos y los sonidos se amortiguaron.

-Qhuinn, ¿por qué…?

-¿Puedo acoger a alguien en mi familia?- disparó a bocajarro, mientras movía la pierna en un tic nervioso, sentado en la cama-. Mi familia, Warrior, la que creó el rey para mí…

-Conozco a la perfección los pormenores, primo, yo preparé el edicto para Su Majestad.- Saxton cortó por lo sano. Eso explicaba la letra- ¿En qué estás pensando? ¿Y por qué le hiciste caso a Blaylock y no estás aquí?

-No me toques las pelotas.- Qhuinn sostuvo el móvil en su hombro mientras se ataba los cordones de las botas-. Estoy pensando en adoptar a Blay como miembro de mi familia.

-Lo cual le permitiría dejar la suya, preservando el honor de sus padres, e ingresar en otra sin perder su posición.- Saxton le siguió el razonamiento a la primera-. Nunca creí que diría esto, pero has tenido una idea inteligente.

-Ahórrame el sarcasmo ¿Puede hacerse o no?- Qhuinn se puso en pie, metiéndose las dos cintas en el bolsillo de los pantalones.

-Puedo hacerlo. Blaylock tendría que firmar un documento de renuncia a su linaje y a su herencia y luego el de aceptación de su nuevo apellido. Tú tendrías que validarlo, por supuesto.

-¿Y el rey?- salió de su habitación sin siquiera cerrar la puerta, bajando las escaleras al trote.

-Su intervención no sería necesaria.- por el tono de Saxton, también parecía que su primo estuviera caminando-. El rey creó la familia, pero quién ingrese en ella es un acuerdo privado entre mayores de edad.

-Bingo.- saltó los dos últimos escalones, cruzó el recibidor como el jodido Speedy González y abrió las dobles puertas de salida de un tirón.

-Primo, ¿por qué no estás aquí?

Qhuinn vio a Saxton pronunciar la última palabra en vivo y en directo cuando se materializó en el jardín delantero de la casa de Blay y echó a andar hacia su primo, de pie en la entrada con el móvil en la mano. El abogado enarcó las dos cejas mientras colgaba el teléfono.

-Nadie podrá decir que no eres rápido en algunas cosas.

-Apártate, no estoy para hostias. Pero gracias por la gestión.- Qhuinn se detuvo un peldaño más abajo de Saxton y, aún así, le pasaba cuatro dedos de alto.

El capullo ni se inmutó.

-Blaylock está hablando con su padre en estos momentos y nosotros tenemos una breve charla pendiente.

¿Charla? ¿Ahora que Qhuinn se había lanzado cuesta abajo como una bola de nieve?

-Tendrás que esperar.

-No, vas a escuchar lo que te tengo que decir. Eso sería un cambio positivo, claramente.- Saxton suspiró y perdió parte de la frialdad-. Es sobre Blaylock. Y sobre mí.

-Mal momento para las jodidas confesiones.

-Fui su amante…

Qhuinn le enseñó el juego de colmillos. Al completo. Subió el último peldaño para detenerse ante Saxton con los puños apretados.

-No se te ocurra decirme…

-… no el amor de su vida.- concluyó, impertérrito.

Eso le dejó con los colmillos asomando en una boca estúpidamente abierta.

-¿Qué?

Saxton seguía con las manos en los bolsillos del traje, la chaqueta abierta y la compostura intacta.

-Siempre hemos sido tres en la cama, Qhuinn. Blaylock te ha llevado en el corazón todo este tiempo. Fuera de la cama… ni siquiera hemos sido dos.- Saxton agachó la cabeza y la luz del porche hizo brillar el pelo en dorado-. Supe donde me metía desde el principio y cómo podía acabar.- meneó la cabeza antes de volver a mirarle-. Júrame por tu honor que amarás a Blaylock sin falta alguna… y me apartaré.

Los puños apretados de Qhuinn se abrieron por ensalmo y sus músculos se aflojaron. Había admirado la entereza de su primo cuando el joven Saxton había decidido vivir de acuerdo a lo que era a pesar de la humillación de la glymera. Y también había murmurado un “bravo por sus huevos” al saber que se había convertido, precisamente, en el abogado más codiciado por aquella misma panda de honor-analfabetos. Pero nunca había visto la persona que existía detrás de la fachada compuesta, la que debía haber visto Blay y que le había impulsado a la cama con él.

-Tú… quieres… a Blay.

Plantado en porche, Qhuinn lo entendió todo en un instante de lucidez. La boca de Saxton se curvó en una leve sonrisa triste y los ojos grises brillaron con calidez.

-¿Qué me dices, Qhuinn?

Joder, Saxton era un macho de valía en más acepciones del término de las que era capaz de enumerar. Y él le había echado las culpas de todos sus males cuando Saxton había cuidado de Blay a sabiendas de que era la rueda de repuesto. Además de la única familia que le quedaba a él que nunca le había juzgado defectuoso. Extendió la mano hacia su primo.

-Perdona por haberte atacado hace unas noches. No sabía lo que veía.

No había tenido ni puta idea de lo que veía. Ni esa noche ni las veces que le había dicho a Blay que Saxton era una zorra y que le daría la patada cuando se cansara de su culo. La mano fina del abogado le dio un apretón más firme de lo que esperaba.

-Disculpas aceptadas ¿Y ahora?- soltó su mano con la misma sonrisa ligera.

-Ahora tengo que ir junto a mi macho.

Saxton se hizo a un lado para que él pudiera entrar en la casa.

OOO

Felipe Gutiérrez se apartó un poco para que Carlos, el Rey Sol de los AKG, pudiera traspasar la estrecha puerta metálica cubierta de grafittis e inspeccionar su nuevo hogar. La nave estaba en primera línea del Hudson y había funcionado como almacén textil hasta hacía sólo unos años. Luego había sido adoptada como local de ensayos y vivienda por algunos grupos de pringados que se ganaban la vida bailando en las calles. La poli los había desalojado con el argumento de que el buen Ayuntamiento de Caldwell tenía planes para la remodelación íntegra del frente fluvial, regeneración urbana, nuevas oportunidades, blablabla.

Nada de eso había ocurrido y las cuatro o cinco naves que saludaban al río estaban igual de destartaladas que años atrás pero vacías. Felipe suponía que tendría que agradecerle eso al alcalde. No sabía si la poli volvería a inspeccionar el Señor Lobo, pero por si acaso era mejor instalarse en otro sitio.

-Está de cojones.- Carlos repasó el gran espacio vacío, que todavía conservaba restos de camas artesanales y de divisiones que habían hecho los bailarines callejeros en la época en que aquello era su paraíso particular libre de alquiler-. Nos quedamos aquí.- se giró hacia el resto de la banda, señalando con las manos-. Revisad cuántas entradas tiene la nave. Dejad libre la principal, otra que sea discreta y bloquead el resto.

Felipe dejó caer las bolsas de deporte con sus pertenencias en un rincón mientras los demás chicos de la banda cumplían órdenes. Carlos observó la nave con un tic nervioso en un ojo. No era de extrañar: los no muertos de la banda no habían encontrado ni un puto vampiro. Habían buscado incluso en los cementerios y en las iglesias, como en las malditas películas, pero ni rastro.

Cuando no sabías nada de tu presunto enemigo, era difícil encontrarlo por casualidad.

Dio las gracias al cielo por el acuerdo alcanzado con aquellas máquinas de destrucción. Si todo iba bien, en una o dos noches él volvería a tener su corazón latiendo en el pecho, la polla bien recta y nadie a quien rendir cuentas. Combinado con la pasta que se llevaría de la banda una vez fueran eliminados, tendría todos los ingredientes para considerarse un tío la mar de feliz. Llegó a la conclusión de que Nevada sería un buen Estado para empezar su vida de cero.

Pero antes de perderse en el jodido cuento de la lechera, tenía que poner la rueda en marcha. Se acercó a Carlos lo suficiente para que nadie más le oyera.

-Estoy trabajando en una pista.

El pobre diablo se volvió hacia él con estrellitas en los ojos.

-¿De los vampiros? ¿Del hijo del Omega?

Chasqueó la lengua.

-No jefe, no llego tan alto. De los Bloods.- levantó las manos para detener los sapos y culebras que amenazaba con vomitar Carlos-. Lo sé, lo sé, bro. No es lo que el Omega ha pedido. Pero tengo contactos que me dicen que los Bloods van a trasladarse a un nuevo refugio. Todos, jefe, los que son como nosotros también. Si esta vez les pillamos por sorpresa y a media mudanza, podemos darles por culo.- sonrió-. Podemos pillar a un par y sacarles dónde mierda se esconde quien les hizo lo que son. El hijo del Omega. Y cargarnos al resto, ¿qué me dices, hermano? Salimos ganando en todo.

A Carlos se le contagió la sonrisa. El miserable idiota nunca había sido más que un camello de baja estofa que vendía papelinas en un parque. No tenía la mente de un líder.

-Eso nos daría puntos.- le cogió de un hombro y le sacudió como a un colega-. Hazlo, entérate de dónde mierda se van a meter esos negros mientras acabamos de instalarlos.

-Un placer, jefe.- Felipe sonrió antes de salir del almacén.

Ahora sólo tenía que volver a casa de sus primos a pasar las horas perfilando qué negocio podría empezar una vez volviera a ser humano.

OOO

Blaylock metió las manos en los bolsillos del traje, bien apretadas, porque no sabía qué más hacer con ellas mientras su padre parloteaba sobre botellas de vino con el padre de Jasmine en el estudio de la planta superior de la casa. Rocke se había limitado a ignorarle mientras acababa su apasionante conversación con el otro macho, que también parecía considerarle un elemento más del mobiliario.

Porque los dos sabían lo suyo y se habían propuesto ignorarlo.

-Voy a llevárselo a tu señora.- al final, el otro noble entendió la indirecta de su mirada fija y salió del coqueto estudio con una botella en las manos.

Por fin. A solas con su padre. Blay habría podido vomitar allí mismo.

Rocke se sacudió de las manos el polvo imaginario de la bodeguera y la luz de la lamparita de bronce bruñido brilló en su gran sello de oro. El mismo que Blay llevaba en el dedo.

-Ve a sentarte.- murmuró al pasar a su lado, con toda la intención de salir de allí y volver a la terraza.

Blay cerró la puerta con una mano y apoyó la espalda contra la madera.

-No hasta que hablemos.

-No tenemos nada de lo que hablar, todo está aclarado.- los ojos de Rocke eran fríos ¿Esa era la cara de él que nunca veían en familia?- Has entrado por la puerta de mi casa, así que está claro que has recapacitado. Me alegro, hijo, ahora vamos con nuestros invitados.

-No tengo nada que recapacitar, papá. Si he venido hoy es porque quería hablar con vosotros y para dejaros mal ante vuestros amigos ausentándome de repente.- tragó saliva-. Soy lo que soy y eso no se cambia. Por mucho… por mucho que no puedas aceptarlo y que le digas a Jasmine que es pasajero.

Rocke se acercó a él y, a pesar de que Blay le superaba en estatura, le pareció un gigante.

-Conozco a mi hijo.- pronunció muy calmado-. Es el niño inteligente que sacaba las mejores notas de todos los críos de su edad. El que siempre enorgullecía a sus padres comportándose mejor que nadie cuando los demás lloriqueaban en las reuniones sociales.- se acercó a él y su sombra pareció llenar la habitación-. Mi hijo es el magnífico macho que pasó la transición convertido en un soldado, mi único heredero y el orgullo de mi vida. Ése es mi hijo.

Blay tragó saliva que estuvo a punto de ahogarle cuando se le quedó atascada en la garganta.

-Entonces, sólo conoces la parte de tu hijo que quieres que se parezca a ti.- susurró-. Porque también soy el que suda en las calles, el que estuvo a punto de morir desangrado hace dos noches y eso no es jodidamente incompatible con querer a otro macho.- esta vez, Blay fue más rápido. Detuvo la mano de su padre cogiéndole de la muñeca, en un pulso que Rocke no tenía la fuerza física para ganar-. Pegarme no me hará distinto.

-La culpa es de Qhuinn.- los colmillos de su padre le dieron el aire de un depredador-. Confié en ti, en tu criterio. Le abrí la puerta de mi casa como si fuera mi maldito hijo porque creí que sabías escoger las compañías. Está claro que me equivoqué. No debería haberte dejado juntarte con él, no tiene moral, no tiene honor y te ha arrastrado…

El rugido de Blay seguramente se oyó en la terraza pero, llegados a aquel punto, no podía importarle menos. Empujó a su padre con toda la fuerza que le dieron los músculos de sus brazos y, aún así, se le rompió el alma a cachos cuando Rocke trastabilló hasta chocar contra el mueble bodega.

Jadeó como si llevara tres horas combatiendo en las putas calles.

-Nunca… degrades a Qhuinn… delante de mí. Puedes insultarme lo que quieras, pero nunca le culpes a él para no asumir que tu hijo es gay.

Rocke se incorporó, recolocándose la americana, y se pasó las dos manos por el pelo hasta volver a ser la viva imagen de un caballero.

-Voy a salir a la terraza.- anunció con la rabia temblando en la voz-. Con tu madre y mis amigos, con la gente recta que te aprecia. Y te vas a sentar a mi lado, junto a Jasmine. Vas a ser el hijo que siempre has sido y vamos a olvidar que hemos tenido esta conversación o asumiré que mi hijo ya no existe, ¿estoy siendo claro?

Blay se quedó sin aire. Así que habían alcanzado el punto de no retorno. O te comportas como un macho hetero digno o te expulso de la familia. Antes muerto para el mundo que gay. No opuso resistencia cuando su padre le empujó para abrir la puerta y salir a la terraza. No podía.

Durante unos minutos repasó las estanterías con libros. La mesa de madera noble. Las botellas ordenadas en la bodeguera. La colección de plumas lacadas en negro y oro de Rocke. Sin ver. Así que aquel era el límite de la tolerancia de su padre. Del mismo que creía que las familias que formaban el verdadero corazón de la glymera sostenían unos valores rancios y obsoletos. Del que había acogido a Qhuinn en su casa porque decía que un ojo de cada color era un motivo estúpido para despreciar a alguien. Del que le había apoyado en su decisión de entrar en el programa de entrenamiento de la Hermandad.

Rocke podía aceptar muchas cosas, pero no que su único heredero fuera maricón. Blay se había estrellado contra el único punto en que las diferencias con su padre eran irreconciliables.

Pero gay se nacía y él no podía cambiar su condición, igual que no podía dejar de luchar. Tal como Payne había dicho, ¿tenía que languidecer fingiendo que era otra cosa sólo para que sus padres fueran felices? No. Pero tampoco podía obligar a su familia a aceptarle con las consecuencias que eso acarrearía.

Virgen, dame fuerzas…

Podía largarse de la casa y dejar el final de aquello para otra noche, para una conversación en privado sin invitados, pero no ganaría nada. Rocke continuaría fingiendo sordera selectiva hasta que no pudiera negarlo durante más tiempo porque todo el mundo lo sabía. Así que sólo tenía una salida, por humillante que fuera para él.

Salió a la terraza con la sensación de tener ochocientos años. Al menos, su cuerpo y su alma pesaban igual.

Rocke ya estaba sentado en la cabecera de la mesa, con el otro extremo reservado, en un honor que había que leer entre líneas, al padre de Jasmine. A la derecha de Rocke se sentaba su mahmen, y la desesperación en sus ojos era obvia para cualquiera que la conociera. A la izquierda de su padre, el asiento vacío reservado para él y, a continuación, la hembra que su familia le proponía, como arco de triunfo hacia la madurez social.

Blaylock fingió que no había invitados. Emborronó mentalmente a todos hasta dejar nítido sólo a su padre o no podría hablar. Se detuvo a su lado, al lado del asiento reservado para él, y se quitó el sello de oro con dedos temblorosos. El “clinc” de cuando lo apoyó sobre la mesa, sin que Rocke alzara la mirada, fue tan sonoro como un cañonazo.

-No voy a avergonzaros con mi pertenencia a esta familia durante más tiempo.- habló tan bajito que no supo si alguien más le escuchaba a parte de Rocke-. Porque no puedo cambiar lo que soy. Espero que un día puedas entender que sigo siendo Blaylock. Renuncio a mi apellido… a mi herencia… y a mi linaje.

Retiró los dedos del anillo, dejándolo en la mesa al lado de su padre.

Las exclamaciones e inhalaciones de sorpresa le habrían mareado de no ser por la voz que sonó justo a su espalda.

-Y yo le doy la bienvenida al mío.

Blay giró sobre sus pies sin mover un solo músculo, incluidos sus pulmones. Qhuinn estaba allí, hermoso en su diferencia, con su pelo de punta, sus piercings, su camiseta oscura y sus ojos bicolores. No era una alucinación.

Rocke se levantó muy despacio, haciendo caso omiso del “cariño, por favor” murmurado por su mahmen.

-¿Cómo te atreves a poner un pie en esta casa?

Blay sólo siguió con la vista fija en Qhuinn, en su caminar peligroso hasta que su macho se detuvo a su lado, inundándole con su olor. Los dedos de Qhuinn se entrelazaron con los suyos delante de todos y Blay no habría podido decir si era el mejor momento de su vida o el peor. En aquel momento, él era un trozo de corcho insensibilizado.

-Vengo con respeto, señor.- Qhuinn saludó a su padre con una inclinación de cabeza y no vaciló-. A decirle que Blaylock tiene una familia a la que pertenecer, la mía, y que usted puede estar tranquilo; prometí que nunca le deshonraría y no lo haré. Cuidaré de Blay lo mejor que sepa. No es que lo necesite –Qhuinn le miró de reojo con un atisbo de sonrisa- pero me gusta pensar que puedo hacerlo.- se volvió de nuevo hacia su padre-. Sería un honor que usted nos diera su… ah, consentimiento para… emparejarnos. Pero, si no quiere, no importa. Igualmente no pienso alejarme de él.

Demasiado.

Demasiado bueno mezclado con horriblemente malo con inesperado, embarazoso y aderezado con la culpabilidad de que Saxton estaba allí y no sabía nada y que todos los pares de ojos estaban fijos en él y…

-Me… voy.- se oyó murmurar.

Echó a andar en un espejismo, sin saber qué era real, qué parte una pesadilla y cuál la culminación de sus sueños. Lo único tangible era la mano de Qhuinn en la suya, que fue reemplazada por su brazo pesado sobre sus hombros. Le pareció que salían de casa de sus padres y caminaban por las calles, pero Blay no conseguía distinguir nada de lo que le rodeaba.

El mundo no era real. La cara de su padre, sí.

Podían llevar horas caminando sin rumbo por el centro de Caldwell, o sólo minutos, pero Blay recuperó parte de sus sentidos sentado en un banco en un enorme parque con Qhuinn en cuclillas delante de él, mirándole sin parpadear.

-Eh… ¿estás mejor?

Negó con la cabeza y, al hacerlo, notó la humedad que le corría por las mejillas.

-Volvamos a casa.- la voz de Qhuinn era ronca- ¿Puedes desmaterializarte?

¿Podía si ni siquiera tenía energías para secarse la cara?

Asintió. Echar raíces en un parque hasta que amaneciera no sería una decisión prudente.

-A la… -carraspeó cuando la voz se le quebró-. A la puerta del… garaje.

Lo último que necesitaba era entrar por la puerta principal y aguantar la compasión de los demás.

La de Qhuinn ya resultaba bastante dolorosa.

OOO

La realidad era un concepto discutible, distinta según las posibilidades de percepción de su observador.

La Virgen Escribana flotó delicadamente sobre la hierba plateada de las afueras de su reino, pasado el conjunto central de templos que constituía su hogar y el de las pocas Elegidas que no la habían abandonado. Más allá del árbol con sus pájaros cantores, aún más lejos que el Templo de la Visión.

Las Elegidas eran instruidas en que, cuando alcanzaban los confines de su reino, volvían al principio. Cualquiera de ellas podía caminar durante horas, alejándose de los templos, por la vasta planicie de hierba suave hacia el horizonte, para encontrarse de vuelta en el patio de la fuente. Ellas creían que la dimensión que habitaban era esférica.

Su reino, sin embargo, se asemejaba más a la parte superior de una moneda, por utilizar conceptos mortales.

Los bordes de la moneda constituían fronteras infranqueables sólo para los mortales que intentaran traspasarlos. Para ella, eran el principio de una zona intermedia, donde la luz que bañaba su plano natal se difuminaba gradualmente, perdiendo brillo e intensidad, hasta transformarse en un limbo de niebla grisácea que se oscurecía hasta tornarse en las más densas tinieblas.

Era el único punto donde podía tener contacto con su opuesto.

El Dhund, el espantoso vacío tenebroso y gélido que era el hogar del Omega, ocupaba justo la otra cara de la moneda.

Ambos planos también eran puertas. Portales espirituales que las almas franqueaban una vez los cuerpos de sus hijos morían. Los vampiros iban al Fade a través del Otro Lado. Los restrictores, aquellos engendros de maldad, volvían al Omega a través del Dhund.

Pero los señores de ambos planos debían abrir las puertas a los que morían y había alguien, un ser nacido de ambos mundos, que se había encontrado cerradas las dos.

La negrura que se albiraba más allá del limbo gris se agitó un instante y de ella se desprendió un jirón negro tinta. En aquella frontera, ninguno de los dos tenía por qué camuflar lo que eran bajo ropajes. La Virgen Escribana se adentró en la penumbra hasta el mismo punto que lo hizo el Omega.

-Saludos, hermano.

OOO

Qhuinn pulsó los dígitos de seguridad para abrir la puerta del garaje de la mansión y el pitido de las teclas fue lo único que rompió el silencio sepulcral. El mismo en que habían caminado durante dos horas desde que habían salido de la casa de los padres de Blaylock. También entre el silencio de todos los presentes.

Tanto jodido silencio le estaba volviendo loco.

Espió a su macho de reojo. Blay parecía un muerto viviente, llorando sin un solo sonido, totalmente inexpresivo, con la vista fija en la puerta metálica que se abría despacio hacia dentro. Qhuinn no podía culparle.

Por mucho que él le hubiera ofrecido formar parte de su linaje y le hubiera pedido la bendición a su padre, Blay acababa de perder a su familia. Él entendía bien lo que eso le podía hacer a un tipo. Aún así, se le había quedado grabada la expresión arrobada en sus ojos cuando él había dicho delante de todo el mundo que quería que fuera su pareja.

La maravilla se había desvanecido demasiado pronto, ahogada en un alud de mierda. Pero, durante esos segundos que había durado, había sido como si un soplo de viento hubiera disipado nubes de tormenta para dejar ver el cielo.

Eso era lo que Blay había estado esperando de él, ¿no? Ver que Qhuinn tenía la seguridad suficiente en sí mismo y en su relación como para plantarse delante de sus padres, y del mundo entero si era necesario, para decir “quiero a Blaylock a mi lado”.

Pero para Qhuinn eso era tan obvio ahora que le parecía insuficiente. Miserablemente indigno de que lo Blay era para él, poca cosa en comparación con los años que le había hecho sufrir y nada que pudiera expresar que… bueno, que Blay no estaba solo, que le tenía a él.

Carraspeó e inspiró para darse valor antes de girarse hacia su macho. Ya no podía soportar más aquel silencio.

-Blay… Mírame.

El pelirrojo entró en el garaje bajo el parpadeo de los fluorescentes encendiéndose.

Mierda.

Qhuinn corrió e interceptó a Blay cuando su amante ya estaba de camino a las puertas de acceso a la parte subterránea del complejo. Apostaba a que se iba a encerrar en su habitación sin que nadie le viera. Solo. Qhuinn se detuvo delante de él y le cogió los brazos con fuerza.

-¡Blay! Mierda, para. Por amor de la Virgen, nallum, mírame.

Él levantó la cabeza poco a poco y la respiración de Qhuinn se volvió errática. La mirada enrojecida y destrozada en los ojos azules le hizo pensar en un hombre que se ha quedado sin raíces. Perdido. Blaylock apretó los párpados, conteniendo las lágrimas, y cuando los abrió su expresión era atormentada.

-G-gracias. Por lo que dijiste.- murmuró, con la voz engolada-. Por… intentar salvar mi… dignidad ofreciéndote a acogerme en tu… familia. Por decir que eres mi… pareja.- apretó los labios y desvió la mirada-. Pero no… no necesito piedad. Ya sabía que esto acabaría así.

-¿Qué?- Qhuinn pensó que los ojos se le habían salido de las cuencas rebotando como canicas- ¿Estás mal de la cabeza, Blay? ¿Crees que he dicho eso por piedad?- de la impresión, sus manos resbalaron de los brazos del otro. Dio dos pasos arriba y abajo del garaje, mesándose el pelo e inspirando como un ahogado hasta que volvió a detenerse ante su macho. Blay era la miseria encarnada- ¿Tanto la he jodido?- murmuró con el dolor en la voz- ¿Tanto desconfías de mí que incluso cuando le pido su bendición a tu padre para emparejarme contigo… cuando les digo que se pueden meter sus prejuicios por el culo porque tú eres de mi familia… no me crees? ¿Incluso después de decirte que había roto con Layla?

Blay parpadeó un par de veces sin decir nada, plantado en el garaje bajo la luz violácea del fluorescente, con los brazos flácidos a los lados.

Qhuinn se dio un par de golpecitos en los labios con un puño, buscando las jodidas palabras que rompieran la burbuja de incredulidad de su macho, rebuscando en su cerebro, pensando qué necesitaba Blay que dijera él…

Eso era.

Justo eso. A Blaylock no le servían las palabras. Necesitaba saber, tocar, la certeza de que tenía algo que llamar suyo. Exactamente como él habría deseado poder hacer cuando su familia le había expulsado: saber que tenía a alguien. Y, a través de ese conocimiento, aspirar la fuerza que da pertenecer a algún sitio.

Empezó a sudar bajo la camiseta y se frotó las manos en los tejanos, con un nudo prieto en el estómago.

Vio lo que su macho necesitaba con claridad diáfana: saber, sin asomo de duda, que Qhuinn era suyo. Porque también era lo que él había estado anhelando: saber que era de Blay. Que por fin todo encajaba.

Levantó la vista hacia la estatua silenciosa que era Blaylock y habló en voz baja.

-Si te pido que me acompañes a un sitio, ¿lo harás?

Los ojos de Blay hicieron un esfuerzo por enfocarle.

-Estoy cansado.

Qhuinn extendió la mano hacia él.

-Por favor. Es… importante. Para los dos.- enarcó las cejas, dándole énfasis.

Por un momento pensó que Blay se negaría. Al final cogió su mano y Qhuinn enlazó sus dedos, apretándolos con fuerza. Le dio un suave tirón para que le siguiera al interior del complejo y le condujo más allá del centro médico. Aquel podría ser un buen lugar, pero no encontraría uno de los componentes imprescindibles para lo que tenía en mente; nadie usaba sal en un quirófano.

Qhuinn se detuvo ante la pequeña puerta de la fragua y, sin soltar la mano de Blay, pulsó el código de seguridad que la abrió con un “puf”. Aspiró el olor a hierro y aceite antes de tantear con la mano libre en busca de un interruptor. Las herrerías eran, por propia definición, lugares poco iluminados; los artesanos necesitaban percibir el matiz del color del acero calentado sin que la luz artificial engañara su vista. Por lo que había visto hasta ahora, V trabajaba sólo a la luz del horno de gas o de las velas que tenía repartidas por el pequeño espacio. Pero el interruptor prendió un par de lamparitas de luz anaranjada junto a la puerta de entrada y una más al fondo de la sala, junto a las estanterías con las barras de acero, un pequeño escritorio con papeles que contenían los esbozos de V y un sofá de cuero viejo en el que el Hermano debía tumbarse a descansar en sus largos períodos de trabajo.

Blay se quedó plantado al lado del yunque ennegrecido, pasando la vista por el espacio, y Qhuinn recordó que nunca había entrado allí.

-Es verdad que Vishous te está enseñando, entonces.- murmuró.

-Sí. Pero de momento sólo he practicado con una pieza.

Trasteó por toda la herrería hasta reunir lo que necesitaba: la burda imitación de daga que llevaba dos días trabajando, un trapo blanco limpio, un pote de la sal que V usaba para limpiar algunas impurezas y, dándose valor, aceite vegetal, del que se mezclaba con agua para enfriar las piezas.

Cerró los ojos un momento, de espaldas a Blay, y rezó una breve plegaria en silencio antes de girarse hacia él. Se sacó la camiseta por la cabeza y la tiró sobre el escritorio. Blay frunció el ceño y sus ojos claros se pegaron a su torso desnudo, recorriéndolo hacia arriba hasta llegar a su cara.

Qhuinn alargó una mano, ofreciéndole la tosca daga, con la empuñadura hacia Blay, apoyada sobre el trapo blanco.

­-­¿Por qué me das esto?- Blay observó la daga y el paño sin tocarlos.

-Esta es la primera daga que he forjado. Sé que es basta, pero la punta está muy afilada.- comenzó, con la voz ronca-. Creí que no sería capaz de hacerlo, no acababa de ver la forma adecuada en la barra de metal que usaba. Pero salió, aunque tiene muchos fallos por pulir. Entendí lo que el acero quería que hiciese con él.- aguantó la mirada de Blay con fijeza-. Me ha costado muchos años y… te he hecho mucho daño por el camino. Pero ahora veo la forma que quiero que tenga mi vida… nuestra vida.- se encogió de hombros, moviendo la mano con la daga-. También tenemos muchas cosas por pulir y no… será perfecto, pero nosotros… juntos… como pareja… somos la forma correcta.- soltó una risa incómoda-. Mierda, me parece que todo esto tiene más sentido para mí que para ti, ¿verdad? Lo que quiero decir es… que quiero que sepas que soy tuyo. Que no es por piedad ni por ninguna mierda. Y la única forma de que lo entiendas de verdad es que grabes tu nombre… en mi espalda… con tus propias manos.

Ahí estaba.

Expresado con toda la seguridad y la convicción que Qhuinn nunca había usado para nada más.

OOO

Blaylock tardó tanto en procesar lo que Qhuinn le estaba diciendo como si su cerebro estuviera preparado para operar en Windows y le estuvieran insertando un Linux.

Intentando entender aquel nuevo lenguaje que nunca pensó que oiría.

Estudió a Qhuinn, no a su colega medio alcohólico, oliendo a sexo y con el autodesprecio en los ojos de siempre, sino a Qhuinn, a la joya en bruto que siempre había sabido que latía bajo todo eso, como si el mundo estuviera dando vueltas y su macho fuera el único punto estable.

Joder, el mundo estaba dando vueltas. Blay tuvo que aferrarse al yunque para no irse al suelo.

Qhuinn seguía de pie al lado de un sofá negro con la mano extendida, su enorme pecho subiendo y bajando con calma, sin alterarse. Hermoso y sereno en la penumbra anaranjada.

Eso fue lo que consiguió que Blay lo entendiera de golpe.

-Tú quieres ser… mi pareja. Delante de todos.

Qhuinn inclinó la cabeza a un lado y estiró una sonrisa torcida.

­-Sí.

-Y quieres que… me una… a tu familia.

La sonrisa torcida se hizo más amplia y Qhuinn enarcó una ceja.

-Sí.

-Porque me quieres.

El blanco níveo de los colmillos de Qhuinn brilló cuando su sonrisa abarcó toda su cara.

-De los pies a la cabeza, por dentro y por fuera. Con toda mi alma.

-Oh, joder…

Las piernas de Blay se movieron solas y se estrelló contra Qhuinn, ciñéndole los brazos alrededor del cuello con tanto ímpetu que lo derribó. Qhuinn cayó sobre el maltrecho sofá con él encima, riendo.

-Eh, cuidado con la daga. Se supone que soy yo quien tiene que acabar tajado, no tú.

Blay quedó sentado a horcajadas sobre Qhuinn, sólo mirándolo, hasta que su macho le sonrió.

­­­­­­­­­-Debo tener cara de imbécil.

Por el beso rudo que recibió de improviso, no parecía que a Qhuinn le importara mucho que se hubiera quedado con los ojos como platos y la mandíbula colgando.

-Tienes la cara de felicidad que debería haberte dado hace muchos años.- Qhuinn le acarició la mejilla un momento y luego enarcó las cejas con ironía-. Bueno, ¿vas a coger la maldita daga o no? Pesa bastante más de lo que tocaría y se me está durmiendo el brazo.

Blay casi se rebanó los dedos en sus prisas por coger la pieza y el paño de manos de Qhuinn. Comprobó la punta afilada y tragó saliva.

-Va a dolerte. Mucho. “Blaylock” tiene ocho letras.- joder, estaba empezando a temblar otra vez.

Qhuinn apoyó las manos en sus caderas.

-Ojalá fueran más. Ojalá sangrara más por llevarte en mi piel. Así podría ofrecerte más en compensación por lo que te he hecho.

Virgen, estaba tan serio. Eso no era uno de sus ridículos sueños imposibles. Era la realidad.

Qhuinn iba a emparejarse con él. Y él…

-Quiero llevar tu nombre.- Blay frunció el ceño, fiero-. Todas tus letras, quiero saber que soy tuyo.

Algo cambió en los ojos de Qhuinn, más bien pareció que les hubieran prendido fuego y su macho se revolvió debajo de él, carraspeando.

-Lo tendrás. Tendrás mi nombre y lo que quieras de mí pero antes… antes tengo que hacer esto, ¿vale? Antes ­de grabarte mis letras en la piel tengo que poder mirarte y ver que ya no dudas de mí.

Blaylock sonrió tanto que le dolieron las mejillas. Se miraron como tontos un largo momento antes de que Qhuinn empezara a hacer el caballito debajo de él, intentando desmontarle.

-Por mucho que me guste tenerte encima –ronroneó- creo que tendré que girarme para que puedas alcanzar mi espalda.

-Perdona…

Blay se puso en pie, muy consciente de que la mirada de Qhuinn había conseguido despertar a su segundo yo. El cuero agrietado del sofá crujió cuando el moreno se quitó las botas y el cinturón de los tejanos para estar cómodo y se giró en el asiento, sentándose de lado con las piernas cruzadas mirando hacia la pared, dejándole espacio para que pudiera arrodillarse tras él y usar el cuchillo. Qhuinn se giró sobre su hombro desnudo y Blay vio el naranja de la luz jugando con sus ojos.

­-Tendrás que quitarte ropa, Blay. Va a salir sangre.

-Sí. Claro.- sólo que no parecía capaz de soltar el cuchillo y el paño. Por si acaso.

Carraspeó, dejó los objetos en el sofá y se quitó la americana. La mirada de Qhuinn no se alejó de él mientras se aflojaba la corbata, se la quitaba y se desabrochaba la camisa. Los zapatos y los calcetines siguieron el mismo camino y, a pesar de llevar pantalones, Blay tenía la impresión de estar desnudo.

Una erección del tamaño de la puta estatua de la Libertad podía ser una buena explicación.

El sofá se hundió un poco más cuando acomodó su peso detrás de Qhuinn, arrodillándose. Para poder alcanzar bien sus hombros, tendría que pegarse a su espalda. Clavándole en el culo lo que se le había puesto totalmente duro.

Teniendo en cuenta que iba a rajarle la espalda, no parecía que eso tuviera que darle mucha vergüenza.

Blay se acomodó y oyó el siseo de Qhuinn cuando su macho notó su polla contra la baja espalda. Sin saber por qué, Blay ronroneó. Los músculos de la espalda de su chico ondularon cuando se giró para dispararle una mirada de reojo entre pestañas bajas.

-O empiezas ya o no harás otra cosa que ronronear durante las próximas dos horas.

A Blay la carcajada le salió sola desde el centro del pecho. Empujó a Qhuinn para que volviera a girarse hacia delante y luego dejó que su mano resbalara por toda su ancha espalda, desde la nuca tatuada hasta la cintura de los tejanos.

-Prepárate. Vas a desear que me llame Ian.

-Mierda, no, antes muerto.

Qhuinn se encogió de dolor cuando la punta del cuchillo forjado por él mismo se hundió en su carne, pero no protestó. Se limitó a agachar la cabeza y a respirar fuerte mientras Blay grababa surcos en su piel, dando forma a las letras de su nombre en el Idioma Antiguo. La sangre empezó a resbalar enseguida desde los hombros de Qhuinn, corriendo por su espalda, y a Blay le pareció que cada reguero era una pena que desaparecía de su interior.

Qhuinn, por fin, le estaba dando lo que Blay necesitaba.

Ellos dos juntos. Sin “peros”, en cuerpo y alma. Haciendo suyo a Qhuinn con sus propias manos, sin testigos, sin opiniones. A solas.

Lo que hacían, grabar su nombre en la piel al modo de los hellren con sus shellans, no era legal entre miembros de un mismo sexo. Luego ya vendrían los tatuajes para cubrir los grabados, como los de V y Butch, pero aquel precioso momento era suyo.

Blay quiso usar el paño para secar la primera sangre, pero se encontró inclinándose sobre los hombros de Qhuinn y lamiendo los hilos carmesíes. Besando los surcos de la “B” en su piel. El gemido ronco de Qhuinn y la forma en que tensó los músculos le hicieron sentir poderoso.

Liberado.

Trazó las otras siete letras de su nombre sin que le temblara la mano ni un momento. Secando la sangre de su macho con reverencia, apreciando el regalo que le daba. Blay murmuró palabras en el Idioma Antiguo mientras grababa los caracteres, besando los hombros y la nuca de Qhuinn en las pausas que hacía para que recuperara el aliento.

La espalda de su pareja era un amasijo sangriento para cuando acabó, el sudor formaba una película brillante sobre la piel tostada y Qhuinn respiraba en cortas inhalaciones. Pero no se quejó ni una vez.

Blay se levantó, llenó un cuenco con agua fría y vertió parte de la sal que Qhuinn había preparado. Mojó otro paño limpio en la mezcla y la escurrió sobre las heridas recién abiertas, tragando saliva. Qhuinn se dobló sobre sí mismo y respiró por la boca, fuerte. Ni un lamento mientras Blay sellaba las heridas, garantizando su permanencia en la piel durante todos los siglos que Qhuinn viviera. Cuando acabó, tuvo que dar un paso atrás, sobrecogido.

Dulce Virgen…

Allí estaba: su nombre destacando en rojo en la espalda del amor de su vida.

Blay había soñado su emparejamiento en una escena de cuento en el recibidor multicolor de la mansión, con su familia alrededor, sus amigos sonriendo y todo según la costumbre ancestral.

En cambio, fue aquello, aquel escenario en penumbra, la herrería con su trabajo cotidiano, el crujido del cuero del sofá, la ausencia de todo sonido excepto las respiraciones de los dos lo que le dio realismo. Lo que le dijo a Blay, definitivamente, que Qhuinn era suyo.

Su macho alargó la mano hacia el pañuelo empapado en sangre con que Blay le había ido secando mientras grababa. Qhuinn se levantó del sofá, clavó una rodilla en el suelo y se lo tendió con las dos manos.

-Te ofrezco este paño con mi sangre en prueba de mi devoción, Blaylock. Es mi deseo que lo tomes, junto conmigo, si crees que he aceptado tu nombre en mi piel con la suficiente valía.

 

¿Y a quién le importaba que no fuera la fórmula tradicional de un emparejamiento cuando salía del corazón? Blay cogió el paño mientras levantaba a Qhuinn cogiéndole de la muñeca.

-Te acepto, Qhuinn, de la casa Warrior.

-A propósito de eso…- Qhuinn se metió una mano en el bolsillo de los tejanos y extrajo dos cintas de seda, una negra y una blanca. Blay reconoció los colores de la casa que Wrath había creado para Qhuinn. A la que él podía pertenecer y salvaguardar así el honor de su familia-. Creo que el blanco es más de tu estilo.

Qhuinn anudó la cinta a su muñeca izquierda y el pañuelo ensangrentado a la derecha, la mano de su arma. Los dedos del moreno se demoraron en la piel de la cara interior de su muñeca y el calor partió directamente desde allí hasta su entrepierna. Blay se acercó a su macho hasta que sus cuerpos se rozaron. Por la parte inferior primero. Los dedos de Blay bajaron con suavidad etérea desde los hombros de Qhuinn por sus pectorales, sus pezones, los abdominales hasta descansar en sus caderas.

Sus labios se entreabrieron para dejar espacio a sus colmillos. Extendidos.

El olor de marcaje empezó a brotar de él cuando subió los ojos de vuelta a los de Qhuinn.

El instinto de un vampiro vinculado recién emparejado de poseer a su macho, de dejar su semilla en su interior, de beber de él, estalló con tal violencia por su sangre que Blay tuvo que apretar los párpados.

No podía pedirle eso. Había personas que estaban cómodas en todos los papeles, pero Qhuinn no. Él nunca…

La mano de su macho le enlazó de la nuca y la boca de Qhuinn se pegó a la suya.

-Sé lo que quieres, Blay.- Dios, esa voz ronca, cargada de deseo-. Quieres tomarme.

Las pelotas se le tensaron y su polla dio un salto sólo con la imagen mental que crearon esas palabras.

-Sí, pero…

La lengua de Qhuinn jugó con la suya, tentando su control, y las manos de Blay apretaron sus caderas. Luego, Qhuinn le puso la piel de gallina hablando contra su oído.

-Hazlo. Márcame.

Blay tuvo que esconder la cara en el cuello de Qhuinn para ahogar el rugido que trepó desenfrenado por su garganta. Su polla latió en los pantalones demasiado pequeños.

-Mierda, tú nunca… lo has hecho, ¿verdad?

Las manos de Qhuinn bajaron por su espalda y le apretaron el culo. Gimió.

-No. Es para ti, Blay. Es… mierda, es lo que puedo darte que no ha tocado nadie nunca. Es la primera vez… que quiero que tengas.- el aliento de Qhuinn era cálido contra su oído. Temblaba de pies a cabeza-. Me da pánico y lo estoy deseando y necesito saber que lo has hecho antes. Con quien sea.

Ciertas imágenes pasaron por la cabeza de Blay. De él con Saxton y… Las forzó a retirarse a la carpeta de “pasado”. El presente y el futuro era Qhuinn. Levantó la cabeza de su cuello para mirarle y vio la vulnerabilidad. El deseo.

-Lo he… hecho.- tragó saliva-. No creí que prefirieras que yo… que yo hubiera tomado a otro macho.

Las cejas negras de Qhuinn se fruncieron. Abrió la boca un par de veces, apretó la mandíbula y luego las palabras salieron tropezando unas con otras.

-No lo quería. Fui un… imbécil mucho tiempo. Me cabreé cuando tu primera vez no fue conmigo porque no entendía una mierda. Pero la verdad es que lo prefiero.- le sacudió un poco, taladrándole con los ojos-. Prefiero que hayas probado a otros antes de elegirme a mí, Blay, prefiero que sepas lo que es para que estés seguro de que lo quieres conmigo. Todo. Tanto el… dejarte tomar como… ya sabes. Quiero que vengas a mí habiendo vivido. Quiero ser tu elección de verdad, no un encoñamiento de crío.- jugó con la bolita de su lengua y maldijo entre dientes antes de volver a mirarle-. Y además así sabrás lo que haces porque estoy nervioso del jodido demonio y… quiero que lo hagas… porque yo también lo necesito pero no te voy a poder ayudar una mierda porque estoy a punto de abrir un agujero de un puñetazo en la puta pared de nervios y…

Blaylock hizo lo único que sabía que funcionaba con Qhuinn.

Cortó su hilo de pensamientos con un beso con la boca muy abierta, invadiéndole, dándole algo a lo que aferrarse mientras le empujaba hacia el sofá con la sensación de que tenía algo muy, muy frágil entre las manos.

El cuerpo y el corazón de Qhuinn.

OOO

Qhuinn cayó sobre el sofá con el peso de Blay encima, la lengua en su boca y sus manos en su pelo y en la espalda. Se aferró a él con el miedo de un chico virgen en su primera cita, dejándose hacer. Un miedo que nunca había sentido porque siempre se había dejado llevar por su lado animal y nunca había tenido prejuicios a la hora de mostrar su cuerpo y tocar el de los demás.

Parecía que, cuando los papeles se invertían, sí era un jodido cagado.

Esperó que Blay le quitara los pantalones a tirones, que gruñera, que rasgara su garganta. Que le pusiera de rodillas sobre el sofá, se untara la polla en el aceite que había dejado a mano y se la metiera sin más. Pero, claro, eso era lo que él habría hecho. No su Blaylock.

Abrió los ojos sorprendido cuando Blay rompió el beso y le acarició la cara con una mano, rozándole el labio con el pulgar. Sonreía, tenía el pelo despeinado sobre la frente y los colmillos apoyados en los labios enrojecidos le daban un cierto aire de ángel malicioso. Antes de que pudiera ponerse en evidencia como un jodido bobo de campeonato diciendo cualquier idiotez, Blay le besó un par de veces, suave y casto.

-¿Puedo decirte algo sin que te rías?- murmuró el pelirrojo contra su boca, las manos largas acariciando su pecho.

-Dilo. Estoy demasiado nervioso para reírme.- y era verdad.

-Nunca había pensado que serías aún más hermoso así.- ronroneó mientras bajaba con los labios por su garganta.

Qhuinn gimió, inclinando el cuello.

-¿Y cómo es así?

-Como sino supieras qué hacer en la cama. O en un sofá.- la punta de la lengua de Blay corrió suave por su vena.

-Es que no sé qué mierda hacer… ¡Virgen!

Los colmillos de Blaylock presionaron justo sobre el lugar en que su pulso estaba bailando la puta samba, sin romper la piel, y las caderas de Qhuinn se elevaron por voluntad propia. Mierda, Blay sabía exactamente cómo ponerle a cien y él no tenía ningún control de la situación.

-¿Quieres tenerme desnudo? Por si cambias de opinión.

-Sí… -¿gruñó? ¿Jadeó? A quién coño le importaba.

Antes de que sus manos pudieran tomar conciencia propia y atacar el pantalón de Blay, su amante desmontó de sus piernas. Qhuinn no pudo hacer nada más que admirarlo como un gilipollas a la suave luz. Blay miró hacia la puerta de la herrería y se oyó el “clic” del pestillo al cerrarse. Lo mismo podría haberle inyectado heroína en la polla y adrenalina en la sangre. Los ojos azules se clavaron en los suyos y Qhuinn apretó los puños sin darse cuenta. Blaylock llevó las manos a su cinturón, desatándolo poco a poco sin dejar de mirarle. Le siguió el botón del pantalón de vestir. La cremallera. Blay dejó caer el pantalón al suelo y Qhuinn perdió el poco ritmo acompasado que tenía su respiración al verlo en bóxers negros.

Duro.

Sus ojos siguieron el recorrido de la tela hacia abajo como si estuvieran enganchados con imanes. Ahora sí, Qhuinn gimió, ondulando en el sofá, y su mano fue a su propia bragueta por impulso. Blay era perfecto en todas sus proporciones. Una jodida estatua de músculos trabajados y piel pálida con su sexo grande, hinchado y orgulloso, proclamando su masculinidad. Qhuinn nunca había visto a Blaylock así, exponiéndose desnudo de pie delante de él, erecto, y el efecto fue como gasolina sobre el fuego.

-¿Me deseas?- el susurro de su voz era suave en contraste con toda esa fuerza. Era Blay- ¿Aún me quieres… dentro?

La polla de Qhuinn dio un latido tan doloroso bajo su mano que echó la cabeza hacia atrás en el sofá, temiendo correrse en los malditos tejanos G-Star Raw. La espalda recién marcada debía estar aullando de dolor por el roce con el cuero del sofá pero Qhuinn decidió que sus pelotas dolían más que los cortes.

-Mierda, Blay… ahora.

Blay se arrodilló entre sus piernas abiertas y llevó las manos a sus tejanos. Qhuinn tuvo que echar los brazos atrás y cogerse al cabecero del sofá para no agarrarle la cabeza y bajársela sobre la polla, por amor de la Virgen. Blaylock no se dio prisa. Ni pizca. Le desabrochó los botones uno a uno y, cuando la punta de su erección apareció por la bragueta, no le hizo ni caso. Le quitó los pantalones con calma, tirándolos al suelo, y subió las manos por sus muslos, despacio, mirándole a los ojos más allá de su dureza pidiendo auxilio. Qhuinn no sabía si Blay pretendía que se olvidara de lo que iba a pasar y concentrara su atención simplemente en él, pero lo hizo. Su mundo se redujo a cada uno de los movimientos de Blay. A lo que quisiera darle.

-Cierra los ojos y deja las piernas abiertas.

Qhuinn tragó saliva.

-¿Por qué?

-Por favor.

Claro. Cómo no. No había que olvidarse de los putos buenos modales cuando estabas en pelotas con las piernas abiertas, tu polla protagonizando una manifestación en toda regla y tu pareja a punto de desvigarte.

Por supuesto, Qhuinn cerró los ojos.

Su respiración se aceleró al punto de la arritmia. Sus sentidos de guerrero intentaron ubicar a Blay en algún punto delante de él, entre sus piernas. Oyó algún sonido, como una rosca o una tapa y no supo a qué mierda pertenecía y estaba sudando y…

Las manos de Blay, resbalosas en aceite, treparon en un movimiento ininterrumpido por la cara interior de sus muslos, repasaron sus pelotas y se ciñeron a su polla, replegando su piel sensible en una sola caricia hasta la punta.

Qhuinn levantó las caderas del sofá y se corrió en una explosión, con un grito ronco y los ojos cerrados.

Esas manos bien untadas en aceite acariciaron sus orbes, apretando con suavidad, y se movieron sobre su verga, arrancándole espasmos cremosos sin que Qhuinn pudiera abrir los ojos hasta que acabó.

-Jo-der…

Enfocó a Blay a duras penas, aún sosteniéndose con las manos en la parte de arriba del sofá, resollando. Su chico seguía de rodillas entre sus piernas, sonriendo, y a Qhuinn se le volvió a nublar la vista cuando Blay bajó la mano pringada de semen y aceite a su propia entrepierna, esparciendo la mezcla sobre su polla.

-¿Nunca… has usado… aceite?- mierda, Blay también jadeaba.

Sólo con ver lo que estaba haciendo, Qhuinn volvió a ponerse duro.

-No.- la palabra salió en una espiración.

¿No se suponía que él era quien se había tirado a media jodida Vía Láctea, no Blay?

Ya… Quizás Blay conocía más trucos del sexo de calidad entre machos que él.

-Tendré que enseñarte.

Blay volvió a montarle a horcajadas, metiéndole la lengua en la boca y acariciándole el abdomen con su polla resbalosa, usando su fuerza para obligarle a cambiar de posición. Qhuinn se encontró tumbado en el sofá con Blay encima, entre sus piernas, y no se le ocurrió ninguna queja. Cuando Blay empezó a mecerse con el ritmo del sexo, sin romper el jodido beso que le estaba robando el aire, Qhuinn volvió a tensarse. Se separó de él aferrándole los hombros.

-¿Vas a hacerlo? ¿Ahora?

Blaylock sonrió en vez de responder. Luego bajó la cabeza hacia su pezón y chupó, tirando de su anillo. Qhuinn maldijo, se arqueó y el contacto de sus sexos amenazó con volver a desquiciar a su polla. Sus manos volaron al culo de Blay, apretando, y el vaivén de las caderas del pelirrojo le dio una idea muy precisa de cómo sería cuando estuviera dentro de él.

No supo cuándo cerró los ojos, abandonándose a la lengua de Blay en sus pezones, a la sensación de sus pollas resbalando una con otra y a aquel balanceo sensual. Cuando Blay introdujo una mano aceitosa entre sus cuerpos, rodeándole y masturbándole, Qhuinn dejó de intentar preguntar.

Blay guiaba. Él sentía. Trato hecho.

Mantuvo los párpados apretados mientras la mano de Blaylock jugaba con su hendidura, repasaba las venas de su polla, bajaba a sus pelotas y se entretenía en sus ingles. Erótico y lento. Blay absorbió sus gemidos besándole, trazando círculos con la lengua contra la suya mientras su mano masajeaba sus testículos con el mismo movimiento. Antes de darse cuenta, Qhuinn tenía las manos enredadas en su pelo y un muslo sobre sus caderas, dándole mejor ángulo para que siguiera con lo que hacía.

La boca de Blay dejó la suya y bajó por su cuello. Los dedos aceitados resbalaron más debajo de sus testículos, y Qhuinn dejó escapar un siseo cuando pasaron sobre su entrada. Antes de que pudiera tensarse, Blay besó y chupó justo en el punto de la garganta donde le había mordido hacía dos noches. El ramalazo de placer crudo le hizo romper a sudar y retorcerse sobre el sofá entre juramentos. La mano de Blay acarició sus nalgas, las separó y exploró entre ellas sin llegar a introducirse en su interior, acostumbrándole a la sensación.

-¿Sabes lo que imaginaba las veces que jugábamos a la consola en mi habitación, tumbados en mi cama?- murmuró Blay mientras besaba su hombro.

Qhuinn abrió los ojos con un esfuerzo, todo su mundo reducido al macho sensual que le estaba convirtiendo en pulpa.

-¿Q-qué?

-Que tu mano se desviaba a mi bragueta.- los dedos de Blay empezaron un baile alrededor de sus músculos estrechos, esparciendo aceite-. Que me bajabas la cremallera, metías la mano dentro y me tocabas.

Los escasos glóbulos rojos que circulaban por el cuerpo de Qhuinn fueron a reunirse con sus compañeros en su polla. Lo que le convenció de que Blay le estaba contando sus sueños oscuros y no practicando alguna especie de conversación sucia de cama fueron sus mejillas rojas. Se aferró a sus hombros sin dejar de mirarle mientras los dedos del pelirrojo masajeaban su entrada y sus nalgas.

-Y… ¿qué más?- joder, iba a correrse si Blay le seguía explicando sueños húmedos.

La lengua de su amante recorrió todo su labio inferior.

-Cuando íbamos a los lavabos… en el ZeroSum… quería que me encerraras en uno, que me pusieras las manos contra la pared… y que me tomaras.- la voz de Blay no era más que un susurro-. Por detrás.

Un dedo largo resbaló en su interior, pillándolo a media fantasía mental, y todo el cuerpo de Qhuinn se sacudió del sofá. Clavó las manos en las caderas de Blay y apretó los párpados hasta el dolor cuando el dedo empezó a moverse, tan despacio que al principio no lo notó.

Girando. Dentro. Fuera. Girando.

-Joder… joder… Mierda, más… rápido, Blay.- porque no sabía si podría resistir mucho más ese contacto deliberado, el orgasmo que le tenía la polla pulsando contra el estómago de su macho, la sensación de vulnerabilidad o la puta excitación de entrar en el Mundo Erótico de Blaylock.

No le hizo ni caso.

Blay imitó con la lengua en su boca los movimientos de su dedo hasta que Qhuinn creyó que el cerebro se le estaba derritiendo en el cráneo de puro calor. El pelirrojo se separó y le miró muy serio mientras se retiraba de su interior. Mojó los dedos en más aceite, dejándole ver cómo resbalaba antes de bajar la mano por su abdomen y seguir todo el camino hacia el sur. Qhuinn abrió las piernas sin separar los ojos de esos tan azules.

Los dos dedos que entraron en él lo hicieron milímetro a milímetro, para que fuera muy consciente de la sensación de ser poseído. Esa vez, Qhuinn se golpeó la cabeza hacia atrás con uno de los brazos del sofá. Sus pectorales se hincharon y sus abdominales se marcaron en cuadrados perfectos.

-Mier… Blay…

Si no le follaba ahora mismo, Qhuinn se correría. O se moriría de nervios. Punto.

Pero “Blay” y “prisas” no era una asociación correcta de conceptos.

-Mírame.

Abrió los ojos ondulando bajo Blay. Su amante tenía la boca entreabierta y sus colmillos eran muy blancos. Sus ojos ardían mientras le penetraba. Muy despacio. Saliendo del todo para lubricarle por fuera, excitando sus pelotas y su polla para volver a su interior, haciendo que Qhuinn se aflojara. Blay le robó un beso fiero, posesivo, que le dijo a Qhuinn lo que estaba representando todo eso para su macho. El alivio y la certeza y el deseo desbocado.

-¿Sabes lo que nunca me atreví a soñar?- jadeó Blay.

-¿Qué?- Qhuinn seguía abrazado a él, incapaz de soltarle aunque le fuera la vida.

-Esto.- tres dedos entraron en él y Blaylock hundió la cara en su cuello mientras él gemía, ronco-. Nunca… pensé que podría… tenerte. Que me dejarías… amarte.

Qhuinn no pudo analizar lo que Blay le estaba haciendo por abajo. Ni si dolía o era vergonzoso o poco machito. El nudo en el estómago que se le ponía cada vez que veía lo que no le había dado a Blaylock durante tantos años esa vez apretó de verdad. Tanto que una pelota de emociones, de soledad, de necesidad reprimida de cariño y de cuidados, subió de una patada por su garganta directa a sus ojos.

Por primera vez en veintiséis años, se le llenaron de lágrimas.

Cogió a Blay de la nuca, obligándole a mirarle sin importarle que su macho pensara que era una cría llorona.

-Hazlo. Quiero… joder, Blay, quiero que veas tu nombre en mi espalda mientras me lo haces.

Las palabras le salieron a trompicones pero se sintió el tipo más macho del mundo cuando vio la alegría húmeda en el rostro de Blay.

A la puta mierda con todo. Ese era su momento.

Qhuinn se movió, sacando los dedos de Blay de su interior, y se dio la vuelta en el estrecho sofá hasta quedar boca abajo, apoyado sobre el reposabrazos, con los brazos cruzados. El cuerpo de Blay era grande y cálido sobre él y sus dedos acariciaron las letras recién grabadas antes de bajar por su espalda. Una mano de Blay acarició su costado y se detuvo en su cadera. La otra…

Algo caliente, suave y redondo resbaló entre sus nalgas, empujando y retirándose sin llegar a entrar en él.

Qhuinn apretó los ojos cuando los labios de Blay besaron las heridas de las letras sobre sus hombros al tiempo que probaba a penetrarle, dejándole que cogiera aire. Un sonido parecido a un sollozo salió de su garganta cuando Blay susurró contra su oído.

-¿Sabes por qué… te quiero?

-No…

Cerró los puños. La punta de Blay le dilató un poco, con cuidado, y su macho le rodeó el cuerpo con el brazo izquierdo, apoyando la mano sobre su corazón.

-Porque eres leal… -la presión se alivió cuando Blay se retiró-…siempre pones… a los demás… primero.- volvió a entrar un poco en él, acostumbrándole-. Nunca… traicionarías… a los que quieres.- retirada-. Porque eres la persona… con el corazón… más grande… que conozco.

Blay empujó contra él. En serio. Y a Qhuinn, por fin, las lágrimas silenciosas le resbalaron por las mejillas. No sólo de dolor. También de alivio.

Era capaz de darle a su pareja lo que necesitaba. Era un macho completo. Era necesitado, aceptado y Blay no sólo le amaba porque lo había conocido desde siempre o porque le gustara su cuerpo.

Qhuinn apoyó la cabeza sobre sus brazos y gimió entre sollozos entrecortados mientras Blay entraba, se detenía y se retiraba para volver a avanzar un poco más. Besaba sus hombros, su espalda, le acariciaba los costados. Siempre en contacto, siempre… ahí. Como en realidad había estado desde que se habían conocido, dos mocosos delgaduchos de seis años.

Cuando las caderas de Blaylock al final se juntaron con las suyas, Qhuinn temblaba tanto que temió que su amante pensara que era por rechazo y no siguiera. Eso le mataría más que el poco dolor que sentía. Pero Blay apoyó la cara contra su hombro, jadeando, y, al hablar, Qhuinn supo que no pararía porque entendía el por qué se estaba portando como una niña.

-Siempre… has sido querido. Sólo que no lo sabías.

Qhuinn escondió la cara entre los brazos y lloró.

Blaylock no dejó de tocarle en ningún momento. Se movió sobre él con el pecho pegado a su espalda, la mano izquierda apoyada en el sofá para sostenerse y la derecha acariciando su pene. Fue lento y tierno. Largo y extraño. Acunados por jadeos y sollozos. Blay besó su piel sudada, murmuró sobre su espalda y le hizo gemir entre lágrimas hasta que Qhuinn no supo qué estallaría antes, su corazón o su orgasmo.

Fue lo segundo.

Lloró con fuerza, desgarrado, cuando Blay le arrancó el alivio con su mano, clavado hasta el fondo en él. Su boca seguía abierta, gimiendo entre sollozos, cuando Blaylock llenó su interior de humedad tibia, forzando su capacidad con empujones fuertes y duros. Marcándole con su olor. Como hacen los guerreros.

Blaylock cayó sobre él cuando ambos acabaron. Apoyó la cara sobre su espalda y enlazó los dedos con los suyos, apretándoselos hasta casi romperle los huesos.

-Eres… mío… Qhuinn. Nunca… estarás… solo.

Lloró con los ojos cerrados, sacudiéndose entre quejidos, hasta que los pulmones le dolieron y la garganta le ardió. Lloró en los brazos de Blay, con su macho en su interior, lo que no podía llorar con nadie más en todo el puto mundo.

Por su infancia maltratada, por los silencios y las culpas que le habían convertido en una zorra sin autoestima castrado emocionalmente. Por la única persona en el mundo que siempre le había abierto las puertas aún cuando él se las había cerrado en las narices. Por Blaylock, que había confiado en su honor y en su valía aún si él no conocía esos conceptos. Por el aire fresco de una vida sin ataduras.

Por la bendita, jodida y devastadora alegría de tener a Blay a su lado.

OOO

Saxton decidió que los viejos poetas tenían razón. Podía existir serena alegría en la más honda tristeza.

El brandy bajó despacio por su garganta y, aunque no apreció su sabor, los gestos mecánicos le aportaron paz mientras pasaba la yema de los dedos por las láminas que había terminado de pintar desde que se había trasladado a su pequeño refugio.

Había cambios fraguándose a su alrededor. Cambios en Qhuinn, cambios en Blaylock, cambios en él mismo.

Llevaba unas cuantas horas ya refugiado en su sótano, bebiendo con calma e intentando disolver en alcohol el torbellino de emociones que le había dejado la malograda cena. Dejar paso a Qhuinn había sido lo más doloroso desde aquellas noches fatídicas, tantos años atrás, en que se había entregado a un macho que no lo merecía y que después le había avergonzado ante todos.

Pero ver a su primo recuperar su dignidad y acudir al rescate de Blaylock, delante de la glymera, había conseguido algo que Saxton no creía posible: de algún modo, había borrado su propia humillación.

Saxton había sido parecido a Blaylock, con la misma inocencia y las ganas de salvar el mundo. Aquella semejanza era parte de lo que le había hipnotizado de su amante: tocándole se tocaba a él mismo, al Saxton que llevaba dentro, encerrado bajo llave. Asistir al final feliz que había creído imposible –el amante diciendo ante el mundo “quiero a este macho conmigo”- le había dado paz.

Probaba que el Felices para Siempre existía de verdad, que Saxton no había sido del todo imbécil aspirando a eso cuando era joven.

Le hacía querer cambiar él también.

Blaylock había decidido que prefería abandonar la glymera antes que vivir una mentira. Quizás él también tenía la valentía suficiente para imitarle. Oh, sí, formalmente ya no era un miembro de aquel retorcido club social de alta alcurnia. Pero se plegaba igual a sus convenciones. Trabajaba para ellos y, para qué seguir mintiéndose: no era un triunfo que los nobles que le despreciaban tuvieran que recurrir a él. Saxton seguía ganando pleitos para ellos, consiguiéndoles las mejores mansiones, asegurando la transmisión de sus herencias.

Sólo se había engañado endulzando un vino amargo. Él sostenía a una clase social que pregonaba valores dignos de la Edad Media humana, que ahogaba la libertad, el respeto a los derechos de los diferentes y que anteponía el linaje al amor a los hijos.

¿Iba a seguir haciéndolo?

Sonrió antes de apurar la copa. Quizás había llegado la hora de dejar salir al Saxton artista y reservar al abogado sólo para las causas nobles. A lo mejor, podía aceptar la oferta que había recibido al principio de la noche. Y, quizás, con el tiempo, con precaución, podría volver a abrirse a la posibilidad de encontrar a alguien con quien compartir los siglos venideros.

Acarició el único dibujo que había empezado y terminado el día anterior, el retrato a color de un joven macho sonriente de pelo rojizo.

Cuánto me has enseñado en tan poco tiempo…

OOO

Blaylock acabó por salir de Qhuinn y darle la vuelta para que los dos se pudieran tumbar de lado en el estrecho sofá de la fragua. Acunó a su macho contra sí durante todo el rato en que Qhuinn lloró, roto, con sus lágrimas tibias mojándole el pecho. Besó su pelo, murmuró palabras de consuelo y le rodeó con brazos y piernas. A él no se le escapó ni una lágrima. Sólo podía dar gracias a la Virgen por que Qhuinn, por fin, hubiera sacado todo lo que tenía dentro. Era la única forma de poder empezar desde cero. Y dio gracias por haber tomado a otro macho antes que a Qhuinn o esa explosión de llanto le habría destruido la autoestima porque la habría malinterpretado. Ahora sabía que Qhuinn lo había disfrutado, que él lo había hecho bien. Tanto que había roto su contención.

Al cabo de los dioses sabían cuánto tiempo, los sollozos remitieron. Mucho después lo hicieron los hipidos y, durante un largo rato aún, permanecieron abrazados en silencio en el calor de la fragua.

-Lo siento.- murmuró Qhuinn al final, todavía con la cabeza contra su pecho.

Tonto.

-¿Por qué?

-Porque ahora pensarás que lloraré cada vez que veamos “Memorias de África”.

Blay rió, estrechando su abrazo.

-Tú nunca te dejarías convencer para ver “Memorias de África”. No hay persecuciones.

-Cierto.- Qhuinn se movió un poco y Blay dedujo que estaba secándose los ojos con una mano. Cuando levantó la cabeza y le miró, los tenía rojos y el rostro congestionado, pero estaba sereno-. Oye, no quiero que pienses que esto es por ti… porque no lo hayas hecho bien. Ha sido… joder. No creo que sea capaz de estar abajo muchas veces pero… ha sido megaflipante.

-¿Megaflipante?- Blay enarcó las cejas- ¿Y traducido?

Qhuinn apoyó la cabeza en el reposabrazos del sofá, mirándole con un intento de ironía.

-Absolutamente maravilloso.

Él le dio un puñetazo en un hombro.

-¿Quién eres ahora, Jane Austen?

-Ouch, la misma, aunque no tengo ni zorra idea de quién es la piba.

Rieron un rato, aflojando la incomodidad, y luego Blay tuvo que preguntar.

-¿Te he hecho daño?

Qhuinn meneó la cabeza y luego movió las piernas.

-No. Sólo me noto un poco… removido. Como si me hubieras metido una batidora por…- debió ver su expresión de “¡uh-ah-grosero!” porque dejó la frase en el aire con un encogimiento de hombros. Luego le dedicó una sonrisa Profidén y una mirada de ascuas-. Por cierto, la tienes enorme. Que lo sepas.

-¡QHUINN!- el horno de la herrería no estaba encendido, pero Blay notó todo el calor en sus mejillas. Los mil y pico grados que debía alcanzar la cosa.

El muy cabrón rió a carcajadas hasta que él no tuvo más remedio que perdonarle las cochinadas. A fin de cuentas, así era Qhuinn. Su macho le rodeó la cintura y se lo puso encima del cuerpo para besarle con toda la saliva y la profundidad del mundo mientras repasaba su espalda y su culo con las manos. Blay admitió para sí que era una técnica muy eficaz para eliminar su sonrojo… y desviar la sangre a otro sitio. Cuando Qhuinn dejó su boca, Blay estuvo a punto de asesinarlo. El moreno le apartó el pelo de la frente y sus ojos buscaron los suyos.

-¿Todavía quieres mi nombre en tu espalda?

-Sí.

-¿Quieres que te lo haga yo?

¿Podía uno provocarse un esguince de mejillas a base de sonreír como un rematado capullo? Probablemente.

-Sí. Ahora.- Blay desmontó de Qhuinn, sentándose en el sofá sin importarle que su alter ego entre las piernas sobresaliera.

La mirada apreciativa de Qhuinn en esa misma dirección no ayudaba a bajar la cosa. Su guerrero se sentó, dio un respingo y juró entre dientes antes de ponerse en pie. Yup, demasiado pronto para sentarse.

-Voy a buscar una daga buena. Quiero que tenga el mejor filo.

Blay lo detuvo con una mano en su muñeca.

-Hazlo con la tuya, con la misma con la que te he marcado yo. Y- se desató el paño ensangrentado de la muñeca- usa éste para secarme. Por favor. Me gustaría… es idiota, pero me gustaría guardar nuestras sangres juntas.

Qhuinn tomó el pañuelo de su mano y le convirtió en fuego con una sola mirada. Desnudo como estaba su amante, Blay vio perfectamente la reacción a sus palabras. Tragó saliva. Quería a Qhuinn. En ese momento. Ya. Una y otra vez. Pero, como él antes, Blay quería que pudiera ver su nombre grabado cuando le tomara.

El sexo grueso de Qhuinn se balanceó cuando su macho caminó hasta recoger la daga del suelo, con el aceite brillando en sus abdominales. Limpió el filo con cuidado en agua y lo secó en una de las puntas que quedaban limpias del paño.

Blay se arrodilló en el sofá, con los brazos sobre la parte superior y los muslos algo separados. Ofreciéndole su espalda y lo que quisiera tomar. El cuero se hundió cuando Qhuinn se arrodilló tras él y su polla resbaló entre sus nalgas. Los labios de Qhuinn le rozaron el cuello.

-Me estás tentando demasiado, nallum.- le empujó con las caderas para que Blay fuera muy consciente del grado de tentación.

Como de 10 en una escala del 1 al 10.

Mierda, las cosas iban a ponerse salvajes cuando acabara. Blay se giró hacia atrás y sus labios casi se rozaron. Meneó los hombros, tensando los músculos a modo de recordatorio.

-Seguro que sabes trabajar bajo presión.

La polla bien aceitada de Qhuinn apretó con toda la intención entre sus nalgas y Blay abrió unos ojos como platos, pensando que iba a hacérselo en aquel momento… pero luego se retiró.

-Maldito seas.- murmuró Blay entre dientes.

-¿Ahora quién se siente bajo presión?- la mano de Qhuinn acarició toda la extensión de su espalda donde iba a grabarle su nombre-. Iré parando, ¿vale? No quiero hacerte más daño del necesario.

-Vas a rajarme la piel a tiras para grabarme seis letras, no me jodas con que no vas a hacerme daño.- le frunció el ceño mirándole por encima del hombro-. Además, lo quiero. Así que hazlo.

-Tú mandas.

Los muslos de Qhuinn apretaron con fuerza los suyos y su polla quedó encajada hacia arriba entre sus nalgas cuando se acomodó contra él para poder grabarle. Un gruñido trepó por su garganta, amenazó con convertirse en un lamento en cuanto la punta del cuchillo se hundió en su carne y Blay lo reprimió a fuerza de voluntad. No era una nenaza. No iba a degradar a Qhuinn quejándose por recibir su nombre.

Apretó los ojos, apoyando la cara entre sus brazos sobre la parte superior del sofá, concentrándose en el olor a cuero viejo y a aceite para no sucumbir al dolor, que era…

-Joder…

La lengua de Qhuinn pasó por la sangre de su herida, como había hecho él antes, mientras una mano de su macho se colaba por delante y le acariciaba el pecho, rozando sus pezones. Blaylock hizo crujir el sofá cuando se agarró con todas sus fuerzas.

-Esto es… jodidamente excitante.- los dedos de Qhuinn pellizcaron con suavidad antes de apartarse.

-Acaba… de una… maldita vez, ¡mierda!

El cuchillo volvió a su trabajo, mandándole del placer al “oh-coño-duele-un-huevo”. El cuerpo de Qhuinn contra su espalda ardía, su polla se mecía en su culo y la jodida punta de la daga le estaba haciendo ver las estrellas en directo.

Blay no podía esperar a que Qhuinn acabara de grabarle.

Su macho no debía estar usando el paño para limpiarle muy a menudo porque notó un reguero de sangre tibia resbalando por su columna vertebral mientras Qhuinn trabajaba en sus letras. Le grabó dos seguidas. Dolía como una perra. El hilo de sangre siguió bajando… más… hasta resbalar por su culo.

-Qhuinn…

Notó a su amante retirarse de su espalda –dándole un bendito respiro de aquella tortura voluntaria- y se preparó para notar el paño secándole la sangre entre las nalgas.

En su lugar, la lengua caliente de Qhuinn lamió todo el recorrido ascendente desde sus pelotas pasando por su entrada y toda su espalda arriba, con la bolita puntuando el camino. Blay se cogió con ambos brazos al sofá, jadeando el alma por la boca ida y vuelta al cielo. Todo el cuerpo de Qhuinn se pegó al suyo por detrás, resbaloso, y Blay estuvo a un tris de correrse.

-¿Qué… estás… haciendo?- se giró a medias para poder mirarle. Qhuinn sonreía con los caninos extendidos y una ceja con piercing enarcada.

-Darte un descanso. Esto es duro… ya sabes.

Por la forma en que movió sus caderas en círculos contra su culo, Blay no pudo descifrar si se refería al proceso de grabado o a su entrepierna. Al diablo con la modestia.

-Acaba de una maldita vez.

-¿Para qué?- maldito fuera por aquel bailecito.

-Para que puedas follarme.

¿Él había dicho eso? Mierda, la culpa era de Qhuinn por sacar a relucir todos sus bajos instintos. El muy cabrón rió con ganas mientras volvía a separarse.

-Me encanta cuando hablas guarro. Me la pone dura.

-La culpa es tuya por provocarme.

-Asumo mi responsabilidad.

-Te voy a… -el resto de su amenaza se perdió en un siseo.

El cuchillo volvió a su trabajo, escribiendo en su carne el nombre del macho al que pertenecía. Como si no quedara bastante claro con cada respiración que Blay daba. Sus ojos siempre habían estado fijos en la espalda de Qhuinn, siguiendo todos sus movimientos, desde que podía recordar. Ahora eran los de Qhuinn, junto con su nombre, los que estaban en la suya.

Perdió la cuenta de por qué letra iba. Sólo mantuvo los ojos cerrados y los labios apretados, soportando el dolor con fiero orgullo. Al cabo, le sorprendió la ausencia de Qhuinn detrás de él y se giró. Estaba volcando sal en el mismo cuenco que él había usado antes. Había acabado.

El solo hecho de ver a Qhuinn desnudo y duro preparando lo que sellaría su nombre en su piel le arrancó un gemido. La mirada de su macho se volvió más oscura. Mojó el trapo limpio que Blay había usado y besó su hombro antes de escurrir el agua salada sobre sus heridas.

Oh. Mierda. Santa.

Eso era DOLOR.

Apoyó la cabeza sobre sus puños cerrados y se mordió la lengua, con la sal siseando en sus tajos en carne viva. Qhuinn fue delicado, secándole a pequeños toques mientras sus cortes se cauterizaban.

-Que me maten, mira eso… Joder, Blay, llevas mi nombre. Ahí está.

Estuvo a punto de volverse, pero no le dio tiempo. Qhuinn se pegó a su espalda, mordiéndole el hombro con fuerza para luego besárselo, le rodeó el pecho con los brazos y restregó su polla con su culo. El olor de marcaje brotó de él a la vez que un gruñido.

-Necesito estar dentro de ti.

-Sí…

Blay no había acabado de pronunciar el monosílabo cuando Qhuinn tiró de él. Perdió el sentido de la dirección, de lo que era arriba y abajo, en un rápido amasijo de cuerpos. Cuando volvió a situarse, Qhuinn estaba tumbado en el sofá, él estaba encima y tenía la polla enorme de su amante justo delante de su cara. Así que Qhuinn debía estar viendo… Las manos de Qhuinn le apretaron el culo, separándole las nalgas con fuerza, y su lengua con bolita entró en él tan hondo como era capaz de llegar.

-¡JODER!

Blay acababa de entender la postura.

Durante un minuto no fue capaz de hacer nada más que contemplar la polla mojada de Qhuinn ante sus narices y de jadear como un animal mientras su amante lamía sus pelotas, las mordía, humedecía su entrada y le metía los pulgares. Gruñendo.

Luego, el instinto de Blay saltó al pescante y tomó sus riendas. Con un rugido, se metió la erección de Qhuinn hasta el fondo de la garganta y pensó que moriría al notar el gemido del moreno reverberando contra su culo.

A Blay no le consumió la vergüenza. Sólo el deseo. El ansia voraz de llevar aquel momento a su culminación más primitiva.

Piel. Sexo. Saliva. Especias oscuras. Sin restricciones.

Mantuvo el equilibrio apoyándose sólo con la mano izquierda en el sofá para poder sujetar la polla de Qhuinn con la derecha y chupársela a conciencia. Desgarró con los colmillos, sorbió y apretó más de la cuenta.

Qhuinn le devolvió el favor. No fue suave ensanchándole. Usó su lengua, sus pulgares y rascó con los caninos. Apretó sus pelotas. Metió la mano por delante y tiró de su polla mientras que, a la vez, movía las caderas en un ritmo delirante, ahogándole con su propia erección.

Los dos dando y recibiendo a la vez.

Tres dedos de Qhuinn entraron de golpe en él mientras le hincaba los colmillos en su nalga y apretaba sus testículos con la otra mano.

Blay tuvo que sacarse su polla de la boca para poder gritar mientras se corría sobre su vientre. Fuerte. Largo.

Todavía brotaba semen de su pene cuando Qhuinn se movió rápido para salir de debajo de él. En un momento, Blay estaba a cuatro patas viendo la polla se su amante. Al siguiente Qhuinn le embestía por detrás, clavándose de golpe en su interior y arrojándole de cabeza contra el reposabrazos del sofá.

-¡Qhuinn!- y no sabía si el grito equivalía a un “hijoputa” o a un “más”.

-Cierra… las piernas.- su macho jadeaba sobre su espalda, acomodándose bien metido en su culo.

Blaylock lo hizo sin pensar. Normalmente, el que estaba abajo tenía las piernas separadas y el que estaba arriba se colocaba entre ellas. Qhuinn lo hizo al revés. Le instó a cerrar los muslos mientras él tenía las piernas a cada lado de sus caderas.

En cuanto empezó a moverse, Blay entendió por qué.

Notó todo su recorrido, milímetro a milímetro, en su interior apretado. Sin que él pudiera moverse, sólo recibiendo y exprimiendo a su amante. La enorme polla de Qhuinn entró y salió de él a la puta velocidad de la luz, con su macho cabalgándole y él gimiendo con los ojos cerrados restregándose la cara contra el reposabrazos en cada vaivén, con su erección apretada contra el asiento del sofá y…

-Voy… a… correrme…

Blaylock se cogió a los bordes del sofá como pudo para amortiguar las embestidas desbocadas, su interior rugiendo, el sudor goteando por la frente y el pelo.

-Di… mi nombre… -los dedos de su amante le dejaron morados en las caderas-. Di… de quién… eres.

El calor trepó desde aquel punto en su interior hacia sus pelotas, concentrándose, cada vez más tenso…más intenso… hasta que se liberó en una descarga brutal a lo largo de su polla.

-¡Q-QHUINN!

Blay gritó con la cara contra el sofá, empapado en sudor, dolorido y exhausto, corriéndose en pulsaciones con Qhuinn apretado contra él, rugiendo y llenándole de semen tibio. Parpadeó, luchó por enfocar el mundo, la penumbra anaranjada… Qhuinn se desclavó de su interior de un solo gesto y Blay gritó. Airado. Se giró, incorporándose, y Qhuinn estaba desplomado en la esquina del sofá, húmedo de sudor, aceite y fluidos, con una pierna doblada y la otra estirada, apoyada en el suelo. El depredador satisfecho. Su sexo enorme descansaba, brillante, sobre su bajo vientre.

Y Blay quiso más. Porque llevaba demasiados años queriéndolo, porque esta vez todo estaba como tenía que estar y las inhibiciones se podían ir al jodido demonio.

Qhuinn vio su expresión. Sonrió, mostrándole los caninos. Llevó la mano a su entrepierna, tocándose mientras tensaba los abdominales, el puto dios del sexo provocándole.

Que era suyo. Para disfrutarlo. Ya no más un lejano objeto de deseo.

-Mío

Los colmillos de Blay descendieron con dos punzadas. Bajó del sofá, se arrodilló ante Qhuinn y tiró de él hasta que lo tuvo sentado de frente, con el culo en el borde. Qhuinn, el muy hijo de puta, abrió las piernas, dejándole ver todo, y se inclinó hacia él.

-¿Quieres más?- su mano se enredó en el pelo rojizo de su nuca, empujándole la cabeza hacia su polla-. Tómalo.

Lo hizo. Sólo que no como Qhuinn esperaba.

Blay cogió su muslo derecho con fuerza, le dirigió una última mirada ardiente y clavó los colmillos. Hasta las encías en la vena que partía de su ingle. Mientras los dedos de su otra mano entraban sin delicadeza en el interior de Qhuinn. Caliente y resbaladizo con lo que él había dejado allí primero. Qhuinn aulló, maldijo y le tiró del pelo hasta que a Blay se le saltaron las lágrimas.

Soltó su vena y lamió las heridas una sola vez, sin dejar de follar a Qhuinn con sus dedos. Lamió sus pelotas y chupó su polla, dejándole temblando. Luego fue a la vena de su otro muslo. Mordió. Sus dedos se clavaron dentro de él lo más profundo que llegaron. Sólo para que Qhuinn entendiera el mensaje.

Suyo. De todas las formas posibles.

Para cuando acabó de beber, Qhuinn se estaba masturbando con los ojos muy abiertos, follándose contra sus dedos y rodando la cabeza de un lado a otro, sin quitarle la vista de encima. Blay se incorporó de entre sus piernas con la sangre resbalando por las comisuras de la boca. Montó sobre Qhuinn y no tuvo que decir ni una palabra. Su macho le cogió las caderas con una mano y con la otra se guió a su interior.

Blay se encajó de un solo movimiento preciso, aceptando la presión brutal de Qhuinn en su cuerpo. Los dos gruñeron. Los dos se miraron a los ojos sin decir nada mientras se movían como salvajes. Blay con las manos apoyadas en la parte de arriba del sofá, forzando a los músculos de sus muslos a subirle y bajarle. Qhuinn acuchillándole con el ritmo de sus caderas, una mano magullándole el culo y la otra en su polla.

La sangre corrió por la comisura de sus bocas cuando se besaron. Lamieron sus barbillas. Qhuinn hincó los colmillos en su cuello, sorbiendo con furia mientras él gemía en exhalaciones cortas, sin dejar de moverse. Después le hizo tragar su propia sangre cuando le besó con el último sorbo aún en la boca, mezclado con su saliva. Y luego Blay le cogió del pelo, inclinándole la cabeza a un lado, y tomó la vena de su cuello con la libertad de los amantes, sin pedir permiso. Los movimientos de Qhuinn se volvieron tan frenéticos que Blay pensó que le reventaría. No lo hizo. Los dos se elevaron y encajaron, conectados por la polla de Qhuinn y sus caninos y su olor y los nombres en sus pieles.

Blay desencajó los colmillos del cuello de su macho y se arqueó hacia atrás de un ramalazo eléctrico cuando se corrió sobre él, mostrándose como era, la criatura sensual que había escondido demasiado tiempo porque siempre había sabido que sólo se liberaría por completo con una única persona.

-¡Qhuinn!

Estaba seguro de que lloraba y reía a la vez cuando cayó, flácido, sobre el cuerpo resbaladizo de su pareja, lamiendo las heridas de su garganta con agotamiento. Los brazos temblorosos de Qhuinn le rodearon, haciéndoles cambiar de postura, con el moreno acostado, él tumbado encima y Blay cayó en un desmayo comatoso.

Ciego y sordo al mundo.

Con el olor, el tacto contra su piel y el sabor de la sangre en su boca tenía más que suficiente para saber que estaba en el lugar al que pertenecía.

Porque, en el fondo, el mundo de una persona reside en dónde están aquellos a los que ama y quienes le aceptan.

OOO

En la semi oscuridad de la fragua, mucho rato después de que Blaylock cayera dormido sobre él, Qhuinn tuvo las energías justas para alargar la mano al suelo, coger la americana del traje de su chico y taparle. Rodeó a Blay con los brazos y el pelirrojo suspiró contra su pecho, exhausto.

En ese paréntesis de intimidad consigo mismo, después de haberse ofrecido a quien amaba y después de haber llorado toda la mierda y la culpa, Qhuinn decidió que había llegado el momento de hacer lo que nunca había tenido conciencia de que necesitaba.

Pedirse disculpas.

Por haberse creído un tarado incapaz.

Por haberse engañado con unos sueños de futuro que no eran más que la versión retorcida de lo otros le habían inculcado como correcto.

Por haber ahogado lo que podía haber de bueno en él con el falso consuelo del alcohol, las peleas y el sexo vacío.

Por haberse privado de una paz que siempre había estado a su alcance.

Por haberse convertido en alguien débil y confundido cuando todo lo que quería era claro como un diamante.

Blaylock. John. La Hermandad. El honor, la lealtad y el servicio a la raza.

Qhuinn se pidió disculpas por todo el daño que se había infligido. No aspiraba a recibir un cheque en blanco como respuesta. Uno no se acostaba un día empapado en autodesprecio y se levantaba al siguiente convertido en una torre de fortaleza. El camino sería largo, habría momentos de duda porque lo que le habían enseñado había dejado surcos demasiado profundos en su personalidad como para rellenarlos con una sola capa de tierra nueva.

Pero Qhuinn aceptó su propio perdón con gratitud y recibió un regalo inesperado: respeto por sí mismo.

Y libertad.

About these ads

141 comentarios to ““Amantes liberados”, parte 2 del capítulo 5, “Un lugar al que pertenecer””

  1. aaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyy q bien q bien q alegria!!!! gracias!!! estoy deseando leerlo!!!

  2. mariposa21 Says:

    uiiiii k felizidad… a leer…. yupiiiii

  3. Qué sopresa!!!! Ay qué alegría: a leer………..!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. holis vaneeeeeee….acabo de ver tus hermosas letras..no las he leido, asi que las imprimo y me las llevo a casa…lamentablemente mi ordenador se ha dañado (buaaaaaaaaaaaaaaaaaa)…en fin, que solo tengo oportunidad de leerte cuando estoy en el trabajo!!!! (rebuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa)…. bien..me moriré de la ansiedad, hasta que sea de noche….un besazo desde venezuela!!! muack!!!! y gracias por tus letras!!!

    • Argh, pues esto no es muy seguro para imprimirlo en el trabajo. Como algún compañero te pille sin querer una hoja de la parte del final va a flipar en colores ^^;

  5. Tengo una sonrisa que no me cabe en el rostro =) Voy a empezar a leer Vane…. pensé que la espera sería mucho más larga,, pero me alegra que ya esté colgado la parte final del capi. Cuando termine de leer paso a escribir nuevamente =)

  6. Vane!!me has alegrado el dia nena!!!espero no llorar tanto como en el otro!!! Aunq creo q tiene pinta verdad??ajaja

  7. aishleen Says:

    Vane eres la mejoooor!!!! estaba esperando la segunda parte para leerlas a la vez, me pongo ahora mismo, un besazo.

  8. Vaneeee porfin!!! jajjajaja
    Lo esperaba para el fin de la week así qe ha sido una surprise!!!
    Me pongo ahora y te cuento luego artista!!!
    Un besote sevillano!!!

  9. May Pineda Says:

    VANEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE……………….. ya leiiiiii y lo que puedo decir es hurrrrrrrrrrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa…………… *agarro los kleenex que me avisaste tuviera y sorbo unos hipidos* Qhuinn fue hermoso en llevarlo a la fragua… Blay fue <3 todo bello, hermoso, cariñoso <3 <3 Amo a BLAYLOCK…. Me encanta como toma a Qhuinn me encanta verlo en su etapa de Macho posesivo.. Oh dios *echandome aire* Blaylock en su Faceta de MACHO DOMINANTE es tan caliente….. ¿Ya he dicho que me pone Blay?… asuuuuuuu… :3 Vane eres una Diosa escribiendo.. Vale la pena que nos hayas hecho gimotear como bebes en la parte anterior.. Me has dado un Gran Regalo, habia esperado con ansias la Primera Vez de Qhuinn de manos de Blaylock.. Fue tan hermoso *lloro de felicidad* te mereces muchas reverencia.. Un besote

    • *aparece corriendo con otra caja de kleenex* ¡¡¡Ten, mujer, ten, que por pañuelos no quede!!!!;D Ains, me encanta que te encante Blay. Fue un reto de narices escribir esa primera vez de Qhuinn, con Blay es difícil que las cosas sean sólo sexo, es demasiado tierno^^

      ¡¡¡¡AAAAAAAh, no puede ser que llores de felicidad, caray, yo que pensé que acabaríais sonriendo!!! *guiño* ¡¡¡Muchas gracias guapa!!!!

  10. Aylam / Aruel /yanomeacuerdo Says:

    EHHH????!!!!

    Madredelamorhermoso….!!!!
    ¡Mira, soy MUY MALA PERSONA porque llevo nosecuanto sin escribirte (pasame el latigo de 7 cabezas con púas), pero tu…!!!!
    ¡¡Tu eres maaalaaaa!!! *rompe a llorar desconsoladamente, en plan catarata*

    Aqui estoy yo, con un agujero de haberme quitado una muela el viernes, que me han dado puntos, que he vuelto a ir al dentista hoy, que me han apretado los tornillos del aparato y me duelen todos un cada uno de mis dientes (sonreir es una proeza y una venganza ¬¬), hasta las cejas de narcoticos y pastillas que me mandan…y lo peor de todo….SIN FUMAR desde el viernes!!!!!
    *intenta pegarle un mordisco a algo, pero se lo piensa mejor y le pega una patada a un sofá que habia por ahí. Suerte la suya que es el reformado sofá de V y Butch. Se aleja saltando a la pata coja agarrandose el pie*

    ¿Y que significa eso? te dirás. Pues que ya de por si me sorprendo de mi misma el aguantar taaanto sin fumar (no me dan ataques de ansiedad ni nada, que sorpresa), peeero…ha sido leer eso de *chanchaaaaaaannnn* NUEVO CAPI y mi mano ha ido volando hacia donde estaba mi tabaco (lo guardé para evitar masoquismos)
    ¿Y ahora que hago, eh eh EH???
    *Vane empieza a mandar sms de socorro con el movil detras de la espalda, como quien no quiere la cosa*
    Mmmm, pensandolo bien…¡Mira, que leches! Esto hay que leerlo en condiciones, usea, con mi café y con mi cigarro, sino se me hace raro!!! (el ser humano, errrr, loqueseaejem, es un animal de costumbres, sep *asiente muy solemne*)

    Asi que nada, me pego un chute de ibuprofeno (menus mal que deje de tomarmelo hace dos dias, asi si me lo tomo me seguira haciendo efecto), intentaré no tirarme enciuma el café desde la cocina y yastá, un par de cigarritos no me los quitaa…..ni la Virgen Escribana, fijate lo que te digo!!! *con el dedillo en alto*

    Nada nada, mejor dejo las chorradis paranoiquis (creo que he oido el pitido del microndas, aish, aishh!!! que nerviossss!!! ) y me dispongo a leer…

    ayayayayay..
    AY…¿conseguiré liarme un…dichoso cigarro, o dejaré esto to perdido de los nerviossss?
    (te lo juro, me tiemblan las manos, no es broma o__o)

    A LEERR!!!
    Muchas gracias, Oh diooosa! *reverencia*
    Preparate para una pedassso de review, avisadas estás ^^
    Mcuhisimas gracias, eres un sol ASI de grande!! ^x^

    • *corre casi dándose de morros con el jodido latigo de siete cabezas* Ten, nena, flagélate rápido que se lo he pispado a V sin que se dé cuenta y como me pille me hace a tiras^^

      hosti hosti hosti, ya veo tu dilema, aaaaaargh!!!! ¿Has pensado en snifar el humo de un cigarro en vez de en fumarlo? ¿O en dejar el vicio aprovechando el bujero? *se tira debajo de la mesa cuando estallan los rugidos y luego los “cagüentó” porque duele de cojones rugir con un agujero en la boca* ¡¡¡Lo sientoooo, no quería provocar, joder!!!! ¿El cafetito sí lo tienes permitido? Pues nada, ración doble de cafeína para compensar la ausencia de nicotina y arreglaítos :D

      Tú tranqui, ¿eh? Sobretodo MUY tranqui que empastillá perdida no es cuestión de ponerse nerviosa que luego lo mismo de partes los piños chocando contra algo y de vuelta al dentista. Así que con la calma que tienes parte 1 y 2 para leer y eso es más largo que un día sin pan… o sin tabaco.

      *Vane ve a Aruel/queseyo con los ojos todos rojos inyectados en sangre y sale cagando leches antes de que le haga tragar la taza de café* ¡¡¡Con la calmaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!! :P

  11. Debbie Says:

    AAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!……… Mil gracias Vane por colgar tan pronto la segunda parte!!!!!!!!!!!!…….
    Acabo de copiarla y guardarla porque me estoy yendo al gimnasio, pero en cuanto regrese la leo y comento…….
    *reverencia* Gracias!!!!

    • ¡¡¡De nada!!!! Tuve fiesta hoy y me dio tiempo de acabar de escribir y de editarlo, por eso la prontitud (¿me acabo de inventar una palabra? No sé). ¡¡¡Con tranquilidad, que seguirá ahí!!!

      • Debbie Says:

        Bueno Vane, ayer en cuanto regrese del gimnasio, me puse a leer (sé que seguira acá, pero la intriga estaba devorandome por dentro :-P)….
        La verdad, esta genial!!!…. Debo confesar que en unas cuantas partes se me formo un nudo en la garganta mientras leia, pero nada que no pudiera manejar… Por fortuna, esta parte del capi la pase sin llanto XD.
        Adoro como hiciste que las cosas por fin tomaran el rumbo que correspondia, y la parte de los Blood, cuando engañan a Lash sobre el motivo de la mudanza me gusto mucho….
        Ahora voy a quedar a la espera de toda la acción que tendra el próximo capitulo, pero ya más tranquila sabiendo que Blay y Qhuinn estan juntos y sin “peros” “y sis..”, etc.

        Besotes!!!!

      • Aaah, ¿ves como el final iba a ser feliz? n.n ¡¡Y quién ha dicho que en el siguiente capi no vamos a sufrir!!! LOs tiroteos son muy malos para la salud ;P

  12. ultrawoman8 Says:

    Vaneeeeeeeeee, ha sido jodidamente increible. No hay palabras. Ves, ya sabía yo que Blaylock desatado iba a ser una experiencia sublime… Blay ROCKS… La Vane ROCKS too… aunque he de admitir que mi lado más perverso no ha parado de pensar (mientras disfrutaba de la escena en concreto) en cómo reaccionaría V si les pilla (BUHAHAHA) mancillando el sofá del templo incólume de su prístina fragua…”Deja todo igual que como lo encontraste Qhuinn, no queremos que tus pelotas tengan un triste accidente…True?”… la verdad es que la fragua es uno de los mejores escenarios posibles… pero me ha pillado realmente por sorpresa (a pesar de que a lo largo de la historia se transforma en un lugar con mayor significado y carga emocional para Qhuinn) no se si es inconsciencia o mucho valor. Así que solamente decirte BRAVO y GRACIAS de nuevo guapetona… y vuelvo a ponerte ojitos para pedirte que utilices cualquier excusa a tu alcance y cualquier medio en tu poder (por forzado que sea) para volver a mostrarnos a V en traje porfi porfi porfi. Besotes grandes.

    • Muahahahaha… *riendo como una jodida bruja de cuento* HABRÁ escena VxQhuinn de “pero tú te crees que soy idiota, niñato??? Qué es eso de hacer marranadas en MI sofá de las siestas, mamón” :P Y por parte de Qhuinn es que el tonto ni ha pensado en V, sólo en que ahí tenía sal, una daga y aceite para luego^^

      ¿V en traje? O.o Mira que lo mismo me asesina si le vuelvo a poner corbata. Ahora mismo no veo el momento para una escena así pero quién sabe :D

      ¡¡Gracias nenaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!

    • Debbie Says:

      ultrawoman8, yo también tenia dando vueltas en mi mente como reaccionaría V si los encontraba… Es más, mientras leia toda la escena, tenia la sensación de que en algún momento entraba V en escena y se armaba el lio, jeje….

      • ultrawoman8 Says:

        Eso mismo estaba pensando yo todo el rato (a pesar de que estaba segura de que la vane no sería tan mala como para escribir por fin la escena de sexo que todas esperábamos con una interrupción así que estuve un poco distraída durante la primera lectura), y si entra ahora V?… espera, espera seguro que ahora los pilla V y se lía parda… o se queda mirando desde un rinconcito y luego va corriendo a tirarse a Butch y luego cuando pilla Qhuinn le echa una bronca que te cagas… la verdad es que creo que estoy segura de que Vishous se pillaría un rebote de mil pares de cojones si los pilla en su fragua… aunque ya veremos en el próximo capi en cuanto V ponga un pie en la fragua y huela lo que se ha cocido allí…

      • Nooooooo, esa escena no la iba a interrumpir, por dios. PERO *sonrie* sí que puedo decir que V la ha visto en directo (no es que se haya quedado a mirar, ¿eh?) *guiño*

      • May Pineda Says:

        ¿no fui la única que penso lo mismo? :s.. Me mordia las uñas pensando en que V estaba mirando las camaras de seguridad e imaginandose que los crios ibas a darse de polvillos allá e iba a interrumpirlos (wuaaaaaaaaaaaa menos mal que no fue así)…. Pobre Q no quiero ni imaginarme que le va a pasar si no ordena todo antes de irse :D…

  13. Victoria Says:

    Viva! Viva! ya no estudio más :D
    Estaba haciendo una trabajo mortal sobre teoria del arte y ya paso. Volvere hacerlo cuando acabe de leer esto.

    Un beso

  14. vane graciasssssss!!!!!
    en el momento que lo vi deje los estudios y todo y me puse a leer. me encanta, sobre todo el final.

    • ¡¡¡Ah, mierda, no, vuelve a estudiarrrrrrrrrrrrrr!!!! *Vane modo mami ON* ¡¡Me alegro de que te gustara, tenía ganas de hacer un final así de esos de “por finnnnn, todo en su sitio” (menos el sofá de V, que ha quedado hecho un asco) :P

  15. La MEJOR medicina para mi recuperacion….. e pasado mas agustiada esperando el capi que por la operacion.

    • O.o
      ¡¡¡¡Noooooo, si ya sabíais que el capi iba a acabar bien!!!! ;) ¡¡Ánimos con la recuperación, que es una murga estar en casa sin moverse!!!!!

  16. Sin palabras, esto es maravilloso de principio a fin.
    Blay enfrentandose a sus padres, Qhuinn encontrando una solución.
    Ame que la evolucion emocional tanto que Sax como en Qhuinn, que los dos se dan cuenta que pueden hacer otras cosas, Sax entendiendo que si existe el amor, solo que el tuvo una mala experiencia. Y que el cambio en Qhuinn haga que pueda hablar con Layla y que tambien se vea afectado su entorno, ordenando y dandose cuenta que hay otras formas para hacer las cosas.
    Aplaudo a Qhuinn enfrentando al padre a Blay y a toda la glymera.

    Amo como escribes. Muchas gracias por darte el tiempo para escribir y publicar estas preciosuras de fic.

    PD: Ahora Blay y Qhuinn deberian precuparse de limpiar la herreria o si no V los mata a ambos xD

    • ^^ ¡¡Ya veo que todas estáis muy preocupadas por que V le corte las pelotas a Qhuinn por enguarrarle el sofá!! :D Si en el fondo Vishous es un campeón de causas nobles (vale, sólo que NO en su espacio privado).

      Bueno, la evolución psicológica de Qhuinn ha sido motivo de desvelo unas cuantas noches, la verdad. Pero creo que tenía que llegar el momento en que dejara de dar vueltas y su mundo parara y empezara a ver las cosas sin el frenesí que le consume normalmente. Y Saxton… es doloroso, sí, porque ama a Blay, pero a la larga (es joven, no lo olvidemos), creo que todo lo vivido le hará bien: afrontará el futuro con mejores expectativas.

      ¡¡Muchas gracias, guapa!!

  17. mluisa Says:

    Ohhhhhhhh abro el ordenador y la mas maravillosa sorpresa del dia!!!!!!!!!!!!!!!!!! gracias corazon!!!!!!!!!!!!eres una maquina!!!!!!!!!!!!! te adoro!!!!! estoy deseando leerlo!!!!! me voy!!!!! graciassssssss,besos!!!!!!!!!!!! y masssssssss besos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!…………

  18. Pitufina Says:

    *Saltando feliz por toda la habitación* Gracias por esta sorpresota!!!!!!!
    Espero que no te molestes pero te comento aquí sobre el capi entero, ya que no lo había hecho aun en la parte 1. Decirte aquí cual parte fue la que mas me gusto no puedo, ya que seria escribirte aquí todo el capi. La parte que mas me dolió, me mato, me hizo puré? La de Ahna. Y no por lo que le paso, ni por el dolor de Rhage… que si fue muy fuerte y me dolió muchisimo, pero me despedazo fue por Butch, porque al final de cuentas EL fue quien la mato.
    La actitud del papá de Blay la verdad no me sorprendió, ya que en la vida real, tristemente, muy pocos padres aceptan de buenas a primeras algo de este estilo. Si creo que en un futuro, nada próximo, podrán suavizarse las cosas entre ellos. La que si me sorprendió fue la mamá, bueno simplemente no fue lo que me imagine.
    Lo que ahora si espero es la reacción de V a lo que hicieron en SU fragua. Va a matar a Qhuinn!!!! Su fragua es como su santuario privado!!!! Y en su sofá!!!! No quisiera estar en el pellejo de Qhuinn cuando V lo agarre… jajajajajajaja
    Por cierto me uno al pedido de ultrawoman8 y pon a V en traje de nuevo!!!!!! *me pongo de rodillas y hago pucheros y ojitos* Please Please Please!!!!
    Ahhhh y por ultimo, aunque creo que debería ser por donde debí de haber comenzado… Eres excelente!!!!!! Muchos escritores luego de que la pareja protagonista ya están en su “Y vivieron felices para siempre”, terminan el libro… pero tu no, nos tienes un capitulo mas, cargado de full emoción y que voy a esperar con la misma impaciencia que los anteriores. Lo cual habla maravillas de ti, de que has sabido llevar con maestría no solo la trama romántica de los protas, sino que toda la acción.
    Y ahora si a esperar por ver como terminan con Lash, que sorpresa nos tienes para la muerte de Eckle, porque tiene que morir el desgraciado ese*te miro muyyyy seriamente*, y la iniciación como hermano de Qhuinn…
    Besos nena y nos estamos leyendo!!!

    • Hola guapaaaaaaaaa!!!!!^^ Empezando por el final, habrá más de una iniciación *guiño* y en cuanto a Eclke estoy documentándome sobre justicia medieval para poder crear la justicia vampírica O.o (¿friki? Sí!!!)

      Aaaaah, lo de Ahna fue horrible de escribir, sip. Y, ¿sabes? la escena VxButch volviendo a casa hechos mierda después de que el poli mate a Ahna la tenía en la cabeza^^ Si hubiera sido un fic VUTCH, ¡¡la habría escrito!!! Pobre hombre, con el complejo de “hay que salvar a las mujeres” que tiene a raíz de la muerte de Janie (por la cual su padre le culpaba a ÉL, no lo olvidemos)….ha debido quedar por los suelos :C Igual que Tohrment y Zsadist, por otra parte.

      Sí, probablemente las cosas con el padre de Blay se suavizarán con el correr de los años, cuando Rocke vea a su hijo al frente de la poli vampírica, luchando y comportándose como el pedazo de macho que es. Pero llevará tiempo. Lo que piensa la madre no lo he descrito tanto porque ella y Blay tendrán una larga conversación en el último capi^^

      Ainsssss, si le pongo traje a V otra vez me asesina^^; Y sip, V se enterará de lo del sofá ;P

      Uy, es que para el último capi quedan taaaaantas cosas por explicar que el final feliz entre ellos tenía que resolverlo antes, sino no cabía. No queda sólo la parte de acción, sino el futuro de los chicos atado y bien atado… ^^ ¿Y quién dice que no vamos a sufrir? :D

      ¡¡¡¡GRacias guapaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

      • ultrawoman8 Says:

        Ves Vane, en el fondo todas queremos una escenita de V en traje poniendo a 100 a Butch pero bien…

        ÚNETE A LA CAMPAÑA PRO ENFUNDAR A VISHOUS EN UN PRECIOSO TRAJE DE NUEVO. APÓYANOS!!!!!!!!!

        Creo que hablo por todos si te digo que es una grandísima pena que no escribieras esa escena VxB.

        Lo de que V va a matar a Qhuinn nos tiene a todos en vilo…no sabía si era yo sola.

        Besotes.

      • Ainsssss, no me tientes que me cuesta poco ponerme a escribir una escena VUTCH, aunque sea a parte del fic *una idea horriblemente maliciosa empieza a desenroscarse en la mente de Vane* ¡AAAAAAAAAAAAAAH, qué tentación!!!!!!

      • ¡¡¡¡VALEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE, ME HABÉIS LIADO MÁS QUE LA PATA DE UN ROMANO!!!!! Ya estoy escribiendo un one-shot con V en traje, no sé cómo cojones me he liado de semejante forma *se da cazezazos* Supongo que cronológicamente irá después de AL así que me imagino también que lo colgaré cuando cuelgue AL. O no. ¡¡¡Yo qué séeeeee!!!!!
        Eso sí, creo no será lo que pensáis *sonrisa misteriosa*

  19. JODEEEEEEEEEEEEERRRRRRRRRRRRRRR!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Pero tia de donde sales? de que planeta eres?
    Estoy todavia en estado de choc, tengo que volver a releerlo, eres la suma de todo lo que buscamos en todos esos autores de novela que solemos leer, por eso somos tant@s l@s que te seguimos ciega y fielmente. Dominas todos lo generos , accion, romance, misterio, erotismo, fetichimos, Sado . Hay muy pocos autores que dominen tan bien tantos generos a la vez . No se que decir me dejas sin palabras , solo me queda quitarme el sombrero y hacerte una reverencia.

    • *cara cómica de dibujo animado* ¿De qué planeta salgo? De la Tierra, sección Mediterráneo :D No, no creo que domine todos los géneros (¡¡¡ya me gustaría!!!) pero mira te pasa como a mí: ¡¡ojalá encontrará un libro que me lo diera todo!!! o sea, una buena mezcla de acción, intriga, romance y que no cerrara la puerta de la habitación ^^; Es que los géneros estrictos son muy aburridos, siempre les falta algo, ¿no?

      ¡¡Muchas gracias, reléelo las veces que quieras que para eso está!!!

      • Lhusty Says:

        Y porque coño no dejas de joder y escribes tu historia Vane? No es que me queje que ns des la version que queremos leer de la W, pero no seria bueno que nos regales uno tuyo? Yo si leo que ice Vane Caos en la portada creeme que compro. Te lo dije hoy por chat: Me das siempre un poco mas. Y eso es lo que vale para mi.

      • Lhusty, nena, me has pegao un susto de la mierda, ¡¡¡que soy sensible, joder!!!^^, Dudo que yo esté preparada para escribir algo bueno que junte todo eso, créeme que hay muuuucha gente que escribe muuuy bien. Los cursos también sirven para ser consciente de en qué punto estás :D
        Pero lo intentaré cuando acabe con la Hermandad :P ¡GRacias guapa!!

  20. AISHHH me eh quedado flipada cuando he visto en el correo el titulazo del mensaje “PARTE 2…” No podía creermelo!! bendito sea, toda la tarde leyéndolo.
    Como dijiste estoy en plan saltimbanqui de felicidad con purpurina y todo ajjajajaaj MARAVILLOSO MARAVILLOSO MARAVILLOSO, que pedazo de escena Q&B cuánto sentiemiento, cuanto sexo! jaja, la escena con los padres me ha encantado, Qhuinn valiente y luchando por su macho ohhhhhh me encantaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Como se nota la evolución de Qhuinn, como madura y como se crece, simplemente por como afronta las cosas con Layla, con B, con los padres de B…todo es una muestra de su progreso, en cambio Blay creo que es de las pocas veces en las que se ha tambaleado pero es que la realidad ha superado a sus mejores sueños :D

    • ÂAAAAAAAAAH, es que Qhuinn es un diamante en bruto, sí señora. Sólo hay que conseguir que deje de quemar mecha, se asiente y, ¡¡tarán!! empieza a brillar ;D No quiere decir que no tenga sus cosas y tratar con él siempre será delicado porque hay cosas que no se curan tan fácilmente, pero el potencial está ahí.

      Y Blay, pobre, es que éste era su capi de tambalearse. Pero, al final, no sé si fue él quien salió reforzado tomando a Qhuinn o al revés. Supongo que se curan mutuamente :)

      ¡¡¡Gracias y un súper besoteeeeeeeee!!!!

      • May Pineda Says:

        :3 *cara de babeando de perversion* yo tambien Pensé eso mismo que “Blay estaba cansado” .. Lo mejor que se le pudo ocurrir a Qhuinn fue llevarlo a la fragua :3.. Oh si.. Me encanta la recuperación de Blay .

  21. VAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Mil…no, un millón de gracias por hacer que mi niño hermoso dejara de sufrir…AAAAAAAAAAAAAAAAAhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh! cuando se pone en calidad “macho dominante” es tan CALIENTE!!!

    Me encantó la evolución que le diste a Sax, de primera me caía como patada en la guata, pero ahora hasta me agrada…sobre todo porque dio un paso al lado con dignidad, lo que lo enaltece ante mis ojos.

    En cuanto a Qhuinn, cosita rica, finalmente se perdona…que lindo detalle de tu parte no sólo hacerse perdonar por Blay, por todo lo que le hizo sufrir; si no también perdonarse a sí mismo de tanta mierda que “permitió” que le jodiera la vida.

    Ver a estos dos sonreírse sin tapujos, tocarse, acariciarse y morderse con
    la plena convicción de saberse dueños uno del otro…es IMPAGABLE!!!!

    Ahora lo que queda por ver es la cara de Qhuinn cuando V lo agarre de las pelotas por andar follando a su macho en “su sofá”…porque a V no se le escapa nada…ni nadie.

    Gracias por este capi y por todo el fic en general, como siempre…te superas a ti misma.

    Cariños…

    • ^^ Sip, Saxton tiene un savoir-faire, una dignidad y un saber estar que muchos desearían. Sabía en lo que se metía, pero no pensó que acabaría enamorándose. Ahora sufre pero, en el fondo, ha sacado un cambio de actitud ante la vida que, a largo plazo, será bueno.

      Y Qhuinn, es que me parecía vital que, sobre todo, se perdonara a sí mismo. Tanta culpa no sólo se borra si los demás te perdonan, o te lo crees tú o no sirve de nada. Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, verlos juntos y felices no tiene precio… aunque aún sufriremos en el capi 6 *risa mala*

      Noooooo, a V no se le ha escapado lo que han hecho en SU sofá. Ya está planeando venganza^^

      ¡¡¡Graciaaaaaaaaaas y un besoteeeeeeee!!!

  22. Rebeca Says:

    QUE BONITOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO JOOOOOODERRRRRR QUE MARAVILLA!!! QUE PRECIOSIDADDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD *se limpia las lagrimas* madre mia que cosa mas bonita eso de “de los pies a la cabeza por dentro y por fuera.con toda el alma” oo dios tengo lagrimas para abrir una playa en madrid centroooo jajajaja que bonito Vane, que bonito.
    y Sax, ahi esta con un par!!! me encanta ese macho, es un ejemplo de superacion en toda regla, y Q una maravilla tambien jajaja bueno chica, ya sabes como me enrrollo todo es preciosisimo y super bien escrito y todo. menos mal que te tenemos ati!! que seria de nosotras sino!
    jajaja un besito wapa!!

    • Ajajajajaja, si abrieras una playa en Madrid centro saldrías en el telediario!!! Ya tocaba un final de esos de “oooooooh, qué monoooos”, ¿no?

      Y la gracia de Qhuinn es que no dice cosas románticas porque se propone ponerse romántico, sólo dice directamente lo que piensa^^

      ¡¡¡Graciaaaaaaaaaas y besotessssssssss!!

  23. Ohhhhhhhhhh!!! *chiribitas en los ojos*
    Resumen de la situación: Empecé a leerme AL hace uns días intentando alargar las frases y releyendo algunas escenas para no tener qe esperar…Pero no..Hace 4 dias acabé y como una desquiciada pulsaba el botón de actualizar..día tras día..noche tras noche..en cada momento que estaba por casa sin tener ni idea de si de normal tardas mucho en actualizar..Son las 2:55 y mñn tengo clase a las 9..Y que voy a hacer ahora??LEERME EL FINAL DEL CAP!!!jajajajajaa
    Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias!!!

    • O.O ¡¡¡Vas a parecer un panda con las ojeras negraaaaaaaaas!!! Duerme, mujer, que el capi está ahí y no se va a mover. Mira, últimamente tardo al menos un mes en actualizar porque me ha dado por escribir los capis enteros, en vez de ir parte a parte, que entonces actualziaría antes. Como la trama es muy complicada, me va mejor tener el marco de un capi para mover escenas y ver dónde cuadran mejor^^. Pero éste capi ha tardado bastante porque he hecho muchas cosas por medio ;P

      ¡¡¡De nada, de nada, de nadaaaaaaaaaaaaaaa!!! ¡¡Un besoteeee!!

  24. genialllll me eeche los 2 d un tiron muchas gracias vane :D

  25. ME HA ENCANTADO, ME HA ENCANTADOOO!!
    No se que parte me ha gustado mas si la del oooohh qe potito, qe monos son, ya era hora de su momento de felicidad completa..arrgg me los comia a besos!!O la de..pero qe calor hace no??..s(exo,sexo,sexo)…algun ventilador por ahi?¿
    En cuanto a los padres de Blay…argggg!!!
    Lo de estar en la fragua..jaja no podia dejar de imaginarme a V entrando por la puerta y encorriendo a Qhuinn por mancillar su lugar de reflexion e intimidad..jaja
    Blay dominante..sofocos sofocos..
    Qhuinn con los sentimientos en estado puro me encanta..Siempre he sido mas de Q que de B y mira que me ha hecho perder la paciencia muchas veces con sus gilipo..Pero verlo siendo sincero consigo mismo, reconociendo todo de una maldita vez a la cara de Blay y delante de sus padres y diciendole que escriba su nombre en su espalda..me ha matado..lo adorooo!!
    Muchisimas gracias por compartir todas estas historias o como lo quieras llamar que tienes sobre ellos..ME HAS ALEGRADO EL DIA PERO BIENNN!!!Bueno, la noxe, jaja..5:25..ya será hora de irme a mimir uq?Aunque despues de semejante sesion de demostrarse que ambos pertenecen al otro (..sexo, sexo, sexo..) cualquiera pega ojo..
    Ainss me vas a tener como loca esperando al siguiente cap!Eres la mejorrr!!!!

    • *risa* Ains, todas os habéis imaginado a V entrando en tromba pero, en el hipotético, supuesto y naaaaaaaaaada posible caso de que supiera lo que estaba ocurriendo en su fragua (¿cómo se os ocurre que V pueda estar enterándose de todo? si él no se entera nunca de nada *guiño*), no les interrumpiría.

      Otra cosa es la venganza posterior^^

      Aaaah, a mí también me chifla Qhuinn dejándose de hostias y soltándolo todo así, sin embudos ni tonterías *explosión de corazones*

      ¡¡¡Duerme, mujer, duermeeeeeeeeeee!!! Para el siguiente capi dejadme unos días de vacaciones y me pongo. ¡¡¡¡BEsotessssss!!!!

  26. ikumi Says:

    Hola….
    Mi dia se acaba de alegrar…enserio en la escuela solo esta pensando en que llegaría a mi casa y checaría si de pura casualidad ya estaba la segunda parte…para mi sorpresa ya estaba!!!! Wiii!!!!!!!!….hasta grité de pura felicidad… ^o^….en cuanto al cap…al principio mi corazoncito se hizo chiquito de “leer” el sufrimiento de Blay…waaaa!!!! mi hermosura sufriendo asi me parte el corazón.. ;O; …al menos la última parte me sacó varias lagrimitas de felicidad…(jajajaja mejor no hago spoilers…). Disfruta de tus días de asueto, que bien te los mereces…después de escribir semejante cap. con tanta descarga emocional…(jajaj hasta se me puso la piel de gallina…)

    Solo me queda decir, muchísimas gracias por el capítulo!!!!…me encantó de principio a fin!!!!…Estaré esperando el siguiente cap. ^o^….

    Saludos!!!!

    • ¡¡Hola guapaaa!!!! Sé que tengo pendiente de contestar el comentario anterior que me dejaste, voy haciendo en mi modo caos habitual^^; Bueno, colgué antes de lo que creía, sip, porque tuvo un día de fiesta y porque escenas que creía que serían difíciles salieron más fluidas de lo esperado ;P

      ¡¡¡No lloréis más, que ya están felices y contentos!!!! (hasta que se desate el infierno en el capi 6, muahahahahhahahaa).

      ¡¡¡Gracias y un besoooooo!!!

  27. Nikté Says:

    *Con ojo anime lleno de lágrimas* OMG!!! Vaneeeee eres la mejor!!! Ains esto ha sido como me lo habia imaginado, la mezcla perfecta de Blay + Amor + Conciencia para que el cabezotas de Qhuinn entendiera y fuera EL, el que tomara al toro por los cuernos y porrrr finnn se despejara de tanta telaraña emocional para defender a su Blay. Eres fenomenal VANEEEEE mil trillones de gracias!!! Esto ha sido extrasuperhipermegaultra magnífico :D
    Besos.

    • O.O Aaaaaaaaaaaaah, te acabo de imaginar con el fondo de la banderita japonesa típica del anime^^ ¡¡¡Síii, por fin Qhuinn lo vio todo clarito, clarito!!!! Ahora los dos saben lo que quieren hacer con sus vidas, ¡¡sólo tienen que conseguirlo!!^^

      ¡¡¡Muchas graciaaaaaaaaas, besotesssss!!!!

  28. Wow, sin palabras me dejas más q extasiada de felicidad, me requeteentanto, me gustaría ver la reacción de V cuando sepa q hicieron en su fragua jiji.
    Gracias por tenerlo tan rápido, besos texanos.

    • ¡¡¡Eso está bien!!! ¿Ves? Por una vez no me decís que os dejo con el corazón en un puño^^ Suspiros de felicidad para todo el mundo (y lo que ha costado ). Vishous YA sabe lo que hicieron en su fragua…. a tiempo real *guiño*

      ¡¡¡Besoooooteeeeeeeees!!!

      • mariposa21 Says:

        A tiempo REALLLLL…!!!! OMG ajkaakajkaj me lo imagino en la guarida con el poli y V salido de ostias al darse cuenta de lo que estan haciendo en su Sillon… el poli deve de estar tratando de calmarlo para que no los mate ajjajajajaja V los va a hacer pure …..Vane yo se que es mucho pedir pero porfiss podrias mostrar esa esena en el fic …plizzzzz

        Saludos guapa …”

  29. Sandy Says:

    No se si llorar o reír, no se si saltar por todo el piso como una loca y que los vecinos llamen a la policía o quedarme acurrucada en una esquina y disfrutar el momento pero lo que si se es lo que te tengo que que decir…GRACIAS…!!!!!

  30. Sandy Says:

    Y ahora el comentario de verdad que no quería que la palabrería sin sentido que te voy a dejar no te dejase leer mi profundo y sentido agradecimiento.

    Primero de todo ha sido un capitulo que me ha tenido todo el tiempo que he tardado en leerlo pegado a la pantalla del ordenador, que si de esta no me he quedado ciega creo que tengo que agradecerle a alguien ahí arriba*apunta con los dedos al cielo y guiña un ojo* por eso. Definitivamente mis uñas han pasado a mejor vida pero…ha merecido la pena!!!!!!las volvería a mandar a la mierda mil veces con tal de poder leer otra vez un capítulo como este.

    Segundo y ya entro en materia, odio a la glymera, no podríamos hacer una matanza colectiva!!!dios!!! no puede haber más falsedad e hipocresía!!! y que gente de ese tipo sea más importante para Rocke que su propio hijo que se ha desvivido por cumplir sus expectativas desde que nació!!!! (se que en algún momento, no le perdonará porque no hay que perdonar nada, pero tengo que soltar la rabia por algún sitio)No podrías darme un papel pequeño en la historia para poder darle una buena tunda y luego hacerme desaparecer??

    Bueno, prosigamos, sigo queriendo, adorando y incluso amando a Saxton. Es tan perfecto, tan comedido y quieren tantísimo a Blay…ains que no quiero que sufra!!! Él encarna a la perfección la frase “si lo quieres, déjalo marchar” nunca me creí que alguien podía dejar a la persona que ama para que esta pueda ser feliz realmente, pero Saxton ha hecho que crea en ella y que aún le quiera más por ello. Y encima ahora de abogado para los asuntos de rey!!! no me le hagas sufrir más porfaplis que entonces no voy a poder disfrutar del amor de Blay y Qhuinn viendo a Sax pasarlo mal…

    Otra escena que tengo que comentar es la de Payne…dios como me gusta esa entrega y la fuerza que tiene para conseguir lo que quiere esa tia y encima ha ayudado sin pretenderlo a Blay solamente siendo un ejemplo de superación. No sé si esa escena en las barras es tuya o de algún libro (porque me he quedado muy atrasada desde que la universidad me ha absorbido por completo con tantísimos libros obligatorios que leer) pero de verdad que habrá sido un ejemplo y un buen golpe en el cogote para más de una/o, incluida yo. Y tengo que decir…Vishous necesita una buena noticia, no se ha visto nada de Butch…no me los hagas sufrir, se que el poli ha sido el peor parado con el tema de Ahna y su muerte pero por favor!!lo suplico si tiene que pasar algo..quiero una buena escena como las que tu sabes escribir, véase todas!!!! jajajaja :D

    Y por último y no menos importante…Blay y Qhuinn!!!Colapso total, llorera permanente, explosión de felicidad, ataque al corazón y vuelta a la vida para seguir disfrutanto. Esas son todas mis fases mientras estaba leyendo toda esa magnífica estructura de letras, palabras y frases, he disfrutado hasta con las comas!!!! *vale Sandy, relaaaaaaaaajate, amarra los caballos e intenta ser lógica*

    En las primeras escenas me quería morir, Blay seguía sufriendo, Qhuinn seguía sin poder hacer nada para ayudarlo, todo parecía que iba a acabar con el desastre perooooo, el bendito sobre, el bendito Qhuinn y la bendita madre que lo parió (que aunque la odio le doy las gracias porque sin ella no habría nacido ese pedazo de macho)Cuando estabas con Layla, se que no tendría que haberlo hecho pero, pero he reido. Era tan grande el abismo entre ellos dos, con él hablando como habla y ella tan serena y apacible…que no he podido evitar reirme y sentirme feliz porque se había quitado un “bache” en el camino (con todos mis respetos a la elegida eh). Por otro lado…la resolución de Qhuinn a la hora de presentarse en casa de Blay, de agarrarlo, de marcarlo y de ofrecerle todo lo que tiene solamente para que él, para Blay, ofreciendose a sí mismo. Y todo eso con doble sentido porque al ofrecer todo eso se acepta y se respeta a sí mismo porque sino, no le se lo daría a Blay y menos delante de su familila. Es el doble de importante!!!!

    Blay dando la cara, y aun sufriendo como un perro, rugiendo como tal a su propio padre por hablar mal de su macho, y protegiendolo de todo. Aún a pesar de saber que todo se iba a ir a la mierda a decido plantar casa a su familia, abandonar su casa, y olvidarn su linaje solo, para que Qhuinn no lo pasara mal. Es un macho de los pies a la cabeza, por dentro y por fuera, citando a Qhuinn.

    Y ahora…fragua, calor, hierro, fusión…el escenario perfecto, para la pareja perfecta, y la escena perfecta!!!!Con cada letra grabada en la espalda he llorado, con cada sentimiento que salia con cada gota de sangre he llorado y cada lágrima era de felicidad. No quiero arruinar lo que has escrito tratando de expresarme yo así diré solo unos puntos importantísimos para mi
    -Los nombres grabados y lo que significa que lo hagan con la daga forjada por Qhuinn, que se lo hagan el uno al otro, siguiendo el rito aunque luego también se lo tengan que tatuar…sin palabras que no quiero fastidiar tu obra de arte.
    -La entrega de Qhuinn, su primera vez para Blay, esa frase me a dejado muerta. El lavado de alma que ha sido para él todo esto, se ha quedado limpio para poder vivir como realmente se merece.
    -Blay y su verdadera naturaleza que surge con Qhuinn a su lado, por favor yo quiero un hombre así para mi pero se le dejo a mi niño de ojos bicolores porque se le merece y se que Blay necesita a su Qhuinn más que yo a él.
    -Y ese final apoteósico entregandose los dos en cuerpo, alma y sangre…sufrirán pero lo harán juntos y sobre todo serán felices y lo harán juntos.

    Ha sido un capítulo con tanta importancia para mi que podría decir mil cosas, comentar mil cosas pero solamente voy ha hacer una más * se inclina ante Vane, hace una reverencia y aplaude hasta quedar con las manos moradas y los brazos agotados*

    Espero leer la continuación, los golpes y las hostias, lo antes posible pero tómate el tiempo que necesites porque después de este capítulo creo que todas vamos a estar tan felices que el tiempo se nos va a pasar volando.

    Un beso y un enorme abrazo. Tu fiel servidora. Sandy :D

    • ¡¡¡Hola guapaaaaaaaaaaaaa!!! Tacha lo de servidora que de eso nada, todas somos iguales. Habrá hostias. Oh, sí, graaaaaaaaaaaaandes. Enseguida me pondré a escribirlo. Er, en cuanto acabe con un one-shor VxButch que me ha estallado en la cabeza por culpa de las señoras de aqui ariba *señala a comentarios superiores* que han nombrado la combinación V y traje *ceñuda*

      Bueno, la glymera me parece que no es más que la representación de la hipocresía de TODA sociedad. Porque vaya, hay muy pocos individuos en este jodido mundo que no tengan un limite de tolerancia con sus hijos. Puede que no sean las tendencias sexuales pero a lo mejor son las creencias religiosas o cualquier otra cosa. Y no es que Rocke prefiera a la glymera antes que a su hijo, es que se niega a reconocer que el Blay gay ES también su hijo. Por eso el argumento defensivo que es algo pasajero. Está en la fase 1 después del shock. ¿Quieres un pequeño papel? Muahahaha, ¿por qué no, teniendo en cuenta que yo salgo en una pequeña escena en el fic? :P

      Saxton es un Señor, con mayúsculas. Tiene el suficiente olfato como para saber que Blay ya se ha decidido por Qhuinn, pero no quiere hacerle pasar por el mal trago de tener que decírselo y tal, prefiere ponerle las cosas fáciles y, de paso, apartarse con dignidad. Sí que trabajará para el rey, así más o menos enlazo con el canon. Supongo que por eso Sax vive en la mansión, vaya, porque trabaja para la Hermandad. Pero aquí no se quedará a vivir allí.

      Respecto a Payne: no, esa escena dura de rehabilitación no aparece en su libro. Para no spoilearte, digamos que Payne recupera sus funciones motrices con un sistema… bastante peculiar. Pero es lo que me hubiera gustado leer a mí: una dura y larga rehabilitación, que habría ayudado a que lo suyo con Manny tuviera tiempo para desarrollarse, y también a que ella sacara el carácter y la garra de guerrera. No sólo se lucha con armas en las manos.

      ¿Te gustan hasta las comas? ¡¡¡Pues serás la única!! Personalmente las odio, junto a las cursivas y comillas. Alguien las inventó para que siempre se te olvide alguna =.= Ufff, lo de Qhuinn fue mazo difícil. Por eso he separado su evolución en más de 200 páginas, en el capi anterior y éste, para intentar darle solidez. Pero para él ha sido difícil todo este “yo voy a dar la cara y a lo que sea por Blay”, porque no tiene la educación emocio-social necesaria como para saber qué se espera de una pareja en cada momento.

      Y Blay… quién mejor que él para saber todo que ha sufrido Qhuinn a manos de su familia como para obligarle a experimentar un episodio similar por su culpa. No es que Blay no hubiera querido tener apoyo en la cena, pero no a ese precio. Pero lo necesitaba, claro.

      “Lavado de alma”, mierda, por qué no se me habrá ocurrido esa frase *dándose una palmada en la frente* Es justo la expresión, me habría ahorrado como 4 párrafos de rollo :D Qhuinn no buscaba exactamente la herrería, sólo los ingredientes necesarios para que Blay pudiera grabarle pero, antes que usar un cuchillo anónimo, mejor su daga. Entendió muchas cosas forjándola ^^ Y Blay…. eso es lo que pasa cuando se pule un diamante en bruto: que brilla^^

      Sí que van a sufrir en lo que queda de fic, y mucho, pero, como has dicho, ahora están juntos. Por eso quería arreglarlos como pareja antes del final, para mostrar cómo pueden ir por la vida, contra los obstáculos, juntos^^

      ¡¡¡Muchas gracias, guapa, me alegro de que el capi haya representado alago para ti, porque para ellos ha sido bastaaaaaaaaaante bestia!!!¡¡¡Besotessssss ASÍ de grandes!!!!!

  31. Black Says:

    Mecagoenlaputa… DIOS!!! Donde esta mi churri cuando se le necesita¿? Haber quien coño me baja el sofocón que se me a metido en el cuerpo.

    Vale vamos a lo primero que se me va la pinza con las imágenes de la fragua.

    E de decir que el momento de el rey me a gustado, que quieres que te diga siempre me a gustado el rey ciego con su relación con Beth y mucho con su relación con su George.

    La parte de Layla a sido necesaria y a la pobre se le entiende quiere vivir, como todos quiere tener algo a lo que llamar vida propia. Ves ahora ya no me cae tan mal. Como aún no e leído el ultimo libro de la hermandad no puedo decir nada de los diálogos que has dicho que salen, pero bueno cuando lo lea diré; ” mira si esto lo escribo la diosa Vane”

    La guerra se esta encaminando. Solo se puede decir eso. Haber si de una vez el cabrón de Lash la palma y el gilipollas de Eckle se lo cargan, porque vamos hay que ser lerdo por creer que no iba a por toda la raza el muy cabrón de su primo, se notaba a leguas. Tu no montas tanto paripé solo por cargarte a un puñado de vampiros. Tu estas montando una masacre masiva. Eckle GILIPOLLAS!!!!

    El padre de Blay también un poco cabrón ¿no? Se le entiende en plan no es lo que quiero de mi hijo y tengo un tubo metido en el culo que me llega al cerebro, pero vamos esa trampa que le a montado a su hijo! Tío la llevas negra conmigo!!!

    Saxton, cada dia mejor chico así me gusta!!!! Ahora ya sabes, trabaja para el rey, manda a la mierda a la glymera y encuentra a un macho al que follar y te ame y tu a el claro esta.

    E de decir que el momento bambina de Manello…oooh!!! Espero que en su libro hable así a Payne porque así a ganado puntos conmigo. Aunque también que es verdad que el no tiene ni pajolera idea de las palabras de la lengua antigua y no es para que se ponga a llamarla shellan o nalla me gusta eso de bambina. Espero que en su libro sean como tu los describes aquí en tu fic porque si no vaya chasco.

    Ahora lo bueno que joder nena me has frito el coco que da gusto te lo digo. Entiendo que Blay quería ir solo para que no repudiaran a Q pero me alegro un monto que se presentara nuestro chico para reclamar a su pelirrojo, como a de ser.

    Y la fragua o dios mío la fragua!!!!! Ya pueden ir limpiando todo bien y usar un montón de ambientador antes de que entre Vishous porque les corta las pollas por mancillar su fragua y su sillón.

    Venga va, a lo caliente, pues eso que a sido como una maldita supernova! Yo no veo muy a menudo a Qhuinn abajo pero de vez en cuando si y el momento a sigo genial absolutamente maravilloso la manera que han tenido los dos de reclamarse. A sido caliente como el infierno y no se romántico¿? A sido SEXO Y AMOR en estado puro se acabó!

    Eres una escritora maravillosa Vane siempre te lo digo pero chica cada día te superas mas. Así que:

    MUCHAS GRACIAS !!!!!!!!!!!!

    Por cierto, me uno a unas peticiones de ahí arriba de poner otra vez un traje a Vishous, por que nena V y un traje es caliente como el infierno! Yo me ofrezco voluntaria a quitarselo después!! ^^

    Un enorme beso guapa.

    • ultrawoman8 Says:

      Eso eso, V en traje y butch mas salido que una esquina quitándoselo, se buena Vane.

      • ¡¡¡¿Pero qué os psa con V y los trajeeeees?!!!! Yo le adba vueltas a la escena de v y butch llegando a casa tras lo de ahna, con Butch hecho polvo y tal…

      • YA estoy escribiendo este oneshot =.= Cagüentó, la culpa es vuestra por meterme esas cosas en la cabeza…. ¡¡¡¡Luego no os quejéis si se retrasa en capi 6!!!!!

    • Black, no te esfuerces: los hombres NUNCA están cuando los necesitas :D
      Ains, adoro al perro. Es friki, lo sé, pero me encanta el chucho en mitad de las reuniones de la hermandad meneando el rabo^^; Y Layla… ella sabe en su itnerior que Qhuinn no la ama peeeeero…. tenía esperanzas. Ý claro que quiere vivir, sobre todo desde que va a la mansión y ve cómo es el mundo. Entonces es cuando puede comparar con lo que (no) tiene.

      ^^ El final de Lash y de Eckle lo veremos en el capi 6, sip, y será bastante diferente el de los dos. En cuanto a Saxton, sí, ese es el plan: dejar de prostituir sus esquemas morales sirviendo a la glymera para ayudar a otros sin tanta hipocresía, recuperar la parte enterrada de él y hacer el propósito de no cerrarse en banda a lo que pueda surgir en un futuro… lejano, porque ahora mismo no está para machos.

      *risa* Sí, en el libro llama bambina a Payne^^ No te sé decir hasta qué punto los personajes del fic se parecen a los del libro *se rasca la nariz* El proceso de rehabilitación de Payne es…. bastante diferente, eso sí.

      Sádicaaaaaaaaaaaaaas!!!! Estáis todas esperando que V les corte los huevoooooossssssss. Si en el fondo él estará contento por los niñatos, hombre (eso esí, el sofá reluciente, cojones).

      *suspiro* Mira, os voy a asesinar. Por vuestra culpa estoy escribiendo un one-shot VxButch con Vishous de traje. ¡¡¡Me habéis liado, jodías!!!

      ¡¡¡Muchas graciasssssssss y un besoteeeeeeeeeeee!!!!!

      • 0_0 ¿one-shot VxB? aaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh graciaaaaaaaaaaaasssssssss oeoeoeoeoeoeoe
        me voy a seguir llorando de la emoción

  32. Fantastico, fabuloso, bestial!!!!
    Vane, diosa nuestra de la tecla, tu talento no tiene limite, me uno al grupo de las que piensan que la ward tendria que cederte los derechos de su saga, es que se te da mejor que a ella.
    Con este capi me has hecho sufrir lo insufrible, llorar de pena y luego de felicidad, y como siempre has superado con creces todas mis expectativas
    Le has dado a mi peluchin de Blay exactamente lo que necesitaba para liberarse de sus demonios, Qhuinn echando en la cara de la Glymera que son pareja y grabarse sus nombres en sus espaldas.
    Has hecho madurar a Qhuinn, y me encanta en lo que se ha convertido, ya nadie podrá decir de él que es un capullo egoista. Me temblaba todo el cuerpo cuando Qhuinn se enfrentaba al padre de Blay, ¡¡¡¡Joder, eso sí que es un macho haciendose cargo de la situación y protegiendo al que ama. Con lo que ha echo Qhuinn delante de todo el mundo, le podemos dar el título de “Mejor Macho de Valía”
    Por cierto la escena en la fragua, es …….humm………. de antologia :)
    Hablemos de los “malos” , ¿ya sabemos si empalamos o decapitamos a Eckle? Me imagino que a Lash lo vamos a freir, mira que me mola la idea de verlo acaba como una alita de pollo frito, jeje.
    Ahh, antes de que se me olvide, yo tbn me uno a la peticion de volver a ver a Vishous con traje, es que asi vestido está pa comerselo enterito.. ;)
    Muxas gracias xiketa.
    B7.

    • ultrawoman8 Says:

      Cada vez somos más Vane TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE!

      Porfi porfi porfi?

      • ¡¡¡¡¿DE DÓNDE HA SALIDO LA MANÍA CON EL TRAJEEEEEEEEEEE?!!!!! si no hay ninguna escena que os haya podido recordar a V trajeado O.O

        Ains, ahora mismo no me imagino otra situación en la que pudiéramos engañar a V para que se pusiera un traje, pero ¡¡¡pensare en ello!!!

      • ultrawoman8 Says:

        Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

        TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE! TRAJE!

        Te quiero Vane

      • ¡¡¡¡¡¡QUE SÍIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, QUE TENDRÉIS EL JODIDO TRAJE DE LOS COJONESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!! ;P

  33. Bueno, bueno que bonito ha sido todo. No sé por dónde empezar a comentar.

    Antes de nada, estoy impresionadísima con las fotos de esta nueva entrada jajaja que alegría cuando lo primero que ves son esos pedazos de cuerpos ¡¡ay omá que ricos!! Por favor agradéceles de mi parte a Qhuinn Hermandad-Hispania (sobretodo) y a Blaylock Hermandad-Hispania esas maravillosas fotos, desde luego con Qhuinn han acertado 100%, ya me enamoré cuando lo pusiste en el capítulo 4 parte 3, yo ya tengo unido el personaje a esa imagen, ¡mira que estoy pensando en hacerme un facebook sólo para meterme en vuestras páginas de la hermandad!

    Volviendo a la trama, que gracia me hizo Manello con lo de tu “no chico”, y ahí Qhuinn reafirmándose :D Blay un poco durillo con la chica de la cena cuando le dice ¿Tan poco te valoras? Jolin guapo que tu acabas de decidir enfrentarte con todo, la pobre no tiene culpa de pertenecer a la glymera, se ve una inocente, aaayyy *tironcillo de orejas* que eres mu valiente no?

    Eckle es un cabrón, eso está claro, pero ¿he creído ver un poco de humanidad en él? De modo que quiere ver muerto a Qhuinn y no le importa que muera la Hermandad pero le duele un poquito la raza ¿o es sólo interés? Qué asco de tío. De todas formas no tiene perdón.

    Muy, muy, muy grande la primera vez de Qhuinn, que sentimiento más intenso cuando lloraba, guau, Vane estoy completamente a tus pies, es fantástico como lo vive Qhuinn, tan profundo, como lo acepta todo, estoy sin palabras.

    Un beso y muchas gracias por todo

    • Muahahahhaa, la verdad es que esa galería de fotos no tiene desperdicio, ummmmmmmmmmmmmm. :D

      A ver, Blay no es que fuera duro con esa chica, al menos no conscientemente. Más bien pensaba en cómo funcionan las cosas en la glymera, en general, de las cosas que aceptan las hembras sólo porque les dicen que es así como funciona el mundo y el “¿tan poco te valoras?” más bien es la conclusión a la que llegó. Al menos, así me lo imagino ;P

      Y Eckle lo que quiere es venganza y dsfogar rabia reprimida contra Qhuinn. No quiere que desaparezca ni la glymera (es su medio de vida) ni la raza, claro. Pero es tonto del culo =.=

      Lo de la primera vez de Qhuinn le di más vueltas que un tonto. Al final me pareció que tenía que ser mazo fuerte para alguien como él dejarse tomar, sentirse tan, tan cerca de alguien, tan expuesto y más con Blay, por todo el amor que había en ello. Tenía que acabar explotando. No sabía si me lapidaríais por haberle hecho llorar, porque es la primera vez que llora en toda su vida^^;

      ¡¡¡Muuuuuuuuuuuuuuchas gracias a ti y un besoteeee!!!

  34. pitufina Says:

    Nooo Vane jamas me imagine a V entrando en la fragua en plena acción!!!!!. Con V va mas de la venganza, un ojo por ojo, agarrarlos luego y hacerlos sudar de lo grande!!!! Si no, no seria nuestro V. Y ya veo a los chicos cargando un sillón nuevo, porque no creo que V se quiera volver a recostar en ese… jajajajajajajajajaja

    • Sip, definitivamente ése es más V :P La venganza es un plato que se sirve frío, como se suele decir. De todas formas, no los matará. En el fondo está contento por ellos^^

  35. Como ya he dicho el capítulo es magnifico, y esta seguanda parte es muy intensa, pero antes de nada tengo que comentar algo que nunca crei posible, yo soy anti Layla totalmente, no aguanto a la elegida, me parece insoportable y una copia mas pedante de Marissa… pero mi opinion de ella despues de leer esto ha cambiado, se que es una locura, pero despues de leer la escena Qhuinn-Layla en el otro lado empeze a sentir admiracion por la elegida… ella esta sufriendo por que el macho al que ama no la quiere, pero aun asi es capaz de entender que es por el enorme amor que este le profesa a Blay, quien es capaz de aceptar eso??? ( a mi me costaria mucho) y eso no es todo sino que a pesar de que sera una agonia para ella le ofrece seguir siendo quien los alimente, no me digas que eso no es ser una hembra de valia… realmente me has dejado muerta con esa escena y despues de esto solo me puedo poner en pie y aplaudir a Layla….
    -Saxton es otro de los vertices de esta relacion y aunque ya me habia cautivado anteriormente tengo que reconocer que despues de este capitulo queda claro que, a pesar de lo que piense la jodida Glymera, es un macho de mucha valia. Cuando la mahmen de Blay le pregunta si el sabia de la relacion con Q y el dice que si se me partio el alma… y despues su charla con Qhuinn ( por cierto muy acertada en poner trozos de la conversacion de L.U) en la que se espuso tal como es me dejo rendida a sus pies…. aunque tengo que reconocer que no me imagino como podra trabajar teniendo que ver continuamente al macho al que quiere con su querido primo, una cosa es aceptarlo y otra diferente es que no sea doloroso.
    -La esena en el gimnasio es tremenda, realmente ver como Payne, la guerrera, lucha paso a paso para poder andar otro vez y no por arte de magia es lo acertado, y ese momento en el que Manny frena a Blay para que el orgullo de su chica siga en pie es la mejor muestra de asmor que le podria proferir a Payne. La charla es impresionante, nunca me habria imaginado la similitud entre Payne y Blay, pero nadie mas podria hacerle ver que no podria engañarse a si mismo por el bien de sus padres.
    -Tengo que reconocer como loca seguidora y admiradora de Vutch que me encantaria ver una escena de ellos despues de lo ocurrido la noche anterior, pero tambien comprendo que esto es sobre Qhuay y ellos son los importantes. Aunque si espero que nos muestres como reaciona V cuando se enterre de lo que hicieron en su querido santuario, 3:) realmente no puedo dejar de imaginar como se quedaria Q con esa charla. Tengo que decir que en esa escena me imaginaba entrando a V por la puerta y pillandoles despues de lo que hicieron… seria grandioso, aunque Blay morriria de verguenza.
    -Sobre Eckle prefiero no hablar, solo espero que encuentres un modo cruel y doloroso de acabar con el. y sobre su primito Lash tres cuartos de lo mismo, aunque me preocupa que su final dependa de que la bruja de la V.E convenza a su querido hermano de aceptar abrirle las puertas a su hijito…. por cierto, me encanto eso de que dijeras que el Dhumb era la parte inferior de Otro Lado, ya que yo siempre me lo imagine asi je,je,je.
    -Muy buena la manera de engaño al “Rey sol”, ya que su ansia por matar a los Bloods es mayor que el pedido del Omega, realmente ya me tarda ver esa batalla campal. Y el hecho de que los Bloods tengan algo preparado para los hermanos la va ha hacer aun mas espectacular.
    -Finalmente la pareja… al principio me mata ver como Blay sigue sufriendo por el puñetazo de su padre y como Q sufre por no saber como ayadar a su macho…. luego viene la peticion de que no vaya a la cena, y te juro que pude sentir como se rompia el alma de Q, no me podia creer que el amor de Blay fuera tan grande que prefiriera parecer el solo aun sin tener a su mayor apoyo al lado a que su padre vejase a su macho… para mi ese fue el momento en el que Blay se dio cuenta de su relacion.
    La cena es increhible, y lo de Jasmine me mato, yo misma tenia de ganas de gritarle 3 cosas al padre de Blay, pero cuando Q viene a su lado como su salvador es lo mejor que he leido nunca… no me podia creer la buena idea que habia tenido, y como se planto delante de sus “suegros” y le espeto todo lo que sentia, pero sin perder un ápice de compostura… ole sus huevos.
    La escena de la fragua esta llena de puros sentimientos, no solo es Qhuinn entregandoses en cuerpo y alma su Blay y viceversa, sino que son el uno curando los ultimos resquicios de dolor y inseguridades del otro, empezando una nueva vida a su manera, como ellos quieren y con quien quieren. Ahi se pudo ver como Blay pensaba seguir adelante con su nueva vida feliz aunque sus padres no estubieran del todo a su lado, y como Qhuinn comprendia que toda su jodida vida tenia lo que necesitaba a su lado, sin necesidad de estarse torturando y como por fin iva empezar a ser el macho valioso que todos en la mansion saben que es… como no podia ser de otra manera acabello el capitulo llorando, pero de felicidad… muy merecida despues de todo el drama anterior. por cierto, no creo que hubiera un sitio mejor para este final que la fragua, ya que es ella Qhuinn empezo a darse cuenta de lo que lo rodeaba y de sus verdaderos sentimientos y no hay sitio mas liberador para el que ese. fue el cierre perfecto.
    Como siempre es un honor leerte y me fascina tu facilidad de meterme en la historia de esta manera, besos guapa

  36. Sin palabras,, wao Vane te haré un monumento por este pedazo de capi,, simplemente me encantó. Te juro que amaré esa fragua por el resto de mi vida jaja,, esa escena tan intensa, cargada de tantas emociones claras por parte de ambos, el sacar a relucir lo que sentían el uno por el otro y esos miedos que los han tenido atados. El hecho de que Qhuinn se entregara por amor a Blay para hacerle saber que eso era real y que es suyo, qué manera de demostrarlo que grabando su nombre en su espalda. O sea Vane, todo de ese capi me encantó.

    Entiendo también que no todo puede ser color de rosa y que el padre de Blay lo acepte así sin más, pero al menos las cosas en su vida tomarán otro camino junto a Q. Esa parte en la cena de la familia de Blay donde él renunciaba a su herencia y donde Q lo acepta en la suya, fue tan increíble, que di saltitos de emoción porque me imaginé a Q diciendo esas palabras delante de todos los allí presentes. Lo único triste fue la manera en que lo supo el pobre de Saxton,, vale vale, ya me dio lástima con él.

    Ahora a esperar el siguiente capi,, siento que ya nos acercamos al final y me pone triste, pero deseo mucho saber en qué termina todo, y ahora sé que tendremos finales felices, en cuanto a los protagonistas principales se refiere.

    Besos Vane,, que estés muy bien y recarga energías que me imagino has quedado fundida después de semejante capítulo.

  37. Dailenes Says:

    Hijo de la gran…..

    Nuevamente me toca el comentario sopotocientos. XD
    Pero es que me gusta disfrutar la lectura del capi como si fuera un manjar, de poco en poco y degustando hasta el último sorbo.

    Bueno hoy seré breve, debo estudiar lo que no estudié por estar leyendo el capi. Solo quiero decirte que cuando estaba leyendo pensé: XD a la Ward le vá a quedar de para arriba cuando escriba la historia de Q y B, superar a Vane. Sinceramente no creo que lo logre, eres una genia, tienes talento.
    Esa escena de la entrega de Q, en la fragua, fue………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….. creo que el castellano no incluye las suficientes palabras y nena erés………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….. resumamoslo al estilo Q, “”jodidamente megaflipante”
    besis.

  38. mikomi Says:

    hola!!
    maravilloso!!!
    que realista tu forma de tocar el tema de blay con sus padres, creo que en un 90% de los casos es asi T_T muy triste pero la realidad, lo mismo, para lo que sintio blay, cuando qhuinn hablo eso de entre verguenza, orgullo, esperanza y mas verguenza snif snif muy real!!
    la escena en la fragua me dejo flipando jajaja me encanto, realmente maravillosa. haces magia vane y como dijo otra chika, tus libros lo tienen todo, siempre me dejas alucinada, maravillada =)
    besotes y abrazotes de oso…
    pienza seriamente en alargar tu novela, no quiero dejar de leerte T_T se que tienes tu proyecto pero es que me encanta como escribes!!! no lo dejes!!! aunque sean pedacitos de vida porfiiiiiiiiiiiiiii
    mas abrazotes y besotes de oso!!!!!!!!!!
    PD: lo del temblor en españa no te afecto verdad?

  39. Me dejastes en stand by.
    Mierda! Como escribes. No sé que tienen en la cabeza los editores para no tener tus libros en todas las librerías del mundo.
    Vamos al lío: me sorprendio la reacción de Saxton, relmente quiere a Blay, es lo ínico que justifica que renuncie a él. Sabe que está enamorado de Quinn hasta las trancas y por mucho que le duela se da cuenta de que con él no sería feliz. Qué bonito es el amor…
    Y Quinn plantándose en la casa de los padres de Blay con un par de cojones, delante de los invitados suelta la bomba. Me encantó esa parte!!
    Por no decir de lo que ocurre en la fragua…compromiso, entrega total y absoluta, arrepentimientos, perdón, gratitud, aceptación sin restricciones, saberse amado, sexo elevado a la enésima potencia.
    Más, más, más,…

  40. De verdad vas a escribir sobre V en traje???ajaja, como t lian e??por mi esta mas q bien!! solo de pensar que lleva traje…ajajjaja, lo bueno se hace esperar!!! Aunq tb hay q ver la reaccion de butch! eso seria condenadamente hot!!!

  41. yo simplemente voy a decir que ERES LA MEJOR DEL MUNDO !
    me he enamorado perdidamente de tus fics *-*
    sobre todo el de V/B, porque esta todo tan bien escrito, SON TAN ELLOS !
    debo decir que amo a Jane y me encanta como shellan de V, pero la mayoria quedamos con un gustito amargo por lo que pudo haber pasado entre esos dos hombres. Me encanta que pongas a V tal cual es, porque esa es la unica critica que le tengo a Ward :/ le tiene mucha bronca a V y su libro no fue todo lo que esperaba, me quedé con la impresión de que solo queria deshacerse luego de el ¬¬.
    V es un hombre testarudo, cerrado y gruñon y asi es como me gusta !
    Bueno, sorry por poner ese comentario aca, pero es que es primera vez que te escribo y tenia que ponerlo todo de una, jajaja.
    Con respecto a Q/B, simplemente, GRACIAS ! siempre quise que el cabezotas de Qhuinn se diera cuenta de todo lo que siente por Blay, y que Blay dejara de sufrir tanto :(.
    Me encanto todo ! desde que Rhage y Mary fueran padres hasta el emparejamiento de Q/B ! No se ah, yo creo que con esto, a Ward le queda la vara bien alta para el libro de Q/B ajaja.
    Gracias Vane ! eres simplemente la mejor, espero el proximo capitulo son ansias :)

  42. jeciga Says:

    GUAAAUUU VANE amiga genial de geniales creo q le das un punto totalmente diferente a la relacion de B y Q ya q llegan a completarse completamente tanto en lo fisico como en lo emocioal te puedes creer q me di una mini maraton y que de en ascuas Amiga no tengo mas elogios q decir ya q te e dicho siempre lo buena escritoras q eres …. y sin decir mas de corazon te felicito muy buen trabajo…

    PD: solo quiero tomarme unas lineas para decir a las amigas españolas q estan sufriendo junto a sus familias por causa del movimiento telurico q los afecto q lo siento de corazon ya q en mi pais ( chile ) un pais muy sismico sabemos q se siente un beso y habraso espero q puedan superar estos momentos

    • mariposa21 Says:

      Otra Chilena que se una al sentimiento fraternal con nuestros hermanos Españoles …. espero que tu estes de lo mejor Vane y fuerza a los que han sufrido con ese remeson…. !

  43. judith Says:

    ERES UNA DIOSA de eso no tenemos duda, por que con tus palabras nos controlas a todos los que te seguimos y adoramos fielmente, nos hacer reir, llorar a mares(con lo de anha muchisimo), calientas nuestros corazoncitos y todo lo demas tambien, por que con esas escenitas de la fragua y lo muebles de la mansion no hay quien se aguante, bueno mis felicitaciones por esa mente prodigiosa y esperando pacientemente “””perdon por la mentira”””” y dolorosamente el final. y de todo corazon te digo que si publicaras cualquier cosa te compraria eres de esos pocos escritores que vale la pena leer una y otra vez, besosss

  44. Adriana Says:

    Joder mujer q bien escribes!!! q buen momento!!! creo q es el mejor final para el sufrimiento d ellos!
    Gracias x ser una genia y compartir todo tu talento con estas humildes lectoras!!
    Bueno ahora m voy a tomar una ducha fria…soy la unica q tiene MUUUCHOO calor??

  45. pitufina Says:

    Hola Vane, soy yo otra vez. Luego de leer tu comentario de que habria mas de una iniciacion en la hermandad, me he vuelto a leer el capi, aunque solo las escenas de John. Perdon pero tengo que decir algo… Por primera vez no estoy de acuerdo contigo en algo. No creo que John deba ser un hermano todavia…. No se, sus reacciones en este capitulo lo plantaron mas como un crio y no un posible hermano.
    Por favor no me tires las dagas!!! *Corro a esconderme ante la cara de enojo que pones*
    Bueno a lo mejor en el capi final nos tienes preparada alguna sorpresa que nos deje OH DIOS MIO!!! SI TIENE QUE SER UN HERMANO!!!

  46. Mariedg Says:

    Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh me encantoooo, tenias razon al decir que este capi iba a acabar bien… Me encanta que cumplas lo que prometes… No puedo decir nada mas solo SALVE OH DIOSA DE LA ESCRITURA!!!

    Besos…..

  47. VANNNNNNNNNNNNNNEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!! joder que tú si que vas a acabar conmigo un día de estos mujer!!! este capi ha sido la hostia como dirían en tu hermoso país!!!!
    Santo Dios que no puedo ni hilar un pensamiento coherente después de tantas emociones juntas y encontradas.
    1.- Anha… esa fue la escena que me ha dejado llorando a moco tendido durante horas!!! que dolor tan grande saber que esa madre tuvo que pasar por todo ese martirio, y Rhage… el dragoncito en plan mamá gallina me ha hecho doler el corazón!!! todos deberieron haberlo pasado fatal cuando la tuvieron que matar, pero mi Butch debe estar hecho polvo desde entonces porque supongo que el paladín que lleva por dentro debe haber quedado hecho puré después de haberla “sorbido” buaaaa!!! que lloro de nuevo!!!.
    2.- La platica De la Cruz/ Vishous me ha matado…el encontronazo de ese par me ha hecho el día!!! joder que los amo a los dos y esperaba esa escena con ansías y te juro que no me quedado nada a deber, porque fue justo como me la imaginaba!!! el hecho de que mi V se lo quisiera comer a mordiscos me encantó!!! risa loca con todo!!!
    3.- La platica Layla/Qhuinn y la manera como acabaron las cosas entre esos dos fue perfecta… es que esa niña realmente no tenía idea de los sentimientos que Q le provocaba porque es tan inocente que no tiene idea del AMOR real y lo que eso conlleva… necesita VIVIRRRRRR en toda la extensión de la palabra, para saberlo!!! total que ahí Q se vió como un puto genio, maduro y centrado!!! (gracias a Blay nuevamente).
    4.- La estrategia de batalla me tiene con los nervios de punta porque se atisba que el próximo capi será la guerra de las galaxias versión Caldwell y te juro que estoy en una tensión mortal de saber de que forma morirán tanto el cabrón de Eckle como Lash… porque ambos merecen que los frían en aceite a fuego lento!!! grrrrrr
    5.- La escena con el padre de Blay… ainsss que me dolió en el alma como una persona que se decía adorar tanto a su hijo pueda llegar a cambiarse al lado oscuro de la fuerza sólo por un prejuicio mal entendido y mal encaminado, me fastidia saber que su amor y orgullo no lo eran tanto, porque sólo veía en Blay lo que sus ojos querían y no todo el paquete que representa!!! aunque si somos sinceros, me lo esperaba y estoy segura que con el tiempo (mucho) comprenderá a su hijo y por fin podrá ver el gran macho de valía que es ese hermoso pelirrojo!!!.
    6.- Saxtón me hizo el corazón un puño con ese tremendo amor que siente tanto por Blay como por Qhuinn, porque mira que sacrificarse en aras de que ambos sean felices me partió el alma!!!… aunque le sirvió para darse cuenta de muchas cosas que en adelante lo harán una mejor persona y le significarán un mejor futuro en el que seguramente encontrará a ese macho que lo quiera de verdad y lo haga feliz porque se lo mereceeee!!!
    7.- La cereza del pastel!!! Qhuay!!!! me ha matado todo… ese Qhuinn que después de tropocientos golpes, inseguridades y mierda y media ha intentado superarlo para alcanzar al macho de su vida!!! la escena en casa de la familia de Blay, la fragua, los nombres en la espalda!! joder que todo me ha puesto la carne de gallina y me ha dejado viendo corazones rosa por todos lados!!! son tan lindos, tan entregados, tan amorosos y Blay en ese plan dominante tomando a Qhuinn me ha dejado mudaaaa!!! LOS AMO!!!! de verdad que te luces mujer… y al final cuando Q decide perdonarse… la apoteosis!!!

    Conclusión!!!! te Amo Vane eres mi idola personal y nada más no te levanto una estatua porque no tengo el material a mano!!! te adoro y espero con ansias el proximo capi!!! besotes!!!

  48. VANEE!!!! eiiiiii genial eh, me ha encando, ya me gustó la primera parte, pero la segunda la ha superado!!!
    No puedo dejar de mencionar lo muuuuucho que me ha gustado Blay en el capitulo, por un lado, ese rollo “llevas mi nombre en tu espalda y ahora quiero, NECESITO tomarte, Qhuinn” en plan arrebato-macho-posesivo, y por otro lado me he MUERTO, pero muerto, con la escena de:
    -Acaba de una maldita vez.
    -¿Para qué?
    -Para que puedas follarme.
    Diossss Vaneeeeee!!! me muero con Blay en ese rollo, en serio!! Me encanta!! y mira que soy más de Qhuinn…Pero es que en ese plan Blay puede con cualquiera!!!!!
    Bueno pues eso, como siempre mis gracias y felicitaciones por este maravilloso capitulo!!! No nos abandones nunca!!!!
    Un besote sevilla, artista!!!

  49. TaigaBriareos Says:

    Sigo sin palabras para definir lo buena que eres… sólo espero, que cuando V vea, el estado en el que debe haber quedado ese sofá, sólo espero, que nos los mate mucho!! ^_^

    Como no se me ocurre de verdad como alabarte como dios manda, citaré a Lina Morgan y te diré que… “agradecida, y emocionada, so-la-men-te pueeedodecir… gracias por veniiiiiiir!!!” ^_-

    PD: Realmente se ve complicado, porque parece frío, pero ojala el pobre Saxton, ahora que también parece que se ha liberado, encuentre un machote que le dé el cariño que necesita

  50. La verdad es que ya comente sobre el capitulo, pero creo que a todas nos a dejado un mal sabor de boca el pobre Saxton, encontrarle una pareja tendria que ser facil pero nos gustan los personajes que estan en el libro de la Ward asi que hacer aparecer uno nuevo me descoloca un poco, y claro pensando pensando hay uno al que le podrias dar un poco de brillo y esplendor y que la verdad hasta ahora el hombre esta mas bien desprestigiado y me refiero al hermano de nuestra odiada Marisa. La verdad que arreglandolo un poco nuestro queridisssssimmmmooooo Saxton podria encontrar en el su alma gemela no???? porque el pobre doctor la verdad necesita urgentemente ver la luz y no me refiero a la del sol jejejeje. Pues nada ahi queda eso por si sirve de algo. Por favor chicas *protegiendome con los brazos la cabeza* no me apedreeis solo es una idea. porque seamos realistas esto se acaba el ultimo capitulo pende sobre nuestras cabeza y yo pienso ¿ Y luego que? nos quedamos huerfanas? hay que poner la maquinaria en marcha para que no nos dejes esto tiene que continuar no puede terminar asi sin mas Vaneeeeeeeeeeeee me estoi estresandooooo solo de pensarlo Ufff!!!!!!!
    Dinos cual es tu proximo proyecto asi nos tranquilizas un poco.
    Porque todas nosotras nos hemos dado cuenta y tu a estas alturas lo habras notado que HA NACIDO UNA ESTRELLA LLAMADA VANE CAOS. Y TIENE QUE SEGUIR BRILLANDO. ¿a que si chicas?

    • totalmente de acuerdo contigo, lo que sea porque Vane siga alegrándonos la vida, aunque haya que hacer virguerías con los personajes para que encajen!!

    • Yo también te apoyo completamente!!!! Es cierto, qué haremos cuándo termine esto?? Si si si, Vane no nos puedes abandonar!!!!
      A mi tambien me encantaria que Saxton encontrase su media naranja, sería genial!!
      Yo habia pensado en LASSITER…. No sé porqué pero le veia un rollo asi picarón-cabroncete que me pega mucho con Saxton… jajajajajaja
      Pero vamos que me parece genial la idea Havers!!
      En el caso de que Vane se decida a hacerlo (dios lo quiera) cualquiera que ella sienta que le inspira me parecerá genial!!! Al fin y al cabo ella es la artista!!!!

    • TaigaBriareos Says:

      Maeeee… cubrete bien porque te voy a lanzar una piedrecita, porque yo también quiero un macho para Sax aunque no vea ninguno en el panorama… ¿pero el hermano de Marisa?… ¿que es de lo peor?… eso no se lo deseo ni ammmmm…. bueno, sólo se lo deseo a mi peor enemigo (que qué yo sepa no existe pero bueno).
      Ahora que va a trabajar para el rey, tal vez le surja alguna posibilidad, tal vez algún poli que colabore con de la Cruz, que me ha gustado mucho, o ahora que se va a crear un cuerpo como de polis vampiros… a lo mejor… ¿no? pero me gustaría alguien un poco rudo, en contraste con él, que es tan elegante, culto, con savoir faire… ¿no? *ojos de cachorrillo con lengua fuera jadeante*…. ^_^
      Sólo espero que esto no se acabe, y que tengamos muchoa oneshots de VB y BQ!!!!

      • ¿¿Havers y Saxton?? Buff, en la vida se me hubiera ocurrido esa pareja, me parecen completamente incompatibles xD. Me imagino a Sax más con un vampiro-poli un poco rudo como ha dicho Taiga, o quizá con Lassiter si lo conocieramos más, por que lo que es yo, no tengo ni idea de cómo es xD

    • O.O ¡¡¡¿HAVERS?!!! No, mujer, no te apedreamos, pero la verdad no me imaginao al hermano de Marissa, hetero de pies a cabeza, con una shellan difunta mientras daba a luz y bastante cabroncete él mismo liándose con Saxton. Y, sorry, pero tampoco me veo a mí escribiendo un fic sobre SAx ni colocándole una pareja con un final feliz dentro de poco. Lo suyo tendría que ser un proceso que durara años, uno no cambia de un día para otro (creo que eso sería demasiado… ¿Ward? :P) y creo que ¡¡¡no le será fácil encontrar pareja!!! Puede haber tomado la decisión de no cerrarse en banda a esa posibilidad, pero de eso a encontrar tu media naranja y que todo salga bien va un cacho largo.

      ^^; ¡¡¡Lo siento por Saxton!!!! A ver qué se le ocurre a la Ward hacer con él.

      Ains, lo único que os puedo decir es que: acabaré de escribir AL, que eso son tropocientas páginas más; que luego tendréis el one-shot VUTCH con V de traje, y el segundo bonus chapter de AR.¿Más allá de eso? *se encoge de hombros* Creo que tendría que espabilarme con mis propias cositas, que las tengo olvidadas :S

      • Vane, yo quiero leer tus propias cositas!

        Havers y Saxton??? Virgen santa, noooooooooooooooooo, antes preferiría ver a Quinn criando bebés como conejos con Layla. xD

  51. Vikinga Says:

    Vane “Gracias” al fin he leído lo que tanto anhele, ha sido indescriptible, las sensaciones y emociones que me haz hecho vivir. Chica tu tienes el dón eso es indiscutible, Blay como lo adoro y Qhuinn si te quiero, aunque en ocasiones te aborreci, al fin machos vinculados, parejas, al fin los dos juntos y nada más importa.
    Bueno igual me dio pena el Papá de Blay, entiendo lo que siente, su único hijo, su orgullo, he esperar que pasa….. y Saxton un hombre noble, realmente como he comentado anteriormente, me saco el sombrero ante este caballero.
    Vane nuevamente gracias.

  52. ¡¡Guapaaa te quiero!! Que cosa más bonita de capítulo, ains. La escena en la que aparece Qhuinn proclamando que le daba la bienvenida a Blay a su familia me conmovió…Cuando Qhuinn se perdona a sí mismo por menospreciarse por haberse creído lo que le decían los demás, me conmovió aún más…Y ays, que encanto de persona que es Saxton. Dejar el camino libre a su primo sabiendo que ama a Blay aunque no sea correspondido y seguir quieriéndolos a los dos muchísimo…La verdad es que se merece mucho ser feliz ^___^ (retomando la conversación de ahí arriba…¿Saxton y un vampiro-poli? ¿¿Saxton y Lassiter o.O?? xD)

    Por cierto, leyendo la escena de Payne, se me ha caído la venda de los ojos y me he dado cuenta que la Ward nos ha dado lo que queríamos de V y B pero en versión hetero. Hasta que no lei tu reseña del 9º libro y me medio-spoileé, no sabía que Manny era hermano de Butch, y ahora al leer esa escena en la historia me he dado cuenta que la autora ha juntado a esos dos, pero con Manny (Butch) y Payne (V). Muy triste la verdad. En versión hetero pueden estar juntos, pero en versión homo no. Pa llorar…

    Y por cierto, he estado leyendo los coments y veo que nos has regalado un proyecto de one-shoot con V con traje *____*… ¡Yupiiiiiiii! ¿Por qué nos pondrá tanto este guerrero con traje xD?

    Un beso enorme guapa y gracias por el capítulo ;)

  53. A ver, apenas hoy tengo tiempo de darte las gracias Vane. Te ha quedado fenomenal este capi, ambas partes me han mantenido en vilo, además, tanta sensualidad abruma jajaja *sonrojo*. La escena de la fragua me tomó por sorpresa, más hot imposible.
    Sigo pensando que, si bien mi rey es lo máximo, Blay es un bombón peca por peca.

    Terminé de leer anoche la traducción de Amante desatada que nos posteaste. Qué libro tan flojo, tiene sus buenos momentos, pero, la verdad, son pocos. Es una lástima. Confieso que mis libros favoritos de la hermandad son Amante Oscuro, Amante Vengado y Amante mío, en cuanto a que, según pienso, Ward hace un mega esfuerzo y logra montarse el mega malabar con las tramas y eso se le agradece en serio. Pero este último libro no me ha motivado, ni modo.

    Deseo los astros se alineen y vuelva a la carga con fuerza en el próximo, Tohrment se lo merece por ser el más equilibrado y sensato entre los hermanos (después de Wrath, él goza de mi simpatía por delante de todos los demás guerreros).

    Besotes

    Wrath for ever

  54. kirian Says:

    Madre mia Vane,ya no se que decirte…para que me creas cuando te digo que me haces sentir cosas maravillosas al leerte.Creo que el capitulo de hoy se me va a grabar a fuego en mi mente.Vaya escena en el sofa,que pasion…..que ternura….que liberacion le has dado a Qhuinn.No me repito mas,ERES MI HEROINA……

  55. Lectora Says:

    eres una diosa escribiendo.

    Mil gracias por esta increíble historia

  56. Hola!!!! Llega mi comentario…Tarde pero llega…Menos mal que nos vemos por el Face! pk llevo unos horarios y un espres corporal algo descontrolados. jajajaja…. Hace dias que he leido el cap pero es que no encontrava tiempo para sentarme y poder comentar.
    Por donde empiezo?! como siempre impresionante, te superas cada dia mas!
    – De la Cruz, me encanta el encuentro con V y el poli me encanto.
    -Lash……mejor ni te hablo dios, lo podias hacer un poco mas malo?! creo que no…me encanta el camino y la direccion que a tomado,es rebuscada pero a la vez es clara y precisa ves a lo que va y puedes intuir sus moviementos…pero seguro que nos sorprendera con algo mas malo aun…me gusta mucho.
    – Lo de Mary y Rhage…que te voy a decir llore como una tonta.
    Cuando ahna se despide y le dice a Rhage lo que le gusta a la niña me rompio, creo que es lo que ariamos todas las que somos madres en una situacion asi, preocuparnos por nuestros hijos, que son en mucha parte nuestra vida. El momento en que rhage llega a la mansion y mary lo ve llegar fue de poner los pelos de punta…..
    -El encuentro entre Blay y su padre…. es muy real es la reaccion tipica de un padre, por desgracia aun muchos padres no comprenden que sus hijos pueden ser Gays. y como tu as dicho cuesta años y años de comprension y en algunos casos en este proceso hay que acer terapias con psicologos.
    -Sax cada vez me cae mejor, es un macho hecho y derecho…joder tiene sangre fria..aunque solo sea un civil.
    -La comida en la casa de Blay cuando va transcurriendo estuve a punto de matarte cuando qhuinn no iva, joder *sacando humo por la cabeza*. pero cuando vi la decision de Qhuin *sonrio diveritida* eso fue genial. Y ser capaz de plantarle cara al padre de Blay eso de de todo un macho.
    -Y ….*suspirando* no ser que decir de cuando blay y qhuinn se escriben sus nombres… es una combinacionn de emociones…*bufando* Ace que se te ponga la piel de gallina por las emocions que expresan en ese momento, es como vaciarte por dentro. es empezar de nuevo, empezar una vida con la persona que amas., es compartir un vinculo que nadie pase lo que pase nunca se podra romper. Creo que lo expresaron de la mejor manera posile.
    Resumiendo para no alargarme mas…… Eres la caña me a encantado, jajajaja se nota verdad? jajajaja…….
    Joder me vas a matar esto parece la bibilia. llego tarde pero me recreo en ello.
    Besos.
    Ens veiem per el Face… que es l’unic lloc on encara anem parlan subin.

  57. REixa Says:

    Hola!!
    llegué a tu página por casualidad y que sepas q me has tenido todo el domingo a la tarde enganchada como una tonta al ordenador……no sé que decirte:ME HA ENCANTADO TU ESTILO Y TU HISTORIA ME HA ENGANCHADO DE PRINCIPIO A FIN…..

  58. REixa Says:

    perdón q se envió solo….
    ya he leído el último de la Ward y umm….yo tb prefiero la forma de recuperación de Payne de aquí y la chulería de Manny….
    Sobre Blay y Qhinn…genial y q Buth y V sean pareja…..ahhhh……me muero por leer su fic….muchísimas gracias y cuando al final cierre la boca de lo flipada q me has dejado comento un poco más….

  59. gissell Says:

    esta parte del capitulo esta de infarto lo leei de un tiron a las dos de la mañana y no pude para genial.

  60. Hola Vane!!!! siglos sin escribir nada, pero con lo que acabo de leer no puedo más que quitarme el sombrero. Que hermoso saber que creaste una versión del personaje de qhuinn que es capaz de llorar abiertamente, luchar por lo que verdaderamente siente y desea, sin temor a los miedos de su asquerosa infancia y que, más importante, sea capaz de perdonarse y seguir. Bravo! valió la pena la espera para verlo dejarse…tu sabes….hacer cosas ja ja ja ja ja. BESOS DESDE VENEZUELA

  61. Nadesda Says:

    La verdad acabo de leer este capitulo se me hizo lo mas tierno y romántico de muchos capítulos x q quinn se acepto tal cual es y blay tuvo el valor de decidir su propio futuro sin importar que su familia lo rechazara y todo x amor y lo q hizo sax bueno esque el amaba a blay como no había amado a nadie x eso se hizo a un lado

  62. alena Says:

    Por fin he podido tomarme el tiempo para leer todo este capitulo (las dos partes) y disfrutar como una loca de él.

    He amado cada minuto de lectura. Ha sido, para mi, uno de los capítulos más emotivos. La muerte de Anha y el comportamiento de los hermanos allí presentes me dejó llorando un buen rato… Al menos nos queda el consuelo de que la pequeña Anha ha quedado en buenas manos. Rhage y Mary serán los mejores.

    Lo de la emboscada me tiene de los nervios. Jay- O es bastante listo, y no no sé me ocurre que es lo que ha planeado para librarse tanto de Lash como de los hermanos. Por otro lado… jajjaja… virgen, Felipe es todo un caso. Habrá que bendecir su ingenuidad.

    Sax ha subido en mi lista de personajes queridos al menos unos 100 puntos :D Me castigo a mi misma por las veces en que lo odié por estar en medio. Sax ha demostrado ser noble, valiente y fuerte. Espero que encuentre al macho que sepa amarlo como se merece.

    Qhuinn y Blay… que travesía se han llevado. El recorrido que han hecho para llegar hasta esta instancia ha sido duro y largo (sin dobles intenciones en el juego de palabras jajajja) pero ha valido la pena. Ambos liberándose de sus temores, aclarando sentimientos y permitiéndose vivir lo que merecen vivir junto al otro. Las escenas finales han sido maravillosas. Todo fuera, sin tapujos. Amo a estos chicos!!!

    Vane, mil, mil gracias por regalarnos buena lectura y entretenimiento. Te adoro, mujer!!!

    Besos!!! ya estoy deseando leer el próximo capitulo.

  63. María Elena Says:

    Eres una gran escritora, me has dejado tan emocionada con cada acontecimiento que ha ocurrido. Me has enganchado en la trama que me he leído ambas partes del capitulo como si de ello dependiera mi vida.
    Me ha encantado como tu visualizas a cada personaje y los haces interactuar

  64. Adriana Says:

    Todavia nada?? ya no es por presionar pero la intriga m mata y mi mente viaja a un millon de revoluciones pensando en como terminara la historia de estos dos, imaginando finales alternativos,imaginando muuuchas escenas hot!!!
    Vane sos una genia escribiendo!!mil gracias x compartir todo tu talento con nosotras!! Besos guapa!!

    • Buenas dias Vane. Yo soy francese y adoro Blay y Qhuinn. Existe un sitio web donde puedo leer in frances tu historia en entera, porque no comprendo todo, por favor ? Felicidades para tu talento y Muchas gracias de responder à mi.

      • Marie pour le momment personne ne fait la traduction, si j’ai le temps et Vane m’autorise je pourrais la faire, mais pour l’instant il faudrai qu’elle finisse le fic entier. Bises

    • Adriana, ando peleándome con un one-shot VishousxButch que, aunque cronológicamente lo colgaré al finalizar AL, lo estoy escribiendo ahora porque mi musa es una perra tocacojones =.= Cuando lo acabe me pongo con el capi 6 de AL. Creo que la previsión será que actualice jsuto antes de las vacaciones de verano…¡¡tardaré, pero prometo daros muuuuuchas páginas para entreteneros!!! *guiño*

    • Adriana, en una semanita más o menos tendrás ya la primera y segunda parte del capi 6, ¿vale? ;)

  65. Merci beaucoup Mae de m’avoir répondu aussi rapidement ! Ce serait effectivement formidable que tu puisses la traduire. Même si je maîtrise peu l’espagnol, j’ai compris que l’histoire de Vane est magnifique. Mae, merci de me tenir au courant quand tu pourras la traduire en français. Muchas gracias a tù y a Vane. Bises.

    • Marie, mercie beaucoup pour vos paroles. Comme Mae dit, j’ai ne pas traduit l’histoire au français oú à l’anglais. D’abord parce que je ne sais pas s’il-y-aurait des lecteurs et, surtout parce que je n’ai ni le temps ni les compétences nécessaires. Si quelqu’un veux le traduire, ça ce serait un honneur, mais aussi une torture por la tradutrice (je crois que j’ai écrit presque 800 pages). S’il te plaît, excuse mon français, car il y a longtemps que je ne le parle pas (mais je te comprend parfaitement^^). Besos!!!!

  66. Vane, soy muy feliz de tu respuesta. Es un honor para mi de poder te felicitar en directo porque pienso sinceramente que tu eres una escritora de genia y hablas mejor frances que mi en espanol. Espero que alguien podria traducir tu historia sobre Blay y Qhuinn en frances porque es bonita, emocionante y maravillosa. Muchas muchas gracias Vane. Tu eres genial y te deseo lo mejor ! Bises !

  67. Gabriela Says:

    Chica! tienes un don! me fascinaron tus letras ;)

  68. bantha Says:

    me encantan todos estos libros y mil gracias por los capitulos donde encuentro los anteriores capitulos me urge leerlos por fa me los podrian enviar o donde los puedo bajar mil gracias

    • Debbie Says:

      En la parte principal del blog, arriba a la derecha de la pantalla dice: Archivo de fics de La Hermandad de la Daga Nega y tiene un menu desplegable; ahí estan los fics completos, a excepcion de AL que todavía resta que Vane publique el 6to capitulo…..
      Yo me tome el atrevimiento de guardar en word los fics completos de Vane (es que me gusta tanto como escribe, que AR ya lo imprimi y lo anille para poder releerlo cuando quiera XD)… Te dejo mi mail por las dudas: neko_girl@ymail.com
      Besotes!!

    • Hey, veo que Debbie ya te ha respondido la mar de bien (¡¡¡gracias por eso, nena!!!). Sip, el archivo está en la parte superior derecha. Los capis están ordenados del más reciente al más antiguo, así que si quieres ir al capi 1 de un fic, tendrás que ir bajando hasta llegar a él. ¡¡Si necesitas ayuda, no dudes en decirlo!!!!

  69. Me he leido en menos de 3 días todos los caps de tus dos fics :D el de Vutch y Qhuinn y Blay :d me a gustado, y voy la mar de contenta de ver los finales alternativos q yo quisiera para la saga, puesto en letras…como para poder leerlo. Me gusta como planificas las peleas, los mapas q dejas para q una se meta en la historia y se imagine q algun dia podrá por alli y decir: aqui fue la pelea xD
    Bueee antes de q se me vaya la olla con mi comentario. Te agradezco mucho el tiempo q le dedicas a escribir esto para nosotros, aquellos q estamos de una pantalla.
    Y muero por saber más… no vas a dejarme asi tia! necesito saber si matan a Lash, q me des un vistazo más de la bebe Anha y Rhage…q sepas q he llorado mares con la historia de la peque. Pero me alegra q Anha tenga a un padre tan protector como Hollywood, y una madre tan cariñosa como Mary…pero dame más, no me dejes en ascuas.
    Necesito q me cuentes paso a paso (si es posible, me pones soldaditos) la pelea. Si Raghe le muerde, electrocutan a Lash, matan a los Bloods y a los AKG!
    Tambien…me gustaria ver más del Saxton pintor, tienes q dejarme al poobre con algun final alternativo, q conozca a alguien q pueda curar sus heridas, y layla… puf! a ella… no se, me carga su lloradera, su tranquilidad, su inocencia, se q es una elegida y bla bla, pero nunca a sido santa de mi devocion, menos cuando esta babeando por los huesitos de Qhuinn… asi q ¬¬ me da igual (q mala soy)
    Y….. Me sabe mal lo de los padres de Blay, vamos! yo los tenia en un alto peldaño, eran mis padres modelo. Pero se q a veces, frente a una noticia de tal magnitud, y viendo q tu hijo no sera lo q pensabas…pues a veces los padres se lo toman mal, y suas! meten la pata.. dimelo a mi, q mi madre dio el grito al cielo cuando se entero q tenia novia U.U pero el tiempo hizo q nos reconciliaramos, q ella asumas las cosas, q yo asumiera muchas más…y va! ahi vamos…se q en un futuro el padre de Blay pensara q el mundo no vale un rabano, si no vez una sonrisa de tu hijo, y su felicidad antes q nada….a la mierda los prejuicios!!!! ;)

    Y… pues mejor dejo de hablar q seguro de ver mi comentario te va a dar pereza leerle xD Sorry.
    Como dije, estoy esperando el sig cap, y desde ya, estoy q reviso tu blog cada 5 min para ver si haz posteado algo nuevo. No tardes mucho *GladconojosdelgatoconbotasenlapelideShreck*

    • ¡¡¡Hola guapa, bienvenida por aquí!!! Noooooo, nunca me da pereza leer vuestros comentarios, por dios, todos son un honor y siempre bienvenidos, cortos, largos o lo que sea ^^ ¡¡¡La pena es que a veces me cuesta encontrar tiempo para responderlos como merecen o sencillamente para responderlos!!! :S

      Vamos a ver, lo primero es lo primero. En una semana más o menos tendrás las dos primeras partes del capi 6, es decir, la macroescena de pelea. Por los detalles no sufras, que vas a saber si fulanito recibe una bala en la pierna derecha o en la izquierda y si menganito miraba arriba o abajo cuando sucedió ^^; También estarán bieeeen acompañadas de mapas de situación y de imágenes con las armas utilizadas, para intentar que no os perdáis con todos los cacharros. No sé si quedará bien o no pero ¡¡¡prometo que hago lo posible!!!!

      Sabrás si matan a Lash o no, el destino de todos los pandilleros, si a Rhage le muerden (??????????) y también verás más de la pequeña Ahna, esta vez con el foco más centrado en el acoplamiento entre Mary y su hija recién caída del cielo.

      De Saxton y Layla verás más en profundidad en el capítulo 7, el último, que ya está escrito. Ya te adelanto que no me veo capaz, ni me parece creíble, sacarme un nuevo amor de la manga para el abogado. Es más, creo que tiene que pasar su propio proceso hasta llegar a ese punto, de estar listo para una relación de verdad. Lo mismo se aplica a Layla, que ya bastante faena tiene como para “cocinarse” a ella misma. Pero sí veremos en qué estado de ánimo han quedado los dos,y el nuevo enfoque que darán a sus vidas, después de las historias que han pasado.

      En alguna de las partes del capi 6 tendrás una escena entre Qhuinn y el padre de Blay, que mostrará un poco más lo que piensa Rocke de su hijo. Y en el último capi hay una laaarga conversación entre Blay y su madre, también para ponernos en la piel de la mahmen^^ Personalmente (ojo que es mi opinión) creo que los padres de Blay son básicamente buenas personas que adoran a su hijo. El problema es que el “soy gay” suele atentar más contra la visión que tienen los PADRES de sus hijos, porque afecta al concepto de hombría (al menos, por lo que yo he visto en casos a mi alrededor en la vida real). En este caso, liado con la pérdida de privilegios nobiliarios muy necesarios para salir adelante. Diría que a Rocke le espera un muy largo proceso para darse cuenta de que su hijo es su hijo no importa con quién se acueste. En cambio, la madre ya es otra cuestión. Creo que sólo quiere ver a su hijo feliz y de una pieza. En fin, vamos a ver qué opináis de esas escenas cuando las leáis. Exacto, al final entenderán que el mundo no vale un rábano sin la sonrisa de su hijo.^^

      ¡¡¡Muchas gracias cielo, y en pocos días creo que ya tendrás más páginas para freírte las retinas!!! ¡¡¡Besotesss!!!

  70. brianna wild Says:

    Como diría una amiga (y con tu fic, que sepas que estoy haciendo la expresión mía): bufff buuuuuffff y BUUFFFFFF!! Espero haberme explicado bien XDDD

    P.D. Me encanta

  71. como averiguar la contraseña de facebook…

    […]“Amantes liberados”, parte 2 del capítulo 5, “Un lugar al que pertenecer” « Rosa de sangre[…]…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 454 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: